lunes, 9 de noviembre de 2015

Overlord v9 - Prólogo

http://overlord-es.blogspot.com/
Traductor: Erb
____________________

Prólogo


Jircniv Rune Farlord El Nix--- el gobernante supremo del Imperio, y el joven que era temido como el Emperador de Sangre, reflexionó sobre su impecable actuación.

Estaba confiado en que se había ganado a sus contrapartes usando su carisma, que eran masilla en sus manos. No debió haber habido ningún problema.

Ésa era la especialidad de la clase noble. Especialmente para el Emperador, que había sido educado exhaustivamente en estas formas desde su juventud, hasta el punto en que nadie sería capaz de adivinar sus intenciones con sólo mirarlo. Para sus invitados, él debería parecerles nada más que un amable e inocente joven.

Lo más importante era entender los pensamientos del oponente y reducir sus defensas. Sería difícil averiguar información de alguien que estaba lleno de sospechas. Sin embargo, al crear confianza y buena voluntad, uno podía ir descascarando las capas de cautela que los rodeaban, hasta que se encontraran desnudos ante uno. Por supuesto, tales engaños estarían escondidos detrás de una caballerosa sonrisa que dijera ‘te damos una calurosa bienvenida’.

Y los oponentes del caballero Jircniv eran un par de elfos oscuros, que habían irrumpido en la ciudad imperial en la espalda de un dragón. Ésta era la primera vez que él conocía individuos cuyas apariencias contradecían su increíble poder.

El terremoto provocado por la niña que sostenía el bastón había cobrado 117 vidas. De éstas, 40 habían sido sus guardias reales, 60 habían sido caballeros imperiales, 8 habían sido lanzadores de magia arcana, 8 más habían sido lanzadores de magia divina, y un hombre más --- una lista de víctimas realmente impresionante.

Sobre los caballeros, ser capaces de montar guardia en la ciudad imperial significaba que se encontraban entre la élite más selecta de los guerreros del imperio, pero forzándolo un poco, uno podría decir que no eran perdidas muy importantes. Si fueran a ser clasificados como aventureros, uno podría clasificarlos como de rango plata. Debido a los amplios sistemas establecidos para la educación y el entrenamiento de nuevos caballeros, estos números podrían fácilmente ser repuestos en el futuro.

Los siguientes eran los guardias reales, la élite entre la élite. Era lamentable que más de la mitad de estos hombres, cada uno equivalente a un aventurero de rango oro, habían sido asesinados a la vez. Ellos estaban equipados con armas y armaduras que habían sido forjadas y encantadas por los muchos lanzadores de magia del Imperio, una fortuna que valía más que su peso en oro.

Y luego, estaba la pérdida más dolorosa ---aquel hombre--- uno de los más fuertes caballeros del Imperio, el “Inamovible” Nazami Enec.

Aunque él afirmaba que sólo estaba imitando un estilo de lucha que había visto antes, esa postura con dos escudos que tenía, había sido suficiente para que fuera reconocido como uno de los cuatro caballeros más fuertes del Imperio.

En este mundo, donde la destreza en el combate de un poderoso guerrero era más valiosa que las de varios cientos de reclutas, la pérdida de tal guerrero no podía ser simplemente descrita como la muerte de un hombre. En el peor de los escenarios, incluso podría ser vista como el debilitamiento de todo el poder nacional.

En verdad, Jircniv debería de haberse retirado inmediatamente a un lugar seguro, pero tal acto no sería propio de un joven conquistador como él. Tal vez ésta era simplemente una demostración de fuerza o una amenaza, pero todo lo que él podía hacer era afrontarlo con una sonrisa acogedora en el rostro.

Aun así, él no podía dejarse manejar al antojo de nadie. Los ojos de Jirvnic estudiaron intensamente a los dos niños ante él, sin dejar que ni un solo movimiento o gesto escape a su vista. Uno podía aprender muchas cosas incluso de la más mundana de las observaciones.

Jircniv tenía un olfato para las intrigas; era capaz de determinar si un noble bajo su mirada le sería leal, o si secretamente conspiraba contra él. Jircniv aguzó sus sentidos al máximo, tratando de averiguar los retazos de información vitales de los dos que tenía en frente.

De sus vestimentas…

De la forma en que se comportaban…

(Pero estoy divagando.)

Los emisarios de Ainz Ooal Gown, los dos niños elfos oscuros, eran extremadamente atractivos. Él no podía evitar pensar que cuando crecieran, romperían los corazones de muchos miembros del sexo opuesto.

(Esos pequeños, y delgados cuerpos, con sus expresiones en constante cambio. Parecen ser niños simples y ordinarios sin importar cuánto los mires. Sin conocer nada más, sería ridículo pensar que fueran emisarios de alguien.)

Los emisarios de un país ---sus embajadores--- requerían ciertas cualidades, una de las cuales era su apariencia personal. Sería un perjuicio para el país dar una mala impresión debido al poco digno porte de uno.

Ainz Ooal Gown debería haber entendido este precepto. Sabiendo esto, ¿Cuál era el motivo detrás de enviar a un par de elfos fáciles de subestimar?

Jircniv se devanaba los sesos mientras reflexionaba el misterio.

(Por lo que puedo ver… debe ser una muestra de fuerza. Está sobreponiendo una escena de docilidad inofensiva con un sobrecogedor poder destructivo. El marcado contraste entre la primera y la segunda impresión tiene el objetivo de maximizar el efecto psicológico en mí… pero si ése fuese el caso, ¿montar en un dragón no arruinaría el efecto? La presencia formidable del dragón invalidaría su apariencia afable… ¿o es que estos dos son los únicos aptos para ser emisarios? O hay alguna otra--- maldición. No puedo leer sus intenciones. Tengo muy poca información.)

Tenía varias teorías, pero todas se desvanecieron como espuma en las olas del mar.

(Mi primera prioridad debe ser reunir información sobre los adversarios. Sin estos cimientos sobre los cuales trabajar, nada puede hacerse. Entonces, debo confirmar las intenciones y deseos de mis oponentes, de una manera que no los moleste. Sólo un tonto permitiría fracasar las negociaciones por hacer enojar a la otra parte.)

Era importante aclarar los objetivos de Jircniv aquí.

Los dos elfos oscuros habían dicho “El Emperador envió invasores a la Gran Tumba de Nazarick”, y en un instante habían matado a más de un centenar de personas en medio de la corte. ¿Pero era esta una respuesta aprobada por su nación, o estaban simplemente buscando iniciar un conflicto? Jircniv tenía que averiguar al menos eso.

Los invasores en cuestión debían ser ciertamente los Trabajadores. Si ése era el caso, el que había dado las órdenes sería definitivamente Jircniv. Sin embargo, había habido varios grados de separación de él; el nombre de Jircniv no debería de haber sido mencionado en la misma frase que esas personas.
Estas personas ---Ainz Ooal Gown--- ¿cómo habían visto a través de sus planes? Debía tomar una táctica diferente con ellos.

(Ya que vienen como emisarios, debería haber una oportunidad de obtener alguna información de ellos. Incluso la más leve acción podría arrojar algo de luz sobre sus planes.)

Detrás de estos dos se encontraba un enemigo que abiertamente podía desafiar una nación y conquistarla con poderío y terror. Incluso un error minúsculo en este lugar podría significar la muerte para él.

Un segundo terremoto sería el fin de todo aquí.

Jircniv volvió su atención al cuarto a su alrededor.

Debería estar lleno de guardias reales, y docenas de caballeros esperando sus órdenes. Pero hoy, él no se había molestado. Era debido a que incluso si hubiesen puesto cincuenta guardias reales en ese lugar, lo único que podrían hacer sería morir si intentaban luchar contra estos dos. Por tanto, sólo había cinco guardias presentes en la reunión.

Uno de los Cuatro Caballeros del Imperio, “Relámpago” Baziwood Peshmel. El consejero de más confianza de Jircniv, Fluder Paradyne. Y también había tres escribas confiables.

Él también había dado órdenes a los guardias reales para que excavaran las grietas en el patio para llegar a los cuerpos dentro. Aunque parecía inútil, igual lo había ordenado.

No había nadie en el Imperio que pudiera usar hechizos de resurrección. Incluso los aventureros de rango adamantita en el Imperio no tenían tal poder. De los países vecinos, tal vez sólo el Reino de Re-Estize y la Teocracia Slane podían comandar tal magia.

Incluso así, él aún quería recuperar los cuerpos, porque era un desperdicio dejar que los equipos encantados se perdieran con sus dueños. También, recuperar los cuerpos y darles sepultura mantendría la moral y les permitiría a las tropas ponerle fin al asunto.

“Estimados emisarios, han viajado desde tan largas distancias para honrarnos con sus presencias. ¿Seguramente estarán sedientos? Tenemos preparados algunos refrescos sencillos para ustedes. Esperamos que prueben un poco, si lo desean.”

Jircniv hizo sonar una campana, y las sirvientas que estaban esperando fuera ingresaron silenciosamente al cuarto. Había más de veinte sirvientas, con bandejas cubiertas de plata.

Luego de su arduo entrenamiento, estas sirvientas se movían con una practicada facilidad elegante.

Pero incluso en estos movimientos, que hacían que Jircniv estuviese secretamente orgulloso de su elegancia inmaculada, podía detectar ligeros errores. Era precisamente porque el resto de sus acciones era tan perfectamente ejecutado que las fallas sobresalían.

(¿Qué sucede? Ellas han atendido sin problemas a tantos dignatarios en el pasado; ¿por qué están teniendo problemas ahora? ¿Están bajo los efectos de algún tipo de magia?)

Jircniv quería meter la mano debajo de sus prendas y tomar su medallón de protección mental, pero se forzó a resistir el impulso de hacerlo. El medallón era efectivo precisamente porque las personas no sabían que estaba allí; si ellos supieran que poseía tal ítem, las cosas sólo podrían terminar mal para él.

Cuando las sirvientas vacilaron luego de mirar a los dos elfos oscuros, él finalmente entendió la razón.

(Ajá, entonces es por eso… es debido a que están fascinadas por sus apariencias. Bueno, no es como si no pudiera entenderlo… no, maldición. No debo hacer el ridículo.)

Tal vez, por vacilar sólo este poco de cara a tal majestuosidad, él debería estar en realidad elogiando a las sirvientas.

Luego de depositar las bebidas y bocadillos, las sirvientas hicieron una reverencia y procedieron a retirarse.

“Entonces, por favor, sírvanse.”

“Hmmm~”

El niño elfo oscuro tomó una copa con una expresión de aburrimiento en el rostro. Era fácilmente un tesoro por sí misma, un cristal transparente grabado con un talento artístico exquisito. Aunque un cristal esculpido como éste no era de interés particular para Jircniv, eso no quería decir que no apreciaba tales cosas. Incluso un sencillo utensilio para comer usado para dar la bienvenida a un visitante podía servir para mostrar la gloria del Imperio, para dejarles saber exactamente con qué tipo de personas estaban tratando.

El niño elfo oscuro tomó un sorbo del brebaje.

(Sin ninguna precaución… ¿no le preocupa que pudiese ser veneno, o posee magia que lo protege contra tales cosas? ¿O ha sentido que no tengo tales intensiones?... ¿o es algo más? Hm, esa niña tampoco parece preocupada.)

“Esta bebida no sabe particularmente bien. Y tampoco hay nada inusual sobre ella.”

Las palabras del niño sorprendieron a Jircniv. Nadie jamás le había dicho algo como esto, incluso cuando había sido un niño. Cuando la sorpresa se desvaneció, fue reemplazada por una leve ira ardiendo en su corazón --- qué niño tan grosero. Pero por supuesto, Jircniv no era tan tonto como para dejar que esa irritación se mostrara en su rostro.

“Entonces, me disculpo sinceramente por los malos tratos a sus estimadas personas,”
Jircniv le sonrió al niño. “Ruego que seas tan amable de hacerme saber cuál es tu bebida favorita, para tener preparada un poco para la próxima vez que nos visites.”

(… ¿Acaso con “nada inusual” quiso decir sin veneno? ¿Creía desde un comienzo que lo iba a envenenar? ¿Qué quiso decir con eso?)

“Las cosas que quiero son probablemente cosas que tú no puedes preparar.”

“He-hermana, es-estás siendo descortés…”

“¿Oh? ¿Lo estoy?”

(¿Hermana? Entonces no es un niño, sino una niña. No son hermano y hermana, sino sólo ¿hermanas?)

Pensándolo bien, en realidad sí se veía como una niña.

(¿Por qué… vestirse como hombre?… no, ¿tal vez quería vestirse con ropa que le permitiera libertad de movimiento? Los niños de su edad son algo andróginos de todas formas. ¿Qué tal si… la otra fuera hombre?… no, por la forma en que está vestida, no hay forma de que lo sea. De todos modos… la hermana más joven es bastante honesta.)

Aunque Jircniv había pensado en cómo poner a la niña con el bastón de su lado, y en cómo construir buenas relaciones con ellos, lo que podría beneficiar al Imperio, él aún no podía hacer su jugada sin antes obtener más información.

Para comenzar, el no podía olvidar como esta “honesta” niña había masacrado a tantos de sus hombres. Maniobrar de forma imprudente alrededor de ella sería como meter la mano en las fauces de un dragón dormido.

(Sin embargo, es algo. Necesito ver cómo la otra parte juega sus cartas.)

“Entonces, honrados visitantes, permítanme presentarme una vez más. Soy Jircniv Rune Farlord el Nix del Imperio Baharuth. Ya estoy familiarizado con el noble nombre de Lady Fiora, ¿pero podría preguntar por el tuyo?”

“Ah, S-Soy Mare Bello Fiore.”

“Mi más sincero agradecimiento, Lady Fiore. Entonces, con respecto a lo que Lady Fiora dijo, específicamente ‘Lord Ainz está muy molesto y destruirá este país a menos que sea apaciguado’… Asumo que yo, como el presunto infractor en cuestión, ¿debo ir a Nazarick?”

“¿No es eso obvio?”

Una respuesta simple, pero cargada de frialdad.

Desde el comienzo, la elfa oscura llamada Aura no tenía calidez en los ojos. Miraba a las personas como si estuviese viendo a insectos.

Entonces, una pregunta.

Hablando técnicamente, no había nada malo con lo que había dicho, pero la pregunta seguía siendo cuánto peso debían dársele a esas palabras, y también cómo se habían enterado de su participación. Bajo circunstancias normales, él los confundiría con palabrerías y luego entraría en acción, pero las personas ante él eran todo excepto normales.

“Entonces… ¿tengo razón en decir que Ainz Ooal Gown-dono* estaba de acuerdo con ordenarles personalmente a ustedes dos el venir aquí?”
(*dono es un honorífico que denota mucho respeto, podría traducirse como ‘señor’ o ‘amo’, aunque no necesariamente denota ‘el ser noble’. En lugar de eso, es similar a ‘mi señor’. Es más formal que -san o -sama.)

“Sí, si lo estuvo… ¿y qué sobre ello?”

“Nada, sólo quería estar seguro.”

Jircniv se hundió profundamente en sus pensamientos.

¿Quién era Ainz Ooal Gown? Elfos oscuros, una tumba, un dragón, ninguno de estos estaban relacionados. Tenía que haber algún factor común entre ellos. ¿Acaso era un elfo oscuro que alguna vez vivió en el bosque, y luego se trasladó a una tumba en las planicies? Entonces el dragón debía ser la mascota del líder tribal elfo oscuro Ainz Ooal Gown.

Jircniv dispersó estas disparatadas teorías.

(… Debería dejarles los cuentos a los bardos. Mi trabajo es recolectar información y averiguar la verdad.)

Lo que sabía ahora era que la otra parte tenía una manera de reunir información desde dentro del Imperio. Así que debían tener un red de espías de largo alcance, o…

(Ainz Ooal Gown es una persona capaz de analizar cuidadosamente la información. Entonces debo confirmar esto.)

“¿Él les ordenó venir en un dragón?”

“S-Sí, Lord Ainz nos dijo que lo hiciéramos.”

“Ya veo… entonces así es como es…”

“¿A dónde quieres llegar, haciendo todas estas extrañas preguntas? ¿Te disculparás? ¿O no vienes? Si no vienes, llevaremos tus palabras de vuelta, pero eso significa que tu país está condenado.”

Había un dicho, “uno no podía conseguir los huevos de un dragón sin ingresar a la guarida del dragón”.

Significaba que uno no podía obtener grandes beneficios sin tomar grandes riesgos.

Con eso en mente, Jircniv se preparó a sí mismo.

“Naturalmente, deseo expiar mis faltas ante él. Aunque no tengo conocimiento de haber enviado a nadie a un lugar llamado Nazarick, es enteramente posible que uno de mis subordinados pudiera haber actuado imprudentemente e independientemente de mis órdenes. Si es el caso, la responsabilidad final recae en su superior más alto--- es decir, en mí mismo.”

En una esquina de su campo de visión, vio a los tres escribas abrir los ojos ligeramente, mientras Fluder asentía estando de acuerdo.

“Huh~ muy bien. Vayamos ahora, entonces.”

“¿Ahora? Espera, por favor. Aunque no tengo inconvenientes en partir actualmente, aún soy el gobernante de este país, y no puedo simplemente abandonar la sede del poder intempestivamente. Tal vez, dos, tal vez tres días…”

Jircniv dio un vistazo hacia las gemelas para asegurarse de que todo estaba bien antes de continuar.

“… para poder dejar los asuntos de estado en orden antes de partir. Luego de sumarle a eso el tiempo para encargarme de otros asuntos urgentes y para preparar la indemnización para su Señoría, creo que diez días deberían…”

“¿Diez días? Eso es demasiado, ¿no crees?”

“Con diez días, seguramente seré capaz de preparar una compensación adecuada. Una ofrenda descuidada sería un grave insulto a su señor. Y también está el asunto de encontrar a los grupos responsables. El Imperio es grande--- rastrearlos requerirá una cantidad de tiempo apropiada.”

El asunto de la compensación hizo que Aura se sumiera en una profunda reflexión. Incluso Mare a su lado parecía no saber cómo proceder.

(Ya veo… se distrajeron al oír el asunto del regalo adecuado. Eso significa que veneran a su amo en esa medida. Debería ser capaz de ganar algo de tiempo con esto.)

Pero antes de que Jircniv pudiera continuar, Aura habló primero.

“Sólo bromeaba, Lord Ainz sólo me dijo que te dijera que vengas ahora, pero ‘ahora’ fue definido como ‘el tiempo necesario que creas necesitar’.”

Aunque quería escupir en Ainz Ooal Gown, que había visto a través de sus planes, al mismo tiempo sintió que su oponente era tanto inteligente como un digno adversario.

(Así que quiso ver cómo reaccionaría ante la demanda de “ahora”. Bien bien, Ainz Ooal Gown, eres un negociador ingenioso. Debes ser un sabio para haber previsto que ruta tomaría esta conversación.)

“Dije algo, ¿no vas a responder?”

La fría voz de Aura hizo que Jircniv sintiese como si se ahogara en un pantano.

“Ah---ah, discúlpame. Simplemente estaba pensando en qué preparar si no tenía suficiente tiempo.”

“Huh~ bien, no importa. Entonces… ¿puedes darme una respuesta? ¿En cuánto tiempo podemos esperar que vengas a Nazarick?”

“Así es,” Jircniv ignoró la provocación de Aura. “Considerando todos los preparativos, creo que seré capaz de hacerles una visita dentro de cinco días.”

“Entendido. Entonces, le informaremos a Lord Ainz. Ah, eso me recuerda, ¿deberíamos ayudarles a desenterrar a los tipos enterrados vivos allá afuera? Aunque…”

Aura juntó las manos en un aplauso, y su sonrisa era demasiado maliciosa para ser infantil.

“… Tal vez están sólo un poquito aplastados. Eso podría ser difícil de arreglar.”

Jircniv continuó sonriendo, porque el objetivo de su oponente justo ahora era demasiado transparente.

Las personas revelaban su verdadera naturaleza en los momentos de grandes emociones. Entonces querían examinarlo usando el miedo, Jircniv mismo había usado esta misma técnica durante otras negociaciones, pero momentos como estos eran también una oportunidad de frustrar los objetivos del oponente.

“Entonces, estoy agradecido por su ayuda. Les dejaré el resto a ustedes.”

Viendo la obvia emoción en el rostro de Aura, Jircniv se permitió sonreír honestamente por primera vez.


10 comentarios :

  1. Eres grande Erb-Sama T_T eres el unico y mas grande Supremo Traductor de Overlord. ¡Erb-Sama BANZAI!

    ResponderEliminar
  2. Me sorprendió dar f5 y encontrar esto :3 muchas gracias por tomarte el tiempo de traducir esta novela y compartirla con nosotros, Erb-sama.

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente ud si entiende el significado y el contexto de las palabras....buen trabajo.

    ResponderEliminar
  4. excelente traduccion, este volumen es super emocionante. Gracias por tu trabajo.

    ResponderEliminar
  5. Enserio que tu traducción es de las mejores

    ResponderEliminar
  6. Enserio que tu traducción es de las mejores

    ResponderEliminar
  7. erb-sama hay un error " Sólo un tonto permitiría fracasar las fracasaran"
    :)

    ResponderEliminar