miércoles, 11 de noviembre de 2015

Overlord v9 c1 p5

http://overlord-es.blogspot.com/
Traductor: Erb
____________________


Capítulo 1
Una Guerra de Palabras
Parte 5

La estructura de los carruajes no había cambiado entre los viajes de ida a y de vuelta de Nazarick, pero por alguna razón, cada ligera sacudida y movimiento a lo largo del camino parecían magnificados. Esto se debía probablemente a la sombría atmósfera al interior del carruaje. O tal vez podría deberse al cambio en la composición de los ocupantes del carruaje.

Las tropas que los escoltaron a Nazarick estaban compuestas por hombres de la Primera Legión. Los que los escoltaban desde Nazarick eran los de la Segunda Legión.

En lugar de Fluder se encontraba uno de sus acólitos. En lugar de Roune estaba uno de sus escribas. Los dos ocupantes originales del carruaje que quedaban eran Jircniv y Baziwood.

Fluder no estaba presente porque había querido discutir lo que habían visto con sus discípulos. Había enviado a uno de sus acólitos para que tomara su lugar en el carruaje de Jircniv. Aunque el acólito era hábil, aún así distaba mucho de su maestro.

 Con toda seguridad, el ritmo de la discusión en el carruaje de Fluder era probablemente de una intensidad febril.

Probablemente la atmósfera en su carruaje era polarmente opuesta a la de éste. En el carruaje de Jircniv, sólo había silencio.

El sombrío estado de ánimo continuó impregnándolo todo dentro del carruaje.

Y el responsable de que fuese así era el mismo Jircniv. Su cara era rígida, y su expresión era amarga, como si hubiese masticado una raíz de loto.

El hombre que era conocido y temido como el Emperador de Sangre era un hombre que típicamente llevaba una sonrisa fría en el rostro. En verdad, esa expresión había sido cuidadosamente ensayada. Esto era debido a que tenía que cultivar la impresión de ser un Emperador fuerte entre su gente. Si una persona que estaba por encima de otros no pudiera dejar una impresión muy fuerte en todos, podría causar inquietud entre aquellos que lo seguían.

Sin embargo, parecía que incluso estas tres personas, que eran los que mejor conocían a Jircniv, nunca habían visto esa expresión en su rostro. Todos los presentes sabían esto, por lo cual se mantenían en silencio y en sus lugares.

Incluso si ellos estaban mirándolo, Jircniv no planeaba decir nada.

La razón de esto era abundantemente clara.

O mejor dicho, si alguien podía pensar en cualquier otra cosa, Jircniv partiría en dos la cabeza de esa persona para ver lo que había dentro. Lo más probable, era que encontraría un cerebro del tamaño de su dedo meñique.

La Gran Tumba de Nazarick… En realidad, llamarla una tumba era groseramente inapropiado.

(¡Es el castillo de un rey demonio!)

Esos aterradores seres, y más allá de ellos---

---El espectro de la Muerte, que se sentaba en el trono.

Y no era sólo miedo lo que sentían.

Habían visto un sinnúmero de lujos, arquitectura brillante, y todo tipo de decoraciones. Nadie podría no impresionarse con eso.

Jircniv podía fácilmente predecir las dificultades que tendría su país, frente a ese ser que poseía una superlativa fuerza militar y poder económico, entre otras cosas.

Si el líder de un país era fuerte, él podría darle a su gente una sensación de seguridad. Sin embargo sin importar lo fuerte que fuese un país, nadie sentiría confianza si fueran dirigidos por una oveja. Afortunadamente, el Imperio era un león de cabo a rabo. Y entonces, repentinamente, un dragón había aparecido ante ellos. ¿Cómo se sentirían los ciudadanos del Imperio ante esto?

Jircniv observó sus manos, que estaban apretadas tan fuerte que todo el color había desaparecido de ellas.

(No, aún no es el fin. No ha habido una derrota decisiva todavía.)

Jircniv sonrió. Era una sonrisa digna del nombre del Emperador de Sangre.

Tal vez ellos estaban esperando el regreso de esa sonrisa fría, pero un sentimiento de alivio surgió en cada uno de sus subordinados. Jircniv no pudo evitar sonreír genuinamente mientras veía esto.

“No se queden mirando tan fijamente. ¿No están desperdiciando su atención así?”

“¡Su Majestad!”

Las tres voces se superpusieron. Había rastros de alegría en ellas, alegría porque el Emperador había regresado a ellos. Mientras Jircniv se daba cuenta de lo que debía estar asiento, asintió vigorosamente.

“Para comenzar, me gustaría confirmar si todos se sienten angustiados por ese lugar. Si alguno tiene una opinión diferente, siéntanse libres de darla. Quién sabe, tal vez soy yo el que se está equivocando. Bueno entonces… supongo que deberíamos comenzar con lo más importante--- ¿Qué piensan del gobernante de Nazarick, Ainz Ooal Gown?”

Jircniv pronunció el nombre del monstruo de la clase más alta deliberadamente un poco más lento de lo normal.

“Ainz Ooal Gown es un monstruo entre monstruos que fácilmente puede crear Caballeros de la Muerte, y si nos hacemos sus enemigos, el Imperio bien puede ser destruido. Sin embargo, incluso si no nos oponemos a él, existe la posibilidad de que nos mate a todos de todas formas, porque es un no-muerto y disfrutaría de ello. ¿Alguien no está de acuerdo?”

“No.”

“Es como dice Su Majestad.”

“Ahh, entonces estamos de acuerdo. Mientras estamos en ello, no creo que la humanidad pueda derrotar a ese ser. Hablando francamente, no creo que podamos reunir las suficientes espadas para enfrentarlo, incluso si congregáramos a todos los ejército del Imperio.”

Luego de recibir tres respuestas similares, Jircniv continuó hablando.

“Adicionalmente, puedo sentir que siendo un gobernante absoluto, posee el carisma que le corresponde a un rey.”

“Ah, sí, su presencia fue realmente formidable. Se sintió como si fuese un mejor líder que nuestro Emperador.”

“¡Baziwood-dono!”

“Está bien. Eso es un hecho. Lo aterrador es que lo que dijo fue sólo una oración y de esa oración pude sentir la inmensa presión de un tirano.”

“‘Hacen mucho ruido. Silencio’. ¿no?”

Jircniv asintió suavemente al escriba.

Esa era sin ninguna duda la actitud que Ainz Ooal Gown había adoptado como gobernante de la Gran Tumba de Nazarick.

“También… lo más aterrador sobre ese monstruo es la forma en que piensa. Él es de una raza especial de planificadores para quienes cada movimiento es hecho con un propósito… no se sorprendan tanto. Piensen sobre ello. Probablemente él ya predijo el flujo de todo lo que hemos discutido hasta ahora. De otra forma, ¿por qué dejarnos ir tan fácilmente? ¿Un oponente con tanto poder, que no usa la fuerza física, sino el cerebro? No es una simple bestia sin cerebro..

Esa parte sobre él era la más molesta.

“Después de eso, hablemos sobre sus seguidores. ¿Qué piensan sobre ellos?”

Esta vez, presionó a sus subordinados por sus opiniones.

“Los que estaban cerca a él debían haber sido sus asistentes cercanos. Y la mujer de alas negras a su lado… ella debería ser su reina, ¿cierto? Es lo que parecía, por su actitud.”

La impresionante belleza en el vestido blanco.

Incluso si la sonrisa en su rostro no fuera muy saludable, aún poseía un encanto que inflamaría los corazones de las personas. Frente a su belleza, habría muchos hombres que serían consumidos por sus deseos y que anhelarían que esa sonrisa fuese dirigida a ellos.

Sobre las alas negras en su cintura, uno podía saber que no eran ítems mágicos de vestir. La principal razón era porque eran demasiado naturales. Aunque se veía como una mujer con alas y existían tribus de humanos con alas, ella debería ser probablemente un demonio, un ser ajeno a este mundo, pensó Jircniv.

“Bien podría serlo. ¿Podría ser la esposa de Ainz Ooal Gown? Si es su esposa, entonces, qué hay sobre su… no importa. Aunque, si él es un esqueleto, entonces su cuerpo sólo deben ser huesos. ¿O estaba usando una máscara? Quién sabe.”

De todas formas, aunque Jircniv había dicho eso, ninguno de ellos sentía que fuese una máscara, y probablemente tampoco era una ilusión.

“Y también está Demiurge, que puede controlar a las personas con su voz… ¿es un bardo? Los sapos se ven como si pudieran cantar.”

Los bardos tenían la habilidad de usar el poder de la música y las canciones para producir efectos mágicos. El poder de Demiurge de controlar personas con su voz era muy similar a eso.

Adicionalmente, también había oído que las criaturas fey llamadas Lorelei poseían una habilidad similar a esa. Sin embargo, ese hombre era totalmente diferente a los hermosos seres que eran los fey. Él estaba absolutamente seguro de ello.

“Ah, ya veo. Un bardo, ¿entonces? Eso ciertamente suena bastante similar. Y había un insecto gigante también, creo. ¿Qué era eso?”

“Aunque creo que puede ser alguna clase de especie de tipo insecto… no conozco mucho sobre los hombres hormiga, así que creo que estarías mejor servido preguntándole al Maestro sobre ello.”

El mundo era enorme. Había muchas especies que no eran muy conocidas, y algunas de ellas podían mutar espontáneamente. También, de acuerdo a las leyendas, los reyes monstruo eran conocidos por ser más desarrollados de lo normal. Era similar a cómo las hormigas reina eran diferentes de las hormigas normales. Jircniv pensó que ésa era una posibilidad.

“En ese caso, los que quedan son la chica del cabello plateado y esos dos elfos oscuros. Dejando a estos últimos de lado, ¿quién es la primera? A juzgar por sus amplios pechos--- ¿podría ser una concubina?”

El carruaje se llenó de risas ante el comentario de Baziwood.

“Ah, bueno, si fuese sólo una concubina, entonces no se hubiese mostrado en ese lugar, ¿no?”

“Probablemente es tan fuerte como esa elfa oscura.”

“Hey, hey, hey… Eso podría ser sólo un truco.”

Las palabras de Baziwood estaban empapadas de seriedad.

“Es verdad, lo más probable es que los que estaban más cercanos al monstruo Ainz fueran sus asistentes. Sin embargo, eso no significa que todos son fuertes. Piensen sobre ello. Si el único criterio para ser un seguidor de Su Majestad fuese la fuerza, y él se rodeara a sí mismo de un ciento de copias mías, ¿no creen que el gobierno se derrumbaría en poco tiempo? En pocas palabras, ella fue escogida para ser su seguidora por otras razones aparte de la fuerza. ¿Tal vez sea una concubina muy inteligente? Tal vez ella sola se encarga de administrar los asuntos de esa fortaleza que se llama a sí misma tumba.”

Diversas respuestas vinieron con un “Ya veo.”

Con confianza, Jircniv podía estar de acuerdo con eso.

Ya que el poder de Ainz Ooal Gown habían capturado la atención de todos, lo único que ellos podían hacer al ver a la chica de pelo plateado en línea con los elfos oscuros era concluir que se trataba de un ser poderoso. Por supuesto, sería aterrador si existía otra persona con el mismo poder que esa elfa oscura. Sin embargo, llegar a una conclusión errónea debido a sus prejuicios tampoco sería algo bueno.

“Es un buen punto”, dijo Jircniv mientras miraba a sus subordinados. “Comparto tu opinión. Ahora que lo pienso, sería fácil de explicar si todos sus seguidores fueran no-muertos… pero por cómo se ven las cosas, ha reunido a todo tipo de monstruos bajo su mando.”

“Bueno, en lugar de considerarla una galería de monstruos, uno podría decir que es una abundancia de talentos…”

Jircniv no pudo evitar sonreír ante las palabras francas de Baziwood.

“En efecto. Tal vez deberíamos tratar y aprender más sobre esos tipos. Aparte de eso… está el asunto de esa fortaleza. ¿Hay algo en los registros sobre un lugar como ése? Debería haber alguna cosa escrita sobre ello, ¿no?”

“Lamentablemente, no sé nada sobre eso. Cuando regresemos a la capital, comenzaré a investigarlo inmediatamente. Comenzaré con los mitos y leyendas.”

Jircniv aceptó amablemente la disculpa del acólito.

“Ahh, lo dejo en tus manos. ¿Hay alguna otra cosa que se nos pudiera haber escapado? Honestamente no puedo creer que un monstruo tan perverso pudiera crear un reino tan maravilloso. ¿Se les ocurre cualquier cosa que pudiera servir de pista? Hablando de ello, ¿realmente hay una tumba en ese área?”

No hubo respuesta.

Lo que significaba que era una pregunta que todos se hacían.

Se sintió como si se hubiesen teletransportado, por la forma en que había ido de un lugar --- posiblemente otro plano de existencia llamado el Mundo de los Demonios --- a la base de la tumba. Era difícil de descontar ese hecho, o mejor dicho, tal vez esa explicación era más fácil de digerir.

“No obtendremos una respuesta. Como pensaba, simplemente no tenemos suficiente información. Todo lo que podemos hacer es exprimir tanta como podamos de Roune, que se ha quedado allá, y de ese sujeto que está viniendo al Imperio. ¿Lo entienden?”

“Por supuesto. Intentaremos no despertar hostilidades con la oposición, o hacer que sospechen algo.”

“Aquí no existe el intentar. La fuerza del enemigo es abrumadoramente superior a la nuestra. Deben moverse con cuidado para no quebrar la falsa alianza que tenemos.”

Al mismo tiempo que el escriba agachaba la cabeza, Jircniv de pronto sintió disminuir el peso sobre sus hombros.

“… No le hemos hecho nada bueno a las personas que trajimos con nosotros, ¿cierto?”

Era por ello que recién ahora mencionaba a las chicas que no habían sido liberadas desde que habían sido acomodadas dentro de los carruajes.

Originalmente, las chicas serían una ofrenda para Ainz Ooal Gown con el objetivo de atarlo al Imperio.

El sexo era un arma universal en cualquier lugar o época. Tal vez las agencias de inteligencia del Imperio debieron preparar trampas de miel profesionales, pero ya que el uso de magia podía potencialmente complicar las cosas, en lugar de ello habían seleccionado chicas puras e inocentes.

“Aunque pienso que es irrespetuoso ante el valor que tuvieron que reunir para despedirse de sus familias, ¿no creen que ahora deberían estar felices?”

“¿Tal vez? Ser capaz de obtener el afecto de ese monstruo sería algo muy impresionante.”

“Una mujer que gustosamente hiciera el amor con tal monstruo tendría que ser muy valiente.”

Aunque Baziwood agitó la cabeza y dijo que ese tipo de personas no existían, esa era una forma de pensar demasiado ingenua. Jircniv podía dar fe de ello, ya que era muy familiar con las batallas secretas que libraban las mujeres, con su madre envenenando a su propio esposo como ejemplo.

“Las mujeres son más valientes de lo que los hombres piensan, y actúan por pasión y ganancias. No deberían faltar mujeres allá afuera dispuestas a ofrecer sus cuerpos a ese rey esqueleto. En ese sentido, nosotros somos los que deberíamos estar contentos ahora. Después de todo, una de ellas podría haberle dicho a Ainz Ooal Gown que amenazamos con matarla a ella y a su familia.”

Aunque la única respuesta a sus palabras fueron sonrisas amargas, Jircniv creía que eso en realidad podría pasar.

La revolución de Jircniv, llevada a cabo a la fuerza con poder despótico y con la fuerza de las armas, le había hecho de muchos enemigos entre los nobles que había desplazado. Por supuesto, habían algunas personas que estaban de acuerdo, pero en verdad, las únicas personas en las que podía confiar eran unos cuantos de sus asistentes cercanos y su mentor, Fluder---

Súbitamente, una pregunta lo golpeó con la suavidad de una pluma.

Era acerca de Fluder.

Fluder no sólo era su mentor, sino también un pilar del Imperio y su carta del triunfo. Era un hombre al que incluso Jircniv veneraba como al héroe más grande del Imperio. Jircniv era muy consciente de que debajo de su apariencia de sabio se encontraba un deseo casi fanático de explorar las profundidades de la magia. Era debido a ese deseo que sentía dudas.

---Fue un comportamiento demasiado extraño para Fluder.

Ainz Ooal Gown era un gran lanzador de magia que sobrepasaba por mucho a Fluder. Él podía crear sin esfuerzo a los Caballeros de la Muerte que Fluder ni siquiera podía controlar. Entonces, ¿por qué Fluder no había dicho nada y dejado la tumba junto a él?

(Si fuese el Abuelo, probablemente le rogaría a ese monstruo por conocimientos mágicos, ¿cierto? Se pondría de rodillas a sus pies y lo ofrecería todo…)

Esa era una forma muy práctica de pensar.

Todos se habían arrodillado ante Demiurge en ese entonces. Sin embargo, tal vez sólo fue una distracción para atraer su atención a esa extraña situación mientras usaba la oportunidad para usar algún tipo de control mental en Fluder.

Él no podía imaginar que Ainz Ooal Gown quisiera tomar a Fluder como subordinado. Aunque Fluder era la carta del Imperio, cuando era comparado al poder de ese monstruo, no era más que una mota de polvo.

Sin embargo, los conocimientos que Fluder había acumulado eran valiosos en sí mismos. Adicionalmente, si él fuese a controlar a Fluder, el poder militar del Imperio se vendría abajo, y ellos perderían su mejor arma contra Ainz Ooal Gown.

Sería como ponerle el collar a un esclavo.

(¿Es esto lo que pretendían? ¿Qué otras cosa hay? El Abuelo no dio ninguna razón… ¿acaso fue porque ya lo sabía? ¿Ya sabía de antemano sobre el poder de Ainz Ooal Gown?)

---En ese momento, la conmoción recorrió su cuerpo como si un rayo lo hubiese golpeado.

Su sudor fluía como un río.

“¿Su majestad? ¿Su majestad? ¿Se encuentra bien? ¿Deberíamos llamar a un sacer---?”

“…N- no. No hay necesidad de eso.”

“¿Eh?”

“Dije, que no es necesario. Es correcto… no lo necesito.”

Jircniv observó a sus temerosos subordinados, y una vez más fue consumido en un torbellino de reflexiones.

(¿Estoy asustado? ¿Yo?)

Su mente era un desorden caótico, y no podía hilvanar las ideas. O mejor dicho, era más como si no quisiera juntar esos pensamientos y lo evitaba deliberadamente.

(¡No! ¡Si escapo de esto ahora, eso sólo traerá desastres sobre nosotros! Cálmate. Tengo que calmarme. Tengo que calmarme y pensar.)

Mientras las miradas llenas de curiosidad de sus subordinados se centraban en él, Jircniv continuó reflexionando sobre la pregunta.

(Para comenzar, consideremos al Abuelo. Asumiendo que el Abuelo ya sabía sobre el poder de Ainz Ooal Gown… no, si él en realidad ya sabía sobre su poder, entonces todas sus extrañas acciones podrían explicarse fácilmente. Así que el Abuelo tiene algún tipo de trato con ese monstruo --- ¡Imposible! A menos que…)

Jircniv no podía darse el lujo de preocuparse por las expresiones de conmoción en los rostros de sus subordinados.

(No, eso no es correcto, Jircniv. Cuando el Abuelo vio al Caballero de la Muerte, el miedo en su rostro era genuino. Lo que prueba que no sabía sobre el poder de Ainz Ooal Gown… o no. Tal vez, lo que el Abue… Fluder no sabía era sobre la habilidad de ese sujeto de controlar a los Caballeros de la Muerte. Él probablemente sabía sobre Ainz Ooal Gown ---ese increíble lanzador de magia--- desde el comienzo.)

Era como armar un rompecabezas, para revelar una hermosa ---u horrible--- imagen.

(Entonces, Fluder conoce a ese monstruo. ¿Desde cuándo están confabulados? ¿Desde el comienzo? Es cierto. Fluder estuvo involucrado con cada paso de este desastre, desde el descubrimiento de la tumba hasta el envío de los trabajadores.)

Finalmente había hecho la conexión entre todas las piezas dispersas del acertijo.

Cuando uno lo pensaba de esa forma, la mayoría de misterios podían ser resueltos.

“¿Traición, cierto? Traición. Él nos vendió.”

Las palabras fueron dichas con un amargo rencor… o tal vez, fueron como el llanto de un niño.

Jircniv lentamente volvió la espalda hacia sus subordinados. Ellos sabían que no tenían permitido hacer preguntas, y por tanto permanecieron en silencio.

“Fluder Paradyne nos ha traicionado a todos. Siendo ése el caso, ¿qué daño provocará esto al Imperio? ¿Podemos darle un cargo sólo de nombre y ponerlo bajo arresto domiciliario?”

Ninguno pudo evitar quedarse boquiabierto ante esta increíble declaración.

“¿Cómo, cómo es eso posible, Su Majestad? Esto es demasiado para una broma.”

Una rabia incontrolable ardió en los ojos de Jircniv mientras el acólito hablaba. Quería gritar, “Eso no es lo que quiero oír” pero contuvo su lengua. La razón por la que pudo hacerlo era porque en su cabeza, un joven Jircniv estaba diciendo que tampoco quería aceptar esas palabras.

Jircniv había crecido observando las brutales políticas del lado oscuro de la sociedad de los nobles. Con eso, el Jircniv adulto tomó un profundo respiro y exhaló el abrasador calor dentro de su pecho y las ardientes emociones en su corazón.

“Diré esto una vez más. Fluder Paradyne nos ha traicionado. Siendo ése el caso, ¿qué daños ocasionará esto al Imperio?”

Sus subordinados se miraron entre ellos, y luego de unos segundos, el acólito habló.

“Es difícil de imaginar. La cantidad de daño no puede estimarse a simple vista. Con el Maestro de nuestro lado, podíamos tener la confianza de poder sobrepasar a cualquier otro país. Hemos sido capaces de no involucrarnos con las tonterías políticas de otros países debido a eso.”

Él miró al escriba, buscando aprobación. El escriba se tornó pálido y asintió.

“Si él averigua que ha sido descubierto y hecho de lado, podía tomar acciones más directas.”

“¿No tenemos una agencia de inteligencia para este tipo de cosas? Ah, ya veo. La experiencia de Fluder era extensa, y la compartía con nosotros.”

“Es como dice, Su Majestad. El Maestro realmente---”

“--- La posibilidad es sorprendentemente elevada.”

Las palabras de Jircniv abrumaron y cortaron lo que decía el escriba.

“… Pero si ése es el caso, entonces tenemos una increíble cantidad de trabajo que hacer. Primero, decidamos quién será el sucesor de Fluder. ¿Hay candidatos adecuados?”

Las llamas del deseo ardían brillantes en los ojos del acólito mientras oía esas palabras, y Jircniv no pudo evitar sonreír para sí mismo.

La posición de ser el sucesor de Fluder como el Mago de la Corte Imperial era una tentación que le hacía agua la boca a uno. Después de todo, era una posición que le otorgaba a uno el derecho de administrar y manejar a todos los lanzadores de magia arcana a lo largo del Imperio.

Ya que un gran héroe había cubierto siempre esa posición, nadie podía reclamarla. Incluso si uno tuviese la ambición para ello, el oponente era demasiado fuerte para caer ante métodos perversos. Y ahora, esta posición hasta ahora sellada para todos le había sido ofrecida a él.

(La codicia es buena. Los deseos impulsan el progreso. Apruebo ese tipo de deseo. Sin embargo, debería preguntar, solamente para estar seguro.)

“Sin embargo, uno debe tener en cuenta que como el Mago de la Corte Imperial, uno podría ser llamado a enfrentarse contra ese monstruo.”

Las llamas de la ambición del acólito se extinguieron en un instante. Ni siguiera podía obligarse a estar emocionado sobre ello. La posición que había deseado se había convertido en una que quería evitar más que nada en el mundo.

Tendría una mayor posibilidad de supervivencia si saltaba de un acantilado de quinientos metros de altura hacia un banco de rocas que la que tendría en una batalla de hechizos contra Ainz Ooal Gown.

No, incluso estaría mejor si muriese justo ahora.

Mientras el acólito pensaba sobre ese prospecto, una nueva mirada pudo verse en sus ojos. Era la de un aterrado ratón que había sido acorralado por un depredador.

Las esperanzas en el corazón de Jircniv murieron. Podía decir que este hombre no tenía el valor para enfrentar a Ainz Ooal Gown. O mejor dicho, él nunca debería haber esperado eso en primer lugar.

“¡Sí! En ese caso, conozco a algunas personas que pueden usar magia del 4to nivel; ¿qué tal si seleccionamos a alguna de ellas? Sin duda, yo también conozco algunos hechizos de ese nivel, pero no soy muy hábil en su uso.”

“¿No eres tú el más hábil de entre todos los acólitos?”

“¿Cómo, cómo puede ser así? Hay muchos más excelentes que yo. ¡Cuando regresemos, le proveeré los nombres inmediatamente!”

Era lo más obvio que un hombre querría abandonarlo todo cuando se le pedía luchar contra un monstruo de la clase más alta como este. Sin embargo, lo que él necesitaba era un hombre que no perdiera su espíritu de lucha incluso es ese caso.

(… Eso no funcionara, eh. Sería ingenuo pensar que él es un caso especial. Probablemente sería mejor considerar que cualquiera que conozca de Ainz Ooal Gown no tendrá el valor para luchar contra él. Eso significa que tengo que entregarle esta tarea a una persona que no haya conocido aún a ese ser. Tal vez esta gente ignorante será impulsada por el deseo y lucharan incluso más desesperadamente contra él.)

Había recibido una mala mano de cartas. Sin embargo, no tenía otra opción más que jugar con ellas.

“… Ya veo. Entonces, reúne información sobre ellos y luego lleva a cabo entrevistas. Luego de eso, querremos que nuestra gente de inteligencia esté lista para lidiar con ese sujeto. Sin embargo, todavía necesitamos ayudar a Ainz Ooal Gown, así que por el momento, seremos sus perros obedientes, para lograr construir buenas relaciones con él.”

“Entendido.”

‘Sus perros obedientes.’ Nadie objetó ante esa frase. ¿Cómo podría hacerlo cualquiera que hubiese visto la Gran Tumba de Nazarick?

“Entonces, Su Majestad. ¿Por cuánto tiempo moveremos la cola para ese monstruo? ¿También nuestros hijos tendrán que dar vueltas cuando lo ordene? ¿O nuestros nietos?”

Jircniv miró alrededor de sí mismo, para asegurarse que ningún espía había logrado llegar al carruaje y comprobó que la puerta estuviese bien cerrada. Con todo eso hecho, y sin más problemas de los que pudiera percatarse, Jircniv comenzó a explicar la estrategia que tenía para luchar contra Ainz Ooal Gown.

“Nosotros ---y con ‘nosotros’ me refiero al Imperio, al Reino, a la Teocracia, a la República, al Reino Sagrado y a otros países--- nos reuniremos en una alianza. Sera una gran alianza, con el objetivo de derrotar a Ainz Ooal Gown.”

Tres pares de ojos se volvieron hacia Jircniv.

“¿Qué hay de sorprendente con eso? Ninguna nación puede derrotar por sí sola a ese monstruo. Entonces, todo lo que podemos esperar es reunir a todos los países vecinos en una gran alianza para cambiar la situación.”

“Realmente, ¿realmente vamos a luchar contra él?”

“Sí.”

La respuesta de Jircniv fue simple y cortante.

“Mejor dicho, si no luchamos, no tendremos oportunidad de sobrevivir.”

“¡Entonces por qué estamos ayudando a ese monstruo a fundar un país!”

“Porque es el primer paso en la formación de esta gran alianza.”

Jircniv los miró a todos.

“¿Están prestando atención? Bien. Nos encontramos actualmente en las afueras de E-Rantel, que es un lugar estratégico en los límites del Imperio, del Reino, y de la Teocracia. Si ese monstruo Gown quiere fundar una nación aquí, estaría haciendo enemigas a tres naciones.”

Jircniv tomó un respiro, y continuó.

“Y otra cosa. Gown es un no-muerto. Dudo que trate a los humanos ---a los vivos--- con nada cercano a la decencia. Las personas tampoco soportarán el gobierno de un rey no-muerto. Habrá rebeliones, que serán rápidamente aplastadas por ese monstruo. El Reino tampoco estará muy feliz de tener que cederle tierras, y dudo que la Teocracia, la nación vecina más fuerte, no haga nada.”

“¡Pero! ¡Pero, Su Majestad! Si el Imperio lo apoya en sus iniciativas, seguramente seremos vistos como sus colaboradores, ¿cierto? Las naciones vecinas estarán en guardia contra nosotros, ¿cierto? ¡La gran alianza de la que habla no contará al Imperio como uno de ellos! ¡E incluso si derrotan a ese monstruo, nosotros seremos los siguientes, o peor, ellos podrían atacarnos primero!”

Juju, Jircniv sonrió.

“Trabajaremos detrás del escenario. Necesitamos dejar que los otros países sepan que el Imperio está tramando secretamente contra la nación de Gown. Será difícil, pero también es la única forma.”

“¿Realmente creerán en nosotros? Si fuese yo, pensaría que es una trampa.”

“Entonces, tendremos que convencerlos mostrándoles la fuerza de Ainz Ooal Gown. Si sólo hubiese una forma de mostrarles a las otras naciones su increíble poder… sin importar qué, necesitamos asegurar que las cosas se desarrollen en esa dirección. Por ejemplo, dejando que muestre su poder en el campo de batalla.”

“¿No podría el Imperio simplemente ayudar a Gown a construir su nación y fingir ignorancia de todo?”

Jircniv miró molesto al escriba como si fuese estúpido.

“Como mínimo, necesitamos asegurar la seguridad de nuestra nación antes de poder meternos de lleno al negocio de las intrigas y misterios. Si Gown destruye el Imperio, ¿qué planean hacer luego de escapar al Reino?”

Jircniv simplemente estaba escogiendo el menor de los males.

“Adicionalmente a todo lo que he dicho, el Imperio pretenderá ayudar al monstruo mientras que secretamente formaremos una alianza contra él. Lo que quiere decir que, si somos descubiertos, hay una gran posibilidad de que nosotros seamos el primer país que ese monstruo destruya. O mejor dicho, él nos usará de sacrificio para asustar a las naciones vecinas y lograr que se sometan. Que no les quepa duda de ello.

“Ah --- si se tratara de Su Majestad estoy seguro de que eso es lo que haría.”

“… Tomaré eso como un cumplido y lo acepto. Debido a eso, no podemos ser los que propongamos la gran alianza. Necesitamos dejar que otro país haga el primer movimiento. Lo que deberíamos hacer es reunir tanta información como podamos sobre Nazarick, y también encontrar a alguien que pueda derrotar a Gown.”

“¿Realmente existe gente así?”

Dado el tono informal con que esto había sido dicho, nadie pudo creer que las palabras vinieran del acólito. Gown era un oponente inimaginablemente poderoso, que tal vez incluso los más poderosos dragones serían incapaces de vencer. Era un oponente que hacía que las personas pensaran de esa forma.

Y ante eso, Jircniv dio una respuesta confiada.

“De hecho, sí.”

“¡¿Realmente existe gente así?!”

“¿No lo hacen? Mira dentro de ese cuarto del trono.”

Cuando lo ponía de ese modo, parecía muy obvio.

Los monstruos en fila con Ainz. Aura. Mare. La chica del cabello plateado. El insecto. Demiurge. Él se refería a ellos.

“… ¿Planea inducir una revuelta?”

“Aunque no creo que pueda ser posible, de todas formas deberíamos prepararnos para ello, sólo por si acaso. Necesitamos preparar riquezas, prestigio, miembros del sexo opuesto y demás para hacernos parecer incluso un poco atractivos para ellos.”

“Será muy peligroso, ¿cierto?”

“Ahh, por supuesto, lo será. Ainz Ooal Gown se muestra a sí mismo como un tirano. Con un amo así, seguramente no dejarán pasar la oportunidad de traicionarlo, ¿no? Sin embargo, incluso si ése es el caso, tenemos que pasar a la acción. Este ya no es sólo un conflicto entre naciones.”

Jircniv miró a los tres ante él con una expresión decidida en el rostro.

“Lo que viene después de esto será una batalla por la supervivencia de la humanidad como especie. Será una batalla por el futuro. Dediquen sus corazones y sus almas a ello.”



19 comentarios :

  1. Primer comentario(no pude resistirme) erb-sama eres el mejor me encantan tus traducciones te sigo desdeque estabas publicando el volumen 3

    ResponderEliminar
  2. Ahh! Cuanto gusto da leer esta calidad de traducción.. ¡¡ Y tres partes en un día !!

    Un gracias no es suficiente :"3

    Se te quiere erb (nohomo)

    ResponderEliminar
  3. uwaaaa volver despues de un rato y pillarte con 3 partes, nada mas hermoso erb-sama, se agradece demasiado el trabajo de tan buena traduccion. gracias

    ResponderEliminar
  4. ya falta tan poco para alcanzar al scan en ingles gracias por la traduccion 3dias !! 3 dias mas !!! si aguanto ..!!!

    ResponderEliminar
  5. Droga, Erb proporcionas droga para nosotros :V (sarcasmo) La traducción es muy buena y la historia está demasiado emocionante. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Que ingenuo del emperdor el pensar el que alguien incluso se atreveria a pensar siquiera al Ser Supremo.

    ResponderEliminar
  8. Que ingenuo del emperdor el pensar el que alguien incluso se atreveria a pensar siquiera al Ser Supremo.

    ResponderEliminar
  9. hahaha nunca lo traicionarian al gran ser supremo, pero no lo culpo piensa muy bien dentro de su rango de logica.

    ResponderEliminar
  10. lol si Ainz no c tento el corazon contra shalltear que es mas fuerte que el dudo que lo aga con cualquiera que intente destruir la gran tumba subterranea de nazarick

    ResponderEliminar
  11. como minimo convertira el imperio en un lote baldio para construir un nuevo estadio para los yankees XD

    ResponderEliminar
  12. “Bien podría serlo. ¿Podría ser la esposa de Ainz Ooal Gown? Si es su esposa, entonces, qué hay sobre su… no importa. Aunque, si él es un esqueleto, entonces su cuerpo sólo deben ser huesos. ¿O estaba usando una máscara? Quién sabe.” esos comentarios me mataron XD

    ResponderEliminar