lunes, 9 de noviembre de 2015

Overlord v9 c1 p2

http://overlord-es.blogspot.com/
Traductor: Erb
____________________


Capítulo 1
Una Guerra de Palabras
Parte 2

El carruaje de Jircniv lentamente redujo la velocidad, hasta que finalmente se detuvo. Sin embargo, él no podía bajar inmediatamente. Era molesto, pero Jircniv tenía que llevar a cabo sus propios preparativos en nombre del estilo y la seguridad.

Normalmente, esta tarea sería realizada por sus subordinados, tales como las sirvientas en los otros carruajes. Sin embargo, ellos no podían darse el lujo de esperar a que esos carruajes llegaran. Después de todo, habían venido a disculparse, y hacer esperar mucho tiempo a la parte agraviada sería una acción estúpida.

Luego de que Jircniv había ajustado su ropa, abrochó su capa sobre ella. Era un ítem extremadamente valioso hecho de la piel de una bestia mágica y tratada adicionalmente con magia. Con ella puesta, ni siquiera las más heladas temperaturas del exterior lo molestarían.

Luego, deslizó el Cetro Imperial en su cinturón, lo que completaba los preparativos mínimos para que el Emperador apareciese en público.

Jircniv se miró a sí mismo una vez más, para asegurarse de que su apariencia no lo avergonzaría a él o al Imperio.

Lo que seguiría era una negociación con Ainz Ooal Gown, aunque en verdad sería algo más parecido a una guerra de palabras. En otras palabras, su atuendo formal era el equivalente social a la espada y escudo de un guerrero. Las consecuencias de cualquier defecto o deficiencia en su persona no sería algo limitado simplemente a la vergüenza. Aunque sería algo bueno si su oponente no fuera lo suficientemente observador como para darse cuenta de estos defectos, él no podía contar con que no se percatara de los detalles de su atuendo.

Jircniv asintió con satisfacción, y justo en ese momento, un golpe sonó en la puerta.

“Entonces, desembarcaré primero, Su Majestad.”

“Te lo encargo.”

Luego de esa corta respuesta, Baziwood abrió la puerta del carruaje.

Era una salida majestuosa y adecuada que estaba al nivel del carruaje que poseía la mayor autoridad en el Imperio Baharuth. Sólo por si acaso, Roune se interpuso entre el Emperador y la salida mientras la puerta se abría, sirviendo de escudo para Jircniv.

Ellos pudieron ver lo que se encontraba fuera, más allá de Baziwood.

Lo primero que les llegó a la vista fue el pasto de las planicies. Luego fueron los guardias reales, alineados al frente del carruaje. Más allá se encontraba una colina creciendo desde las planicies, y lo que parecía ser una enorme puerta entramada que parecía haber sido medio enterrada.

(¿Ésta es la Gran Tumba Subterránea de Nazarick? Parece un poco diferente a lo que me habían dicho… bueno, errores como éste están dentro de los rangos aceptables.)

Luego de desembarcar del carruaje, Jircniv caminó hacia Baziwood ---que ya se encontraba en formación con los otros guardias reales--- y avanzó.

Jircniv respiró profundamente. El encantamiento en su ropa aseguraba que el aire que entraba a sus pulmones era fresco y limpio. Es cierto, era frío, pero no al punto de ser incómodo.

Mientras respiraba, ejercitó su mandíbula, y miró rápidamente a los subordinados que lo rodeaban.

Fluder, en su larga túnica y sosteniendo su bastón, era seguido por sus acólitos.

Los lanzadores de magia divina, con símbolos sagrados prendidos en sus vestiduras--- ellos eran caballeros en las órdenes de caballeros imperiales, aunque no eran guerreros de profesión.

Los guardias reales, que se mantenían en sus posiciones ahora contaban entre sus filas a las escoltas de avanzada que habían sido enviadas por delante de los carruajes.

Personalmente, Jircniv quería ver lo que esos pioneros habían visto, pero justo ahora, esa no era una opción.

Parecía que las sirvientas, que estaban en otro carruaje, no habían llegado aún.

(Bueno, ellas eran regalos de todos modos. Está dentro de lo esperado. Entonces, ¿cuando ellos dijeron una cabaña se referían a esa puerta entramada?)

Cuando miró a la izquierda, vio una cabaña de madera de un solo piso. Parecía estar totalmente fuera de lugar tanto con las planicies como con un cementerio, y él sonrió amargamente. Después de todo, ¿de dónde había venido toda esta madera? Las cordilleras de la montaña Azerlisia se asomaban en la distancia, y pensó en el Bosque de Tob.

(¿Acaso trajeron todo desde allá? No sé cuantos muchos kilómetros haya viajado esta madera, pero hubieran necesitado de mucha mano de obra para traerla hasta aquí.)

Aunque él no sabía mucho sobre cabañas, Jircniv no sentía que esta estructura era particularmente llamativa. Incluso así, cuando tomaba en cuenta los alrededores, tenía que admitir que el hecho de que hubiesen podido construir esto aquí era impresionante en sí mismo.

(Pero… esa es una puerta enorme… una puerta doble, ¿huh? Y tan alta… es tan alta como tres pisos por sí misma. ¿Podría este lugar haber sido construido como algún tipo de almacén?)

Jircniv observó la cabaña, con Baziwood y Leinas a su derecha, Fluder a su izquierda y Roune detrás.

“Su Majestad. ¿Deberíamos ordenarle a las personas en los otros carruajes que desembarquen también?”

Jircniv no se volvió hacia Roune ---que estaba susurrándole al oído--- mientras respondía.

“No, no hay necesidad de eso. Al contrario, deberíamos---”

Las palabras de Jircniv fueron interrumpidas. No se debía sólo a que la puerta de la cabaña se hubiese abierto, sino debido a que sus ojos habían sido atraídos hacia las dos bellezas que ahora caminaban lentamente fuera de ella.

Ellas vestían los atuendos clásicos de una sirvienta --- de muy buen corte, pero por lo demás común y corriente. Sin embargo, las sirvientas mismas tenían una manera de comportarse anormalmente formal y educada. Incluso Jircniv, que era un experto cínico de mujeres bellas, estaba visiblemente sorprendido y observaba sin reparo como si ellas hubiesen tocado su corazón mismo.

(Esto… qué belleza… pero…)

Eran hermosas realmente. Cualquier hija de noble del Imperio aplaudiría la belleza de estas mujeres sin reserva. Jircniv sentía que él incluso querría añadirlas a su harem. Sin embargo, esta era una tumba en medio de la planicie de pastizales. Ellas estaban totalmente fuera de lugar aquí, y como resultado, un sentimiento de mal augurio se apoderó de él.

Él pudo oír el sonido del chasquido de una lengua suavemente a su lado, pero no tenía la energía para desperdiciarla en tales asuntos.

“Oye, abuelo, ¿podría ser esto una ilusión?”

“Sobre eso… bueno, no puedo decirlo con seguridad, pero no lo creo.”

“¿Son humanas? No parecen ser elfos oscuros…”

“Sobre eso… tampoco puedo estar seguro, pero dudo que sean humanas.”

Esas respuestas hicieron que Jircniv sintiera un poco de alivio. Ya que no eran humanas no sería extraño que aparecieran en un lugar como éste.

Era una respuesta que él podía entender y que desesperadamente trataba de creer.

Ambas sirvientas hicieron una reverencia simultáneamente, y la que tenía un moño habló.

“Saludos y bienvenido, Su Majestad Imperial Emperador Jircniv Rune Farlord El Nix. Mi nombre es Yuri Alfa y tengo la tarea de darle la bienvenida. Detrás de mí se encuentra mi asistente, Lupusregina Beta. Aunque el tiempo que estaremos juntos puede ser corto, esperamos que se haga cargo de nosotras.”

Aunque se demoró en responder por que estaba abrumado por las dos mujeres, Jircniv logró responder al final.

“Entonces, les agradezco por todo este trabajo debido a nosotros. De hecho, también debo darle las gracias a Ainz Ooal Gown-dono, por permitir que tan hermosas damas como ustedes se pongan a nuestro cuidado. Con eso en mente, no hay necesidad de llamarme Emperador o usar otros honoríficos. Estaría complacido si me tratan como a un individuo ordinario y me llamaran Jir ---no, en realidad espero que lo hagan.”

Jircniv mostró una sonrisa brillante a Yuri.

Sin embargo, incluso luego de recibir una sonrisa que habría hecho que cualquier otra mujer suspirase por él, la expresión de seriedad en Yuri se mantuvo como estaba. Jircniv también pudo sentir al ver esos ojos, que de manera similar su corazón tampoco se había conmovido.

¿Acaso él no era de su gusto, o era que ella no era del tipo que mezclaba negocios con placer? ¿O estaba llena de lealtad hacia la persona a la que servía?

(No puedo ver a través de ella. Quería dejar una buena impresión, pero parece que eso será muy difícil. Y estaba bastante confiado en que podría manejar a cualquiera si se tratase de una mujer… ah, si el Abuelo está en lo correcto, entonces debe ser debido a que no son humanas. No es como si mis encantos fuesen a funcionar en mujeres no humanas… aún así, ¿a qué especie pertenecen? Parecerían ser humanas, o por lo menos, cercanas a serlo…)

 Él no tenía ninguna pista sobre lo que eran ellas realmente.

A juzgar por esos dos elfos oscuros y estas dos sirvientas, Ainz Ooal Gown debía ser un hombre que le daba una gran importancia a las apariencias.

(Si ése es el caso… si mis regalos no son mejores que esas dos, entonces bien podría haber venido con las manos vacías…)

Jircniv consideró a las damas en espera que había traído en los carruajes. Él estaba orgulloso de lo hermosas que eran. Cada una de ellas era un noble al que se le había hecho entender completamente lo que les pasaría a sus familias si desobedecían las ordenes de Jircniv, y se habían despedido llorando de sus familiares antes de dejarlos y venir aquí con determinación en sus corazones.

(No tiene importancia. Aún así, luego de saber que la otra parte posee bellezas superiores a ellas, ¿se alegrarán porque ya no son necesarias? ¿O como mujeres se sentirán celosas de ellas? Supongo que debí haber traído algunos elfos, ¿no?)

Jircniv no había sido capaz de traer esclavos elfos del Imperio con ellos porque no había tenido tiempo suficiente para prepararlos, y también porque quería tenerlos de reserva en la capital para futuras negociaciones. Esas negociaciones no serían con Ainz, sino con Mare.

Él quería apoderarse de Mare, esa pequeña niña asustadiza, y desnudarla ante él. Entonces usarían los pequeños secretos inconfesables que podrían descubrir sobre ella con sus propios fines.

(Para comenzar, obtendríamos su atención con promesas sobre la liberación de su gente esclavizada. A cambio, ella accedería a hacernos algunos favores a espaldas de Gown. Luego de eso, podríamos usar esos incidentes como material de chantaje para hacer que haga más cosas por nosotros. Al menos, ése era el plan…)

Justo cuando Jircniv estaba dándole vueltas a sus planes para Mare, Yuri le respondió.

“Su Majestad Imperial es muy amable al decir eso. Sin embargo, nuestro amo Ainz Ooal Gown nos ha ordenado explícitamente que no mostremos descortesía o falta de respeto al Emperador, y como tal, lamento que no podamos acceder a su generoso pedido.”

 “¿Es así? Bueno, qué lástima. ”

Jircniv se encogió de hombros de manera exagerada, como si estuviera actuando en una comedia.

“De todas formas, por favor siéntanse libres de dirigirse a mí tan íntimamente como les plazca. ¿Y qué es de Gown-dono?”

“Entendido. Nuestro amo aún se encuentra haciendo sus preparativos, y necesitará más tiempo. Ruego que sean pacientes y esperen por él.”

“Ya veo. Entonces, ¿dónde esperaremos? ¿Dentro de esa cabaña?”

“No. Esperamos que puedan aguardar aquí.”

Jircniv elevó la cabeza al cielo. Aunque no parecía que fuese a llover pronto, era difícil de decir si el clima era bueno con esas nubes oscuras en el cielo. Adicionalmente, el aire debía de estar helado ya que era invierno, aunque Jircniv no podía sentirlo debido al encantamiento de su ropa.

(¿Qué está pensando al decirnos que esperemos aquí? ¿Podría ser que quiere que sepamos cuál es nuestro lugar? )

Ya que le habían ordenado venir al hogar de la parte ofendida para disculpase, las circunstancias de Jircniv ya eran bastante malas para empezar. Y luego, encima de eso, Ainz Ooal Gown quería humillarlo más con esto. Claramente, Gown tenía una mala personalidad.

“¿Es eso así?”

Jircniv entrecerró los ojos. Respondería a las cosas conforme sucedieran.

“Entonces, regresaremos a nuestros carruajes y esperaremos por él dentro.”

Jircniv podía sentir la rabia hirviente de sus numerosos guardias mientras decía estas palabras.

Ellos podrían estar en un país vecino ---y uno que podría terminar siendo un enemigo hacia ellos--- pero incluso así, dejar esperando al Emperador de una gran nación en un lugar como éste era demasiado irrespetuoso.

Sin embargo, nadie pudo vocalizar estos sentimientos. Ya que su señor había aceptado claramente estos términos, no había lugar para que ellos como sirvientes leales dijeran nada más. A no ser---

(¿Es debido a que vieron la masacre que esa elfa oscura fue capaz de provocar? Si es así… Gown, eres un hombre difícil de tratar. Con sólo un movimiento has infundido miedo en todos nuestros corazones. Incluso si esa habilidad sólo se pudiese usar una vez al día, ¿quién sería tan valiente como para ponerla a prueba? Y también está el hecho de que fue una niña la que lo hizo. Nos estás dando la impresión de que incluso un niño puede ser así de poderoso.)

“Le ruego que espere.”

La voz clara y tranquila de Yuri cortó el aire antes de que Jircniv pudiera moverse.

“Ya que la demora tuvo origen en nuestro lado, seríamos pobres anfitriones y desafiaríamos las ordenes de Ainz-sama si no pudiésemos mostrarles todo tipo de cortesía a ustedes en compensación.”

Jircniv estaba algo sorprendido.

(Ainz… ¿permite que estas sirvientas se dirijan a él tan directamente? Tal vez no son sirvientas… no, ya veo. Al menos, son así de cercanos el uno al otro. ¿Ya habrá tomado sus cuerpos? No, cualquier hombre lo entendería. Con tales bellezas trabajando para él, lo difícil sería mantener las manos apartadas de ellas.)

Jircniv dio su respuesta con una exagerada cortesía, aunque su tono de voz estaba teñido de ternura.

“¡Ohhh! Entonces, debemos estar agradecidos a Gown-dono. Bueno entonces… ¿qué tipo de recepción podemos esperar, y dónde podemos esperar encontrarla?”

“Siendo ése el caso, permítanme comenzar los preparativos. Para comenzar, el clima no parece ser muy acogedor. Cambiemos eso.”

“¿Qué quieres de---…? ¡Uooooh!”

Jircniv no fue el único que jadeando por la sorpresa. Los lanzadores de magia, los guardias reales, Baziwood, Leinas, incluso Fluder, todos ellos no pudieron evitar exclamar maravillados.

Las nubes negras sobre ellos comenzaron a moverse lentamente.

En poco tiempo, habían desaparecido sin dejar rastro, como si algún gigante invisible las hubiese dispersado con las manos. La caballería de hipogrifos en el cielo cayó presa de la confusión, que era algo que los que estaban en tierra podían comprender.

“¿Qué fue eso… se siente… más cálido…?”

“¿Tú también? ¿Quieres decir que está sucediendo realmente?”

Cuando Jircniv oyó los intercambios en voz baja entre sus guardias, se desabrochó el abrigo y disipó la magia que mantenía la temperatura de su cuerpo. Justo en ese momento.

“¡S-Su Majestad!”

Roune exclamó ante la súbita decisión de Jircniv de quitarse el abrigo, pero el Emperador no le respondió a su subordinado.

“Ju… juja… jujajajaja. ¿Qué es esto… qué demonios es esto? ¡Abuelo! ¡ ¿Qué está pasando?!”

Jircniv abandonó su calma y miró a Fluder con una expresión torcida en el rostro.

El refrescante, aire fresco que lo rodeaba debía poder sentirse sólo en primavera. El toque helado del invierno no se podía sentir en ningún lado. Jircniv nunca había oído de magia como esta durante las lecciones de Fluder. En ese caso, ¿qué tipo de hechizo era este, de todos modos?

“Esta no debería ser obra de la magia arcana… creo recordar un hechizo divino druídico que podía controlar el clima…”

Fluder parecía incapaz de controlar la amplia sonrisa en su rostro mientras hablaba.

“El control del clima debería ser un hechizo de nivel 6. Sin embargo, a juzgar por la reacción de Su Majestad, puede que esto no se trate de la simple manipulación del clima. Debe ser un hechizo de un nivel mayor… qué increíble…”

“¿Y este hechizo es el trabajo de esa elfa oscura --- de esa emisaria, entonces?”

Jircniv podía forzarse a sí mismo a aceptar que este hechizo era el trabajo de esa lanzadora de magia que podía provocar que la tierra se tragase a sus hombres en sus grietas. No, en realidad, esperaba que ése fuera el caso. No quería creer que había otro lanzador de magia allá afuera que era más fuerte que ella. Eso sería una pesadilla.

“En efecto, ese puede ser el caso… pero no puedo estar seguro.”

Fluder parecía encontrar todo esto terriblemente entretenido, lo cual encendió las chispas de inquietud en el corazón de Jircniv.

Aunque su mentor era un excelente profesor digno de respeto, él se volvía prácticamente inútil una vez que el asunto tenía que ver con magia. Era extremadamente irritante cuando se ponía de esa forma.

“Creo que eso debe haberlos refrescado un poco. Entonces, comencemos la siguiente fase.”

La sirvienta ignoró el creciente pánico en Jircniv y soltó otra bomba.

El joven Emperador luchaba contra el impulso de extender las manos y rendirse en el intento de mantener su dignidad. La tentación de sucumbir a los temblores de su corazón era muy fuerte, pero al final, sus obligaciones como Emperador del Imperio Baharuth ganaron y logró controlarse.

“Ahora entonces. Vengan aquí.”

En respuesta a las órdenes de Yuri, las puertas de la cabaña se abrieron, y algo enorme salió.

“¡Kehhhh!”

Un grito solitario resonó. Fue un extraño sonido que uno podría esperar de una gallina estrangulada.

Cuando se dieron cuenta de quién lo había producido, los corazones de todos los presentes, no sólo el de Jircniv, se llenaron de terror. De hecho, se sintió como si estuviesen soñando despiertos.

El que   había hecho ese sonido inusitado era el alto mago de la corte del Imperio, el “Lanzador Triple de Magia”, Fluder Paradyne. Él era un hombre que se decía era capaz de rivalizar con los Trece Héroes. Un hombre como ése se encontraba ahora con los ojos abiertos de terror, con la mirada fija sobre las cosas emergiendo de la cabaña.

Poco tiempo después, varios gritos llenaron el aire, todo ellos de los discípulos de Fluder.

“¡¿Cómo puede ser posible?! ¡Eso es---!”

“¡In-Increíble! ¡Es imposible!”

“¡Es peligroso! ¡Un ataque es inminente! ¡Magia defensiva! ¡Por favor permítanos usar magia defensiva!”

Fluder miró con rabia a sus discípulos, todos los cuales se encontraban listos para luchar.

“¡Silencio! ¡Tranquilícense, todos!”

El ser que salía de la cabaña era digno de su temor y cautela. Los ojos de todos los del contingente del Imperio fueron inexorablemente atraídos hacia un solo punto.

No había ninguna duda de que era un monstruo. Era un monstruo cubierto de una armadura negra.

Su cuerpo era excesivamente grande, y su silueta estaba cubierta de maldad. Era como si un dios hubiese extraído la esencia de todo lo violento y brutal de la humanidad, y la hubiese concentrado y dado forma física. Su cara podrida no tenía expresión, sin embargo ellos podían sentir un odio brillante y resplandeciente ardiendo en sus vacías cuentas oculares.

Y eran cinco de ellos.

El gran cuerpo del que iba delante estaba cargando una gran mesa de piedra. Los que iban detrás sostenían varios utensilios y muchas sillas.

Ninguno de ellos poseía intenciones hostiles. En contraste, la alerta y el pánico en los discípulos de Fluder parecía casi risible.

Se oyó el sonido de algo cayendo al suelo.

Uno de los acólitos de Fluder había colapsado al suelo como una marioneta a la que le hubiesen cortado las cuerdas. O mejor dicho, de los cuatro acólitos que había traído, casi todos habían terminado de esa forma. Con las pálidas caras congeladas por la conmoción mientras comenzaban a hiperventilar.

“Imposible. Cómo puede esto… no, no, no puede ser. ¿Son esos Caballeros de la Muerte? ¿Están siendo controlados? ¿Y en tales cantidades?”

Algo brilló a través de la mente de Jircniv. No pudo evitar sino abandonar su compostura y gritar con rabia.

Ya no podía darse el lujo de preservar su dignidad.

“¿Caballeros de la Muerte? ¿Qué quieren decir con Caballeros de la Muerte? ¡Abuelo! ¡Respóndeme! ¡He oído ese nombre antes, ¿tiene algo que ver con esa criatura no-muerta que se rumorea está encerrada bajo el Ministerio de Magia?!

Ciertamente. Era un Caballero de la Muerte. Ése era el nombre de un monstruo que por sí mismo podría sumir al Imperio en una situación desesperada.

Sin embargo, Jircniv no recibió respuesta.

Fluder observaba con los ojos bien abiertos. Jircniv se dio cuenta de que hablarle era una pérdida de tiempo y en su lugar se movió apresuradamente, con pasos llenos de preocupación, hasta tomar a uno de los acólitos de las solapas y levantarlo del suelo.

“¡¿Qué son estos ‘Caballeros de la Muerte’?! ¡Respóndeme!”

“¡Aieee! ¡Su, Su Majestad! ¡Como dijo usted, ese monstruo no-muerto legendario sellado dentro de las regiones más profundas del Ministerio de Magia es, en realidad, un Caballero de la Muerte! ¡Son criaturas a las cuales ni siquiera nuestro Maestro puede controlar!”

Todo lo que Jircniv pudo hacer es reír. La reserva a la que se había estado aferrando por ser el Emperador del Imperio Baharuth se había desvanecido. Se había derrumbado hasta hacerse cenizas y había sido soplada por el viento.

“… Ju, juju. Jujuju. ¿Qué quieres decir con, no-muerto legendario? ¡Hay cinco de ellos frente a nosotros! ¿O estás diciendo que los Caballeros de la Muerte vienen en grupos y que cinco de ellos se cuentan como una sola entidad? ¡¿Eh?! ¡¿Estas bromeando conmigo?!”

“¡N-no! ¡Nada como eso!”

Jircniv sintió a alguien parado a su lado. Cuando se volvió a verlo, vio que era uno de los guerreros más fuertes del Imperio, Baziwood. La cara del hombre estaba pálida, y Jircniv podía ver los comienzos de un tic nervioso.

“Eh, ah, Su Majestad. Por favor escuche esto con calma. La situación actual es muy mala. Esa criatura es de un nivel tal que nosotros, incluso formando filas y con apoyo mágico completo, no podríamos ser capaces de superar. Tal vez sería buena idea ordenar la retirada. Esto es malo. Realmente malo. Mire como me tiembla la mano.”

Al mismo tiempo que Jircniv miraba la mano de Baziwood, ésta comenzó a temblar. Luego de ver las contracciones nerviosas de su rostro, la razón para este tipo de movimiento que no le correspondía a un guerrero se volvió abundantemente clara.

“Es esto lo que se quiere decir con la palabra ‘insondable’… ¿crees que podría ser más fuerte que Stronoff-san?”

El otro miembro de los Cuatro Caballeros estaba más atrás de cuando todo había empezado, y seguía continuando con su lenta retirada. La única razón por la que ella no había echado a correr a toda velocidad era porque no quería atraer la atención de los Caballeros de la Muerte y por consiguiente, su hostilidad.

Todo esto se sentía como si una pesadilla se hubiese hecho realidad.

Y entonces, ante ellos…

La forma en que los Caballeros de la Muerte se encontraban tranquilamente ordenando los muebles y utensilios en las llanuras cubiertas de hierba era la viva imagen de un sirviente leal. No había nada en sus acciones que sugiriera que se trataba de no-muertos legendarios que podrían destruir un país.

Sin embargo, era un hecho que eran no-muertos a los que incluso el lanzador de magia más fuerte de Jircniv, Fluder Paradyne, no podía controlar. Cualquiera podría decir eso mirando las reacciones de todos los presentes.

Esto implicaba que podría haber más de cinco de estos monstruos, cuyas habilidades de pelea excedían por mucho a las de Fluder.

En contraste, el mismo Fluder Paradyne era un lanzador de magia que se podría decir que tenía el poder de combate del Ejército Imperial entero. Por supuesto, él no poseía mana infinito, y en una pelea directa, el Ejército debería ser capaz de vencerlo. Sin embargo, si él usaba su teletransportación o magia de vuelo, podría ser capaz de exterminar a todo el Ejército Imperial por sí sólo. Ése era el verdadero poder de Fluder.

Eso significaba que los cinco Caballeros de la Muerte representaban cinco veces la fuerza de todo el Ejército Imperial.

Imposible.

Era algo que no se podía permitir suceder.

Éste era un poder demasiado excesivo para que lo poseyera un solo hombre. Incluso un país se vería en apuros para contener toda esta fuerza. Éste era el tipo de poder que sólo unas cuantas naciones fabulosas o repúblicas de leyenda podían poseer. ¿Podía el amo de una pequeña y pobre tumba realmente poseer tanto poder?

Cuando los dos elfos oscuros aparecieron, él forzó su mente a alejarse de este tema y se concentró en lo que estaba ante él.

“Ainz Ooal Gown… un monstruo al que no podemos hacerle nada, no, al que ni siquiera podemos tocar…”

El corazón de Jircniv era como un pequeño bote siendo arrastrado en medio de una furiosa tormenta.

Al final, sin embargo, logró dominar sus emociones y recuperó la calma con su voluntad de acero.

Sus leales guardias, aniquilados. La sombra del enorme cuerpo del dragón. Ya que había aceptado estas cosas en el pasado, podía permitirse aceptar lo que ahora se mostraba ante él.

Sin estas experiencias previas para amortiguar el golpe, el impacto en él hubiera sido mayor. Él incluso podría haber mostrado a todos un lado más vergonzoso de sí mismo.

(Esta tumba es… ¿Qué tan poderoso es Ainz Ooal Gown? Estos cinco Caballeros de la Muerte y esos dos. Incluso incluyendo al dragón, no puede ser todo, ¿cierto? ¿Por qué se está ocultando en un lugar como éste? ¿Cuándo fue que tomó residencia aquí? ¿O tal vez sus preparativos finalmente están completos? He oído que cuando las criaturas no-muertas se reúnen en un solo lugar, un no-muerto incluso más poderoso es creado. Es por eso que estos Caballeros de la Muerte… no, ¿podría ser algo incluso más poderoso que los Caballeros de la Muerte…? No es nada bueno. No hay tiempo, pero aún tengo que buscar un camino…)

Mientras los procesos de pensamiento a alta velocidad de Jircniv lo confundían cada vez más, Yuri lo interrumpió.

“No tengan miedo. Estos Caballeros de la Muerte fueron creados por el mismo Ainz-sama. Ellos son absolutamente obedientes con él, y en su lugar, he obtenido el derecho a darles órdenes. No permitiré que ninguno de ustedes sea lastimado.”

Las palabras de Yuri hicieron añicos los pensamientos que Jircniv había intentado ordenar como si fueran cristal.

“Él… los creó…”

Ainz Ooal Gown podía crear a estos seres con la sola fuerza de su voluntad. Ésa era la terrible verdad. El hecho era que crear tales criaturas requeriría de recursos y esfuerzos iguales a su inmenso poder. La pesadilla era que, o él cumplía esos requerimientos, o los ignoraba completamente.

(No, esto debe ser un farol. ¿Cómo podría alguien crear cosas como esas? Debe estar mintiendo para inflar su propio poder. Porque si no lo está---)

Una extraña sonrisa apareció en el rostro de Jircniv.

Por alguna razón, todo parecía tan molesto ahora.

(---Ah. Ya me harté de esto. Ya no sé nada. Esta vez, simplemente conformémonos con ver lo que la otra parte puede hacer, sí.)

“¡Fu, fuajajajajaja!”

Justo cuando Jircniv había decidido abandonar todos sus delirios de estar en control, una risa de pura alegría resonó a su lado.

Venía de Fluder.

Ya sean los guardias reales, los acólitos o los sacerdotes, las caras de todos excepto la de Jircniv se congelaron por la conmoción.

Fluder Paradyne era el lanzador de magia del orden más alto, y un héroe que poseía además una educación y conocimientos incomparables. Innumerables pasajes en los libros de historia del Imperio contaban sobre como él se enfrentó por sí sólo a los monstruos que amenazaban la paz de la nación, y emergió triunfante. Su comportamiento santo también significaba que era honrado y respetado por muchas personas.

En verdad, muchas de las personas aquí presentes sentían eso por él.

Y ahora, Fluder estaba riendo de una manera que hacia pedazos la imagen mental que todos tenían de él.

Había poder en esa risa.

El aura de un héroe.

No había duda de que Fluder irradiaba una presión aterradora, y no era la sensación cálida que Jircniv sentía algunas veces del hombre que era tan cercano a él como su padre.

Él poseía un poderío mágico inmenso, suficiente como para enfrentarse a los Cuatro Caballeros al mismo tiempo. Y su voz había tomado un tono demencial mientras parecía estar volviéndose loco.

Era natural que los guardias reales cercanos sintieran la piel de gallina.

En medio de todo, sólo las personas de Nazarick y Jircniv conservaban la calma.

“… ¡poder controlar a los Caballeros de la Muerte, y en tales números! ¡Maravilloso! ¡ ¡Maravilloso!! ¡ ¡ ¡Maravilloso!!! ¡Fuajajajaja!”

Una sola lágrima brotaba de una esquina su ojo, y sonreía como si su rostro estuviese roto.

---No, eso no estaba bien.

Esta era la verdadera naturaleza de un hombre que había abandonado su posición como mago de la corte Imperial para asomarse y dar un vistazo a los profundos misterios del abismo llamado “magia.”

Hasta ahora, había estado oculta bajo la máscara de un héroe, pero frente a un poderoso lanzador de magia, no podía evitar mostrarse.

“Bueno entonces, Su Majestad. ¿Qué deberíamos hacer ahora? ¿Deberíamos escapar con magia de teletransportación? Creo que si nos teletransportamos ahora, seremos capaces de lograrlo, ¿cierto? Asumiendo que el terreno lo permita…”

Fluder le dijo esto a Jircniv con una sonrisa burlona en el rostro.

“Me gusta la expresión que tienes, abuelo. Entonces, déjame hacerte una pregunta. ¿Crees que escaparé?”

El rostro de Fluder se llenó de grietas. Era la sonrisa de un demente, que podría inspirar un terror incalculable en cualquiera que la viera.

“Era de esperarse de Su Majestad, no, mi querido Jir. Mis pupilos, abran bien los ojos y agradezcan el hecho de que pueden posarlos sobre el más grande, el más eminente de todos los lanzadores de magia en el continente. ¡Ahora que han visto el final de su viaje, deben trabajar duro para alcanzarlo!”

Las caras de los discípulos de Fluder y de los guardias reales se volvieron incluso más pálidas al darse cuenda de a qué tipo de persona pertenecía el hogar al que estaban visitando.

Ellos sabían que sus camaradas habían sido masacrados por Ainz. Sin embargo, el legendario lanzador de magia de sus libros de historia lo había llamado “el más eminente de todos los lanzadores de magia.” Se sentía como si una gran piedra hubiese sido alojada en sus barrigas.

“Su Majestad, esto es malo, ¿cierto?”

“… ¿Le importa si corro primero?”

Baziwood parecía confundido, y la pregunta de Leinas estaba llena de desesperación.

Jircniv los miró a ambos.

Aparte de Fluder y sus discípulos, la tensión en los guardias reales se incrementaba poco a poco, y parecía que se derrumbarían en cualquier momento.

 Esto era debido a que el comportamiento anormal de Fluder y a la descripción del poder de los Caballeros de la Muerte habían quebrado su moral.

“¿Qué más podemos hacer? Y si quieres correr, adelante. Sin embargo, si haces eso tal vez piensen que no eres una de nosotros. Lo que significa que para ellos, serás una intrusa. Tendrás suerte si no terminas como esos trabajadores que vinieron aquí antes.”

Leinas apretó los dientes y su cara se retorció.

“Lo que significa que está bien, ¿cierto?”

“Baziwood, mira al abuelo--- no, a Fluder. De entre todos nosotros, él es el más familiarizado con la magia y mira en qué estado se encuentra. Todo lo que podemos hacer es dejar todo en manos de nuestros anfitriones.”

“¿Qué tal si rogamos para que Dios nos dé suerte, y luego escapamos?”

“¿Realmente crees que podemos escapar?”

Baziwood dio un vistazo a la sirvienta, que claramente había oído lo que decían sobre escapar, pero tranquilamente continuaba con sus preparativos de todas formas.

“¿Qué tal si tomamos un rehén?”

“No me gusta oír a las personas hablar de hacer cosas imposibles, ‘Relámpago’, di algo así una vez más y verás lo que sucede.”

“…Perdóneme. En realidad, siento que esa sirvienta es incluso más poderosa que los Caballeros de la Muerte. Ciertamente son más misteriosas… ah, mírela, ni siquiera le importa que hablemos de tales cosas justo frente a ella. Qué aterrador…”

La sirvienta también era monstruosamente fuerte.

Mientras pensaba sobre esto, Jircniv agitó la cabeza. Quería creer desesperadamente que eso no era cierto. Mientras lo pensaba, intentó con todas sus fuerzas alejar de su mente las frías sonrisas de esos dos elfos oscuros.

“Parece que casi estamos… ¿ya estamos listos, entonces? En ese caso, todos, espero que puedan relajarse por aquí.”

Había muchas mesas y sillas sobre la hierba. Las mesas estaban cubiertas de manteles blancos y grandes sombrillas proveían sombra. Los Caballeros de la Muerte que habían estado acomodando los muebles se encontraban de pie al lado de la cabaña a fin de no ponerse en el camino.

“También hemos preparado bebidas para ustedes.”

Había botellas de vino ordenadas sobre las mesas, llenas de un líquido naranja. A su lado se encontraban unas copas altas de vino hechas de cristal transparente. Cada una de ellas estaba grabada con elaborados diseños.

Incluso Jircniv, un Emperador que disfrutaba de las mejores cosas de la vida diariamente, no pudo evitar mirar boquiabierto lo que tenía ante él.

“Por favor déjenos saber si necesita cualquier otra cosa. Entonces, todos---”

Las puertas de la cabaña de troncos se abrieron una vez más, y más sirvientas salieron del interior. El contingente Imperial fue golpeado por su belleza extraordinaria, lo que fue suficiente para eliminar todo el miedo y preocupación que habían experimentado hasta ahora.

Cada una de ellas era únicamente hermosa a su manera. Una de ellas tenía el cabello recogido en dos moños, otra tenía el cabello largo y lacio, y una tercera tenía el cabello rizado.

“¿Es que están teniendo una venta de bellezas?”

Aunque Jircniv no sabía cuál de los guardias reales había dicho esto, él tenía que estar de acuerdo. Después de todo, ¿qué podrían hacer tales bellezas en una tumba?

(¿Acaso esa tumba produce mujeres hermosas en masa? ¿Crecen de la tierra como hongos?)

Nuevamente oyó el chasquido de una lengua, pero no le prestó atención.

“Entonces, por favor disfruten las bebidas que tenemos---”

“---Ah, antes de eso, ¿podríamos conocer a Ainz Ooal Gown primero? Me gustaría agilizar las cosas… y si no hay problema, ¿podría conversar con él justo antes de que se reúna con Jir---?”

“Fluder, contrólate.”

Sin importar qué, ninguno de ellos podía deshonrase a sí mismo o al Imperio en este lugar.

“No olvides tu posición, Fluder. Estamos aquí como representantes del Imperio, no para satisfacer tu sed de conocimientos mágicos.”

Para entonces, una luz calmada llenaba los ojos de Fluder. Él había, en su mayor parte, logrado controlar sus deseos desenfrenados.

“Perdóneme, Su Majestad. Me dejé llevar por la emoción. También ruego por el perdón de todos los presentes.”

“Así es, abuelo. Toma algo, tranquilízate. Entonces, ¿podemos?”

“Entendido.”

Yuri lentamente llenó las copas en la mesa ante Jircniv con el mismo líquido naranja. Un aroma cítrico fragante flotó en el aire.

Jircniv tomó un sorbo del jugo, y el sabor era tal que no pudo evitar sonreír. Y pensó amargamente, ‘¿qué he estado bebiendo toda mi vida?’. Los guardias reales que lo rodeaban murmuraban sorprendidos mientras compartían las bebidas. Si hasta el cínico Jircniv podía sorprenderse con esto, ¿qué tanto más lo harían estos hombres comunes? Como para ilustrar este punto, había muchos que olvidaron la etiqueta y estaban bebiendo el jugo a tragos tan rápido como podían.

Poco después, se oyeron expresiones de asombro de los hombres reunidos.

“¡Es delicioso!”

“¡Qué tiene este jugo, es la mezcla perfecta de sabores dulce y ácido!”

“¡Se desliza por tu garganta, y no queda un regusto empalagoso!”

Jircniv tomó otro sorbo mientras oía los elogios de todos alrededor de él. De pronto, se sintió como si se llenara de poder.

(Incluso mi cuerpo se está emocionando debido a este sabor, eh. Pensar que Nazarick podría producir bebidas de tal calidad. Parece que realmente insulté a esos dos elfos oscuros en aquel entonces. Si ellos podían conseguir esta bebida maravillosa todos los días, entonces no es de extrañar que no estuvieran impresionado por las nuestras.)

Jircniv sonrió amargamente.

Pensar, que incluso el simple sabor de esto podía derrotarlos completamente.

(Ahhh… me siento tan tranquilo. Ésta es la primera vez que me he sentido tan relajado desde que llegué aquí. Es como… es como si hubiese vuelto a casa…)

¿Cuánto tiempo habían estado lejos del sol bajo la sombra de las sombrillas y oído el viento soplar a través de la hierba? Eventualmente, Yuri dijo las palabras que Jircniv deseaba oír.

“Me disculpo por la demora. Ainz-sama está listo para verlos ahora, así que por favor síganme.”



17 comentarios :

  1. hola, vas a subir todo el cap 1 hoy?,si es asi pues genial y si no, en cuantas partes vas a dividir los cap?? (1 y 2 por ahora) para saber nada mas.

    gracias por al traduccion eres el mejor de la web en el tema de traduccion.

    ResponderEliminar
  2. Si solo con esto ya están que no les cabe una aguja en la piel me imagino cuando vean a los fuertes de verdad, se les va el alma seguro.

    ResponderEliminar
  3. ooo, estuvo estupendo, me quito el sombrero ante ti, tu manera de traducirlo es magnifica en comparación a otras paginas. aunque no tiene este volumen. pero puedo asegurarte que o lo traducirían de esta manera en particular.

    ResponderEliminar
  4. Se te agradece todo el esfuerzo por traducir y que los demás puedan tener el privilegio de leer, muchas gracias (=.

    ResponderEliminar

  5. A ésto debemos llamarlo Overlord Cocaine, a medida que lees siempre quieres más y más. No quieres dejar de leer. Es demasiada droga para ser cierto :3

    ResponderEliminar
  6. Es hor de que ese perro pretencioso que vivio toda su vida en una burbuja conozca su lugar en este mundo.Es ahora de que Jircniv conozca la desesperacion PURA.

    ResponderEliminar
  7. Se viene lo bueno...gracias por la traduccion!!!

    ResponderEliminar
  8. gracias por la traducción

    ResponderEliminar
  9. gracias por la traducción, como siempre me alegro el día

    ResponderEliminar
  10. gracias Erb como siempre una excelente traducción.

    ResponderEliminar
  11. como puede ser tan bueno el inicio y aun no pasa nada... maldita droga que es esta novela.

    ResponderEliminar
  12. Es tan extraordinario , no puedo creer lo bueno que se esta poniendo , esperaré ansioso las siguientes partes , Sinceramente Gracias Erb !!! .

    ResponderEliminar
  13. yo hice tambien un blog para subir una novela, pero es una que estoy escribiendo yo mismo: http://mekahumans.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. Fuuuuuu!! Que buen comienzo para este volumen... Gracias ERB!! Estamos al pendiente de tu siguiente publicacion!! Salu2!!

    ResponderEliminar
  15. haha se puso interesante la cosa, muchas gracias por la traduccion del volumen 9 tan rapido.

    ResponderEliminar