martes, 5 de julio de 2016

Overlord v10 c3

Completo.
http://overlord-es.blogspot.com
Traductor: Erb
____________________


Volumen 10 - Capítulo 3
El Imperio Baharuth


Parte 1

Albedo partía hacia el Reino en un día despejado y soleado, y Ainz fue al patio de su residencia para despedirse de ella.

Había cinco carruajes lujosos aparcados allí. Uno de ellos era para Albedo y otro para su equipaje. Uno de los carruajes restantes contenía regalos para el Rey, para hacer hincapié en la diferencia entre el poderío del Reino y el del Reino Hechicero. Rodeando estos carruajes estaban los 20 Cavaliers de la Muerte que Ainz había creado.

Habría sido muy fácil simplemente teletransportarse al Reino, pero habían escogido no hacerlo.

Albedo y su grupo eran los responsables de demostrar el poder del Reino Hechicero. Parte de eso significaba usar monstruos en lugar de caballos para tirar de los carruajes; una amenaza implícita, por así decirlo.

"Entonces, Ainz-sama, por favor cuídese por algún tiempo."

"Umu, ten cuidado. Aún no hemos encontrado a las personas que le lavaron el cerebro a Shalltear. Es por eso que no podemos descartar la posibilidad de que podrían estar buscando controlarte, y luego usarte como parte de una gran apuesta para infligir una enorme cantidad daño a Nazarick.

"Por supuesto. Seré cuidadosa y nunca dejaré que esto se aleje de mi persona."

Albedo abrazaba un ítem de Clase Mundial contra su pecho.

"Creo que poseer eso debería eliminar el riesgo de que te laven el cerebro con un ítem de Clase Mundial. Sin embargo, el enemigo podría no estar limitado a usar sólo ese ítem. Además, aunque ése ítem de Clase Mundial que posees es el más poderoso contra objetos físicos, no olvides que no es muy útil contra objetivos individuales."

"¿Es así? Pero, uso esto como arma principal luego de cambiar su forma..."

"Es más débil que un ítem especializado de clase divina. Aun así, es bastante fuerte ya que nunca se destruirá ni se dañará. Todo lo que quiero decir es que, no te descuides por ser fuerte. Aunque no creo que cometas un error así..."

Ahora que lo pensaba, hasta ahora Albedo nunca había estado fuera.

Él la había apostado en Nazarick para que sirviera de defensa. Debido a eso, Ainz se sentía preocupado, como si estuviera dejando salir a un niño por primera vez para hacer un recado.

"Permanece alerta y no seas descuidada. Si sientes algún peligro, retírate de inmediato. ¿Tienes algún ítem de teletransportación? Algunos requieren de cierto tiempo para funcionar, ¿el tuyo actúa de inmediato? Algunos enemigos también pueden impedir la teletransportación antes de atacar, ¿has pensado en alguna forma de encargarte de ellos? También podría haber enemigos que te distraerán con algún cebo antes de emboscarte. No te dejes engañar por la fuerza de tu enemigo, ¿está bien? Aunque he oído que has recibido entrenamiento de combate para mejorar tu capacidad de respuesta, de todas formas tienes que adquirir un poco más de conocimientos. Además—"

Pensó, que habría sido bueno si le hubiera dado una charla parecida a ésta a Shalltear al mismo tiempo que pensaba sobre las tácticas que él usaría para hacer PK. Al hacerlo, roció a Albedo con un torrente de palabras a la velocidad de una ametralladora.

¿Cuánto tiempo había usado para pensar en todo tipo de ataques? Ainz sólo regresó a la normalidad luego de darse cuenta de que Albedo lo miraba con una expresión de alegría en el rostro.

Esto era terriblemente embarazoso.

Ainz tosió.

"Bueno, algo como eso. Creo que tú mejor que nadie, Albedo, no descuidarás los preparativos y contramedidas. Perdón por demorarte. Ten cuidado en tu viaje."

"Entendido, Ainz-sama."

"Aunque podría no ser apropiado preguntártelo justo antes de que te vayas, sobre Demiurge — no, no importa."

"¿Él no debería estar bien?"

Si Ainz hubiera recibido algún tipo de comunicación de Demiurge, no tendría una montaña de preguntas que hacerle. Por ejemplo, en el caso de Albedo, ella no se había opuesto a la cuestión del Gremio de Aventureros, pero sobre él, sería mejor preguntárselo en persona cuando regresara. Albedo parecía sorprendida, pero luego de darse cuenta de que Ainz no pensaba responderle, volvió a su dulce expresión habitual.

"Entonces, Ainz-sama. Como la Supervisora de los Guardianes, le mostraré resultados que no traerán vergüenza a mi cargo."

"Tus acciones nunca han insultado tu puesto."

Por supuesto, justo después de eso se acordó de la vez que Albedo se había montado sobre él, pero no era el tipo de cosa que se podía mencionar en momentos como estos.

"Hay una cosa más que tengo que decir. Aunque eres inmune a las enfermedades, en este mundo podría haber enfermedades que podrían pasar por alto incluso esa inmunidad, así que ten cuidado. He oído que es excepcionalmente fácil contraer una enfermedad en el cambio de temporada."

La transición entre las cuatro estaciones no era del todo clara en el mundo de Satoru Suzuki.

De pronto lo asaltó un pensamiento — ¿Qué haría Blue Planet si estuviera aquí? Probablemente tendría la misma expresión de ojos brillantes de Albedo. ...Aunque, si era capaz o no de hacer esa expresión era un asunto completamente diferente.

Entonces, Albedo ofreció una sugerencia, con una mirada en el rostro similar a una flor recién florecida:

"¡Ainz-sama! ¡Co- conozco una medicina preventiva que funciona muy bien contra las enfermedades!"

"¿Hoh...?"

Era toda una sorpresa. Él no había esperado que ella conociera un tratamiento único en este mundo.

Nfirea el herborista no debería haber tenido contacto con Albedo. Siendo ése el caso, ¿podría tratarse de algún conocimiento de Yggdrasil, o tal vez algo que Tabula Smaragdina había programado en ella? Sintiendo curiosidad, Ainz aguardaba con interés lo siguiente que ella diría.

"¡Un beso!"

"...¿Un beso?"

"Sí, los besos reducen el estrés y activan el sistema nervioso parasimpático. Una vez que se incrementa la eficiencia de éste, el desempeño del sistema inmunológico mejora con él. En otras palabras, ¡si uno recibe un beso, no se enfermará!"

"Lo que dijiste se oyó algo familiar..."

Recordó que alguien mencionó algo sobre el sistema nervioso parasimpático cuando jugaba en Yggdrasil. Eso debía ser. Sin embargo, no pensaba que también sería eficaz en este mundo.

"Por lo tanto, quiero un beso~"

Albedo cerró los ojos y frunció los labios.

Todo lo que él podía ver era un pulpo.

Esa descripción podría sonar como que estaba difamando a una gran belleza, pero la verdad era, que su atractivo no había disminuido mucho. Después de todo, una mujer hermosa seguiría siendo hermosa sin importar el tipo de expresión que tuviera en el rostro.

Ese pensamiento inoportuno surgió en la mente de Ainz.

Llegado este punto, Ainz ya había considerado escapar.

Quería decir, "Ciertamente no", pero era demasiado obvio que ella estaba esperando un beso. Además, éste era un deseo de alguien que estaba a punto de llevar a cabo una diligencia, así que él quería ayudar a cumplirla, hasta cierto punto. Adicionalmente, su corazón le dolería si ignoraba los deseos de la hija de Tabula Smaragdina.

Ainz tomó la barbilla de Albedo con una mano, y le dio un beso en la mejilla. Dicho esto, Ainz no tenía piel, y por consiguiente no tenía labios, así que el beso que le dio no fue más que presionar sus dientes frontales contra ella. Además, ya que no tenía saliva, todo lo que ella podía sentir era algo seco y duro tocándola.

Aunque esto era terriblemente vergonzoso, tuvo que hacer que ella lo soportara.

(Me alegro de haberme lavado los dientes, incluso si no comí nada.)

Luego de que su mano dejara su barbilla, se encontró con la mirada sorprendida de Albedo.

"¿Qué, qué sucede? Además, habría sido demasiado besarte en los labios, así que la mejilla tendrá que bastar. ¿No estuvo bien?"

"...No pensé que realmente lo consideraría."

Antes de que Ainz pudiera preguntarle qué era lo que realmente quería decir, los ojos de Albedo se llenaron de lágrimas.

“Fueeeen~”

Albedo lloró. No eran lágrimas de cocodrilo. Realmente estaba llorando.

Luego de que el ansiado impacto de su supresión emocional lo inundara, Ainz se puso en acción apresuradamente. Claro que, no tenía idea de cómo proceder.

En el pasado, cuando había hecho llorar a Albedo en la Tesorería, había pensado en algo reconfortante que decir. Sin embargo, nada le venía a la mente ahora que la había hecho llorar luego de besarla. ¿Qué era lo que haría ese Emperador niño bonito (Jircniv) en un momento como éste? A pesar de que pensaba en ese tema, parecía que ninguna de las escenas que Ainz había presenciado había cubierto jamás una situación como esta.

"Albedo, por favor no llores."

Desesperadamente quería pedirle ayuda a la sirvienta de turno detrás de él, pero ya se había avergonzado a sí mismo lo suficiente. No podía deshonrarse aún más.

"Albedo, no llores."

Ainz tomó a Albedo entre sus brazos y suavemente le dio unas palmaditas en la espalda.

Se quedaron así por un momento, y entonces Albedo sorbió su nariz. Parecía que sus lágrimas se habían detenido.

Ainz liberó las manos con las que sostenía a Albedo, al mismo tiempo que una sensación de alivio lo inundaba.

"¿Estás bien, Albedo?"

"Sí, Ainz-sama. Siento mucho haber dejado que viera ese lado vergonzoso de mí."

Aunque manchada con lágrimas, su sonrisa seguía siendo muy hermosa.

Sólo había una razón por la que podía haber llorado.

Su estómago inexistente comenzó a dolerle luego de percatarse de lo cruel que había sido. Lo había hecho porque el juego iba a terminar pronto — si tan sólo no hubiera pensado así, ella no habría llorado de esta manera.

"¿Es así? ...Bueno, ya casi es hora. Deberías partir si ya estás bien."

"¡Entendido! ¡Momonga-sama!"

***

Las cortinas montadas en el carruaje se abrieron, y vio a Albedo agitando la mano hacia él. En respuesta, Ainz agitó la suya hacia ella.

Ésta era una escena directamente sacada de esas despedidas en los ferrocarriles que uno podría ver en la televisión.

El carruaje lentamente comenzó a moverse, y los centinelas comenzaron a moverse también.

Ainz se quedó observando hasta que ya no pudo ver el carruaje de Albedo, y mientras miraba a lo lejos, impartió una orden grave y sombría.

"Olvida todo lo que viste aquí."

"Entendido."

Ainz pasó por delante de la sirvienta, cuya cabeza se encontraba agachada. Ainz no tenía forma de ver qué tipo de expresión tenía en el rostro en ese momento.


Parte 2

El Emperador de Sangre, Jircniv Rune Farlord El-Nix tenía la cabeza aferrada entre las manos.

No se trataba de algo reciente. Había estado así desde hace ya un buen tiempo.

En el pasado, había eliminado a todo tipo de nobles, oído sobre traiciones que podrían sacudir al Imperio, y aprendido del deterioro de las relaciones con los países vecinos. A través de todo esto, este hombre no había caído presa ni del pánico ni de la confusión. Sin embargo, frente a un problema irresoluble, incluso él no podía hacer más que sujetarse la cabeza con amargura.

"¡Maldición! ¡Hijo de perra! ¡Muere! ¡Muere y desaparece!"

Aunque el poder de la magia podía maldecir a alguien y matarlo, Jircniv no tenía ese tipo de poder. Por lo tanto, simplemente estaba diciendo palabras ofensivas. Si realmente pudiera matar a ese odioso hombre que había causado tanta devastación en su mente y en el revestimiento de su estómago en estos últimos meses, gustosamente habría buscado aprender dichas técnicas.

"No, espera. Sería mejor decirle que 'viva', ¿correcto? O tal vez, ¿'se destruido' sería más apropiado? He oído de algunos sacerdotes destruyendo a los no-muertos con poderes sagrados."

Incluso estaba pensando en esas cosas sin sentido.

El estómago de Jircniv le dolía y hebras caídas de su cabello dorado adornaban su almohada todas las mañanas. El culpable responsable de todo esto era el Rey Hechicero, Ainz Ooal Gown.

No había una solución satisfactoria a los problemas planteados por el Rey Hechicero.

El primer problema tenía que ver con las bajas entre los Caballeros del Imperio en la Batalla de las Planicies Katze.

Sólo hubo 143 muertes; un número trivial, si se hubieran enfrentado directamente con el enemigo. Sin embargo, las bajas en las Planicies Katze habían sido enteramente autoinfligidas.

Además, 3,788 personas habían expresado su deseo de abandonar los Cuerpos de Caballeros a su regreso a la Capital Imperial. En otras palabras, más del 6% de los 60,000 hombres de los Cuerpos de Caballeros Imperiales habían perdido su coraje.

Y luego, estaban los miles de personas que se quejaban de ansiedad y de terrores nocturnos. De acuerdo a los reportes, también había por lo menos 200 personas mentalmente inestables.

Los Caballeros eran guerreros profesionales, y entrenar incluso a uno de ellos implicaba un gasto considerable.

No se trataba sólo de dinero. El tiempo de su entrenamiento también era esencial. No se podía simplemente tomar a alguien de las calles y decirle, "De ahora en adelante, eres un caballero."

El Imperio necesitaría gastar mucho para remediar la escasez del número de caballeros. ¿Pero de dónde obtendrían los fondos para esos desembolsos?

En este momento crítico, purgar a los nobles y apoderarse sus bienes para cubrir la cantidad requerida era demasiado riesgoso.

La razón de esto era el segundo problema — es decir, las peticiones que los mismos Caballeros Imperiales le habían enviado a Jircniv.

El Cuerpo de Caballeros tenía permitido elaborar propuestas para el Emperador Jircniv. Eso se debía a que había algunas cosas que sólo los veteranos que se habían cubierto de sangre podían entender, y eso también reducía los conflictos entre los oficiales militares y los oficiales burocráticos. Al mismo tiempo, también era para dar la impresión de que Jircniv —que tenía una formación marcial— les tenía un cariño especial al Cuerpo de Caballeros.

Por supuesto, no se podía esperar que tales cartas fueran siempre positivas, pero las recientes peticiones eran en verdad muy duras.

Estas peticiones, de los niveles superiores de la estructura de mando del Cuerpo de Caballeros, expresaban sus deseos de evitar la guerra con el Reino Hechicero.

Jircniv podía entender ese tipo de cosas incluso si no las decían.

Cualquiera que se atreviera a enfrentarse a ese Reino en combate abierto sería mucho más que un simple tonto; sería un completo lunático. Ésa era una nación que podía aplastar a 200,000 tropas enemigas con un único hechizo. No había ninguna forma concebible de que Jircniv buscara enfrentarse a tal enemigo.

Incluso así, la razón por la que el Cuerpo de Caballeros había presentado tales peticiones era porque habían perdido la fe en Jircniv.

Antes de la Batalla de las Planicies Katze, Jircniv le había propuesto al Rey Hechicero: "Espero que use su hechizo más fuerte". Los niveles superiores del Cuerpo de Caballeros sabían esto, y echaron la culpa por esa miserable pesadilla enteramente a los pies de Jircniv.

En otras palabras, ellos lo estaban usando como chivo expiatorio.

Cuando se enteró de eso, Jircniv había estado furioso y frustrado en extremo.

Si él hubiera sabido que existía magia como esa, jamás habría dicho tal cosa.

Además, la razón por la que le había pedido usar su hechizo más fuerte a ese detestable Rey Hechicero era para verificar que tan poderosa era su magia.

Originalmente, debería haber sucedido lo contrario. "Gracias por mostrarnos una parte del poder del Rey Hechicero. Ahora sabemos que no podemos hacer ningún movimiento a la ligera contra él," es lo que ellos deberían haber dicho al mismo tiempo que le expresaban su gratitud. Después de todo, si las cosas hubieran salido mal, esa magia podría haber sido usada contra una ciudad.

Sin embargo, el Cuerpo de Caballeros no veía las cosas de ese modo. Era debido a que sentían que Jircniv era un Emperador magnífico, que creían que había pedido el uso de ese hechizo, sabiendo muy bien lo que sucedería. Por lo tanto, Jircniv recibía ahora muchas miradas de sospecha.

Ésta era la primera vez que había estado tan disgustado por su propia reputación.

Sin embargo, llorar y quejarse no ayudaría a mejorar las cosas. Si alguien pudiera hacer algo en su lugar, Jircniv gustosamente lloraría y gritaría y descansaría hasta que los dolores de su estómago desaparecieran. Por supuesto, nadie podía hacer su trabajo por él, así que tenía que encargarse él mismo.

"¡Maldito sea ese Rey Hechicero! ¡Todo esto es su culpa!"

Soportó el dolor irradiando de su estómago, no — Jircniv hizo una pausa para pensar.

Ésta no era "la culpa del Rey Hechicero". Ésta era "la conspiración del Rey Hechicero".

Era muy posible que el estado en el que se encontraba el Imperio pudiera haber sido orquestado por él.
Cuando se tranquilizó y lo meditó, las probabilidades de eso eran muy altas.

Jircniv sacó una llave y abrió un cajón. De su interior tomó una botella.

Luego, presionó el anillo de plata que llevaba en su mano izquierda contra ella.

El Anillo de Unicornio — un ítem que podía detectar venenos y que incrementaba la resistencia a venenos y a enfermedades, además de poder curar heridas una vez al día. Luego de confirmar que no había ninguna reacción, se la bebió.

Jircniv colocó la botella en su escritorio, y frunció el ceño.

Tomó un sorbo de agua de la otra botella sobre el escritorio, para borrar el ahora familiar sabor astringente esparciéndose por su boca. Luego de eso, Jircniv presionó el área alrededor de su abdomen una vez más.

¿Se trataba sólo de un efecto placebo, o su herida realmente se había curado? Aunque no había forma de saberlo con seguridad, al menos sus dolores estomacales habían cesado por ahora.

"Haaaah~"

Luego de un suspiro anormalmente profundo, como si unas laboriosas tareas aguardaran por él, continuó con su trabajo. Primero, tenía que comenzar con esa pila de documentos acumulados.

Alguien llamó suavemente a la puerta, como si estuviera esperando a que él extendiera la mano.

El hombre que ingresó era un escriba. Todos los escribas seleccionados personalmente por Jircniv eran trabajadores excelentes. Sin embargo, este hombre fácilmente estaba a la altura de Roune.

Por cierto, no había mujeres entre los escribas. Jircniv pensaba que la única mujer que podía encargarse de ese tipo de trabajo era su concubina.

"Su Majestad—"

Jircniv agitó la mano para detener un saludo que podría tomar mucho tiempo.

"—Eso no es necesario, ahórrame los saludos. No pierdas tiempo, ve al grano."

"Sí, Su Majestad. Esos comerciantes de aquella nación finalmente nos han respondido. Parece ser que tienen una muy buena calidad de bienes, y pronto visitarán la Capital Imperial."

"¡En serio!"

Jircniv sonrió ante estas noticias, las mejores que había recibido desde hace semanas.

La nación en cuestión era la Teocracia Slane. Naturalmente, el comerciante en cuestión era un emisario de ellos.

Aunque esta habitación tenía protección contra espionaje, luego de presenciar ese hechizo del Rey Hechicero, Jircniv había llegado a creer que todas estas contramedidas eran poco más que decoraciones inútiles. El hecho era, que últimamente había llegado a sentir que alguien lo estaba espiando.

Sin embargo, sin importar a cuantas personas enviara a investigarlo, no encontraban a ningún observador. La única conclusión a la podían llegar era que se trataba de un delirio paranoico de parte de Jircniv.  Por supuesto, últimamente había estado bastante nervioso, así que en realidad eso podría ser cierto. Sin embargo, no podía librarse de la sensación de aprensión que venía de ser observado.

En el pasado, podría haber hecho que Fluder desplegara medidas anti-espionaje, pero ahora no podía hacer eso. Por lo que sabía, era posible que Fluder ya lo hubiera traicionado. Por lo tanto, Jircniv tenía que operar bajo la suposición de que los espías ya se habían infiltrado en la Capital Imperial.

En consecuencia, todas las políticas relacionadas a los asuntos importantes requerían sus propias palabras en código. Por supuesto, había algunos pequeños problemas que surgían a consecuencia de eso, pero aun así era mejor que dejar que la alianza contra Ainz Ooal Gown quedara expuesta.

"Entonces, ¿cuándo será?"

"Creo que esperan llegar dentro de los próximos días."

Normalmente hablando, los habría invitado abiertamente a la Capital Imperial, pero eso sería demasiado obvio.

(La mejor opción es reunirnos con ellos al mismo tiempo que pretendemos que es una coincidencia. Sin embargo, ¿qué tipo de lugar evitaría las sospechas?)

Se le estaban agotando las opciones, pero aun si era así, él no se daría por vencido como si esto fuera un juego normal. Haber lanzado ese hechizo de la más alta crueldad esencialmente le decía a Jircniv, "Soy no-muerto, así que matar a los vivos es natural". No le era posible ignorar a un ser así.

Incrementar sus posibilidades de obtener la victoria era el deber del Emperador del Imperio Baharuth, incluso si sólo era por un poco.

Para poder lograr ese objetivo, una de las medidas que había tomado era forjar una alianza secreta con la Teocracia Slane. La Teocracia era un país con una historia más antigua que la del Imperio, y también contaba con magia divina como uno de los pilares de su nación. No había duda de que era la mejor nación a la que se podía apelar en busca de soluciones para lidiar con los no-muertos.

Sin embargo, sería muy malo si el Reino Hechicero se enteraba de su contacto con la Teocracia.

El Imperio era ahora un aliado del Reino Hechicero, y uno que había ayudado a garantizar su soberanía. El Imperio había hecho esto con el objetivo de comprender la fuerza y la organización del Reino Hechicero, así como también cualquier otra cosa dentro de él. Si descubrían que estaban trabajando en contra del Reino Hechicero, el primer blanco para el poderío del Rey Hechicero sería sin lugar a dudas el Imperio.

"Permiso para hablar, Su Majestad."

Jircniv levantó la barbilla, indicándole al hombre que debía continuar.

"El acto de iniciar hostilidades contra el Reino Hechicero, ¿no sería el curso de acción más insensato?"

Jircniv miró fijamente al escriba. Tú también, eh. Mientras pensaba eso, arrojó un contenedor de pergaminos a un tacho de basura especialmente designado para ello.

(No tritures mi agotado corazón, por favor... Sin embargo...)

"Entonces, ¿qué sugerirías que hagamos?"

"Bueno, sobre eso..."

Jircniv sonrió mientras veía al escriba tragar saliva de forma audible.

"Relájate, no censuraré nada de lo que digas. Vamos, di lo que piensas."

"Sí, entonces, me disculpo de antemano por cualquier ofensa que podría causarle."

Luego de toser, el secretario compartió lo que pensaba:

"Creo que deberíamos continuar reforzando los lazos de nuestra alianza, y si el Reino Hechicero tiene alguna solicitud... deberíamos cumplirla."

El rostro del escriba seguía pálido a pesar de la garantía de Jircniv.

En su corazón, esa declaración traicionera se mezclaba con el miedo de que su misma vida podría ser extinguida.

Jircniv sonrió amargamente una vez más.

"Tienes razón."

"—¿Hah?"

Se debía a que conocía el calibre de este hombre, que encontró cómico verlo con la boca abierta. Jircniv sonrió de forma diferente a como había hecho antes, y luego continuó hablando:

"Siento que lo que dices es correcto. En tu posición, yo bien podría haber hecho la misma propuesta. No, lo que sería extraño es si algún hombre, al que yo mismo hubiera nombrado como escriba, no hubiera sugerido algo como eso."

En palabras simples, el Rey Hechicero era demasiado poderoso.

Aunque sólo podían juzgarlo desde una perspectiva militar, estaba claro que el Reino Hechicero se encontraba en un nivel tal que no tenían esperanzas de siguiera tratar con ellos.

Sólo el poder personal del Rey Hechicero Ainz Ooal Gown era ya demasiado arriesgado como para enfrentarlo. Y luego estaba el ejército de los muertos que había llevado al campo de batalla, cada uno de los cuales se rumoraba que era capaz de arrasar con una nación por sí solo.

Se encontraban en dimensiones completamente diferentes. Cuando lo pensaba así, la idea misma era ridícula.

"Aunque siento que ésa es la mejor alternativa, ¿significa eso que no deberíamos preparar alguna otra acción? Por ejemplo, si el Rey Hechicero quisiera destruir el Imperio, ¿crees que doblar las rodillas ante él será suficiente para salvarnos?"

Aunque no había oído de ninguna masacre en E-Rantel.

¿Podría ser que los no-muertos no estaban allá? Luego de intentar reunir información, había descubierto que los no-muertos ocupaban abiertamente la ciudad, convirtiendo a E-Rantel en una ciudad demonio.

Era posible que el Rey Hechicero estuviera planeando gobernar a los residentes de esa zona sin masacrarlos, pero eso sería sacar conclusiones precipitadas. Después de todo, había noticias de cómo había subyugado a ese aventurero de rango adamantita (Momon), así que a juzgar únicamente por este punto, era peligroso pensar que las tiernas misericordias del Rey Hechicero se extenderían hacia el Imperio.

"Es como dice. Al parecer, estaba tan intimidado por el poder abrumador del Rey Hechicero que ni siquiera pude tomar una decisión racional. Mis más profundas disculpas."

"No necesitas disculparte. Después de todo, también pensé eso en el pasado... volviendo al tema, ¿en dónde han decidido alojarse los comerciantes de aquel país?"

"Parece ser que buscarán alojamiento en el más grande del segundo de los cuatro."

El "segundo de los cuatro" se refería a un santuario del Dios de Fuego. La palabra "más grande" no era ningún código, así que probablemente se refería al santuario más grande en el Imperio — el Templo Central.

A partir de aquí, Jircniv comenzó a hablar despreocupadamente sobre asuntos variados, entremezclándolos con algunas mentiras.

Algunas veces, hablaba tranquilamente sobre cosas que inventaba. Incluso si alguien lo oía, investigar la verdad de aquellas palabras sería un proceso tedioso. Por el momento, tendría que continuar con este agotador trabajo mental. Mientras pesaba en esto, se dio cuenta de que había estado hablando durante varios minutos.

Entonces, Jircniv decidió tocar el tema principal.

"¿Cómo está tu familia? ¿Todos siguen bien?"

"¿Hah? Ah, sí. Todos están muy bien."

"¿Es así? Excelente. Una buena salud es lo más importante, después de todo. No voy a mentir; la verdad es que mi condición física ha estado bastante mal últimamente. La medicina sólo ayuda por algún tiempo. ¿Crees que debería traer a un sacerdote?"

"Parece que los templos no están muy contentos con las recientes acciones de Su Majestad. Presionarlos podría resultar ser contraproducente. ¿Por qué no los visita en persona, Su Majestad?"

"Qué maravillosa idea."

Los templos combatían a los no-muertos — para los sacerdotes, la creación de un país vecino gobernado por un poderoso ser no-muerto era algo sobre lo que sentían mucha mucha cautela. Por lo tanto, habían enviado muchas solicitudes para reunirse con Jircniv.

Sin embargo, Jircniv las había rechazado todas.

Jircniv se encontraba ahora en un estado en el que aceptaría cualquier ayuda que pudiera obtener, pero tenía sus razones para no aceptar la de ellos. Una de éstas era que no confiaba en la habilidad que tenían para mantener alejados a los espías. Otra era porque temía que si les decía lo que sabía, harían algo que él no podría predecir.

Si ambas partes cooperaban, y los sacerdotes decidían declararle la guerra al Rey Hechicero "porque es un no-muerto", casi no se tendría que decir cuáles serían las consecuencias. Resultaría en que el Imperio se vería atrapado por sus acciones suicidas.

En pocas palabras, Jircniv temía que una vez que hiciera contacto con los templos, el Rey Hechicero asumiría que el Imperio le era hostil.

Jircniv suspiró profundamente.

Aunque él había esperado aguardar el momento adecuado, parecía que ellos no entendían ese punto. Sin embargo, la misión diplomática de la Teocracia llegaría a la Capital Imperial. Tal vez si esperaba a que ellos hicieran contacto con los templos, podría haber una oportunidad de darle la vuelta al asunto.

"Entonces, debería separar algo de tiempo en los siguientes días para visitar los templos y dejar que examinen mi cuerpo."

"Eso parece ser lo más prudente. Ahora mismo iré a hacer los preparativos."

"Gracias. Entonces, ¿qué deberíamos hacer sobre el Coliseo? Recuerdo que había un encuentro de exhibición programado para dentro de poco; ¿Dejamos que continúe como estaba planeado? Sabes, no cambiaré de opinión por nada de lo que digas si es algo como 'dijo que iba hacerse un chequeo, así que no puede ir allá'. Si cualquiera de ustedes quiere ver el encuentro conmigo, pueden hacerlo en mi cuarto VIP."

Los ojos del escriba se abrieron, y brillaban mientras intentaba averiguar el verdadero significado de esas palabras.

(Sí, así es. Tienes razón de sospechar de mí. Vamos, entiende lo que realmente quiero decir.)

Jircniv quería evitar encontrarse con las personas de la Teocracia en los templos.

Los templos contenían los conocimientos sobre curación y varios otros tipos de sabiduría. Si eran escogidos como blancos de un ataque preventivo, se perderían demasiadas cosas, en un momento en el que ese conocimiento acumulado era más importante que cualquier otra cosa.

"Entendido. Entonces me ocuparé de la arena. ¿Me parece que ese día también tiene una visita programada al hospital para los heridos de la guerra?"

Jircniv no había recibido esas noticias, así que probablemente era un farol.

En otras palabras, le estaba sugiriendo a Jircniv que el hospital podría ser un mejor lugar que la arena.

Jircniv había escogido la arena porque había escuchado que allí casi siempre contrataban sacerdotes para curar a los heridos. Con eso en mente, estaba pensando en llevar a los emisarios de la Teocracia Slane bajo el disfraz de sacerdotes.

"Pospón esa visita. Seguiremos el itinerario que acordamos anteriormente."

Con eso, todas las charlas sobre los comerciantes habían desaparecido a mitad de la conversación. Si alguien los oía, ¿qué pensarían sobre eso? ¿Qué entendería de la frase "el segundo de los cuatro"?

Incluso si el Rey Hechicero poseía unos niveles diabólicos de inteligencia, no podría trazar ningún plan si no tenía información con la que trabajar. Además, no todos los subordinados del Rey Hechicero podían ser tan inteligentes como lo era él. También, mientras más espías hubieran, mayores serían las probabilidades de que fueran descubiertos. Ya que todavía no habían encontrado ninguna información sobre los espías, probablemente no había muchos. O mejor dicho, él esperaba que ése fuera el caso.

El espectro de la magia absoluta e innegable del Rey Hechicero obsesionaba su mente. Una parte de él pensaba constantemente, "Ya que se trata de los hombres del Rey Hechicero, ellos también deben ser excepcionales". De hecho, había visto a muchos seres increíblemente poderosos reunidos frente a aquel trono, así que eso implicaba que los espías podrían ser del mismo calibre que ellos.

(Si realmente es así, entonces no tenemos ninguna oportunidad...si jurarle vasallaje arreglará las cosas, ¿entonces no sería ésa la mejor opción?)

Acababa de beber una poción de curación, pero Jircniv sintió nuevamente una punzada de dolor en el estómago.

***

(continúa) 274/453p

Dos semanas después, un carruaje con Jircniv a bordo partió hacia el Coliseo.

De forma superficial, parecía que estaba yendo al Coliseo para ver una pelea, pero en verdad, estaban allí para celebrar un acuerdo con los emisarios de la Teocracia Slane y con los sacerdotes de alto rango del Imperio.

No estaba llevando a ninguno de los guardias reales consigo para evitar llamar la atención, pero dos de los Cuatro Caballeros del Imperio —Relámpago y Vendaval Feroz— se encontraban en el vehículo como los guardias de Jircniv.

Si fuera posible, le hubiera gustado usar a todos estos sobresalientes guerreros para protegerse. Sin embargo, Explosión Severa no era confiable, así que la había dejado atrás con el pretexto de proteger la Capital Imperial. No, decir que no era confiable no era exactamente correcto. Para ser más precisos, él ya podía intuir por su comportamiento que ella deseaba pasarse al bando del Reino Hechicero. Por lo tanto, para evitar filtrar cualquier información que ella pudiera ofrecerle al Reino Hechicero como regalo, Jircniv había decidido mantenerse alejado de ella.

Originalmente ella le había dicho, "Haré cualquier cosa para remover esta maldición, incluso apuntar esta espada contra Su Majestad". Jircniv entendía esto, pero de todas formas había decidido hacer uso de ella. Por lo tanto, no podía reprochárselo aun si ella decidía traicionar al Imperio. Sin embargo, lo que no podía hacer era permitirle llevarse información que era crítica para el Imperio.

Dicho esto, si ella realmente lograba oír alguno de los secretos de estado del Imperio, entonces tendría que hacerla arrestar. Sin embargo, ella era una de las personas más fuertes en el Imperio, así que necesitaría enviar a gente de su nivel para eliminarla. En términos del manejo de la espada, sólo Relámpago y Vendaval Feroz estaban preparados para tal misión. Enviar a alguien más, sólo resultaría en una masacre unilateral. Además, eliminarla usando la superioridad numérica significaría que la Capital Imperial y los destacamentos de seguridad del Emperador se reducirían.

Siendo así las cosas, él tendría que confiar en los discípulos de Fluder, en Trabajadores, o tal vez en asesinos representados por Ijaniya, todos los cuales poseían habilidades fuera del campo del combate cuerpo a cuerpo. Sin embargo, sin importar la opción que escogiera, tendría que estar preparado a pagar un alto precio por ello.

Los discípulos recibían un pago anual —aunque desde la traición de Fluder, él había confiscado las sus tierras y había hecho nobles a sus discípulos— así que allí no habría demasiados gastos adicionales. Sin embargo, enviarlos requeriría que detuvieran sus tareas actuales, lo que incurriría en pérdidas invisibles a simple vista. Adicionalmente, si eran ellos los que terminaban muriendo, los daños serían mucho mayores que el costo de contratar a los otros dos.

Por lo tanto, la mejor opción era negarle a la oportunidad de obtener información valiosa y dejar que Explosión Severa vaya al Reino Hechicero con las manos vacías. Ésa podría ser la solución más satisfactoria para todas las partes involucradas.

Eso mismo era lo que Jircniv le había insinuado a Explosión Severa.

Sin embargo, ella seguía en la Capital Imperial. Su respuesta había sido algo similar a "Me quedaré hasta que pueda devolver la amabilidad que Su Majestad me ha demostrado".

Él quería tomarse eso en un sentido literal, pero era imposible.

Explosión Severa podría ser una de los Cuatro Caballeros Imperiales, pero para el Reino Hechicero, su poder de pelea debía ser bastante pobre. Cada uno de los muchos no-muertos directamente leales al Rey Hechicero era más fuerte que ella. Debido a eso, ella buscaba una forma de incrementar su valor ante sus ojos.

Mientras Jircniv pensaba sobre la desesperada realidad de que el Rey Hechicero comandaba a miles de no-muertos que eran individualmente más fuertes que Explosión Severa, la guerrera más poderosa del Imperio —y esto sin incluir al mismo Rey Hechicero— su estomago comenzó a dolerle nuevamente.

(¿Qué debo hacer sobre esto?)

Una sola persona no puede cambiar el curso de una batalla, habían dicho. Y sin embargo, la realidad decía lo contrario.

Gazef Stronoff del Reino era un hombre que podía hacer justo eso. Era todavía más cierto para el mago en jefe del Imperio, Fluder Paradyne, un ser que podía hacer temblar una nación entera.

Cada uno de ellos eran figuras comparables a todo un ejército, o a un país.

En otras palabras, incluso sin tener en cuenta el aterrador poder de ese rey no-muerto, el Reino Hechicero poseía el poderío de miles de ejércitos.

(No hay nada que hacer, ¿cierto? Si... bueno, ni siquiera con mil ejércitos lo podrías detener, ¿correcto? ...Es como pensé, rendirse sería lo mejor...)

Por supuesto, no podía decir realmente estas cosas frente a sus subordinados, pero la idea había aparecido muchas veces ya en la mente de Jircniv. De hecho, eso fue lo primero que pensó luego de oír sobre la Batalla de las Planicies Katze.

"—Entonces, Su Majestad. Nos moveremos luego de encontrarnos con Canario de Plata. ¿Eso estará bien?"

Jircniv desvió su mirada para tratar con el hombre sentado frente a él.

Ante él se encontraba uno de los Cuatro Caballeros, "Relámpago" Baziwood Peshmel.

Jircniv asintió en silencio con la cabeza.

Habían contratado a un grupo de aventureros de rango adamantita como su seguridad para hoy. Aunque aparentemente ellos se encontraban allí como su equipo de seguridad, su objetivo principal era buscar a cualquier espía del Reino Hechicero. Lamentablemente, no pudo reunirse con Ijaniya, que había sido considerado como una de las alternativas. Esto hizo que Jircniv se diera cuenta de que atraerlos hacia el Imperio sería muy difícil.

"Su Majestad, aunque los aventureros de rango adamantita poseen el mayor poder de pelea de la humanidad, siguen siendo incapaces de sobrepasar los límites de la habilidad humana. Por favor no baje la guardia."

Jircniv estaba dolorosamente consciente de las palabras que "Vendaval Feroz" Nimble Arc Dale Anoch trataba de decirle. De hecho, luego de haber visto las apretadas filas de monstruos en ese cuarto del trono, era posible que él entendiera esas palabras mucho mejor que Nimble, que había observado esa gran masacre con sus propios ojos.

"Por supuesto. Sin embargo, deberían ser capaces de ofrecer resistencia. Ten en cuenta al aventurero de rango adamantita, Momon. Él apuntó su espada hacia el Rey Hechicero y defendió a las personas con su fuerza. Ya que los miembros de Canario de Plata son también aventureros de rango adamantita, sería muy preocupante si no pudieran hacer lo mismo."

Luego de decir esto, Jircniv sonrió con tristeza.

"Y si ni siquiera ellos... si ni siquiera ellos pueden hacerlo, ¿qué entonces?"

La pregunta de Jircniv generó expresiones de dolor en los rostros de ambos caballeros. Esas miradas eran mejores respuestas que cualquier otra cosa que pudieran haber dicho. Inconscientemente, Jircniv comenzó a imitar la misma expresión.

"Su Majestad, por favor no ponga esa cara. Podríamos no ser fuertes, pero seguiremos dedicando nuestros corazones y almas a completar nuestra tarea. "

"Así es, Su Majestad. Por favor, adopte de nuevo esa confiada y arrogante actitud de usted. Este frágil estado en el que se encuentra ahora no va con usted."

Sus amables miradas atravesaron el corazón de Jircniv, y no pudo atreverse a decir, "¿eso mismo no se aplica a ustedes también?" Sin embargo, decidió aceptarlas sin queja. Esas palabras podrían haber tenido tanto efecto como derramar agua en el desierto, pero era verdad que habían sido absorbidas en el desierto de su corazón.

"...Perdónenme. Gracias por su sinceridad. Entonces... ya que sólo los dos se encuentran aquí, ¿les importaría escuchar mis tonterías por un momento?"

Los dos caballeros asintieron con la cabeza sin pronunciar palabras.

"¿Qué creen que debería hacer? ¿Por qué un monstruo como ése aparecería al lado del Imperio? ¿Por qué? ¿Qué pecado cometí contra el cielo y la tierra para merecer esto? ¿Cómo debería destruir a ese monstruo — o si fallo, cómo sellarlo lejos? Ahora que la carta del triunfo del Imperio ha sido robada por el enemigo, ¿hay en verdad alguna forma de darle la vuelta a la situación?"

No había planeado decir tanto.

Si Jircniv no se colocaba a la cabeza, su gente sería incapaz de seguirlo. Alguien que se colocaba a sí mismo por encima de otros, necesitaba adoptar una actitud apropiadamente superior. Esto era especialmente cierto para el Emperador de Sangre, que había eliminado a muchos nobles.

El Emperador no podía mostrar debilidad. Ésa era una lección que el padre que respetaba le había enseñado.

Sin embargo, todos los humanos tenían un límite para lo que podían soportar.

El lado humano de Jircniv era uno que sólo mostraba a sus concubinas. Ahora, esa parte de él estaba gritando.

"Es verdad que le pedí que lanzara un hechizo para nosotros. ¡Pero no se podía evitar! ¡No podemos planear una contramedida si no tenemos idea de sus habilidades! ¿Es que tengo la culpa de eso? ¿Es que debo asumir toda la responsabilidad por todo lo que salga mal? ¡Todo el mundo parece pensar eso!"

Jircniv se mordió el labio inferior y sostuvo su cabello entre sus manos.

La verdad era, que esto sólo era la punta del iceberg. Si Jircniv se hubiera rendido a los sentimientos en su corazón, probablemente estaría llorando, gritando y rodando por el suelo. Simplemente intentaba proteger la imagen del Emperador.

Sin embargo, aun tenía algo de consciencia de sí mismo y sabía que se estaba dejando llevar.

Parecía que esto se estaba volviendo un hábito, así que Jircniv regresó a la normalidad.

"Perdónenme. Parece ser que me emocioné un poco. Últimamente he estado bajo mucha presión."

Miró hacia abajo, y vio hebras de cabello entre sus dedos.

A juzgar por los retratos, ninguno de sus antecesores había tenido el cabello muy fino. Jircniv no podía evitar preguntarse si él sería el primer Emperador en la historia del Imperio en quedarse calvo.

Agitó la mano para evitar que sus subordinados se percataran. Algunas veces la piedad era más dolorosa que un reproche, y lo mismo se aplicaba al asunto de la pérdida de cabello.

"Dicho eso, podría no ser muy convincente luego de que vieron ese lado de mí. Sin embargo, ustedes dos no necesitan preocuparse. Me haré cargo de ello, de algún modo. No dejaré que haga lo que quiera con el Imperio."

La confiada sonrisa pareció suavizar los rostros de sus subordinados.

Sin embargo, ninguno se encontraba realmente tranquilo.

Ellos también entendieron que las palabras de Jircniv eran sólo un alivio temporal.

No importaba cómo lo pensaban, no podían encontrar ninguna forma de lidiar con ese monstruo.

En verdad, Jircniv sentía que sería imposible sin un arma que pudiera matar permanentemente a los no-muertos, o sin la aparición de algún otro ser humano poderoso.

(Es por eso que necesitamos depender de la Teocracia Slane. Su historia es más antigua que la nuestra, así que ellos podrían ser capaces de encontrar un arma que pueda matar a un no-muerto de un solo golpe. No, simplemente compartir información con ellos nos permitirá seguir luchando!)

Todo lo que podía hacer ahora era orar para que ése fuera el caso.

El carruaje continuó hacia adelante, y con él marchaban las últimas esperanzas de Jircniv.

***

El Coliseo tenía forma circular. Había una gran entrada en uno de sus lados, y el carruaje ingresó por allí. Esta entrada llevaba a los cuartos VIP, por lo cual muy pocas personas hacían uso de ella. Las otras entradas eran usadas para la entrada y salida de los clientes regulares o para el transporte de cargas. Estos eran los tres tipos de entrada al Coliseo.

Los primeros en dejar el carruaje fueron, naturalmente, los dos caballeros que servían como guardaespaldas. Luego de verificar la seguridad del lugar, Jircniv desmontó del carruaje.

Cinco hombres estaban aguardando por ellos en el lugar.

La forma en la que vestían se veía enteramente fuera de lugar para la entrada VIP.

Jircniv podía deducir el valor de cualquier obra de arte con sólo darle un vistazo, pero no podía adivinar tal cosa de sus armaduras y equipos. Esto se debía a que lo que estaban usando era al mismo tiempo obra de arte y equipo de guerra. Los suyos no eran los trajes de los guardias personales de algún noble, sino el arsenal de aguerridos veteranos.

Según dictaban las reglas de etiqueta, el grupo inferior debería de haberse presentado primero. Sin embargo, a algunos aventureros no les importaba la posición social o los rangos, y estos hombres eran de ése tipo de aventureros.

Sin embargo, él era el gobernante del Imperio. ¿Era realmente correcto que fuera él quien agachara la cabeza ante los aventureros?

En medio de la incómoda atmósfera, el hombre de pie al centro del grupo de cinco habló:

"Su Majestad, Emperador Jircniv Rune Farlord El-Nix. Creo que ésta es la primera vez que nos reunimos, y es un honor. Somos el equipo de aventureros de rango adamantita, Canario de Plata. Hemos aceptado la solicitud de proveerle servicios de seguridad. Soy el líder del equipo, Freivartz. Encantado de conocerlo."

Su digna voz hizo eco a través de los alrededores.

Tenía un laúd en la espalda y un estoque en la cintura. Vestía una camisa de cota de malla que envolvía su cuerpo de luces extrañas.

Todo el equipo que usaba no solo reflejaba la luz, sino que emitía un brillo mágico desde su interior. Cada pieza de su arsenal se veía como un ítem de primera clase, especialmente ese laúd, que era también conocido como Sinfonía Estelar.

Mientras observaba la actitud completamente confiada del hombre, Jircniv se acordó de sí mismo hace varios meses, y no pudo evitar sentir envidia.

"...Como el equipo de más alto rango en mi país, he oído de las hazañas de ustedes, caballeros. Esa saga heroica de su victoria sobre el Reptante Radiante en verdad me hizo hervir la sangre. Por lo tanto, los conozco a todos ustedes hasta cierto punto. Sin embargo, ya que ésta es una rara oportunidad, ¿podría molestarlos para que me presenten personalmente a los héroes de mí país?"

"Entonces, siendo el bardo, permítame..."

"—Vamos jefe, basta con eso, ¿no? Odio decir esto, pero cuando comienzas con eso, se me pone la carne de gallina. Espada brillante o lo que sea... de todos modos, ¿no podemos saltarnos esa parte? Eh, Su Majestad. Perdón por la forma en la que hablo, así fue como nací. No hay problema, ¿no?"

El hombre al lado de Freivartz dio un paso al frente e inclinó suavemente la cabeza.

Era un hombre bajo y fornido. Aunque tenía una sonrisa en el rostro, esos ojos desproporcionadamente pequeños que tenía no mostraban ninguna alegría.

Él era Keila No Sedeshtin, el "Planificador" de la profesión de ladrón.

No había mucha información sobre el Planificador, así que mucho seguía siendo desconocido sobre él. Probablemente era más cercano al bajo mundo, a las emboscadas y a los asesinados que a los ladrones ordinarios.

Jircniv le indicó que no debía preocuparse por ello, y entonces Baziwood se rió.

"Jaja, está bien, Su Majestad ya está acostumbrado desde hace mucho."

"Oh, y éste debe ser... tú debes ser el "Relámpago"-san de los Cuatro Caballeros del Imperio. ¿Podría ser que también naciste allí, amigo?"

"¿Hm? Ahh, no, probablemente fue en un lugar diferente. Yo salí de un pequeño y sucio callejón. Tú debes de haberte arrastrado fuera de algún lugar más profundo y oscuro que el mío."

"Eso parece. El aire alrededor tuyo se siente diferente... perdón por eso. Supongo que saqué conclusiones apresuradas."

"Está bien, "Nube Oscura"."

"Nunca antes me he llamado a mí mismo "Nube Oscura"... en realidad, todo esto es tu culpa, jefe."

Freivartz simplemente curvó las comisuras de su boca mientras Keila lo miraba.

"Es mejor que nos presentemos nosotros mismos en lugar de usar sobrenombres extraños. Mis disculpas, Su Majestad. En primer lugar, éste es Sede, nuestros ojos y oídos. El siguiente es nuestro guerrero. Podría sorprenderse un poco cuando lo vea, pero puedo garantizar su fuerza."

"No, por supuesto que Su Majestad no dudará de él. Después de todo, siento que podría ser más fuerte que yo."

"Bueno, estoy contento de oír eso de un hombre fuerte. Éste es Fan Long."

La persona siendo presentada era un simio de pelaje rojo de alrededor de 170 cm de altura. Estaba usando una armadura que se veía como si hubiera sido hecha de pieles blancas, y tenía un hacha de batalla a cada lado de la cintura.

Era un Hombre-Bestia Simio, y también alguien que canalizaba los espíritus de los simios a través del poder de su clase guerrera, el 'Señor de las Bestias'. Jircniv había leído sobre esto en un informe anterior, pero verlo de verdad con sus propios ojos era bastante impactante.

Y de hecho, juzgándolo sólo por su apariencia, se veía incluso más fuerte que Baziwood, el más poderoso de los subordinados de Jircniv.

Fan Long levantó su mano derecha y la agitó hacia Jircniv y los otros.

"Entonces, el siguiente es la persona que cura nuestras heridas."

Freivartz comenzó la siguiente presentación apresuradamente. Esto porque estaba preocupado de que Jircniv estaría disgustado.

Esta vez, el hombre a la izquierda de Freivartz dio un paso al frente.

"Perdóneme," dijo al mismo tiempo que el extraño bastón que sostenía producía un sonido de repique. Ese tipo de arma aparentemente se llamaba "shakujo".

"Este monje se hace llamar Unkei y es un seguidor del Buda. Es un gusto conocerlo."

Aunque vestía de forma extraña, parecía mucho más civilizado que el Señor de las Bestias de hace un momento.

Luego de quitarse su extraño gran sombrero —llamado fukaamigasa— la cabeza así revelada no tenía cabello en ella. Si no hubiera sabido que el hombre se la había afeitado toda él mismo, Jircniv lo habría mirado compasivamente. Era un hombre bastante joven, después de todo.

Vestía una extraña túnica de batalla llamada kasa. Era un Soryo*, que eran lanzadores de magia espiritual que podrían no ser tan buenos en cuanto a realizar curaciones, pero que mostraban un poder excepcional al luchar contra no-muertos.
(*Creo que significa monje budista.)

El Buda al que seguía provenía del lejano Sur, y tenía unos cuantos seguidores. Algunos lo veían como a uno de los seguidores de los Cuatro Dioses. Poco se sabía sobre él y no había mucho interés en construirle un templo en la Capital Imperial. Sin embargo, Jircniv sabía que la existencia de este hombre era considerada como una especie de molestia.

Básicamente, eran los templos los que establecían el precio para el uso de la magia curativa. Sin embargo, cuando aparecía un usuario de magia curativa solitario y sin afiliaciones, ¿cómo podían lidiar con él? ¿Qué podían hacer si ese hombre además era un aventurero del más alto orden — un aventurero de rango adamantita?

No había ningún vínculo específico entre el gobierno del Imperio y su religión. El hecho de que Jircniv no tuviera ningún vínculo con ellos podía ser considerado de buena suerte.

No quería verse envuelto en problemas molestos.

Sin embargo, cuando había revisado los registros sobre este hombre, había encontrado que demostraba un rendimiento excepcional contra los no-muertos, lo que inmediatamente atrajo la atención de Jircniv. Si fuera necesario, podría aplicar la presión necesaria sobre los templos. Por supuesto, eso sólo si las habilidades de este hombre eran realmente así de efectivas.

"Ya veo. Entonces, el último debe ser Powapon."

"Es como dice, Su Majestad."

El hombre que Freivartz había dejado para el final era más extraño que los anteriores. Podría decirse que entre los cinco hombres, él era el más curiosamente vestido. El hombre agachó la cabeza ante Jircniv.

Su torso desnudo estaba bronceado hasta ser negro y tenía extraños patrones blancos pintados por todos lados. Esto probablemente se debía a que era miembro de una clase extraña llamada 'Chaman de Tótems'.

"...¿No tienes frío?"

"Me he equipado con un ítem que me protege contra los cambios de temperatura, así que no hay ningún problema."

Jircniv no pudo evitar sentir sorpresa por su respuesta, que fue mucho más normal de lo que él había esperado. Había recibido informes sobre su extraña apariencia, así como noticias de que debajo de todo eso era una persona normal. Sin embargo, la disonancia misma lo llenó de sorpresa. Mirándolo de cerca, parecía ser bastante bien parecido, y bastante joven también.

¿Por qué había escogido esa clase? Parte de él quería saberlo, pero al mismo tiempo no quería saberlo.

Jircniv consideró a los hombres ante él.

Éste era un equipo extraño compuesto de miembros extraños. Lo único que tenían en común era que en alguna parte de sus cuerpos —en el caso del Chaman de Tótems, era en la cintura— llevaban consigo una pluma del canario plateado que su equipo había criado alguna vez.

Esas plumas brillaban con luz plateada, como si acabaran de ser mudadas.

"Entendido, caballeros. Entonces, hoy estaré a su cuidado."

"Déjenoslo a nosotros, Su Majestad. Piense en ello como que está montando un gran bote."

(continúa) 287/453p

Jircniv no pudo evitar sonreír irónicamente cuando oyó las palabras de Freivartz, y se dispuso a partir. Sin embargo—

"—Un momento, Su Majestad," dijo Sede con voz apagada.

"Hemos sido contratados para protegerlo, Su Majestad, así que por favor no se adelante demasiado. ¿Bien?"

"No se trata de si está bien o no. Fueron contratados para protegerme, así que haré cualquier cosa que crean necesaria. Adicionalmente, si creen que necesitarán hacer uso de la fuerza de ellos, por favor siéntanse libres de darles órdenes. Sin embargo, me gustaría pedirles que ellos dos se mantengan tan cerca a mí como sea posible."

"Bueno qué les parece eso. Así que podemos dirigir como queramos a los Cuatro Caballeros, supongo que ahora realmente estamos en las ligas mayores. De todos modos, estará bien si ustedes dos se quedan al lado de Su Majestad. Si algo sucede, sólo corran cuando les demos las instrucciones. Eso debería ser suficiente. Entonces, tócanos algo, jefe."

"Entendido. Mis disculpas por el tono de Sede, Su Majestad. Sin importar cuántas veces se lo digo, siempre termina haciendo eso..."

"No te preocupes. Dicho eso, podría causar problemas si hace eso en un área pública..."

Tal vez Freivartz captó el mensaje, pero asintió ligeramente con la cabeza. Eso implicaba que ya sabía del tiempo y lugar correctos para este tipo de cosas.

Y entonces, cantó. No, esto no era tanto una canción sino una agrupación de sonidos extraños. Esto se debía a que había algunas partes que Jircniv podía oír pero no entender. Se detuvo luego de varios segundos, aunque la extraña música permanecía en sus corazones. Entonces, Sede se puso en movimiento.

Si uno tuviera que conectar algún tipo de efecto de sonido a sus movimientos, tanto "aletargado" como "viscoso" serían apropiados. Sea como sea, Jircniv no era capaz de realizar esos movimientos.

"Entonces, por favor manténganse a una distancia de diez metros detrás de mí y síganme."

Hicieron lo que Sede dijo, dejando diez metros antes de comenzar a moverse. Jircniv aprovechó la oportunidad para preguntarle a Freivartz sobre la canción de hace un momento.

"¿De todos modos, qué fue eso,?"

"¿Su Majestad no lo sabe? Ésa fue la habilidad de un bardo, una melodía mágica. Es diferente de usuario a usuario, y puede tocarse con varios instrumentos, pero en mi caso, evoco sus efectos a través de una canción."

"Así que era eso, eh."

Freivartz no pudo evitar sonreír cuando vio a Jircniv murmurando para sí mismo. Justo entonces, Jircniv recordó algo que había querido entender, pero que no había tenido la oportunidad de investigar. Decidió aprovechar esta oportunidad y preguntó:

"...Tengo algo que preguntarte. ¿Una melodía mágica puede controlar a la gente?"

"Las melodías mágicas pueden transmitir un efecto de sugestión, del mismo modo que lo hacen los hechizos. Debería ser posible. Además, deberían poder fascinar a una persona, hasta cierto punto."

Jircniv miró a Freivartz.

"Ya veo... entonces es así..."

"Sí eso debería ser todo, sí."

Entonces aquél monstruo tenía el poder de un bardo, a menos que—

"Entonces, ¿qué sabes de los monstruos con apariencia de rana?"

—A menos que haya sido una habilidad innata como monstruo. Esa posibilidad no podía tacharse por completo. Era muy importante cerciorarse de eso.

"¿Ranas? ¿Habla de Sapos Gigantes?"

"No, no es eso. Algo más inteligente. Estoy hablando de un monstruo que camina en dos piernas, y que puede activar instantáneamente algo parecido a esa melodía mágica."

"...¿Eso se refiere a un Hombre Sapo? Un bardo Hombre Sapo encaja con su descripción... pero si lo que recuerdo es correcto, los Hombres Sapo no son semihumanos particularmente sobresalientes. Tal vez si fuera un Hombre Sapo viejo y líder de tribu... He oído que esos pueden usar habilidades especiales para confundir a sus oponentes."

Lo que sucedió en ese entonces no fue precisamente confusión.

Él había leído sobre los semihumanos conocidos como Hombres Sapo, pero sus apariencias diferían ligeramente del monstruo llamado Demiurge. ¿Podría ser que él era un mutante, o tal vez algún tipo de rey Hombre Sapo? Esas posibilidades no podía ser descartadas, pero lo más seguro es que ninguna de ellas era correcta.

"Parece que no. Mis más sinceras disculpas, Su Majestad. Simplemente hay muy poca información. Tal vez, si pudiera decirme más sobre la criatura en cuestión, podría ser capaz de resolver el misterio por usted."

Eso era como un salvavidas para un hombre ahogándose.

"En serio. Entonces, te diré todo sobre la apariencia de este monstruo. Si fuera posible, ¿podrías usar tus conocimientos para ayudarme? Además, ¿podrías contarme en detalle sobre las melodías mágicas?"

En el Imperio, probablemente no habría nadie que supiera más sobre monstruos que los aventureros de rango adamantita.

"Su Majestad, eso sería causarles muchas molestias. Usted está hablando de sus medios de subsistencia."

Freivartz ser rió como respuesta a las palabras de Baziwood.

"Bueno bueno, es verdad que no podemos hablar mucho sobre nuestras cartas del triunfo. Sin embargo, no debería haber problemas para responder a la pregunta anterior. Es sólo que... ¿no sería mejor haberle preguntado a ese gran lanzador de magia-dono? Estoy seguro que él sabría más que nosotros..."

Jircniv se esforzó por no dar a entender nada cuando surgió el tema de Fluder.

Ya había emitido una orden de silencio sobre la traición de Fluder, así que ninguna información se había filtrado. Por ahora, Fluder seguía en su posición como mago en jefe, aunque sus privilegios y poderes le estaban siendo lentamente despojados para que no se diera cuenta. Al mismo tiempo, Jircniv buscaba una forma de llenar el agujero que Fluder dejaría.

Por el tamaño de ese agujero, Jircniv se dio cuenta exactamente de qué gran bendición había sido Fluder para el Imperio, pero ya era demasiado tarde.

"No podemos seguir dependiendo del abuelo. Esto es algo parecido a los deberes de un estudiante. Si simplemente se aguarda por todas las respuesta porque se tiene un buen profesor, terminaríamos siendo reñidos por ello."

Las palabras de Jircniv fueron recibidas por varias risas.

"Efectivamente, Su Majestad tiene razón. Entiendo. Bueno, los honorarios por esta solicitud fueron bastante por encima de lo normal, teniendo en cuenta la tarea para la que nos contrataron. Entonces, más tarde le haré un resumen del tema de las melodías mágicas."

"Ya veo. Te lo encargo, entonces."

Había varios cuartos VIP en el Coliseo. Uno estaba reservado para los inversores del Coliseo. Otro estaba reservado para los nobles de alto rango. Y luego, había uno reservado para el Emperador, haciendo un total de tres. En este momento se estaban dirigiendo al cuarto que había sido reservado para el Emperador durante generaciones. Tal vez Sede ya había inspeccionado la ruta anteriormente, pero no preguntó por ella a pesar de estar guiando al grupo.

Por fin habían llegado, pero en una esquina antes de que pudieran ver la puerta del cuarto, Sede extendió una mano hacia Jircniv, indicándole que debía detenerse.

"No siento a nadie aquí, pero déjenme ir primero. ¿Pueden esperar en esta esquina por un momento?"

No esperó una respuesta a las palabras que había susurrado, en lugar de eso dobló la esquina como si estuviera dando un paseo. Con el interés despierto debido a esto, Jircniv tenía una expresión de curiosidad en el rostro al mismo tiempo que intentaba ver lo que pasaba.

Sede se acercó a la puerta sin hacer ruido, y luego de hacer algo, la abrió lentamente. Aunque estaba apenas abierta, eso pareció ser suficiente para que pudiera entrar, y todo su cuerpo desapareció al interior del cuarto.

Después de un tiempo, la puerta se abrió, y pudieron ver la cara de Sede saliendo de dentro.

"Está bien. El cuarto es seguro."

El grupo ingresó al cuarto, que había sido verificado como seguro.

Jircniv miró alrededor.

Era un poco pequeño, pero los exquisitos muebles eran todos de primera. El cuarto había sido limpiado hasta quedar inmaculado para un Emperador que casi nunca venía.

Una gran ventana abierta a un lado del cuarto daba hacia el Coliseo, permitiendo una vista panorámica de las escenas más abajo. Si uno entrecerraba los ojos, podría ser capaz de ver filas y filas de asientos ocupados, completamente llenos con una audiencia emocionada a más no poder y vitoreando fervorosamente.

La razón de la gran multitud se debía a que repentinamente se había programado una aparición del Lord Marcial.

El Rey del Coliseo —el Lord Marcial— era abrumadoramente poderoso. No había nadie con quien pudiera luchar en serio. Por lo tanto, había pasado un largo tiempo desde que había habido un encuentro con él.

Era debido al tan ansiado combate con el Lord Marcial que la multitud había venido, atraída por la anticipación de conocer a la figura heroica que lucharía contra él.

Como era de esperarse, una gran razón para ello era la admiración de la fuerza. Ya que el Imperio tenía guerreros profesionales llamados caballeros, el campo de batalla era como otro mundo para los habitantes de la Capital Imperial. Era por esto que ansiaban el espectáculo de esta batalla de vida o muerte.

No, él había oído que había caballeros que también disfrutaban del Coliseo.

En otras palabras, aguardaban con interés el espectáculo y la demostración de brutalidad.

Justo cuando Jircniv estaba distraído pensando en esto, Canario de Plata ya había completado la revisión del cuarto.

"¿Hubo alguna señal del uso de magia de adivinación en este lugar?"

"No descubrimos ningún rastro de algo así, Su Majestad. ¿No es cierto?"

"Sí. Bueno, me es bastante difícil verificar si se han lanzado hechizos, así que eché un vistazo por ahí, buscando ítems mágicos, pero no hubo nada. De todos modos, espero no olvide que no tengo la percepción de un ladrón. Por favor no vayan a creer que es absolutamente seguro... bueno, nuestro jefe incrementó nuestra habilidad de detección con su melodía mágica, así que todo debería estar bien."

"En lo referente al campo de la magia, este humilde monje ha usado adivinación para investigar los alrededores. Sin embargo, no hubo rastros de que ningún hechizo haya sido usado. En todo caso, he creado una barrera mágica que debería bloquear los hechizos de adivinación, así que podemos asumir que todo debería ir bien."

Unkei golpeó su shakujo contra el suelo, y un nítido tintineo hizo eco a través del cuarto.

"Entonces, ¿podría pedirles otra cosa? ¿Existe magia que pueda detectar la presencia de otras personas en las cercanías? Sería lo mejor si fuera un hechizo que pudiera detectar incluso a una persona invisible."

"Lamentablemente, este humilde monje no cuenta con un hechizo así entre su repertorio. Sin embargo, creo que nuestro líder posee tal hechizo."

Freivartz, cuyo nombre había sido mencionado, les indicó que lo entendía y salió del cuarto.

"¿Ahora qué? ¿Qué medidas tomarán si el enemigo planea espiarnos?"

Jircniv se esforzó por pensar en qué era lo que podía hacer contra Ainz Ooal Gown. Sin embargo, era imposible imaginar algo que sobrepasaba la imaginación. El hecho era, que ese hombre se veía tan enorme en su mente que nada de lo que se ocurría se sentía como algo más que insignificante contra él.

"...Hablando con franqueza, creo que con esto que hemos hecho debería estar bien. Al menos, eso es lo que creo. No me mire así, nos hemos fortificado con varios hechizos ya, ¿cierto? "

"Así son las cosas, Su Majestad. Este humilde monje ya ha usado magia de anti-adivinación y la ha configurado para que cualquier intento de investigación mágica me envíe una alerta. Por favor esté tranquilo."

Sede y Unkei hablaron de esta forma, uno después del otro.

¿Pensaban ellos que él era un poco maniático? ¿O que se había vuelto un poco loco porque estaba preocupado por ser asesinado?

Con todo, ¿qué pensarían estos dos si él les dijera que se iban a enfrentar al Rey Hechicero? Eso, era lo que realmente le interesaba a Jircniv. ¿Dirían, "es imposible prepararnos lo suficiente para eso"? ¿O dirían, "si lo hubiera sabido, no hubiera venido por esta miserable suma de dinero"?

Naturalmente, el mejor escenario era no decirles nada sobre el Rey Hechicero y hacer que se prepararan contra todas las amenazas tan bien como pudieran.

De todos modos, no importaba cuanto tratara de censurar la información sobre el Rey Hechicero, no podía amordazar 60,000 bocas.

Las noticias probablemente ya se habían esparcido. Siendo así, ya que los aventureros tendían a pasar más tiempo reuniendo información mientras de mayor rango fueran, había una alta probabilidad de que ellos ya sabían de las habilidades del Rey Hechicero.

(No les debería ser difícil entrever la verdadera razón por la que los traje aquí, ¿cierto?)

Luego de considerar varias posibilidades, Jircniv decidió abrirse paso en esta situación con una cálida sonrisa.

Ambos se dieron cuenta que Jircniv no podía aceptar lo que le habían dicho. Ni tampoco tuvieron nada que decir aparte de eso.

Una gran ovación se oyó en el Coliseo.

Desde donde estaban, parecería que una de las batallas entre los gladiadores había tenido un ganador.

En el pasado, los derrotados eran condenados a morir, pero no más. Seguía habiendo muertes en batalla, pero no habría asesinatos una vez que se determinaba un ganador.

Aparentemente, un gladiador había sido perdonado debido a que sus repetidas derrotas eran divertidas. Esto le permitió despertar su verdadero poder y llegó a ser campeón, después de lo cual ese castigo en particular había sido abolido. Esta decisión se había tomado porque algún día podría haber otra persona como él.

(¿Qué Lord Marcial era ése? Aunque no se podía comparar al Lord Marcial actual, aparentemente era un hombre bastante poderoso. Estas personas no son leales a ningún país. Necesito pensar en alguna forma de ponerlos de mi lado...)

"De cualquier manera, hemos terminado aquí, Su Majestad."

Jircniv se dio la vuelta cuando oyó la voz de Freivartz.

"Gracias."

Probablemente debería haber sido más sincero en su agradecimiento hacia estos aventureros de rango adamantita. Sin embargo, les había dado el reconocimiento típico.

"No hay de qué. Pero, fuimos contratados como protección, así que ¿deberíamos quedarnos en este cuarto?"

Ellos habían sido contratados como guardaespaldas. Con eso en mente, era una sugerencia razonable.

Sin embargo, ¿estaría realmente bien celebrar charlas secretas con ellos en el cuarto?

Por supuesto, podría haber muchos méritos en involucrarlos en esto. Sin embargo, una vez que se dieran cuenta de cuál era su objetivo, él correría el riesgo de hacer enemigos innecesarios.

(De todas formas, ellos no son nada a comparación de ese — ¿qué estoy pensando? Estoy comparando cada uno de los desafíos que encuentro contra ese monstruo, eso es prueba de que estoy empezando a volverme loco, cuando menos. Además, sería estúpido seguir haciendo enemigos.)

Jircniv sacudió la cabeza.

"Lo siento, pero habrá charlas importantes teniendo lugar después de esto. Sería muy problemático tenerlos a ustedes esperando aquí."

"Sin embargo, será muy difícil protegerlo de esa forma, Su Majestad."

"Hay dos hombres en los que confío en este cuarto. Ellos deberían poder ganar el tiempo suficiente para que ustedes lleguen aquí."

"Bueno, eso es verdad," el hasta ahora silencioso Simio habló de pronto. "Sin embargo, si el enemigo es un asesino del nivel de Sede, si las cosas salen mal, podría terminar provocando un gran desastre."

"Cuando hablas de un asesino de mi nivel, probablemente estás hablando de esa chica de Ijaniya. Ella es del tipo que puede usar ninjutsu para atacar súbitamente desde las sombras."

"Bueno, con estos dos guerreros alrededor, un oponente con espada no debería representar mucha dificultad. Sin embargo, ¿y si fuera magia? Es precisamente este punto el que inquieta a este humilde monje. Además, siento que estaremos más interesados en el encuentro que en cualquier charla que su Majestad esté celebrando, ¿no?"

Todos habían terminado tratando de persuadirlo para que los dejara quedarse, pero ya que Jircniv estaba así de decidido a no dejar que se filtre la información, no podía aceptar sus sugerencias.

"Sus dudas son todas muy razonables, caballeros. Sin embargo, no puedo ceder en ese punto, ya sea como hombre o como el Emperador del Imperio."

Los miembros de Canario de Plata miraron a su líder, quien suspiró profundamente.

"No hay remedio, entonces. Estoy seguro de que Su Majestad debe tener sus razones, las cuales no nos puede revelar. Haremos guardia en el exterior. Sin embargo, ¿podría decirnos con exactitud quien vendrá?"

"Una pregunta razonable. Sin embargo, tienen que pretender que no oyeron nada. ¿Pueden hacerlo?"

"Por supuesto. No revelaremos nada, sin importar quién pregunte. Si se hace conocido, gustosamente aceptaremos las consecuencias."

"Confío en ustedes. Primero estarán los Sumo Sacerdotes del Dios del Fuego y del Dios del Viento. Habrán otros cuatro sacerdotes con ellos."

"Ya veo. Entones, tendremos cuidado de cualquier otro aparte de esas personas."

"Ah, por favor hagan eso. Este cuarto VIP ha sido separado de los otros cuartos VIP durante su construcción. Dudo que alguien pueda perderse y terminar aquí por accidente."

"Entendido... También, ¿está bien si rompemos la cerradura de la puerta, Su Majestad?"

"Pueden destruirla si lo consideran necesario."

Fan dio un paso al frente. Un sonido vigoroso y áspero vino de sus manos, que apretaban las empuñaduras de sus hachas de batalla con una fuerza que ningún humano podría igualar. Parecía un poco excesivo para romper una cerradura, pero Jircniv no era un guerrero, y no era adecuado que hiciera un comentario.

Sin embargo, los dos miembros de los Cuatro Caballeros tenían una expresión de sorpresa en el rostro mientras hablaban en voz baja el uno con el otro. Esto llamó la atención de Jircniv.

Fan levantó lentamente sus hachas de batalla.

"—Ah, no puedes romper la puerta."

Fan se detuvo a mitad de camino cuando oyó hablar a Freivartz. Jircniv frunció el ceño.

"¿Por qué no? ¿No es que seguíamos el plan de 'Oh, planeábamos romper la cerradura, pero destruimos la puerta también, que pena, ¿por qué no nos quedamos también?' o algo?"

"No hagas eso esta vez. No quiero que nos involucremos en este complejo asunto político."

"Ciertamente. Este humilde monje no desea ser más odiado por los templos."

"Muy bien. Entonces con esto debería bastar."

Fan agitó suavemente su hacha de batalla, y sin ningún esfuerzo rompió la cerradura.

Debería de haberse quedado sin palabras. O tal vez debería de haberse molestado. Tal vez debería de sentir muchas cosas, pero todo lo que Jircniv sentía era admiración. Le hizo pensar, era de esperarse de un aventurero de rango adamantita.

No estaba impresionado por la forma en que había roto la cerradura con facilidad usando un hacha de batalla, sino por la audacia de haber dicho abiertamente esas cosas frente a la mayor autoridad de este país. Además, estaba la arrogancia que hacía falta para declarar que estaban dispuestos a ignorar los deseos de su cliente —que eran también el hombre más poderoso en el país— para poder cumplir con el trabajo lo mejor que pudieran.

Éstas eran las cosas que ahora le hacían falta a Jircniv.

"...Bien podría arrastrarlos a todos al fango de la burocracia para evitar que se me escapen."

Justo cuando Jircniv murmuró eso en silencio, los miembros de Canario de Plata se marcharon como conejos en plena huída, como si lo hubieran planeado desde el comienzo.

Las únicas personas que se quedaron con Jircniv eran los dos caballeros, que se miraban el uno al otro.

"Eso fue impresionante. Trabajaron juntos tan estrechamente sin decir una palabra. ...¿Tal vez eso es lo normal? Son aventureros de rango adamantita debido a que pueden hacer eso."

"...Bueno, no sé qué decir. Aunque, tal vez lo correcto no sería admirarlos... Su Majestad, ¿deberíamos preparar bebidas?"

"Deberían. Perdón por eso. ¿Pueden ayudarme con los preparativos?"

"Entendido. Entonces, ven ayuda también, Baziwood-dono."

Baziwood frunció el ceño ante la sugerencia.

"¿Eh? ¿Yo también? Su Majestad, debimos haber traído a una sirvienta con nosotros, ¿no? Nuestros invitados probablemente encontrarían las bebidas más sabrosas si una chica las estuviera sirviendo. Quiero decir, sé que yo lo haría."

"Sí, sí. Basta de quejas. Baziwood-dono, por favor se muy cuidadoso."

"Por favor, Baziwood. No tiene sentido desear algo que no podemos tener. Tenemos que trabajar con lo que tenemos. Justo como el Imperio."

"Esa analogía podría necesitar algo de trabajo, Su Majestad," dijo Baziwood mientras se ocupaba de los preparativos.

Gritos de aliento resonaron desde abajo en el Coliseo, y hubo aullidos que sonaron ligeramente distintos al de bestias salvajes.

El siguiente encuentro ya había comenzado.

Jircniv buscó en sus recuerdos.

El encuentro previo al encuentro del Lord Marcial era aparentemente entre aventureros y monstruos. Los encuentros en los que luchaban aventureros eran muy populares con la audiencia, porque había más probabilidades de que pudieran ver cosas llamativas mezcladas con explosiones mágicas y similares.

Jircniv se sintió muy conmovido en el momento en que miró hacia abajo, hacia la intensidad debajo de él, y dijo:

"Qué vista tan pacífica."

"¿En verdad, Su Majestad?"

Mientras se preguntaba por qué alguien estaba respondiendo a unos murmullos que había hecho para sí mismo, Jircniv se volvió para ver a Baziwood parado a su lado. Nimble tenía una expresión de fastidio en el rostro mientras se ocupaba de la parte del trabajo de Baziwood también.

"A mí no me parece tan pacífico. Sólo mire."

Uno de los aventureros había sido cortado por un monstruo brutal, y la sangre voló por el aire. La audiencia gimió y gritó alentándolos.

"No hablaba de la pelea, me refería a la audiencia."

Jircniv miró a la multitud que gritaba fuertemente.

"¿No es una vista pacífica, a comparación de la situación en la que se encuentra el Imperio? Si la gente supiera del tipo de monstruo acechando debajo de esa delgada y frágil capa de piel, ¿crees que realmente podrían divertirse así?"

"¿Pero no es buena la paz? No tiene sentido dejar que las personas vayan por ahí con dolor de estómago, ¿o sí?"

Baziwood estaba en lo correcto.

Jircniv lamentó profundamente las palabras inútiles que había dicho.

"Tienes razón, Baziwood. Entonces, ya casi es hora. ¿Qué hay de los preparativos?"

"Sí, Su Majestad. Estaba un poco preocupado de que no pudiéramos completarlos a tiempo ya que alguien no ayudó, pero las bebidas y el papel están dispuestos. Lo mismo que la tinta."

La sorprendente cantidad de tinta y papel era por si acaso alguien estuviera espiando en el cuarto VIP. Aunque él sentía que las ovaciones eran lo suficientemente fuertes y que este cuarto estaba lo suficientemente alejado de los otros para que no sea un problema, y que era poco lo que se podría obtener usando sólo el oído, no hacía daño estar doblemente preparado.

Él sabía que sería muy molesto. Ya había hecho esto en la Ciudad Imperial, pero esto era realmente muy agotador.

La razón por la que estaba llegando hasta estos enrevesados extremos era porque el poderío del Reino Hechicero era un factor desconocido.

Si él supiera lo que podían o no podían hacer, su respuesta podría haber cambiado.

Había planeado usar la guerra para llevar a cabo una investigación, pero ésta había terminado de manera verdaderamente horrenda, conduciendo a una terrible tragedia. Sin embargo, no podía rendirse por completo en el asunto de las investigaciones. Había pensado en otros métodos, pero si no eran más seguros que antes, entonces lo único que podría hacer era temblar ante la sombra de su enemigo. Pero incluso si obtenía algún resultado, incluso si descubría algún método viable, podría terminar paralizado por esa misma sombra hasta el punto en que bien podría darse por vencido.

No, él no podía olvidar ese calor que había pasado por su garganta.

“Ainz Ooal Gown — si supiera los límites del poder del Rey Hechicero, podría no haber tenido que llegar hasta a este extremo.”

En aquel momento, le había hecho el pedido como un colaborador, pero ahora que él era un rey y un igual, pedirle ayuda era casi imposible. No, podría pedirle ayuda, pero el precio potencial de tal ayuda hacía que le doliera la cabeza.

“No es sólo el Rey Hechicero, Su Majestad. La situación seguirá estando muy mal mientras no sepamos lo que sus vasallos pueden hacer, ¿cierto? ”

“Es correcto.”

“…¿Qué tal si esos subordinados son más fuertes que el mismo Rey Hechicero?”

“¿Cómo podría ser así? Eso es imposible, ¿cierto?”

Jircniv comenzó a sudar frío ante esa respuesta.

Mientras reflexionaba sobre el hecho de que los Cuatro Caballeros eran más fuertes que él —y que se trataba de sus subordinados— no podía atreverse a decir que era algo imposible. Alguien que se encontraba por encima de los demás no necesitaba pura fuerza física, sino otras cosas.

¿Qué tal si Ainz Ooal Gown era así?

“—No, eso no puede ser. Escucha, Nimble. Estás equivocado. ¿Entiendes?”

“¡Sí! Perdón, Su Majestad.”

Si realmente ése era el caso, entonces estaban perdidos. Esperaba que como mucho, esos subordinados fueran iguales al Rey Hechicero — y Jircniv les rogaba desesperadamente a los dioses para que fueran más débiles que él.

No sabían lo suficiente, después de todo.

(Supongo que deberíamos continuar con el plan de intentar aprender algo de esa niña elfa oscura, teniendo siempre presente que puede ser peligroso. Claro que, no podemos comprar muchos esclavos de la Teocracia, pero tal vez ese método pueda… ¿O tal vez intentarlo con el niño (Aura) sería mejor? No, se veía demasiado joven, así que usar mujeres en él probablemente no funcionará. Además, es demasiado enérgico.)

Justo cuando Jircniv se había preparado para una larga reflexión, un golpe vino de la puerta.

Los tres hombres se miraron el uno al otro, y entonces Nimble se acercó a abrir la puerta.

Como esperaba, Freivartz estaba allí.

“Su Majestad, los invitados han llegado. En total son seis hombres. Antes he conocido al Sumo Sacerdote, así que creo que son ellos.”

“Entonces, por favor pa—”

Justo cuando dijo eso, Sede interrumpió.

“Whoa, whoa esperen un momento, ustedes haya atrás. Los números concuerdan, pero algo está mal. Ustedes dos al fondo se sienten como yo. ¿Así que son del equipo punitivo de los templos — aquellos que matan a los sacerdotes apóstatas? Pensaba que se suponía que ustedes no eran más que rumores.”

“Este humilde monje está también muy sorprendido.”

“¿A quién sirven ustedes?”

“Santo cielo, qué molesto. Habría estado bien si sólo nos hubieran dejado pasar sin ningún incidente… Primeramente, están equivocados. Yo— no, nosotros tenemos buenas razones para estar aquí. Es decir, se debe a que el Emperador nos invitó. Él no estará contento si se muestran hostiles con nosotros, saben.”

“H—m. Bien, ¿podrían esperar ahí un momento? Déjenme comprobar si están diciendo la verdad.”

Él le permitió a Jircniv ver sus caras. Se trataba del Sumo Sacerdote del Dios del Fuego, el Sumo Sacerdote del Dios del Viento, y también cuatro otros que no había visto antes. Estos llevaban capuchas de colores oscuros que evitaban que pudiera verles toda la cara, y ésa era la parte más sospechosa.

Ya que ésta era la primera vez que se reunían, no había ninguna garantía de que en realidad fueran los emisarios de la Teocracia. Sin embargo, ya que los Sumo Sacerdotes estaban allí también, las cosas no podrían progresar si no les creía. El Rey Hechicero sería el único que se beneficiaría de cualquier disputa interna resultante.

"Ellos son los invitados que he estado esperando. Perdón pero, ¿podrían dejarlos pasar?"

Los miembros de Canario de Plata tenían miradas de asombro en el rostro pero aun así los dejaron entrar.

Incluso luego de que se cerraran las puertas, ellos no bajaron sus capuchas.

Jircniv no dijo nada sobre este comportamiento poco cortés. Ellos probablemente eran tan cautelosos como lo era él, y el objeto de su mutua cautela era el Rey Hechicero.

"Parece que mis guardias le han causado molestias. Me disculpo."

"Por favor, no le preste atención. La verdad es, que esos aventureros de rango adamantita estaban en lo cierto sobre los dos de atrás."

Los dos emisarios de la Teocracia tomaron asiento, mientras que los otros dos se quedaron en firmes detrás de ellos.

Jircniv escribió la palabra "Escritura" en la hoja de papel que tenía. Su respuesta fue una ligera sonrisa, pero ella le decía más que cualquier palabra hubiera podido. Las fuerzas especiales de la Teocracia eran conocidas como las Escrituras, así que ellos deberían de haber venido de alguna de las Seis Escrituras.

"Entonces, ¿por qué primero no disfrutamos de la pelea? El evento principal está a punto de comenzar, ¿no es cierto?"

Jircniv asintió con la cabeza ante esa pregunta.

(continúa) 305/453p

Era en el evento principal cuando la emoción de la audiencia llegaba a su punto máximo, y así el ruido se intensificó. Esto haría que sea muy difícil escuchar a escondidas, lo cuál era la razón por la que había escogido este momento y lugar.

El emisario de la Teocracia Slane sacó un documento y se lo entregó a Jircniv.

Jircniv lo abrió con cuidado, para no dejar que fuera visto desde atrás o por los lados, y vio varias preguntas allí.

En pocas palabras, le estaban preguntando por qué le había pedido al Rey Hechicero usar aquel hechizo.

Luego, preguntaban sobre la posición del Emperador en el asunto.

Sobre cuánto sabía sobre el Rey Hechicero.

Estaba formulado en los términos más diplomáticos, pero seguía siendo un cuestionario.

Aunque podrían simplemente habérselo enviado por correo, la razón por la que él había logrado traerlos hasta aquí era porque ellos temían el alcance de los brazos del Reino Hechicero. O tal vez era porque no confiaban en el Imperio.

El pecho de Jircniv se llenó de insatisfacción. Sin embargo, cuando recordó su relación con el Reino Hechicero, era natural que no confiaran en absoluto en él.

Jircniv se disponía a escribir sus respuestas justo cuando una ronda de gritos dio inicio. Al parecer el encuentro estaba por comenzar.

"¡Antes de este gran combate, déjenme dirigir su atención hacia el Emperador El-Nix, quien ha venido a presenciar la batalla! ¡Damas y caballeros, por favor vean el cuarto VIP sobre ustedes!"

Era la voz del presentador, amplificada por un ítem mágico.

"Perdónenme."

Jircniv se puso de pie, para que la audiencia debajo de él pudiera ver su rostro.

La gente aclamaba a Jircniv como si fueran uno. Jircniv volvió su apuesto rostro hacia las personas, y sonrió en silencio para ellos. Las mujeres comenzaron a gritar por él, y Jircniv se sintió muy satisfecho de que su popularidad no hubiera disminuido aún.

"¡Muchas gracias! ¡Entonces, a continuación, damas y caballeros, la tan esperada batalla con el Lord Marcial! ¡Los preparativos tomarán un momento, así que sean pacientes!"

"El Lord Marcial, eh," murmuró Jircniv.

Cierta vez, Jircniv le había preguntado a Baziwood sobre dejar que los Cuatro Caballeros se enfrenten al Lord Marcial. Él se rió y dijo que no tenían oportunidad de ganar. Esa respuesta lo preocupó, así que dejó que Fluder reuniera algo de información sobre el Lord Marcial. Los resultados mostraron que el Lord Marcial era un ser tan poderoso que era injusto.

"Sin embargo, ¿contra quién luchará el Lord Marcial, Su Majestad?"

La pregunta del emisario era obvia. El hecho era, que Jircniv no tenía una respuesta para él.

"Yo mismo no estoy muy seguro. Este encuentro con el Lord Marcial parece haber sido decidido apresuradamente y tampoco aparecía en el programa, para guardar el secreto."

"Ya veo," respondió el emisario.

"Bueno, cualquiera que pueda enfrentarse uno contra uno contra el Lord Marcial debe de ser un aventurero de rango adamantita. Sin embargo, Canario de Plata está aquí, así que debe de ser alguien de Ocho Ondas. Honestamente, no puedo aprobar los encuentros de exhibición donde exista la posibilidad de matar a uno de los poco comunes aventureros de rango adamantita."

"No puedo refutar eso por completo, pero el hecho es que la fuerza es atractiva. Probablemente este lugar es más adecuado para dejar que la gente vea una muestra de poder sobrecogedor y para hacerles soñar con hacerlo suyo."

El hombre que interrumpió fue el Sumo Sacerdote del Dios del Fuego —en otras palabras, el miembro de más alto rango de la fe del Dios del Fuego.

"Dicho esto, luego de tomar en cuenta la presente condición de Imperio, es posible que eso pueda terminar reduciendo su fuerza militar. El Lord Marcial es el ser más poderoso del Imperio. ¿Por qué no enlistarlo en sus fuerzas?"

"...Y pensar que alguien como usted diría realmente algo como eso."

La Teocracia Slane era un país centrado en los seres humanos. No, sería mejor decir que despreciaban a las otras razas.

Era una nación que a pesar de anunciar públicamente ese hecho, podían seguir existiendo en un mundo lleno de diferentes razas. Uno tenía que reconocerles eso. O mejor dicho, uno podía decir que unificar a una especie era la condición para construir una nación fuerte.

"Ésa sólo fue mi opinión personal. No expresa la opinión de mi país. Bueno, es suficiente de charlas por ahora, Su Majestad. ¿Puede darme sus respuestas?"

"En efecto. Entonces—"

"—¡La espera ha terminado, damas y caballeros! ¡Presentado a nuestro retador!"

La mano de Jircniv se detuvo cuando estaba a punto de escribir la respuesta a la primera pregunta. Esto porque sentía curiosidad sobre el retador, que era lo suficientemente valiente como para retar al Lord Marcial. Ser reconocido como un retador significaba que debía de ser capaz de ofrecer una buena pelea. ¿Alguien así existía en el Imperio?

Si era lo suficientemente sobresaliente y estaba dispuesto a servir al Imperio, él lo contrataría incluso si perdía. Dependiendo de cómo fueran las cosas, podría terminar entregándole el sitio en los Cuatro Caballeros que "El Inamovible" había dejado vacante después de su muerte.

"...El nombre del retador bien podría ser conocido por muchos en la audiencia. ¡Ese gran hombre ha venido hoy a honrarnos! ¡Les presento, al Rey Hechicero del Reino Hechicero, Su Majestad! ¡Ainz! ¡Ooal! ¡Gown!"

"—¿Haaaah?"

Ese sonido de completa estupefacción escapó de Jircniv.

No entendía las palabras del presentador mientras se enterraban en su cerebro.

El Coliseo se llenó de confusión, y el cuarto VIP estaba mortalmente silencioso.

Jircniv miró alrededor suyo, y se convenció de que todos habían escuchado lo mismo.

"¿Ainz Ooal Gown?"

(—Imposible.)

Por supuesto que era imposible. Era imposible que el líder de un país apareciera en un encuentro de gladiadores en otro país. Esto era obvio para cualquiera con algo de sentido común. No era como si él fuera un bárbaro.

En primer lugar, ellos habían estado vigilando los movimientos del Reino Hechicero. Si el Rey Hechicero hubiera ingresado al Imperio, ese asunto habría llegado de inmediato a oídos de Jircniv. Habría sido un asunto de absoluta prioridad. Él había arreglado las cosas para que esas noticias le llegaran ya sea si estaba en su harem o en algún otro lugar.

Si esas noticias no le habían llegado a pesar de todos estos esfuerzos, eso significaba—

(¿Ingresó secretamente al país? ¿Por qué alguien haría eso? ¿Y vino al Coliseo? ¿Qué demonios está pensando— qué? ¿Podría ser? ¿Es así como son las cosas? Esto... ¿Cómo es posible esto?)

El cuerpo de Jircniv se estremeció descontroladamente.

Entonces, movió únicamente su línea de visión para mirar a los emisarios de la Teocracia Slane.

Sus ojos eran penetrantes bajo sus capuchas, y las miradas en esos ojos sólo decían una cosa. No, con toda seguridad, si Jircniv estuviera en sus zapatos habría llegado a la misma conclusión.

Estaban pensando: Jircniv llamó al Rey Hechicero a este lugar.

"Por favor esperen. ¡Esto es una trampa!"

Ciertamente.

Todo era una conspiración de Ainz Ooal Gown. Si ellos no entendían eso — no, si no podían aceptarlo, la situación se tornaría desesperada.

"¿Una trampa del Reino Hechicero? ¿O algo más? Después de todo, este lugar fue especificado por usted, Su Majestad, y nosotros sólo nos enteramos de esto hace algunas horas atrás."

Eso era cierto. Él había estado manteniendo todo oculto hasta el último momento para reducir el riesgo de que la información se filtrara.

Jircniv intentó recordar con desesperación a las personas que sabían de este asunto. El número era bastante pequeño, y todos eran gente confiable. ¿O realmente era así?

No—

"—Es posible que la información fuera extraída por dominación mágica. Esto definitivamente no es parte de mi plan. Ésta es la prueba. Si yo hubiera colocado esta trampa, ¿tendría tanto pánico en este momento?"

"¿Espera que nos creamos eso? ¿Hace esto para arrastrarnos con ustedes? ¿O tal vez, para vendernos?"

No confiaban en él en absoluto.

No, eso era de esperarse. Jircniv se los estaría reprochando si estuviera en su lugar.

(Sin embargo, ¿dónde está la fuga de información? No, ¿realmente fue eso lo que pasó? ¿Podría ser que todo este tiempo estuve en la palma de su mano? Colocó una carnada, y esperó a que mordiera el anzuelo—)

De pronto, un viento helado sopló en su espalda.

¿Cuántas de sus acciones había predicho el Rey Hechicero?

Era muy posible que todo lo que había sucedido hasta ahora fuera parte de su plan.

El Rey Hechicero era ese tipo de oponente, concluyó la brillante mente de Jircniv.

(De todos modos, ¿qué tan elaborada fue su intriga? ¡No, ahora no es el momento de temer su astucia! ¡Si no actúo rápido—!)

"Muy mal, tenemos que irnos ahora—"

Sin embargo, era demasiado tarde.

La voz del intruso fue como la de un cazador al ver caer a su presa en una trampa cuidadosamente colocada:

"Jircniv Rune Farlord El-Nix-dono. Ha pasado mucho tiempo."

Mientras luchaba por controlar el pánico de su respiración, vio la figura del Rey Hechicero, que había ascendido desde el corazón de la arena hasta la misma altura del cuarto VIP.

Estaba mostrando descaradamente esa inquietante cara suya. Debía de estar haciendo eso para dejar que todos supieran que era el hombre en persona.

"Du, dur — huu. Lo mismo para usted, Gown-dono. No pensé que lo encontraría en un lugar como éste."

No tenía idea de qué decir. Cualquier cosa que dijera podría ser usada en su contra. Sin embargo, los labios de Jircniv no se abrían, como si estuvieran pegados.

"El sentimiento es mutuo. ¡Qué coincidencia!"

"Kuku," el Rey Hechicero se rió malvadamente. Era obvio que no pensaba que era una coincidencia en absoluto.

Definitivamente no lo era.

Jircniv estaba seguro de que todo esto era parte del plan de Ainz Ooal Gown.

Al tomar el control de las charlas secretas con la Teocracia, aplicaría presión tanto en ellos como en Jircniv y prevendría que se aliaran el uno con el otro.

Realmente era un genio retorcido.

Jircniv se limpió las manos sudorosas en su ropa.

Mucha de la información debía de haberse filtrado. La pregunta era, ¿cuánto sabía este tipo?

Justo cuando Jircniv se esforzaba por pensar, las odiosas luces en las órbitas oculares del Rey Hechicero se movieron hacia los emisarios de la Teocracia.

"¿Amigos suyos, Su Majestad?"

Jircniv no tenía forma de responder la pregunta de Ainz.

Ésta no era una simple pregunta.

Era una prueba de sus intenciones.

¿Mentiría para proteger a la gente de la Teocracia, o los vendería, como amigo del Reino Hechicero?

Era un plan tan malévolo que Jircniv comenzó a sentir nauseas.

El inexpresivo cráneo se veía como si estuviera retorcido por la maldad. Debía de estar burlándose de él, de Jircniv, que no podía hablar.

"¿Cuál es el problema? El-Nix — no, Jircniv-dono. Se ve pálido. ¿Se siente mal?"

El hecho de que se oyera genuinamente preocupado primero lo disgustó, y luego lo aterró. Se sentía como un animal pequeño, retorciéndose en una mano cariñosa. Como ser humano, era natural sentir ese terror envuelto en esa alegría.

"To, todo está bien, no es nada. Parece ser que me he mareado un poco por ponerme de pie tan repentinamente."

"Entonces es eso. Bueno, dicen que el cuerpo es el mejor activo, haría bien en cuidar de él. "

La excusa de Jircniv sonó bastante antinatural, pero al menos se había librado. ¿Estaba el Rey Hechicero esperando por el momento oportuno para acabar con su presa, o estaba satisfaciendo su pasatiempo de sadismo? O tal vez—

"Entonces, caballeros, ¿les gustaría presentarse? Soy el Rey Hechicero, Ainz Ooal Gown."

—Tal vez éste era su objetivo.

Ya que él, como el líder de un país, había dado su nombre, la otra parte no podía retirarse sin decir una palabra. Si le daban un nombre falso, y si el Rey Hechicero ya sabía sus nombres reales, ¿cómo reaccionaría entonces?

(¡¡¡Deja de jugar con nosotros!!!)

La expresión del Rey Hechicero no había cambiado, o mejor dicho, eso se debía a que era un cráneo sin piel ni carne. No sólo no tenía ojos, sino que sus órbitas vacías estaban ocupadas únicamente por llamas carmesí, de las que ninguna emoción podía entreverse. Sin embargo, Jircniv podía sentir esa sonrisa malévola haciéndose más grande.

"Muchísimas gracias, y en verdad nos habríamos presentado también, sin embargo, una terrible emergencia nos espera, así que debemos partir de inmediato. Pronto le informaremos a Su Majestad sobre nosotros."

Los emisarios de la Teocracia se levantaron de sus asientos.

"¿Es así? Qué lástima. Espero que nos volvamos a ver. Por favor cuídense hasta entonces. Bueno, aún queda el asunto del encuentro, así que por favor discúlpenme."

Despidiéndose con esas palabras de burla —probablemente—, el Rey Hechicero descendió.

Mientras su figura se desvanecía por debajo, los emisarios de la Teocracia fulminaron a Jircniv con la mirada.

"Usted nos tendió una trampa."

"¡No, no lo hice!"

"¿No lo hizo? Sin importar por dónde lo mire uno, él lo sabía todo sobre este lugar. Todo lo que él ha hecho es una clara burla de un grupo de tontos que se movían exactamente como había predicho. ...¿Cuánto le contó sobre esto? ¿A cuántas personas va a traicionar para salvar su propio país? Usted también debió de haberle pedido que usara ese hechizo ilógicamente destructivo, ¿no es cierto?"

Jircniv miró desesperado a los sacerdotes en busca de ayuda.

Sin embargo, allí no vio sospechas ni dudas, sino hostilidad y decepción.

El Rey Hechicero había asestado un golpe magnífico en el momento en el que sería más efectivo. Un golpe tal que podría paralizar por completo al Imperio. Le decía al Emperador que no había otra opción más que traicionar a la humanidad...

"Por favor créanme, no le vendí esta información a él—"

"...Aun si creyera en usted, no hay forma de negar el hecho de que toda su operación ha sido descubierta. Su Majestad, me entristece tener que decir que no nos reuniremos nuevamente."

Luego de decir eso, los emisarios de la Teocracia se dispusieron a partir, seguidos de los sacerdotes.

"¡Por favor esperen! ¡Les prohíbo que dejen este cuarto hasta que haya oído su opinión!"

Nimble y Baziwood desenvainaron sus armas y se prepararon para actuar.

Mientras Jircniv se esforzaba por restaurarle algo de vida a su destrozado corazón, miró fijamente a los dos Sumo Sacerdotes. Los emisarios de la Teocracia ni siquiera lo miraron de vuelta mientras se marchaban.

"Ustedes, díganme lo que piensan los templos. ¡Qué piensan sobre el Rey Hechicero!"

"...El Rey Hechicero es un perverso ser no-muerto, y no permitiremos que se llame a sí mismo Rey."

Antes de que Jircniv pudiera responder, el Sumo Sacerdote del Dios del Fuego continuó: "Sin embargo, no podemos derrotarlo en batalla, así que debemos encontrar algún otro modo de destruirlo."

"Traiciónenos si desea, oh Emperador, usted que ha sido seducido por el poder de la maldad."

Esa declaración, hecha por el Sumo Sacerdote del Dios del Viento, claramente ilustraba la hostilidad que sentían hacia Jircniv.

Esto era extremadamente malo.

Los templos no podían influenciar al gobierno. Sin embargo, podrían decidir excomulgar al Emperador que estaba confabulado con el enemigo universal, los no-muertos.

Él no podía eliminarlos, porque los templos estaban a cargo de las curaciones, y también porque eran los salvadores de las almas de las personas.

Si hacía eso, el Imperio se desmoronaría desde dentro.

Para Jircniv, ese único movimiento ejecutado por Ainz Ooal Gown se sintió como el golpe de la guadaña de la muerte. Incluso si no hacía nada, el Imperio colapsaría. Entonces, el Reino Hechicero encontraría una razón para venir por ellos.

Si Jircniv fuera el que estuviera haciéndolo, usaría una excusa al estilo de "Enviaremos tropas para mantener la paz porque nuestro país aliado está en caos."

A juzgar por sus reacciones, la Teocracia Slane no censuraría al Reino Hechicero por hacer eso. El Reino no tendría la fuerza para hacer nada sobre ello, mientras que la Alianza de Ciudades-Estado tomaría un largo tiempo para hacer tal declaración.

¿Qué tipo de incentivos podía ofrecer para remover las dudas de sus corazones? O más bien, ¿para que sigan cumpliendo con sus compromisos aun si tenían dudas?

Jircniv siempre le había dado prioridad a ese tema en su corazón cuando hablaba con otros en su condición de Emperador. La forma más simple de hacer que las personas actuaran era apelar a sus deseos. Jircniv había crecido sabiendo que ésta era la forma correcta de ver las cosas. Había tantos humanos que eran gobernados por el deseo de una cara bonita que difícilmente resultaba sorprendente.

Sin embargo, en este momento, Jircniv no podía encontrar una respuesta.

Ahora que los otros pensaban que él había traicionado a la humanidad para trabajar con los no-muertos, no había nada que pudiera ofrecerle a la otra parte.

Todo lo que podía hacer era contar su versión de los hechos con seriedad y sinceridad.

"Por favor permítanme decir una última cosa. La astucia de ese tipo sobrepasa la mía. Estos acontecimientos bien podrían ser cosa suya. ...Aunque sé que yo no creería eso si estuviera en sus zapatos... En verdad, no los vendí. Y aunque no crean esto tampoco, como ser humano deseo decirles una cosa. El reinado del Rey Hechicero es muy misericordioso. La gente de E-Rantel todavía vive en paz."

"Pero no tenemos idea de cuánto durará eso, ¿no es cierto?"

"Tal vez. Pero por el momento, al menos, están seguros. Si luchamos una guerra que no podemos ganar, nuestro país descenderá inmediatamente por el camino a la aniquilación. Así que espero que piensen cuidadosamente y que no tomen ninguna decisión apresurada."

Los dos Sumo Sacerdotes se miraron el uno al otro.

Entonces, su anterior hostilidad hacia Jircniv pareció suavizarse un poco.

"...Es posible que hayamos sido demasiado emocionales. Si esa criatura no-muerta es realmente como cuentan los rumores, no podemos descartar la posibilidad de que todo esto podría haber sido parte de su plan. Entonces, puede que nos reunamos nuevamente, si ése es el destino."

"Gracias. Y antes de eso, tengo un pedido. Sin importar qué, por favor observen a ese tipo luchar en el Coliseo. Si pueden ver alguna forma de derrotarlo, por favor díganmelo."

Jircniv agachó la cabeza.

Incluyendo las conspiraciones, no había forma de vencer a Ainz en una batalla de ingenios. El corazón humano era la única carta del triunfo que les quedaba a aquellos que querían luchar con él en iguales condiciones.

De abajo vinieron ovaciones, y Jircniv se dio la vuelta para verlo.

"...Buena suerte, Lord Marcial. ¡Oh, dioses!"

Jircniv oró en serio por la victoria del Lord Marcial.

(continúa) 318/453p

Parte 3

La muy aguardada Capital Imperial.

Mientras miraba a través del pequeño espacio que había abierto en la ventana del carruaje, Ainz sintió una terrible sensación de derrota.

Abundaba la vida y la energía.

Las caras de las personas eran brillantes. Era una ciudad bulliciosa, completamente diferente al lúgubre Reino Hechicero.

Y entonces, la sensación de derrota se desvaneció de pronto. Después de todo, esa ciudad había sido anexada recientemente. La vida cambiaría si una ciudad era tomada por un nuevo gobernante. Era natural que las personas se sintieran inquietas, lo que resultaba en un estado temporal de baja energía.

Cierta vez, Puntitto Moe le había enseñado a Ainz sobre juegos estrategia. Cuando uno conquistaba un territorio durante una guerra, la felicidad de las personas se desplomaba. Además—

(—¿Qué había dicho sobre la aparición de partisanos? ¿Qué demonios? ¿Por qué aparecerían de repente un gran número de armas?)

La primera parte no tenía ninguna relación con la segunda. Ainz tenía la sensación de que se había confundido en algún punto.

Ya que el juego no tenía nada que ver con Yggdrasil, Ainz había perdido el interés a mitad de la explicación. Sin embargo, ambos debían de estar ligeramente relacionados, cuando menos.

(Probablemente hablaba de algún tipo de traición. O tal vez era alguna forma de jerga usada por los jugadores, eh... Partisanos... me suena como algún tipo de arma de asta. Entonces, cuando decía que las armas se vendían en grandes cantidades, ¿estaba hablando de una razón para luchar? ¿Del reclutamiento de ciudadanos, tal vez? ¿Hm? Tal vez luchaban contra el nuevo gobernante, pero eso sería una sublevación, ¿cierto? Entonces debería haber sido llamada una rebelión desde el comienzo. ¿Por qué partisanos? Bueno de todos modos no importa...)

El motivo por el que no había habido una rebelión en E-Rantel se debía a que los Caballeros de la Muerte estaban patrullando para mantener el orden público. ¿O se debía a que el personaje de Momon tenía un efecto tranquilizador en ellos? No, tal vez la causa de fondo eran sus benevolentes políticas sociales.

(...No hay nada mejor que un reinado pacífico. Matar al ganso de los huevos de oro es una completa estupidez. Supongo que tengo que hacer alguna concesión ocasional, algo similar a regresar los ítems que dejó caer a un oponente luego de hacerle PK, tal vez.)

Mientras recordaba los contenidos de "PK para Principiantes", Ainz se dio cuenta de que se había distraído, y rápidamente encarriló nuevamente sus pensamientos.

(Espera, estaba pensando sobre los grandes niveles de energía. Bueno, sin importar qué, yo sólo gobierno una ciudad, y ésta es la Capital del Imperio, el cual tiene muchas ciudades, así que no puede evitarse la diferencia entre sus niveles de energía. Incluso sus habitantes son diferentes... Así que supongo que siempre y cuando sigan incrementándose el número de habitantes, el Reino Hechicero también se hará más dinámico... Supongo que necesito enfocarme en las políticas que alienten el incremento poblacional. Albedo puede llevarlas a cabo.)

Luego de que Ainz se reconfortara a sí mismo, se decidió por una nueva dirección a tomar, en su condición de gobernante.

"Entonces, ah, Su Majestad..."

El hombre que también había estaba mirando por la ventana le habló, y eso trajo a Ainz de vuelta de sus pensamientos.

"Temo, temo preguntárselo, Su Majestad, pero ¿no es ésta la Capital Imperial, Arwintar?"

El hombre —que prácticamente había sido traído a la fuerza— le hizo esa pregunta con voz temblorosa.

"Efectivamente lo es. Era de esperarse del Líder del Gremio de Aventureros; pudo reconocer este lugar con un solo vistazo."

"Gracias, muchas gra -- no, ¡espere! ¡No recuerdo haber pasado por ningún punto de control! ¿Esto no es inmigración ilegal?"

Eso era, de hecho, lo que había sucedido. Ya que había usado el hechizo 「Portal」 para transitar directamente a la Capital Imperial, ellos no deberían haber pasado por ningún punto de control.

"—Detalles, detalles."

"¡Estos no son sólo detalles! ¡Que un rey cruce la frontera ilegalmente a otro país podría desencadenar un incidente internacional!"

Jircniv hizo lo mismo cuando vino a Nazarick. Ainz no dijo eso, por supuesto. El sentido común dictaba que el Líder del Gremio estaba en lo correcto y que Ainz estaba equivocado.

Luego de pensarlo tanto como pudo, Ainz no pudo pensar en ninguna explicación que Ainzach pudiera aceptar. En lugar de eso, terminó suspirando ante la sorprendente terquedad del hombre. Había pensado que sería del tipo de hombres que dirían, "Bueno, siempre y cuando no lo atrapen".

Su opinión del hombre cambió un poco.

"...Líder del Gremio, creo tener una buena relación con El-Nix-dono. Incluso he aceptado sus solicitudes en el pasado."

Ainz recordó lo que había sucedido en aquella guerra.

"Bueno, sé que esto difícilmente es lo mimo, pero estoy seguro de que él gustosamente daría su aprobación si simplemente se lo preguntara. Por supuesto, se lo estaría diciendo luego de haberlo hecho... pero ¿no estaría bien si el mismo Emperador lo consintiera?"

"Si, si lo pone de esa forma..."

"Lo más importante es que ni usted ni yo hemos traído nada malo con nosotros. ¿No significa eso que está bien?"

"Mmm," Ainzach lo meditó.

Ainz sonrió en su corazón, creyendo que había convencido al otro hombre.

En verdad, había dos razones para haber cruzado clandestinamente la frontera.

(Si Jircniv supiera sobre esto, probablemente prepararía una recepción para mí. Es posible que sienta cautela hacia Nazarick, pero ya que soy el rey de un país aliado, tendría que darme la bienvenida en la puerta principal. Eso sería muy malo.)

El Emperador seguramente le prepararía algún tipo de ceremonia de bienvenida al rey de un país aliado, algo que Ainz, que desconocía las costumbres de la sociedad noble, tenía que evitar a cualquier costo.

Si se convirtiera en un hazme reír debido a eso, no podría mirar a los ojos a los Guardianes — que estaban trabajando tan duro por el Reino Hechicero.

También había otra razón.

(Ahora, necesito pensar en cómo involucrar a Ainzach en esto. ¿Tal vez debería pedir su ayuda como hice cuando le inventé esa historia en el gremio?)

La otra razón era porque quería convencer al Líder de Gremio de ayudar en sus planes.

El objetivo de Ainz al venir aquí era reclutar aventureros.

Él ya había incorporado el Gremio de Aventureros como una organización nacional. Sin embargo, incluso si el cascarón estaba listo, llenarlo tomaría un largo tiempo. Esto era bastante malo para el Reino Hechicero, ya que sólo controlaba una ciudad y el número de aventureros a los que podían recurrir era completamente insuficiente. Usar heteromorfos —como los hombre-lagarto, por ejemplo— era un problema para después. En este momento, tenía que incrementar el número de aventureros humanos.

Era por esto que tenía que venir aquí a buscar talentos. Si no era suficiente, podría reclutarlos de los países vecinos también.

Sin embargo, este tipo de reclutamiento no era fácil, especialmente ya que Ainz era esencialmente un vendedor de puerta en puerta — uno de los tipos de trabajo más duros en la industria de las ventas.

De acuerdo a Ainzach, los aventureros supuestamente eran agentes libres, pero en verdad, eran una forma de defensa nacional contra monstruos. Realizar una caza de talentos entre ellos sin duda generaría una fuerte reacción negativa.

Por supuesto, Ainz no pensaba que podría perder, incluso si todos los gremios de aventureros de cada una de las naciones montaban un ataque a gran escala contra él. Sin embargo, eso reduciría la moral de cualquier aventurero que lograra reclutar. Era muy fácil de ver cómo perderían la motivación al encontrarse en un conflicto entre su nueva lealtad y su antiguo hogar.

Era por esto que tenía que involucrar a Ainzach —que entendía los objetivos y conceptos de Ainz— en todo eso. Sin duda todo iría bien si él era el intermediario. Ainz había considerado que Ainzach se negaría rotundamente si le hablaba sobre esto en E-Rantel, así que lo había traído junto con él de esta forma.

Además, también estaba considerando el hecho de que Ainzach tendría algo en común con la otra parte.

Éste era un secreto del arte de vender. La gente tendía a gravitar hacia las personas que eran similares a ellos mismos.

Ainz — no, Satoru Suzuki había visto a colegas aprovechar el hecho de que habían nacido en el mismo lugar o que apoyaban al mismo equipo que sus clientes potenciales para conseguir una venta.

Ya que una vez había sido Momon el aventurero, Ainz entendía la vida de un aventurero, hasta cierto punto. Sin embargo, se había elevado tan rápido entre los rangos que no podía decir que realmente conocía las dificultades de ser un aventurero. Por lo tanto, tenía que dejar que Ainzach —que era un aventurero veterano y también el Líder del Gremio de Aventureros— hablara por él para incrementar la cercanía que la otra parte sentiría con él.

En otras palabras, el éxito de su pequeña expedición al Imperio dependía del desempeño de Ainzach.

(Aun así, la pregunta es, ¿Cómo puedo motivar verdaderamente a Ainzach para que me ayude?)

Si fuera un asunto de dinero, ciertamente podría pagarlo. Sin embargo, no podía imaginar a Ainzach dando todo de sí con tales medios.

"Partamos."

Luego de darle la orden al conductor, el carruaje comenzó a moverse silenciosamente. El conductor en cuestión era una criatura que Ainz había invocado con el poco oro que le quedaba, un monstruo cuyo nivel era superior a 80, llamado Hanzo.

Hanzo era un monstruo humanoide de tipo ninja, y era hábil haciendo frente a ataques furtivos. Había otros de casi el mismo nivel, tales como Kashin Koji, que estaba especializado en ilusión. Fuuma, que estaba especializado en el combate cuerpo a cuerpo y en técnicas especiales, Tobi Kato, que estaba especializado en el uso de armas, y demás.

El interior del carruaje se tambaleaba con un sonido katakata mientras avanzaban.

Ainz había pensado que usar un carruaje fuertemente encantado sería muy sospechoso. Por lo tanto, en su lugar había escogido un carruaje de transporte ordinario.

"...Entonces, Su Majestad. Ya que hemos llegado a la Capital Imperial, ¿podría decirme qué estamos haciendo aquí?"

Ainzach frunció el ceño.

"Reclutaremos aventureros para nuestro país."

Una expresión amarga surgió en el rostro de Ainzach. Estaba claro que tenía problemas en aceptar eso.

"...¿Podría ser que intenta persuadir a los aventureros del Imperio para que se unan a usted?"

"En efecto. Cazaremos talentos en este país."

Aunque había sido hecho durante la guerra, el hecho de haber matado a tantos soldados del Reino haría muy difícil atraer a su lado a los aventureros del Reino. Además, Albedo estaba visitando el Reino, así que no podía hacerle las cosas más difíciles a ella. Siendo ése el caso, su país aliado, el Imperio, era la opción ideal.

La Alianza de Ciudades-Estado estaba a cierta distancia de aquí, de acuerdo a la información de Fluder sobre los países. Sin embargo, luego de consultarlo con Demiurge y Albedo, decidió que intervenir allí no sería prudente.

"¿En qué forma procederá? Yo..."

Ainzach respiró profundamente.

"...Su Majestad, he grabado sus opiniones sobre los aventureros en lo profundo de mi corazón. Por lo tanto, deseo ayudar con todas mis fuerzas a Su Majestad. Sin embargo, sigo siendo un hombre del sistema, en su mayor parte. Siento que hacer que los aventureros abandonen todo lo que han conocido hasta ahora sería muy difícil. Esto es particularmente cierto para los aventureros del Imperio."

Una sensación de alegría nueva y fresca inundó el pecho de Ainz.

En efecto, Ainz quería opiniones como ésta.

No es que fuera culpa de los Guardianes, pero ellos tomaban sus palabras como si fueran escrituras sagradas y se apresuraban a ejecutarlas. Por lo tanto, Ainz se encontraba frecuentemente preocupado sobre si había dado o no las órdenes correctas. Debido a ello, había estado deseando oír que alguien se opusiera a sus declaraciones. De esa forma, podría saber dónde estaban los problemas.

La opinión de Ainz sobre Ainzach se elevó ligeramente.

Sin embargo, no podía aceptar del todo su punto de vista.

Sólo el cielo sabía por qué, pero todos sus subordinados parecían pensar que el Rey Hechicero Ainz Ooal Gown era un genio. Por lo tanto, Ainz no podía decir nada que traicionara esa confianza. No podía decepcionarlos.

"...Qué desconcertante. Los beneficios deberían sobrepasar las desventajas. No lo entiendo. Parece ser que no conozco lo suficiente sobre los aventureros."

Esta cara suya que no mostraba ninguna emoción era de gran ayuda, ya que nadie podía adivinar que estaba mintiendo. Era la cara de póquer definitiva.

En este punto. Ainz se detuvo un momento para mirar de frente a los ojos de Ainzach. No podía dar a entender que estaba esperando la respuesta del hombre.

"¿Qué haría usted, en ese caso? ¿Hay alguna propuesta que podría ser lo suficientemente atractiva como para hacer que los aventureros que ya han escogido una lugar de operaciones cambien de parecer?"

"...Su Majestad, ¿Debemos cazar talentos justo ahora?"

"¿Qué?"

"¿Vamos a intentar atraer a los aventureros de la Capital Imperial ahora mismo?"

Ainz sostuvo su barbilla con una mano mientras pensaba.

Si fuera posible, le gustaría hacerlo tan pronto como fuera posible. Sin embargo, si no podía, no le importaba esperar. Después de todo, el objetivo era transmitir las bondades del Reino Hechicero.

Los heteromorfos no poseían el concepto de la duración de la vida. En ese sentido, el tiempo era más que suficiente.

"Ciertamente, no es particularmente urgente."

"Entonces, ¿no deberíamos establecer primero una base sólida? Deberíamos construir la organización deseada dentro del Reino Hechicero, y luego hacer otros muchos preparativos cuando sean necesarios. Una vez que el cascarón esté completo, podremos llenarlo a nuestro antojo, ¿no es verdad?"

"Ésa es una sugerencia excelente, una que ya he considerado antes. Sin embargo, plantea un problema propio. Si no estimamos los contenidos antes de comenzar a construirla, la estructura final podría ser demasiado grande o demasiado pequeña... ¿Querría poner eso a prueba?"

"E-En efecto, esa tarea me supera. Después de todo, sigo sin estar muy seguro de lo que su majestad desea para formar aventureros, y no entiendo el alcance de sus planes para el Reino Hechicero."

"Ciertamente. Hablando con franqueza, sigo tanteando las cosas. En particular — sé que usted está interesado en mis palabras, pero no sé cuantos corazones pueda conmover con ellas. Con el objetivo de observar sus reacciones, vine al Imperio para intentar una prueba de reclutamiento, y para observar el resultado."

"Ya veo... era de esperarse de Su Majestad, ya lo ha planeado con tanta antelación. Estoy avergonzado por la superficialidad de mis pensamientos."

"Desde luego que no. Ambos somos seres diferentes. Debido a eso, podría cometer un error en lo concerniente a las reacciones de los seres humanos. Hasta donde sé, podría decir algo que ofenda a los otros. Por favor hágame saber si se da una situación así. En ese aspecto, necesitaré un ayudante... Ainzach."

"¡Sí!"

"Entonces, estaré contando con usted en el futuro."

Ainzach hizo una pausa para pensarlo por un segundo, y luego agachó la cabeza profundamente.

Se veía exactamente como lo hacían los Guardianes de Nazarick.

Ainz asintió elegantemente con la cabeza mientras reflexionaba sobre sus anteriores palabras.

(En cualquier caso, ¿Realmente puedo dejarle la tarea de atraer a los aventureros del Imperio únicamente a Ainzach?)

Éste era un punto muy importante.

Él mismo podía hacer las presentaciones, si fuera necesario, pero no sería porque le gustara particularmente. Si alguien fuera más hábil en una tarea y más capaz, entonces, debería dejárselo a esa persona. Sin embargo—

(—No puedo dejárselo todo a él. Si se presenta un problema, tengo que encargarme de su solución como su superior.)

No quería ser un mal jefe. Ainz se aferraba a esa decisión. Justo entonces, se percató de que Ainzach parecía haber caído en una reflexión.

"¿Sucede algo malo?"

"...Su Majestad, ¿podría ser que usted no pretender limitarse a la generación actual de aventureros, sino que también incorporará a los futuros aventureros en su organización y hará que exploren lo desconocido?"

"Ésa era mi intención."

"Con eso en mente, siento que intentar persuadir a los actuales aventureros será muy difícil. Sin embargo, podría ser posible hacer que aquellas personas que quieran convertirse en aventureros vengan a nuestro Reino Hechicero. Esto quiere decir, que reuniremos a los polluelos y entonces los criaremos."

Aunque los aventureros no conocían fronteras, las personas que se convertían en aventureros pertenecían a un determinado país. Ainz también había pensado en este punto, pero ya que este hombre —que era más familiar con este mundo que Ainz— compartía su opinión, entonces debería estar bien.

"Ya veo. Entonces, ¿qué debemos hacer?"

"Los fuertes siempre han sido admirados. Por lo tanto, ¿podría preguntar qué piensa Su Majestad sobre demostrar su poder como una forma de publicidad?"

¿Y qué lograría eso? Pensó Ainz.

Sin embargo, la publicidad era muy importante. Después de todo, la razón por la que estaba fundando su propio Gremio de Aventureros era para difundir el nombre del Reino Hechicero de Ainz Ooal Gown.

"...¿Así que tengo que mostrar mi poder y hacer lo que hacen los aventureros?"

Entonces, todo lo que tengo que hacer es hacer de Momon una marca del Imperio, pensó Ainz. Sin embargo, Ainzach sacudió la cabeza.

"En ese sentido, Su Majestad. Ésta es la Capital Imperial. ¿Qué le parecería demostrar su poder en la Arena?"

"¿Hoh...? Eso suena interesante. Explícame los detalles."

***

El carruaje se detuvo en un patio espacioso.

Momon y Nabe habían recorrido las calles de la Capital Imperial, pero en ese periodo Ainz nunca había visto una casa personal tan grande. Ni siquiera en E-Rantel había visto una casa más impresionante que ésta.

"¿Ésta es la casa del dueño de la Arena? Es un lugar bastante impresionante."

La respuesta de Ainzach a la pregunta de Ainz fue algo en el sentido de "Eso podría ser exagerar un poco las cosas."

"La arena en sí misma es propiedad del estado. La gente la alquila para eventos, así que podría ser más exacto llamarlos promotores. El hombre que vive aquí es uno de los más poderosos entre esas personas."

"Ya veo... ¿amigo tuyo?"

Sería bueno si ése fuera el caso. Lamentablemente, Ainzach agitó la cabeza.

"Hay muchos eventos en la arena, y algunas veces los aventureros terminan luchando contra monstruos. Sólo me he reunido con esta persona unas cuantas veces, cuando capturaba a esos monstruos y los transportaba aquí."

"Entonces es así. Sin embargo, ciertamente terminó siendo bastante útil, así que debo darte las gracias por sus conexiones. Dicho eso, ¿qué tipo de monstruos capturaron en las afueras de E-Rantel?"

Ainzach tenía una expresión de incomodidad en la cara.

"Capturamos a los no-muertos de las Planicies Katze. Los no-muertos no necesitan alimentos, así que no generan gastos adicionales luego de capturarlos."

"Oh. Buen ojo. Realmente sabe de lo que habla, después de todo."

"¿Es así? No me veo a mí mismo como a una persona muy simpática... sin embargo, Su Majestad. Temo ofenderlo, pero ¿está realmente bien hablar sobre capturar a su gente?"

Ainz miró de frente a Ainzach.

¿De qué demonios estaba hablando?

"Porque son no-muertos..."

"Ahh, ya veo — bueno, hay muchos tipos de no-muertos. No considero a todos los no-muertos como de mi especie."

"Perdone mi falta de respeto... Entonces, podría preguntarle ¿de qué tipo de no-muerto podría ser Su Majestad? Si eso no le ofende, por supuesto."

"Soy un Overlord. ¿Ha oído antes sobre ellos?"

"Mis más sinceras disculpas, pero no lo he hecho. No me inclinaba mucho a los estudios, así que no lo sé."

Bueno, eso era de esperarse, pensó Ainz.

En Yggdrasil, había muchos tipos de monstruos en la familia de los Overlords: el Sabio Overlord, hábil con la magia; el Maestro Kronos Overlord, que podía usar habilidades relacionadas al tiempo; el General Overlord, que se especializaba en controlar ejércitos de no-muertos; entre otros. Incluso el más débil entre ellos era por lo menos de nivel 80.

Él entendía aproximadamente la fuerza de este mundo y la cantidad de fuerza necesaria para ser considerado poderoso en él. Siendo ése el caso, la aparición de un ser no-muerto como un Overlord provocaría una perturbación enorme, particularmente porque los no-muertos no envejecían, así que continuaría gobernando la región por toda la eternidad hasta que sea derrotado.

En otras palabras, el hecho de que no había sucedido nada como eso daba a entender que no había Overlords en este lugar.

"Entonces es así. Bueno, planeo enviar aventureros a las regiones desconocidas de este mundo para reunir información de ese tipo. Sería bastante molesto si hubiera otros de mi tipo por ahí, odiando a los vivos. ¿Lo entiende?"

Los ojos de Ainzach se abrieron, y asintió con la cabeza.

"Es como dice. Ahora entiendo completamente la verdadera naturaleza de los aventureros."

"En efecto. Considéreme como un ser no-muerto que es la excepción a las reglas. Entiendo el valor de la humanidad, así que no me enfrascaré en masacres sin sentido. Sin embargo, otros Overlords podrían no pensar de la misma forma, ¿no?"

"¿Es realmente así?"

"Eso aún está por verse. No sé si soy la excepción, o si mi especie misma es la excepción. Sin embargo, ¿no deberíamos asumir el peor de los escenarios y prepararnos en consecuencia?"

"...Es como dice Su Majestad. Grabaré eso en mi corazón."

Ainzach asintió con la cabeza.

Si hubiera rastros de que uno hubiera aparecido, y que hubiera sido derrotado — eso podría tener alguna relación con quienquiera que le lavó el cerebro a Shalltear. No, no se podía descartar la posibilidad de que un Overlord pudiera ser dominado de la misma forma que Shalltear.

"Entonces, iré a conseguir una cita para la reunión."

"Gracias."

Ainzach bajó del carruaje. Luego de que Ainz lo viera marcharse, se quitó la máscara que llevaba puesta. En E-Rantel podía ir por ahí sin ella, pero ésta era la Capital del Imperio —y había cruzado ilegalmente la frontera para llegar aquí— así que como mínimo era mejor ocultar su verdadero rostro. Su túnica también era algo más moderada.

Aunque eso significaba que su equipo personal se reduciría en un nivel de clase, no había remedio. Después de todo, Ainz tenía un único conjunto de túnicas de clase divina. Aunque seguía teniendo las cosas dejadas atrás por sus amigos, al final, las armaduras que ellos habían dejado estaban más personalizadas que sus armas. Por lo tanto, no era que no pudiera equipárselas, sino que no podía usar todo su poder, ya que no podía hacer uso de las grandes cantidades de datos que eran usados para beneficiar sus habilidades. Siendo así, lo mejor para Ainz seguía siendo usar los ítems que habían sido hechos para él, incluso si eran un poco más débiles.

Luego de cambiarse de equipos, un golpe vino de la puerta del carruaje, seguido de la voz de Ainzach.

Parecía que habían pasado menos de cinco minutos.

"Mis más sinceras disculpas, Su Majestad."

"¿Qué sucedió?"

"Lamento decir que hoy no parece ser conveniente. La otra parte espera que podamos venir mañana nuevamente. Sin embargo, creo que podemos forzar nuestra entrada para llevar las palabras de Su Majestad a sus oídos. ¿Qué haremos?"

"Eso no será necesario."

Forzar una reunión no solicitada durante un periodo de intensa actividad no serviría para ganarse el cariño de nadie. Al contrario, cuando uno lo veía desde una perspectiva empresarial, el mismo hecho de haber venido sin invitación y no haber sido únicamente echados, sino que les habían concedido un tiempo para una nueva visita podía ser considerado como un gran logro.

"Entonces, volveremos mañana. Suerte que últimamente haya bastante tiempo libre — ¿Qué sucede?"

Ainz se dio cuenta de que Ainzach lo estaba observando, y fue por eso que le preguntó la razón.

"No, no es nada. Sólo sentía que Su Majestad es realmente una persona generosa... después de todo, están esos nobles que desprecian a los mercaderes."

"¿Y usted creyó que yo insistiría en una reunión?"

El hecho de que Ainzach no respondiera de inmediato le decía "Eso es lo que creía" de una forma que las palabras no podían expresar.

¿Eso sería lo correcto desde el punto de vista de un gobernante?, se preguntó Ainz. Aunque ahora parecía un poco tarde para pensarlo, Ainz Ooal Gown era un rey. Si eso era lo que un rey debía hacer, entonces debería hacerlo, incluso si fuera extraño para Satoru Suzuki.

"Ésta es mi primera vez ocupando un puesto sobre los seres humanos. ¿Cree que debería hacerlo, si fuera lo correcto en la sociedad humana?"

Una mirada de incomodidad apareció nuevamente en la cara de Ainzach:

"No estoy seguro, Su Majestad. Nunca he conocido al Rey, así que no podría decir si es correcto o no. Aunque, hablando personalmente, prefiero el punto de vista de Su Majestad. Pero para los nobles de alto rango, el uso de la fuerza podría ser apropiado."

"La sociedad humana es tan complicada."

Por alguna razón, Ainzach sonrió cálidamente luego de que Ainz murmurara eso.

"Bien podría ser como dice Su Majestad. En efecto, hay demasiadas cosas complicadas."

El carruaje se inundó de la risa de ambos.

Ainz apretó un puño en donde nadie podía ver. Parecería que Ainzach ya no se encontraba tan cauteloso. Ainz estaba seguro de ello.

(continúa) 335/453p

"—Entonces, ¿le informó que yo también vendría mañana?"

"No, no hice eso. Primero quería oír lo que usted pensaba de ello, Su Majestad. ¿O tengo permitido usar el nombre de Su Majestad?"

"...Está bien siempre y cuando se trate de humanos que no harán un escándalo. Ya que ellos son amigos suyos, esa parte de las cosas quedará bajo su propia discreción."

"Entendido. No lo revelaré por ahora."

Luego de discutir detalles como la hora y demás, Ainzach bajó nuevamente del carruaje.

Ainz se sintió un poco culpable por usarlo como mensajero. Aunque sabía que éste no era un mundo en el que importara la edad, Satoru Suzuki era un trabajador, y a él le molestaba estar dándole órdenes a una persona mayor.

(Ahora entiendo por qué a las personas les desagrada tener subordinados mayores.)

No tendría problemas con darle órdenes a alguien si fuera una persona de una compañía completamente diferente. Por ejemplo, si Ainzach fuera del Imperio, podría apuntar y darle órdenes sin ningún problema. La razón por la que Ainz no podía hacerlo era porque había llegado a ver a Ainzach como a uno de sus subordinados.

(Necesito darle una recompensa adecuada. Nadie en Nazarick pide un pago, pero ellos son la excepción. Si olvido esto, pensarán que soy un gobernante terrible. No debo convertirme en el jefe de una organización de corazón oscuro.)

Ainz juró eso con la voz de Herohero en mente.

(Aunque, en lo referente a recompensar a Ainzach... ¿cuánto debería pagarle, como rey? ¿Lo mismo que a aventureros de rango mithril? No, debería haber prestaciones por cargo también... ¿así que un 5% encima de eso? ¿Hay alguien a quien pudiera preguntarle cuánto es lo apropiado?)

Podía discutirlo con Demiurge o Albedo, pero no estaba claro si cualquiera de los dos tendría alguna idea de qué tipo de pago sería adecuado. Tenía el presentimiento de que le responderían con algo al estilo de "Él debería estar agradecido de servirle, Ainz-sama".

(Como esperaba... Necesito encontrar a un humano sabio. Fluder dijo que tenía mucha confianza en sus conocimientos sobre magia, pero que casi no sabía nada sobre otros asuntos...)

Nazarick era aparentemente invencible, pero él se sentía inseguro sobre su falta de conocimiento concerniente al mundo humano.

"...A él aplica 'A camino largo, molusco corto'*, ¿entonces? Supongo que estar de acuerdo con la propuesta de Demiurge fue la elección correcta. Por otra parte, no tenía la intención de negárselo cuando lo mencionó..."
(*Ainz está repitiendo un dicho, pero se equivoca y cambia 'paso' por 'molusco'. Está hablando de Fluder, no es confiable pero atraerá gente mejor, o eso me dijeron cuando pregunté. Original:  隗より始めよ Y Ainz dice: 貝より始めよ)

Cuando Ainz se estaba sumiendo una vez más en sus reflexiones, alguien tocó a la puerta.

"Perdóneme por la demora, Su Majestad."

No es como si hubiera estado esperándote, pensó. Sin embargo, Ainz decidió permitir que Ainzach continúe, con la actitud magnánima más adecuada para un gobernante.

"Como deseaba, la cita se ha hecho para reunirnos mañana a las diez de la mañana, Su Majestad."

"Umu. Entonces, sólo queda el asunto de esperar hasta mañana... Entonces, usaré magia de teletransportación para transportarlo a E-Rantel. Relájese y acepte el hechizo. 「Teletransportación Mayor」."

El cuerpo de Ainzach desapareció en un instante.

「Teletransportación Mayor」 lo transportaría sin peligro a las afueras de las puertas triples de E-Rantel. Incluso si había alguien en el lugar de destino, el hechizo lo depositaría en el siguiente lugar seguro, así que no había necesidad de verificar el lugar con magia.

"Entonces, debería contactar a ese hombre usando 「Mensaje」."

Ainz murmuró para sí mismo. Ésta era una tarea desagradable, así que intentó calmarse.

Le estaba enviado un mensaje a Fluder, que le había ofrecido todo a él. La razón por la había estado retrasando el asunto de darle al hombre lo que le había prometido se debía a que no se sentía seguro de realmente poder darle al anciano lo que quería.

Fluder quería que Ainz le enseñara todo lo que sabía sobre magia.

Sin embargo, el poder de Ainz no provenía del estudio de la magia.

Tal vez si éste fuera Yggdrasil, él podría estar cualificado para hablar sobre magia. Lamentablemente, el sistema de magia de este mundo funcionaba ligeramente diferente al de Yggdrasil.

¿A qué se debía que ellos aprendían los mismos hechizos de otras formas? Se había preguntado eso muchas veces, pero no podía encontrar la respuesta. Además, había una montaña de otras preguntas sin respuesta. En el peor escenario posible, él tenía que tomar en cuenta que podría no ser capaz de usar sus poderes de Yggdrasil.

Tal vez podría encontrar la respuesta si usaba la opción que consumía niveles, el hechizo de supernivel 「Deseo Ante Una Estrella」. En este mundo, ese hechizo podía alterar la realidad misma, y al consumir múltiples niveles, podía cumplir un deseo más grande.

Sin embargo, ésa era una apuesta muy arriesgada.

No había seguridad de que encontraría la respuesta incluso si lo usaba. Lo más probable era que sólo estaría desperdiciando esfuerzos. Más importante aún, tenía miedo de usar un hechizo que calificaba como una carta del triunfo. Por supuesto, otra sería la historia si tuviera una forma de obtener grandes cantidades de experiencia, lamentablemente, hasta ahora no había descubierto ninguna.

Aunque no tenía pulmones, Ainz emitió un "Haaah~" mientras suspiraba. Tenía la actitud de un vendedor preparándose para disculparse por no haber entregado las mercancías solicitadas por un cliente al mismo tiempo que lanzó el hechizo de 「Mensaje」.

"Fluder Paradyne. Soy yo, Ainz Ooal Gown."

Una vez que lo contactó, continuó pronunciando las palabras previamente acordadas:

"Naciste en el Pueblo de Belmous. El primer contacto que tuviste con la magia fue a través del lanzador de magia de tu pueblo."

「¡Ohhhh! ¡Es usted, Maestro! ¡Hace mucho que esperaba por esto!」

Ainz podía sentir la gratitud de Fluder.

Esas palabras previamente acordadas eran un tipo de código, ya que Fluder había dicho que no había forma de saber si la persona al otro lado de un 「Mensaje」 era un amigo o un extraño. Por lo tanto, habían acordado verificar sus identidades al mencionar el (ya anteriormente cambiado) nombre de su pueblo y su recuerdo.

Sin embargo, incluso luego de hacer eso, Fluder seguía dudando del hechizo 「Mensaje」.

Él realmente está muy mal, pensó, sin embargo, no había mucho que Ainz pudiera hacer sobre ello.

Ainz le respondió, sintiéndose ligeramente intimidado por la intensidad ardiente del entusiasmo de Fluder.

"Perdona la ligera demora. Creo que es tiempo de que te enseñe magia, como acordamos. ¿Estás libre ahora?"

「¡Por supuesto! ¡Por usted apartaré tanto tiempo como sea necesario, Maestro!」

Él quería decirle, "No tienes que esforzarte tanto", pero el entusiasmo de Fluder sobre la magia era la verdadera expresión de su carácter. Frente a este demente con hambre de magia, Ainz no podía evitar sentirse un poco cohibido, ya que él era una persona ordinaria.

Mientras consideraba esta gran tarea, que parecía ser como resolver el reclamo de un cliente difícil, su estómago comenzó a dolerle.

(...El dolor de mi estómago debe de ser el peor de todos en la Capital Imperial.)

Sin embargo, no podía seguir retrasando esto.

Antes de teletransportarse al cuarto de Fluder, Ainz decidió verificar el lugar de destino con un hechizo de adivinación.

"Muy bien. Ahora usaré 「Teletransportación Mayor」 para llegar a tus aposentos."

「¡Ohhh! ¡No 「Teletransportación」, sino 「Teletransportación Mayor」! ¿Podría atreverme a preguntar a qué nivel de magia pertenece?」

"...Dejemos eso para después. El 「Mensaje」 no durará para siempre. Tampoco tengo niveles en clases de tipo comandante... De todos modos, me gustaría preguntarte algo antes de eso. ¿Qué tipo de contramedidas anti-adivinación has tomado? ¿Qué hechizos has lanzado? ¿Cómo los lanzaste? ¿Hiciste alguna cosa para protegerte contra la teletransportación?"

「Ninguna, ninguna en absoluto, no he tomado ninguna de dichas medidas.」

El ceño inexistente de Ainz se movió nerviosamente ante la respuesta de Fluder.

"¿No es un poco descuidado no hacer nada...?"

En otras palabras, todo lo que él había dicho en el cuarto de Fluder bien podría haber sido filtrado a un tercer grupo.

「Mis más sinceras disculpas. Sin embargo, no estoy familiarizado con ese campo de la magia.」

"En ese caso, deberías usar ítems mágicos para sustituir eso, ¿correcto? He visto muchos ítem mágicos en la Capital Imperial, todos hechos supuestamente por ti."

Ainz recordó que los había visto la primera vez que vino a la Capital Imperial. Se había sorprendido por el hecho de que tuvieran cosas como refrigeradoras a la venta.

「Es como usted dice, pero seguramente ya debe saberlo, uno debe conocer un hechizo relacionado para poder hacer crear un ítem mágico. Por ejemplo, se debe saber el hechizo de 「Bola de Fuego」 para hacer un arma llameante. Sin embargo, sólo una cuantas personas están dispuestas a aprender hechizos de adivinación...」

"Ya veo," murmuró Ainz.

En Yggdrasil, normalmente se podía aprender tres hechizos por nivel. Un personaje de nivel 20, por lo tanto, sería capaz de aprender un máximo de 60 hechizos. Con una selección de hechizos tan reducida, sería bastante difícil intentar incorporar magia de anti-adivinación.

Tal vez aquellos que no lo supieran podrían pensar que 60 era un número considerable, pero si Ainz estuviera limitado a 60 hechizos del 3er nivel de magia, probablemente tendría que pasar todo el día preocupándose por sus elecciones.

Esto era porque tenía que considerar los usos futuros, si cambiaría de clase o no y cosas así. Había muchas cosas que debían ser planeadas y anticipadas.

Desde este punto de vista, el reproche que le hizo a Fluder era infantil y patético.

"Ciertamente, me equivoqué. Es como dices. La magia de adivinación necesariamente sería de menor prioridad cuando se estudian hechizos ofensivos y defensivos."

En el juego, él podía decir, "Aprenderé esto, así que les dejaré lo demás a ustedes" y resolver las cosas fácilmente. Sin embargo, la elección de hechizos era una decisión que cambiaba la vida para la gente de este mundo. Aprender un hechizo impopular requeriría de una persona muy valiente.

Además, la escuela de hechizos de adivinación era bastante profunda. Uno necesitaba anticipar los medios que un oponente usaría para recolectar información.

En pocas palabras, convertirse en un especialista de adivinación era algo en lo que uno apostaba la vida.

"Muy bien. Entonces te daré los ítems de anti-adivinación que poseo. Úsalos para protegerte en el futuro."

「¡Sí!」

Incluso sin mirar, podía decir que la cabeza de Fluder estaba agachada profundamente. Por lo que sabía, incluso podría estar de rodillas.

「¡Ciertamente he recibido sus amorosas palabras, Maestro!」

Ainz originalmente planeaba darle un ítem decente, pero la idea de hacer eso le hacía doler el corazón.

"Ah, ahhh... Entonces, ahora examinaré tu cuarto."

Ainz lanzó su hechizo hacia los aposentos de Fluder.

Miró hacia abajo, hacia un Fluder arrodillado.

Luego, decidió buscar auras mágicas, y como esperaba de Fluder, había muchos colores diferentes de ellas en su cuarto. Sin embargo, ninguna parecía ser de un color peligroso que impediría la teletransportación. Luego de verificar eso, lanzó 「Teletransportación Mayor」.

Su campo de visión cambió, mostrando que se había teletransportado exitosamente al cuarto de Fluder. Aunque no había habido demoras, no había sentido a nadie espiándolo, y estaba muy seguro de no haberse transportado a una base enemiga, de todos modos echó una rápida mirada a su alrededor.

En verdad, no había necesidad de preocuparse tanto. Sin embargo, el corto periodo de vulnerabilidad luego de teletransportarse era cuando era más fácil que uno fuera atacado. Estas acciones de protección —para defenderse del PK— hace mucho que habían inculcadas en el cuerpo de Satoru Suzuki.

"Le doy la bienvenida, mi Maestro."

"...Levanta la cabeza," le ordenó a Fluder. Con toda honestidad, no había necesidad de ir a tales extremos.

Ese tipo de lealtad —o más bien, su sed de conocimiento que lo llevaba a desear obedecer— era anormal.

Era bastante similar a la forma en la que actuaban todos en Nazarick. Aunque Ainz finalmente había comenzado a acostumbrarse a ese tipo de cosas recientemente, verlas en alguien a quien casi no conocía hizo que quisiera retroceder.

"¡Sí!"

"Hablar parados no es bueno. Tomaré asiento."

"¡Sí! Todo lo que tengo es suyo, Maestro. ¡Por favor, siéntese donde guste!"

Sentimientos complejos sobre si debía o no acostumbrarse a esto recorrieron el corazón de Ainz mientras se sentaba en el sofá. Sin embargo, Fluder no tomó el asiento frente a él. En lugar de eso, permaneció donde estaba, arrodillado en el suelo con la cabeza levantada.

"Está bien. Toma asiento."

"¿Es, es realmente correcto? Que yo me siente de la misma forma que usted, Maestro."

"...Tú también debes tener discípulos, ¿cierto? ¿Los tratas de esta manera también?"

Este tipo de actitud de equipo deportivo alarmó a Ainz*, lo que motivó su pregunta. En respuesta, Fluder negó con la cabeza.
(*No tengo idea a qué se refiere con eso.)

"No de esa forma, pero la diferencia entre usted y yo es como la que existe entre el cielo y la tierra, Maestro. Temo incluso mencionarme siquiera en la misma frase que—"

"Está bien. Te permito sentarte. Ven. Toma asiento."

"¡Sí!"

Luego de asegurarse de que Fluder estaba sentado, Ainz pensó, "Realmente me duele el estómago" al mismo tiempo que habló:

"Primero, ¿cómo está el asunto que yo te pe—"

Cambió de parecer a mitad de la palabra "pedí".

"—te ordené que te encargaras? Es decir, hacer un registro escrito de la información del Impero sobre los otros países."

"¡Sí! La mayoría de la información concerniente a los países vecinos ya ha sido completada. Sin embargo—"

"¿Qué sucedió? ¿Hay algún problema?"

"¡Sí! O mejor dicho, debería decir, era de esperarse del Emperador."

Una mirada de orgullo surgió en la cara de Fluder. Era la expresión que un maestro tendría hacia un pupilo sobresaliente.

 "Parece que se ha percatado de mi traición."

Era natural que un empleado jurara no revelar los secretos de su antigua compañía al cambiar de trabajo. Con eso en mente, Ainz era un villano por hacer que Fluder le proveyera de información delicada sobre el Imperio.

Sin embargo, Ainz sabía bien que no estaba dirigiendo una compañía, sino un país. Nada estaba prohibido en aras de la prosperidad de su nación — de la felicidad de la gente que pertenecía a la Gran Tumba Subterránea de Nazarick.

Ainz no tenía rencores contra Jircniv. No obstante, eso no significaba nada a comparación del bienestar de su propio país. Si la desgracia de Jircniv hacía prosperar al Reino Hechicero, entonces sencillamente tendría que sufrir.

Dicho eso, Ainz seguía prefiriendo la coexistencia y la prosperidad mutua en lugar de un conflicto.

Alguna vez, Punitto Moe había dicho algo sobre un señor Nash y las condiciones de un prisionero y algo en ese sentido, pero el resultado de eso en general era que, si las oportunidades eran ilimitadas, la cooperación produciría los mayores beneficios para todas las partes involucradas*.
(*Ainz nuevamente se está equivocado — ver el Equilibrio de Nash y el Dilema del Prisionero.)

Ainz sabía que las relaciones internacionales eran básicamente un asunto en el que cada parte usaba a la otra, pero él quería mantener una buena relación con Jircniv.

(Mantuve el número de muertes Imperiales al mínimo como el pago por cazar furtivamente a Fluder, así que probablemente estamos iguales en ese sentido. Ahora me siento un poco más cercano a él. Debe ser debido a todas las veces que lo he espiado.)

"...¿Sucede algo, Maestro?"

"Eh, um, nada. Sólo pensaba sobre ciertos asuntos."

"¿En verdad? ¡Mi más sinceras disculpas por interrumpir sus pensamientos, Maestro!"

"No hay necesidad de disculparse. Hoy estoy aquí por ti."

"¡Ohhh! ¡Muchas gracias, Maestro!"

¿Por qué me lo agradece tan vigorosamente? Aunque Ainz estaba perplejo por eso, eventualmente consiguió reencauzar el tema.

"Ah—sí, el hecho de tu traición. Bueno, está bien que hayas sido expuesto, pero hay un problema. En otras palabras, tu seguridad."

"¡Ohh! ¡Y pensar que usted en verdad se preocuparía por la seguridad de alguien como yo, Maestro!"

¿Por qué este anciano tiene que reaccionar exageradamente a todo? La tarea básica de un jefe era velar por el bienestar de cualquiera que no pensara descartar desde el inicio. ¿O es que en el Imperio hacen las cosas diferentes?

(Si fuera esto último, sería aterrador... Bueno, en mi caso, es posible que mate a las personas que se interponen en mi camino, pero matar a las personas que alguna vez fueron mis subordinados sigue siendo...)

"Fluder, es cierto, no te emociones demasiado. Sería extraño si alguien alrededor tuyo se diera cuenta."

"Eso no será un problema. Este piso es exclusivamente para mi uso. No hay nadie más alrededor."

Él ya había venido aquí antes. Dicho eso, esta torre era bastante grande, así que no era de extrañar que el más grande lanzador de magia del Imperio tuviera permitido el uso exclusivo de todo un piso.

"De vuelta al asunto de tu seguridad personal. ¿Alguien ha intentado asesinarte después de que tu traición fuera revelada?"

"Nada de eso. Sin embargo, mis responsabilidades han ido disminuyendo de manera constante, y aunque en el pasado el Emperador me llamaba con frecuencia para pedir mi consejo, no ha vuelto a llamarme desde que regresó del glorioso dominio que usted gobierna, Maestro."

"Ya veo... Entonces, Fluder. ¿Quieres venir conmigo?"

"¡Ohhh! ¡Encantado!"

"Entonces, luego de tomar en cuenta tu profesión —no, antes, hay algo que debo hacer. Es concerniente a tu recompensa."

Luego de decir eso, Ainz exhaló, y entonces buscó en su dimensión de bolsillo. Ya había practicado muchas veces el flujo que tomaría la conversación, burlándose de las palabras al mismo que hacía correcciones.

Aunque no tenía ninguna forma de asegurarse de si Fluder reaccionaría de la forma como había imaginado, ya lo había practicado lo suficiente.

"Como acordamos, ahora impartiré una porción de mi conocimiento sobre ti. Toma y estudia este libro."

Ainz le entregó un tomo llamado El Libro de los Muertos.

Era un tomo bastante antiguo, que despedía un olor a humedad. Pero increíblemente, el libro en sí mismo era bastante resistente, sin rastros de estar comido por gusanos.

Fluder aceptó con manos temblorosas el libro que Ainz le ofreció. Ainz estaba contento de ser no-muerto. Si siguiera siendo humano, el libro podría haber estado temblando sin cesar debido a su nerviosismo.

El objetivo de Fluder era comprender por completo el abismo de la magia, pero Ainz no sabía qué era ese abismo. Podía enseñarle sobre Yggdrasil, pero el abismo de la magia o lo que sea quedaba descartado.

Dicho eso, no entregárselo sería traicionar su lealtad. Uno debía pagar bien con bien y recompensar un servicio leal. En consecuencia, Ainz le había dado un libro de su colección que parecía ser el que tenía más probabilidades de contener los secretos del conocimiento mágico. Las partes a las que había echado un vistazo contenían algo sobre la magia que él no llegaba a entender.

"Entonces, por favor discúlpeme."

Fluder tomó el libro, y su expresión de alegría pronto se retorció en una mueca de desesperación luego de examinar unas cuantas páginas.

"—¿Qué sucede? ¿No es lo que buscabas?"

Ainz suprimió su inquietud mientras hacía esa pregunta. Estaba bien si no era lo que quería. Ya había practicado para esa eventualidad.

"No, no es eso. Es simplemente que no puedo entenderlo."

"Ah, ya veo."

Ainz tomó el libro de Fluder, pasó algunas páginas y se detuvo en una en particular.

"Este capítulo concierne a la transformación de los muertos en almas."

Estaba escrito en japonés, así que obviamente Fluder no podía entenderlo. Sin embargo—

(Esto parece más un libro sobre el escenario de un mundo de fantasía que una novela de fantasía. Qué demonios es esta cosa sobre la diferenciación. Y luego están las almas como nubes y cosas así. Se ve realmente difícil y no puedo entenderlo del todo. Se siente como si sólo estuviera raspando la superficie... ¿Podría ser que no podría entender este libro, incluso si lo leyera?)

Los libros eran como lo oculto, o mejor dicho, este libro era prácticamente un libro de ocultismo. Para Satoru Suzuki, que no tenía conocimientos en este campo, todo lo que veía era una colección de garabatos. Sin embargo, todo esto parecía haber sido tomado de algún tipo de mitología. Si Tabula Smaragdina estuviera aquí, probablemente sería capaz de explicárselo a él.

"¡Ohhh!"

La sensación de culpa en el corazón de Ainz se hizo más fuerte mientras veía a Fluder mirándolo con alegría en los ojos.

"En efecto... Bueno, no puedo darte esto porque sólo tengo un par, pero pruébalos."

Ainz colocó un par de anteojos sobre el libro y se lo entregó a él. Fluder se los puso apresuradamente y hojeó las páginas.

"¡Esto, Esto es! Dice que las almas son entidades como la espuma dejada por las olas de este gran mundo, y así tanto grandes o pequeñas, son fundamentalmente las mismas. ¡¡¡Eso signifiiiiicaaaaaaaaa!!! "

(Está completamente loco.)

Incluso Ainz se sobresaltó, hasta el punto que casi retrocede.

La forma en la que los ojos de Fluder se habían agrandado y estaban inyectados de sangre y su respiración como la de un animal salvaje, daban la impresión de que estaba a punto de abalanzarse sobre alguien.

"¿Qué, qué tal está?"

Los ojos de Fluder giraron y observaron a Ainz de frente.

"¡Esto, esto es asombroso, Maestro! ¡Éste es el saber que buscaaaaabaaaaaaaaaa! ¡Hyaaaah!"

La alarma que sintió ante la manía del anciano excedió un límite predeterminado, y Ainz rápidamente se calmó de nuevo.

"—¿Es así? Entonces, regrésame los anteojos."

"¡Qu! Pero, esto..."

"Piensa en la traducción de ese libro como en tu entrenamiento. Una vez que puedas entenderlo y digerirlo, serás capaz de poner el pie en una esfera mayor. Sería inútil para ti si usaras estos anteojos."

"Cómo puede ser esto... Entonces, ¿podría permitirme darle una revisión a este libro primero?"

"No hay problema con una página más. Pero si continúas después de eso, afectará negativamente tu desarrollo."

Fluder cerró el libro con un sonido parecido a un *patan*, y luego cerró los ojos.

Luego de varios segundos, los abrió y habló. Su voz había regresado a la normalidad.

"Entendido. Cumpliré con sus enseñanzas, oh Maestro. ¿Podría buscar su ayuda si hay asuntos que no entiendo?"

"Umu. Siempre y cuando responder esté dentro de mi poder."

"¡Sí!"

Fluder se quitó los anteojos y se los regresó a Ainz.

(¡Excelente! Ahora no oiré nada de Fluder por un tiempo. Ah, necesito darle instrucciones primero. Eso... cómo decir esto...)

Ainz luchó para abrir a la fuerza las bóvedas de su memoria.  Luego, en un tono solemne y pesado —que haría pensar que ésa era la voz que debería tener un líder— habló:

"Fluder."

"¡¡Sí!!"

"Te he encomendado este libro de arcanos porque confío en ti. Nunca debes entregárselo a una tercera parte. Lo mismo se aplica a las notas que tomes cuando lo estudies. Nada sobre este libro puede divulgarse."

"¡¡¡Sí!!!"

"Casi es innecesario decirte la razón de eso, pero éste es un conocimiento que sobrepasa lo que los humanos pueden comprender. Sería muy molesto si otros llegaran a saber sobre ello... Aunque alguien con tu talento podría no estar muy lejos de la salvación. Diez años en el futuro, no quiero tener que limpiar lo que dejaste atrás."

"Pero por supuesto. No difundiré a los otros ninguno de los conocimientos que he obtenido de usted. Lo juró."

"—Confió en ti, Fluder. No me decepciones."

"¡¡¡¡Sí!!!!"

Fluder se paró de su silla y se arrodilló en el suelo.

Ainz quería decirle que no había necesidad de llegar a tales extremos, pero esto también era prueba de cuán efectivo había sido su aire de majestuosidad. Ainz no pudo evitar sentirse orgulloso de que sus horas de práctica de actuación y vocalización pudieran tener un buen uso.

"Suficiente. Ya que lo entiendes, no diré más. Regresa a tu sitio. Sin embargo, será muy difícil que descifres un lenguaje desconocido sin ninguna ayuda. ¿Tienes alguna forma de superar ese problema?"

"¡Sí! Puedo usar un hechizo de traducción, aunque su eficacia es muy pobre. Creo que con eso, puedo descifrar lentamente el texto."

"¡En serio! ¡En serio! Magnífico."

Esa respuesta era exactamente lo que Ainz quería oír. Al darle lentamente la práctica apropiada, él podría ganar tiempo para sí mismo. Además, un problema como ése no sería suficiente para que Fluder se rindiera.

"Entonces te daré esto... no, es cierto. Te prestaré esta caja para que lo guardes dentro. No creo que lo trates a la ligera, pero alguien podría desear robártelo."

Ainz sacó una casa de su espacio de bolsillo. Era un ítem del mismo nivel que el que él usaba para almacenar su cuaderno de notas personales.

"Una vez que lo guardes aquí, incluso si esta caja es robada, requerirá de un tiempo considerable para ser abierta. Por supuesto, todo será inútil si alguien escucha el comando para abrirla... así que sé cauteloso."

"¡Por supuesto, Maestro! ¡Nunca dejaré que eso ocurra!"

"Bien."

Ainz movió la mirada de Fluder —que se encontraba acariciando el libro con alegría— hacia el techo. Ahora, ¿qué era lo siguiente que debía decir?

"Ah, es cierto. El asunto de tu tracción saliendo a la luz, y por ende, tu traslado hacia mí. ¿Cuándo puedes partir?"

"Si lo desea, Maestro, puedo hacerlo en cualquier momento. No tengo lazos con este país."

Ainz frunció el ceño mentalmente.

No tenía idea de qué decirle a alguien que podía desechar tan tranquilamente su posición de confianza. Bien podría hacer lo mismo con Ainz en el futuro.

Ainz le restó varios puntos a Fluder con un lapicero rojo en el registro de su corazón.

"...Entonces, Fluder. Deseo que participes en la investigación mágica del Reino Hechicero. Sin embargo, tus hechizos no deben difundirse. Sólo les serán dados a mí y a aquellos en quienes confío. ¿Puedes soportarlo? ¿Puedes olvidar tus deseos de gloria?"

"No habrá ningún problema. Lo único que deseo es vislumbrar los secretos de la magia. No deseo nada más."

Ainz estudió a Fluder con seriedad, al hombre que podía hacer tales afirmaciones.

Ainz no tenía habilidades para evaluar el carácter de una persona. Como seres humanos, era obvio que Fluder —un genio sabio que había vivido más allá de la duración normal de la vida de un ser humano y que se encontraba profundamente envuelto en las operaciones de una gran nación llamada el Imperio— era superior a él. No había forma de que él pudiera entrever algún intento de Fluder de engañarlo.

Sin embargo, ser incapaz de entrever tales cosas y no intentar hacerlo eran dos asuntos diferentes. Con esa actitud en mente, Ainz observó a Fluder, y al final dijo simplemente, "Bien".

"Te confiaré con todos los poderes y privilegios de tu puesto una vez que llegues al Reino Hechicero. También planeo ayudarte con la investigación mágica tanto como me sea posible. Entonces—"

Ahora, habría más de una persona ayudando a Nazarick, además de los Bareares. Si él podía obtener a la mujer que Demiurge y Albedo habían recomendado, Nazarick se fortalecería aún más.

Tenía que incrementar su poder tanto como fuera posible, en tanto que no podía ver el verdadero rostro de su enemigo.

El enemigo poseía un ítem de Clase Mundial, así que tenía que obtener un poder aparte del de Yggdrasil tan pronto como fuera posible. Tenía que asumir que cualquier cosa que él pudiera hacer, el enemigo también podía hacerla.

Sin embargo, había un problema.

Y era, cómo protegería al Imperio.

Demiurge pensaba que el Imperio era un enemigo potencial, pero Ainz no lo creía.

Aunque el futuro era incierto, el solo uso de la fuerza en éste mundo no era una decisión prudente. Si el Reino Hechicero se ganaba la reputación de ser una nación que aniquilaba a todos los que se interpusieran, los países que podrían ser amigos probablemente terminarían de enemigos.

Siendo ése el caso, ¿por qué no formar una profunda amistad con su compañero dictador Jircniv, y enviar ese mensaje a sus subordinados?

(De esta forma, seré capaz de minimizar la fuerza que Demiurge y los otros usarán para la conquista del mundo. Qué plan tan brillante. Más que la alianza de naciones, o que la alianza de gremios... ¿amistad?)

Las figuras de sus amigos heteromórficos aparecieron en la mente de Ainz.

(Sin embargo, ¿cómo debería entablar amistad con él? Darle a las personas lo que quieren no es la forma correcta de hacer amigos, cierto... Por lo tanto, proteger lo preciado para Jircniv, el Imperio, debería ser la mejor forma. Es muy probable que mis enemigos pongan sus miras sobre ellos.)

Se puso a sí mismo en el papel de las personas que le habían lavado el cerebro a Shalltear. Si usaban los métodos que Ainz usó, entonces—

(En el peor escenario posible, podrían usar 「Ia Shub-Niggurath」 en la Capital Imperial. Todos pensarían que lo hice yo, sin tener en cuenta al verdadero culpable... Entonces, esparcirían esas noticias por el mundo. Eso reduciría considerablemente la influencia del Reino Hechicero.)

Ainz recordó sus días en Yggdrasil.

Era una insensatez atacar directamente a un gremio poderoso, así que era bastante común instigar guerras con otros gremios para debilitar la influencia de los gremios poderosos. Estos métodos probablemente podrían aplicarse aquí.  Ainz probablemente lo haría si se encontraba en esa situación, así que lo más seguro era que su enemigo haría lo mismo.

Para prevenir que sucedieran este tipo de cosas, Ainz pensó en permitir que Fluder esparciera rumores de que él no podía volver a usar ese hechizo nuevamente (una mentira, naturalmente). Sin embargo, Fluder ya no podía ser usado, por lo que tenía que pensar en otro método.

(Esto es como prohibir llevar objetos peligrosos del tamaño de la mano... Como esperaba, necesitaré discutir este asunto con Demiurge, tal vez ordenarle que piense en una forma de enfrentar esto. Sin embargo, ¿no pensará que es extraño? Ahh, qué fastidio, no puedo resolverlo.)

Si tan solo pudiera dejarles todo a esos dos. Sin embargo, si hacía eso, dañaría su imagen de gobernante absoluto. Tenía que pensar en una forma de resolver sus problemas al mismo tiempo que protegía su puesto.

"Maestro, ¿Hay algún problema?"

"...Fluder, tengo la intención de proteger al Imperio por algún tiempo. ¿Tienes alguna idea?"

"...¿Podría saber por qué lo pregunta?"

"Conquistarlo sería fácil, pero no tengo la intención de gobernar una pila de escombros. Deseo mantener al Imperio intacto, y por eso me gustaría prevenir la pérdida del poder de combate que resultaría en el momento en que te pierdan."

Las arrugas de Fluder se hicieron más profundas.

"Es difícil responder de inmediato. Creo que no habrá problemas por un tiempo si no estoy aquí. Dicho eso, también es verdad que nadie puede llenar el vacío que dejaré al marcharme... Si está bien, entonces me quedaré por el momento."

"¿Estás dispuesto a hacerlo? Entonces, mañana me comunicaré nuevamente contigo, luego de terminar las discusiones."

"¡Sí!"

"Bien, hay dos cosas más que deseo preguntarte. Primero, me gustaría conocer los detalles sobre el Lord Marcial. El segundo asunto está relacionado a los Caballeros de la Muerte..."

***

Con la hora acordada acercándose, Ainz lanzó un hechizo de detección. Normalmente, primero habría colocado hechizos defensivos unos sobre otros sobre sí mismo, pero sería un desperdicio muy grande gastar demasiados pergaminos valiosos. A diferencia de cómo fueron las cosas en el cementerio, donde estaba seguro de la presencia de enemigos, Ainz simplemente lanzó su hechizo.

Dicho eso, escogió un lugar en el que un contraataque no golpearía a otros.

Una escena diferente apareció en su campo de visión. Éste era el interior de un carruaje. Ainz manipuló el punto de vista flotante y observó el interior del carruaje.

Entonces, Ainz lanzó 「Teletransportación Mayor」.

La teletransportación tuvo lugar sin incidentes, y Ainz abrió la puerta del carruaje. Ainzach, que se encontraba sentado en el interior, tenía una mirada de sorpresa en la cara. Sin embargo, Ainz ingresó despreocupadamente, cerró la puerta, y disipó el hechizo de invisibilidad que había lanzado sobre sí mismo.

"Como pensé, era Su Majestad. Aunque entiendo la necesidad de mantener el secreto, ¿podría por favor no usar el hechizo de invisibilidad la próxima vez?"

"Si no uso invisibilidad, seré visto, ¿no?"

"No debería haber problemas debido a la máscara de Su Majestad, ¿estoy en lo correcto?"

"En efecto, así podría ser, pero usé un hechizo de teletransportación. Me gustaría evitar verme envuelto en asuntos molestos."

"Ciertamente..."

"Bueno, ya que lo entiende, ¿partimos?"

"Muy bien. Partamos."

El carruaje atravesó la puerta abierta, y llegó al lugar designado por el portero. Ésta era un área de aparcamiento que podía acomodar varios carruajes.

"Entonces, procedamos."

Ainz desmontó del carruaje después de Ainzach.

(continúa) 358/453p

Un hombre mayor en uniforme de mayordomo los esperaba allí. Estaba acompañado por una sirvienta.

Aunque se veía como un mayordomo, no se sentía tan poderoso como Sebas. Parecía ser un hombre mayor bastante normal, aunque bien educado. El mayordomo era humano, aunque lo mismo no era verdad para la sirvienta.

Un par de orejas adornaban la parte superior de la cabeza de la sirvienta; no eran orejas humanas, sino de las del algún tipo de animal. Aunque era difícil de ver porque estaban tapadas por su cabello, no había bultos en el lugar donde los humanos normalmente tendrían las orejas. Tenía una cara bonita, pero no de la misma forma en que un humano sería lindo — más como la lindura de un animal.

"Bienvenido, Ainzach-sama y — Su Majestad, el Rey Hechicero, me parece. El amo aguarda por ustedes. Por favor permitan que les mostremos el camino. ¿Podría pedirles que nos sigan?"

"¡¿Qu?!"

Luego de oír las palabras del mayordomo, un ahogado grito de sorpresa escapó de la boca de Ainzach.

Ainzach había dicho en las charlas de ayer que no mencionaría la verdadera identidad de Ainz, así que debía haberse sorprendido porque habían logrado descubrir la identidad de Ainz. Para él, sin embargo, esto no era nada de lo que alarmarse. Su máscara podría ocultar su cara, pero no había cambiado su ropa. Cualquiera con una buena red de información podría haber oído sobre él. Bajo estas circunstancias, no responder sería grosero.

"Gracias. Entonces, por favor muéstrennos el camino."

"Sí."

El mayordomo agachó la cabeza. Un momento después, la sirvienta lo hizo también.

Luego de que los dos hubieran comenzado a caminar, Ainzach le dijo en voz baja a Ainz:

"Muchas gracias, Su Majestad."

Se lo agradecía porque Ainz le había respondido al mayordomo.

No hay necesidad de eso, quería decir Ainz, pero al final aceptó el agradecimiento en silencio.

Para Satoru Suzuki, un superior debía cubrir a su subordinado si éste cometía un error. Las gracias de Ainzach eran una reacción natural. Era un paso ineludible en su futuro desarrollo como uno de los subordinados de Ainz.

Una vez más, Ainz pudo percatarse con claridad de que ser un jefe no era nada relajante.

De pronto, Ainz se dio cuenta que nunca había dicho "Gracias" mientras actuaba el papel de un gobernante.

(Necesito encontrar el momento para darles las gracias a los Guardianes y a todos los NPCs. Necesito mostrarles mi aprecio por su esforzado trabajo.)

El objetivo de Ainz era dirigir la Gran Tumba Subterránea de Nazarick como si tratara de una compañía benevolente. Mientras meditaba despreocupadamente el asunto, no dejó de moverse, sino que continuó caminando en la dirección en que lo estaban guiando.

"Aunque, es muy sorprendente encontrarse en verdad con un Hombre Conejo, Su Majestad."

¿No sería mejor discutir este tipo de cosas una vez que la persona en cuestión se hubiera marchado? Ainz pensó eso, pero el tema le interesaba, así que decidió dejarse llevar por la corriente.

"¿No debería ser una Mujer Conejo?"

"No... bueno... el nombre de su especie es Hombre Conejo."

"Ainzach, era sólo una broma. Es algo inquietante que te lo tomes tan en serio."

"...Me pregunto si vino de más allá al este de la Alianza de Ciudades-Estado. Qué exótico."

"Hm..."

Ainz no tenía idea de que tan lejos era "al este de la Alianza de Ciudades-Estado". La información que tenía aun no cubría regiones tan distantes.

De todas formas, no había visto a ningún otro en el Reino, y ella era la única Hombre Conejo que había encontrado en la Capital Imperial. Debía ser difícil vivir en un lugar sin otros miembros de la especie de uno, incluso sin tener en cuenta la discriminación de las otras razas.

Ainz sentía curiosidad y quería hacerle algunas preguntas a la mujer, pero no lo hizo. Habría sido molesto si pisaba alguna mina durante su conversación.

Poco después, llegaron a una casa.

"El amo espera por ustedes dentro. Por favor."

El interior de la casa estaba decorado con muchas piezas amorosamente aceitadas y cuidadas de armas y armaduras. Estaban limpias, libres de polvo y expuestas en perfecta alineación.

Tras inspeccionarlas con mayor detalle, muchas de las armas presentaban arañazos y estaban abolladas en los extremos. Estaba claro que estas armas habían sido usadas en combate real.

En lugar de una exhibición en la tienda de un mercader de armas, daba la impresión de ser una exhibición de armas del glorioso pasado del dueño de la galería.

Luego de una rápida mirada alrededor, La vista de Ainz regresó a la espada que vio primero.

Era el arma más bella entre todas las del cuarto.

No había señales de daño en la espada. El dueño de la galería debía tenerle bastante cariño, a juzgar por la forma en que había sido colocada para ser la primera cosa que cualquiera vería al ingresar al cuarto.

"¿Es de su agrado?"

"Ah, verdaderamente es una colección excelente."

Ainz le respondió así al dueño del cuarto sentado en el sofá — en otras palabras, al dueño de esta galería. El dueño era de cuerpo fornido y de cabello cortado tan corto que se podía ver su cuero cabelludo.

No se molestaron en saludarse, sino que continuaron hablando de armas.

"Entonces, qué pieza es su favorita — ah, ésa. Todos los que vienen aquí dicen lo mismo."

Ainz atravesó el cuarto y se detuvo ante la espada.

"¿Podría tomarla?"

"Por supuesto, adelante."

Ainz le dio las gracias y tomó la espada. Por supuesto, se le caería si intentaba usarla en serio, pero no había problema con sólo sostenerla.

Examinó la espada, y entonces se percató de los caracteres grabados en la hoja. Esos extraños caracteres le eran vagamente familiares a Ainz. Buscó en sus recuerdos, y finalmente encontró la respuesta.

"¿Runas?"

"¡Ohhh! Era de esperarse de Su Majestad. ¡Conoce sobre estas letras!"

(¿Qué? ¿En serio? ...¿Las runas son comúnmente usadas en este mundo?)

Las runas eran un conjunto de letras que aparentemente habían sido usadas en el pasado del mundo de Satoru Suzuki. El hecho de que tales caracteres existieran en este mundo significaba que era muy probable que alguien del mismo mundo que Satoru Suzuki los hubiera dado a conocer aquí. Por lo tanto, Ainz preguntó con cautela:

"...Probablemente, me parece. Sólo sé de ellas. No puedo crear ítems con grabado de runas. ¿Podría preguntar qué herrero hizo esto?"

"Ohhh, ésa es una buena pregunta. La espada fue forjada por un herrero rúnico del Reino de los Enanos en la Cordillera Montañosa de Azellisian. Es de aproximadamente 150 años de antigüedad. La hoja puede acumular electricidad y la marca del hacedor está en la empuñadura. ¿Puede verla?"

El dueño de la galería estaba parado al lado de Ainz.

Un sobrecogedor olor a colonia asaltó su nariz.

"Ésta es una pieza hecha por Stonenel, un famoso taller."

(¿Un taller de Enanos? ...Parece que tendré que reunir información sobre ese tipo de cosas.)

"Hoh. Se oye como un taller famoso. ¿Hay algunos ejemplos de su trabajo aquí?"

Ainz miró alrededor, y el hombre se rió con entusiasmo.

"Jajajaja. No, no aquí. Las guardo en otro lugar. Sin embargo, ésta es la única pieza que posee un encantamiento tan poderoso."

"Hoh."

Ainz ocultó la decepción que sintió al mismo tiempo que suspiraba en silencio.

Sin embargo, de todas formas había aprendido algo sobre el taller llamado Stonenel. Tenía que averiguar si había un jugador allí.

"He oído que las armas creadas por los herreros rúnicos enanos rara vez circulan en el mercado. ¿Y usted en verdad tiene guardadas más de ellas?"

Ainz le hizo una señal de pulgares arriba a Ainzach por haber hecho esa pregunta.

"En efecto es así, Ainzach," el hombre sonrió. "Me apodero de ellas siempre que hay una subasta. Recientemente, hubo un aventurero persistente tratando de superar mi oferta. Terminé pagando tres veces la suma que originalmente había planeado."

Ainzach agitó la cabeza incrédulo (más o menos), mientras que Ainz asentía con la cabeza dando su aprobación. Así eran las cosas para un coleccionista. Alguien ajeno nunca podría ser capaz de entenderlo. Algunas veces, incluso Ainz no entendía las acciones de su antiguo yo.

Ainz quería seguir preguntando, pero al final decidió regresar la espada a su sitio original.

"Parece ser que estaba hechizado por su maravillosa colección, tanto que ni siquiera lo saludé. Perdone mi falta de respeto."

El hombre era todo sonrisas.

"Su Majestad tiene habilidad con las palabras. Entonces, permítame presentarme nuevamente. Soy Osk, un insignificante mercader."

"Seguramente enfurecerá a los otros mercantes del Imperio si se llama a sí mismo insignificante. Yo soy el Rey Hechicero, Ainz Ooal Gown."

"No pasa un sólo día en el que no oiga su poderoso nombre. Por favor, tome asiento. Haré que los sirvientes preparen bebidas."

"...Aunque ésta es una oportunidad poco común... no hay necesidad de que las preparen para mí."

Los ojos de Osk no parecían muy proporcionales a su cabeza. Ainz fue estudiado por esos ojos.

"Su Majestad, he oído los rumores... pero ¿podría pedirle que se quite la máscara?"

"...Ya que es un pedido del dueño de la casa, debo acceder."

Ainz se quitó la máscara, revelando su rostro desnudo.

No hubo una expresión de sorpresa en la cara de Osk. Sus ojos eran muy pequeños, así que una vez que los estrechaba para sonreír, no había forma de mirar en sus profundidades.

"Ohhh... Ya veo, ya veo..."

Osk asintió varias veces con la cabeza antes de hablar nuevamente.

"En verdad, estaba preocupado por no ser capaz de preparar un té que pudiera satisfacer los gustos del renombrado Rey Hechicero, pero parecería que ése fue un desperdicio de esfuerzos de mi parte."

Luego de esas alegres palabras, el estómago de Osk se sacudió con su risa.

"Dígame, Osk. ¿Cómo supo que Su Majestad vendría conmigo?"

"Ahhh, no es muy difícil de adivinar, ¿cierto? E-Rantel está bajo el control de Su Majestad. Cuando oí que el Líder del Gremio de Aventureros de E-Rantel venía de visita, en compañía de alguien más importante que él mismo, sólo una persona me vino a la mente. Por supuesto, podría haber sido algún otro confidente del Rey Hechicero, pero mis instintos me dijeron lo contrario," dijo Osk.

"Entonces, ¿es mi turno de hacer algunas preguntas? ¿Alguna vez usó las armas dispuestas por allá?"

Osk se rió ante la pregunta de Ainz.

"¿Cómo podría ser así? ¡Su Majestad, tenga en cuenta mi cuerpo! Puedo blandir un ábaco, pero jamás he blandido una espada. Ése es sólo un pasatiempo mío... Desde que era niño, siempre he admirado a los fuertes, y también las espadas y otras armas."

"Ya veo..."

"Parece que lo entiende. Entonces ahora, tengo una pregunta propia. He oído del poderío imparable de Su Majestad; ¿eso se debe a todo el tiempo que ha vivido — bueno, supongo que cuenta como vivir?"

"Es correcto, a comparación de la longevidad de ustedes, humanos."

Cuando Ainz dijo eso, pensó sobre algo. ¿Qué tipo de ser era el Rey Hechicero Ainz Ooal Gown?

Obviamente no podía decir, "Claro que no, ustedes dos son mayores que yo." Incluso si lo hacía, ellos no le creerían. Así que tenía que hablar representando al personaje del Rey Hechicero. Sin embargo, si no decidía los detalles exactos del personaje del Rey Hechicero, las cosas podrían ponerse feas.

(De cualquier forma, está confirmado que los no-muertos tienen vidas largas. Si alguien pregunta por qué no sé sobre ciertas cosas a pesar de mi larga vida, puedo responder que estaba concentrado en investigar la magia. Usemos ese detalle básico para el carácter del Rey Hechicero.)

"Siendo ése el caso, ¿posee armas del pasado?"

A juzgar por la pregunta, Osk no intentaba ocultar su curiosidad.

"Por supuesto que lo hago. Sin embargo, no puedo simplemente dárselas a usted, ¿verdad?"

"Por una cantidad adecuada — no, le pagaré tres veces su valor en el mercado."

Ainz no podía simplemente rechazarlo. Esto se debía a que recordó el precario estado de sus finanzas personales. Sin embargo, difícilmente sería digno que el gobernante de un país dijera "Claro, hagámoslo".

"...No estoy precisamente interesado en el dinero."

"Me disculpo sinceramente. Decirle tal cosa a Su Majestad —que es el gobernante de un país— fue terriblemente grosero de mi parte... Entonces, ¿qué puedo ofrecerle que haga que quiera intercambiarlas conmigo?"

(¿Así que quiere expresarlo como recibir una recompensa por un servicio meritorio a mi país, o algo así? ¿Hm? Bueno, en ese caso...)

Ainz sacó una espada corta. Estaba envuelta en un efecto de niebla ondulante. La hoja azul y débilmente translúcida estaba hecha de metal de cristal, y contenía poco mana. Sin embargo, su habilidad en general la clasificaba como un ítem de clase alta, y ciertamente era más poderosa que los ítems mágicos comunes en este mundo.

"¡Eso, eso es!"

Dos voces pronunciaron esas palabras.

Los ojos de Ainzach se ensancharon mientras miraba la espada corta. "Umu," murmuró Ainz, antes de colocarla delante de Ainzach.

"Tómala."

"¡¿Ah?!"

Una vez más, esas palabras fueron dichas por dos voces.

"Ainzach, éste es un regalo por tu arduo trabajo. Una vez dicho eso, no se trata de un premio, ni tampoco simboliza tu puesto, simplemente sentí que este tipo de cosas se parecen a las recompensas que deseo otorgar en mi nación ideal, así que te la estoy dando. Si en su lugar requieres dinero, está bien si la vendes."

La espada corta no contenía suficientes datos como para matar a Ainz. Ni tampoco era una de las armas hechas por sus antiguos compañeros del gremio y por ende llena de recuerdos.

"Yo, cómo podría atreverme a aceptar tal..."

El cuerpo de Ainzach tembló descontroladamente.

"Esto no es nada sorprendente. Bueno, si no la quieres, puedo cambiarla por algo más cuando llegue el momento. Una poción de curación, tal vez. Eso debería estar bien. ¿Qué piensas?"

Ainzach lo dudó por un momento, pero al final decidió quedarse con la espada corta.

"La aceptaré. ¡Muchas gracias, Su Majestad! Continuaré sirviendo a Su Majestad con todas mis fuerzas, ¡con un esfuerzo que no será opacado por esta espada!"

"Felicidades, Ainzach. Si tienes algún problema, recuerda pensar en este amigo tuyo."

Osk le dio un vistazo a la espada corta al momento de decir eso. Ainzach tenía una expresión parecida a la una perra protegiendo a sus cachorros.

"No sucederá. Jamás."

Ainz decidió cambiar de tono.

"Bueno, entonces. Pasemos al verdadero asunto."

Osk renuentemente apartó los ojos del pañuelo que Ainzach había usado para envolver la espada, y respondió:

"...Entendido. Podría preguntar, ¿a qué se debe que honrara mi humilde hogar con su presencia?"

"Umu... No es mi costumbre embellecer mis palabras. Permítame ir al grano... Me gustaría arreglar un encuentro con el Lord Marcial de la arena."

Los ojos de Osk se abrieron, pero pronto regresaron a su forma normal.

"He oído que el Lord Marcial no es parte del personal de la arena, sino un gladiador que usted ha educado desde niño. Ainzach me dijo que usted puede organizar rápidamente una pelea en la programación si está de acuerdo en hacer que el Lord Marcial luche, por lo que he venido a pedírselo."

"Fuajajajaja. ¿Habla en serio, Su Majestad? ¿Sabe que el Lord Marcial es el hombre más poderoso en la arena, con el cuerpo de un monstruo y unas sobresalientes habilidades de lucha? Incluso podría ser el más fuerte en la historia. Tal vez Su Majestad también cuenta con individuos poderosos entre sus seguidores, pero derrotarlo a él es..."

Osk agitó la cabeza con orgullo.

"...¿Es más fuerte que Fluder?"

"No, esto es desde la perspectiva de un guerrero. No es aplicable a los lanzadores de magia. Todo lo que tienen que hacer es elevarse al cielo y atacar repetidamente con magia y ése sería el final de todo."

Las quejas en voz baja de Osk perturbaron un tanto a Ainz, y entonces Ainzach intervino:

"Una vez, un equipo de aventureros se elevó al cielo y ganaron desde lejos al hacer llover flechas y hechizos sobre él. Esa batalla fue bastante decepcionante. Desde entonces, la arena prohíbe la magia de teletransportación y de vuelo."

Entonces, Osk miró a Ainz. Parecía haberse recuperado.

"¡Ejem! Bueno, eso fue descortés de mi parte, Su Majestad. Recordé algunas memorias amargas... Entonces, de vuelta al tema, Su Majestad. ¿Podría preguntar quién pretende luchar contra el Lord Marcial? ¿Es humano?"

Ainz y Ainzach se miraron el uno al otro. Entonces, Ainz respondió:

"Seré yo."

"...¿Eh?"

"Yo, Ainz Ooal Gown, seré su oponente."

Luego de un breve periodo de silencio, Osk preguntó con pánico:

"Pero, pero pero, ¿pero usted no es el gobernante de un país, Su Majestad?"

"En efecto, lo soy. ¿Qué hay con eso?"

"¿Eh? No, tiene razón, pero... eso..."

"Ahh, entiendo lo que le preocupa. ¿Debe estar pensando en qué sucedería si yo fuera herido?"

"Estaría bien si únicamente termina con usted siendo herido," murmuró Osk en voz baja. Ainz pretendió no darse cuenta.

"Tranquilícese. No habrá problemas, no importa lo que me suceda. Dejaré prueba escrita de ello."

"Pero si algo así sucediera, no podré hacer negocios nunca más. He oído que supuestamente el Imperio es aliado del Reino Hechicero. Si permito que el rey de un país aliado sea seriamente lastimado, el estado tendrá los ojos sobre mí."

"Se lo prometo — no tendrá problemas por esto."

"Incluso si dice eso..." Osk hizo una pausa para pensarlo, y entonces preguntó de nuevo: "Lo que voy a decir podría ser desagradable, pero ¿podría ofrecerme algo de garantía?"

"¿Una garantía? ¿Cómo qué?"

"...Por favor deme algo como lo que le dio antes a Ainzach. Si algo le sucede, estará bien siempre y cuando pueda quedarme con ese ítem."

"Si eso es lo que lo satisface, entonces haré esa promesa. Sin embargo, no puedo dárselo de inmediato. Prometo que vendré mañana."

"Muchas gracias, Su Majestad. ...Hay otro asunto que me gustaría preguntarle, aunque temo que no sea apropiado."

Ainz agitó la mano, indicándole a Osk que debía continuar.

"Como promotor, obtengo mucha información. Gran parte de ella tiene que ver con seres poderosos que podría aparecer en la arena, o con monstruos. También hay rumores concernientes a Su Majestad — ¿podría atreverme a preguntar si es verdad que Su Majestad mató a miles de las personas del Reino con un solo hechizo?"

"¡Koff!"

Ainzach tosió de forma forzada. Estaba mirando fijamente a Osk con ojos llenos de reproche, pero esto no era nada que tuviera que permanecer oculto, ni tampoco era algo de lo que avergonzarse.

"En efecto, es verdad. Los maté con mi magia. ¿Me reprochará por ello?"

"No, simplemente preguntaba para medir el alcance de los poderes místicos de Su Majestad. Después de todo, si usó ese hechizo de los rumores, eso sería... muy malo. Al fin y al cabo, la arena se encuentra dentro de la Capital Imperial."

"No, no, no usaré magia como ésa."

Incluso Ainz no tenía la intención de usar un hechizo así en medio de un país aliado. ¿Qué tipo de terrorista haría algo así?

"Por supuesto, yo también siento lo mismo. A diferencia de la imagen común que tienen los no-muertos, Su Majestad es un hombre noble y racional. No creo que lleve a cabo una gran matanza porque odia a los vivos. Dicho eso, hacer suposiciones y no confirmar estas cosas podría conducir al fracaso."

Ainz también estaba de acuerdo con ese punto. Éste era uno de los peligros de dejar que una nueva persona se sumara. En verdad, Satoru Suzuki había fallado de esta forma en el pasado.

"Sus inquietudes son válidas. Permítame repetirlo — no usaré ese hechizo."

"¿Y a qué se debe? ¿Tiene algo que ver con la alineación de las estrellas?"

"Aunque eso no tiene relación al asun—"

Un foco se prendió sobre la cabeza de Ainz.

"Bueno, ese hechizo es una de mis más poderosas cartas del triunfo. Debido a que El-Nix-dono lo deseaba, me esforcé por lanzar ese gran hechizo, que sólo puedo usar una vez cada diez años. Por lo tanto, dentro de la siguiente década, debo conservar mi fuerza."

"¡Hoh!," un destello extraño brilló en los ojos de Osk. "¿Es realmente correcto que me diga eso? Después de todo, esto podría considerarse una debilidad de Su Majestad..."

"Está bien. Puede que no pueda usar un hechizo destructivo como ése, pero masacrar a cualquier tonto que se oponga a mí sigue siendo fácil. Después de todo, eso no significa que no pueda usar otros hechizos."

"Era de esperarse de Su Majestad. En otras palabras, el Lord Marcial también será un oponente fácil; ¿es eso lo que Su Majestad quiere decir?"

Luego de que Ainz asintiera con confianza con la cabeza, una sonrisa surgió en el rostro de Osk. Sin embargo, cuando Ainz lo estudió, no pudo estar seguro de que la sonrisa fuera genuina.

"Ya veo. Por último, por favor permítame una pregunta más. ¿Por qué quiere luchar contra el Lord Marcial, Su Majestad?"

"Porque he oído que es un ser poderoso... Deseo conocer quién es más fuerte, entre él y Gazef Stronoff. Gazef estaba en el Reino, así que tal vez la mayor razón es porque deseo saber quién es su equivalente en el Imperio."

Por supuesto, no era por eso que Ainz estaba luchando. Sin embargo, ésa fue la razón que él y Ainzach habían acordado luego de discutir el asunto.

Habría estado bien si decía la verdadera razón, pero Osk no era una persona confiable. En verdad, parecía del tipo de personas que le daban prioridad a sus ganancias personales. Ainz sintió que ser honesto con él no terminaría bien.

"Lo entiendo. Muchas gracias... Entonces, programaré un encuentro con el Lord Marcial. Sin embargo—"

Osk levantó una mano para interrumpir las gracias de Ainz.

"Espero que siga las reglas de la arena. Además, aunque Su Majestad podría tomar con seriedad su encuentro con el Lord Marcial, para nosotros sigue siendo un tipo de espectáculo. Por lo tanto, una batalla demasiado a favor de un lado sería terriblemente aburrida. Con eso en mente, me gustaría solicitar que Su Majestad no use magia, y que use una espada —un arma— para luchar contra el Lord Marcial. Considero que estas condiciones deberían contribuir a una buena pelea."

"¡¿Qué está diciendo?!"

Ainzach se paró de su sitio. Su cara estaba roja por la ira.

"¡¿Es eso siquiera posible?! ¡Su Majestad es un lanzador de magia! ¡¿Cómo espera que gane?!"

"Jojo. En efecto, es así. No debería haber forma de que Su Majestad gane una vez que su magia sea sellada. Vaya vaya, y pensar que en realidad toqué un asunto sensible. Sin embargo, no esperaba oír esas palabras de tu boca. Habría esperado que estuvieras de acuerdo con que Su Majestad perdiera. Parece ser que mi opinión sobre ti ha cambiado."

"¡Tú—!"

"Ainzach, no te agites demasiado. Está bien."

"...Su Majestad, ¿qué dijo?"

Ainz rió, porque Osk y Ainzach lo miraban de manera divertida. Sin embargo, estaría mal que su risa sea interpretada como burla, así que Ainz intentó esconderla con un resoplido.

No obstante, eso era imposible para alguien que sólo tenía un agujero por nariz.

Ainz decidió no desperdiciar su energía y decidió intentar salir de la situación fanfarroneando con sus palabras.

"Parece que no me han oído. Dije, que está bien."

No hubo cambios en la expresión de Osk, pero su mente estaba trabajando a gran velocidad. Por lo menos eso era obvio.

"...Entonces, ¿lo jurará en el nombre del Rey Hechicero, Su Majestad?"

"¿Jurarlo bajo mi nombre? ...Lo entiendo. Yo, Ainz Ooal Gown, juro por mi nombre que no usaré ninguna forma de magia durante la batalla contra el Lord Marcial."

"¡Espere! ¡Su Majestad! ¿Cómo puede hacer tal juramento sin siquiera haber visto la fuerza del Lord Marcial?"

Las palabras de Ainzach eran prudentes. Sin embargo, si la información que Ainz tenía sobre el Lord Marcial era correcta, no debería haber problemas con hacerlo.

"Bueno, de alguna forma saldrá bien."

"¿Realmente cree que se resolverá solo?"

Ainz estaba ligeramente conmovido por la respuesta de Ainzach. Nadie había expresado opiniones como ésta desde que había comenzado su reinado como el gobernante de Nazarick. Había sucedido unas cuantas veces durante sus días como Momon, pero incluso eso se había desvanecido luego de haberse elevado entre los rangos.

"¡Usted también! ¡Si el rey de otro país muere en la arena del Imperio, se meterán en un buen lío!"

"Bueno, es natural esperar eso. ¿Qué hará, Su Majestad? No es demasiado tarde para aceptar el consejo de uno de sus leales súbditos y rendirse ahora."

Ainz se encogió de hombros en respuesta. Podía entender las preocupaciones de Ainzach. Después de todo, este plan originalmente había sido idea suya. Por supuesto, cuando se le había ocurrido, había estado asumiendo que él usaría magia. Sin embargo, ¿realmente pensaba que Ainz era así de débil sin magia?

"Estará bien. Pero más importante aún, gritar de esa forma es bastante vergonzoso, Ainzach. Entonces, Osk. No tengo esto muy claro, pero ¿qué bien haría mi muerte para usted?"

Los ojos de Osk se abrieron por la sorpresa. Una reacción como ésa no era linda en lo más mínimo en un hombre mayor.

"Parece que Su Majestad está equivocado. No ganaría nada con ello. Como dice el Líder del Gremio, para mí sería un obstáculo mucho mayor."

No parecía haber ningún motivo oculto para proponer estas condiciones desventajosas para Ainz. Con toda seguridad, se originaron de sus pensamientos como promotor.

"—¿Es así? Entonces, procederemos como lo planeamos."

"...Su Majestad, ¿tiene alguna forma de derrotar al Lord Marcial —que es más fuerte que Gazef— sin usar magia?"

"...Stronoff, eh. Verdaderamente un hombre de una fuerza envidiable."

Ainz se percató de la mirada de sorpresa en Ainzach, pero no dijo nada al recordar al antiguo Capitán Guerrero.

"Si el Lord Marcial es más fuerte que ese hombre, entonces obviamente, tendré que estar en guardia. Sin embargo, la fuerza de la que hablo se refiere a su espíritu y no a su habilidad de lucha. Ahora, si estuviéramos comparando la fuerza del brazo para la espada del Lord Marcial y la de Stronoff, seguramente el primero acabaría con el segundo en un instante."

"Ya veo. Hablando de ello, debo continuar respondiendo la pregunta que hizo anteriormente, Su Majestad."

Osk levantó ambas manos. Sus brazos eran musculosos y carentes de grasa.

"Amo el choque de espada contra espada y de puño contra puño. Lamentablemente, no tengo talento para luchar, y ni siquiera todos mis esfuerzos podrían obtenerme la victoria. Es por eso que estaba pensando en crear un guerrero que pudiera sustituirme, y entrenarlo para que obtenga la victoria en mi lugar."

Osk sonrió burlonamente. Ésta no era la actitud de mercader que había estado mostrando hasta ahora, sino su rostro como ser humano.

Ésta era la primera vez que Ainz había encontrado a una persona así de extraña, aunque sabía que los fetiches variaban de persona a persona. En otras palabras, Osk tenía un fetiche particularmente anormal. Ainz creó una sección en su mente llamada "pervertidos" y colocó a Osk en ella.

"Por lo tanto, se sentiría muy bien si Su Majestad perdiera contra el Lord Marcial que he entrenado."

"Ya veo."

Osk y Ainzach observaban a Ainz; la sorpresa escrita en sus rostros.

Ainz quería preguntar, ¿qué han estado haciendo desde hace un momento?

"No me muestre esa expresión tonta. Si tiene algo que decir, dígalo."

"No, no, eso era todo lo que tenía que decir."

"No tengo idea de qué tipo de reacción desea de mí, Osk... Los humanos realmente son criaturas complicadas. ¿Bueno? Si es todo, ¿significa eso que quiere que yo diga lo faltante? ...Hm, Qué tal esto. ¿Realmente está tan feliz de derrotarme mientras no puedo usar mi magia?"

Por alguna razón, Osk se tropezó con su respuesta.

"Eh, ah, eso... Realmente no me gusta mucho la magia..."

"Ya veo. Entonces, dejemos así el asunto."

Osk y Ainzach intercambiaron miradas. Vamos, escúpanlo, pensó Ainz. Sin embargo, era así como funcionaba el mundo. Si alguien que no tenía permiso para hablar revelaba su corazón, se metería en problemas.

"Ya hemos dado a conocer nuestras intenciones el uno al otro, así que no perdamos el tiempo con pequeños engaños y sigamos adelante con las cosas. ¿Cómo ordenará la programación para la pelea con el Lord Marcial? Si fuera posible, me gustaría que sea un gran evento."

"Entonces, luego de los eventos de hoy, anunciaré oficialmente que hay un retador para el Lord Marcial. Mejor comienzo pronto con ello. Sin embargo, planeo mantener secreto el hecho de que el retador es Su Majestad hasta que comience el encuentro."

"No entiendo qué razones tiene para eso. ¿No sería desaprovechar una oportunidad, desde la perspectiva de un promotor?"

"La lógica dicta que si el rey de un país aliado se presenta para un combate en la arena... es cierto. Ahora que lo pienso, no he oído de una ceremonia de bienvenida. ¿Está programada para más tarde?"

Ainz no pudo evitar apartar la mirada.

Esto era malo.

Ainz agradeció el hecho de no tener corazón, y luego a la fuerza, agitó su cráneo vacío de no-muerto. Entonces, se encogió de hombros sin poder hacer nada.

"Vine al Imperio a título personal. El-Nix-dono no sabe que estoy aquí."

La expresión de Osk desapareció. Debía de haber olido algo sospechoso. Como mercader, tenía sentido que fuera muy sensible a las ganancias potenciales. En otras palabras, si no podía ganar nada, participar carecía de sentido.

"Lo entiendo."

(¿Eh?)

"Anunciar públicamente el reto de Su Majestad seguramente atraería comentarios de todos lados. Naturalmente, la identidad del retador debe mantenerse en secreto. Entonces, ¿puedo asumir que se encargará de todos los problemas que resulten de esto, Su Majestad?"

"Por supuesto. Déjeme esa parte de las cosas."

"Lo entiendo. Entonces, ¿puedo ocupar algo más de su tiempo? Me gustaría finalizar el programa para el día del encuentro."

(continúa) 379/453p


***

"¿Se ha marchado?"

"Sí, Amo."

El mayordomo regresó luego de acompañar al Rey Hechicero a la salida, y ésta fue su respuesta a la pregunta de Osk.

"En serio," respondió Osk, y luego miró a la sirvienta parada detrás del mayordomo.

"—Conejo Cazador de Cabezas."

Qué, pensó el hombre ante él, al mismo tiempo que inclinaba a un lado su delicada y pequeña cabeza.

Sí, "hombre". Era un hombre, vestido en un atuendo que sería más adecuado para una sirvienta.

De acuerdo a él, lo hacía porque vestirse como mujer provocaba que los demás lo subestimaran y se volvieran descuidados, y también porque no atacarían su entrepierna.

Parecería que era por esas dos razones, y no debido a sus preferencias personales. Sin embargo, ya que incluso en la vida diaria mostraba movimientos adorables como el que acababa de hacer, probablemente le gustaban este tipo de cosas hasta cierto punto.

El hecho de que sus pensamientos habían divagado tan lejos era una señal de que estaba pensando demasiado sobre esto.

Osk no tenía ningún inconveniente en particular con esto, así que no le importaba.

Luego, estaba el asunto de su sobrenombre, "Conejo Cazador de Cabezas".

No era adecuado para un hombre de apariencia adorable, pero por otra parte, era un mercenario proveniente de una nación al este de la Alianza de Ciudades-Estado, famoso como guerrero y asesino.

Osk había firmado un contrato con él por una suma exorbitante. También había contratado a equipos de trabajadores y gladiadores como guardaespaldas, pero nadie recibía un pago tan elevado como él.

Su fuerza estaba a la par de su precio — superior a un aventurero de rango orichalcum, cuando menos. El hecho era que Osk no se había visto envuelto en asuntos molestos desde el momento en que lo había contratado.

"Dime lo que piensas de Su Majestad, el Rey Hechicero."

Y tenía otra habilidad, además de ser un guerrero y asesino.

Se trataba de la habilidad para analizar a su oponente. A través de una larga experiencia en la sanguinaria profesión de soldado y asesino, había conseguido la habilidad de evaluar a las personas — para ver si eran fuertes.

"Es extremadamente malo."

A la fecha, sólo había otra persona sobre la cual había ofrecido una opinión similar. Esa persona era el Lord Marcial en persona. En otras palabras, ésta era la segunda persona a la que no podía derrotar.

Por cierto, el siguiente rango por debajo de éste era "Es malo", lo cual había dicho cuando vio a los Cuatro Caballeros del Imperio.

"¿Su Majestad también es fuerte como guerrero?"

"No estoy seguro. A juzgar sólo por sus pisadas, no es tan fuerte. No camina como alguien que haya sido entrenado como guerrero o asesino. En lugar de eso, el hombre mayor a su lado se sentía más como un guerrero. Sin embargo — es malo. Sólo con estar parado detrás de él me hizo querer escapar."

Luego de decir eso, extendió los brazos.

Los ojos de Osk quedaron hechizados por sus puños.

Eran puños redondos.

Sus puños habían cambiado de forma por golpear objetos duros decenas, tal vez cientos de miles de veces, hasta que ahora eran redondos, como bolas.

Estas manos estaban hechas para luchar.

Un escalofrío atravesó a Osk, seguido de una excitación incontrolable.

"—Qué estás mirando, pervertido."

"Sólo pensaba que esas eran buenas manos."

Era verdad le gustaban mucho esas manos, pero lamentablemente, Conejo Cazador de Cabezas no le interesaba.

El género no era un asunto importante para él. Sin embargo, la pareja ideal de Osk era la guerrera del equipo de aventureras Rosa Azul del Reino (Gagaran). Por supuesto, Conejo Cazador de Cabezas también sería un buen compañero, pero se sentía demasiado delgado, a comparación de ella. En contraste, el Lord Marcial era demasiado grueso.

"...¿Así que no quiere que renueve mi contrato con usted para el próximo año?"

"¡Eso sería muy preocupante! Difícilmente hay alguien que podría igualarte... Bueno, aparte de la heredera de Ijaniya. Oops, parece ser que me desvié del tema. Entonces—"

Los ojos de Osk se apartaron de esos puños redondos, y viajaron hacia arriba. Conejo Cazador de Cabezas sintió que se le ponía la piel de gallina.

"No he podido calmarme aún. Se siente verdaderamente mal."

"Así que no es muy bueno como guerrero, pero es un oponente extremadamente malo..."

"Es justo como otro Lord Marcial."

Osk entendió lo que Conejo Cazador de Cabezas intentaba decir. Era exactamente igual al Lord Marcial.

En este mundo había razas poderosas y débiles.

Los humanos representaban a las típicas razas débiles, siendo poco más que bolsas de carne sin visión nocturna, sin caparazones gruesos para proteger sus cuerpos, u otra habilidad especial.

En cambio, estaban las razas poderosas, como los dragones, por ejemplo. Estaban protegidos por duras escamas, eran elegantes y poderosos, estaban equipados con garras y dientes que fácilmente desgarraban el acero, poseían alientos ardientes o congelantes y otras habilidades especiales, y estaban dotados de alas que podían usar para surcar los cielos.

Era una raza fuerte, incluso sin entrenamiento de guerrero.

Eso era lo que Conejo Cazador de Cabezas intentaba decir, que el Rey Hechicero pertenecía a una de esas razas.

Los no-muertos tenían estadísticas físicas pobres. Esto era algo que Osk sabía que era cierto. Sin embargo, no parecía ser así para el Rey Hechicero.

"Osk-sama, ¿por qué aceptó este encuentro? Su Majestad sabe sobre el Lord Marcial, pero nosotros no conocemos sus habilidades. Siento que será un encuentro muy desfavorable."

"...¿Ah? ¿No lo entiendes?"

Conejo Cazador de Cabezas respondió con voz cansada, "No pienso sobre estas cosas inútiles—"

El mayordomo miró sorprendido a Osk. Por lo tanto, Osk respondió:

"¿Acaso el campeón escapa de un retador?"

"¿Eso es todo?"

"Eso es todo. Sin embargo, es también por eso que es tan importante. No hay necesidad de que se maten sin más. Pero si se trata de un reto oficial, con una carta enviada para solicitar el encuentro, no hay forma de evitarlo. El Lord Marcial también pensaría lo mismo."

"Qué idiota—"

"Tal vez. Pero, así son los hombres. Sin embargo, siento que Su Majestad es del tipo que revela su fuerza en batalla, en lugar de en un encuentro competitivo. Ahora, entre un combate regulado, y una lucha a muerte donde todo vale. ¿Bajo qué circunstancia preferirías enfrentar al Rey Hechicero?"

"Ninguna. Daría media vuelta y escaparía."

Osk se rió, porque ésa era la decisión más prudente.

"Entonces, lo siguiente. ¿Qué piensas del Rey Hechicero?"

Esas palabras no estaban dirigidas a su amo, sino al mayordomo esperando al fondo, el cual no había cambiado de expresión.

En el pasado, el mayordomo podría haber expresado su descontento en silencio, para indicar que no era la actitud apropiada que alguien contratado debería tener hacia su amo. Sin embargo, ese desagrado se había desvanecido en algún lugar del camino. Tal vez fue cuando Conejo Cazador de Cabezas había matado a un aspirante a asesino.

"Tiene una personalidad bastante encantadora."

"Ho~n," Conejo Cazador de Cabezas emitió un sonido extraño.

Ainzach no parecía estar siendo obligado. En otras palabras, el Rey Hechicero tenía algo que le permitía asegurar la cooperación de los residentes de una ciudad luego de tan solo unos cuantos meses de conquistarla.

"¿Vieron su porte majestuoso? Ya sea por haber traído sólo a Ainzach, o por haber estado de acuerdo en no usar magia en esta batalla, irradiaba el orgullo de los poderosos. Además, es un hombre muy inteligente. Se siente como si estuviera acostumbrado a este tipo de negociaciones."

Incluso él sentía que era sorprendente.

Osk era un mercader, pero el Rey Hechicero lo veía como a un igual. Bajo circunstancias normales, algunos nobles habrían querido dejar claro quién era el dominante, por no hablar de un rey.

Esto lo desconcertaba.

Podría entenderlo si el Rey Hechicero hubiera sido un comerciante en el pasado, pero eso era imposible. En otras palabras, simplemente era muy hábil en las negociaciones.

"En términos de capacidades en general, es comparable a nuestro Emperador."

Por supuesto, no había podido ver con tanta profundidad a través de él. Era simplemente que el Rey Hechicero lo asustaba demasiado.

"No, debería decir que es equivalente al Emperador de Sangre, cuando menos."

Así que como mínimo, era igual al más grande Emperador en la historia. Qué pesadilla.

Osk agitó la cabeza. Quedaría paralizado en sus reflexiones si esto seguía. Por supuesto, no quería mirar en el abismo del Rey Hechicero. Sin embargo, había una cosa que tenía que hacer ahora.

"...Debo informarle al Lord Marcial de esto, y mantenerlo en óptimas condiciones de ahora en adelante."

"¿Aceptará?"

"Es un guerrero. No escapará de un desafío."

"Ho~n. Bueno, estaría bien si pudiera ganar~"


Parte 4

En el día del encuentro con el Rey Hechicero, Osk le hizo la pregunta habitual:

"¿Cómo va todo?"

"Sin problemas. Estoy en óptimas condiciones."

Un monstruo gigante le respondió.

Era un monstruo conocido como un Trol, pero una gran diferencia lo separaba de ellos.

Eso sería el aire de guerrero que lo rodeaba, un manto que nadie excepto aquellos que habían sobrevivido a incontables batallas intensas serían capaces de asumir.

Sin embargo, eso era lo que cabía esperar. Él era un trol que se había adaptado para pelear y que se había especializado en batalla. Era un individuo excepcional incluso entre las diversas especies de trols, y era conocido como un Trol de Guerra.

Era el Lord Marcial, el gladiador más fuerte en la arena.

Osk miró su cuerpo con ternura.

Era verdad que había muchas personas que podían derrotar al Lord Marcial en términos puramente de niveles de guerrero (fuerza). La mayoría de las vanguardias en los equipos de aventureros de rango de plata podían hacerlo. Sin embargo, la razón por la que el Lord Marcial había derrotado a tanta gente era muy simple.

Se debía a que los cuerpos de los Trols de Guerra eran muy superiores a los de los humanos, ya sea en fuerza o en resistencia, o en el enorme rango de ataque que sus inmensos cuerpos les concedían.

Adicionalmente, estaban las habilidades raciales que él poseía y que los humanos no.

La primera de ellas era su piel. Vestir un traje de armadura sobre esa gruesa piel que tenía era suficiente para provocar que la mayoría de ataques dirigidos hacia él simplemente rebotaran. Claro que, uno podía atacar las partes que se veían suaves o las articulaciones móviles pero su regeneración presentaba una formidable barrera para cualquiera intentando inhabilitarlo por esa ruta.

Un ataque que seguramente mataría a un ser humano no mataría a un trol. Su asombrosa habilidad regenerativa hacía que sus heridas se cerraran y curaran y sólo podía ser detenida usando fuego o ácido.

Con éste inmenso poder biológico de su lado, el Lord Marcial actual era en verdad el más fuerte en la historia.

El guerrero que Osk elogiaba como el más poderoso se colocó su armadura ante los ojos del hombre.

Osk había contratado aventureros de rango adamantita para reunir los componentes de esa armadura, y luego había hecho que la obra maestra resultante fuera imbuida de magia. En ese entonces, había gastado alrededor del 20% de su fortuna en ese proyecto en particular. El garrote que llevaba también estaba hecho de una aleación mágica, y había sido creado de manera similar.

El Lord Marcial se colocó sus anillos mágicos, sus amuletos mágicos, y los otros componentes de su panoplia.

"—Estoy listo."

Estas palabras se oían mucho más inteligentes a como había sido en el pasado.

Cada vez que Osk veía su majestuoso cuerpo, sentía un calor en el pecho. Era él quien lo había cultivado hasta llegar a este estado.

"Entonces, Lord Marcial, vamos."

Caminaron juntos hacia la entrada de la arena. Éste era un ritual que siempre habían efectuado.

El Lord Marcial se mantuvo en silencio luego de dejar su cuarto.

Su silencio se debía a que alguna vez había estado emocionado y aguardaba con ansias la lucha contra sus enemigos. Pero en algún punto en el camino, se había convertido en decepción por las habilidades de sus oponentes. ¿Cómo sería ahora?

De pronto, el Lord Marcial se detuvo.

Osk no recordaba nada como esto anteriormente...

Comenzó a sentir pánico ante este suceso sin precedentes, y miró hacia arriba para preguntar lo que pasaba. El Lord marcial elevó lentamente el visor de su casco almete, revelando su cara.

"Gracias..."

Se oía como si se estuviera esforzando para dejar salir las palabras.

Osk parpadeó.

Ésta era sólo la cuarta vez que había oído esas palabras de gratitud. Las tres anteriores habían sido cuando había recibido su arma, su armadura, y luego cuando había peleado contra su mejor oponente, el Lord Marcial anterior "Lobo Pútrido", Krelvo Palantynen.

"¿Qué, qué pasa, Lord Marcial?"

Sus ojos observaban el corredor ante él.

"Fu, fu."

El cuerpo del Lord Marcial se estremeció mientras reía.

Era la emoción de un guerrero.

Eso era lo que Osk creía, pero ése no parecía ser el caso.

"¿Qué tipo de... qué tipo de retador es éste? No, ¿acaso soy yo el retador?"

¿Qu-qué?

"Fu, fu... qué temible. Osk, estoy temblando de miedo."

Osk no pudo evitar dudar de sus orejas.

"Esto, esto debe ser lo que los seres vivos llaman instinto. Mis piernas no se mueven... Es como si me dijeran que si voy, moriré, fu, fu."

Esa ya no era risa. Simplemente estaba tratando de calmar su agitada respiración.

"He oído que mi oponente es el Rey Hechicero, y me preguntaba qué tipo de oponente sería... Parece ser que mi arrogancia hasta este punto me será devuelta con creces."

"¿Qué estás diciendo, Lord Marcial? ¿Qué quieres decir con arrogancia?"

"Soy fuerte."

Osk quería responderle que no había nada de malo con esa declaración, pero el Lord Marcial continuó antes de que pudiera hacerlo.

"No, mi fuerza es una mentira. Proviene de mis habilidades raciales, y no es fuerza verdadera. Sin embargo, hay muy pocas personas que podrían enfrentarse a mí. En particular, desde que aprendía a usar las técnicas de los guerreros, nunca intenté comprender las habilidades o los equipos de mis retadores, con el objetivo de crear una situación desfavorable para mí. No había otra forma de entrenarme. Pero al final, he encontrado un oponente del que mis instintos me gritan que me aleje. Muchas gracias. Haz cumplido por completo el acuerdo que hicimos cuando me conociste."

"Lord Marcial... Go Gin."

Había conocido al Lord Marcial hace diez años atrás.

Había un rumor en las calles acerca un monstruo en las afueras del Imperio. Ese monstruo era muy racional, y no mataría a un oponente si éste soltaba sus armas. Osk estaba interesado, y apresuradamente se dirigió al Imperio para conocer a tan extraño monstruo. Esto fue así porque había oído que el poder más grande en el Imperio, Fluder Paradyne, estaba en camino para despachar al monstruo.

Al principio había tenido miedo. Era natural. Después de todo, los humanos que lo habían encontrado habían sobrevivido sólo por casualidad.

Sin embargo, el Lord Marcial le dio un vistazo a Osk y resopló con desinterés, preparándose para marcharse.

Fue por eso que olvidó sus miedos y preguntó: ¿por qué haces esto?

La respuesta que obtuvo no fue tan elocuente como lo era ahora, pero había sido algo parecido a "Estoy entrenando para volverme fuerte."

Osk sintió que la venda se le caía de los ojos.

Osk tenía un sueño. Ese sueño era crear un luchador fuerte. Era el sueño de formar al guerrero definitivo, para sustituir a su ser carente de talento. Sin embargo, en ese punto, se dio cuenta de que no necesitaba limitarse a los seres humanos. No, ya que las especies no-humanas tenían mejores características para comenzar, ¿no sería ésa la manera de crear a un fuerte— al guerrero definitivo?

En ese punto, Osk ya no pensaba sobre traer de vuelta a un monstruo. Estaba entrevistando a alguien que bien podría ser el guerrero definitivo, el tirano de la arena, el futuro Lord Marcial.

Habían pasado casi diez años desde ese encuentro dictado por el destino. Y ahora, por primera vez, veía al Lord Marcial temblando de miedo.

"Lord Marcial—"

Muchas cosas atravesaron la mente de Osk. La primera fue, "¿Quieres renunciar al encuentro?" En este encuentro existía el riesgo de morir, y Osk no podía soportar perder al Lord Marcial que hasta ahora había formado.

Sin embargo, no se atrevía a pronunciar esas palabras.

Para los fuertes, que alguien mostrara preocupación por ellos era como un insulto. Por lo que sabía, esas palabras podrían hacer pedazos la amistad que había construido entre él y el Lord Marcial.

Sólo había una cosa que podía decir aquí.

"—No pierdas, Lord Marcial."

"Hmph. ¿Qué estás diciendo? No tengo ninguna intención de perder. Todos mis retadores han sentido lo mismo. Todos los que estuvieron de pie ante mí con la esperanza de obtener la victoria. Ahora, simplemente es mi turno."

"¡Eso es!"

Osk le dio una palmada en la espalda al Lord Marcial.

(continúa) 391/453p

"El Rey Hechicero es un lanzador de magia, pero ésa sería una contienda muy aburrida. Así que, he dictaminado que ambas partes no podrán usar magia. No perderás contra un enemigo como ése."

"¿...Su magia? ¿El Rey Hechicero ha accedido a luchar conmigo, incluso bajo esas condiciones?"

"En efecto, lo hizo con una actitud que ni siquiera tomaba en cuenta la posibilidad de perder."

"Hoh..."

El Lord Marcial apretó el puño. Era un puño que recordaba a la imagen de un mazo gigante.

"Los fuertes a menudo son orgullosos. Le enseñaré la insensatez de su decisión."

"¡Ése es el espíritu! Sin embargo, no seas arrogante. El Rey Hechicero es el tipo de hombre que puede regalar armas asombrosas por capricho. Con toda certeza, posee ítems mágicos de poder impresionante."

Restringir el uso de ítems mágicos probablemente incrementaría las oportunidades de obtener la victoria para el Lord Marcial. Pero eso sería demasiada desventaja.

"Estará bien. Ahora poseo la mentalidad de un retador. No me confiaré de más. No perderé por no haber usado toda mi fuerza."

El Lord Marcial dio un paso al frente con su musculosa pierna, y Osk se apresuró a seguirlo.

"Dime, ¿en verdad podrías tomar en cuenta eso de lo que hablamos antes?"

El Lord Marcial se detuvo de pronto, con una expresión de disgusto en la cara.

"Antes... ¿Te refieres a eso?"

"Sí, el asunto de tu esposa."

"Por qué ahora... Juajaja."

El Lord Marcial se rió, y Osk frunció el ceño al mismo tiempo que se sonrojaba. ¡Si lo entiendes, no actúes así!

"En serio, ¿no puedes animarme de alguna otra manera? Cuántas veces debo decir esto... regresaré a mi pueblo si quiero una esposa. Tú quieres que mi pareja sea humana, ¿cierto? Muchas gracias, pero paso de cualquier humano o lo que sea. No me interesan las cosas pervertidas como esas, o mejor dicho, cualquier humano que quiera acostarse conmigo sería absolutamente repugnante. ¿Qué tipo de fetiche enfermo sería ése, de cualquier forma? Además, quieres un hijo mío, ¿cierto? No puedo tenerlos con humanos."

Aunque para los humanoides debería ser posible que puedan reproducirse entre ellos, tener hijos con semihumanos era el tipo de cosas que sólo existían en las historias.

"Bueno, es verdad... Siendo así, ¿por qué no traes de vuelta a tu esposa contigo? Si necesitas cualquier cosa para regresar triunfante, házmelo saber y la obtendré para ti."

"...Déjame aclarar esto primero. Nosotros los trols pensamos en los humanos como en comida. Mi esposa podría terminar tranquilamente comiendo humanos, por lo que sé"

Para Osk, estaría bien siempre y cuando se comiera únicamente a los humanos innecesarios. Sin embargo, no dijo eso.

"¿Es eso así? Entonces trae a tu hijo de vuelta contigo antes de que conozca el sabor de la carne humana. Si lo entrenamos con mayor intensidad, seguramente terminará siendo más fuerte de lo que eres ahora."

El Lord Marcial arrugó el rostro con una sonrisa.

"Bueno, eso sería interesante. Muy bien, lo consideraré seriamente."

***

"Su Majestad, ¿realmente puede ganar esto?"

Ainz respondió a la pregunta de Ainzach con la respuesta que ya le había dado incontables veces:

"Estará bien."

Una persona que luchaba una batalla sin esperanzas, o era un hombre valiente o un completo idiota.  Éste no era un encuentro casual; la batalla había sido decidida desde las fases de planeamiento.

Ainz analizó en su mente lo que había aprendido.

Si el Lord Marcial era sólo del nivel del Gigante del Este, él seguramente sería capaz de ganar. Dicho eso, si tenía la misma fuerza de guerrero que Gazef, entonces luego de añadir sus niveles de clase raciales y de profesión, sería un oponente muy difícil.

Sin embargo...

(Bueno, era un método de lucha bastante despreciable para comenzar. Incluso le pedí ayuda a Fluder después de eso.)

Ainz tenía la habilidad de negar por completo los ataques débiles. No pensaba que el Lord Marcial sería capaz de atravesar esa defensa. Por lo tanto, Ainz había desactivado esa habilidad en particular.

No tenía la victoria asegurada.

En aquel campo de batalla, Ainz había matado a más de 100'000 personas con magia. En Yggdrasil la cantidad de puntos de experiencia ganados se reducía de acuerdo a la diferencia de nivel entre ambas partes, hasta un mínimo de un punto. En otras palabras, él debería de haber obtenido más de 100'000 puntos de experiencia. Añadiéndole a eso la experiencia que tenía antes de llegar a este nuevo mundo, ya debería tener lo suficiente como para subir de nivel. Sin embargo, Ainz no sentía que ya lo hubiera hecho ni había visto ningún fenómeno relacionado.

En otras palabras, Ainz no podía volverse más fuerte, como había esperado.

Sin embargo — no podía quedar satisfecho con eso.

Si el nivel límite era 100, entonces no había nada que pudiera hacerse sobre eso. Sin embargo, él tenía la obligación de utilizar por completo el poder de aquellos 100 niveles y de refinar sus habilidades. Si se creyera el más fuerte y se dormía en sus laureles, alguien podría sobrepasarlo algún día.

Ainz sabía que tenía cierta cantidad de fuerza por ser un mago. Las habilidades y capacidades que había perfeccionado en Yggdrasil también eran efectivas aquí. Sin embargo, en Yggdrasil no había puesto en práctica sus habilidades como vanguardia.

(Aprendí mucho de la batalla con esa mujer.)

No sentía más que gratitud por esa mujer, que le había enseñado lo limitado que era como guerrero de primera línea.

Esa batalla había despertado el deseo en Ainz de querer mejorar su habilidad de combate. En este momento, Ainz confiaba que tanto en sus características básicas, habilidades e incluso tácticas, era equivalente a un guerrero de nivel 33.

Esta batalla contra el Lord Marcial podría eso a prueba. Ainz lo aguardaba con interés.

Ainz miró su cuello.

Ya no podía darse el lujo de usar eso. Durante su encuentro con los Trabajadores, no sintió que hubiera obtenido demasiada experiencia o que hubiera aprendido alguna técnica. A decir verdad, se sintió como una pérdida de tiempo.

Mientras pensaba en eso, Ainz recordó un problema más urgente.

(Ah~ Jircniv también está observando esta pelea, ¿cierto? ¿Por qué está aquí? No estaba cuando vine a revisar hace un momento. Parece ser que mi entrada ilegal por la frontera será descubierta... Bueno, supongo que simplemente puedo disculparme por ello. Si arma un lío, sólo le preguntaré si obtuvo el permiso del Reino cuando vino a Nazarick y daré por terminado el asunto... Probablemente debería ir allá y decirle hola. Supongo que no saludarlo arruinará mi imagen ante sus ojos.)

"Su, Su Majestad, ya es hora de entrar," el hombre de la arena le informó esto al mismo tiempo que ingresaba al cuarto.

Ya se habían visto varias veces, pero se congelaba cada vez que veía el verdadero rostro de Ainz.

¿Debería luchar con máscara? Pensó sobre ello, pero había obtenido permiso para dar un discurso después de vencer al Lord Marcial. Por lo que sabía, podría haber personas en la audiencia que quisieran convertirse en aventureros en el Reino Hechicero. Con eso en mente, sería mejor no llevar a cabo ningún engaño.

Todo lo que podía hacer era confiar en sus decisiones.

Ainz avanzó lentamente.

Normalmente, la persona de mayor rango debía entrar después. Sin embargo, Ainz era el retador en esta arena, y por lo tanto era el de menor rango. En consecuencia, estaba obligado a entrar primero. Por supuesto, Ainz vio esto como algo natural y no lo cuestionó.

Ainz le sonrió al preocupado Ainzach.

Se sentía extraño que él estuviera más preocupado que la persona que estaba a punto de entrar en combate.

"—No me haga repetirlo, Ainzach. No perderé."


(continúa) 397/453p

***

Luego de saludar a Jircniv, Ainz regresó a la arena.

Había prometido no usar magia durante la pelea, pero ésta no había comenzado aún. Seguramente su oponente no discutiría por algo como eso.

(No se veía demasiado molesto a pesar de que crucé ilegalmente la frontera. ¿Va a quejarse después? ¿O pensó que ingresé normalmente? Si ése fuera el caso, podrían terminar organizando algún tipo de bienvenida para mí, o tal vez estoy siendo demasiado consciente de mí mismo... ¿Se molestará porque me dirigí directamente hacia él como Jircniv?)

Ainz se burló de sus pensamientos, y luego volvió la mirada hacia la entrada frente a él.

El Lord Marcial aún no llegaba.

(Entonces...)

Ainz miró alrededor, a la audiencia en la arena.

Un silencio atónito dominaba la escena. Incluso el más ligero de los movimientos podía oírse con claridad.

(Bueno, no hay remedio... No, ustedes por allá, esto no es una máscara.)

Ainz tocó su cara suave y brillante. Ahora lo entendía. Cualquiera que pudiera mirar este rostro con indiferencia debía de ser muy valiente.

(Debido a esto, mi popularidad sólo se incrementará cuando haya enardecido a la audiencia.)

Aunque su objetivo no era incrementar su popularidad, era mejor que sucediera a que no lo hiciera. Además, si terminaba elevando la opinión general sobre todos los no-muertos, eso probablemente elevaría sus opiniones del Reino Hechicero, que controlaba a muchos no-muertos.

Ainz apretó el bastón en sus manos.

Como un lanzador de magia puro, la selección de armas de Ainz era muy limitada, mayormente a bastones, dagas y cosas similares. Esta vez, había escogido un bastón usado para ataques físicos. Era un arma que había creado como prototipo en Yggdrasil, pero que había terminado sin usar. Ya que era algo que había usado hace un largo tiempo, no era muy fuerte. El Ainz de ahora probablemente podría crear un arma mejor.

Dicho eso, Ainz no había hecho tales preparativos.

Luego de tomar en cuenta la diferencia entre las fuerzas del Lord Marcial y las de él mismo, Ainz había decidido luchar contra él con el arma que llevaba actualmente, y ver cómo salía todo.

Ésta era la última necedad del jugador de Yggdrasil Suzuki Satoru, un desliz imperdonable de descuido. Si sus amigos hubieran estado cerca, se lo habrían reprochado con un "Eso no servirá~"

Sin embargo, gracias a Fluder, ya sabía sobre todos los ítems mágicos del Lord Marcial. Por lo tanto, tenía que someterse a todas estas condiciones desfavorables para usar esto como entrenamiento.

No quería mostrarles una masacre unilateral. El objetivo de Ainz era obtener una vitoria aplastante pero en el grado exacto.

"¡Damas y caballeros! ¡Desde la entrada del norte! ¡El! ¡Lord! ¡Marcial!"

A diferencia de la forma en que lo habían tratado anteriormente, la totalidad de la arena estalló en vítores. Ainz podía oír la voz de Jircniv desde el cuarto VIP en donde él se había presentado hace un momento. El hombre gritaba como si fuera a romperse la garganta.

(...Se oye bastante emocionado. ¿Es que Jircniv es tan aficionado al Lord Marcial? El rey del cuadrilátero parece ser algún tipo de ídolo, así que ésta debería de ser la reacción normal, ¿no? Era igual en Yggdrasil — los luchadores fuertes en encuentros PVP eran muy populares con los espectadores. )

Mientras recordaba sus días en Yggdrasil, Ainz comenzó a sentir algo de pena por Jircniv.

(Se sorprenderá cuando gane. Como un cliente cuyo equipo deportivo ha perdido...)

Le pesaba en el corazón, pero no podía regalar el encuentro.

Una sombra inmensa apareció de la entrada al lado opuesto.

Las ovaciones de la multitud que pensaba no podían hacerse más fuertes subieron un nivel más, y ahora se oía como una explosión.

Con toda honestidad, quería una parte de esas ovaciones para sí mismo, pero simplemente tenía que ganársela con su propia fuerza.

En Yggdrasil, las voces de los seguidores lentamente se ponían del lado del retador si éste lo hacía bien. En otras palabras, más y más personas comenzarían a apoyar a Ainz.

(Entonces parece que las condiciones como éstas, en las que casi no tengo apoyo son muy buenas para promocionarme a mí mismo, ¿cierto?)

Lentamente pudo ver la figura del Lord Marcial.

Vestía un traje de armadura completa, y llevaba un garrote gigante.

Al mismo tiempo que observaba a la fortaleza andante ante él, los ojos de Ainz —las oscilantes llamas en las órbitas vacías de su cráneo— se estrecharon hasta ser puntos.

(Hm... se ve casi igual a la descripción. Siendo así — no, eso sería descuidado. Es mejor que sea cuidadoso.)

De acuerdo a la información provista por Fluder, el Lord Marcial no poseía ningún equipo particularmente letal.

Sin embargo, en Yggdrasil, algunas personas preparaban pares de equipos idénticos, los cuales tenían cristales de datos completamente diferentes. En encuentros PVP, pequeños trucos como esos incrementaban las posibilidades de ganar. Aunque los equipos de reserva eran típicamente más débiles que el arsenal principal de un jugador, ser capaz de sorprender a un oponente tenía efectos que iban más allá del simple valor de los datos.

No podía garantizar que el Lord Marcial no haría eso.

Tomando eso en cuenta.  Ainz continuó estudiando al Lord Marcial.

Había oído sobre él antes, pero viéndolo en vivo le hacía pensar, "No me extraña". Probablemente era eso lo que querían decir con "ver es creer". Por lo que Fluder le había dicho, la criatura debajo de la armadura se veía bastante parecida al Trol de Guerra que había convertido en zombi, pero el Lord marcial tenía un aura completamente diferente a su alrededor.

Se podría decir que era la diferencia entre un cerdo domesticado y un jabalí.

"Esto es... interesante... ¿Interesante?"

Ainz frunció el ceño ante su propia emoción. Se sentía de la misma forma que en que lo hizo entonces; ésta iba a ser una buena pelea. Tal vez se estaba convirtiendo en un maniático de las batallas, dada la forma en que disfrutaba del combate.

Ésa no era una buena señal.

La distancia entre ambos se redujo. Su oponente fue el primero en hablar.

"Soy el Trol de Guerra Go Gin, conocido como el Lord Marcial."

"Yo soy—" aquí Ainz hinchó el pecho. "El Rey Hechicero, Ainz Ooal Gown, un no-muerto del orden más alto, un Overlord."

"Ya veo. Entonces luchemos con todas nuestras fuerzas."

"...¿Eh?"

Ainz estaba bastante sorprendido.

Había dos cosas sobre las que dudaba, y decidió comenzar con la más prominente.

"¿No vas a burlarte de mi nombre?"

"¿Por qué?"

"¿Preguntas por qué...?"

Ainz inclinó la cabeza a un lado ante la contra-pregunta. En ese entonces había sido de esa forma.

"¿Creo recordar que los nombres largos significan algo para ustedes...?"

"Ya veo. Parece ser que entiende bien a mi especie, Su Majestad. Ciertamente, mi especie considera fuertes a aquellos con nombres cortos. Sin embargo, he vivido muchos años en este país. Durante ese tiempo, he aprendido que los humanos toman nombres largos. Por lo tanto, no me burlaré de tales cosas. Además, siento que se siente muy orgulloso de ese nombre, Su Majestad. Insultar los nombres de los fuertes es vergonzoso para un guerrero."

"Entonces es así... Parece que ahora tengo que corregir mi opinión sobre los Trols de Guerra."

"Fujajajaja. No hay necesidad de eso. Simplemente soy una excepción. Además, diferentes especies tienen miembros con opiniones diferentes. Eso es todo."

"...¡Jajajajaja! En efecto. Me caes bien, Lord marcial... si gano, ¿qué tal si me quedo contigo?"

Ainz extendió su mano derecha.

Aunque había sido rechazado en ése entonces, las circunstancias actuales eran diferentes. El Lord Marcial lo pensó, y respondió:

"...Muy bien. Si pierdo, me convertiré en su subordinado. ¿Y si gano?"

"Bueno, ésa es una pregunta difícil. ¿Qué deseas? Nómbralo."

"...Entonces lo deseo a usted, Su Majestad."

"...¿Ah?"

"Hasta la fecha, no he encontrado a nadie digno de matar para comer. Pero si puedo comerlo a usted, que es más fuerte que yo, obtendré sus poderes, Su Majestad."

Ainz se tranquilizó un poco. Había oído una charla de uno de sus compañeros del gremio sobre la cultura de los caníbales. Aunque comían personas, los motivos detrás de ello eran los mismos que los del Lord Marcial, para obtener el poder del alma de sus enemigos. Claro que también había otras razones, como fetiches y cosas así.

(Al menos no es nada sexual. No me haría perder, pero se sentiría realmente desagradable si alguien me mirara de esa manera durante una pelea.)

"Muy bien. Después de todo, el derecho a la vida o a la muerte descansa en las manos del vencedor. Así que incluso si te mato, no debes rechazar la resurrección."

Ainz dio un paso al frente. El Lord Marcial asumió una postura en un instante, pero se relajó de inmediato.

Ainz avanzaba extendiendo la mano derecha. El Lord Marcial le regresó el gesto, extendiendo su enorme mano derecha.

Más que un apretón de manos era la mano del Lord Marcial engullendo la suya. Una gran ovación surgió de la audiencia.

"Entonces, tengo otra pregunta. ¿Por qué te diriges a mí respetuosamente?"

La actitud del Lord Marcial no era la de un campeón reinante saludando a un retador.

"Lo más razonable es dirigirse a los fuertes con respeto."

"Ya veo... Muy bien, lo entiendo. Ésas eran todas las preguntas que tenía. Comencemos. ¿Qué tan alejados del uno al otro deberíamos estar? Porque la distancia de ahora mismo — ¿tal vez alrededor de diez metros? Haré todo lo posible para respetar las reglas de esta arena."

"No hay reglas para la distancia, pero no importa. Pronto estará dentro de mi rango de ataque."

"Es una ventaja que te doy, una ventaja."

El Lord Marcial no habló, sino que asintió con la cabeza para indicar que lo entendía.

No podía ver su rostro, pero tanto su respiración como sus acciones eran calmadas.

¿Había visto a través de la provocación, o es que no era suficiente para molestarlo?

Ainz chasqueó la lengua mentalmente.

Qué oponente tan molesto. Si sus emociones fueran vulnerables, él podría aprovechar eso, pero no se podía subestimar a un enemigo vigilante, incluso si era de un nivel menor.

El Lord Marcial le dio la espalda a Ainz, y se alejó.

Nuevamente se dio la vuelta luego de avanzar unos diez metros.

"Entonces, comenzaremos cuando suene la campana, Su Majestad."

"Bien... dime, Lord Marcial, antes he luchado con tu especie, ¿pero tú has luchado con la mía?"

"¿Overlords? No, no lo he hecho. Nunca he oído sobre esa... especie de no-muerto."

"Ya veo... Bueno, es verdad. Si hubieras conocido a alguno de mi especie, no estarías vivo para presentarte aquí. Los Overlord son los no-muertos del más alto rango... Entonces, ¿has luchado antes con no-muertos?"

"No, nunca he luchado con no-muertos. Después de todo, los no-muertos que traen aquí, obviamente no son rivales para mí."

"En serio... Entonces no puedo decir 'no pienses que soy como los otros no-muertos con los que has luchado. Soy docenas de veces más poderoso que un Lich Anciano'... Qué lástima."

El Lord Marcial se rió.

Ainz se encogió de hombros, y levantó su bastón como si fuera una espada de dos manos. Ainzach debería estar mirando desde atrás, pero él no le había mostrado esta postura de pelea cuando era Momon, así que debería estar bien.

El Lord Marcial también levantó su garrote gigantesco.

Sonó la campana.

En ese instante, Ainz fue engullido por una enorme sombra negra.

(¡Tch, es rápido!)

Era la sombra de un garrote cayendo hacia abajo.

Bloquea el golpe con el bastón — Ainz quería hacer eso, pero inmediatamente abandonó esa idea. Aunque no sabía lo suficiente sobre el enemigo, lo mejor que podía hacer al enfrentar un gran movimiento —uno que era altamente dañino— era esquivarlo.

Entonces, sin importarle si perdía su equilibrio, Ainz se arrojó para evadirlo.

Consiguió evadirlo por los pelos. El garrote se estrelló contra el suelo, liberando un impacto estruendoso que incluso produjo un eco. El humo y el polvo producidos se dispararon hacia arriba como una explosión.

Preocupado por cualquier ataque consecutivo, Ainz retrocedió varios pasos más.

Luego de que se disipara el polvo, la sombra del Lord Marcial, garrote en mano, apareció de su interior.

Un gran grito se elevó en la arena.

(¿Ése fue un arte marcial? Sin embargo... esto es muy emocionante.) 

Claramente podía oír a Jircniv gritando su apoyo entre las ensordecedoras ovaciones. "¡Golpéalo! ¡Está ahí mismo!" y otros gritos así de infantiles.

Ainz no pudo evitar reírse entre dientes cuando oyó los gritos de Jircniv, que eran completamente diferentes a como se mostraba habitualmente. No podía imaginarlo comportándose así por todas las veces que lo había espiado en la Ciudad Imperial.

(...Es un tipo inesperadamente interesante...)

La opinión de Ainz sobre Jircniv aumentó con rapidez. Al principio, creía que era un hombre perfecto con aires de Emperador. Sin embargo, ahora que veía lo apasionado que era sobre el encuentro, sentía que podría llevarse incluso mejor con él. El corazón de Ainz se llenó con un sentimiento de cercanía.

Entonces, Ainz regresó su atención al Lord Marcial.

El Lord Marcial estaba apuntando su garrote gigante hacia él, dando a entender que sería interceptado si se acercaba y perseguido si se alejaba. Era una postura muy adecuada para inmovilizar a un oponente.

Era una postura defensiva que hacía uso completo de la longitud del arma, prácticamente convirtiéndola en un escudo.

Honestamente, Ainz no tenía idea de cómo romper esa postura que había asumido.

(Esto... podría ser molesto. Parece ser que ser incapaz de usar magia contra un oponente aproximadamente de la misma fuerza es bastante difícil. Bueno, soy un lanzador de magia, después de todo...)

Siendo ése el caso, sólo había una cosa que podía hacer.

"¿Bueno? ¿No vas a venir? ¿O seguirás escondiéndote allá como una tortuga?"

"Su Majestad, no bajaré la guardia. Aun cuando las reglas le prohíban usar magia, el hecho de haber podido esquivar ese ataque no puede tomarse a la ligera."

"Así que, ¿quieres que tome la ofensiva? Si es así, ¿te importaría mover a un lado ese garrote tuyo? Como que se interpone en el camino y hace que sea difícil atacar."

El Lord Marcial no respondió. Su aguda mirada permaneció fija en Ainz a través de las rendijas del visor de su casco.

"Bueno... En ese caso, permíteme."

Ainz agitó salvajemente su bastón contra la punta del garrote. El garrote golpeó pesadamente el suelo, al mismo tiempo que el Lord Marcial gruñía "¡Ggh!"

El impacto debería de haber sido transmitido hacia las manos del Lord Marcial y debía de haberlas dejado entumecidas. Por el contrario, Ainz no tenía tales funciones biológicas.

En un instante, Ainz se lanzó dentro del rango de ataque del Lord Marcial.

Ainz le envió una orden mental a su bastón, y de éste brotaron llamas. Dicho eso, esas "llamas" simplemente significaban una capa de fuego que recubría el bastón. Las llamas no constituían un ataque en sí mismas. Sin embargo, Ainz sintió que la atención del Lord Marcial se trasladó de él hacia el bastón.

(Así es, ustedes los Trols tienen poderes regenerativos. Por lo tanto es perfectamente racional cuidarse de armas que cancelan esa regeneración, tales como aquellas que pueden infligir daño de fuego o ácido. Sin embargo, ése es un error fatal.)

Ainz tocó la armadura del Lord Marcial con su mano izquierda vacía. En ese momento, el Lord Marcial se estremeció como si hubiera sido electrocutado, provocando que blandiera su garrote sin pensar.

"¡Kuh!"

Ainz no pudo esquivarlo, y su cuerpo crujió al mismo tiempo que era arrojado a la distancia. Ya que había desactivado su Inmunidad Física de Alto Nivel y era débil contra ataques de tipo contundentes, ese ataque le provocó mucho daño. El cuerpo de Ainz voló varios metros, no, más de 10 metros por el aire, como una bola golpeada por un bate.

Luego, golpeó el suelo, rodando varias veces.

Ovaciones ensordecedores surgieron de la multitud.

Ainz oyó a Jircniv gritando con satisfacción mientras él rodaba por el suelo, y la oleada de buena voluntad que sentía hacia el hombre se redujo velozmente.

(Maldición, somos países aliados, ¿cierto? ¿No deberías estar un poco más preocupado por el hecho de que un rey aliado esté en el suelo, eh?)

Aunque había recibido daños, Ainz ya no sentía dolor, y le dio un vistazo al Lord Marcial desde donde estaba en el suelo.

No había continuado con otro ataque.

El sonido de las ovaciones lentamente desapareció, reemplazado por una inquietud que cubría toda la arena. ¿Por qué el Lord Marcial no había continuado atacando? No, ¿por qué el Lord Marcial se encontraba agachado? ¿Qué estaba ralentizando los movimientos del Lord Marcial?

Ainz se puso de pie elegantemente, sacudiéndose el polvo de encima. No parecía nada molesto por haber sido enviado volando.

Por el contrario, los movimientos del Lord Marcial eran extremadamente aletargados.

Ainz se rió.

Éste era el mejor rumbo que podría haber tomado el espectáculo.

Ainz regresó a su posición original, entre una cacofonía de ruidos. El Lord Marcial le preguntó con escepticismo:

"¿Qu-qué es esto? Veneno... no, ¿qué es?"

"No rompí las reglas. Éste es un duelo justo. Dicho eso, esto va mucho más allá de la palabra 'veneno'. Mi toque puede infundir energía negativa en el cuerpo de un oponente. Sin embargo, la regeneración de un Trol debería poder curar eso."

Ainz hizo el mismo gesto que había usado al momento de tocar al Lord Marcial, abriendo y cerrando los dedos.

"Sin embargo, tengo otra habilidad además de esa. Puedo infligir daño físico con el tacto. Por lo tanto, tu fuerza y destreza han sido reducidas. No creo que puedas curar eso, ¿o sí?"

Por lo que Ainz sabía, la regeneración de los trols únicamente podía curar los daños, pero no la debilitación del cuerpo.

"En otras palabras, Lord Marcial, mientras más te toque, más débiles se harán tus habilidades, hasta que termines como una oruga."

Naturalmente, era mentira.

Él podía infligir penalidades de habilidad en un oponente, eso sí era verdad, pero incluso eso tenía un límite. No podía reducir las habilidades hasta cero. Por supuesto, no había forma de que su oponente supiera eso.

Sin embargo, había otros no-muertos con habilidades parecidas, así que no podía concluir que su oponente realmente no lo sabía. Podría haber estado mintiendo cuando dijo no haber luchado contra no-muertos, y podría saber algo relacionado a ellos.

Era por eso que Ainz había dicho abiertamente el nombre de su especie.

Los Overlord son una especie muy poderosa, y una de las que no sabes nada. Una vez que dejara esa impresión en la mente del Lord Marcial, éste sentiría que el poder de Ainz era misterioso e insondable. Ainz había mencionado que era del más alto rango y todo lo demás para fortalecer aún más ese sentimiento de desasosiego.

Lo más importante era que le había dado una explicación innecesaria al Lord Marcial. Eso también era para confundirlo con información falsa.

(—En términos generales, toda guerra se basa en el engaño.)

Ainz estudió con calma al Lord Marcial, quien no parecía estar recuperándose de sus penalidades de habilidad.

Esto lo hacía para ver si el Lord Marcial estaba intentando engañarlo con sus acciones.

Era posible que tuviera la habilidad para recuperarse de sus penalidades de habilidad pero escogía no hacerlo, con el objetivo de crear una brecha fatal en las defensas de Ainz. También podría tener un talento, o alguna otra habilidad oculta de la que Ainz no sabía nada.

Sólo se podía aplastar a un oponente en una pelea abierta cuando existía una diferencia abrumadora en fuerzas.

"...Las penalidades de habilidad que infligí no se curarán con el tiempo, sabes. Poco a poco desgastaré tus puntos físicos, hasta darte el golpe de gracia con este bastón, ¿lo entiendes? Bueno, si es así, continuemos entonces."

Ainz dio un paso adelante, y el Lord Marcial lentamente asumió una postura.

No podía verle la cara al Lord Marcial debido a su casco. ¿Se estaba riendo para sí mismo, o se estaba poniendo más ansioso?

(Lo último, espero...)

Ainz movió su mano izquierda, la que no sostenía el bastón. El Lord Marcial se movió en respuesta. Parecería que sentía mucha cautela de ella.

El Lord Marcial debía estar pensando que todo lo que tenía que hacer era preocuparse por la mano izquierda.

Era eso. Durante los experimentos de Ainz, había descubierto que podía iniciar ataques de tacto con cualquier parte de su cuerpo. Si le apetecía, incluso podía usar un cabezazo para hacerlo.

Cuando Ainz se acercó, el Lord Marcial se alejó de él.

Ainz se rió con frialdad.

Por sus movimientos, era inmediatamente aparente para la audiencia cuál de los dos tenía la ventaja aquí.

(¿Sabes cuál es la diferencia entre nosotros dos, Lord Marcial? Ciertamente, podrás ser mejor que yo como guerrero. Pero hay una diferencia decisiva entre nosotros.)

La mayor diferencia ente el Lord Marcial y él mismo era la de su HP.

Ainz tenía los puntos de salud de un personaje de nivel 100. Incluso si ambas partes dejaban de lado la defensa y se enfrentaban mano a mano, Ainz emergería victorioso.

Sin embargo, el problema residía en las artes marciales, aquellos ataques sobre los que Ainz no sabía.

"Me impuse otra restricción además de no usar magia. Tiene que ver con los ítems mágicos. No he usado ítems mágicos durante este encuentro contigo — en otras palabras, es una restricción de equipo. Sin embargo, esto es completamente beneficioso para mí."

Ainz poseía numerosos ítems mágicos de sus días en Yggdrasil. Todos y cada uno de los cuales era un tesoro incomparable en este mundo. Por lo tanto, si Ainz los usaba, hubiera ganado con facilidad este encuentro con el Lord Marcial. Sin embargo, Ainz no sentía que ésa era la manera correcta de luchar.

En consecuencia, Ainz estaba equipado con ítems de bajo nivel.

"Me he limitado a usar armas que alguien de tu nivel podría usar. Por otro lado, siento que ésta es una excelente oportunidad para poner a prueba cierta nueva adquisición."

Ainz enterró su bastón en el suelo y sacó dos de los cuatro estiletes enfundados en su cintura. Los sostuvo con fuerza.

"Probemos estas armas que me prestó Momon."

El Lord Marcial probablemente no entendió los parloteos de Ainz. Y éste no tenía intenciones de aclarárselo. Simplemente estaba hablando para sí mismo.

"Entonces — aquí voy."

Ainz no podía imitar aquella extraña postura — la extraña parte inicial en la que se agachaba. Sin embargo, luego de practicarlo, había aprendido a correr de forma parecida. Salió disparado como una flecha, hacia el Lord Marcial.

La distancia era muy corta. Sin embargo, incluso en la breve abertura antes del ataque de su oponente, el garrote del Lord Marcial fue blandido contra él. El golpe era más lento porque su fuerza se había reducido por las penalidades de habilidad, pero era un ataque que debería de haber conectado.

Ainz no podía ejecutar un esquive magnífico como el que esa mujer. Sin embargo, él podía hacer algo que ella no podía.

Activó su habilidad, y los movimientos del Lord Marcial se detuvieron por un instante.

Ainz cerró la distancia entre los dos y atacó con el estilete, apuntando hacia el hombro. Ese ataque con toda su fuerza, reforzado por la velocidad a la que corría, salió disparado como una flecha.

Cuando ella lo había golpeado en ese entonces, había logrado dañar la armadura creada mágicamente por Ainz, que era más resistente que la adamantita. Este ataque era del mismo nivel que aquél, y el estilete atravesó la armadura y piel del Lord Marcial, penetrando en su cuerpo.


—Sin embargo, en ese momento—

"「Reforzamiento de Piel」, 「Reforzamiento de Piel Mayor」"

El Lord Marcial activó sus habilidades marciales.

Fue como si hubiera liberado algo desde dentro de su cuerpo que empujó de vuelta la punta del estilete.

Lo alarmante fue que el golpe con toda la fuerza de Ainz sólo había infligido una pequeña cantidad —casi un rasguño— de daño. Con la regeneración de un trol, ese tipo de daño se curaría en segundos.

El Lord Marcial debía haberse sentido reconfortado por esto. El garrote volando hacia Ainz seguía siendo muy rápido, y sólo había recibido un rasguño por el ataque de Ainz. Se podría decir que el Lord Marcial tenía la victoria al alcance de la mano.

Sin embargo, decir eso habría sido algo muy tonto.

"—Activar."

"¡Goh! !!Gowaaaaaaah¡¡"

Ainz liberó el hechizo, concentrando la 「Bola de Fuego」 que Fluder había imbuido en el arma en el lugar en donde había apuñalado al Lord Marcial y quemando su cuerpo desde dentro. Pensó en clavar su otro estilete en el hombro contrario, pero no fue lo suficientemente fuerte, y la armadura lo repelió.

Mientras Ainz pensaba en apuntar a un resquicio en la armadura, sintió movimiento de parte del Lord Marcial y se arrojó a un lado sin mirar.

Un vendaval sopló detrás de él. Debía ser la presión de viento del garrote.

Luego de escapar alrededor de 10 metros, Ainz se dio la vuelta.

El Lord Marcial se encontraba agarrando su hombro con el brazo que sostenía el garrote. Su otro brazo colgaba a su lado, probablemente inmóvil. Parecería que el hechizo de Fluder fue un poco demasiado fuerte. Tal vez debería de haberle pedido que usara un hechizo más débil para infundirle magia al estilete.

Luego de percatarse de que el Lord Marcia se encontraba en una situación desesperada, el público se lamentó en compasión.

Ainz miró alrededor de la arena.

Sin importar a dónde mirara, no podía ver a nadie aclamándolo a él.

(Qué extraño... En Yggdrasil, no sería inusual que alguien comenzara a ovacionarme más o menos ahora... Supongo que los encuentros fuera de casa con difíciles.)

"No se puede evitar. Supongo que tengo que abandonar el plan de robarme el corazón de la audiencia. Ahora entonces, Lord Marcial... hora de morir."

Ainz envainó el estilete cuya carga había gastado y tomó otro. Este nuevo estilete estaba imbuido de un hechizo de ataque de elemento ácido del tercer nivel. Lo había preparado en caso de que el Lord Marcial se hubiera hecho inmune al daño de fuego.

Por supuesto, el Lord Marcial parecía haber sido herido por ese ataque elemental de fuego, pero eso podría ser un acto. Los monstruos con habilidades regenerativas no podían resistir por completo todos los tipos de ataque que ignoraban su regeneración, pero eso era sólo en Yggdrasil.

Por lo que sabía, podría ser posible en este mundo.

Si ése era el caso, su plan de matarlo activando su habilidad cuando la audiencia —cuando todos— pudieran ver su victoria había sido decidido.

"Si admites la derrota ahora... terminaré las cosas aquí."

"No... Su Majestad. No... aún no. Sigo siendo el Lord Marcial. Sigo siendo el rey de esta arena. Lucharé hasta morir."

"Entonces, quítate el casco y déjame ver tu rostro."

Era una solicitud sorprendente, pero el Lord Marcial lo hizo, y mostró su cara.

Su frente estaba cubierta de sudor, y su rostro estaba distorsionado, probablemente por el intenso dolor. Sin embargo, había una gran fuerza en esos ojos.

"Esos son buenos ojos. Me recuerdan a Gazef Stronoff."

"Gracias. Ser elogiado por un ser poderoso como usted me llena de alegría."

"...Dime. ¿Tienes alguna técnica que pueda derrotarme? ¿Tienes alguna técnica que pueda darle vuela a la situación?"

"—No. Incluso así. Sigo deseando luchar."

Eran palabras muy honestas.

Ainz se sintió avergonzado por usar tantos engaños en la pelea. Pero también, estaban todas las habilidades que había bloqueado para hacer de ésta una buena pelea.

Ya que su oponente luchaba en serio, Ainz estaba obligado a responder con todo lo que tenía permitido.

El Lord Marcial, que había venido directamente a enfrentar a Ainz, parecía brillar en sus ojos.

"Qué pensarían los Guardianes de la luz en esos ojos..."

Sin embargo, sabía que despreciarían a cualquier ser que no fuera de Nazarick. Si eso era así — Ainz se llenó de inquietud y soledad.

Ainz hizo a un lado sus emociones, y lentamente levantó sus estiletes.

El Lord Marcial se limpió el sudor con el antebrazo, y se colocó nuevamente el casco.

"—Atácame, Lord Marcial."

“Gooohhhhhhh!”

Con un rugido, su enorme cuerpo se acercó a Ainz.

Era más rápido que hace un momento. Tal vez había activado algún arte marcial.

Esa velocidad increíble y ese cuerpo inmenso. Ambas se reforzaban la una a la otra para producir un sentimiento de opresión sobrecogedor que paralizaría a cualquiera donde se encontrara. No, eso sólo se aplicaba a la gente normal, los no-muertos eran inmunes a tales efectos mentales.

Ainz estudió con calma al Lord Marcial.

Era rápido — pero eso era todo.

No estaba equilibrado, probablemente porque no podía mover el hombro que había sido perforado por el estilete.

(—Es peor que esa vez.)

Más importante aún—

(¿Conoces la verdad detrás de la forma en que te ralenticé? Si no la conoces, todo acabará para ti, ¿no?)

Ainz activó la misma habilidad que había activado hace un momento.

「Aura de Desesperación I (Miedo)」

Esta habilidad tenía cinco efectos.

I era para Miedo.
II era para Pánico.
III era para confusión.
IV era para Demencia.
V era para Muerte Instantánea.

Miedo se refería al estado anormal de estar asustado, lo que infligía una penalidad a todas las acciones.

Pánico era una versión más severa de Miedo, generada al apilar efectos adicionales de Miedo uno sobre el otro. Cualquiera afectado por ese estado querría escapar a cualquier costo del usuario de la habilidad — en otras palabras, serían incapaces de cualquier acción de combate contra esa persona.

Confusión era lo que sugería el nombre. Sin ninguna medida para recuperarse, el objetivo estaría en un estado de confusión.

Demencia era un estado negativo extremadamente molesto, ya que era una versión permanente de Confusión. No se podía quitar sin usar magia de una tercera parte.

Y no hacía falta decir que Muerte Instantánea provocaba la muerte.

Los efectos cambiaban cuando se subía de nivel.

Ainz primero había usado el efecto de Miedo, y luego lo había cancelado casi instantáneamente. Al hacer eso, habría un momento en el que las acciones que uno imaginaba no concordarían con las acciones que se tomaban en realidad, y por lo tanto el cuerpo sentiría como si hubiera sido paralizado.

Sin embargo, el Lord Marcial debería de haber anticipado que esto sucedería si llevaba a cabo un ataque frontal. Aun luego de que su mente y su cuerpo dejaran de estar en sincronía, de todas formas atacó con su garrote.

Luego de tomar en cuenta las penalidades combinadas del toque de Ainz y del estado de miedo, evadir el ataque del Lord Marcial debería haber sido juego de niños. Sin embargo—

"¡「Golpe Fuerte」, 「Habilidad Divina Destello Único」!"

Ainz pensó que vio un destello de luz.

En ese instante, un dolor intenso —inmediatamente suprimido a niveles tolerables— y una sensación de estar flotando se apoderaron de él.

"¡ 「Aceleración de Fluidez」!"

Un impacto sordo vino desde arriba, seguido de un estallido de dolor al siguiente momento.

Aunque estuvo brevemente confundido por la situación, Ainz volvió en sí con rapidez.

Probablemente ésta era una combinación de dos golpes. La primera parte lanzó a Ainz al aire, mientras que la segunda lo aplastó contra el suelo.

Si fuera Satoru Suzuki, podría no haber sido capaz de comprender la situación y caer presa de la confusión. Sin embargo, Ainz Ooal Gown era inmune a tales estados negativos.

Ainz sabía que se encontraba en el suelo, y que el garrote estaba cayendo hacia él.

"¡Tch!"

Ainz se alejó rodando al mismo tiempo que el garrote golpeaba. Tal vez fue debido a las artes marciales, pero el impacto fluyó a través del suelo hacia el cuerpo de Ainz.

Sin embargo, esto no le provocó ningún daño adicional.

Mientras Ainz se ponía de pie de un salto, el garrote que se había enterrado en el suelo salió hacia arriba. Ese movimiento, como desenterrando algo desde las profundidades, parecía decir "Te acabaré con esto".

Ainz lo decidió en una fracción de segundo y bloqueó el golpe con su estilete, y una vez más, el cuerpo de Ainz fue enviado volando por el aire. La ovación de la audiencia resonaba en la arena, pero el Lord Marcial maldecía amargamente, "¡Maldición!". Había estado esperando acabar a Ainz con ese ataque de combinación.

Luego de ser arrojado varios metros por el aire, Ainz rodó algunas veces por el suelo y luego recobró rápidamente su postura mientras murmuraba para sí mismo.

"¿Nada para darle la vuela a la situación? Me engaño. Punitto Moe me reñiría por esto."

Al igual que Ainz, el Lord Marcial había guardado su carta del triunfo —sus artes marciales— hasta el último momento. Eso probaba que era un guerrero de primer nivel.

Ainz envainó sus estiletes, dejando sus manos libres.

Su arrogancia y prisa por obtener la victoria le habían ganado un fuerte golpe —no, dos de ellos. Era momento de dejar de lado sus pensamientos ingenuos. Iba a reducir los puntos de su oponente antes de terminar las cosas.

(Qué ruidoso...)

Las ovaciones de la audiencia eran realmente molestas. Hace un momento habían estado lamentándose, y ahora estaban regocijándose. En especial—

(—¡Maldición, Jircniv! ¡Qué demonios quieres decir con "acábalo"! Ah, en serio...)

Ainz se movió lentamente. No había sido herido severamente, pero había sido castigado con dolor por su descuido, así que no cometería nuevamente ese tipo de error.

(Sin embargo, realmente no entiendo las artes marciales. Son habilidades que no existen en Yggdrasil... ¿es que alguien las desarrolló para contrarrestar a los jugadores de Yggdrasil? ¿O simplemente estoy intentando forzar una teoría...? Un momento, ese arte marcial debería de ser algo que incrementa la velocidad de ataque. Probablemente lo intentará de nuevo, así que es mejor preparar mi cuerpo para ello, ¿no?*)
(*Ainz nuevamente parece haber recordado mal un dicho, 肉を切らせて骨を断つ, 'preparar la carne para ser cortada y los huesos para ser rotos'. Por supuesto, él no tiene carne...)

Ainz ingresó al alcance del Lord Marcial, y éste atacó desde arriba. Sin embargo, Ainz no lo esquivó.

Avanzó, recibiendo los ataques del Lord Marcial.

La presión y el dolor lo llenaban, pero podía hacer esto, debido a la inmensa diferencia de sus HP. No había problemas. Además, su cuerpo de no-muerto suprimía el dolor de inmediato, así que podía soportar la agonía que los vivos no podrían.

De esta forma, Ainz tocó el cuerpo del Lord Marcial. Habiendo justo terminado un ataque —y bajo la influencia del estado de miedo del aura de Ainz— fue muy difícil evadirlo.

Luego, mantuvo contacto con el cuerpo del Lord Marcial y lo rodeó hacia su espalda. Por supuesto, constantemente estaba infundiendo energía negativa que dañaba habilidades a través de su armadura.

"¡Uoooooooooh!"

Esta vez, fue el Lord Marcial quien retrocedió de él, como rodando por el suelo.

Ainz estaba indeciso sobre si debía o no perseguirlo, pero decidió quedarse quieto, en caso de alguna técnica secreta.

El Lord Marcial levantó su garrote pesadamente. Su respiración era trabajosa, y su imponente porte de cuando se habían conocido por primera vez había desaparecido.

Ainz apretó fuertemente los estiletes.

Los preparativos estaban completos. Éste sería el ataque final.

Tal vez había sentido un cambio en el aire, pero el Lord Marcial se quitó el cascó y lo arrojó a un lado.

Mientras la sorpresa se apoderaba de Ainz, el Lord Marcial también se quitó el resto de su armadura. Aunque actualmente estaba debilitado, no parecía estar un nivel en el que sería incapaz de moverse debido al peso de su armadura.

Sin embargo, luego de ver la determinación en el rostro del Lord Marcial, Ainz comprendió lo que planeaba.

(Ya veo. La armadura lo protege contra los estiletes, pero no hace nada contra las penalidades de habilidad. Debe sentirse bastante amenazado por ello, por lo que está apostándolo todo a que el HP de su oponente sea bajo y a aligerar la carga de su cuerpo, sólo para poder continuar atacando.)

Esa era su apuesta final — y también una muy riesgosa.

"Dígame... ¿Soy débil?"

"¿Qué?"

"Su Majestad no ha revelado una fracción de su verdadero poder hasta ahora. Incluso sin las poderosas alas de su magia, esto claramente no es extenuante para usted. Realmente... ¿Realmente soy así de débil?"

Ainz cerró los ojos mientras lo pensaba, y luego los abrió nuevamente.

"Sí, eres débil."

"...Ya veo."

La arena quedó en silencio.

No habían oído la voz de Ainz, sin embargo, la victoria ya había sido decidida ante sus ojos.

"Durante esta batalla, me prohibí el uso de muchos ítem mágicos y el uso de todo tipo de habilidades."

"De otro modo, ¿habría terminado con esto en un instante?"

Ainz asintió con la cabeza a modo de confirmación.

"Así es. Sin embargo, sé sobre ti, así que—" Ainz agitó la cabeza. Esto no era para consolarlo. "Bueno, simplemente te tocó un mal oponente. Si tú eres el hombre más fuerte del Imperio... yo muy bien podría ser el hombre más fuerte del mundo."

"Ya veo... Sin embargo... Estoy contento. Saber que hay alguien mejor que yo me impulsa a mejorar."

"Entiendo eso, en cierta medida."

Había algunos de sus amigos —por ejemplo, Touch Me— a los que nunca había derrotado en PVP. Aun así, recordaba afectuosamente cómo había reflexionado sobre las formas de derrotar sus tácticas y equipo.

Ainz le sonrió al Lord Marcial, y el Lord Marcial le sonrió a Ainz.

"...Entonces, haz tu jugada."

"—Su Majestad, Rey Hechicero Ainz Ooal Gown. Al final, por favor muéstreme —incluso si es sólo una fracción— de su verdadero poder. ¡Permítame experimentar el cenit del poder!"

"El Lord Marcial blandió su arma con fuerza."

"En serio... Muy bien. Entonces te revelaré el pináculo del poder."

Ainz activó su habilidad, y avanzó.

Ingresó en el rango de ataque del Lord Marcial. El Lord Marcial atacó.

Era completamente diferente a la velocidad con que había levantado el garrote. Podría haber usado artes marciales para acelerarlo. Sin embargo, no era nada a comparación de la velocidad que tenía antes de que sus habilidades fueran penalizadas. Era demasiado lento.

El garrote golpeó su cuerpo, pero Ainz no le prestó importancia.

El ataque ya no podía dañar el cuerpo de Ainz.

Ainz lo atravesó caminando, como si estuviera siendo acariciado por un viento apacible.

Soportó golpe tras golpe, pero siguió avanzando, mirando directamente a los ojos del Lord Marcial.

El Lord Marcial sonrió, como dándose por vencido. Ainz enterró su estilete sin resistencia en el pecho del Lord Marcial, y luego liberó el hechizo imbuido dentro.

***

Ainz miró abajo hacia el cadáver del Lord Marcial.

Y luego, activó un ítem que se había prestado. Era un simple megáfono.

"¡Óiganme! ¡Gente del Imperio! ¡Soy el Rey Hechicero, Ainz Ooal Gown!"

Su voz parecía hacer eco entre el silencio con una reverberación aguda. Por lo que, Ainz decidió terminar rápido con esto.

"Planeo establecer un programa para formar aventureros en mi país. Esto se debe a que considero ventajoso que mi país tanto forme como proteja aventureros, y que los envíe a viajar a varios lugares del mundo. Muchos aventureros deben sobrevivir con sus propios recursos. ¿Pero cuántos mueren antes de alcanzar su mejor momento?"

Ainz recordó al equipo de aventureros que habían viajado con él por poco tiempo.

"...En consecuencia, planeo incorporar al Gremio de Aventureros a mi nación. Hay aquellos que temen que perderán la libertad y que serán encadenados una vez que el Gremio de Aventureros se convierta en una organización nacional. No puedo negarlo por completo. Sin embargo, como acabo de mostrar, mi fuerza es más que adecuada. No planeo usarlos como herramientas para la guerra. ¡El Reino Hechicero está sediento de aquellas personas que realmente busquen la aventura! ¡Todos ustedes que desean explorar lo desconocido, que desean entender al mundo y que por lo tanto sueñan con ser aventureros, venga a mí! Yo los ayudaré a que puedan valerse por si solos, con un poder que no pueden imaginar. ¡Ahora contemplen una fracción de esa fuerza!"

Ainz se acercó al Lord Marcial.

"¡El Lord Marcial está muerto! ¿Quién verificará su muerte?"

No hubo respuesta.

"La muerte es el final de todo. Sin embargo — como algunos de los presentes podrán saber, se puede luchar contra ella."

Ainz sacó una varita, y la apuntó hacia el pecho del Lord Marcial.

Sería terriblemente embarazoso si no regresaba a la vida. Su inexistente corazón latía con fuerza al interior de su pecho.

"¡Sean testigos de esto!"

La varita se activó, y entonces el Lord Marcial jadeó, y su pecho comenzó a moverse.

"La magia de resurrección es competencia de los sacerdotes de alto nivel. ¡Sin embargo, no es ningún reto para mí! ¡Dicho eso, aún debe de hacerse el pago apropiado en oro! ¡Yo, que he conquistado a la muerte, les brindaré mi apoyo! ¡Vengan a mi nación, ustedes que buscan convertirse en verdaderos aventureros!"

En medio de las mareas de sonido, Ainz lanzó un hechizo de 「Vuelo」.

Su destino era el cuarto VIP de Jircniv.

Mirando alrededor, se dio cuenta de que sólo quedaban Jircniv y sus dos guardaespaldas. Los otros parecían haberse marchado más temprano. Ainz estaba encantado de tener menos de qué preocuparse, pero no dijo nada.

"Bueno, perdón por lo de hace un momento, Jircniv-dono. Oh, su rostro se ve mejor ahora. Qué alivio."

Su mareo al momento de pararse parecía genuino. Sin embargo —ya que había estado ovacionando tan enérgicamente, sólo debía de ser algo momentáneo.

"Me disculpo por preocuparlo, Gown-dono."

"Ahhh, no tiene importancia. Cualquiera se preocuparía al ver mal a alguien que conociera."

"Gracias por su preocupación. Sin embargo, ése fue un encuentro emocionante. Era de esperarse de usted, Gown-dono. Y pensar que podía triunfar tan fácilmente contra el guerrero más poderoso del Imperio. No hay otras palabras para eso más que 'magnífico'."

"Ciertamente no. Éste fue un buen encuentro. Cualquiera de los dos podría haber ganado; simplemente tuve la suerte de mi lado."

Por la forma en que Jircniv había estado aclamando al Lord Marcial, debía de ser un gran admirador suyo. Siendo ése el caso, Ainz no podía equivocarse al elogiar al Lord Marcial.

O más bien—

(—Maldito seas, no me ovacionaste ni una vez. ¡Lo oí!)

Por supuesto, no podía dar voz a esos pensamientos. Cuando lo pensaba con calma, en una batalla entre el guerrero de la nación de uno contra el de otro país, era natural que uno apoyara a su propio compatriota.

Bueno, si realmente hubiera apoyado a Ainz, su medidor de afecto —una frase que Peroroncino había usado con frecuencia— probablemente estaría por las nubes.

"Aunque sería difícil que alguien ajeno pudiera darse cuenta, estoy seguro de que no se equivoca, Gown-dono. Entonces, lo siguiente — perdóneme. ¿Qué estoy diciendo en un momento como éste?"

"Estoy de acuerdo," dijo Ainz. Poniéndolo de otra forma, no deseaba charlar demasiado tiempo con Jircniv en un lugar como éste.

No quería que se diera cuenta de que Ainz Ooal Gown era sólo un hombre mortal.

Aunque pensó que sería regañado por promover al Reino Hechicero en la arena y por cruzar la frontera ilegalmente, Jircniv parecía no querer reprenderlo. Siendo así, lo mejor para él sería irse rápidamente.

"Bueno, eso—" Ainz se tragó las palabras informales que estaba por decir. Eso sería cavar su propia tumba. "Dejemos esto aquí por ahora. Vendré a visitarlo otro día, Jircniv-dono."

Personalmente, Ainz quería escapar usando magia de teletransportación, pero primero tenía que ir a recoger a Ainzach. Así que regresaría al suelo, y luego se teletransportaría lejos — y entonces, mientras meditaba ese asunto, Ainz se percató de que Jircniv lo miraba fijamente, con una expresión seria en el rostro.

Definitivamente iba a decir algo extraño.

Esta situación no le era familiar a ningún trabajador de oficina. Ainz se volvió para mirar a Jircniv.

"Su Majestad. Tengo una propuesta. ¿Podría pedirle que la escuche?"

(No.) ¿Qué maravilloso sería el mundo si pudiera decir eso?

Ainz decidió no escapar de la realidad. Sonrió —aunque su cara no se movió— y respondió con un "Continúe por favor."

"Entonces, tengo la esperanza —no, al Imperio Baharuth le gustaría convertirse en un estado vasallo del Reino Hechicero de Ainz Ooal Gown."

"...¿Ah?"

Ainz no pudo evitar exclamar eso ante aquellas palabras completamente inesperadas.

Su cerebro no había comprendido aún lo que acababa de oír.

"¿Es-estado vasallo?"

Sus guardias —a los que había visto antes— también lo miraban conmocionados.

Por alguna razón, Ainz sintió ganas de darle unos golpecitos en la frente a Jircniv.

¿Por qué había solicitado de pronto la condición de estado vasallo? Ahora que lo pensaba, ¿qué tipo de relación tenían los estados vasallos, por cierto? Reconocía las palabras, pero ¿qué significaban exactamente? Y luego estaba todo eso sobre la autonomía y cosas así.

Ainz no podía decidir por sí solo algo tan importante como esto. Primero necesitaría discutir el asunto con Demiurge y Albedo antes de dar una respuesta.

"...Jircniv-dono, tomar a su nación como un estado vasallo..."

(Así que el plan de formar lazos de amistad entre reyes es... ¿eh?)

¿Qué debería decir sobre el asunto del estado vasallo? ¿Estaría bien decir "no le he considerado"?

Sin embargo, Demiurge y los otros podrían haber planeado el vasallaje del Imperio. Él no quería ponerse una soga alrededor de su propio cuello, y sin embargo podría causar problemas si no respondía.

Parecería que la mejor opción era abrirse paso, de alguna manera, fanfarroneando.

Luego de decidir la dirección que tomarían sus palabras, Ainz dio su respuesta.

"Es demasiado peligroso acordar verbalmente tales asuntos. No puedo tomar una decisión inmediata, pero creo que dichas cosas deberían constar por escrito."

"Entonces, ¿eso significa que una vez que le entregue el documento, lo aprobará?"

(¿Eh? ¿Realmente va a haber uno?) Ainz pensó en preguntarle eso, pero consiguió tragarse esas palabras. Probablemente se debía a que se había calmado en cierta medida. La verdad era, que ya no seguía tan perturbado como lo había estado hace un momento. No podía agradecérselo lo suficiente al cuerpo que tenía.

Sin embargo, el problema no se había resuelto aún.

(No fue eso lo que quise decir, sólo estoy ganando tiempo.) Ya que no podía decir eso, tenía que pensar en algo que Jircniv pudiera aceptar. No había otra forma.

"...En efecto. Entonces, envíeme una copia de la petición de vasallaje así como también un borrador de la condición futura y el tratamiento del Imperio a mi residencia en el Reino Hechicero, Jircniv-dono. Después de eso, lo planearemos detenidamente."

"Entonces así lo haré. Me esforzaré en hacerlo con rapidez y entregarla a manos de Su Majestad. —Entonces, por el momento, por favor permítame hablarle como a un rey — como a un igual. Estaré bajo su cuidado."

Aunque su estado emocional se había calmado, Ainz no tenía idea de qué estaba sucediendo ni de por qué la situación había terminado de esta forma. Simplemente asintió con la cabeza como respuesta.

Entonces, intentando no parecer demasiado asustado, Ainz descendió a la arena usando un hechizo de 「Vuelo」.

"¿Cómo terminó todo así? O más bien, ¿qué harán Demiurge y Albedo...?"

Los hombros de Ainz decayeron como los de un niño que estaba seguro de que al llegar a casa sería resondrado por sus padres.

***

(continúa) 433/453p No creo que pueda actualizar mañana, el martes es más probable.

El aire en el cuarto VIP se encontraba en silencio tras la partida del Rey Hechicero. Como para hacer pedazos ese silencio, Nimble, gritó.

"¡Su Majestad!"

Jircniv frunció el ceño de manera exagerada mientras miraba a Nimble.

"Estás siendo muy ruidoso. Sigo aquí cerca."

"Per-perdóneme. Pero, pero, ¿podría saber qué acaba de suceder?"

"¿Deseas saber por qué tomé una decisión como ésa?"

Nimble asintió con la cabeza en respuesta. Jircniv le dio un vistazo a Baziwood, que tenía una actitud similar.

"Ya veo... Entonces, ¿qué otra cosa sugieres que haga?"

Jircniv se rió de sí mismo.

"Desde el momento en que vino aquí, junto a su — ¡ah! Las negociaciones con la Teocracia Slane se han roto. Los templos tampoco piensan nada bueno de mí. ¿Cuánto tomaría retomar de vuelta el asunto de aquellas negociaciones? ¿Es siquiera un problema que puede resolverse con el tiempo suficiente?"

Jircniv pensó sobre lo que haría si fuera uno de los mandamases de la Teocracia Slane. Si otro país presentara una excusa tan patética como, "Eso sucedió porque Ainz Ooal Gown vio a través de nuestro plan, no pretendíamos nada más," ellos seguramente pensarían que no había ningún valor en aliarse con ese país y lo abandonarían. No, podrían terminar usando a ese país como combustible para algún tipo de intriga futura.

Parecía que una alianza con la Teocracia Slane quedaba totalmente descartada.

"Así que lo que él está diciendo es, 'por favor sigan luchando con tanta fuerza como puedan por sí solos, sin la Teocracia de aliados', ¿hm? Madre mía, era de esperarse del Su Majestad, el Rey Hechicero Ainz Ooal Gown. Tengo que quitarme el sombrero ante él. Su alcance es verdaderamente más profundo de lo que pude imaginar. Primero, deja que sus oponentes se sientan orgullosos, y luego los destruye de un solo golpe cuando tienen la guardia baja."

Aunque era su enemigo, Jircniv no podía evitar alabar ese plan perfecto.

Había sido calculado tan perfectamente que no tenía otra opción más que admitir la derrota. No había señales de ningún refuerzo para el Imperio, al mismo tiempo que Ainz ya poseía pruebas sólidas de las acciones del Imperio. En otras palabras, Ainz poseía el poder sobre la vida y la muerte del Imperio.

Baziwood agitó la cabeza. Parecía que entendían la situación en la que se encontraban.

"Ahh, esto es realmente... cómo decirlo. Realmente ha empeorado la situación. Lo ha golpeado justo en su punto débil. Algo como eso."

"Exactamente. No se me ocurre ninguna forma de lidiar con él. Supongo que tanto mi mente como mi cuerpo han sido quebrados. Se siente como si llegados a este punto, cualquier cosa estaría bien."

"Su Majestad..." Nimble miró hacia Jircniv, hablando en voz baja.

"Más que un no-muerto es más un demonio. Se siente como si supiera cómo quebrar la voluntad de un hombre."

"Pero, incluso así, que nos convirtamos en un estado vasallo..."

Jircniv miró con gentileza a Nimble, que parecía incapaz de aceptarlo.

Podía entender los sentimientos del hombre.

Sin embargo, habría preferido una solución pensada con racionalidad para este problema, en lugar de una revelación infantil de sus sentimientos. Aun así, si ni siquiera Jircniv podía resolver el problema, ¿en qué medida le sería posible a Nimble?

"...Ahora hablaré claro. No podemos ganar. La única opción que tenemos es, como dije antes, corromper a uno de sus subordinados. No puedo imaginar ninguna otra forma de oponernos a él. Como podrán haber sentido durante esa guerra, es evidente que es más poderoso como lanzador de magia."

Los dos caballeros asintieron con la cabeza estando de acuerdo.

"¿Entonces qué tal es como guerrero? ¿Es posible matarlo con una espada?"

Jircniv se encogió de hombros.

"Debiste de haberlo visto, ¿cierto? Incluso como guerrero, el Lord Marcial no pudo vencerlo. ¿Y qué fue aquello? ¿Soportó los ataques del Lord Marcial y no sufrió daños? ¿Usó magia?"

"No estoy seguro, pero podría ser posible."

"Debe ser una broma. En otras palabras, ¿puede usar magia para hacer inútil cualquier ataque, entonces? Así que un asesinato es imposible. ¿Podría ser inmortal?"

"Bueno, tiene un cuerpo físico, así que dudo que sea inmortal."

"¿Entonces por qué no recibió daños?"

Nimble quedó desconcertado, y se volvió hacia Baziwood en busca de ayuda. Sin embargo, Baziwood mantuvo sus labios apretados con fuerza formando una línea recta.

"...Así que, hagamos esto por ahora. Reúnan toda la información que puedan sobre el arma del Lord Marcial, y luego congregaremos a todos los lanzadores de magia y aventureros que podamos encontrar y les preguntaremos por qué no recibió daños. Afortunadamente, ese pronunciamiento suyo debería enfrentarlo contra el Gremio de Aventureros, así que deberían estar encantados de ayudarnos.

"Entonces, ¿no debimos de haber ofrecido el vasallaje después de intentar hacer todo eso? Afortunadamente, lo rechazó."

Jircniv estaba algo fastidiado por esto, pero reprimió su molestia y no la mostró. En su lugar miró a Nimble con una expresión de preocupación en el rostro.

"¿Por qué piensas que rechazó nuestra oferta de vasallaje?"

"Eso, eso es... su sirviente no está seguro..."

"Tal vez si se tratara de alguien incompetente, inseguro de la forma en que debe manejar la situación cambiante — podría pensar en algo como eso. Sin embargo, nuestro oponente es ese hombre, ¿recuerdas? A juzgar por su intelecto, ya debe de haber formulado un plan para el futuro en el corto periodo de tiempo luego de que le propusimos vasallaje. Si rechazó la oferta luego de pensarlo sin embargo, eso podría indicar que algo sobre ésa forma de proceder no coincidía con sus objetivos."

"¿Y qué podría ser eso?"

La cara de Jircniv se tornó amarga ante la pregunta de Baziwood.

"No lo sé. Sin embargo, bueno, probablemente no es nada bueno para nosotros. De otra forma no habría estado tan perturbado por nuestra oferta de vasallaje. Por lo que sabemos, los objetivos que tiene en mente son cosas que no puede llevar a cabo en su propio país. En ese caso—"

Jircniv dejó que su sobrecargado cerebro, que pronto emitiría humo, pensara descontroladamente.

Su oponente era Ainz Ooal Gown. Seguramente debía de tener algún objetivo en mente.

Como el rey del Reino Hechicero, ¿qué podría querer? ¿Qué podría odiar?

Su frente se cubrió de sudor, y Jircniv se esforzó por pensar.

"—¿El Gremio de Aventureros? ¿Podría ser que tiene algo que ver con el Gremio de Aventureros, y es por eso que se opuso al vasallaje?"

"¿Qué hay sobre esa declaración? ...¿Fue buena idea permitirla, Su Majestad? En unos cuantos años, muchos de los mejores y más brillantes del Imperio podrían terminar dejando el país."

"...No entendí nada de eso. Dime cómo llegaste a esa conclusión."

"Aunque hacer lo que él diga significa que la libertad de una personas quedaría restringida, tener de apoyo al increíblemente poderoso Rey Hechicero es una propuesta muy atractiva. En la profesión de los aventureros, es mucha más la gente que muere que la que llega a hacerse de un nombre para sí mismos. Sin embargo, con alguien así de poderoso prestándoles su apoyo... bueno, al menos eso es lo que pensarán aquellas personas sin confianza en sí mismas. Además, ya que tenemos caballeros, no hay muchos trabajos para aventureros de bajo nivel en primer lugar."

"Una fuga de talentos... Aunque podrían no tener confianza en sí mismos, eso no significa que no sean capaces."

Había personas que eran talentosas, pero que carecían de confianza propia. Sin embargo, se necesitaría a una persona con mucha confianza para explorar un nuevo mundo.

"Si es así, ¿no son todas esas razones para oponernos al vasallaje? Sin embargo... ¿no sería más conveniente para él que nos convirtamos en un estado vasallo? De esa forma, podría absorber al Gremio de Aventureros directamente... ¡Ah! ¡Ainz Ooal Gown! ¡¿Por qué tu intelecto tiene que superar por tanto al mío?! ¡Tus intrigas son tan diabólicas que no puedo siquiera comenzar a entenderlas!"

"¿Sería posible que en realidad no estuviera pensando en nada?"

Jircniv miró con enfado a Baziwood ante su comentario bromista.

"¿Qué tontería es esa? Ha anticipado nuestros movimientos hasta este punto... no, es impensable. También tenemos que tomar en cuenta los efectos de los insondables sentimientos que lo impulsan a odiar a los vivos..."

Tal vez asumir que pensaba como un no-muertos era un error.

Tal vez Ainz ya había anticipado que él no sabría cómo actuar y dudaría sobre esto, y lo había hecho parte de su plan. Incluso podría estar esperando con los brazos abiertos a que un aterrorizado Jircniv apresurara el proceso de vasallaje.

"¿Qué debemos hacer ahora?", preguntó Nimble. Se refería a las acciones futuras del Imperio.

"...Planeo propagar las noticias a los países vecinos. Primero, reuniré a los escribas y les diré en términos generales que el Imperio escoge la sumisión y convertirse en un estado vasallo del Reino Hechicero, y que no tenemos ninguna alternativa en el asunto. Llevaremos rápidamente las noticias a los países vecinos y dejaremos que se difundan, así el Reino Hechicero no tendrá más alternativa que reconocerlo."

"Su Majestad..."

Ambos hombres agacharon la cabeza. El hecho de que incluso Baziwood tenía una expresión como ésa en la cara hizo que Jircniv se preguntara si no era una broma.

Borró la sonrisa amarga de su rostro, y habló de manera amigable.

"¿Por qué tan sombríos? Hay todo tipo de estados vasallos. Si se nos permite gobernarnos nosotros mismos en su mayor parte, entonces podremos continuar viviendo como lo hemos hecho siempre. No — si el Reino Hechicero nos defiende con su increíble poder, entonces ¿no estaríamos más seguros que antes?"

Mientras oían sobre un futuro ligeramente más brillante (probablemente), sus rostros recobraron algo de su color.

"Por lo tanto, necesitamos encargarnos de cualquier descontento interno. Si el Reino Hechicero no nos permite gobernarnos nosotros mismos, el Imperio podría comenzar a fragmentarse. También podría haber facciones insatisfechas con el vasallaje que podrían iniciar sus jugadas."

Jircniv comenzó a pensar sobre la distribución de facciones al interior del Imperio.

Los más importantes eran los Cuerpos de Caballeros. Sin embargo, ellos no se cambiarían a la facción anti-vasallaje. Incluso si se oponían, sería sólo de los labios para afuera. En realidad no llegarían a hacer nada.

Los siguientes eran los nobles. Estos no eran predecibles. Aunque había pocas personas que se quejarían sobre la decisión de Jircniv, aquellos pocos podrían estar buscando una oportunidad para deshacerse del Emperador de Sangre. Éstas eran personas que podrían intentar cualquier cosa para convertirse en los nuevos gobernantes del Imperio convertido en estado vasallo.

Los plebeyos podían ser engañados. Para ellos, siempre y cuando la vida siguiera con normalidad, no les importaría convertirse en un estado vasallo.

"—Los sacerdotes serán un problema."

Los templos nunca reconocerían esto. Y, sería peor si no sólo se oponían sino que prohibían cualquier actividad curativa. Él tendría que hablar con ellos repetidamente e intentar convencerlos de su manera de pensar.

"...¿Usted estará bien, Su Majestad?"

"¿Quién sabe? Mientras siga aquí, tendremos la mejor oportunidad de convertirnos en un estado vasallo, y planeo mostrar los resultados de hacerlo... pero podría ser mejor no decir eso."

(Por qué yo), pensó.

Había heredado esta tarea de su padre, y el Imperio había estado fortaleciéndose de manera constante. No debería de haber tropezado en ningún punto a lo largo de ese proceso.

Pero entonces ese monstruo había aparecido, y todo enloqueció.

Probablemente no había nada malo en la forma en que había negociado con el monstruo. Lo que ocurría sencillamente era que Ainz Ooal Gown era un ser cuyos procesos mentales trascendían a los de la humanidad.

En sólo un mes, todo había cambiado.

Jircniv suspiró profundamente.

"Debo ser el hombre más desafortunado del mundo..."

Aunque sólo eran palabrerías, las noticias sobre el cambio de base de operaciones de Canario de Plata del Imperio a la Alianza de Ciudades-Estado le llegaron con prontitud al desmoralizado Jircniv. En los siguientes días, Jircniv llegaría a lamentar esto con "Las bendiciones nunca vienen en pares, y los infortunios nunca vienen solos".

(fin del capítulo 3) 441/453p

402 comentarios :

  1. Esa ilustración no presagia nada bueno :v

    ResponderEliminar
  2. Ahhh yo queriendo ver mas de la traicion de la princesa y nos regresan a antes de eso D:

    Muchas gracias por la traduccion.

    ResponderEliminar
  3. ahora toca el imperio... gracias por su trabajo

    ResponderEliminar
  4. Se agradece la traducción!!, GRACIAS!!

    ResponderEliminar
  5. Pobre emperador, no conoce a Demiurge y de seguro que Ainz lo espera en el coliseo :v

    ResponderEliminar
  6. Detallazo de ainz con albedo, me conmovió muchisímo esa parte :,D

    ResponderEliminar
  7. Gracias erb! Siempre facilitando nuestro vicio de overlord

    ResponderEliminar
  8. Jircniv esta descendiendo lentamente a la locura...

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Y Albedo pensando que Ainz solo lo tomaría como una broma, y al final le dio una dosis de felicidad mas de la que podía manejar. Ese Ainz es todo un loquillo, aunque nunca pensó que cambiar la configuración de Albedo desencadenarían tales eventos, debería de agarrarse sus inexistente testículos y tomar responsabilidad hahahahahahahaha. Que lo llamara Momonga me hizo recordar que ella en verdad odia lo que Ainz Ooal Gown representaba en en pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco Martinez lo que pasa es que Albedo odia a los miembros del Gremio de Ainz Ooal Gown por abandonar a todos los NPCs de Nazarick. Cuando Momonga se cambio el nombre dijo que representaba a todos sus compañeros, Albedo prefiere el nombre de Momonga porque lo ama por sus ajustes, ademas de que fue el quien se quedo con ellos hasta el final. Para mas información, lee El Emisario del Rey en la parte del epilogo se pone en evidencia lo que siente Albedo realmente.

      Eliminar
    2. !ahora comprendo¡ se me quita un gran peso de encima¡. cuando leí esa parte cuando albedo escupe ala bandera de Ainz Ooal Gown pensé que ella quería traicionarlo y me tenia muy preocupado

      Eliminar
    3. muchas gracias por la aclaración

      Eliminar
  11. Pobre emperado sus intentos son inutiles y se de buena fuente que todo lo que esta organizando se destruira como si nada

    ResponderEliminar
  12. Joder cada día está mejor pero solo de pensar k se acaba y tener k esperar un largo periodo para ver el volumen 11 es doloroso mil gracias por traducir esta obra tan genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tanto se espera que el volumen 11 Este para finales de septiembre.. Dado que hay material ya redactado para eso...

      Eliminar
  13. Jajaja,Albedo no se la viò venir y pobre emperador, Ainz ya lo dejò paranoíco, o eso pareciera, ya que realmente se supone que Ainz realmente lo espía ya que es su "ejemplo a seguir" jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja es verdad no lo habia pensado

      Eliminar
    2. ajajaja cierto si lo espia para eso y no para lo que jirnvci se imagina ^_^

      Eliminar
  14. Gracias ERB!!! Se agradece tu esfuerzo de traernos la dosis respectiva del Vol. 10

    Albedo no pudo contener sus orgasmos tras el beso de Ainz (Nunca espero que lo hiciera) vemos como Ainz ve a todos los guardianes de piso como sus hijos (lastima que no ve a la hermosa Albedo como algo más.) Ahora nos trasladamos al pobre Emperador y su nefasta existencia tras conocer el poder de Ainz Ooal Gown jajajajaja Creo que ya se hizo adicto a la pociones (Aun que no caería nada mal una poción para manejar el estres en la vida real)

    Salu2!!

    ResponderEliminar
  15. Sasuga erb-sama
    Y el pequeño emperador se volverá loco

    ResponderEliminar
  16. Wow.. justo me voy a dormir y resulta que la publicación se hizo 3 minutos mas tarde... Bueno fue una buena mañana :D

    ResponderEliminar
  17. ¿"Ve al punto"? ¿No sería mejor traducción "Ve al grano"?

    No sé que manía tienen los traductores con "el punto". "El punto" no existe en español, es una mala traducción del inglés.

    Cuando en inglés dicen "the point", se refieren al "motivo central", a la "principal razón", etc.

    No sé si me explico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me había dado cuenta, yo le veo sentido. Lo voy a recordar igual.

      Eliminar
  18. Muchas Gracias... Gracias... Gracias!!!
    Gran esfuerzo

    ResponderEliminar
  19. No es por quejarme ni nada. Pero te equivocaste y pusiste "feje" en lugar de "jefe" xD

    ResponderEliminar
  20. coliseo y la imagen inicial del volumen 10 es ainz en un coliseo o eso me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estaba pensando lo mismo (^_^)/

      Eliminar
    2. yo pensé en un principio que era el gran coliseo en el sexto piso, pero después de leer esto ultimo si creo que es el coliseo del imperio XP

      Eliminar
  21. Los días son más felices cuando leo a momonga. Sama y sus lucirlas que son muy divertidas xd y el emperador no está paranoico momonga si esta observano lo constantemente para ver como se comporta un noble xd pobre Jircniv

    ResponderEliminar
  22. Genial, en espera de más Overlord y suerte que no nos hara esperar mucho como ciertos escritores que no quiera mencionar.

    ResponderEliminar
  23. esos silver canaries me recuerdan a yggdrassil.
    espero que no los maten, pero igual ya me dijeron que moriran... y los reviviran ainz...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SPOILER ALERT?! Alguien tiene la descencia de poner eso para no malograrnos la lectura de los proximos capitulos?

      Eliminar
    2. donde consiguieron esa info!!!! me tengo que poner a investigar mas profundo

      Eliminar
    3. En la pagina de redit en donde suben la version en ingles hay un link con los spoilers, algunos ya se hicieron realidad asi que eso les da mas credibilidad

      Eliminar
    4. Se oye muy japones, como la katana de Brain o la mención de las facciones de Nabe, que rayo hay en el lejano sur que tanto mencionan, acaso están otros jugadores, ademas la mención que hizo evileye sobre los players y semidioses, suena como la mención de jugadores que a lo mejor estan el ese lejano sur.

      Eliminar
  24. Jircniv, se volvio paranoico después de ver la destrucción que puede causar Ainz... jajajajajaja

    ResponderEliminar
  25. bueno bueno gracias erb! por traducir cada día

    Pore emperador la realidad esta justo en frente y este la evita. debería aceptar al reino hechicero de Ainz y ofrecerle su lealtad y aun sabiendo que el camino que esta siguiendo podría llevar la destrucción al imperio. por otro lado me pregunto si la sirvienta que estaba con Ainz, se lleno de celos? cuando este le dio un beso en la mejilla a albedo me entra la curiosidad que abra sido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo la sirvientas en general le van como a bandos los que están a favor de albedo y los que están con shalltear

      Eliminar
    2. No lo se, ami también me dejo intrigado por que el autor ya puso antes esas mismas lineas y siempre salían cosas como el odio de albedo o la verdadera princesa

      Eliminar
  26. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  27. ese grupo de aventureros de adamtium plata no se que garantizado estan muertos

    Siempre que presentan un grupo de personajes de este modo tan detallado nunca llegan vivos al final del volumen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. se unen al gremio de aventureros del reino hechicero

      Eliminar
  28. Lo más probable es que ainz pelee en el Coliseo para demostrar su fuerza y que es un gran gobernante o algo con el plan de los aventureros, pero de ley lo mal entienden y creen que fue para mostrar que los vigila o algo así

    ResponderEliminar
  29. Creo que voy a dejar de leer los comentarios, ya que hay ciertos listillos que van dando espoiler hasta más no poder y arruinan la emocion de la lectura. Y gracias de nuevo por la traducción

    ResponderEliminar
  30. dejen los spoilers................. fuck....

    ResponderEliminar
  31. Cuando hablen de spoilers minimo avisen :(

    ResponderEliminar
  32. Respuestas
    1. facil la novela salio hace 16 dias en japo
      algun wey que se vio la novela en japo, comento spoiler de la novela en algun foro, otro los leyo, y compartio los spoilers, y aquellos que los vieron los comentaron en otros lados, ahora tu que leiste los spoilers pueden seguir con la cadena comentando esos spoilers en otros lados
      es asi de sencillo

      Eliminar
    2. Jaja y de esa manera arruinamos la imaginacion de alguien y este nos manda al carajo jaja, me gusta.

      Eliminar
    3. Y es así como el mundo arde en odio hacia nosotros

      Eliminar
    4. Y es así como el mundo arde en odio hacia nosotros

      Eliminar
  33. Gracias ERB-SAMA por tu esfuerzo, están geniales las traducciones.

    Y para todos los que comentan SPOILERS, por favor dejar una alerta al principio del comentario, de esa manera no arruinan la lectura para los que queremos seguir inocentes jajajajajaj XD.

    Aunque es genial leer comentarios y discutir teorías y conspiraciones. ademas ayuda aveces a atar algunos hilos.

    ResponderEliminar
  34. Te crees chistoso spoilear a todo mundo cuando algunos ya manifestamos en los comentarios que es mejor discutir sobre lo traducido, creo que erb debería controlar un poco mas a estos idiotas que se las dan de listos.
    Que rabia de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el wey dijo esto es "spoiler"
      y ademas esta demaciado largo,,, cualqueir que lo leyo y no queria spoiliarse solo puedes calificarlo de IDIOTA

      Eliminar
    2. ok... gracias por los spoiler a la vista de todos. SOY UN IDIOTA

      Eliminar
  35. Yo creo que el ítem maligno que le dio ainz al sabio del bosque va a ocacionar algún problema. Por esa respuesta q dio ese ser creado por el mismo...

    ResponderEliminar
  36. con spoiler o sin, igual leere el vol. que esta buenisimo :)
    gracias Erb por la traduccion

    ResponderEliminar
  37. Pues claro que puedes leerlo con spoiler, pero no tendras la misma sensación si lo hicieras sin saberlo.

    ResponderEliminar
  38. La verdad es que también lo leo en reddit pero como mi ingles no es muy bueno que digamos, cuando lo leo aquí me agrada mucho mas, apesar de que ya se lo que va a pasar, el asunto esta en los detalles de la historia y en el contexto e intensiones de las frases y pasajes, muchas gracias por la traducción al español que es magnifica.

    ResponderEliminar
  39. Los que sueltan spoilers, solo lo hacen para aumentar su autoestima que esta baja en esos momentos y algunos quieren ser apludidos por ello,esa sensacion de saber mas que el otro es gratificante para los insectos humanos lel, pongan o no avisos de spoilers no evita la curiosidad del ser humano, deben de evitar leerlo y ya, gracias por la traducccion erb

    ResponderEliminar
  40. Casyns siento diferir de lo que dices, pero lo mejor esta en como dices en los detalles de la historia, frases y demas, pero todo ello se suma para darte un final o conclusión de la historia y el hecho de no saber que pasa al final hace que deseemos saber más de la historia y la apreciemos aun más.

    ResponderEliminar
  41. ojala erb borre los spoilers no es justo que alguien venga a tirarse la lectura.

    ResponderEliminar
  42. Haber para esos de los spolier, creo que a nadie le interesa saber de terceros como ira la historia para eso esta nuestro proveedor ERB. O alguien en algun momento hizo la solicitud de que otro nos lo cuente?

    ResponderEliminar
  43. En lo personal no me importan los espoilers siempre y cuando antes tengan un a advertencia que diga SPOILER porque por hay me trague uno, al menos avisen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto una advertencia no estaría de menos pero es divertido ver como se cabrea la gente y le da un poco de sentido a la vida

      Eliminar
    2. Hee, pendejo , no todos tenemos tu misma filosofía de vida, ya que a mi no me agrada que me jodan una historia que estoy interesado en saber como termina o, como es el desenlace de la historia, por respeto a los demás, una advertencia es lo ideal.
      No estoy en contra de tu forma de pensar y tampoco quiero decirte como llevar tus decisiones, pero respeta si no quieres que algunas personas te cataloguen como un zopenco sin educacion... Saludos

      Eliminar
  44. ERB. Muchas Gracias una y otra vez! Sigue así, por favor!!!

    ResponderEliminar
  45. mmmm creo k los spolier no tiene nada de malo, yo cuando leo un spolier espero con mas ansias la traducción de ERB ya depende de cada persona hhay a kienes no le agradan y otros que los encuentran muy interesantes :3

    ResponderEliminar
  46. no ser porque les molestan los spoiler a mi emociona y me dan ganas de leer más

    ResponderEliminar
  47. deberian de borrar a esa gente toxica que se queja de los spoiler >:v

    ResponderEliminar
  48. Como son sse quedo en lo mejor,,,
    joder, joder joder,,, estoy seguro que el que esta por salir es Ainz

    ResponderEliminar
  49. lo acaban de actualizar

    hoo
    cuanta epicidad epica de epicas cosas
    me encanta

    ResponderEliminar
  50. POR FIN!!!! ALELUYA!!!! ALABADO SEA ALÁ!!!!! La batalla se acerca y no puedo esperar para ese magnífico momento!!!! >:D. Debo decir que me encanta leer las escenas del Nix cuando está en agonía! Muajajaja

    ResponderEliminar
  51. Esta reebueno. Erb san.. Gracias px la traducción .realmente ese demirgues es malévolo planifico todo a ala perfección..mis respetos.,

    ResponderEliminar
  52. JOJOJO, Ainz le va a cerrar la boca a esos sacerdotes con una pequeñisima muestra de su poder :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y lo mejor seria que Ainz al vencer a el gladiador, y lo matace, lo reviva, mostrando así su mirericordia y que tiene el Poder. jajajaja ahi si que los mata en todos los centidos a los de la abitacion vip.

      Eliminar
    2. che eres profeta o ases es spolier

      Eliminar
  53. Excelente! Un plan maestro, como lo orquestó nuestro huesudo amigo???
    No me canso de gradecer tu esfuerzo, por traernos esta genial obra.

    ResponderEliminar
  54. El emperador Jircniv Rune Farlord El-Nix-dono se orinó en sus honorables pantalones jajajaja xd

    ResponderEliminar
  55. Jajaja cuando lei esa parte estuvo como OOOOOOOOOOOHHHHH en tu cara Jirv Jajajaj fue a mi parecer la mejor parte del volumen hasta ahora

    ResponderEliminar
  56. Ainz es un genio tan tan grande que no se da cuenta el mismo xD

    ResponderEliminar
  57. pinche suerte de Ainz,,, algo me dice que en sus dias de NAzarik,,, era un ob muertes,,, daba el ultimo gulpe despues de que lso demas le bajaban toda la vida,,,

    pinche suertudo, desde el prinipio cada accion que a hecho apece planeada y solo es cusualdad xDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que tiene los stast de LUCK al max ¬¬

      Eliminar
    2. Hahahaha eso explica porque todo le sale bien aunque no lo planee xD

      Eliminar
  58. me pregunto si todo esto fue planeado por Ainz-sama o simplemente fue allá para demostrar su poder y esparcir su nombre?, ya a pasado antes que las cosas le salen bien solo por su fama y poder, no porque en realidad lo alla planeado de esa manera jajajajaaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. desde que empezo overlord? dime una sola vez que Ainz haya planeado algo el es un hombre de actuar en el momento,,,
      la unica vez que planeo todo con antiipaicon fue cuando peleo con shaltear

      Eliminar
    2. Para mi que fue a hablar con Jir para que le de consejos de como gobernar XD jajaj todo lo que hace Ainz por mas ridiculo que sea ,termina por ser un superplan malevolo para conquistar el mundo

      Eliminar
    3. Lo de exparcir su nombre si, lo de encontrarse con jirvic no

      Eliminar
    4. Tiene mucha suerte, todo le sale bien sin planearlo 😂😂😂

      Eliminar
    5. sasuga ainz sama. un ser cuya inteligencia va mas alla de lo divino

      Eliminar
    6. Yo quiero veres que se encuentre con otros jugadores (no necesariamente sus compañeros de gremio), de preferencia de nivel 100 XD, si son hostiles mejor jajajajaja

      Eliminar
    7. Ainz planea, pero en aire con el hechizo vuelo.

      Eliminar
  59. Pero todo fue gracias a demiurgues ..sigue pensando que ains es una persona que piensa de antemano todo..pobre ains tener que lidiar con esa presión..jajaja

    ResponderEliminar
  60. Nadie piensa en la salud mental del emperador, que malos:c

    ResponderEliminar
  61. hola mi QUERIDO HERMANO traduce esta novela porfavor es muy entretenida al nivel de overlod http://royalroadweed.blogspot.co.il/2014/11/toc.html ai esta el link Hermano mio es muy buena la novela traduce desde el volumen 12 si quieres o desde el principio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. creo que ya hay traducción (no voy a mencionar la pagina no es correcto), lo puedes googlear como el escultor de la luz.

      Eliminar
  62. creo ka Ainz-sama solo llego al coliseo de casualidad, no seria la primera vez que tiene suerte al planear algo el solito ( siempre k planea el solo pasa algo grande k hace k los guardianes lo adoren mas ) :3

    ResponderEliminar
  63. no podrian ponerlo en PDF en mega o algo por el estilo y actualizarlo mientras van traduciendo los capitulos? Prefiero descargarlo en volumen 10 en PDF pero veo que lo hacen al final todo eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno te toca esperar si quieres descaragarlo en PDF :D

      Eliminar
    2. copias el texto lo pegas y lo guardas como pdf, puedes usar word, write o document de googledrive

      Eliminar
  64. Jajajajaa ...Jajajajaja ¡Dios mio!, ese príncipe como se orina del pánico que causo la presencia inesperada Ainz jajajajajaaaa... ¡Joder que emocionante!... ¡Cuantos pasos adelante les lleva! jajajaa...
    Tu trabajo ,como siempre, es formidable, Erb amigo, sigue como ahora con tus traducciones y, gracias de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi siempre no es que vaya adelante si no que le salen las cosas por accidente y lo hace parecer un todopoderoso omnisapiente xD

      Eliminar
  65. hahahahaha leer y imaginar la cara de jir hace que una sonrisa aparezca en mi cara jajaja se lo merece por tratar de conspirar contra ainz :3

    bueno leyendo de nuevo y leer sobre la traición de la princesa, me hace pensar que el Astrólogo de las Mil Millas va a en enloquecer por el pánico y el mismo y eminente terror de la realidad de que nada en el mundo puede detener a ainz, y se dará cuenta que estar del lado del reino hechicero le garantizara la supervivencia, recuerden que el imperio ya tiene un traidor y la prinsesa se volvio una traidora, si quieren sacar mas información sobre el item de control mental o habilidad, lo cual pienso es un secreto de estado, necesitarían a alguien de la teocracia slane que filtrara información importante de su propio país, en cuanto a la princesa es completamente obvio que ella ya tomo su lado, una sabia decisión XD

    ResponderEliminar
  66. Esto no lo leí en inglés, creo que me lo salte o te faltan partes? Igual ya se porque ainz llega al Coliseo 😂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas que era por aburrimiento 😂😂😂 casi estoy seguro que ainz tiene más suerte que un trébol de 4 hojas con la pata de conejo y todo amuleto junto jajaja
      Y donde lo leíste?es para una tarea 😂😂😂

      Eliminar
  67. Muero por saber más sobre la princesa dorada y albedo k tanto hablarán en serio me saco de onda eso dios en k momento la princesa los traicionó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una charla de chicas que debe de demostrar toda su locura y pasión XD

      Eliminar
  68. creo que me cambiare de religion venerare a ainz-sama como un dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso suponiendo que no termines en lo mas recóndito del séptimo piso y termines siendo una quimera para la fabricación de pergaminos, si sabes a lo que me refiero XP, seria bueno si se terminara como la ciudad de hombres lagarto, pero cabe recordar que muchos de ellos murieron antes de tener ese pequeño paraíso que tienen ahora XP

      Eliminar
    2. o como los ciudadanos de E-rantel que viven en paz y protegidos por caballeros de la muerte y administrados por liches ancianos

      Eliminar
  69. Gracias, realmente nunca espere estar leyendo esto en tan poco tiempo, se agradece su voluntad para con nosotros xD.
    En cualquier parte que queda la novela hace querer saber que viene a continuación, realmente es una droga adictiva.

    ResponderEliminar
  70. Cada vez siento mas pena por el Emperador tan poderoso y genial que era...

    ResponderEliminar
  71. yo lo que quiero saber es en que raza se quiere convertir la princesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. espero sea una sensual demonio-chan hahaha XD

      Eliminar
    2. o conejo-Chan, o neko-chan, cualquier cosas pero que sea bien sexy jajajajaja

      Eliminar
    3. Gogleando tipos de demonios, brujas, y fantasmas,,, al final el que mas e convencio seria
      "
      Jezbeth: el demonio de la mentira"

      Eliminar
    4. hahahaha si XD, su cachorro quedara completamente embobado XD

      Eliminar
    5. No más falta que se viene convirtiendo en un pulpo como la de sala de torturas :v

      Eliminar
    6. a lo mejor a quien quiere convertir es al cachorro, bueno quien sabe que pase por la mente maquiavelica de esa princesa

      Eliminar
  72. Saquen otra parte hoy Domingo por favor! Por ser el dia del padre!!!!!!

    ResponderEliminar
  73. Yo creo que el enemigo final de Ainz será Demiurge, algo así como el levantamiento de Lucifer contra Dios. Desde el principio me ha parecido que Demiurge está armando un plan tras escena. Aunque posteriormente será perdonado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. demiurge esta realizando "experimentos" no porque quiera traicionar a ainz, si no porque es un demonio cruel que goza de hacer sufrir a los demas.
      a diferencia de albedo que solo quiere aplastar humanos como cucarachas, demiurge les da... "utilidad" por asi decirlo.
      yo me preocuparia mas por albedo y su equipo antiplayers.

      Eliminar
    2. No creo que tenga jefe final, la máxima derrota que puedo ver contra Ainz es que despierte en el mundo real en su cuerpo real.

      Eliminar
  74. POr favor traduce aunque sea un par de párrafos, lo necesito, siento que muero!!! no sobreviviré hasta mañana

    ResponderEliminar
  75. Ains- sama es tan inteligente que planea todas las cosas sin siquiera saberlo XD

    ResponderEliminar
  76. Habrá algun avance hoy? llevo todo el dia dandole F5 a esto y nada :( necesito mi droga!!!!

    ResponderEliminar
  77. el dia de hoy domingo 19 no hubo actualizacion,,,
    se sintio feo (?)
    XDD

    ResponderEliminar
  78. Solo puedo sentir compasion por Jirvnic pero me gustaria que ains atacara a los de la teocrasia o que les sacara informacion para que supiera lo de shaltiar

    ResponderEliminar
  79. Cuando sacan la co tinuacion ya quiero ver cuando jircniv se vuelve lo co

    ResponderEliminar
  80. Yo oro como jircniv pero para que erb saque otra parte hoy

    ResponderEliminar
  81. Muchísimas gracias por la traducción, cada noche reviso si hay avances jeje sigue así (Y)

    ResponderEliminar
  82. Momonga simplemente tiene DEMASIADA suerte en los pasos que da... Seguramente planeo ir al Coliseo y por cosas del destino se encontro al Emperador.


    ERB gracias por la dosis!! Salu2

    ResponderEliminar
  83. Alguien sabe si Ainz sabe sobre la traición de la princesa, si la guerrera que aplasto con un abrazo fue rescatada por la teocracia, ¿quien tiene el vestido que controla la mente?, la espada Del capitan guerrero que esta en posecion de brain ¿puede matar a ainz?, cuantas intrigas e incógnitas me muero de ganas de saber que rayos va ha pasar y sobre todo ¿que paso con el verdadero cuerpo de ainz?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ainz sabe de renner, lo compruebas en el vol 9 antes de la masacre.
      clementine sigue viva, no fue revivida por la teocracia pero probablemente fue zuranon junto con kajhit.
      "la caida del castillo y pais keisekekoku" es de la teocracia, aun lo tienen pero quien lo usaba ya esta muerta y no la pueden revivir.
      la espada de gazef si puede cortar a ainz porque esta imbuida con suficientes cristales de datos, el problema es si alguien puede alcanzarlo.
      del cuerpo original de ainz? no se sabe, pero hay teorias, como por ejemplo que yggdrassil es alguna especie de experimento, o que algun dios trajo a todos los jugadores por margenes de 200 años.

      Eliminar
    2. Lo de los 200 años explicaría muchas cosas, pero 200 años en el juego o en la vida real.
      Por eso me encanta esta novela si que tiene trama para rato.

      Eliminar
    3. podrías explicar un poco mas esa teoría de aparición de personajes cada 200 años. según recuerdo el Reino tiene esa antigüedad, pero no recuerdo las fechas de los otros incidentes como los 13 heroes, el rey vampiro, los 8 reyes corruptos, el dragón primordial, etc.

      Eliminar
    4. hay entre 1000 y 800 años de historia del mundo. primero estan los 6 grandes dioses que se dice controlaron el mundo pero tambien se piensa que eran jugadores.

      despues de ellos fue el "cataclismo" que paso cuando incontables monstruos tipos bosses de yggdrassil cayeron a ese mundo. cuando eso paso casi todas las especies fueron diezmadas pero luego los salvaron los reyes dragones que les enseñaron a las especies a usar magia salvaje.

      hace 600 años llegan los 8 reyes de la avaricia que destronan el reinado de los reyes dragones y establecen la "magia de niveles" pero antes de lograr conquistar el continente por completo ellos se matan entre si por su avaricia.

      hace unos 500 años mas o menos llegan los reyes demonio, con ellos el "dios de la muerte" del cual habla la teocracia.

      los reyes demonio son derrotados por los 13 heroes hace unos entre 300 y 200 años. ahi los 13 heroes conocen a "landfall" quien es evileye. antes de volverse aventurera. se piensa que landfall ayuda a los 13 heroes en la lucha contra el rey demonio, pero por razones desconocidas ella se vuelve un monstruo en contra de los humanos pero la antigua lider de blue rose la derrota y la obliga a unirse.

      los 13 heroes se dispersan, el lider muere tras haber matado a uno de sus compañeros por error. se cree que los demas siguen en algun lugar del mundo, como Rigrit por ejemplo.
      la teocracia es la mas antigua de los paises, tal vez cuando lleguen a destruirla se revelaran muchas cosas.

      Eliminar
    5. Como siempre digo desde el volumen 6,,,
      la unic diferencia entre nazarik y los demas jugadores, son los items de clase mundial, los de nazarik son lo que mas items tenian, segun yo por eso fueron los ultimos en llegar,,
      y segun recuerdo en nazarik eran 4 jugadores que aun erean activos, pero en el dia que desconectaron el juego, los otros 3 no estaban en el gremio seguro por eso si alguno de ellos estaba conectado fue invocado hace mucho siglos, la desventaja de los heteromorfos es que eran debiles a comparacion de los humanos, seguro por eso los humaos mataron a los jugadores heteromorfos, y ellos murieron por edad, talvez alguno de los amigos de ainz quedo vivo y esta esondido invenando en algun lado

      Eliminar
    6. O.O ok si que se explayaron me encantó toda esta información😉

      Eliminar
    7. es al reves con los heteromorfos. ellos tienen stats mucho mas elevados que los humanos y semihumanos. son mas fuertes y tienden a vivir por mucho tiempo.
      el problema es que hay cosas que no pueden hacer, por ejempo ainz, que no puede comer ni dormir.
      ademas los miembros del gremio de ainz eran todos de lv100 y dudo que alguno haya muerto a manos de los humanos de ese mundo

      Eliminar
    8. Los Heteromorfos tienen mejores Stats, pero también tienen mas debilidades, como Ainz que es débil por naturaleza contra la magia divina, o Entoma y Cocytus que tienen un exoesqueleto como armadura pero eso conlleva sus desventajas como por ejemplo su modificación y mejora. Y Ainz Ooal Gown no era el gremio mas fuerte ni el que mas items de clase mundial tenia, creo que llego a ser el numero 13 en el top de gremios en su tiempo dorado pero cayo mas abajo del 20 si no estoy mal cuando casi todos se fueron del Gremio, lo que si era es el gremio mas famoso, por lo de resistir una ofensiva militar de unos 1800 jugadores, npcs y mercenarios. Aunque no me acuerdo de donde saque todo eso jajajajajaj de algún volumen o texto extra que hay de Overlord, así que perdónenme si me equivoque en algo.

      Eliminar
  84. ainz esta informado de la princesa de hecho fue el quien le envio lo que le dio albedo, y los que mato momon al principio es decir el viejo y la tia se los llevaron a nazarick , el objeto de clase mundial que usaron en shaltear lo tiene la teocracia , la espada de hecho si tiene lo necesario para matar a ainz

    ResponderEliminar
  85. AINZ ES UN DESGRACIADO ESE no lo hiso sin querer porque el tiene a alguien espiando al nix y de hecho el mismo lo espia de ves en cuando tal vez si todo le salio por suerte pero de seguro de alguna manera en se involucro para que las cosas salieran de esa manera y destruir el coazon del nix de una vez por todas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo espía para copiar sus movimientos como gobernante ya que es el único punto de referencia que tiene y si lo planeo lo dudo, puro hueso es pura suerte.

      Eliminar
  86. Pero...que rayos..nose dan cuenta que el que planificó todo fue demiurgues..ains solo aprovecha los momentos oportunos..actua al momento...pero todo estuvo preparado..demiurgues..ya lo preparo,.ains quería preguntar a albedo antes que se fuera al reino ..por demiurgues ..y si savia detalles ..pero se reuso ya que lo consideran,.omnipotente..que ya sabe todo..y así.. Pero demiurgues..lo planifico..incluso savia ya de todos los que estarían presentes ..ains actúa al momento..aprovecha..lo cual todo ya estuvo previsto para demiurgues..y sobre la espada de gazet ..pues si le puede aser daño..pero para que suceda esa oportunidad tendría que ser alguien con la capacidad de toch men.su compañero .de ains ..pues la espada no esta al nivel.de una arama divina ..solo tiene los datos nesesarios para aserle daño..ademas creo que si ains lo tuviera en su posecion podría incluso mejorarlo..mucho mas ..y sobre la prinsesa ..pues fue demiurgues..en que iso el trato con con ella ..al mensionar que la prinseaa era interesante y que podría ser un excelente peon..pues ella tiene la capacidad de rivalizar con albedo y demirgues en inteligencia pero ..lo cual creo yo ..pues estaría al nivel de albedo..pues incluso albedo..piensa que demiurgues la supera.pues en mi opinión si ..ya que albedo esta embobada..en cambio demiurgues ..es malevolo pero todas sus acciones ..son perfectas ..lo que me interés es que piensa o en que se convertirá la prinsesa con el item que le mando ains ..

    ResponderEliminar
  87. Ya que demiurgues ..esta con la idea de que si falla ..seria un tremenda frustacion pues casi todos los guardianes fallaron y el esta invicto..

    ResponderEliminar
  88. Y el que ase todo tipo de preparativos e incluso el ue tiene mayo información es demiurgues..

    ResponderEliminar
  89. Por Albedo esta en busca del item que contrala mentes si van a desconfiar yo diria que desconfien de albedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese item de control mental es el que usaron contra Shaltear ... Albedo la esta buscando por orden de Ainz para encontrar a los que atacaron a Shlatear ... El plan de Albedo el personal es otro :D

      Eliminar
    2. yo creo que albedo si encuentra el item para controlar la mente la usaria con ainz para que no los abandone y se quede con ella.

      Eliminar
  90. como va la cosa, solo si hay lucha dentro de Nazarik, Ainz tendría rivales a su altura, en especial con Albedo reuniendo un grupo especial y buscando el ítem que controla la mente, que extrañamente es un vestido blanco que le quedaría bien a ella; solo espero que del sur un dia llegue touch me, cubierto con solo una manta y algunos items(El dejo todo su arsenal en Nazarik) y sea el blanco de Albedo y su escudron y momonga salga a su rescate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj si seria muy épico ver a touch me caminando por el desierto en busca de la gran tumba de nazaric

      Eliminar
  91. Touch Me, es un heteromorfo hombre ave? algo así como una arpía verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no, creo que touch_me era humano, el hombre ave era peroronchino, me parece.

      Eliminar
    2. no se supone que todos los miembros eran heteromorfos?

      Eliminar
    3. touch me era un arachnoide. lee el especial de los BD's ahi te das cuenta

      Eliminar
    4. Touch me era una raza parecida a la de Cocytus ... Peroronchino era el ave.

      Eliminar
  92. A que se refiere con incompleto falta una revisión o faltan partes del cap?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. faltan partes del cap.. se actualiza cada cierto tiempo mayormente diario :D

      Eliminar
  93. solo comentario me iluciono, imaginen al OP world champion Touch-me con algunos items de su inventario (no los más rotos que dejo en nazarik) caminando por el desierto y se enfrente al escuadron de Albedo... El buen Actor de pandora dando aviso de la situación (Lo metieron al escuadron asesino por que es creación de ainz pensando que no se opondria a matar a otros seres supremos por su creador) pero como le escucho las palabras de ainz que "lo quiere ver mostrandole facetas que el no le programo" y como el le puede llamar padre y sabe que ainz desea estar con sus antiguos compañeros creo que el se enfrentaria a Albedo y al escuadron hasta que ainz entre triunfalmente :v

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hahahaha XD también me emocione, imaginar leyendo todos esos sucesos seria lo mas épico.... pero el detalle que me pone preocupado, es sobre albedo, tal ves le meta cosas innecesarias en la cabeza a actor, como lo de que su padre sea el único gobernante y absoluto rey, albedo es una manipuladora experta (una sensual sucubu XD) es probable que trate de endulzarle los oídos para convencerlo de unirse a su causa (yo me uno... rayos, la tentación que da albedo es enorme TT_TT)

      Eliminar
    2. dudo que touch me se haya quedado en ese
      mundo. Touch me es un arachnoide y al igual que entoma, el necesita comer demasiado.
      segun en las BD, el era un abogado o policia, con una familia que lo queria osea un ganador.
      ademas solo hay 37 estatuas de los que dejaron su equipo antes de partir y touchme esta entre estas, porque dejo su armadura, osea que lo siento, dudo mucho que touch me llegue como un guerrero-lobo solitario.
      si hay alguien que podria haberse quedado entonces seria de entre los 2 que no se fueron sin contar a herohero

      Eliminar
  94. hola gracias por el aporte,una pregunta cuando volverá a subir ya tengo impaciencia por saber que pasara y con respecto a lo que dicen yo no lo creo por que aunque albedo es así ella es plenamente consiente que Ainz quiere estar con sus camaradas y que eso es algo que lo aflige, también esta el el echo que ellos no saben que paso con los demás 40 seres supremos solo saben que se fueron y por eso esta el mausoleo con los toten que los representan yo no creo que el se encuentre con alguno de sus compañeros por que el fue el ultimo en estar conectado de su gremio en el momento de la transición y se demoro mas tiempo en llegar por que el estaba en el trono el corazón de nazarik y fue trasportado con todo y eso seria lo que lo demoraría en a este nuevo mundo. no se esa es mi opinion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de hecho, solo quedaban 3 miembros aparte de ainz. uno no llego y de los dos que quedaban solo herohero fue el ultimo en irse.
      osea que maruyama es capaz de usar ese pretexto para poner a un ser supremo ahi.

      Eliminar
  95. Ahh, me esta bajando la desesperación por leer lo q falta del capi, pero como sea, a esperar.

    ResponderEliminar
  96. Mmmm ya que todo el mundo esta con teorias, hasta que Erb actuaĺise, Albedo va a encontrar a algunos jugadores y los matara sin piedad y dira a todos que lo hiso por Nazarick. Hasta que se encuentre con uno de los que estaban en el gremio, Aunque yo creo que el aparecera sera el miembro que estaba en los comienzos con Ainz uno de los 9 primeros, el que dejo el juego por un problema con Touch-me, Albedo al ver que tiene un aura similar a Ainz tratara de matarlo pero Pandora no lo permitira y lucharan hasta que Albedo trate de lavar el cerebro de pandora y este antes de que lo logre teletransporta a otro sitio y avisaa Ainz sobre la traicion de Albedo. De ahi no se que mas puede seguir :v

    ResponderEliminar
  97. Algo me dice que el jugador que dejo el juego por el problema con touch-me tambien fue llevado a ese mundo junto a Ainz y este sale en busca de Ainz para volverse a ver despues de muchos años, recordemos que Ainz dijo que el era muy cercano a ese jugador, asi que si Albedo trata de matarlo Ainz no tendria piedad si aun asi se trata de un NPC creado por sus amigos o eso creo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no, ulbert dejo su equipo. asi que no creo.
      ademas, ainz/momonga no era el mas fuerte de nazarick, tabula smaragdina y ulbert lo superaban en ataque magico.

      Eliminar
  98. Gracias casi me muero no le hice ni a mi novia por estar pendiente de esta nueva parte

    ResponderEliminar
  99. O.o que bueno erbbsanbestubo supeer espero con ansias l continuación

    ResponderEliminar
  100. lo senti muy corto DX, pero gracias por traducir, como siempre te agradezco, ojala este lo que sigue pronto.

    ResponderEliminar
  101. Una nueva actualización de nuestro huesudo amigo xD

    ResponderEliminar
  102. lo sabia,,, antes de ver el combate de la arena veriamos la vercion de Ainz de como llegaron al coliseo,,,
    joder,,, inche momonga

    ResponderEliminar
  103. Han escrito teorías muy interesantes por aquí. Hay una que leí en la wiki y que me gustó al punto de escribir un fanfic sobre eso.
    Todos saben que Akemi, la hermana de Yamaiko, era una invitada regular en Nazarick pero no miembro del gremio. Quiere decir que de todos los jugadores mencionados ella es la que más probabilidades tiene de encontrarse en ese mundo, porque nunca nos dijeron si ella dejó el juego cuando su hermana dejó la guild. Y curiosamente hay una nación de elfos oscuros a la vuelta de la esquina.
    Aunque no deja de ser una teoría, me parece muy interesante.
    PD Otra teoría aún más rebuscada es la que afirma que ella robó el ítem de clase mundial de la tesorería, pero personalmente creo q no.

    ResponderEliminar