martes, 14 de junio de 2016

Overlord v10 c2

Completo.
http://overlord-es.blogspot.com
Traductor: Erb
____________________


Volumen 10 - Capítulo 2
El Reino de Re-Estize


Parte 1

El ítem mágico en su bolsillo vibró, y Climb lo sacó.

Éste era un reloj de bolsillo, justo lo suficientemente grande como para caber en la palma de su mano, con tres manecillas —la hora, el minuto y el segundo— que seguían un halo de doce números.

Aunque existían grandes relojes mecánicos, en el Reino los relojes personales sólo existían como ítems mágicos. Ya que los relojes de bolsillo estaban estrechamente vinculados con la vida diaria, eran bastante baratos, tanto como lo permitían los ítems mágicos. Sin embargo, seguían siendo algo que un plebeyo no podría permitirse.

Climb se había prestado el reloj que ahora llevaba, por lo que era diferente de un ítem mágico regular ya que poseía una habilidad mágica. El nombre del reloj era 'Poder Mágico Doce'. Una vez al día, cuando el reloj llegaba a un tiempo determinado, liberaría su poder mágico.

Sin embargo, uno necesitaba llevar el reloj por al menos un día completo para poder disfrutar de esa habilidad, así que Climb —que acababa de obtener el reloj— no podía hacer uso de su magia.

"¿Hm? ¿Ya es hora? Eso fue rápido..." dijo la chica que parecía distraída mientras miraba al cielo azul. Naturalmente, estas palabras estaban dirigidas a Climb.

"Eso parece," le respondió Climb a la chica — Tina, un miembro del equipo de aventureros de rango adamantita 'Rosa Azul'.

"Hm~ es difícil percibir el paso del tiempo cuando holgazaneamos."

Esta afirmación era bastante explotable.

En primer lugar, Tina no estaba holgazaneando. Ella estaba vigilando la puerta principal del edificio detrás de Climb. Aunque había dicho cosas como "Ya es hora" y "Eso fue rápido", el hecho era que ella debía tener una percepción muy aguda del tiempo.

Había algunas personas en la comunidad de aventureros cuya percepción del tiempo era prodigiosamente intensa. En particular, muchas personas con la profesión de ladrón habían entrenado para incrementar esa habilidad. Pare ellos era muy importante, ya que frecuentemente necesitaban moverse de manera independiente en operaciones de sigilo.

"¿Hm? ¿Estabas a punto de decir algo?"

"No, en realidad no."

Tina respondió con un "Ya veo," cuando oyó la respuesta de Climb, y luego miró nuevamente al cielo.

Ella estaba escondiendo algo intencionalmente.  Sin embargo, no había forma que alguien como Climb pudiera preguntarle por qué estaban mintiendo.

Para comenzar, no tenían dinero para contratar a Tina y a las otras; ellas estaban operando en la misma zona por pura casualidad. Después de todo, esa persona no haría nada para herir los sentimientos de la otra parte.

"Entonces, iré a reportárselo a la Princesa."

"Nos vemos~"

Climb se volvió hacia el edificio que había estado protegiendo todo este tiempo.

Lo había visto varias veces durante su construcción, pero ésta era la primera vez que posaba sus ojos en él luego de que estuviera completo. Una sensación cálida fluyó en las profundidades de su corazón al mismo tiempo que contemplaba el tamaño del edificio — y sentía la presencia de su señora en el interior.

Luego de abrir las grandes puertas, el aroma único de los recientemente acabados trabajos en madera llegó a su nariz.

Climb continuó avanzando, y luego de pasar a través del corredor, abrió una puerta hacia un cuarto en lo profundo del edificio.

Dentro se encontraba su señora.

Era una princesa poseedora de belleza deslumbrante, Renner.

La forma llena de ternura en la que les sonreía a los ruidosos niños y la postura que asumió para oír sus palabras haría que cualquiera que la viera pensara en una santa.

Mientras veía esta escena parecida a un cuadro, Climb perdió la capacidad de hablar.

Temía arruinar esta visión sacrosanta ante él. Lo mismo se aplicaba a las mujeres de pie cerca a las ventanas, ninguna de las cuales se atrevía a hacer nada innecesario.

Sin embargo, alguien dentro del cuarto no compartía ese sentimiento.

"Oye, es el chiquillo. Ya era hora."

Renner levantó la cabeza en respuesta a la fría voz que vino de algún lugar por debajo de la máscara, y miró directamente a Climb.

Climb pudo verse reflejado a sí mismo en esos ojos de verde jade.

"... Mis más profundas disculpas, Renner-sama. Es hora de regresar al palacio."

"Así es~ Entonces, aunque me duele tener que hacerlo, tengo que irme."

Los niños dijeron en coro "Ehhhhh~", en voces cargadas de añoranza y renuencia. No habrían hecho tal sonido si ella no hubiera atrapados sus corazones tan profundamente.

En respuesta a los niños, las otras mujeres se agitaron en movimientos apresurados. Les dieron unas palmaditas de consuelo a los niños, y alejaron del lado de Renner a aquellos que fueron más lentos en captarlo.

"Todos, ¿podría venir a jugar con ustedes la próxima vez?"

Los niños respondieron de manera abrumadoramente positiva a la pregunta de Renner.

"Entonces, la próxima vez cocinaremos. —Climb, vamos. Tú también, Evileye-san."

"Hm~ Bueno, soy tu guardaespaldas también, incluso si no lo dices— aunque, ya que ésta no fue una solicitud, es más como si estuviéramos viajando juntas por casualidad. No te preocupes, estaré detrás de ti."

El grupo abandonó el edificio justo cuando un carruaje tirado por caballos se detuvo en las cercanías.

Tina ingresó al carruaje sin presentarse. Aunque parecía que estaba siendo descortés, ella se estaba asegurando de que el carruaje fuera seguro. Podo después de eso, Renner, Climb y finalmente Evileye ingresaron uno después del otro, y entonces el carruaje partió.

Dentro del agitado carruaje, Evileye no pudo evitar murmurar:

"...Eres todo un caso, mira que construir un orfanato así."

"¿Todo un caso?"

"Sí. Muchas personas están diciendo eso también. ¿Simplemente de dónde sacas todo ese dinero para gastarlo en lugares como estos?"

Renner colocó una mano en su barbilla, inclinando la cabeza ligeramente.

"Yo no lo creo, ¿cierto? Mi hermano estuvo bastante contento de escuchar mi pedido. Además, es debido a que el mundo es así que necesitamos hacernos cargo de los niños, ¿correcto?"

Evileye levantó la barbilla ligeramente, como para permitirle continuar hablando.

"Como todos sabemos, el gobernante del Reino Hechicero ha provocado muchas muertes. Como resultado, creo que habrá muchos huérfanos que han perdido a sus padres. Por lo tanto, este orfanato fue construido para protegerlos. Además, aquellas mujeres que perdieron a sus maridos también necesitan un lugar para trabajar, ¿correcto?"

"El Rey Hechicero, eh... bueno, hablaremos de eso luego. ¿Ese dinero no podría ser mejor utilizado en otras cosas además de orfanatos? Los débiles pierden la vida, así es como funciona este mundo ¿no?"

"Eso no está bien."

La declaración de Renner fue clara y corta. A diferencia de su tono de hace un momento, esas palabras estaban llenas de un poder tremendo.

"Salvar a los débiles es lo que los fuertes deberían hacer. Y..."

Climb sintió los ojos de Renner volviéndose de pronto hacia él.

(Tal vez—)

La imagen de sí mismo de niño apareció en la mente de Climb.

Tal vez la Princesa había construido el orfanato porque se había acordado de él en aquella época. De cierta forma, era para prevenir que haya niños como Climb nuevamente.

Una oleada de calor surgió atravesando su corazón.

Por supuesto, él no podía verificar los pensamientos reales de la Princesa. Aun así, Climb no dudaba de que fuera así.

"Bueno, yo misma había pensado eso también. Y parece equivocado forzar mis propias opiniones a los otros. De todas formas, ¿era necesario construirlo tan grande?"

"Sí. Después de todo, tenemos que considerar que aceptaremos muchos niños en el futuro, y habrá otros de aquellas regiones directamente administradas por la Corona. Con eso en mente, incluso un edificio de ese tamaño puede ser considerado pequeño. Los niños son nuestro tesoro, y debemos cuidar de ellos para asegurarnos que no vayan por el camino equivocado."

"Hmm. Princesa-sama, tiene una mente excelente."

"¿Qué quieres decir, Tina?"

"Estaba pensando sobre cómo vivirían los niños sin padres, Evileye."

"Eso... Ya veo... ya que no podemos desperdiciar nuestros preciosos recursos humanos en reponer el empobrecido número de tropas, estás usando un método alternativo para mantener el orden público... Ya veo."

"Bajo supervisión uno puede vivir una vida buena y honrada. Pero las personas terminarán siguiendo sus deseos si no tienen cuidado. Y entonces, cuando cometan esos crímenes, caerán más hondo en la perversidad. Por ende, los pequeños pecados se hacen más grandes, como el rodar de una bola de nieve, así que no debemos permitir que se den tales oportunidades. Sin embargo, ya que es difícil, estamos usando estos métodos para reducir su número."

"Hm. Entonces lo que estás diciendo es que, ¿'—No todos tienen la suficiente fuerza de voluntad'?"

"Bueno Evileye, ya antes las personas han dicho eso sobre ti — ¿podría ser que eso te molesta?"

"Creo que ese hombre dijo algo así alrededor de tres veces ya."

Aunque esa última mitad de su conversación era algo que nadie excepto Evileye y Tina podrían entender, la primera mitad era lo suficientemente simple para que incluso Climb pudiera entenderla.

Esos niños que habían perdido a sus padres casi siempre se dedicaban a la delincuencia para poder sobrevivir. Si eso sucedía, incluso los debilitados Ocho Dedos recuperarían pronto toda su fuerza, lo que agravaría la seguridad de la Capital Real.

En otras palabras, su amada doncella había tomado esta contramedida pensando en el futuro.

Sin embargo — Renner le preguntó a Evileye en un tono curioso:

"— ¿Qué quieres decir con eso?"

"Oye Tina... ¿Es que nos equivocamos al inferir cosas que no son? ¿O éste es sólo un acto?"

"Hm~ a simple vista parece sincera."

"Ya veo, si tú lo dices, entonces debe ser así. Siento que me emocioné por nada."

"Bueno, aunque se siente como si sus opiniones sobre mí se hubieran hundido como una roca... pero, es verdad. Pienso sobre muchas cosas, ¿saben? Justo ahora, estos orfanatos les dan a los niños cierto grado de educación, y una vez que comencemos a identificar individuos talentosos entre ellos, los otros nobles seguramente seguirán nuestro ejemplo. Debido a eso, necesitamos cierta cantidad de niños... Aunque realmente no es algo de lo que enorgullecerse."

"No, puedo entender que reunieras a esos chiquillos por esa razón, y es bastante admirable también. Si en verdad puedes producir resultados, sería digno de admiración. Es sólo que las personas sentirán sospecha si haces algo así sin esperar nada a cambio."

"El corazón de Evileye está retorcido porque se preocupa demasiado."

"¡Oye! Pero si tú eres del mismo tipo que yo, ¿o no?"

"Ciertamente no. Soy muy pura. Tú eres la única que ha sido manchada."

¡Cheh! El sonido explosivo de una burla vino de debajo de la máscara.

"Cierto cierto. El ímpetu para construir el orfanato fue gracias a la idea de Brain-san."

"Brain Unglaus, eh. ¿Qué le sucedió a él? ¿Cómo es que hoy no estaba por acá?"

"Brain-san está ocupado con algo más. Ahora está recorriendo la capital."

"¿Oh? ¿Es que podría haber algo más importante que la protección de la Princesa?"

"Sí. Está haciendo algo para cumplir los deseos del difunto Capitán Guerrero. Y, acerca del Capitán Guerrero... bueno, gracias por su ayuda."

Tina entrecerró los ojos, como para ocultar sus sentimientos.

"Bueno, estoy bastante molesta porque la hermosa cara de nuestra maligna líder fue herida."

"Estoy muy apenada por lo que sucedió esa vez. Por favor permíteme disculparme en nombre de mi Padre."

"Sé que ya te disculpaste con la jefa, es por eso que te perdono."

"Gracias."

"...Parece que algunas veces, las palabras de los muertos son más poderosas que las de los vivos."

Por un momento, Evileye miró fuera del carruaje como si estuviera absorta en sus pensamientos. Por supuesto, fue sólo por un momento.

"Hablando de ello, ¿qué está haciendo Brain Unglaus?"

"Bueno, el Capitán Guerrero le dijo a Brain que esperaba que él lo sucediera como Capitán Guerrero, pero Brain sintió que no estaba a la altura de la tarea. Por consiguiente, ahora está buscando a alguien adecuado para convertirse en el siguiente Capitán Guerrero y luego lo va a entrenar."

"Así que está buscando a alguien que no sea de una familia noble... Ya veo — después de todo, tanto Gazef como Brain eran plebeyos. Así que por eso pensaban de la misma forma. Y la señal que obtuviste de él fue—"

"—Es cierto. La indicación fue la de construir el orfanato. La próxima vez, iré a visitar a los niños con Brain-san. Por todo lo que sabemos, podría haber un niño talentoso entre ellos."

"Bueno, en mi caso, difícilmente soy así de perceptiva," dijo Tina. "¿Qué hay de ti, Evileye?"

"El talento mágico no se puede discernir a simple vista. Como mínimo, se necesita mucho entrenamiento antes de uno pueda entender más o menos si alguien puede o no usar magia, y eso a su vez está limitado a la magia arcana. Si en lugar de eso, esos chiquillos son talentosos en magia espiritual o divina, todo lo que veré será nada."

Renner dijo "Hmmm~" en tono de voz molesto, y luego una sonrisa floreció en su rostro.

"Bueno, pienso que debemos invitar a todo tipo de gente al orfanato y hacer que vean a los niños en busca de talentos."

Renner estaba mirándolas a ambas, aparentemente tratando de sugerir algo con la mirada. Hasta cierto punto, esto era más persuasivo que un discurso real.

"... Eso es muy ingenuo. Pero si se tratara de ese hombre, ah—"

"Lo siento, Evileye. Si fuera nuestra maligna líder—"

"—Sí. Sin embargo, no aceptaré tan fácilmente, aun si es por las palabras de ese hombre, ¿no? Después de todo, necesitamos cierta cantidad de remuneración por esto — ya que fuimos contratadas, necesitaremos un pago mínimo. Además, si no recolectamos nada, también sería malo para los otros. También violaría las reglas de los aventureros. Adicionalmente, se debe pagar un precio para transmitir técnicas."

"Bueno, estoy de acuerdo con todo lo que dijiste, pero lo siento mucho. La verdad es, que no tengo nada de dinero..."

Renner colgó la cabeza con desánimo al mismo tiempo que decía eso.

La Tercera Princesa era un candidato entre candidatos para el trono, y nadie tenía ninguna expectativa sobre ella además de su capacidad para construir un vínculo al linaje real a través del matrimonio. Debido a eso, no era apoyada por ningún noble, y por lo tanto carecía de cualquier dinero propio para gastarlo como quisiera. Por supuesto, ésta no era una dificultad muy grande para Renner, que vivía un estilo de vida sencillo. Sin embargo, no había forma de que la Primera Princesa y la Segunda Princesa fueran capaces de tolerar este tipo de cosas.

(continúa) 144/453p

Debido a eso, Climb podía sentir claramente las intenciones de ella a través de la armadura que usaba.

"He oído que todas las princesas usan bonitos vestidos y que llevan vidas de elegancia..."

"La realidad difícilmente es así de agradable. Sin embargo, no podemos decir que no haya princesas como esas."

Mientras Climb veía la luz en los ojos de la Princesa Renner encendiéndose con admiración, una emoción que no podía expresar con palabras brotó de dentro de su corazón.

Ahora deseaba darle ese tipo de vida a ella que era la persona más hermosa en el mundo y que tenía el alma más noble también.

Por otro lado, todo esto había sido debido a ella. Él ahora se encontraba aquí debido a que ella lo había salvado. Justo entonces, Renner giró el rostro, y sus brillantes ojos se encontraron con los de Climb de costado.

"—¿Estás pensando en algo, Climb?"

"Ah, no, no es nada, Renner-sama."

"¿Es así? Bueno, si se te ocurre algo, deberías decirlo. Necesitamos ayudarnos entre nosotros en tiempos difíciles, después de todo."

"¡Ah sí! ¡Muchas gracias!"

"Oye. Perdón por interrumpir su momento íntimo, pero realmente no me gusta prestar mis habilidades gratuitamente. Sin importar lo que ella diga, de todas formas voy a pedir un pago apropiado."

"Me esforzaré por pagar tu precio."

Renner agachó la cabeza.

"Hmm~ pero lo que quieres saber es si tienen talento o no, ¿cierto, Princesa-sama? En mi caso, puedo observar sus movimientos, ¿pero qué hay de ti, Evileye?"

"Ah, seré sincera contigo. No puedes comprender la profundidad de una persona con solo verla llevar a cabo unos cuantos ejercicios. La habilidad mágica es más interna que externa. Adicionalmente, yo podría parecer un genio en lo que respecta a la habilidad mágica, pero eso es todo lo que es, parecer. No tengo las habilidades de ese gran lanzador de magia del Imperio."

"Entonces, identificar talentos—"

"Talentos, eh," Renner suspiró. "Sería de gran ayuda si pudiéramos identificarlos durante la niñez. También podría ayudar a suavizar la terquedad de los nobles hacia los plebeyos."

"Entonces, ¿qué tal si establecemos un sistema de identificación universal de talentos naturales para niños? Hay hechizos del 3er nivel que pueden verificar la presencia o la ausencia de talentos naturales. Sin embargo, si quieres tener un cuadro completo de lo que ese talento podría ser, probablemente necesitarías un hechizo de alto nivel... bueno, al final es sólo una simple suposición."

"¿En serio? ¿Realmente puedes identificar talentos naturales?"

"Bueno, no sé de qué se trata ese brillo en tus ojos, pero no te hagas ilusiones. He oído que hay un hechizo del 3er nivel únicamente de tipo espiritualista que puede verificar si alguien ante los ojos del lanzador tiene un talento. Sin embargo, incluso si hubiera un hechizo así, el problema vendría luego. Necesitarías aprender cómo desarrollar adecuadamente ese talento. Y lo más probable es que luego de expresar ese talento, al final termine siendo una habilidad inútil."

"Ya veo..."

La luz en los ojos de Renner se debilitó.

"Creo que sería más importante hacer que intenten un poco de todo. O haz que se paren debajo de una catarata, o que inhalen alguna droga para dormir relativamente segura para entrar en trance. Aparentemente, eso hace que de pronto quieras usar tu talento natural, o algo así."

"¿En vedad? ...Hm, ¿es realmente así?"

"Ara, ¿tú también tienes un talento natural, Evileye-san?"

Ante esto, la hasta ahora locuaz Evileye de pronto se quedó en silencio. Parecería que alguien hubiera mencionado un tema del que no quisiera hablar.

Sin embargo, su ama era lo suficientemente inocente como para en verdad preguntar.

"¿Podrías decirme de qué tipo de talento se trata?"

No era que ella no prestara atención a las preguntas así de incisivas, pero el hecho era que, normalmente tendía a actuar de esta forma. Uno podría decir que ella no sabía cómo leer el flujo de una conversación, o tal vez que sin querer preguntaba cosas de las que normalmente era difícil hablar.

Tampoco se debía a que no se preocupara por la otra parte; sencillamente se debía a que había crecido en la familia real.

"Qué, ¿te estás emocionando por una pregunta como ésta?"

"Hay muy pocas personas a mi alrededor con tales talentos, así que me gustaría saber qué tipo de talento tiene Evileye-san."

"Ya veo. Bueno, ya que llegamos hasta acá, bien podría decírtelo."

Evileye inclinó el cuerpo hacia adelante, y Renner —su rostro la imagen misma de la emoción— se inclinó hacia adelante también.

Algunas veces los talentos naturales podían servir de cartas del triunfo, y esto se aplicaba especialmente a los aventureros. Aunque él no creía que Renner iría por allí revelando el secreto, Climb sintió que esto era algo que no debería compartirse a la ligera.

"Esto es algo que realmente no me gustaría que oyeran otras personas, así que ¿podrías acercar más tu oído?"

"Muy bien."

Renner acercó el oído a Evileye.

Y entonces—

"¡COMO SI FUERA A IR POR AHÍ BALBUCEANDO COSAS IMPORTANTES COMO ESA A LOS DEMÁS!"

Su enfadada voz hizo eco en el carruaje.

Tina pareció haber anticipado esto, y se había tapado los oídos de antemano.

"¡Qué mala! ¡Me zumban los oídos!"

Renner se arrojó a los brazos de Climb. Un efecto de sonido adecuado para esto sería un pomf.

Ella miró hacia arriba desde su pecho, con los ojos llenos de lágrimas.

Climb inmediatamente hizo a un lado pensamientos tales como "Qué linda," "Huele bien" y otras cosas sin importancia de su mente. Estaba prohibido tener tales fantasías sobre su señora.

"Evileye-sama, entiendo cómo se siente, pero podría pedirle que perdone—"

"— ¿Ah? Mocoso, ella es así debido a que sigues mimándola, ¿no?"

"No es, no es nada de eso, yo, no es como si estuviera consintiendo a la Princesa o..."

Incluso si quisiera consentirla, no había forma de que pudiera hacerlo.

"Sí, yo creo que Climb puede y debe consentirme más. Apruebo lo que dijiste, Evileye-san."

"No, no, eso no está bien, Princesa-sama.  No parece correcto..."

"¡Por supuesto que no! Si me consientes más, podré soportar las reprimendas como esa con mayor facilidad. Por lo tanto debes consentirme más. Comencemos por dormir juntos como lo hacíamos de niños. ¡Vamos, Evileye-san, por favor continúa!"

"Ugh, está bien. Soy una idiota... De todos modos, no pretendo ir por ahí contándoles a todos sobre mi talento, niña. ¿Lo entiendes?"

"¿Es realmente así de peligroso?"

"Ah, sí. Es mi as en la manga. Si lo uso... sí, sería como si la espada de nuestra líder perdiera el control. Podría aniquilar fácilmente un país entero."

Parecía como si hubiera un peso terrible en la voz de Evileye mientras decía esto.

Sin embargo, un desconcertado "¿Hm?" se abrió paso desde abajo del pecho de Climb. Él quería mirar hacia abajo, pero si lo hacía, sería demasiado consciente del hecho de que Renner estaba muy cerca de él. No había forma de que pudiera hacer eso.

Él consideró empujar a Renner para apartarla, pero luego de tomar en cuenta su suave y frágil cuerpo, no sabía cuánta fuerza debería usar.

Mientras el corazón de Climb seguía latiendo con fuerza, la conversación continuó sin él.

"¿La espada que Lakyus lleva?"

"Ah, de acuerdo a ella, una vez que pierda el control, traerá graves consecuencias. Era una ciudad, no, una nación, ¿cierto? Aparentemente será arrasada por completo. Ella dijo algo que tenía sobre tener que usar parte de su fuerza para suprimirla..."

"Entonces eso es lo que pasaba... No sabía sobre eso..."

Climb no le había contado a su señora sobre esa espada demoniaca todavía.

"Es mejor no preocuparse por eso. Nuestra maligna líder no se los mencionó a ustedes dos porque no quería preocuparlos. Me complacería si continuaran pretendiendo que no saben nada."

"...Ya veo. Entiendo. Entonces haré como dices."

"Hablando de ello, ¿qué le sucedió a Aindra-sama? No la he visto recientemente..."

"¿Hm? No creo que alguien lo haya mencionado, ¿cierto? Princesa, ¿no se lo contó a él?"

"...Lo olvidé. Parece ser que ella está entrenando con Gagaran-san y Tia-san."

Evileye tomó la posta de Renner y continuó:

"Las dos perdieron la vida durante la batalla con Jaldabaoth, el Señor Demonio que atacó el Reino. Por supuesto, fueron resucitadas luego de eso, pero requirió usar una gran cantidad de su fuerza vital. Por lo tanto, necesitan exponerse al peligro, colocándose al filo de la vida y la muerte para poder recuperar su fuerza."

"En verdad, desearía haber ido con ellas."

"Sin embargo, si hicieras eso, comenzarías a depender de ello en algún rincón de tu corazón. El camino más adecuado para obtener fuerza es a través de pequeñas cantidades de batallas cortas."

"Eso lo dudo. "

"Umu, ciertamente parece que es la mejor forma de "levelap"... Bueno, si no dependes de ese método, ni siguieras podrías se capaz de ganar tiempo cuando ese tipo ataque nuevamente la Capital Real.

"¿Ganar tiempo? Ahh — ¿tiempo para esa persona que recomendaste, Evileye?"

"¡Por supuesto! ¡Hasta que ese héroe-sama pueda llegar!"

El estado de ánimo de Evileye pareció cambiar de pronto.

Claramente se podía sentir su pasión y emoción a través de esa máscara que usaba.

"Se trata de Momon--sa--sama, ¿cierto?"

"¡Así es! ¡El gran héroe, Momon-sama! ¡El guerrero más poderoso de todos, que blande sus espadas gemelas como si no fueran más que ramas! ¡No hay duda de que es el luchador más fuerte del reino! Incluso si Jaldabaoth vuelve nuevamente, siempre y cuando Momon esté acá, ¡definitivamente acabará con él! Aunque, es una pena que haya logrado escapar la última vez. ¡Sin embargo, a estas alturas ese gran hombre ya debería de haber pensado en una contramedida para eso!"

Abrumado por la pasión de sus palabras, todo lo que Climb podía hacer era responder, "Ah, sí."

"¿Pero esa personas realmente vendrá? ¿No es un subordinado del Rey Hechicero?"

La expresión de Tina sugería que estaba completamente cansada mientras hablaba con Evileye, que se encontraba apretando los puños.

"¡Ahhhh~ Momon-sama! ¡Mierda, ese maldito Rey Hechicero! ¡Y pensar que en realidad se atrevería a tomar el control de ese grandioso hombre! ¡Incluso si el Cielo lo permite, yo no lo haré! ¡Si tan solo pudiera derrotarlo y liberar a Momon-sama! ¿En qué diablos estaba pensando, de todas formas? Tal vez podría ir a E-Rantel y preguntarle a Momon-sama lo que piensa, ¿qué les parece?"

"...Eso tendrá que esperar hasta después de que esas dos se recuperen."

"Sólo iré allá por un momento, y una vez que conozca el lugar podré teletransportarme de vuelta. ¡Además, si uso 「Vuelo」 y viajo sola, no me tomará mucho tiempo!"

"Evileye, en verdad te descompones cuando se trata de Momon... ¿No dijo nuestra maligna líder que no podías hacer algo como eso?"

"¡Entonces ayúdame a mantenerlo en secreto!"

"Bueno, mi labios son muy~ sueltos, revelarán cualquier cosa en un instante."

"Oye, a juzgar por tu antigua vocación, eso debería ser imposible, ¿no?"

"Por desgracia, ahora soy Tina de 'Rosa Azul', también conocida como 'No Puede Guardar un Secreto ni Para Salvar su Vida'."

Fue entonces cuando los ojos de Tina asumieron un resplandor de seriedad.

"...Hm, ésta es una buena oportunidad. Quería preguntarte, Evileye — ¿puedes matar al Rey Hechicero?"

Evileye se congeló. Su emoción evaporada en un instante. En su lugar se encontraba la lanzadora de magia de mayor nivel entre los aventureros.

"Si aquellos rumores son ciertos — entonces él posee más poder que cualquier otro lanzador de magia. Hice algunas investigaciones luego del incidente en la Planicies Katze y hablé con todos mis contactos —Incluso me puse en contacto con esa abuelita— y entonces analicé la información que obtuve. Sin embargo, es tan ridículo que ya ni siquiera es gracioso. Es absurdo a tal punto que en verdad sospechaba que el mocoso fue engañado por una ilusión."

"Esa definitivamente no fue una ilusión. Y hubo tantos muertos..."

El rostro de Renner se retorció de agonía.

"De las 260,000 personas que tomaron parte en esa guerra, 180,000 perdieron la vida. También oí que hubo sobrevivientes que terminaron mentalmente marcados y que no podían seguir viviendo vidas normales. Algunos de los huérfanos tenían padres que terminaron así."

"...Bueno, luego de oír al mocoso, puedo entender por qué terminaron así. Si fueron perseguidos por monstruos como esos..."

"...Sí. Eso también. Afortunadamente, tenía a Brain-san... y al Capitán Guerrero conmigo, y gracias a esos dos fuertes hombres, no sufrí heridas mentales. Aun así, algunas veces me encuentro mirando por encima del hombro. Debe ser mucho peor para los campesinos reclutados, y no sería extraño que ellos hubieran terminado mentalmente enfermos como resultado. "

"Realmente debes agradecérselo a tu suerte."

Climb sólo pudo asentir con la cabeza como respuesta.

"Entonces, Tina. Déjame responderte con honestidad. No puedo derrotar al Rey Hechicero."

Esa era la respuesta que ella había esperado.

"Como pensé..."

"Bueno, sí. Podría ser capaz de pensar en alguna forma de lidiar con esos monstruos que invocó. Claro, eso es difícil de saber, ya que no estuve allí. Pero, el Rey Hechicero —que no solo puede invocar múltiples monstruos de ese tipo y controlarlos— es verdaderamente un monstruo que no pertenece a este mundo. Alguien así posee el poder de los dioses."

"¿Es posible que hayan sido invocado con ítems, y no usando el poder del Rey Hechicero?"

"Eso en realidad es posible, pero de ser así, también sería muy peligroso. Sin embargo, no tenemos forma de verificarlo."

"Si tan solo pudieran entrar en conflicto él y Jaldabaoth."

"Ése es un desarrollo que todos esperamos ansiosamente. Después de eso, el mejor escenario posible sería Momon-san asesinando al Rey Hechicero..."

"Entre Momon-san y el Rey Hechicero, ¿quién crees que sea más fuerte?"

La persona que preguntó esto fue Climb, pero él, sentía que el Rey Hechicero que había invocado a aquellos poderosos monstruos era muy superior. Sin embargo, la expresión pensativa de Evileye lo sorprendió.

"No estoy segura. Personalmente, siento que Momon-sama —que hizo huir a Jaldabaoth— es más fuerte. Pero el Rey Hechicero también posee una fuerza inimaginable. Ambos lados son muy superiores a nosotras, hasta el punto en que ni siquiera podemos imaginar el resultado."

"De todos modos, que alguien como él se encuentre bajo el estandarte del Rey Hechicero ya es casi el peor escenario posible. Nadie se atreverá a declararle la guerra."

En efecto.

La única persona que podría ser capaz de enfrentarse al Rey Hechicero de igual a igual, en lugar de eso se había vuelto su vasallo. Ése realmente era un desarrollo preocupante. Cualquiera que le declarara la guerra al Rey Hechicero estaría efectivamente declarándoles la guerra a dos Reyes Hechiceros.

Justo cuando la atmósfera en el carruaje se hacía sombría, hubo un golpe en la tabla que separaba al compartimento del coche del asiento del conductor, y luego se abrió.

"Pronto estaremos llegando al Palacio Real."

Cuando oyó la voz del conductor, Renner se puso de pie lentamente, y cruzó miradas con las dos aventureras sentadas ante ella.

"Hoy, he recibido sus cuidados de muchas formas. Cuando regrese Lakyus, se lo agradeceré adecuadamente. ¿Podría preguntarles si tienen tiempo para cenar conmigo?"

***

Luego de que le llegara el reporte del regreso de su hermana, el Segundo Príncipe —Zanac Varleon Igana Ryle Vaiself— abandonó sus aposentos para darle la bienvenida.

El paradero de su hermano mayor —Barbro Andrean Leld Ryle Vaiself— seguía siendo desconocido. Dado que había pasado un largo tiempo, sus posibilidades de supervivencia eran consideradas como extremadamente pequeñas. Siendo ése el caso, Zanac era efectivamente el heredero al trono. Por lo tanto, la forma en la que iba a recibir a su hermana menor era totalmente inapropiada. Aunque eran hermanos, había una clara diferencia en sus respectivas posiciones sociales.

La razón por la que había escogido ir en persona a pesar de conocer ese hecho, se debía a que tenía una propuesta que quería discutir urgentemente con ella. Zanac no habría estado tan dispuesto a hacerlo, pero había perdido a su confidente más cercano y por lo tanto no tenía a nadie más a quien acudir.

Pronto, su hermana menor apareció ante él.

Climb —vestido con su armadura de blanco puro— estaba a su lado. A donde quiera que Renner fuera, a menudo Climb la seguía. Por lo tanto, esto no era nada fuera de lo común.

El niño pobre que Renner había recogido de las calles — Climb.

En el pasado, él había pensado que a ella debía habérsele metido algo en la cabeza y lo había recogido por un capricho del momento. Sin embargo, luego de lograr entender la extraña personalidad de Renner y su incomparable intelecto, Zanac comenzó a pensar que ella podría tener otra razón para hacerlo.

Y entonces, luego de que Jaldabaoth asaltara la Capital Real, y de que el Rey Hechicero produjera su gran masacre, él lentamente llegó a entender el significado detrás de las acciones de Renner.

En esta ciudad había muy pocos guerreros más fuertes que Climb. Incluso entre los hombres cuidadosamente elegidos de la banda de guerreros de Gazef, uno podía contar con los dedos de una mano el número de personas más fuertes que Climb.

Además, estaba el hombre llamado Brain Unglaus, que había venido con Climb, y también su cercana amistad con Lakyus, la líder del equipo de aventureros de rango adamantita llamado "Rosa Azul". No había dudas de que su hermana menor poseía ahora el mayor poder físico en la Capital Real.

— ¿Es que estaba conspirando para tomar el poder por medios militares?

Zanac estaba en lo correcto en sospechar que ella estuviera haciéndolo.

Aun si Renner no era del tipo de persona que recurriría fácilmente a ese tipo de medidas, uno tenía que tomar precauciones de todas formas. Por lo tanto, Zanac había comenzado a construir lazos secretos con aventureros de rango orichalcum y mithril.

Zanac le envió una palabra silenciosa de agradecimiento a su hermano mayor.

La razón por la que pudo trabajar tan activamente en estas cosas se debía a que su hermano había desaparecido y que virtualmente le había dejado el trono a él. Otra razón de peso era que el estipendio de su hermano ahora era para él.

Dicho esto, el hecho de que no se hubiera encontrado aún el cadáver del Príncipe Heredero Barbro le dejaba una pizca de inquietud en el corazón. Sería muy problemático si Barbro hubiera sido hecho prisionero por el Rey Hechicero o estuviera ocultándose en un pueblo en algún lugar mientras se recuperaba de sus heridas.

"En verdad... ¿me va a seguir dando problemas hasta el final?" Murmuró Zanack, lo suficientemente bajo para que los miembros de su séquito no pudieran oírlo.

Tenía que evitar agitar a los nobles antes de consolidar su posición.

Actualmente, el respaldo hacia Zanac todavía no era muy seguro.

El Marqués Raeven —que había pactado con él para revitalizar al Reino— había hecho a un lado la mano de Zanac mientras éste la extendía para detenerlo, y había regresado a sus propias tierras. No había remedio, ya que había perdido a mucha de gente de sus dominios, pero en ese momento, había un aire alrededor de él que parecía indicar que nunca más volvería de nuevo.

Parte de la razón para eso debían ser las muertes de su equipo de antiguos aventureros de rango orichalcum y la de su estratega, el hombre que se había abierto paso hasta arriba desde el campesinado y su tesoro, del cual hablaba con palabras brillantes.

Zanac sintió un ligero dolor en el estómago. ¿Discutir el asunto con su hermana menor podría calmar ese dolor?

Había estado angustiado sobre cierto problema desde hace unas semanas.

Se trataba de — ¿debía ofrecerle un tributo al Rey Hechicero? Si lo hacía, ¿debería enviarlo en nombre de celebrar la fundación de su nación? ¿O debería hacerlo con otro motivo?

A juzgar por las circunstancias actuales, no enviar el regalo sería la mejor opción. ¿Por qué alguien enviaría un obsequio a otra persona que se había apoderado de las tierras de uno y fundado una nación sobre ellas? Los países vecinos seguramente lo tomarían como una señal de vasallaje. Sin embargo, era crucial permanecer en buenos términos con el Rey Hechicero.

Aunque la fuerza de combate del Reino Hechicero seguía siendo desconocida, el hecho de que el Rey Hechicero podía destruir un país por sí mismo era de conocimiento público.

Sin importar qué, él tenía que evitar la posibilidad de que ése hombre volviera su mirada hacia el Reino una vez más.

Debido a eso, tenía que enviar un obsequio. Zanac sintió que no se podía evitar, incluso si otras naciones creían que era una señal de lealtad. Sin importar qué, tenía que ganar tanto tiempo como fuera posible.

Sin embargo, los nobles nunca aceptarían eso. Ésta era la parte problemática.

El poder del Rey Hechicero era ampliamente conocido. Dicho esto, ellos no serían capaces de aceptar una actitud de sumisión de parte del futuro gobernante del Reino (Zanac), incluso de cara a dicha fuerza.

Los nobles habían sufrido pérdidas terribles, así que estaban buscando chivos expiatorios para ventilar sus frustraciones.

Debido a la pérdida de su hombre de confianza Gazef Stronoff, el actual rey, Ranpossa III, había sido abrumado por el dolor y la desesperación, y había caído en un estado de angustia mental extrema. En cierta medida, ver al rey en este estado había apaciguado la ira de los nobles, pero el odio que sentían hacia su rey roto —y tal vez hacia toda la familia real — no podría desaparecer tan fácilmente.

(Si ese hombre siguiera aquí, probablemente sería capaz de pensar en algo bueno.)

Si fuera posible, le hubiera gustado llegar a una conclusión él mismo. Sin embargo, el tiempo era corto, y necesitaba un plan de acción de inmediato.

Zanac se detuvo en el lugar, al mismo tiempo que pisaba fuertemente con sus botas.

Renner reaccionó al sonido, y se volvió para mirarlo. Entonces, cambió de dirección y se dirigió hacia Zanac. De esa forma, la dignidad de Zanac como un ser superior pelmacería intacta.

Pronto, su hermana menor se encontraba frente a él, pero Zanac no habló primero. Las oportunidades como éstas eran muy delicadas. Tenía que hacerle entender a más gente exactamente lo que estaba sucediendo aquí.

"He regresado, onii-sama."

"Bienvenida, hermana mía."

Frente al respetuoso saludo de Renner, Zanac respondió con una generosidad similar. Por una esquina de sus ojos vio a Climb saludar también, pero no había necesidad de regresarle el saludo a un simple soldado.

"Caminemos juntos."

"Sería un placer, onii-sama."

Zanac y Renner partieron juntos, lado a lado. Él levantó la barbilla, indicando que su séquito debía mantener su distancia. Si hubiera visto a un lado, habría visto a Renner indicándole a Climb que tenía permitido permanecer más alejado.

"Hablando de ello, onii-sama, te vez bastante agobiado. ¿Qué ha sucedido?"

Renner sonrió mientras hacía esta amable pregunta.

(continúa) 159/453p

"¿Podría ser que el Rey Hechicero ha despachado a un enviado?"

Zanac pudo oír claramente como su corazón golpeaba su pecho. Había estado tan absorto en las acciones que debía tomar, que se había olvidado por completo del hecho de que ellos podrían intentar contactar con él.

En otras palabras, Renner sentía que era el momento para que la otra parte entrara en acción.

Zanac tomó nota mental de eso, y agitó la cabeza.

"No es eso."

"¿Eso quiere decir, que viniste hasta aquí para verme por alguna otra razón?"

"Ahh. Estaba pensando en el problema del tributo."

"Creo que una vez que llegue su emisario, sería mejor que ofrecieras el doble de lo que actualmente estás imaginando, Onii-sama. La mitad será una muestra de agradecimiento por venir hasta aquí, mientras que la otra mitad — ¿creo que no hace falta decirlo?"

Zanac no dijo nada, pero reflexionó cuidadosamente sobre la propuesta de Renner.

En efecto, era una muy buena jugada.

Seguramente ninguno de los nobles objetaría a presentarle un regalo a un invitado que había venido a su hogar, incluso si había motivos ocultos para hacerlo.

El hecho de que Renner hubiera resuelto instantáneamente un problema que lo había estado preocupando por un largo tiempo llenó de miedo el corazón de Zanac. Además, siempre que Renner poseyera a sus poderosos subordinados, incluso un asesinato sería inútil con ella. Siendo así, su única opción era adularla.

"...Cuando sea Rey, te concederé tierras en la frontera. Te mudarás allá."

"Lo entiendo. Obedeceré cualquier orden que me des, Onii-sama."

"Luego de mandarte allá, no volverás a ser convocada de vuelta a la Capital Real. Eso podría limitar un poco tu libertad, pero escogeré tierras que asegurarán que no sufras dificultades. Deberás pasar el resto de tus días allá."

"Ya veo. Mi más profundo agradecimiento."

Con toda seguridad, Renner ya había entendido qué era lo que él pretendía, pero tenía que decirlo para dejar que ella comprendiera la bondad que le estaba mostrando.

"Podrás llevar a cualquiera de los huérfanos para que sean tus hijos. En ese aspecto puedes hacer lo que quieras."

"Muchas gracias, Onii-sama."

El hecho de que respondiera sin demora era evidencia de que Renner ya sabía lo que Zanac iba a decir.

Zanac no podía entender por qué Renner amaba a Climb el plebeyo. Su apariencia era bastante común, y no era particularmente especial. De ninguna forma parecía estar a la altura de su hermana menor.

(Ahh, ahora que lo pienso, oí sobre sus fetiches en ese entonces.)

Una vez que recordó ese vergonzoso recuerdo sobre su hermana menor, Zanac comenzó a sentir un poco de pena por Climb.

"Entonces, esperaré con ansias el día en que te conviertas en Rey, Onii-sama. Luego de tu coronación, me haría feliz si una que otra vez pensaras en mí mientras vivo en una granja."

"Ohh, lo haré, querida hermana mía. Sin embargo, sería mejor si pudiera ir a verte para conversar de vez en cuando — ¿muu?"

Zanac volvió la mirada hacia el soldado que se acercaba corriendo a ellos.

Ese hombre era uno de los miembros sobrevivientes de la banda de guerreros de Gazef.

Había luchado para proteger al Rey en ese campo de batalla y ahora que el Capitán Guerrero se había ido, había obtenido una buena posición y la confianza del Rey. Por otra parte, los dos subordinados de Renner también disfrutaban de esa misma confianza.

La imagen mental del cuerpo marchito de su padre apareció ante sus ojos.

"Mi Príncipe, Su Majestad desea su presencia."

En el instante en que dijo eso, se volvió hacia Renner.

"También requiere su presencia, mi Princesa."

"¿Qué sucedió?"

"Acabamos de recibir un reporte de que el Rey Hechicero enviará un cuerpo diplomático que nos visitará pronto."

Zanac le dio un vistazo a Renner, pero logró responderle al hombre.

"Lo entiendo. Notifícale al Rey que llegaremos pronto. Hermana mía, yo iré primero. Por favor ven con toda prisa tan pronto estés lista."

"Lo comprendo, Onii-sama."

Puesto que había estado en el orfanato hasta hace poco, la ropa de Renner era ordinaria y desgastada. Presentarse así ante los nobles sólo la haría quedar en ridículo.

Con eso, Zanac partió, con una expresión severa en el rostro.

"Hmph. Con las cosas como están, esa propuesta ya no es atractiva. Ah, era demasiado tarde, después de todo."

Parte 2

Se había estimado que los enviados del Rey Hechicero tomarían alrededor de una semana para viajar de E-Rantel hasta la Capital Real.

Hoy era el séptimo día. Si todo iba de acuerdo al plan, los enviados llegarían hoy.

Zanac, vestido en una armadura a la que no estaba acostumbrado, estaba de pie alineado con sus caballeros en las puertas de la Capital Real que daban a E-Rantel.

El clima nublado de los últimos días se había aclarado, como si hubiera sido un chiste, y el cielo era la imagen misma de la primavera.

Sin embargo, uno podía seguir viendo una cubierta de nubes a la distancia. Parecería que el azul celeste del cielo sólo se limitaba al aire directamente encima de la Capital Real.

Este tipo de escenario era bastante extraño. De hecho, el meteorólogo de la Capital Real gritaba, "Esto es imposible" al mismo tiempo que se rascaba la cabeza.

Él había trabajado en el Palacio Real desde hacía ya mucho tiempo, y podía predecir el clima del siguiente día con una exactitud de más del 90%. Por lo tanto, cuando declaró que esto era imposible, eso implicaba que este cielo azul era cualquier cosa excepto natural.

Zanac suspiró profundamente bajo su casco.

Él nunca había oído sobre magia de control de clima de sus profesores. Sin embargo, el Rey Hechicero bien podría ser capaz de usar tal magia con despectiva facilidad.

Los hombres de Zanac no sólo no eran hábiles en el campo de la magia, sino que carecían de cualquier conocimiento de otros fenómenos extraños. Esto le producía dolor de cabeza. Más precisamente, se debía a que dependía demasiado del Marqués Raeven.

El Marqués había reunido y compilado el conocimiento de sus aventureros, y lo llamaba el Manuscrito del Tigre. Éste contenía información sobre diversos tipos y formas de ítems mágicos, sobre los tipos de monstruos y sus poderes, sobre varios hechizos, y más.

Hasta ahora, él lo había compartido gratuitamente con Zanac, su aliado. Sin embargo, ya que Raeven no estaba más en la Capital del Real, el Manuscrito del Tigre, naturalmente, había partido con él.

Zanac había intentado buscar a los nobles que habían aprendido de los aventureros, como lo había hecho Raeven, pero lamentablemente, no hubo ninguno. Esto no se debía a que los nobles fueran estúpidos, sino a que vivían en mundos completamente diferentes de aquellos aventureros. Aunque algunos nobles contrataban aventureros, eso era únicamente para hacer uso de su fuerza. Los nobles no estaban interesados en el mundo de los aventureros o en las noticias que ellos tenían.

Los nobles siempre habían sido así a través de los 200 años de historia del Reino. Desde ese punto de vista, Raeven era bastante atípico.

(Probablemente es difícil encontrar aventureros retirados — especialmente aquellos de rango de mithril y superiores.)

Él había oído que los aventureros odiaban las cosas molestas como la política. Ciertamente, una vez que uno ingresaba al mundo de la política, uno perdería la libertad que tenía. ¿Habría aventureros como esos que quisieran trabajar para él luego de retirarse?

El corazón de Zanac se hundió cuando pensó en eso.

"—¡Mi Príncipe!"

El grito del caballero a su lado hizo que Zanac recobrara sus sentidos. Miró al final del camino — y los vio.

Pudo comenzar a divisar a los enviados del Rey Hechicero.

Antes de esto habían ejercido presión para cerrar esta calle por el día, aislándola del tránsito. Como resultado, nadie sacaría la cabeza por las puertas a espaldas de ellos. Las puertas de la ciudad también habían sido cerradas sólo por hoy.

"Muy bien, repasemos esto nuevamente. Los trataremos como dignatarios extranjeros. Intentar cualquier cosa con los enviados del Reino Hechicero es una grave ofensa. Será castigada con una ejecución sumaria."

"¡Sí Señor!"

Los caballeros alineados respondieron vehementemente, y las espadas en sus cinturas produjeron un sonido nítido y claro, todas al mismo tiempo.

"¡Muy bien! ¡Entonces, muéstrenles el mayor respeto, e impresiónenlos con la gloria del Reino!"

"¡Sí Señor!"

El grupo permaneció absolutamente inmóvil hasta que los enviados llegaron.

En poco tiempo, la vanguardia de los enviados los alcanzó.

Era un caballero de armadura negra montando un unicornio de ojos rojos, cuyo cuerpo era negro azabache y que llevaba dos cuernos en la cabeza. Uno podría imaginar que el jinete no era humano. Emanaba un aura de peligro mortal, tan radiante como el sol. Su armadura de cuerpo completo vibraba como si estuviera viva.

Zanac podía sentir a su caballo temblando debajo de él.

La cosa apretó un guantelete con garras y golpeó su pecho.

"¡Disculpas! ¡Somos los enviados del Reino Hechicero de Ainz Ooal Gown!"

Esa voz se podría comparar a una melodía producida por instrumentos podridos. Sólo con escucharla hacía que se les pusieran los pelos de punta. Zanac reunió coraje para eliminar su miedo, y entonces habló.

"¡Soy el Segundo Príncipe del Reino de Re-Estize, Zanac Varleon Igana Ryle Vaiself! ¡Por órdenes de Su Majestad, guiaré a su grupo hacia el Palacio Real! ¡Por favor sigan detrás de nosotros!"

"Entendido. Entonces, haremos uso de su guía. Éste— perdónenme, éste no posee un apellido, pero por favor permitan que éste se presente a sí mismo usando el nombre de su especie. Éste es un Cavalier de la Muerte."

Zanac miró embobado por un momento cuando oyó el nombre de su especie, pero respondió de inmediato para no ofender por la demora.

"¿Entonces, podría referirme a usted como Cavalier-dono?"

"Sería un honor ser llamado así. "

"Ya veo. Entonces, ¿podría conocer al líder de los enviados? Como el Segundo Príncipe, soy también responsable por las acciones de dicho líder dentro del Reino. Si fuera posible, me gustaría explicarle las circunstancias a su líder."

"Entendido. Éste transmitirá su mensaje a nuestro líder-dono."

"Tiene mi más sincero agradecimiento."

Con eso, el escolta se retiró a presentar su reporte.

Aunque todo el proceso parecía ridículo a veces, él se encontraba frente al Reino Hechicero, después de todo. Era una nación que controlaba no-muertos y que hacía uso de monstruos, así que lo mejor sería asumir que las formas normales de hacer las cosas no eran aplicables aquí. Se sintió estúpido por esperar siquiera que el líder de los enviados tuviera una forma vagamente humana.

"Ahora entonces, no dejen que sus rostros traicionen sus emociones, todos. No podemos permitirnos hacer nada que pudiera ofenderlos."

"¡Sí Señor!"

Mientras oía la respuesta de los caballeros, Zanac puso fuerza en su estómago.

Los enviados habían pasado a través de varias poblaciones en su camino para llegar aquí, que era la forma en la que Zanac supo de la composición del grupo.

Había cinco carruajes.

Cada uno jalado por un monstruo con forma de caballo que irradiaba un aire poco auspicioso. Luego, estaban los monstruos encargados de la seguridad del perímetro y numerosos Cavaliers de la Muerte. También había otros monstruos además de ellos.

Zanac no estaba seguro de los nombres de esos monstruos o de que tan peligrosos eran. Sin embargo, no importaba si lo sabía o no, sus deberes serían los mismos. Ya que eran enviados despachados por el Rey Hechicero, no podía permitir en absoluto que les mostraran algún comportamiento grosero.

Un Cavalier de la Muerte —probablemente el mismo de hace un momento— se acercó a él desde el lado de los enviados.

"Perdone por la larga demora. Nuestro líder-dono — la mano derecha del Rey Hechicero Ainz Ooal Gown, Albedo-sama, ha aceptado reunirse con usted. Zanac-dono, por favor, proceda por aquí."

Luego de darles una señal a los otros caballeros para que mantengan sus posiciones, Zanac guió a su caballo detrás del Cavalier de la Muerte.

En verdad, era bastante aterrador.

Después de todo, Zanac se estaban moviendo entre monstruos que nunca antes había visto.

Aun así, seguía teniendo su orgullo como miembro de la Familia Real. Zanac pronto sería Rey, y ya que necesariamente tendría que reunirse con los emisarios del Rey Hechicero, tenía prohibido deshonrarse a sí mismo. En lugar de eso, era ahora cuando tenía que demostrar sus habilidades, y dejar que vuelvan a casa con noticias sobre la gente talentosa del Reino de Re-Estize.

El caballo de Zanac no podía dejar de sudar frío mientras se acercaba al carruaje. Zanac desmontó, de pie frente al carruaje.

"Entonces, ésta es la líder del grupo de enviados, Albedo-sama."

¿Qué tipo de monstruo se presentaría a continuación? Zanac forzó su expresión a mantenerse ecuánime.

La puerta se abrió lentamente y una figura humana emergió lentamente.

Lo que vio allí — era hermoso.

No, Zanac no podía pensar en un adjetivo que pudiera ser mejor para describirla. Lo único que le vino a la mente fue "belleza de clase mundial."

No era posible que alguien en este mundo pudiera poseer una belleza comparable a la de Renner. Eso es lo que Zanac había creído hasta ahora, pero entonces se dio cuenta que estaba equivocado. Si Renner era una belleza radiante, entonces Albedo era una belleza hechizante, con matices oscuros.

Albedo se paró en el estribo del carruaje. El ligero sonido de sus tacones trajeron a Zanac de vuelta a la realidad.

Zanac se arrodilló de inmediato ante ella y agachó la cabeza.

Se podría pensar que era vergonzoso que un príncipe de la familia real estuviera arrodillándose ante cualquiera, incluso si se trataba de un emisario de otra nación. Sin embargo, luego de tomar en cuenta la diferencia de poder entre el Reino y el Reino Hechicero, ésta era la forma adecuada de proceder. Lo que el Reino requería no era gloria, sino beneficios concretos.

"¿Podría por favor levantar la cabeza?"

La suave y adorable voz le habló por sobre su cabeza.

"Al instante."

Cuando miró hacia arriba, la cara de la bella doncella era toda sonrisas mientras lo miraba con ternura desde arriba.

Ésta era la actitud practicada que un hombre superior asumiría — no, ¿era ella siquiera humana?

Zanac movió la mirada para estudiarla. Primero, ¿esas alas en su cintura eran ítems mágicos, o algo más? Y de manera similar, los cuernos curvándose a cada lado de su cabeza.

Ya sea que fueran ítem mágicos o si ella en realidad era una criatura heteromórfica, ninguna de esas cosas parecían particularmente extrañas cuando tenía en cuenta que ella venía del Reino Hechicero.

"Soy la emisaria del Reino Hechicero de Ainz Ooal Gown, Albedo. Aunque es sólo por unos días, les causaremos algunas molestias. Levántese, Príncipe-dono. Ciertamente no puede continuar hablando estando arrodillado."

"Tiene mi profundo agradecimiento."

Zanac se puso de pie, y entonces se le presentó un problema.

Aunque había aprendido a través de la conversación que su nombre era Albedo, ¿era eso realmente todo?

En el Reino —y en el Imperio— los plebeyos tenían dos nombres, los nobles tenían tres, y las personas con títulos poseían cuatro. En el caso de la familia real, ellos tenían cuatro nombres — además de sus títulos para hacer un total de cinco nombres.

Era por esto que Jircniv Rune Farlord El-Nix y sus cuatro nombres era ridiculizado por no ser en verdad de la realeza. Sin embargo, un nombre como Albedo sonaba como un alias o un sobrenombre. Era imposible que uno fuera tan tonto como para llamar a un miembro de la nobleza con tal apelativo.

Aunque él podría estar preocupándose innecesariamente, no podía estar seguro de que tal situación no ocurriría.

La razón por la que pensaba esto se debía a que muchos nobles habían muerto en el anterior campo de batalla. No eran sólo los jefes de familia los que habían perecido, sino incluso los primeros herederos de algunas familias. Actualmente, muchas familias nobles eran dirigidas por los "reemplazos", los hijos segundos o terceros.

Los reemplazos eran reemplazos. Nadie esperaba mucho de esos nobles. No sólo carecían de clase, sino que también carecían de conocimientos. En pocas palabras, carecían de la educación adecuada.

Bajo circunstancias normales, ellos habrían sido educados adecuadamente por los altos cargos en sus facciones, pero la guerra anterior significaba que ya no tenían los recursos humanos necesarios para tales esfuerzos. Como resultado, mucha gente incompetente había sido obligada a subir al escenario central, y esos incompetentes se reunían juntos para formar facciones incompetentes.

Actualmente, la clase de la nobleza del Reino se había desplomado, gracias a estas personas. En este momento crucial, ¿podían reunirse con una mujer como Albedo con la etiqueta apropiada?

"...Perdóneme, pero, ¿podría saber cómo debería dirigirme adecuadamente hacia usted, Albedo-sama?"

Ésta era una pregunta un tanto irrespetuosa.

Normalmente, él debería haber preguntado, "Qué título ostenta entre la nobleza, Albedo-sama", o tal vez "¿Cuál es su posición en el Reino Hechicero?"

El problema era, que ella podría responderle con, "¿Ni siquiera sabe el rango de un emisario de su país vecino?"

Sin embargo, eso era culpa del Reino Hechicero.

Después de todo, a través de sus fronteras no fluía ninguna información sobre el Reino Hechicero. Aunque habían declarado su propia soberanía desde hace ya varios meses, ellos se habían limitado en gran medida a sus asuntos internos. Ésta era la primera vez que participaban de relaciones diplomáticas por iniciativa propia.

Todo lo que Zanac sabía sobre Albedo era que ella era la líder de los enviados, así como la mano derecha del Rey Hechicero.

(El Imperio probablemente lo sabría... pero no nos dijeron nada... Bueno, cualquiera que haya pedido que usen ese tipo de hechizo sobre nosotros debe odiarnos hasta los huesos.)

Como si sintiera sus preocupaciones, Albedo respondió:

"Aunque podría no ser aparente, he sido designada como la supervisora que comanda a todos los Guardianes de Piso y de Área dentro del Reino Hechicero de Ainz Ooal Gown."

"Ohh, ya veo."

Él dijo eso, pero no tenía idea de lo que significaba ser la "supervisora". Adicionalmente, estaba completamente perdido en relación a los "Pisos" de los que había hablado ella.

Albedo continuó hablando, luego de aparentemente percatarse de la confusión que ocultaba.

"En efecto. Soy la segunda al mando de Ainz-sama— no, debería decir, del Rey Hechicero, la Supervisora de los Guardianes. ¿Tal vez eso sería más apropiado?"

"¡Ohhh, entonces así es como era!"

(Ainz-sama, parece ser que es lo suficientemente cercana para dirigirse a él de esa manera. ¿Así que es una marquesa, no, tal vez una duquesa? Necesito hacer llegar esta información a los otros. Pero de todos modos, ¿Supervisora... de los Guardianes?)

"Entonces, Albedo-sama, permita que escolte a Su Merced al Palacio Real. Hay suites en la Capital Real en las que espero tome residencia por lo pronto. Mi padre — el Rey Ranpossa III es de edad avanzada, así que me asignó la tarea de reunirme con usted en las puertas de la Capital. Le ruego pueda perdonar esta ofensa."

"Está bien."

Su sonrisa no había cambiado para nada.

Normalmente, ella debería estarle agradeciendo al Príncipe. Sin embargo, él podía sentir claramente cuál de los grupos era el superior en su actitud.

La espalda de Zanac estaba empapada en sudor frío. Esto se debía a que entendía que forjar buenas relaciones con ellos probablemente sería una tarea muy difícil.

"...Adicionalmente, normalmente tocaríamos las campanas en celebración, pero el desafortunado malentendido entre nuestros países nos llevó a la tragedia, así que por favor perdónenos por no hacerlo. Además, la gente común no sabe aún de su llegada, así que por favor tenga eso en cuenta."

"Por supuesto, no es ningún problema."

Él no tenía idea sobre lo que haría la gente si supieran que un emisario del Reino Hechicero había venido a visitarlos. En ese sentido, la respuesta de Albedo fue un gran alivio.

(¿Sería mejor pensar que le debo un favor?)

No estaba para nada preocupado de que los enviados fueran atacados por una multitud enfurecida. Esos Cavaliers de la Muerte — en efecto, probablemente todos los presentes eran muy fuertes, incluso dentro del Reino Hechicero. Con facilidad podría creer que cada uno de ellos era tan fuerte como Gazef Stronoff.

"Entonces, ¿podría hacerle unas cuantas preguntas propias?"

"¡Por supuesto! Le responderé siempre y cuando esté en mi poder hacerlo."

"Bueno entonces, ¿podría decirme el itinerario luego de que lleguemos al Palacio Real?"

"¡Sí! Primero, esta noche hay una cena programada conmigo y con el resto de la Familia Real. Mañana, visitaremos el teatro para ver las danzas y celebraremos un banquete en la noche, en el que todos los nobles del Reino serán invitados. El siguiente día contará con un concierto de la orquesta de Palacio — luego de lo cual comenzaremos las negociaciones diplomáticas. "

"Así que será así... entonces, ¿confío en que no tendrá inconvenientes si decidimos recorrer libremente la capital?"

"Por supuesto. Seleccionaremos caballeros excepcionales para les sirvan de guardias."

Aunque la palabra "guardia" significaba que serían usados para defenderlos, también implicaba observación, e incluso que los detendrían de ser necesario.

"¿Podría saber qué lugares le interesan?"

Ese día tendrían que cerrar toda el área por completo, para que a los plebeyos les fuera imposible acercarse al lugar.

"No... no hay lugares que me interesen en particular. Ya que no conozco qué lugares son dignos de visitar en la capital, ¿podría servirme de guía?"

"Entendido. Haré los preparativos adecuados."

Albedo sonrió al mismo tiempo que asentía con la cabeza.

Parte 3

Desde más o menos el último mes, Philip sentía que era uno de los hombres con más suerte del Reino.

Indiscutiblemente era el hombre más afortunado entre ellos, si lo decía el mismo. Sin embargo, la modestia era una virtud. Además, podría haber otros nobles con más suerte que él mismo, así que sería mejor no hablar en términos absolutos.

(Nobles — eh.)

Philip intensificó su sonrisa mientras desarrugaba su ropa.

Ésta era sólo la segunda vez que había participado en una fiesta de nobles como ésta. Sin embargo, tal vez debería decir que esto era de esperarse de una cena de gala organizada por la Familia Real — la decadencia misma de este evento opacaba a la que había asistido anteriormente.

El atuendo formal de los otros invitados parecía mucho más costoso que el de los de la fiesta anterior. ¿Cuánto habían costado sus trajes, de todos modos? Philip le dio un vistazo a sus propias ropas, y comenzó a sentirse un poco frustrado.

Como pensaba, la clase alta de los nobles realmente tenía ropas impresionantes.

Todas las mujeres en sus lujosos vestidos tenían sonrisas en la cara, pero ¿eran sonrisas burlándose de él por su simple atuendo? Philip no podía evitar pensar de esa forma, incluso sin ninguna base para tales pensamientos. Cuando miró alrededor, se imaginó a todos los nobles que lo rodeaban riéndose de él.

(Todo porque no hay dinero.)

Si su territorio fuera más rico, él hubiera podido obtener mejores ropas. Sin embargo, el territorio de Philip no había sido próspero para comenzar. Incluso la ropa que llevaba ahora había sido apresuradamente hecha al cocer juntas las ropas formales de su hermano mayor. Como resultado, seguían sintiéndose un poco apretadas alrededor de los hombros.

(Bueno, el dinero es escaso ya que los jefes de familia hasta ahora eran inútiles. Así que una vez que me convierta en jefe, haré más rico a mi territorio.)

Philip era el tercer hijo de una familia noble.

De manera similar a los plebeyos, los hijos terceros no eran personas particularmente bienvenidas en una familia noble. Sin importar que tan rica fuera la familia, dividir los bienes múltiples veces terminaría por debilitarla. Por lo tanto, todo era heredado por el hijo mayor. En este aspecto, los nobles seguían el mismo principio que los plebeyos.

Tal vez una familia más adinerada podría ser capaz de dejarle algún apoyo económico a un tercer hijo. Tal vez podrían contar con sus conexiones con otras familias nobles y dejarlo en adopción. Sin embargo, éste no era el caso para la familia de Philip.

Una vez que el hijo mayor cumplía la mayoría de edad —en otras palabras, cuando las posibilidades de que muriera por alguna enfermedad disminuían considerablemente— el tercer hijo, Philip, se volvía innecesario para su familia.

¿Le darían algo de dinero y lo echarían de casa? ¿O tal vez lo enviarían a vivir con una familia pobre y a que trabajara como un campesino? Sólo podía ver tragedia aguardándole en ambas opciones. Sin embargo, las cosas no se habían desarrollado de esa forma. En su lugar, él estaba haciendo su debut en un gran baile de la alta sociedad.

Era por eso que Philip se sentía afortunado.

La primera poca de suerte fue su hermano mayor, el segundo hijo, muriendo por una enfermedad antes de llegar a la mayoría de edad.

Ya que el mayor de ellos —el primer hijo— era un hombre para entonces, su otro hermano, el segundo, ya no tenía valor. Además, el suyo no era un feudo adinerado, y sólo podían usar hierbas en lugar de sacerdotes para tratarlo. Al final, su condición dio un giro para peor, y quedó inválido.

En éste punto, Philip se había elevado a la posición de reemplazo. Su valor se había incrementado del de un campesino al de un mayordomo.

Cosas como éstas eran comunes.

Sin embargo, lo que había catapultado a Philip a la clase alta fue el resultado del siguiente golpe de suerte que tuvo.

Varios años luego de llegar a la adultez, era tiempo de que el hermano mayor de Philip tomara el mando del patrimonio familiar. Entonces, se desató esa guerra con el Imperio. Si hubiese sido como la de años anteriores, habría terminado luego de unos cuantos golpes y rasguños. Por lo tanto, era una forma segura de obtener un registro de batalla, y puntos de orgullo para la familia de uno por haberse comprometido a llevar hombres a la batalla.

Sin embargo, su hermano mayor no había regresado.

Había sido consumido por la magia del Rey Hechicero, y había muerto con los veinte plebeyos que fueron con él.

Philip no podía olvidar el momento de alegría que sintió cuando oyó las noticias. Era la felicidad que había estando cultivando desde que se había convertido en reemplazo.

Su cuerpo estaba desaparecido, y también el traje de armadura completa heredado de generación en generación por sus ancestros. Sin embargo, ése no era un gran problema. Una vez que sus dominios se hicieran más ricos, él haría un nuevo traje de armadura para sí mismo. Lo más importante era que el título de heredero había pasado de inalcanzable a prácticamente suyo.

También sucedió en el instante perfecto.

Si su hermano hubiera muerto después de heredar el patrimonio de la familia, Philip habría tenido que dedicar su tiempo a esperar que su sobrino se hiciese un hombre. Sin embargo, ya que su hermano había muerto sin reclamar su herencia, su señorío ya era un trato cerrado.

Fue como si el Rey Hechicero hubiera hecho todo lo posible por arreglar todo esto para Philip.

Debido a eso, Philip incluso sentía algo como una pizca de buena voluntad para con el Rey Hechicero al que nunca antes había conocido. Si sólo pudiera manifestarle su gratitud directamente al emisario del Rey Hechicero.

Adicionalmente—

(Es cierto. Voy a aprovechar mi racha de suerte. ¿Cómo podría dejar pasar ante mis ojos una oportunidad tan buena?)

El corazón de Philip ardía como una fogata.

Lo único en lo que podía pensar era que su padre y su hermano mayor eran un par de idiotas luego de ver lo que habían hecho todo este tiempo. ¿Por qué no hacen esto? ¿No traería más beneficios? Por supuesto, nunca les dijo nada parecido de frente.

Eso se debía a que ninguna de las ganancias hechas llegarían hasta él. Tampoco ningún prestigio sería suyo por hacer eso. Por lo tanto, por un largo periodo de tiempo, Philip había preparado ideas sobre cómo administrar su feudo y las guardaba en su corazón.

(Haré que los otros nobles sepan que yo soy quien merece este título. Haré que Padre sepa del pésimo gusto que tuvo al escoger a mi hermano mayor. Vendiendo el trigo y vegetales de buena calidad a aquellos mercaderes — no, ¿qué debería hacer? Eso llamaría mucho la atención, ¿y qué tal si mi propuesta revolucionaria es robada por otros? De todos modos, no hay dinero sin comercio. Necesito encontrar mercaderes confiables y de labios herméticos — en otras palabras, no ese tipo.)

La cara de Philip se retorció cuando recordó el rostro de ese mercader.

El desagradable recuerdo de ese hombre sobrepasaba la alegría que sentía de poder estar en este lujoso salón.

(¡Cómo se atreve a menospreciarme! Aunque tengo que soportarlo por ahora, una vez que encuentre un mejor mercader en la Capital Real, ¡lo echaré a patadas! ¡Ya tengo mis propias conexiones!)

Philip ya había encontrado sus propias conexiones en el bajo mundo durante las pocas semanas que había pasado en la Capital Real. Su orgullo hizo a un lado el descontento de su corazón.

(Era de esperarse de mí, ya tengo todo mi camino marcado. Enriqueceré mis tierras y obtendré una gran fortuna. Esos idiotas que me menospreciaron ahora verán quién es el verdadero idiota.)

Justo cuando Philip estaba imaginando su glorioso futuro dorado, una voz masculina hizo eco a través del salón.

"¡Damas y caballeros! ¡Les presento al líder de los enviados del Reino Hechicero, Albedo-sama!"

En ese momento, la orquesta del gran salón dejó de tocar sus instrumentos, y la atmósfera de jovialidad en el aire se extinguió.

A juzgar por los ruidos, parecería que el maestro de ceremonias acababa de anunciar a la estrella del festín que la Familia Real estaba celebrando.

"Albedo-sama sirve como la mano derecha de Su Majestad el Rey Hechicero en el Reino Hechicero, y comanda una posición equivalente a la de un primer ministro como Supervisora de los Guardianes. Albedo-sama nos honrará ella sola esta noche."

La suave voz de una mujer dijo, "¿Eh, sola?". Un noble de apariencia adinerada parado cerca la regaño con un "Silencio." Philip se sintió ligeramente sorprendido por esto.

(Venir solo está muy bien. ¡Pero pensar que alguien así sería enviado como emisario! ¿El Reino Hechicero realmente tiene grandes esperanzas para el Reino?)

Mientras Philip se preguntaba qué tipo de hombre sería este emisario, miró a las puertas junto a las que se encontraba el maestro de ceremonias.

"Entonces, démosle la bienvenida a la líder de los enviados, ¡Albedo-sama!"

Cuando las grandes puertas se abrieron, el salón entero enmudeció.

Una mujer parecida a una diosa se encontraba allí. Sus rasgos perfectos eran más hermosos que los de cualquier plebeya, más hermosos que los de cualquier ramera en los prostíbulos del Reino, más hermosos que los cualquier mujer que Philip había visto antes. Por supuesto, la Princesa que había visto hace poco era linda, pero Philip prefería lo que estaba viendo ahora.

Sus ropas eran hermosas también. Su vestido de platino era acentuado por los ornamentos de cabello dorados, mientras que la parte inferior de su vestido estaba cubierta con lo que parecían ser alas de plumas. Su reflejo en las luces mágicas del techo hacía parecer como si estuviera brillando.

Philip miró a la mujer que había hablado antes. Se encontraba de pie en su lugar con una expresión idiota en la cara.

(Qué es esto, qué es esto. ¿Es ése el tipo de expresión que debería tener la compañera de algún noble de renombre? Te vez justo como una plebeya al borde del camino.)

La euforia que sintió ante la victoria del Reino Hechicero —al que se sentía inclinado favorablemente— hizo que alegría de la victoria surgiera en su corazón.

"Saludamos su presencia, Albedo-dono."

Ranpossa III se puso de pie para darle la bienvenida a Albedo.

"Su Majestad, estoy muy agradecida por este recibimiento."

Philip sólo podía ver un lado del rostro de Albedo, pero cuando vio la tierna sonrisa de Albedo, fue muy consciente de una cosa.

(Su belleza está más allá de las palabras...)

"Espero me perdone por tomar asiento, debido a mi edad. Entonces, nobles del Reino. Nuestra invitada principal ha llegado. Por favor, diviértanse al máximo esta noche. Entonces, Albedo-dono, espero que también pueda divertirse."

"Le doy las gracias, Su Majestad."

Albedo le sonrió dulcemente.

(continúa) 180/453p

Él le echó un vistazo a la mujer noble de hace un momento, y vio que murmuraba algo sobre que "ella no había agachado la cabeza" o algo en ese sentido. Philip hizo a un lado a esa ridícula mujer y a sus estúpidas palabras y en su lugar deleitó sus ojos con la belleza de clase mundial.

Dejó grabada en su mente la imagen de ella hablando de cerca con la Princesa Renner.

(Si sólo pudiera hacer mía a esa mujer...)

Él entendía que sería una tarea muy difícil. Sin embargo, cuando lo pensaba, no era algo completamente imposible.

(Una vez que mi feudo sea rico, los otros nobles comenzarán a presentarme a sus hijas. Mientras más rico me vuelva, mejores serán las chicas. ¡Incluso esa Princesa e incluso esa emisaria no serían imposibles!)

Philip sintió una ola de calor surgiendo de la parte inferior de su cuerpo.

(Bueno, los Grandes Noble usualmente tienen una concubina o tres... el mejor de los casos sería si pudiera disfrutar a esas dos bellezas al mismo tiempo.)

Philip miraba de acá para allá entre Renner y Albedo.

Philip se apresuró a tomar una bebida de las cercanías antes de que sus fantasías se descontrolaran. Sería muy malo si tenía una erección en este lugar. La refrescante sensación de la bebida deslizándose por su garganta le ayudó a recobrar algo de calma.

(Ahora que lo pienso, ¿cómo hicieron este hielo? Se trata de magia...)

Las únicas personas en el territorio de Philip que podían usar magia eran los sacerdotes. Aunque podían curar enfermedades, requerían dinero para hacerlo. Si tuvieran que hacer hielo pedirían un pago apropiado.

(Ya que están en mis dominios, la próxima vez haré que me curen gratis. ¡Un simple residente atreviéndose a cobrarle a su señor, qué ridículo!)

Philip tomó nota mental de esta nueva forma de encargarse de los sacerdotes en el futuro.

Aguardaba con interés empezar a trabajar en sus dominios una vez que regresara. Podía imaginar todas sus brillantes ideas siendo puestas en acción e iluminando su vida con un resplandor dorado.

(—¿Oya?)

Cuando miró de vuelta a Albedo, vio que estaba sola.

Había muchos nobles alrededor, pero nadie sabía cómo acercarse a ella.

(El Reino Hechicero, eh... ¿Qué será del Reino después de esto?)

A Philip no le importaba en particular lo que le sucediera al Reino, pero sería problemático si eso afectaba su territorio.

Siendo así—

Philip sintió un escalofrío ante la idea que acababa de tener.

(—Oye oye, no pienses cosas tan peligrosas. Es sólo que... bueno, no es exactamente una mala jugada, ¿cierto? Cómo decir esto... no puedo creer que nadie haya pensado en algo como eso...)

Miró un lado del rostro solitario de Albedo.

(Es inútil ser el tercero. No tiene sentido ser el segundo. Lo más importante es el primero.)

Ya que nadie hablaba con ella, la emisaria del Reino Hechicero se veía como si hubiera sido marginada. Philip había leído que las mujeres eran bastante vulnerables a este tipo de cosas.

(Hazlo. Tienes tomar riesgos para obtener beneficios.  La oportunidad de ser grande se ha presentado porque todo ha cambiado. Soy un hombre afortunado, así que debería hacer buen uso de mi suerte.)

La familia de Philip siempre había estado sometida a una facción, pero típicamente se encontraban en la cola de dicha facción. Los beneficios que podía obtener al estar ligados a esa facción eran limitados.

Entonces, recordó algunas palabras que había oído hace poco. Cierta señora muy delgada había dicho, "¿Por qué no formas una facción propia?"

Luego de decidirlo, Philip dejó la copa de vino que había estado sosteniendo todo este tiempo.

Era diferente al vino aguado que había bebido en casa. Sentía que su garganta y estómago le quemaban. Como impulsado por el calor surgiendo en su abdomen, Philip dio un paso al frente.

"Albedo-sama, ¿le importa si la interrumpo?"

Gracias a su voz, Albedo le regresó la sonrisa.

El rubor en el rostro de Philip no se debía sólo al vino.

"Ara, ¿Cómo le va—?

Sus cejas de se fruncieron por un momento, como si estuviera absorta en sus pensamientos. Philip se dio cuenta de inmediato de qué era lo que ella buscaba.

"Soy Philip."

"¿Oh? Ah, Señor Philip — no, Philip-sama. Es un honor conocerlo."

"El placer es sólo mío, Albedo-sama. Nada podría deleitarme más que conocerla."

Philip estaba muy consciente de que el aire alrededor de él parecía haber cambiado.

Una rápida mirada a un lado reveló que los nobles de alto rango tenían miradas de asombro en el rostro.

Él no podía contener la alegría en su interior cuando se dio cuenta de que todos los ojos en la cena patrocinada por la Familia Real estaban sobre él.

(¡Ahora, ahora soy, soy el centro de atención!)

Y pensar que él —que sólo había comido alimentos fríos en el pasado— era ahora el centro de la atención de estas personas que se encontraban en la cima del Reino. Cuando pensó en eso, una emoción inesperada se apoderó de Philip.

(¡Así es! ¡Soy Philip! ¡Mírenme! ¡Miren al hombre que será la figura central en el Reino!)

Philip se devanó los sesos, y entonces hizo la apuesta más arriesgada de su vida.

Lo que quería decir, que invitó a Albedo a un baile que celebraría en unos cuantos días.

***

"¡Idiota!"

Esa reprimenda extinguió la emoción de Philip. Sin embargo, al mismo tiempo, encendió una llama en su corazón. Era un fuego que parecía consumir el combustible que Philip había mantenido oculto en su corazón toda su vida.

Philip miró con desprecio al hombre canoso ante él.

"¡No te envié para que hiciera algo así! ¡Imbécil!"

Philip suspiró mientras su padre le preguntaba sobre la cena en el Palacio Real.

"En primer lugar, esa invitación a la cena Real nunca hubiera llegado por sí sola a nuestra casa. ¡Trabajé hasta el cansancio para conseguirla para que pudieras expresarle tu gratitud a los Condes y a los otros nobles al mismo tiempo que te dabas a conocer a ellos!"

Las cenas de la Familia Real reunían a mucha gente de ambas facciones. Cuando esto sucedía, el hecho del cambio del jefe de una familia probablemente no sería mencionado. Por lo tanto, nadie le prestaría atención a ese hecho y él sería rápidamente aceptado por los demás. Después de eso, una vez que ya lo habían reconocido tácitamente, sería muy difícil que ellos pudieran protestar a ese hecho.

En otras palabras, el padre de Philip no tenía ninguna fe en sus habilidades. Sentía que si él hubiera intentado presentarse de la manera normal a los otros miembros de su facción, habría cometido algún error.

Cuando Philip se dio cuenta de esto, se esforzó por suprimir el enojo dentro de él, y mostró una sonrisa falsa.

"No, no, Padre. No te preocupes tanto. Estaba haciendo esto por nuestra casa—"

"—¿Qué quieres decir con nuestra casa? ¡Lo que has hecho es completamente absurdo!"

Qué quiso decir con absurdo, Philip se quejó en su corazón. Todos los demás eran cobardes sin el coraje para moverse, así que ¿por qué no dar el primer paso?

¿Se suponía que debía pretender ser cortés con todos esos cobardes incompetentes y quedarse en este patético lugar por el resto de su vida?

"¡Padre! ¡Piensa un poco! ¡Aunque el camino que une al Rey Hechicero y al Reino es bastante largo, nuestras tierras están en el medio! Si el Reino Hechicero va a la guerra con el Reino, definitivamente nos veremos envueltos en el problema. Por lo tanto, debemos forjar buenas relaciones con el Reino Hechicero, ¿o no?"

"¡Eres, eres un idiota!"

La cara de su padre estaba aun más roja que antes.

"¡Esos bastardos del Reino Hechicero mataron a tu hermano! ¡Y tú quieres trabajar con ellos! ¡¿Eso no es traición contra el Reino?!"

Y qué, pensó Philip.

Ya que el Reino Hechicero era más fuerte, ¿qué problema había en traicionar al Reino? Todo lo que necesitaba era jurar vasallaje al Reino Hechicero. ¿Había algo malo en seguir a los fuertes? ¿Quién tenía derecho a recriminarlo por ello?

"¡¿En qué demonios estás pensando?!"

Philip no pudo evitar sentirse frustrado por la necedad de su padre.

El hecho de que en verdad tuviera que explicarle cosas que eran así de evidentes le pareció algo terriblemente estúpido. Sin embargo, tenía que ser dicho.

"Es simple, Padre. Esto es por m-"

Se trago la palabra "mi" en el momento en que la pensó. Tarde o temprano eso sería cierto, pero por ahora, no lo era por completo.

"—Nuestros dominios. Es para proteger nuestro feudo. El Reino Hechicero es abrumadoramente poderoso. Mucho más que el Reino. Siendo ése el caso, no debería ser extraño si atacan al Reino. Ésta es una forma de librarnos cuando llegue ese momento."

"¡Cheh! ¿Qué quieres decir con librarnos? ¿Qué crees que pensarán todos los señores que nos rodean cuando oigan sobre lo que has hecho?"

"No vendrán a atacarnos, no en estos tiempos."

Muchas personas en los dominios de Philip habían muerto debido a esa batalla. Era mismo en las tierras que los rodeaban. Por lo tanto, no tendrían la fuerza extra necesaria para atacar los dominios de Philip.

"¿No tomaste en cuenta algo más?"

"¿Ah?" Respondió Philip. No tenía idea de lo que su padre quería decir.

"Es por eso que digo que tus pensamientos son superficiales. Actúas como si tus fantasías fueran ya realidad. Esto es—"

"—Creo que debería detenerse allí por ahora," interrumpió el hombre que todo este tiempo había estado de pie detrás de su padre.

Él era el mayordomo que había servido a su padre todo este tiempo. A Philip no le gustaba ese hombre, que era de los del tipo que no dejaba que nadie viera sus sentimientos. Era unas de las personas que Philip planeaba echar luego de haber solidificado su posición como el heredero de la familia.

Su padre se esforzó para mantener su respiración bajo control una vez que oyó las palabras de su mayordomo. El color rojo en su rostro se desvaneció, dejando atrás una cara pálida y anémica.

"...Haaah. Hah. Philip. Tengo una pregunta para ti. ¿No temes hacer enemigos de los nobles que nos rodean?"

"No hay nada que temer, ¿no?"

Su padre hundió los hombros por la decepción. Esa respuesta provocó frustración e inquietud en Philip.

¿Se le había escapado algo? De todos modos, no podía pensar en qué ángulo podía ser ése.

"Muchos hombres jóvenes murieron en la batalla de las Planicies Katze. Esto traerá todo tipo de problemas en los próximos años. Por lo tanto, los nobles al rededor necesitarán trabajar juntos en una relación cooperativa. Estos dominios producirán comida, esos dominios tejerán ropa. Nadie es lo suficientemente grande como para ser autosuficiente, ni tampoco nos queda mucho dinero. Bajo estas circunstancias, ¿quién ayudará a una familia que activamente busca obtener el favor del Reino Hechicero?"

La espalda de Philip se empapó de un sudor frío. Su padre tenía algo de razón.

"Lo sabes también, ¿cierto? Nuestros dominios no producen nada que los otros no produzcan también — no tenemos bienes únicos que exportar. Por lo tanto, ellos no tendrán ningún problema en echarnos fuera de su cooperativa."

Philip se devanó los sesos. Tenía una buena cabeza sobre los hombros. Debería poder se capaz de refutar cualquier cantidad de las estúpidas declaraciones de su padre.

"Es por eso que tenemos que depender del Reino Hechicero, Padre."

Su padre le pidió que continuara.

"Una vez que construyamos relaciones con el Reino Hechicero, haremos que nos apoyen."

"...Entonces deja que pregunta algo. Si tú fueras del Reino Hechicero — no, si tú fueras el rey de cierto país, y un pueblo de un país con el que estás en guerra te pidiera comida, ¿se la darías?"

"Por supuesto. Si fuera yo, definitivamente lo haría."

"—¿Y por qué lo harías?"

"¿No es obvio? Al hacerlo, les demostraría a todos que soy un gobernante compasivo."

"...¿Y aparte de eso?"

"...Nada más."

Su padre se quedó con la boca abierta. Debía estar impresionado. Sin embargo, ese tipo de reacción era bastante extraña. Después de todo, el Rey Hechicero seguramente querría ser conocido como un gobernante compasivo, particularmente ya que el Reino Hechicero había sido fundado en E-Rantel y en las zonas rodeando esa ciudad. Él sin dura querría hacer algunas concesiones para que se calmaran.

"Ya veo... así que eso es lo que has estado pensando. Bueno, si fuera yo, sin duda enviaría ayuda también, con el objetivo de generar casus belli para invadir al otro país. Después de eso, le declararía la guerra al Reino, bajo el pretexto de liberar ese pueblo que el Reino estaba oprimiendo."

"Imposible. Son ideas fantasiosas. Además, ese tipo de causa nunca funcionaría."

"¿En serio?, y dime ¿por qué crees que es imposible?"

"Retrocedamos un poco aquí. Asumamos que realmente es como dices, Padre. ¿No sería esa otra razón más para profundizar nuestras relaciones con el Reino Hechicero?"

"Tú—"

Su padre se había quedado sin palabras.

"¿Es que no tienes el mínimo orgullo como noble del Reino?"

"Por supuesto que lo tengo. Sin embargo, sería mejor no tenerlo que ser destruido, ¿no?"

"Hablas del rey demonio que asesinó a tu hermano y a incontables personas del Reino con magia aterradora, ¿cierto? Éste es el rey que estás proponiendo."

"Estábamos en guerra, padre. ¿Qué diferencia hay si mueren por una espada o por un hechizo?"

"...¿Por qué tienes tanta confianza en el rey del Reino Hechicero?"

No era confianza, aunque había algo de buena voluntad allí. Pero lo más importante, ellos no eran más que peones, piezas que Philip utilizaría para de mejorar su suerte en la vida.

(¡Un peón! ¡Así es! Para mí, incluso el Rey Hechicero del Reino Hechicero, el cual es temido por todos en el Reino, no es más que un peón en mis manos.)

Philip se emocionaba cada vez más mientras se imaginaba a sí mismo jugando un enorme —de escala nacional— juego de ajedrez.

(Sin embargo, es natural que Padre esté preocupado. Dicho esto, si puedo refutarlo con tanta facilidad, lo único que eso significa es que esto es lo único que él puede ver... Aunque, sería mejor discutir el asunto con Albedo-sama la próxima vez que nos veamos.)

"Esto me está cansando... ¿Le agradeciste al Conde-sama por la cena? Te estoy preguntando si él te reconoció como el nuevo jefe de la familia."

Ésa era una de las cosas que Philip no podía aceptar.

Incluso si se trataba del líder de la facción, ¿por qué tenía que agachar la cabeza ante un conde que no había hecho nada más que ser alguien ajeno?

Era una facultad del jefe de la familia el decidir quién sería el siguiente líder de la familia. No tenía nada que ver con ese conde. Ahora, tal vez si el conde le hubiera prestado su apoyo cuando su hermano seguía vivo y el sólo era un tercer hijo, y eso hubiera ayudado a que se convirtiera en el heredero, él podría haberle estado agradecido. Sin embargo, no había sido así. Philip había conseguido su posición actual enteramente a través de su propia suerte.

En otras palabras, no había ninguna razón para que él vaya a hacerle reverencias.

En consecuencia, Philip no se había presentado ante el conde para agachar la cabeza y darle las gracias. Sin embargo, si decía eso, su padre probablemente se agitaría de nuevo. Ésta era una mentira por el bien de la salud de su padre.

"Por supuesto."

"Ya veo. Eso es bueno. Ya que hiciste eso, debería de haber alguna forma. Cuando llegue el momento, todo lo que tienes que hacer es pedir la ayuda del Conde."

Con eso hecho, justo cuando Philip comenzaba a sentirse cómodo, el mayordomo interrumpió de nuevo desde atrás.

"—Hay un problema más. El asunto que mencionó Philip-sama al comienzo no ha sido resuelto aún. Philip-sama dijo que había invitado a la emisaria del Reino Hechicero a un baile organizado por esta familia... ¿Qué debemos hacer sobre eso?"

"¡Es verdad, Philip! ¿Qué estabas pensando? ¡Nuestra familia no posee un lugar para ofrecer un baile!"

Todos los dueños de tierras poseían propiedades en la Capital Real.

Había pequeñas mansiones reservadas para sus visitas a la Capital.

Por supuesto, no eran tan pequeñas como las casas de los plebeyos. Sólo podían usarlas unas cuantas veces al año, pero eran también una señal del poder de la nobleza. Por lo tanto, tenían que ser lo suficientemente grandes como para acomodar al séquito que los señores trajeran consigo. Sin embargo, no eran mucho más grandes que eso, y el interior no era lo suficientemente grande para un baile.

Sin embargo, ese problema ya había sido resulto.

"Todo está bien. Es verdad que nuestra propiedad no puede albergar tal evento, pero ya me ocupé de rentar otro lugar."

"¿Ohh, podría tratarse del Conde?"

Philip agitó la cabeza ante la ligera alegría que florecía en el rostro de su padre.

"No, este lugar le pertenece a alguien que conozco en la Capital Real. La señora allá dijo que podía prestármela. El hecho es, que hablé con ella antes de venir acá, y ella me aseguró que no habría problemas."

"¿Y qué tendremos que dar como pago?"

Philip suspiró interiormente ante la pregunta del mayordomo.

Así que eso es lo primero que pregunta, eh.

"Será gratis."

"¿Gratis, dices? ...¿Eso es siquiera posible?"

"Sí."

Las palabras de la señora vinieron a la mente de Philip: "Tengo grandes expectativas sobre su futuro, así que invertiré en usted. Sin embargo, espero que en el futuro pueda recompensar mi amabilidad."

"No creo que tan buena fortuna cayera sobre ti así como así... ¿Podrías haber sido engañado?"

El interior de Philip ardió de rabia, pero él sabía que su padre confiaba implícitamente en el mayordomo, así que no podía reprenderlo por el momento.

"Le deberé un favor, pero ya que prometí regresarle ese favor, todo estará bien."

"...Así que no hay problemas con el lugar, pero ¿que hay sobre las invitaciones? ¿Deberíamos hacer que el Conde las mande?"

¿Qué está diciendo?, pensó Philip. Este evento se estaba llevando a cabo por su familia para elevar su reputación. ¿Por qué, después de invertir tanto trabajo y preparación, tendría él que entregarle la parte más beneficiosa a otros?

(Así que ésa es su mentalidad de un esclavo hablando. Qué triste... No quiero terminar como él.)

"Todo estará bien. Le pedido la señora que me prestó el lugar para que me ayude con el trabajo de preparación. Por supuesto, yo decidiré la lista de invitados."

"...De todos modos, podría ser muy grosero no permitir que el Conde le dé el visto bueno. Todavía no es muy tarde para pedir la ayuda del Conde. Además, ¿realmente sabes qué familias invitar sin causar ofensas?"

"Lo sé, hasta cierto punto, y pretendo invitar a algunas personas especiales esta vez. La señora ya me ha dado sus nombres."

"Tú..."

Los ojos de su padre se llenaron de duda.

"...¿Has sido manipulado por las palabras de esa señora?"

"¡Padre! ¿Cómo puedes decir eso? ¡Ésta idea fue mía e hice que sucediera!" Es verdad que tuve que prestarme algo de ayuda para conseguirlo. Pero esa señora estuvo de acuerdo en que mi plan tenía méritos luego de oírlo — ¡lo que significa que vio que mi plan podía tener éxito, y sintió que yo podía pagar el precio apropiado! ¿Qué has estado pensando todo este tiempo? ¡Bajo circunstancias normales, deberías estar dándome todo tu apoyo como el siguiente jefe de la familia!"

Eso era cierto. La señora había dicho, "Estaré complacida de prestarle ayuda si permite que varios de los nobles a los que soy cercana asistan también." Era debido a que ambos tenían una relación de mutuo beneficio que él había ido a pedir su ayuda. Él definitivamente no estaba siendo manipulado ni nada como eso.

Ella era completamente diferente a ese conde que controlaba a su padre, que se robaba todas sus ganancias y que lo dejaba sin nada.

Eres tú el que está siendo controlado, quería decir Philip.

"...Perdóname. Pero ¿podrías decirme el nombre de esa señora?"

Philip contuvo su rabia. Después de todo, estaba hablando con alguien que aún no había dejado de lado su naturaleza de esclavo. Tenía que abrir su corazón y tomar todo esto con calma.

"Su nombre es Hilma Cygnaeus. ¿Has oído ese nombre antes?"

"No, nunca antes he oído de ella. ¿Qué hay de ti?"

El mayordomo negó con la cabeza. Philip estaba orgulloso de haber logrado conocer a alguien que ni siquiera su padre, que tenía un largo tiempo inmerso en le sociedad de la nobleza, conocía.

"Preguntaré la opinión de la señora sobre el asunto del Conde. Dejarla de lado y pedir la ayuda del conde en su lugar podría causar problemas. ¿Alguna otra cosa, padre?"

Su exhausto padre no tenía una respuesta para esto.

Aunque estaba un poco insatisfecho, Philip comenzó a llevar a cabo su plan. El siguiente paso era enviar la invitación para la emisaria del Reino Hechicero, la Señorita Albedo y luego pensar en cómo consolidar su posición desde ese punto.

Parte 4

Un gran salón se extendía ante los ojos de Philip, fácilmente igualaba a aquel salón de baile en el Palacio Real — no, era aún mejor.

No pudo evitar pensar sobre cómo mostrarles esto a los demás. Por supuesto, Hilma se había ocupado de los preparativos para éste lugar. Sin embargo, ella le había preguntado de antemano: "¿Debería preparar un evento de baile regular, o un espectáculo incomparable? Esto último requerirá un mayor favor a cambio." Y Philip había escogido lo último sin ninguna duda.

En otras palabras, este baile de gala había sido organizado por el favor que Philip había pagado — en otras palabras, era un evento que correspondía al esfuerzo que él había puesto. Además, estaban los muchos nobles que se habían reunido aquí debido a él.

Era perfecto. Sin embargo, se debía a esto que Philip se sentía descontento con cierto detalle.

Él había decidido el lugar en la invitación —aunque había dependido de la sabiduría de otros, la decisión final seguía siendo suya— y el sello de cera usado en las cartas había pertenecido a su familia. Más importante aún, todos estaban reunidos aquí para conocer a la emisaria del Reino Hechicero. Y era Philip quien la había invitado aquí.

En otras palabras, él era el organizador y el que había trabajado para hacer que esto sucediera, así que era él quien debería estar recibiendo las palabras de elogio y los gestos de gratitud. Ellos deberían de estarle agradeciendo a Philip por invitarlos a un evento como éste. Ellos también deberían estar alabando su valor por invitar a la emisaria del Reino Hechicero, a quien nadie más se había atrevido a acercarse.

En lugar de eso, ¿qué estaba pasando ahora?

La primera persona con la que todos hablaron una vez que llegaron, fue Hilma. Sólo después de eso vinieron a saludarlo. Adicionalmente, sólo lo hicieron de mala gana, luego de que Hilma mencionara el nombre de Philip. ¿Qué hubieran hecho si ella no lo hubiese mencionado?

Ya que le debía un favor a Hilma, tenía que soportar el hecho de que ella era más notable que él. Sin embargo, todo lo que sentía hacia esos nobles era fastidio. Siguiendo los principios básicos de la sociedad de la nobleza, debería ser obvio a quién deberían de haber saludado primero.

(Es por eso que todos ustedes son un grupo de inútiles. Cheh, parece que aceptar la sugerencia de Hilma fue una mala idea.)

Había usado la información de Hilma para invitar a estos nobles.

Los nobles a los que había escogido eran jefes de familia recién elegidos gracias a la guerra con el Reino Hechicero, o aquellos que pronto se convertirían en jefes de sus familias. En otras palabras, estas personas se encontraban en una situación similar a la de Philip.

La razón por la que había aceptado la sugerencia de Hilma se debía a que no había muchas personas que pensaran como lo hacía Philip. Si no hubiera habido cambios en el liderazgo de las familias, lo más seguro sería que todos pensarían mal del Reino Hechicero.

Sin embargo—

(¿Hay alguien aquí no sea un incompetente?)

Miró a los invitados que acababan de llegar, y entonces se dirigió hacia Hilma.

Qué metida de pata, pensó Philip.

Esos idiotas enterrados bajo sus árboles genealógicos eran verdaderamente idiotas. Era por eso que se habían equivocado con la persona a la que tenían que hablar primero. O más bien, se podía decir que no había otra razón para eso.

(...No, pero, ¿no es esto algo bueno? Ya que son idiotas no podrán obtener el liderazgo, ¿correcto? Si aquí hubiera otro noble con cerebro además de mí, no sería capaz de obtener el mando de la nueva facción que fundaré, y lamentablemente, mi familia tampoco es demasiado poderosa.)

Ésta podría ser una oportunidad para él. Ya que éste era el error de ellos, él lo tomaría como que le debían un favor por no hablar primero con él, y luego se los cobraría en el futuro.

Justo cuando lo planeaba con entusiasmo, Hilma apareció ante él.

Era una mujer que casi no era más que un saco de piel y huesos.

Su delgadez enfermiza daba la impresión de que tenía alguna enfermedad severa. Probablemente habría sido hermosa si tuviera más carne en los huesos, pero eso era cosa del pasado.

"Philip-sama, parece ser que todos los invitados han llegado."

"¿Es así?"

En otras palabras, todos aquí lo veían como al número dos, pensó Philip. Intentó ocultar sus sentimientos de inferioridad, pero Hilma pareció ver a través de él.

Ella se rió.

"Parece insatisfecho."

"No, ciertamente no."

Philip sonrió. Él era un noble — podía encargarse de tales intrigas.

"No hay necesidad de mentir. Le estoy prestando mi apoyo en esto porque me traerá beneficios, Philip-sama. No podemos tener secretos entre nosotros."

Sus palabras estaban teñidas de adulación.

Eso era.

El corazón de Philip se estremeció.

Ésta era la actitud correcta que debería tener un plebeyo.

Finalmente estaba experimentando la situación que tanto había anhelado, y la infelicidad en su corazón se esfumó como si todo hubiera sido mentira.

"¿Sucede algo, Philip-sama?"

"No... bueno, ahora que lo pienso, no estoy molesto, pero sí algo inquieto."

"¿Qué le causa incomodidad? ¿Algo le falta? Si es así, ¿debería prepararlo antes de que llegue la emisaria-dono?"

"No se trata de eso," dijo Philip mientras tosía. "Simplemente no esperaba que las personas de aquí fueran tan... poco excepcionales. Incluso si reuniera a todas estas personas en una facción, me pregunto si podría competir con las otras facciones. Eso es lo que me inquieta."

"Ya veo, así que es eso."

Hilma sonrió.

Era demasiado delgada como para inspirar lujuria. Incluso así, su encanto era tal que le hizo tragar saliva.

"Pero entonces, ¿no es que ya que son así necesitarán de su cuidadoso liderazgo, Philip-sama? Me gustaría llamar su atención sobre sus dominios — ¿los campesino de allí son muy inteligentes? "

"No—"

"¿Y no es por eso que requieren de un líder sabio?"

"Sí, en efecto, así es."

"Si se trata de usted, Philip-sama, estoy segura que será capaz de dirigir bien esta facción. También le proveeré de tanta ayuda como me sea posible."

"Debido a que le traerá beneficios, ¿estoy en lo cierto?"

"Pero por supuesto. Le estoy ayudando porque estoy segura que cosecharé beneficios por hacerlo."

Hilma se rió.

La ira en el corazón de Philip había desaparecido por completo.

Todo lo que Hilma dijo era correcto.

Philip agradeció a su suerte por haber podido conocer a una mujer como Hilma.

Ella tenía amplios contactos, una gran fortuna, y acceso a muchísimas más cosas que Philip no podía obtener dentro de la Capital Real. La explicación que tenía sobre por qué alguien como ella querría obtener un favor de él también era bastante razonable. Además, sus términos de pago eran también muy simples, y era por esto que él se sentía tranquilo de hacer uso de ella.

"Si me ayuda, haré que sea más rica que cualquier otra mujer." 

Los ojos de Hilma se agrandaron un poco, y luego sonrió contenta.

"Bueno, eso sería bastante encantador. Me gustaría poder usar collares incrustados con muchas piedras preciosas como lo hacen las mujeres nobles. Entonces, por favor trabaje duro, Philip-sama."

"Ah, déjemelo a mí... Entonces, ¿podría hacerle otra pregunta a mi colaboradora-dono?"

"Sí, por supuesto."

"...¿Podría saber por qué es tan delgada? ¿Tiene alguna molestia física?"

Sería un problema si ella no pudiera seguir apoyándolo. Si ni siquiera los sacerdotes podían curarla, entonces él tendría que buscar a un reemplazo para ella, o permitir que ella le recomiende a un sucesor.

"Oh, no es un problema digno de mención, no."

"He oído que algunas herederas hacen dieta para perder peso, ¿es esa la razón?"

Hilma sonrió. Ésta era la primera vez que Philip veía una sonrisa que transmitía tal malestar sin palabras.

"No se trata de eso. El hecho es, que no puedo comer alimentos sólidos, así que sólo consumo bebidas, y no puedo beber demasiado tampoco... sí. Por favor, no se preocupe. Haré que alguien use magia curativa si se trata de una enfermedad."

Su estado de ánimo volvió a la normalidad, como si nada hubiera pasado.

"Definitivamente no moriré antes de cosechar los beneficios de nuestra relación, Philip-sama."

"Oh, ohhh, en verdad, entonces está bien. Sin embargo... ¿Por qué no puede comer alimentos sólidos?"

Eso no fue más que un comentario casual, pero tuvo un impacto significativo. Se sintió como si la emoción hubiese desaparecido del rostro de Hilma.

El cambio fue mayor que el anterior, e hizo que Philip se sintiera inquieto.

"¿Sucede, sucede — algo?"

"Ah, ahhh, mis disculpas. Simplemente recordé algunas cosas."

Hilma cubrió su boca cuando dijo esto, y se veía muy pálida.

"Ah — mis disculpas por hacerle recordar algo desagradable."

¿Qué es lo que le había pasado para hacer que fuera incapaz de comer alimentos sólidos? Aunque ahora disfrutaba de amplias conexiones sociales y tenía la suficiente riqueza como para vivir en decadencia, ella debía de haber vivido una época en la que no podía alimentarse apropiadamente. Él quería seguir investigando, pero hacerlo probablemente sería una muy mala idea.

"Philip-sama, creo que ya es casi el momento de llamar a la emisaria. Creo que si usted fuera a escoltarla, todos lo verían con diferentes ojos. Eso probaría que usted fue el organizador más que cualquier cantidad de palabras — les demostraría quien es la persona más poderosa aquí."

"¡Ohh! Ciertamente, así es."

Debido a que ella se había presentado sola en la cena de la Familia Real, Philip había pensado que ese tipo de cosas eran normales. Así que no era así. Le avergonzaba saber que ése no era el caso, y fingió que lo había olvidado pero que acababa de recordarlo.

"Seguramente todos se sorprenderán. Las muchas personas que no vinieron a hablar con usted sin duda se sentirán ansiosas y preocupadas, Philip-sama."

Una alegría sádica despertó en el corazón de Philip. Algunos de los nobles de aquí tenían una posición mayor a la suya y también tenían dominios más grandes. Qué tipo de expresión pondrían cuando lo vieran, a él que alguna vez había sido considerado como la carga de la familia...

(continúa) 202/453p

"Es cierto, no estaría bien dejarla esperando. Me dirigiré para allá."

"Entonces, haré que alguien de mi personal le muestre el camino."

Guiado por uno de los sirvientes de Hilma, Philip se dirigió hacia la habitación de la emisaria del Reino Hechicero, Albedo.

Tocó la puerta, y luego la abrió.

Lo que vio detrás de esa puerta era una mujer cuya belleza no tenía rival.

Llevaba un vestido de color negro azabache, aunque no era el mismo de su encuentro en el Palacio Real. Sus hombros desnudos brillaban como el alabastro, y aunque su collar consistía de piedras preciosas unidas entre sí, no se veía de mal gusto, sino que acentuaba su belleza.

(Qué hermosa...)

Philip se sonrojó sin querer.

"—Entonces, ¿vamos?"

"Sí. Por favor permítame ser su escolta."

Philip tomó una mano enfundada en un guante de encaje negro, y ayudó a Albedo a ponerse de pie.

Una fragancia llegó a su lado. ¿Qué tipo de perfume es éste?, hace que mi corazón se sienta tan ligero. Aunque inconscientemente quería olerlo, eso habría sido terriblemente grosero.

Aunque ambos ya estaban caminando lado a lado hacia el salón de baile, avanzar en silencio como estaban hacía que el aire se sintiera pesado. Philip se esforzó por encontrar un tema apropiado del que hablar, pero para cuando se le ocurrió algo, ya estaban cerca a su destino.

"Hay muchos nobles en el salón de baile. Todos ellos se han reunido para verla, Albedo-sama."

Parecía algo precipitado, pero no obstante eso, recibió una respuesta inmediata.

"¿Es eso realmente cierto? Gracias por su ayuda, Philip-sama."

Albedo sonrió con ternura, y el corazón de Philip latió con fuerza.

Aunque esto probablemente no era así, ¿era posible que él le estuviera comenzando a gustar?

Él era un hombre que pronto se encontraría a la cabeza de una gran facción. Por el contrario, el Reino Hechicero poseía un poder militar abrumador, pero por ahora no era más que una ciudad estado.

Cuando uno lo pensaba de esa forma, él era un gran partido.

Sin mencionar, que tampoco estaba casado.

"Ahora que lo pienso, ¿ya está casada, Albedo-sama?"

Albedo se congeló. Él había visto su amable sonrisa muchas veces ya, pero ésta era la primera vez que veía esa expresión en ella.

Philip sintió un poco de vergüenza apoderándose de él al mismo tiempo que se daba cuenta de que había hecho una pregunta inapropiada.

"Qué cosa extraña pregunta, Philip-sama. Lamentablemente, aún no tengo un compañero de ese tipo, y tristemente sigo soltera."

"¿Es eso así? Teniendo en cuenta su belleza, hubiera esperado que sus pretendientes se presentaran cada dos por tres, Albedo-sama."

"Fufu — es toda una sorpresa que ninguno de dichos pretendientes haya venido a mí. Sin embargo, tales ofertas serían bastante preocupantes para mí, así que difícilmente es algo malo, en mi opinión."

"Ya veo..."

Antes de abrir la puerta, Philip colocó una mano sobre el fragante hombro de Albedo, y lentamente la trajo a su lado.

Hubo un extraño sonido como el rechinar de dientes. Philip miró a su derecha para ver de dónde venía.

"¿Sucedió algo?"

Las pequeñas dudas que sentía se desvanecieron cuando Albedo le hizo esa pregunta con una sonrisa en el rostro.

"No, no es nada. Entonces, por favor permítame."

***

¿Qué era exactamente lo que veían sus ojos?

¿Qué pensaban estos nobles lujosamente vestidos de esta escena?

Hilma estaba interesada en la respuesta a esas preguntas.

Cocina de primera, sirvientes de primera, utensilios de primera, música de primera, y unas basuras de nobles que ni siquiera llegaban a ser de tercera.

La personas reunidas aquí eran en su mayoría buenos para nada que no valían ni lo que consumían, hijos terceros e inferiores que eran reemplazos de los reemplazos. Habían sido forzados a agachar la cabeza ante el mundo por diversas razones y estaban llenos de resentimiento.

Las miradas en sus rostros lo revelaban todo.

Muchas de ellas expresaban la alegría despreocupada de la libertad. Muchas otras estaban consumidas por llamas del deseo. Para esta gente, este lugar era uno en el que podían disfrutar plenamente de su vanidad.

Pero por otra parte, la función de este lugar siempre había sido la de área de alimentación.

La sociedad de los nobles en el Reino se encontraba sumida en el caos en estos momentos.

Habían pasado varios meses desde la guerra con el Reino Hechicero, pero las cicatrices que había dejado atrás eran grandes y no podían sanar del todo. Diversas facciones se habían disuelto debido a esto y unas nuevas habían surgido para tomar sus lugares. Los nobles en posiciones altas habían sido desplazados por aquellos cuyas familias antiguamente habían sido de clase baja.

El caos actual del Reino era una oportunidad increíblemente buena para todas las personas no afiliadas a alguna de las facciones. No, podría ser la última oportunidad que tenían. Si las facciones se establecían nuevamente, podrían verse a sí mismos exiliados a un segundo plano otra vez.

Era debido a eso, queesta reunión era un área de alimentación para ellos.

Una en la que los peces hambrientos atraían a los peces pequeños hacia sus estómagos.

Por el contrario, ¿los peces pequeños se dejarían comer sin siquiera darse cuenta? ¿O se percatarían de algo y se librarían hábilmente? O tal vez — ¿habría algunos nobles llenos de deseos que le darían la vuelta a la situación frente a sus presuntos devoradores?

Luego de estudiar este escenario por casi una hora, Hilma concluyó que en este lugar no había nobles que pudieran considerarse de primer nivel, del tipo que ella quería atrapar con todas sus fuerzas.

Aun así, no estaba decepcionada con este resultado. Por supuesto, estaría preocupada si hubiera algún noble de primera desfilando en un lugar peligroso como éste.

Había sido muy cuidadosa al momento de mandar las invitaciones, pero Hilma no pensaba que era perfecta. Sin duda había alguien de una de las facciones aquí.

Sin embargo, eso sería interesante, pensó.

Mientras más tuviera que reportar, más se incrementaría su propio valor. Esto no era absolutamente negativo para ella.

(Entonces, ya casi es hora, ¿no?)

Había pasado una hora y media desde que comenzó la fiesta, así que era el momento indicado.

El verdadero trabajo de Hilma apenas estaba comenzando.

—Era aterrador.

Su anterior arrogancia se desvaneció como si no hubiera sido más que una mentira.

Tal vez un término suave como "aterrador" no sería capaz de expresar el terror puro que la inundaba desde su estómago. Pensó en huir con todas sus fuerzas mientras imaginaba el infierno que la esperaba si los hacía enfadar.

Por supuesto, si en realidad hacía eso, seguramente sufriría un destino que haría que ese infierno se sintiera como un paraíso maravilloso.

Como miembro de los Ocho Dedos, ella había dictado muchas órdenes de asesinato a sus subordinados. También había ordenado la tortura de las personas antes de que las mataran. Pero a comparación de lo que esos monstruos habían hecho, sus órdenes rebosaban con el bálsamo de las ternuras humanas.

"—Hilma."

La voz de detrás de ella la asustó, y sus hombros dieron un salto.

Cuando se dio la vuelta, vio al hombre más estúpido en este salón.

"¿Hm? ¿Algo anda mal?"

"No, Philip-sama, nada va mal."

Hilma ocultó sus verdaderas emociones en una sonrisa. Entre esas emociones sentía rabia por haber sido sorprendida por un pedazo de basura como él.

"Albedo-sama quería descansar por unos diez minutos, así que vine a verla a usted."

"Eso es bastante razonable, teniendo en cuenta que ha estado hablando con todos los invitados. Lo entiendo. Entonces, acompañaré a Albedo-sama a la sala de descanso."

"¿En verdad? Entonces, yo también iré."

¿En qué demonios está pensando? Esa era la respuesta que Hilma quería darle. No, era posible que hubiera sentido algo.

Con cautela en el corazón, Hilma continuó su acto:

"Siento que sería mejor que no lo haga."

"¿A qué se debe eso? Estaba al lado de Albedo-sama hasta hace un momento. No debería ser extraño que vayamos juntos, ¿cierto?"

Ahora, Hilma estaba segura de que este hombre no sospechaba nada.

En otras palabras, era un imbécil entre imbéciles, un bueno para nada que no poseía ni los conocimientos ni la etiqueta para ser un noble.

"Me temo que si una dama es acompañada al área de descanso por un caballero que no es su marido, podría dar lugar a la difusión... de rumores inapropiados para ambas partes."

"Ahhh. Sin embargo, mi plan es regresar de inmediato una vez que llegue allá."

"Aun así, no sería del todo apropiado. Entiendo su preocupación por ella como el anfitrión de este evento. No obstante, también soy la proveedora del local, así que por favor permítame hacerme cargo de esta responsabilidad y escoltar con seguridad a Albedo-sama al área de descanso."

"Ahh..."

Parecía que iba a decir algo más, así que Hilma esperó en silencio a que terminara.

La verdad era, que ella quería acabar con esto tan pronto como fuera posible, pero desafortunadamente, este imbécil era también la fuerza impulsora detrás de esta reunión. No podía ser demasiado grosera hacia él.

"¿Qué cree que debería hacer para unirme a ella en matrimonio?"

"¡¿Haaaah?!" Hilma se había olvidado por completo de mantener su personaje debido a lo que oyó. "¿Eh? ¿Qué dijo?"

"Hablo de, una forma de hacer que Albedo-sama se case conmigo."

¡¿En serio?!

Hilma luchó con sus ganas de gritar esas palabras. Casi no podía creer que alguien pudiera en verdad ser así de estúpido. De acuerdo a la información de Hilma, la persona a la que él estaba cortejando era la mano derecha del Rey Hechicero — en otras palabras, alguien que ocupaba un puesto equivalente al de un primer ministro. Era impensable que un noble de clase baja de un país vecino pudiera siquiera pronunciar esas palabras a alguien como ella...

Tal vez si en su lugar hubiera pedido casarse con la Princesa Renner, Hilma habría estado menos sorprendida.

"Ahhh, pero verá, también soy un hombre que consiguió reunir a toda esta cantidad de nobles. No creo estar muy por detrás de ella, ¿qué cree usted?"

Sin darse cuenta de ello, la garganta de Hilma se contrajo fuertemente.

Aunque sabía que esas cosas no se arrastrarían al interior de su garganta, la ansiedad y el terror del trauma que había sufrido la llevaron a hacer eso.

No, eso no era algo que pudiera resumirse con la palabra "trauma".

¿Qué tal si esa persona oía esas palabras estúpidas, que para una mujer tenían cero atractivo? ¿Qué pasaría? Sería bueno si únicamente Philip fuera a sufrir las consecuencias. Pero si ella era castigada también, ese infierno negro podría muy bien estar aguardando por ella.

"En, en cualquier caso, es casi imposible de arreglar. He oído que ella ocupa una posición equivalente a la de un primer ministro en el Reino Hechicero. Es lo mismo que decir, que en Reino sería una duquesa."

"¿Pero el Reino Hechicero no es una pequeñez de ciudad estado?"

"No, no, no puede hablar de ellos de esa forma."

Esas palabras, que parecían burlarse del Reino Hechicero, hicieron que a Hilma se le pararan los pelos.

Era verdad en términos de territorio, el Reino Hechicero era pequeño, incluso si se incluía a las Planicies Katze. Sin embargo, ¿no era su poder militar abrumadoramente superior? Independientemente de la cantidad de esfuerzo que se pusiera en el comercio, la diplomacia y otros campos, las relaciones entre los países seguían decidiéndose por su fuerza militar comparativa. No importaba que tan grande fuera el territorio de una nación, porque una vez que esa nación perdiera, todo le sería quitado.

Si él no podía entender siquiera ese hecho, ¿entonces cómo podría ella explicarlo de una forma que éste imbécil pudiera entender?

Hilma lo meditó profundamente, pero no pudo encontrar una respuesta. Después de todo, la sabiduría y la estupidez eran dos caras de la misma moneda.

Al final, tuvo que razonarlo para él.

"No puede hacerse. No hay posibilidades de que esa mujer se case con usted, Philip-sama."

"...Pero pensé que el ambiente era bastante bueno. ¿Es que no nos veíamos bien juntos cuando hicimos nuestra entrada?"

Así que eso era lo que estaba pensando, pensó Hilma con sorpresa.

(Podría ser que actuaba como si tuviera el respaldo del Reino Hechicero para atraer a las persona a su lado? Este tipo es el idiota definitivo... en verdad, no me hagas eso, te lo ruego. Por favor no hagas que esa persona se enfade.)

Hilma sintió algo agrio subiendo desde el estómago.

Sin embargo, al mismo tiempo, quería dejar que este tipo supiera qué era lo que se sentía tener algo retorciéndose en su estómago.

"...Tal vez he hablado de más. Por favor permítame escoltar a Albedo-sama. Usted debería quedarse aquí y divertirse como el hombre de la caza, Philip-sama."

"...Bueno, ya que es así, no hay remedio. Le encargo a Albedo-sama, entonces."

Eso lo haría sin necesidad de que tú lo digas. Hilma agachó la cabeza, conteniendo esas palabras en su corazón. Entonces, para evitar seguir oyendo más de las estupideces de este idiota, fue directamente al lado de Albedo.

Albedo estaba hablando con un noble. Bajo circunstancias normales, Hilma habría observado la atmósfera y le habría dado algo de tiempo. Sin embargo, lidiar con ese bobo la había dejado exhausta, así que interrumpió inmediatamente y se dirigió a Albedo:

"Perdóneme, Albedo-sama, parece ser memento de que tome un descanso."

"En efecto... Mis disculpas, permítame tomar un pequeño descanso."

Tomando a Albedo de la mano, Hilma la guió fuera del salón de baile.

"Fu~ ...Ah, qué desagradable."

Hilma se dio la vuelta cuando oyó la voz desde atrás. Si las cosas realmente eran así de malas, ¿qué era lo que debería hacer?

Mientras se volteaba, vio a Albedo frotando suavemente su hombro con un pañuelo.

Los ojos de Albedo se cruzaron con los de Hilma.

"Un hombre desagradable me tocó. Sólo hay un hombre en este mundo que tiene permitido tocar mi cuerpo de modo lujurioso... Mierda. Ese pedazo de basura descerebrada..."

Sus palabras fueron acompañadas por un rechinar de dientes. Y pensar que ese rostro, que típicamente mostraba una sonrisa amable, sería capaz de exhibir su desagrado tan abiertamente. ¿Era ése un indicador de lo descontenta que estaba realmente?

Hilma vaciló. ¿Debería hablar con ella? ¿O era éste el preludio de su castigo?

"...¿Qué debería hacer? Di algo."

"Ah, s-sí..." respondió Hilma al mismo tiempo que su corazón se llenaba de un terror incomparable. "Puedo entender cómo se siente, Albedo-sama."

"Vaya, si es así... ¿puedes deshacerte de esa criatura y luego respaldar a otro hombre en su lugar?"

"Si eso desea, entonces prepararé de inmediato otra marioneta para sus hilos, Albedo-sama."

Albedo abrió la boca, y luego la cerró. Repitió varias veces esa acción.

Era una sugerencia muy atractiva, una que haría vacilar a cualquiera.

Sin embargo, no importaba a quien escogía. A esa persona sólo le aguardaría el infierno. Con todo, cualquier cosa que le pasara al idiota de Philip, lo único que se podía decir era que él se lo había buscado.

"Hu... Olvídalo. Él es sólo una molestia ordinaria. La estupidez de esa persona causó una gran impresión en los nobles en la cena real, así que cambiarlo ahora sería un ligero desperdicio... Hm, hacerlo podría ser divertido. Pero no, probablemente no. "

Hilma recordó la conversación que había tenido hace un momento, las fantasías desbocadas y los delirios de un absoluto demente que quería casarse con Albedo.

¿Qué cambiaría si se lo contaba a ella?

No, eso era demasiado aterrador. No había forma de que ella tuviera el valor de decírselo a Albedo. Después de todo, también podría verse envuelta en eso.

"No ha hecho nada, pero cree ser el único especial. Realmente ha alcanzados el nivel final de incompetencia."

"En efecto. Pronto podré desparramarlo por todo el suelo. Debe ser castigado por el crimen de tocar este cuerpo mío, el cual le pertenece a Ainz-sama, con sus sucias manos."

No volvieron a hablar después de eso, ni tampoco se encontraron con nadie más. Hilma llevó a Albedo a cierto cuarto.

Una vez que llegaron al cuarto, Hilma casi colapsó debido a que sus piernas flaquearon por el alivio que sintió. Lidiar sola con esta mujer —que era una confidente de ese rey demonio que incluso pudo dominar a Jaldabaoth— había drenado una enorme cantidad de su resistencia. Sin embargo, ser incapaz de permanecer de pie era algo absolutamente prohibido.

Hilma reunió todas sus fuerzas. En su corazón, decidió dormir por un día entero luego de que todo esto hubiera terminado.

"Por aquí, por favor."

Luego de que Hilma abriera la puerta, los hombres sentados en las sillas en el interior se pusieron de pie como si fueran uno. Todos ellos eran tan delgados como Hilma. Ellos eran los colegas de Hila; los cinco jefes de división de los Ocho Dedos y su presidente, haciendo un total de seis personas.

Ellos también eran las personas en quienes Hilma más confiaba en este mundo. En el pasado, se habían enfrentado por las ganancias, pero ahora ya no pensaban de esa forma. Luego de enterarse de la conexión entre Jaldabaoth y el Reino Hechicero, sus destinos estaban ahora ligados. No tenían otra opción más que trabajar como esclavos hasta que este país fuera consumido y ellos fueran liberados.

Estos, sus amigos cercanos, agacharon las cabezas profundamente al mismo tiempo que observaban la encarnación misma del terror (Albedo). El miedo que no podían ocultar se manifestó a sí mismo en el temblor de sus hombros.

Hilma cerró la puerta del cuarto, y Albedo tomó el asiento mejor situado del cuarto. Los hombres y Hilma no se sentaron, sino que permanecieron de pie mientras esperaban sus órdenes.

"Entonces ahora, una orden para todos ustedes. Van a transferir recursos al Reino Hechicero."

"Entendido, estoy deseoso de servir."

El jefe de la División de Contrabando no perdió ni un momento en responder. ¿Cómo podría demorarse? Una vez que habían sido convocados de esta forma, la única respuesta posible a cualquier orden que recibían era "Entendido". No había nada más que pudieran hacer además de eso.

El jefe de la División de Contrabando había perdido mucho de su poder en el Gremio de Comerciantes durante el disturbio de Jaldabaoth, cuando muchos de sus recursos habían sido robados. Incluso así, había ventajas en encontrarse en su posición. Esto se debía a que los tratos con los nobles que habían participado en la guerra contra el Reino Hechicero habían sido hechos enteramente en términos de dinero en efectivo. O tal vez, sería más exacto decir que su poder estaba regresando lentamente ahora que los comerciantes, que habían concedido créditos a los nobles, ahora sufrían para cobrarlos.

"No me refiero a eso. Todo lo que necesitas hacer es llevar a cabo intercambios comerciales al precio apropiado. Después de todo, usarás el dinero obtenido para importar comida como preparación a la inminente hambruna en el Reino. Compra las raciones que el Ejercito Real no pudo movilizar a tiempo —no, comienza por comerciar en los mercados futuros de cereales*. Después de todo, Ainz-sama ya dio inicio a la producción de comida a gran escala."
(*Un mercado de futuros es donde se negocian los contrato de futuros, que son acuerdos en los que se compra un número determinado de bienes para una fecha futura y determinada y a un precio establecido de antemano.)

El futuro del que hablaba seguramente se haría realidad, dada la pérdida masiva de mano de obra en el Reino.

"Entendido. Movilizaré a los mercaderes de inmediato."

"Estos son especialmente importantes. Asegúrate de que estén en el primer envío que nos llegue."

El hombre aceptó con cuidado y gentileza el trozo de papel que ella le había arrojado.

"¡Sí!"

"Entonces, ¿qué noticias hay sobre los ítems mágicos?"

Otro hombre pareció dar un salto en el aire.

"¡Mis más sinceras disculpas!"

Dobló su cintura y presionó la cabeza contra la mesa, con una sorprendente cantidad de fuerza.

"Mis subordinados actualmente se encuentran infiltrando el Gremio de Magos para conducir una investigación a fondo sobre ellos. Si me pudiera permitir un poco más de tiempo — no, ¡si está dispuesta a aceptar un informe provisional, puedo entregarle uno justo ahora!"

"Olvídalo, entonces. Sólo apresura tus acciones. Además... sí. ¿Ya han tomado una decisión sobre sus nuevos colegas? Si es así, tendrán que traerlos para llevarlos de vuelta para su bautismo."

Los colegas en cuestión estaban destinados a ocupar los asientos vacíos de los Ocho Dedos como sus nuevos jefes de división.

Cuando recordó con exactitud lo que ese bautismo implicaba, Hilma contuvo las ganas de vomitar. Expresiones similares a la de ella aparecieron en las caras de sus amigos, que intentaban desesperadamente mantener sus nervios faciales bajo control.

Era un bautismo demoniaco, que destrozaba la voluntad y borraba por completo cualquier atisbo de resistencia en el interior de los sujetos. Si alguna de estas personas tuviera que pasar por eso nuevamente, no había duda de que comenzarían a llorar como niños.

"Lo siento mucho, pero no lo hemos decidido aún," dijo el Presidente.

Eso era verdad, y también mentira.

La razón por la que dijo eso fue porque las divisiones que los recién llegados liderarían ahora eran inútiles. Los sitios vacíos les pertenecían a los jefes de las divisiones de Seguridad y Trata de Esclavos. Difícilmente había comercio en esta última, así que había poco beneficio en hacer que alguien ocupe esa posición. Y sobre la otra posición, la necesidad misma de su existencia estaba en duda. Además—

"Los caballeros que se nos permitió usar han tenido un desempeño excelente. Podría no estar fuera de la cuestión que ellos mismos sirvan como jefes de división."

Los caballeros a los que se refería eran los no-muertos que les habían prestado, cada uno poseedor de un poder increíble.

Una vez que se percataron de que los Seis Brazos estaban muertos, un grupo de subordinados —cuyos líderes habían sido originalmente Trabajadores— comenzaron a tramar un derrocamiento violento. Como resultado, ellos enviaron a una de esas criaturas no-muertas. Al final, esa entidad había eliminado a casi 40 personas sin dejar escapar ni a uno de ellos.

Había otra razón para hacerlo, una bastante ridícula, de hecho. Era porque nadie en este lugar quería que alguien más pasara por lo mismo que ellos. Estos despiadados amos del bajo mundo que podían ordenar tranquilamente la muerte de un hombre, no querían que nadie probara la misma desesperación que ellos habían vivido. Así era como los protegían.

"...Lo entiendo. Estará bien siempre y cuando la organización pueda funcionar de manera normal. Entonces, ¿tienen alguna solicitud en particular para mí?"

"Temo preguntar, pero hemos descubierto que los Esqueletos han producido resultados excelente en las minas que he adquirido. Si fuera posible, me gustaría quedarme con ellos por un poco más de tiempo."

"Hmm, por supuesto. Si puedes pagar la cuota apropiada, entonces no habrá problemas."

"Mi más sincero agradecimiento."

La frente del que hablaba comenzó a sudar profusamente. Y la secó con un pañuelo tan húmedo que había cambiado de color.

Lo aterrador del Reino Hechicero no era únicamente el látigo que empuñaba, sino también los dulces que ofrecía.

Ellos no se quedaban con todo como harían los fuertes con los débiles, sino que hacían negocios como comerciantes hábiles y actuaban según las reglas.  Con tal de que no mostraran ningún signo de traición, incluso podrían sentir la tranquilidad de saber que eran protegidos por seres poderosos. Por supuesto, si la oportunidad se presentaba sola, de todas formas escogerían huir aterrados.

"Entonces, no hay mucho más que pueda decir frente a ustedes. Creo que ya mencioné esto antes, pero hagan su mejor esfuerzo para ayudar al Reino Hechicero a devorar al Reino en el futuro. En preparación para ese día, harían bien en comenzar a hacer avances para su conversión en hombres de negocio legítimos."

"¡Entendido!"

Todos hicieron una nerviosa reverencia hacia ella.

Era imposible que alguno pudiera oponerse a que Reino Hechicero devorara al Reino. Ya que estos monstruos lo habían declarado, sólo era cuestión de tiempo antes de que sucediera realmente.

Al principio habían pensado en pedir la ayuda de Roza Azul, Gota Roja y Oscuridad. Sin embargo, luego de enterarse del increíble poder del Rey Hechicero, que contaba con Jaldabaoth como uno de sus subordinados, se dieron cuenta de que no había ninguna esperanza. Todo lo que podían hacer era agachar las cabezas y esperar a que llegara el final.

"Ah sí, cierto—"

Hilma y los otros miembros temblaron.

"Hay algo más que quería decirles. Hay un ítem mágico que quiero que localicen por mí usando sus redes de inteligencia. Registren lo que averigüen en un pergamino a intervalos regulares y envíenlo a Albedo en el Reino Hechicero. Sin embargo, no conozco nada sobre su apariencia externa, así que hay ese problema."

"...¿Qué tipo de ítem mágico sería?"

"Es un ítem mágico que puede controlar la mente de su objetivo."

"Control mental... ¿algo como una varita de seducción?"

"No, se siente como si tuviera que ser algo más poderoso. Estoy buscando algo que no se encuentra en circulación general, un ítem legendario, o al menos noticias sobre él. Deben informarme de todo lo que encuentren, sin importar que tan insignificante sea. ¿Lo entienden?"

El control mental del que hablaba era un efecto aterrador.

Era obvio por qué debía tener cuidado con un ítem como ése, por lo que mostraron de inmediato que lo entendieron.

***

"¡Pri-Pri-Princesa-sama!"

La sirvienta abrió la puerta e ingresó, claramente asustada.

No había tocado, lo que difícilmente era un acto digno de alabanzas, pero eso daba a entender que había sucedido algo que la había alterado hasta el extremo de no hacerlo.

Renner entendió de inmediato lo que sucedía. Sin embargo, frente a las sirvientas, Renner era una princesa inocente. Debido a eso, puso una expresión adecuada de ingenuidad y preguntó en un tono de voz igual de estúpido:

"¿Qué sucede?"

Los ojos de la sirvienta se contrajeron.

Ese tic probablemente se debía a la rabia en su interior. ¿Por qué esta princesa era tan tonta cuando ella misma estaba tan preocupada?

Renner colocó perezosamente su taza sobre el plato.

El sonido al hacerlo pareció traer a la sirvienta de vuelta a la realidad, y apresuradamente entró en acción.

"S-s-sobre eso—"

"Está bien, todo estará bien, cálmate, respira profundo."

La sirvienta hizo lo que Renner le dijo, respirando profundamente varias veces para regular su jadeo. Luego de calmarse un poco, Renner le preguntó, "¿Qué sucedió? ¿Son los demonios nuevamente?"

"N-no, no es eso. ¡La emisaria-sama del Reino Hechicero dice que quiere reunirse con usted Renner-sama!"

"¿Es esa dama?"

"¡Sí, una dama muy hermosa!"

La pregunta de Renner debería haberle parecido extraña, ya que sólo había una mujer entre los enviados del Reino Hechicero. Si alguien le daba énfasis a eso, podrían preguntarse de qué estaba hablando. Sin embargo, la sirvienta se encontraba confundida, y había respondido con seriedad.

Bueno, está bien, pensó Renner. Mientras más cosas tontas hiciera, más podría construir una reputación que pudiera usar. Todo era un montaje, de todas formas.

Climb había estado de pie a su lado y su armadura sonó en respuesta.

Él no debería de haber podido entender lo que estaba pasando.

Sus adorables acciones, como las de un cachorro inocente, llenaron el corazón de Renner con una oleada de amor maternal.

Probablemente no había forma de que pudiera averiguar por qué la emisaria venía aquí a reunirse con Renner. Ya la había visto intercambiando saludos con ella. Siendo ése el caso, hablar con la Tercera Princesa —que era poco más que un ornamento— no le traería ningún beneficio al Reino Hechicero. Por lo menos, eso era lo que Climb debería estar pensando.

Renner sonrió con calidez en su corazón.

Lo que se decía sobre que los niños eran más lindos mientras más tontos eran, con toda certeza era verdad. O mejor dicho, habría que decir que uno los amaba a pesar de sus deficiencias. Bueno, probablemente era cierto sin importar por dónde se lo mirara.

Si otra persona diferente a Climb hubiera hecho esto, otras habrían sido las emociones pasando a primer plano.

A pesar de que la impulsaban las ganas de mirar por siempre a los brillantes ojos de Climb, tenía que soportarlo por ahora. Al menos, hasta el momento en que fuera envuelta por ese delicioso caramelo de azúcar.

"¿Por qué exactamente desearía Albedo-sama reunirse conmigo?"

Inclinar hacia un lado su delicada y pequeña cabeza era muy importante. Hacerlo induciría una reacción negativa en alguien preocupado. Su efectividad había sido demostrada luego de muchos experimentos.

Y el hecho fue, que unas llamas débiles parpadearon en las pupilas de la sirvienta.

Eran las llamas de ira. En ese mismo momento, la armadura de Climb emitió un ligero sonido.

Él debía de haber sentido las emociones de la sirvienta y debía de haber pensado en algo. Pero el sonido se detuvo de pronto, y Climb regresó a su posición erguida y firme.

Qué adorable.

Era como un cachorro confundido por no saber si debía avanzar o no para proteger a su señora.

Eso se debía a que podría ser mejor no moverse si Renner no se había dado cuenta. La sirvienta era la heredera de una buena familia, y sin importar lo que Climb dijera, una palabra a sus padres y Renner podría meterse en problemas. Climb probablemente había pensado en eso.

Probablemente estaba llorando por dentro, ya que creía tanto en Renner. Sí sólo hubiera nacido en una buena familia, este tipo de cosas no sucederían.

Renner resistió el deseo de voltearse y mirar a Climb, que se encontraba de pie detrás de ella. Esto se debió a que la sirvienta entrometida abrió la boca para hablar:

"No conozco la razón, sólo que quiere reunirse con usted."

"Ya veo... Albedo-sama también es mujer, así que tal vez sea una charla de chicas... ¿es sobre maquillaje?"

Esa pregunta la hizo de forma inocente — o tal vez de una marera descaradamente descerebrada.

"No sé nada sobre eso tampoco. Entonces, ¿puedo traerla?"

"¡Por supuesto que puedes!"

Luego de una respuesta de fingido deleite, Renner se volvió para mirar a Climb.

"Hmmm~ Climb, lo siento, pero ya que es un asunto entre damas, ¿podrías salir de la habitación por un momento?"

"Entendido."

Era un poco lastimoso, pero no podía evitarse tampoco. Climb no necesitaba saber sobre cosas molestas. Todo lo que él necesitaba hacer era mirarla con esos bonitos ojos que tenía.



Cuando Albedo ingresó a la habitación, solo había una persona adentro.

Albedo había tenido cuatro objetivos al venir a la Capital Real.

El primero era el transporte de recursos. El segundo era para crear un casus belli. El tercero era para sentar las bases de sus objetivos personales. El cuarto era para negociar con la dueña de esta habitación.

No, llamarlo un negocio no sería del todo exacto. Esto era más como una recompensa.

Albedo cruzó la habitación y tomó asiento sin esperar que la dueña de la habitación le diera permiso.

Luego, miró a la chica que se encontraba arrodillada ante ella con la cabeza agachada, y dijo:

"Puedes levantar la cabeza."

"—Sí."

La chica llamada Renner levantó la cara.

"Hiciste un excelente trabajo."

"Muchísimas gracias, Albedo-sama."

"Vaya~"

Albedo parecía bastante interesada en la reacción de Renner, que era completamente diferente a la que había mostrado hasta entonces.

Ésta era la Renner de la que Demiurge había hablado.

Ella había traicionado a su familia, a su linaje y a su gente, pero no había una pizca de arrepentimiento en su cara. Era humana, y sin embargo inhumana. Tal vez era espiritualmente heteromorfa. Su mente comprendía el bien y el mal, pero eso era todo. Era del tipo de personas que no se encontraban sujetas a las limitaciones insignificantes de la moralidad, pero que trabajaban en silencio para alcanzar sus propios objetivos.

"...Como recompensa por tus esfuerzos, te he traído un regalo de Ainz-sama."

Albedo estiró la mano al aire, y sacó el ítem que su amo le había encargado resguardar.

Era una caja que llevaba varias capas de sellos. Era imposible de abrir sin cumplir las condiciones específicas.

"Esto sería..."

Mientras la chica la aceptaba con gratitud, Albedo la observaba con una mirada fría, como si la chica no fuera más que un conejillo de indias.

En efecto, era un conejillo de indias. Pero debido a eso, ambas partes compartían los mismos objetivos.

"Tiene mi más profunda gratitud. Por favor transmítale mi agradecimiento a Su Majestad, Ainz Ooal Gown-sama."

"Eso te lo prometo. Confío en que no tengo que desperdiciar palabras sobre el otro ítem que querías"

"Por supuesto. Eso lo recibiré una vez que haya entregado la recompensa adecuada. No hay nada más placentero que eso."

La chica sonrió.

Era una sonrisa muy bonita.

Fue por eso que Albedo preguntó:

"...Aunque abrir esa caja puede cumplir tu deseo, ¿realmente puedes abrirla?"

¿Qué pensarían los otros en Nazarick si vieran a Albedo mostrando preocupación por un ser humano? Sin embargo, si su deseo realmente se cumplía, entonces esto podría ser considerado como el trabajo preliminar para su ascensión a una posición equivalente a la de un Guardián de Área. En ése caso, era perfectamente razonable mostrar preocupación por una candidata para la posición de subordinada.

"Sí, Albedo-sama. Los preparativos ya han comenzado."

"¿De veras? Entonces, asegúrate de que estén terminados antes de que invadamos."

"Entendido, excelsa señora."

Mientras la chica agachaba nuevamente la cabeza, un par de ojos aparecieron en su sombra.

El Demonio de Sombra acechando en su interior se deslizó hacia afuera y agachó la cabeza junto a la chica.

Albedo meditó si debía o no brindarle refuerzos adicionales, pero al final decidió no mencionarlo.

Si las acciones de la chica eran expuestas antes de que el Reino Hechicero invadiera al Reino, eso significaría que no había ningún valor en llevarla a Nazarick.

En otras palabras, todo esto era una prueba.

"Entonces, demos por terminadas las formalidades en este punto."

Pareció haber un cambio en el tono de Albedo, y hubo una expresión sorprendente en el rostro de Renner.

"Terminar la reunión aquí sería demasiado apresurado. Hay alguna cosa — conversemos, entonces. Muy bien, siéntate. ¿Puedes contarme sobre tu cachorro?"

Albedo fue recibida por una gran sonrisa.

"Me encantaría, Albedo-sama. Además, si pudiera, ¿podría contarme sobre Su Majestad también?"

(fin del capítulo 2) 225/453p


245 comentarios :

  1. OMG darle F5 funciona recien termino de leer el capitulo anterior. Muchas gracias :3

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el capitulo..... por aquí segundo o tercero

    ResponderEliminar
  3. Impresionante la ilusitración de Albedo con esas ropas!! Gracias ERB por tu esfuerzo de traernos la dosis.

    Seguimos al pendiente de tu trabajo.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Mano trabajas a la velocidad de la luz *o* Gracias por la dosis matutina !! Por fin mi esperado Capitulo 2 ...

    ResponderEliminar
  6. despertar y encontrarse con eso, asi me gusta recibir las mañanas

    ResponderEliminar
  7. Gracias se que no bastan las palabras pero muchas gracias

    ResponderEliminar
  8. gracias por el capitulo anterior y este, de verdad eres increible, me sorprende que el plan de ainz de un orfanato ya lo aplico la princesa y si soy sincero esparaba que tina molestara a evileye con monmon pero no paso nada bueno seguire a la espera

    ResponderEliminar
  9. yo que venia a reeler el intermedio, y me topo con esto tremenda sorpresa,,,, me siento como politico en navidad

    ResponderEliminar
  10. Espero y en la tarde agregues mas, si no es posible a esperar hasta mañana, gracias!! xD

    ResponderEliminar
  11. La imagen de albedo les quedo muy bien, ojala se encuentre con renner y le enseñe lo que es la belleza kukuku. Por otro lado renner un paso adelante de momonga, esta princesa siempre ha sido un enigma quizá sea la jefa final en contra de ainz o la archienemiga de albedo por el amor de nuestro huesudo.

    ResponderEliminar
  12. Ho muchas grasias las historias de shojos son muy interesante más cuando se trata de renner la princesa también dorada xd gracias era Kami.Sama. sama te vendiga

    ResponderEliminar
  13. No esperaba que subieras tan pronto el cap 2...como ayer tradujiste tanto. Gracias Erb.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por esta entretenida lectura me hizo pasar amenamente algunos minutos de mi trabajo

    ResponderEliminar
  15. Si, gracias por alegrarnos el dia, y en espera de más Overlord

    ResponderEliminar
  16. waooo, si que has traducidio bastante....
    gracias por todo erb

    ResponderEliminar
  17. Enhorabuena por los 999 seguidores de facebook. Gracias por tu trabajo, espero que sigas asi ERB

    ResponderEliminar
  18. Lo cierto es que según Renner y Demiurge ya hicieron contacto.

    ResponderEliminar
  19. Yo lo leí desde mi celular en una sala de espera, sentí que el tiempo pasó volando. Muchas gracias por el capítulo espero la siguiente entrega.

    ResponderEliminar
  20. larga vida a ERB-SAMA, denuevo gracias por tu esfuerzo

    ResponderEliminar
  21. mmmmm pregunta Gasef esta vivo?? lo revivieron?????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su ultima petición fue que no lo revivieran

      asi que lo mas seguro es que este muerto

      Eliminar
    2. Nope, y es imposible que lo revivan...Ainz pusó una restricción para que no pueda ser revivido. A menos que usen magia de 10 nivel es imposible, cosa que nadie hace aparte de los de Nazarick.

      Eliminar
    3. Ains utilizó un hechizo que impide que pueda ser revivido, así que el capitán guerrero está muerto

      Eliminar
    4. No, en la parte en la que Renner se disculpa con Tia se sobreentiende que Lakyus intentó revivir a Gazef y falló. Además creo que el Rey la golpeó jajaja

      Eliminar
    5. ahhhh asi que se referian a eso con renner ^_^

      Eliminar
  22. Muchisimas gracias...!!!! trabajas muy rapido ... gracias por todo tu trabajo... y estare al pendiente de mas de overlord... oh y este capitulo se ve interesante... me pregunto que papel desempeñara Albedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este capitulo se encuentra Albedo y Renner ... Eso sera una batalla de bellezas y grandes mentes ... Sera zhukulentho :D

      Eliminar
    2. En este capitulo se encuentra Albedo y Renner ... Eso sera una batalla de bellezas y grandes mentes ... Sera zhukulentho :D

      Eliminar
  23. Muchisimas gracias...!!!! trabajas muy rapido ... gracias por todo tu trabajo... y estare al pendiente de mas de overlord... oh y este capitulo se ve interesante... me pregunto que papel desempeñara Albedo

    ResponderEliminar
  24. Muchisimas gracias...!!!! trabajas muy rapido ... gracias por todo tu trabajo... y estare al pendiente de mas de overlord... oh y este capitulo se ve interesante... me pregunto que papel desempeñara Albedo

    ResponderEliminar
  25. Muy agradecido por tu gran esfuerzo por mantenernos al día con esta genial publicación. Overlord!!!

    ResponderEliminar
  26. Se viene interesante, quier ver como actuara Albedo cuando se enfrente a Renner, o acaso seran aliadas?? Demiurge ya habra planificado todo?? se vuelve interesante gracias por la traduccion =D

    ResponderEliminar
  27. ¿A quién se refiere cuando dicen "ese hombre"? Brain, Momon o Demiurgo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo, yo pensaba que hablaba de Azuth o del maestro del Gazef. Ya lo sabremos luego supongo.

      Eliminar
    2. Eric gazef no tuvo maestro en el vol 9 habla que siempre entrenaba solo y que la única que se podría llamar su maestra sea la antigua líder de blue rose que no me acuerdo el nombre es conocida como la vieja por evileye jaja

      Eliminar
    3. Quise decir que dio a entender no que dijo XD mi error.

      Eliminar
    4. nop, gazef si tubo maestro,el mismo lo cuenta, que lo arrasto a su dojo para enseñarle por que si no hubiera quedado como un mercenario, al parecer no se si su nombre era Lofang o algo asi, parece que era de los 13 heroes,conocido de rigrit

      Eliminar
  28. Creo que cuando evileye conosca a "ainz" se enamorara casi inmediatamente de el, ella no sabra por que y tendra un dilema interno acerca de sus sentimientos hacia "ainz" y "momon" XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo, dudo que ella tenga los mismos fetiches necrofilicos de Shalltear xdxdxd

      Eliminar
    2. Los no muertos se sienten atraidos por otros no muertos, sobre todo cuando su aura de muerte es superior(bueno en parte es una teoria mia) y creo que eso ayudo a que se enamorara de momon, pero ella no se dio cuenta, asi que lo mismo pasara con ainz, ademas asi como el lider del gremio de aventureros puede que evileye vea algo de momon en ainz y empieze a sentirse atraida por el

      Eliminar
    3. Los no muertos se sienten atraidos por otros no muertos, sobre todo cuando su aura de muerte es superior(bueno en parte es una teoria mia) y creo que eso ayudo a que se enamorara de momon, pero ella no se dio cuenta, asi que lo mismo pasara con ainz, ademas asi como el lider del gremio de aventureros puede que evileye vea algo de momon en ainz y empieze a sentirse atraida por el

      Eliminar
  29. Parte 1 - Ya se le adelantaron a Ainz con la creación de los orfanatos :v Me pregunto que es lo que Tina le. Quería esconder a Climb. Y no puedo esperar para ver que pasará al reunirse Albedo y Renner ¿El tener tanto en común las hará amigas o rivales? Aunque no me puedo imaginar a Albedo pensando en alguien fuera de Nazarik como un amigo. Y por último ¿Renner ocultará sus talentos para no ser objetivo de Nazarik? Esas muchas incógnitas para mi pobre cabezita 7-7

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de que escuenda sus talentos, no lo creo que sea posible... Dado que Demiurge en el volumen 6 ya empezó a tener planes para darle uso a la princesa ... :D

      Eliminar
    2. De hecho renner trbaja para nazarick :v el orfanato lo hace para Ainz y por eso mismo se encuentra con Albedo. No recuerdo en qué volumen ni siquiera el momento en que hacen que la princesa trabaje para ellos, pero realmente me sorprendió eso. Además Albedo dice que a pesar de ser humana la princesa tiene un espíritu de heteromorfo, es malévola también :v

      Eliminar
    3. creo q la ve como un aliado a medias puesto q ambas tiene un solo objetivo en este caso albedo para ainz cumplir todo sus ordenes y renner lo da todo por climb .. eso creo ?

      Eliminar
  30. pregunta qual es el link de la trduccion en ingles ????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. https://www.reddit.com/r/overlord/comments/4lrf9e/overlord_vol10_prologue/

      Eliminar
  31. Gracias por la traducción esta genial

    ResponderEliminar
  32. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  33. Muchas gracias por tu trabajo Erb

    ResponderEliminar
  34. muchas gracias por la traduccion erb-sama.
    para los que no saben ya van en el cap 16 del manga de overlord http://es.ninemanga.com/chapter/Overlord/474637-10-1.html exactamente en el volumen 4 que trata sobre los lizardman asi que en unos meses mas podremos ver al mayordomo masacrando a los 8 dedos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Van bien avanzado en el manga ojala el anime lo continuaran.

      Eliminar
  35. muchas gracias por traducirlo tan rapido, la verdad es que yo lo empece a leer en la version en ingles que salio desde el mismo dia que salio la novela (y sigue siendo traducido), pero es un gusto leerlo en español para entender mejor todo y mas facil.

    Por ultimo de nuevo gracias por tomarte el tiempo

    ResponderEliminar
  36. Gracias por los caps erb, alguien me podria decir donde esta en ingles se lo agradecería xd

    ResponderEliminar
  37. Pufff, se vienen grandes problemas para Ainz y compañia. En verdad que la princesa Renner me parece el personaje mas misterioso hasta ahora, sus acciones y planes me parecen demasiado adelantados para alguien de su posicion y edad. No solo eso, tuvo el mismo plan en cuanto a los orfanatos que Ainz, casualidad?, no lo creo. Creo que esta tratando de pensar en que haria el Rey Hechicero, y eso me da miedo. Creo que ella puede ser el rival mas peligroso para Ainz y todo Nazarick. Es muy posible que el Reino trate de ganarse ciertos favores por parte del Rey Hechicero y su nuevo reino, y que mejor forma que promover el matrimonio entre la princesa Renner y Ainz. Pienso que la princesa no se negara y mucho menos Ainz, aunque cada uno motivado por sus propios ideales.

    Gracias por tu traducciones OvERBlord-sama, se agradece tu esfuerzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. segun notaas previas su intelecto es igual que el de Albedo, Demiurgo y Pandora,
      3 contra una, y ademas ella o tiene poder militar o cualquier cosa para hacerels frente, lo mejor que puede hacer es ofreserse como concubina del Momonga y intentar consegui cualuqier ventaja, como intentar obtener el Baculo de Ain ow gool,,, es el unico talon de aquiles de Nazarik si algo le pasa al Baculo todos estan muertos

      Eliminar
    2. solo se disolveria el gremio si algo le pasa al baculo. y solo un overlord puede usarlo segun recuerdo.

      Eliminar
    3. y el gremio inclute a todos los NPC

      pero no usarlo, si no de detruirlo

      Eliminar
    4. Pero se olvidan que en este mundo no hay restricciones para las clases ni niveles xD

      Eliminar
    5. Pero se olvidan que en este mundo no hay restricciones para las clases ni niveles xD

      Eliminar
    6. El báculo solo puede usarlo el líder del gremio. Puede incrementar las habilidades de los Overlords por que cuando fue creado fue pensado para Momonga.

      Eliminar
    7. Hace el orfanato para Nazarick, aún así es muy inteligente :v

      Eliminar
    8. Nop eso de que el arma de gremio solo lo puede usar el maestro de gremio ya se sabe que no funciona en este mundo... Dado que en cierto intermedio... Creo que del volumen 7 o 8 aparece una anciana con un Lord dragon, bueno y el Lord Dragon esta resguardando la espada de gremio de los ocho reyes de la avaricia ... con lo que se sabe que esa arma de gremio puede ser removida y/o ser usada por otros seres ademas de los del gremio ... Saludos :D

      Eliminar
  38. otr dia oto cacho,,, joder me muero de ansias por leer como reaccionaran a la presencia de Albedo

    ResponderEliminar
  39. Espera, Raeven esta vivo!? Sera que el era uno de los que Ainz ordeno a los corderos no matar? O algo mas destruyo al cordero(improbable ya que su hijo y esposa creyeron muerto), no puedo esperar para saber que paso y pasara. Gracias Erb.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En que parte mencionan que la esposa de raeven cree que esta muerto?

      Eliminar
    2. Ehhh? De donde sacas eso ... En el volumen 9 sucede.. justo antes de que pisen a Raeven los corderos se detienen .. Porque .. Porque es cuando Ainz llama de cuelta a los corderos y su encuentro con Gasef ... En ningun momento murio (o.O)

      Eliminar
    3. De hecho mencionan que un niño pequeño y una mujer le reclaman a Ainz cuando ingresa a E-Rantel(el niño encaja con la descripcion del hijo de Raeven) por eso pense que eran su hijo y esposa, de hecho Ainz llama a un cordero mientras el resto sigue aplastando a los soldados, Ainz lo demuestra cuando le dice a Gasef que lo detendria si el se le unia, y en ningun momento dicen que el cordero que perseguia a Raeven era el que fue llamado asi que hay un 50% de posibilidades de que sea por eso que se detuvo, sin embargo quienes eran los 3 que Ainz prohibio matar a los corderos

      Eliminar
    4. a fuerzas era el rey, reeven y el tercero seguro fue Gasef

      Eliminar
    5. En realidad creo q dice 4. 3 de demiurge y uno de ainz por eso dice 3 luego corrige y dice 4 fue el rey. Climb.brian(por ell contrato con demiurge de renner) y el último de ainz era gazef

      Eliminar
  40. Pufff, se vienen grandes problemas para Ainz y compañia. En verdad que la princesa Renner me parece el personaje mas misterioso hasta ahora, sus acciones y planes me parecen demasiado adelantados para alguien de su posicion y edad. No solo eso, tuvo el mismo plan en cuanto a los orfanatos que Ainz, casualidad?, no lo creo. Creo que esta tratando de pensar en que haria el Rey Hechicero, y eso me da miedo. Creo que ella puede ser el rival mas peligroso para Ainz y todo Nazarick. Es muy posible que el Reino trate de ganarse ciertos favores por parte del Rey Hechicero y su nuevo reino, y que mejor forma que promover el matrimonio entre la princesa Renner y Ainz. Pienso que la princesa no se negara y mucho menos Ainz, aunque cada uno motivado por sus propios ideales.

    Gracias por tu traducciones OvERBlord-sama, se agradece tu esfuerzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seria la mejor rival si todo lo que ainz a hecho fuera un profundo y bien planificado plan maestro... pero NO, es el poder del mas grande deuxmachina que eh visto y que para mi es lo que le da carisma a Ainz. ademas pareceque la princesa es lista pero desde el punto de vista de los humanos y no de los esbirros de mal del supremo ya asta es una colaboradora de Demierge. pero seria bueno que almenos lo intentara

      Eliminar
    2. interesante aunque albedo se volveria loca y con su personalidad renner nunca despertaria...

      Eliminar
    3. Lo del matrimonio es improbable renner quiere libertad para poder amarrar a climb :) además está albedo y toda nazaric q se opondría. Ainz tampoco creo q quiera q alguien así este junto a él.... es más lei en algunos spoilers q renner supone q ainz puede tener conciencia humana y planes algo... a todo esto ese orfanato también me da una sensación de mucha coincidencia. Lo bueno es la actualizaciones diarias nunca vi traducir una novela tan rápido gracias erb y también al traductor inglés q los saca rapido

      Eliminar
    4. No se, pero en mi opinión renner solo quiere a climb como una mascota o algo así, lo ha demostrado al enviarlo a la matanza de ainz con una armadura blanca aun cuando algunos creen que es por promocionar el nombre de la princesa, ella debe ser consciente que climb no es tan fuerte y aun así lo pone en peligro como si no le importara que se sacrifique y aceptemoslo renner es calculadora e inteligente y me parece que hará cualquier cosa para alcanzar sus objetivos.

      Eliminar
    5. En animesuki ya dijeron que esos spoiler son falsos ya que segun Renner se reunio con Ainz pero eso no ha sucedido.

      Eliminar
    6. nop, renner si "ama" a climb,solo que de un modo bizarro,es mas lo que le gusta son sus ojos,o la mirada que le tienen a ella,por eso menciona que le gustaría encadenarlo y tenerlo como una mascota XD, y si lo mando así a la matanza,era por que ella misma dijo que si moría,ella lo resucitaría y lo cuidaría mientras se recupera,obteniendo mas lealtad de climb por ella,esta totalmente desequilibrada la pobre XD

      Eliminar
    7. concuerdo totalmente, me encanta esta novela porque no existe nadie cuerdo XDDDDD

      Eliminar
    8. Pero ella es consciente que tiene una responsabilidad como princesa y que eventualmente tiene que casarse con alguien y como dices esta totalmente desequilibrada por eso todo mundo se cuida y desconfía de ella. Siempre me sorprende esta princesa xd.

      Eliminar
    9. El traductor en inglés se llama nigel, se le agradece su traducción al inglés, pero se le agradece más ah erb que lo traduce en español

      Eliminar
    10. Lean bien, lo del orfanato fue de Brain para buscar niños talentosos y asi Brain pueda entrenar al proximo Gasef

      Eliminar
    11. GG renner esta confablada con el reino de ainz todo por q tiene intereses personales

      Eliminar
  41. Gracias por las traducciones erb, no te has planteado crear un foro, a veces discutir nuestras locas ideas en los mensajes de vuelve incomodo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. segun yo no enesesario que tiene de diferente de un foro???
      que solo son 20 respuestas por pagina?

      Eliminar
  42. no se quizá cuestión de gustos pero el foro es mucho mas organizado y espacioso, se comparten imágenes, es mas fácil citar comentarios anteriores, spoilers etc.
    Aunque no soy un guro de los foros es mi humilde opinión xd.

    ResponderEliminar
  43. jdoer con albedo,,, quiero ver como todos se siewnte desesperados a su alrededor,,

    solo me imagino que ese tal philip ara alguna idotes con albedo, sevestimandola por ser mujer, y seguro la ara enojoar por insultar o hablar mal de Ainz, y en ese segundo ese tal philip se comvertira en una mancha de sangre en el suelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo espero ver a albedo hacer quedar mal a renner con su inteligencia superior >:)

      Eliminar
    2. Espero que pasen las dos cosas jajajaja XD

      Eliminar
    3. no no pasara ... puesto q se ven como aliados ambas renner y albedo !

      Eliminar
  44. Todos quedaron fascinados con la apariencia de albedo, y esa actuación que esta haciendo albedo para que todos crean que ella es amable con los humanos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por dentro debe estar:¿Muran!¡Mueran!¡Insectos!Jajajajajaja

      Eliminar
    2. es lo mas seguro jajajajajajajjajajajajaj

      Eliminar
  45. me impresiona lo tranquila que esta Albedo hasta el momento... Creo que dentro a de estar pensando que las personas del reino son simples cucarachas que deberían ser aplastadas...

    Gracias ERB por la traducción, seguimos al tanto de tu trabajo y esfuerzo.

    Salu2,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de hecho creo que piensa eso, pero es lista, no iniciara una guerra que su señor no desea solo sacarles el tributo

      Eliminar
    2. lo que causa mas curiosidad de todo es porque se propuso a ella para ser la que fuera al reino

      Eliminar
    3. Creo que necesitaban a alguien con gran pensamiento analítico para cualquier situación que suceda, incluso pensaba que enviarían a Demiurge, pero supongo que por apariencia Albedo (una belleza xD) ganó Albedo

      Eliminar
    4. Los mas inteligentes de Nazarick son Demiurge Albedo y Pandoras.. Demiurge es Jaldaboth con lo que no puede ir al Reino, Pandoras Actor esta actuando como Momon.. Solo queda Albedo ...

      Eliminar
  46. Mmm como se llamaba esa princesa de una belleza inigualable? Asi ya me acorde Albedo-sama :v ya quiero leer el intercambio de plabras que pueda tener con Rener

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo amigo... veremos quien hace caer a quien ...

      Eliminar
    2. jajaja te quedaras sorprendido con ese intercambio de palabras

      Eliminar
    3. no veo nada ami parecer ambas son aliadas y comparten objetivo parecido rener para climb y albedo para ainz

      Eliminar
  47. Sobran palabras para agradecer este gran esfuerzo de traducción!
    Solo nuestro gran agradecimiento.

    ResponderEliminar
  48. Respuestas
    1. El foro en ingles de Nigel se actualiza diariamente... Erb lo hace igual ... Saludos :D

      Eliminar
  49. Seria muy interesante ver una batalla de palabras entre Albedo contra Renner, Lakyus y Evileyes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente, Renner se ha aliado con El reino Hechicero ya hace 3 volumenes :v

      Eliminar
    2. En que volumen sale? Por lo que leí se que es aliada pero desde que volumen para releer.

      Eliminar
    3. desde la guerra del reino contra el imperio ! .. rener ya habia planeado acerca de por que la armadura de climb seria blanca .. x 2 cosas una que ainz dijo a los cordero no matar a 3 -4 peronas en especifico ... y lo otro si moria ella lo reviviria ,trataria y cuidaria asi el tendria mas apego hacia ella

      Eliminar
  50. wao el capitulo dos, esta genial *.*
    no puedo esperar a leer la traduccion de erb

    ResponderEliminar
  51. quiero un forooooooooo, el hype de overlord me va a matar.

    ResponderEliminar
  52. Gracias por el capítulo, ya no alucinen con la princesa,se les va a caer un ídolo ajajaja

    ResponderEliminar
  53. Gracias por el capítulo, ya no alucinen con la princesa,se les va a caer un ídolo ajajaja

    ResponderEliminar
  54. Respuestas
    1. en lo que esperamos se actualize la traducicion comentamos de la novela, alguna pendejada, y claro agradecer al bro por su traduccion

      Eliminar
  55. Y asi es como se les cayo el calzon a todos al ver a la supervisora de los guardianes XD. Gracias por la traduccion constante de esta entretenida obra :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A quien no se le caerían, albedo es la mejor waifu de overlord

      Eliminar
    2. trankilo vaquero yo tengo mi loli vampira violadora con mi shalltear no se meten
      Albedo es vien rika pero le falta el factor rikura que la loli derrocha.

      Eliminar
  56. Me intriga esa Hilma... Pobre Philip tan sediento de poder que no se da cuenta que el está sirviendo de peon... Cree que podrá usar a Ainz para su beneficio... #ternurita

    Como siempre ERB!! Muchas gracias por otra entrega!! Salu2!!

    ResponderEliminar
  57. se cosechan las semillas de una nación

    ResponderEliminar
  58. Espero que alguien lo arruine intentando matar a albedo y ella los elimine a todos como si nada y le muestre a todos esos babosos creen que el Reino Hechicero es un chiste ha ver si siguen pensando eso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso no pasara .. ademas Albedo esta con su actuacion de la emisaria bondaso (Como Renner).

      Eliminar
  59. ¿Será la Hilma del vol 6?
    That's suspicious
    Me cae bien Philip aunque lo hayan presentado como un ambicioso. Ojalá saque a bailar a Albedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sep la misma Hilma...
      Philip pobre peón de ajedrez que se cree la gran cosa.. xD

      Eliminar
    2. Si incluso piensa en casarse con albedo #muertoporjugarlealverga

      Eliminar
    3. disculpen, hilma es la mujer que mare capturo?

      Eliminar
  60. Y saben, lo mas chistoso es que Ainz no sabe que demiurge ya tiene de su lado a Renner y los Ocho dedos--Alias las dos semillas.
    Aldebo esta actuando cono Renner , linda por fuera y un demonio por dentro ... entes gemelas :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso se refiere con las semillas :v hahaha y cuando Renner se hace aliada? 😞

      Eliminar
    2. donde dice eso de las semillas?

      Eliminar
    3. tiene a lso 8 dedos, y el otro a de ser ese duque que tiene un hijo que lo consiente mucho no me acuerdo del nombre,,,

      no creo que reener este de lado de demiurgo

      Eliminar
    4. Ya leí la siguiente parte en inglés, si está de su parte :'v

      Eliminar
  61. Ahora que estan todos los weyes reunidos, los hiran a matar, control mental, o les diran "unance a nosotros o mueran"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscan el item de control mental, para poder prevenir a futuro un control mental de los subditos de la tumba y del mismo ainz...

      Eliminar
  62. Ostias pedrin que tendre que reelerme los volumenes de la invacion al reino para entenderle a los ultimos comentarios 1 like al #muertoporjugarlealverga

    ResponderEliminar
  63. Es imposible no reírse cada ves que ese idiota cree que El Rey Hechizero es un peon XD

    ResponderEliminar
  64. jajajaja, se comienzan a atar los cabos sueltos para el dominio del reino, Renner podría terminar siendo una de los mejores subordinados de Nazarik
    http://s14.postimg.org/dlt1g9uht/90yvch.jpg

    ResponderEliminar
  65. Y al final resultò que Renner realmente ya estàba de parte de Nazarik, ya era algo de esperarse, pero es bueno ya estàr seguro de eso.Solo queda saber ¿cuàl es del deseo de Renner? Es intrigante por eso que dijo Albedo de que era su prueba para que tenga un puesto como el de los Guardianes, solo queda esperar para descubrirlo.
    Jaja, lo que me gustò es que al final si resultò ser una charla de chicas que ya muchos se esperaban jeje.

    ResponderEliminar
  66. ---SI YA LLEGASTE A LOS COMENTARIOS Y ESTAS LEYENDOE ESTO QUIERE DECIR QUE TE VALEN MADRE LOS SPOILERS----

    Maldita sabandija Philip cree que podrá tomar como esposa a la hermosa Albedo jajajajajaja Me muero por saber cual sera su final después de ser de utilidad...

    Como terminaron los "Eight Fingers" son casi zombies...

    No me quedo claro en que momento Renner le juro lealtad a Ainz!! Que es eso del "demonio de sombra" WOW!! Revelador... Esperaba con ansias al reunión de Albedo y Renner pero me sorprendio completamente TODO!!

    Gracias ERB!! Este capitulo lo sentí más pequeño que el anterior, pero me gusta como va evolucionando las cosas.

    Salu2!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si presta atención en el volumen 6 Demiurge dice que encontró a una persona interesante en el Reino ... con lo que se supone que era Renner ahora si atas los hilos... Da que desde ese momento Renner esta del lado de Nazarick ... Asi que Nazarick en este volumen se volvera en el pais mas Grande de ese continente REINO + IMPERIO + REINO HECHICERO = CONQUISTA DEL MUNDO EN BUEN CAMINO.... Solo que Ainza no esta enterado ni de Renner ni de los 8 dedos ... Eso me preocupa dado que no tendrá suficiente información para lidiar con los planes futuros ...

      Eliminar
    2. Si, recuerdo la conversación de Demiurge, donde menciona que de todo el reino 2 personas son importantes y el resto es basura... Imagino que en su momento tuvo contacto con el, pero me causo curiosidad. El item que se le regalo podría ser un cambio de clase y al tener un status de "guardian de area" tendría que ser inhumana...

      Cierto, Ainz no sabe ni de 8 dedos y menos sobre lo de Renner, pero Albedo y Demiurge están moviendo los hilos para conquistar el mundo.

      Me sigue intrigando el "Shadow demon" que están con Renner...

      Eliminar
    3. El demonio de sombras aun no había aparecido en la novela ligera pero en la web novel si.
      Es un tipo de subordinado especializado en sigilo, su forma creo que es como un fantasma negro con cuchillas como manos.

      Eliminar
    4. Gracias @Rafnarac!! Osea que fue asginado a velar por las actividades que realice Renner. Aclaraste mi duda.

      Eliminar
    5. De hecho Ainz si esta enterado de Renner, recuerden que le envio un regalo por su "trabajo" y con respecto a los 7 dedos tambien deberia saberlo ya que el administra a los Undead que estan usando ellos.

      Eliminar
  67. ese pendejo,,, mas pendejo entre pendejos,,,
    la palabra Idiota le queda muy chiquito,,,
    osea que la princesa se volvera un demonio o algo similar,,, bueno ya me perdi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como saben en Nazarick hay varios objetos para cambiar de clases... La intriga ahora es si, Renner se cambia de clase y se convierte a la altura de un Guardian de Area... Seria tan fuerte como los subordinado de Cocytus y o El guardian de Area del piso de Shaltear.. Digo PODERIO + INTELIGENCIA = ESTA TRAMA ALGO...

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo con gonzalo, es cierto que renner es inteligente y manipuladora, todos lo sabíamos ya, pero no me esperaba que estuviera confabulada con ainz tan pronto, es decir que Demiurge el cual odia los humanos tanto como albedo haya aceptado una unión con la princesa, eso es demasiado raro, sera acaso que renner tiene algún tipo de encantamiento y nazaric ya cayo en el.
      Incluso albedo sintió cierta preocupación por ella luego de verla sonreír y eso pasa con todos luego de ver su sonrisa.
      Por otro lado Climb es algo estúpido pero ha demostrado ser un tipo justo y noble, no creo que si renner deja de ser humana las cosas entre ellos sigan igual y mas con esta haciendo lo que da la gana, ahora queda claro que las prostis que climb salvo fueron masacradas por renner quizá como sacrificio para ainz.

      Eliminar
    3. @fredy no creo que esten bajo algún hechizo, creo que simpatizan con ella por que sus personalidades son muy parecidas, creo que les agrada la parte "inhumana" jajajajajaja A ver que pasa!!

      Eliminar
    4. Al final puede ser solo eso, pero albedo aceptando una humana y como posible guardián de area, aunque entre locas enamoradas quien sabe xd.
      Cuan sera el objetivo personal que tiene albedo en el reino?

      Eliminar
    5. Aqui va a ver una debilidad muy grande dentro de Nazarick ami parecer... Dado que tener como aliado a alguien tan inteligente y manipuladora como Renner dentro de sus filas a de causar muchos problemas... Con los guradianas no pasa nada , pero alguien que viene de afuera puede facilmente traicionar a Nazarick...

      Eliminar
    6. Si son seres de baja importancia para Ainz, no creo que dude en eliminarlos si eso llegara a pasar, a menos que usara algún control mental sobre alguno de los NPCs que Ainz ve como hijos de sus camarada le dolería perderlos... Pero a ver como se desarrolla la historia...

      Eliminar
    7. es verdad... las prostis asesinadas... 8 dedos estaba bajo ataque para ese entonces, y renner sabia >.<

      Eliminar
    8. El problema es que en Nazarick pueden matar a clim y llevarlo a un punto donde no se pueda revivir, la princesa sabe esto y creo que hizo un trato con demiurgue para que climb tuviera un trato especial y por nada fuera asesinado

      Eliminar
    9. Pero para el momento que la princesa hizo el trato con demiurge no creo que haya previsto que nazarick podria evitar la resurrección, y si es así puede que su inteligencia vaya mucho mas allá de lo que pensamos,
      Y al final momonga en el fondo es solo un plebeyo.
      Tal vez renner quiere tener a climb en un vitrina para observarlo o mejor como un hamster jeje.

      Eliminar
    10. me recuerdan en que temporada mataron a las prostitutas... Digo; bailarinas, fue cuando se fue sebastian?

      Eliminar
  68. gracias ! como siempre gran traduccion!!

    ResponderEliminar
  69. waooooooo erb te desvelaste traduciendo 40 paginas, gracias men

    ResponderEliminar
  70. Renner y albedo juntas... un boludo que se cree importante...conspiraciones...ocho dedos se volveran legales... INVASION.. ainz no va a entender nada jajaja erb nuchas gracias

    ResponderEliminar
  71. jajaja ahora eswperare en la proxima traduccion que albedo reciba su beso de parte de ainz haber como va a jajaja

    ResponderEliminar
  72. Que llevara esa Caja?... Que quiso decir Renner con ver a Climb bañado en miel?.. Temedra algo que ver con esa Caja... Que plaea Albedo en el Reino... Renner cambiara de clase... Ainz soportara toda esta información de golpe xD ... Esto y mucho mas en Próximos volúmenes xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá renner quiera a climb dentro de ella pero algo así como Solution, Entonces la idea del orfanato fue idea de Ainz o renner? Coincidencia?

      Eliminar
  73. renner ya tiene algo entre manos, si es verdad que ese objeto cambia su clase y se vuelve tan fuerte con un guardian de area mas aparte ese interes sobre la espada de la rosa azul y el as de evileye. estoy seguro de que planeara algo en contra de ainz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Renner sera la jefa final que enfrentara a Momonga xd

      Eliminar
    2. Esperan mucho de la princesa,simplemente eligió su bando desde el inicio nunca le han gustado los humanos sólo finge el único que les gusta es climb,lo mas probable es que uno de los objetos que pidió a Ainz sea para excalvizar a climb y otro para obtener poder,incluso si gana el poder de un guardián de área no sería más fuerte que evileye,la pueden eliminar sin problemas.

      Por otra parte olvidan que ella es parte de los planes de demiurgo , básicamente desde el volumen 6 ella ha estado haciendo lo que el ha pedido y está totalmente bajo su control,si la considera útil a porque puede ser una pieza útil a pesar de ser un humano.

      Así que básicamente ella no será un enemigoa menos no de ainz

      Eliminar
    3. Mas creo, no sabemos que esperar de la princesa... si mal no recuerdo por ahi se comento que puede tener casi la inteligencia de albedo y demiurgos...
      Ahora con respecto a Climb, si creo que lo ama, pero de una forma extraña para los conceptos normales, mas que todo sus ojos que tienen algo que la cautiva.
      Albedo la puede ver como candidata a guardian por qué vio esa capacidad y potencial.
      Ahora que se queden a conversar puede que entre ellas sientan que hay cosas en comun y afinidad, muy aparte de sus seres amados, si creo que formen un tipo de amistad complice.

      Eliminar
  74. Muchas gracias por su gran trabajo, disculpen pueden decirme en que parte en los volumenes anteriores Demiurge contacta con Renner

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO HAY UNA PARTE EXACTA QUE DIGA SOBRE SU ENCUENTRO ... PERO ESO SUCEDE EN EL VOLUMEN 6

      Eliminar
    2. Lo hace justo despues de la reunion que tienen en la capital con Sebas para ver si es un traidor, Demigure se qued en la capital a hacer algo, si te fijas cuando Demiurge est plneando el ataque a los Ocho Dedos aparece un demonio de sombra y añade un lugar mas a la lista. Es el demonio de sombra que aparece ahora. Lo envio Renner para informar a Demiurge.

      Eliminar
  75. Pasó mucho tiempo y ahora para entender todo bien tendré que volver a leer los anteriores capitulos.

    ResponderEliminar
  76. solo puedo decir gracias por la traducción y una duda ¿esa sombra la vio Albedo o solo la princesa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que la princesa no tiene idea que pusieron un guardián en su sombra.

      Eliminar
    2. pero en en el texto dice "Mientras la chica agachaba nuevamente la cabeza, un par de ojos aparecieron en su sombra.

      El Demonio de Sombra acechando en su interior se deslizó hacia afuera y agachó la cabeza junto a la chica."

      Eliminar
    3. O a lo mejor es la habilidad especial de Evileye

      Eliminar
    4. Los demonios de sombra son subordinados de ainz, también le dio uno a sebas y a una sirvienta cuando estaban en la ciudad

      Eliminar
    5. Gracias eso lo aclara todo.

      Eliminar
  77. jajajajaj empezaron las locas con sus locuras XD jajajajja el reino esta hasta la recontra madre si esas dos estan organizando la invasion

    ResponderEliminar
  78. ¡wow! apenas ayer temine de leer el 1 y ya esta el 2 :D muchas gracias.

    ResponderEliminar
  79. Creo que el regalo debe ser un elemento para cambiar de especie, como el que mencionan en el volumen 4 que permite cambiar a lich,angel o demonio.

    ResponderEliminar
  80. muchas gracias, se atan cabos!!!!!! muy bueno

    ResponderEliminar
  81. Creo que el regalo debe ser un elemento para cambiar de especie, como el que mencionan en el volumen 4 que permite cambiar a lich,angel o demonio.

    ResponderEliminar
  82. OHH!! muchas gracias por la traducción XD, cuando Renner cumpla los requerimientos necesarios y cambie su clase hay que felicitarla, ya sera un miembro de nazaraki (y espero una subordinada fiel o tal vez el item la haga leal, como lo que ocurriria con la trasformacion de humano a vampiro XD) XD

    ResponderEliminar
  83. O___O Renner le kiere bajar a Ainz a Albedo :3 me imagino que clib era uno de los elegidos para ¨salvar¨en el campo de batalla por petición de la princesa ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso tenia una armadura blanca, con eso lo identificaban

      Eliminar