domingo, 1 de noviembre de 2015

Overlord v7 Prólogo

Traductor: Erb
http://overlord-es.blogspot.com/
____________________ 

Volumen 7 - Prólogo
Los invasores de la gran tumba


En el 10mo Piso de la Gran Tumba de Nazarick, en el santuario más profundo; el lugar frente al trono, donde se encontraban colgadas las cuarenta y un banderas a ambos lados, era inundado en silencio por la emoción.

Sin pronunciar palabras, los seres reunidos en el lugar se formaron ordenadamente de manera ceremonial con una mano en pecho, y se arrodillaron hacia el trono agachando la cabeza, demostrando su completa lealtad.

No sólo estaban presentes los Guardianes de Piso, los otros NPCs creados por los 41 Seres Supremos, así como sus sirvientes, también se habían reunido. El número total fácilmente sobrepasaba los 200. Ésta era la segunda vez que el Cuarto del Trono había albergado a tantos sirvientes desde que habían sido transportados.

Sin embargo, a diferencia de antes, los sirvientes reunidos esta vez se encontraban entre los más fuertes de Nazarick, con un nivel promedio superior a 80.

Los subordinados que acompañaban a Shalltear eran todos no-muertos de alto nivel en lugar de las típicas Novias Vampiro. Adicionalmente, Mare incluso había traído a los dos dragones de nivel 90, los cuales nunca se habían aventurado al exterior, al Cuarto del Trono. Los dos dragones eran criaturas ultra raras que habían sido obtenidas de una tienda de pago al azar.

Entre los sirvientes cuidadosamente seleccionados, algunos lograban destacar. El ejemplo más obvio era el grupo de 140 no-muertos. Estos estaban alineados en un bloque diferente al de los otros 200 sirvientes.

Típicamente, los sirvientes de bajo nivel eran colocados al fondo de la concentración sin excepciones, donde el trato que recibían era proporcional a su nivel. Sin embargo, este grupo en particular había sido creado personalmente por el gobernante supremo de la Gran Tumba de Nazarick, Ainz Ooal Gown. Como tal, su estatus era diferente.

Aun cuando cada una de las criaturas presentes en este cuarto era un subordinado de Ainz y un servidor leal del gremio Ainz Ooal Gown, seguía existiendo diferencias de estatus. Por supuesto, en la cima estaban los NPCs creados por los Seres Supremos, con los NPCs designados como Guardianes de Piso superándolos a todos.

Debajo de los NPCs estaban los POPs, en otras palabras, los monstruos generados automáticamente por el Sistema Mercenario al interior de Yggdrasil, los sirvientes. El estatus de los sirvientes estaba basado en sus niveles y en las clases de sus profesiones, y no en el piso en el que habían sido generados.

En ese caso, ¿cómo clasificar a los no muertos creados por Ainz?

Ésta era la pregunta que más inquietaba a la Supervisora de los Guardianes de Piso, Albedo. ¿Debería tratarlos de la misma manera que a los otros NPCs?

Cuando se le preguntó, Ainz simplemente sonrió un poco y le restó importancia diciendo que no le importaría ni siquiera si Albedo los colocaba al fondo.

Aunque la cantidad de no-muertos que Ainz podía invocar por día era limitada, los hechizos para crear criaturas no-muertas no requerían de otra cosa que no fuera mana y un cadáver. A comparación de los sirvientes de alto nivel que requerían oro de Yggdrasil o dinero real para ser generados, era obvio cuales le eran más valiosos a Ainz, ya que el único requerimiento para crear no-muertos eran cadáveres.

Pero, esto era así sólo desde el punto de vista de Ainz, que era completamente diferente a lo que sus subordinados pensaban. Conmovida por la generosidad de su Amo, Albedo respondió con un "entendido". Sin embargo, sin importar cuanto lo intentaba, la formación resultante no cuadraba. Albedo comenzó a preocuparse.

Luego de hacer uso de toda su capacidad mental, Albedo terminó situándolos detrás de los NPCs y delante de los sirvientes autogenerados POP.

Mientras esto sucedía, Ainz observaba todo el proceso en silencio desde la posición más elevada al interior del cuarto. Con la postura de un poderoso gobernante, la presencia de Ainz se cernía sobre el Cuarto del Trono, inspirando respeto en sus súbditos.  Para los presentes, todos los decretos de Ainz llevaban el peso de un Dios.

—Para comenzar, me gustaría darle las gracias a Sebas y a Solution por el esfuerzo que pusieron el mes pasado en la obtención de inteligencia. Lo hicieron bien.

Ainz asintió con satisfacción al verlos a ambos haciendo una profunda reverencia. Sin embargo, el verdadero problema sólo acaba de comenzar para él. Para un trabajador de oficina ordinario era extremadamente difícil interpretar el papel de un gobernante. Ver los rostros de incontables subordinados irradiando respeto y amor simplemente hacía que la presión fuera incluso más abrumadora.

Ainz sintió como si su estómago le doliera y como si su corazón latiera extremadamente rápido, a pesar de que estos órganos no deberían existir en un no muerto que no era más que huesos. Sin embargo, esta sensación sólo duró una fracción de un instante. Aun cuando hace unos pocos segundos Ainz había estado invadido por las ganas de querer escapar de inmediato, la condición especial de ser no-muerto lo obligó a calmarse a la fuerza.

Al final, Ainz logró continuar dándose los aires de un respetado gobernante.

—Ustedes dos, vengan ante mí.

Como si lo hubieran practicado de antemano, tanto Sebas como Solution se pararon al mismo tiempo y caminaron hacia los peldaños frente al trono. Una vez que llegaron al lugar en el que se encontraba Albedo, los dos se pusieron de rodillas y nuevamente hicieron una reverencia.

—Levanten la cabeza. Por sus destacadas actuaciones, ambos recibirán mis alabanzas así como una recompensa.

Ainz volvió la mirada hacia Sebas y dijo:

—Sebas, aunque anteriormente imploraste por la vida de Tsuare, la razón por la que decidí protegerla fue por una deuda personal, como una demostración de gratitud hacia alguien más. No tuvo nada que ver con el cumplimiento de tu tarea anterior. Por ello, te permitiré pedir una recompensa. ¡Entonces, oigamos tu pedido!

Al darles recompensas a los sirvientes que habían desempeñado bien las tareas que tenían asignadas, Ainz esperaba proveer un incentivo para motivar a que los otros obtengan mejores resultados. Por lo tanto, Ainz había usado las experiencias que adquirió en la sociedad humana para organizar la escena actual para que todos la presenciaran. Esto también era parte del motivo por el que había permitido que este gran número de subordinados ingresaran al Cuarto del Trono.

Sin embargo, la situación actual también presentaba muchos riesgos. Frente a sus subordinados, Ainz tenía que mantener la postura y la actitud de un gobernante capaz de liderar. Para un asalariado promedio como Ainz, esto era muy difícil de mantener. Aun así, como el último miembro restante de la Gran Tumba de Nazarick, él tenía que superar este desafío.

«No puedo traicionar las esperanzas y expectativas de los NPCs que me han mostrado tanta lealtad.»

Justo cuando Ainz reforzaba su determinación, el bigote de Sebas se movió.

—Ainz-sama, ofrecerle mi completa devoción es la única razón de mi existencia, no tengo ninguna necesidad de-

«Es como pensé, estos subordinados míos son demasiado leales. Esto hace que la presión sea mucho más difícil de soportar.»

—Es suficiente, entiendo lo que sientes. Sin embargo, sigue siendo necesario recomenzar un buen trabajo. Esto es algo que tengo que hacer como su amo. Debes saber que, algunas veces la falta de ambición en un subordinado puede hacer infeliz a su amo.

—¡Ah! Por favor acepte mis disculpas, Ainz-sama. En ese caso...

Luego de pensarlo por varios segundos, Sebas añadió:

—Me gustaría solicitar ropa y objetos cotidianos para Tsuare, a quien Ainz-sama dejó amablemente a mi cuidado.

—... Puedo proporcionar la ropa de mi colección personal. ¿Eso estaría bien?

En Yggdrasil, los objetos cosméticos de pago sólo estaban disponibles en cantidades limitadas. Si uno se los perdía, sería extremadamente difícil adquirirlos. Por lo tanto, los jugadores usualmente compraban cualquier objeto cosmético de apariencia medianamente decente. Esto era igual para Ainz y sus camaradas. Ya que había mujeres entre los miembros del gremio además de muchos NPCs femeninos, a menudo Ainz compraba objetos cosméticos sin importar si eran para hombres o mujeres, siempre y cuando se vieran bien. Algunas veces se los daba a miembros que se habían perdido una venta, pero era algo muy inusual.

El miembro del gremio que había creado a Shalltear, Peroroncino, también compartía la misma inclinación que Ainz, y una vez había dicho, "comprar ropa es como comprar material erótico. Sin importar si lo usarás o no, siempre es mejor tener una copia guardada en algún lugar."

Debido a esto, Ainz terminó con guardarropa tras guardarropa lleno de ropa sin usar. Incluso si los convertía en materiales para producir otra cosa seguiría siendo un desperdicio. Siendo así, bien podría sacarles provecho al darle algunos a Tsuare.  Ahora que Ainz pensaba en esto, las ropas de Yggdrasil eran todas de diseño excesivo, pero al menos debería haber algunas adecuadas para que Tsuare se pusiera.

—No, eso es demasiado. Tsuare ya ha recibido tanta bondad de su parte, Ainz-sama, entregarle su ropa sería demasiado pedir.

—¿Es así? ... En ese caso, ¿qué debería hacer sobre la ropa? ...

Esto era difícil para Ainz, que nunca antes había comprado ropa de mujer. ¿Qué tal si lo malentendían y pensaban que tenía una obsesión libidinosa? Su reputación entre los grupos femeninos de la Gran Tumba de Nazarick seguramente caería.

—¿Qué tal si le dejamos esto a Narberal? Un pequeño problema como éste no debería requerir de la atención personal del gobernante supremo de Nazarick, Ainz-sama.

Sebas habló como si sintiera la incomodidad de Ainz.

—... ¿Te parece bien, Narberal?

Reaccionando a la orden, uno de los NPCs inmóviles se puso de pie frente a Ainz y asintió profundamente con la cabeza.

—Muy bien. Sebas, esta tarea le ha sido asignada a Narberal. Sin embargo... —Ainz sonrió—, también está bien si tomas esto como una cita y llevas a Tsuare a comprar ropa a la capital.

Ainz ya había oído sobre la relación entre Sebas y Tsuare. Aunque todavía no habían llegado a una relación física, sin duda ocurriría pronto. Eso era lo que Demiurgo le había dicho.

«Demiurgo, eh. ¿Por qué sugirió que una relación física entre Sebas y Tsuare es algo positivo? Bueno, supongo que estaba felicitando a un colega por encontrar novia. ¿Tal vez se llevan mejor de lo que pensaba? Las cosas no parecían tan buenas entre ellos en el Reino, pero supongo que era entendible teniendo en cuenta las circunstancias. Hace que me sienta aliviado. Pelear continuamente al igual que esos dos no es para nada saludable.»

El motivo del conflicto entre los miembros del gremio, Touch Me y Ulbert, se debía a algo exterior a Yggdrasil. En otras palabras, la envidia de Ulbert hacia Touch Me se debía a razones del mundo real.

«La relación entre ambos se volvió tensa desde la pelea que tuvieron esa vez... Es posible que ésa fuera la causa de todo.»

Si hubiera sido el Ainz de ahora, tal vez habría podido entender las razones de la pelea de aquel entonces. Mientras recordaba el pasado, la súbita voz de Sebas lo sobresaltó, y Ainz regresó apresuradamente de vuelta de sus reminiscencias.

—¿E-eso sería posible? Si es así, me gustaría llevar a Tsuare a la capital.

«No es como si quisiera sabotear su relación sólo porque soy soltero.»

Cuando los dos llegaran a E-Rantel para su cita, ¿debería seguirlos usando la Máscara de la Envidia? Sólo era un pensamiento infantil.

—Está bien, Sebas. A continuación, Solution, dime qué recompensa quieres.

—... Estaría muy feliz si pudiera recibir unos cuantos humanos. Si fuera posible, me gustaría que estén vivos. Y sería aún más feliz si los humanos que reciba fueran puros.

Los rostros de los humanos cautivos aparecieron brevemente en la mente de Ainz. La mayoría de los cautivos vivos eran miembros de los Ocho Dedos, el tipo de gente que más disgustaba a Ainz. Entre ellos, los que eran útiles ya habían sido torturados y ya les habían extraído toda la información útil que tenían. Los humanos que quedaban eran los que estaban siendo protegidos por las que estaban en confinamiento.

«No puedo usarlos. Pestonya y Nigredo se arriesgaron a ir en contra de mis órdenes para salvarlos.»

—Muy bien. Te recompensaré con algunos humanos. Sin embargo, no serán puros. Discúlpame por no poder completar todos los requerimientos de tu deseo.

—Por favor no se disculpe, Ainz-sama. Sé que mis logros aún no son suficientes, así que estoy satisfecha con lo recibido —respondió Solution agachando profundamente la cabeza.

Ainz asintió hacia Solution con el porte de un gobernante.

—... Ya veo. Te lo agradezco. Los dos ya pueden regresar a sus posiciones. La siguiente es Entoma. Ven ante mí.

De manera similar a Sebas y Solution, Entoma vino frente a Ainz y se arrodilló.

—Ahora entonces, Entoma.

—¡sÍ!

«Qué voz tan difícil de entender», sonrió Ainz con amargura.

—Parece que tu voz no se ha recuperado todavía.

El insecto que Entoma usaba como cuerdas vocales no podía generarse automáticamente en Nazarick. Sin embargo, era posible usar objetos de Yggdrasil para invocarlos. Seguía habiendo algunos de estos insectos en la habitación de Entoma, así que podía recuperar su voz cuando quisiera. El motivo por el que no lo había hecho aún era debido a un resentimiento personal.

—¿Mi vOz sUeNA deMasIAdO rONcA? Si eS aSí iRé De inMEdiaTO y la cOrReGIrÉ.

—No importa. Tu voz no me desagrada.

—¡MuChíSImAS gRAciAs!

—Por continuar con las tareas que tenías asignadas a pesar de tus heridas, buen trabajo. Sin embargo, no es suficiente para recibir el mismo tipo de recompensa que los dos de antes. Ahora, ¿hay algo que quieras?

Las recompensas no debían entregarse con demasiada generosidad. De otra manera su importancia se reduciría y arruinaría su propósito.

Teniendo esto en cuenta, Ainz juzgó que los logros de Entoma no eran del todo suficientes para una recompensa propiamente dicha. Sin embargo, haber resultado herida y no recibir nada sería demasiado lamentable.

¿Esto es lo que se conoce como Corazón Púrpura*? No estoy muy familiarizado con los temas militares. Si esa persona estuviera aquí, él sería capaz de explicármelo mejor.
(*https://es.wikipedia.org/wiki/Coraz%C3%B3n_P%C3%BArpura)

Ainz recordó de pronto al miembro del gremio que era un otaku sobre cosas militares.

—Si éSe Es eL cASo... AiNz-sAMa, sI Se pResENtA la opOrtuNIdAd dE mATar A esA chIQuilLa mALcRIadA, pOr faVor hÁGamElo saBeR. QuIEro quE eXpeRImeNTe taMbiÉn qUé sE sIEntE perDeR la vOz.

Consciente de que Entoma estaba hablando de Evileye, la maga que usaba una máscara extraña, Ainz dio su consentimiento.

—Entendido. Cuando llegue el momento, te lo haré saber. Regresa a tu posición, Entoma.

Viendo a Entoma regresar de vuelta a su lugar, Ainz comenzó a hablar nuevamente.

—Ahora, pasemos a la próxima agenda.

No hubo objeciones. Sin embargo, para Ainz, esto no era necesariamente algo bueno.

Como el gobernante absoluto de Nazarick, incluso si Ainz decía que algo blanco era negro, nadie objetaría. El silencio de antes podría significar que nadie tenía objeciones, sin embargo, eso no significaba que las acciones de Ainz eran necesariamente correctas.

«¿Debería crear divisiones separadas, como una Junta de Auditores?»

Lo primero que debería hacer es crear un departamento que evalúe la contribución de cada individuo en Nazarick y las recompensas adecuadas para ellos. Pero esto presentaría el problema que Sebas mostró antes. Cada NPC en Nazarick daba por hecho el jurar lealtad hacia Ainz y consideraba que era natural servir sin compensación. Sería difícil que pudieran determinar qué tipo de incentivo sería apropiado, y en última instancia, la decisión sería para Ainz.

«Como organización, el curso general de acción y las metan deben ser claros... Al final, le dejé la resolución de todos los problemas a Albedo, y ahora todo está volviendo de vuelta a torturarme. Esto ya ha excedido los límites de la gente promedio. Ahh, parece que las experiencias que obtuve en la sociedad después de vivir tanto tiempo no tienen ningún uso en absoluto.»

Ainz, o mejor dicho, Satoru Suzuki, que originalmente estaba en el extremo receptor, terminó teniendo que lidiar con estos problemas y la presión de ser quien asignaba las recompensas. Habría sido mejor pensar en estas cosas en la cama de Ainz, que por alguna razón olía muy bien.

—Ahora dejaré en claro la dirección futura que tomará Nazarick. Demiurgo, ven a mi lado.

El poseedor de la mente más brillante en Nazarick caminó hacia el trono, y se paró al lado opuesto de Albedo.

—La Supervisora de los Guardianes de Piso de Nazarick, Albedo, y el mayor intelecto en Nazarick, Demiurgo; les ordeno que ambos expliquen nuestros planes. Los planes creados al comienzo están a medio camino de concretarse, y ahora ha llegado el momento de que todos oigan sobre la dirección general que tomará Nazarick. Si alguno de los presentes tiene otra opinión, que levante la mano, le concederé permiso para hablar.

El objetivo más importante de Ainz era preservar la existencia de Nazarick. No, en el peor de los casos, incluso si tenía que abandonar Nazarick, para él sería aceptable siempre y cuando los NPCs creados por sus antiguos camaradas estuviesen a salvo.

 El segundo objetivo más importante era hacer que el nombre de Ainz Ooal Gown fuera conocido en todo el mundo. Esto debido a la leve esperanza de que si alguno de sus antiguos camaradas estuviera en este mundo, serían capaces de reunirse. Sin embargo, las posibilidades de que esto se hiciera realidad eran extremadamente bajas.

El tercero era reforzar Nazarick. Este objetivo probablemente debería merecer una importancia mayor que el anterior. Era verdad que luego de venir a este mundo, Ainz sentía que la Gran Tumba de Nazarick nunca caería y que "Ainz Ooal Gown" era la organización más fuerte que existía. Sin embargo, en tanto la entidad que intentó controlar mentalmente a Shalltear siguiera existiendo, participar en demasiados actos públicos sería peligroso. Especialmente cuando se enfrentaban a un número indeterminado de Objetos de Clase Mundial, la posibilidad de que un gremio desconocido estuviera involucrado era bastante alta. Era por eso que incrementar el poder de Nazarick era la acción correcta a tomar.

La situación actual era que luego de incorporar a los Hombres Lagarto a Nazarick, Ainz había estado creando no muertos continuamente para reforzar su poder militar. Sin embargo, necesitaba hacer algo más.

El cuarto objetivo era crear una red de inteligencia efectiva, pero se había reducido la prioridad de esto ante el reciente giro de los acontecimientos.

Ainz había reflexionado sobre la prioridad de estos objetivos y los había ordenado así. Sin embargo, siendo una persona ordinaria, esto era lo mejor que podía hacer, y no podía saber si había algún error en sus consideraciones.

Era por esto que Ainz quería hacer uso del poder mental de Albedo y Demiurgo, ambos muy inteligentes. Si concernía únicamente a cosas ordinarias, a Ainz le parecía bien utilizar su sabiduría. En tal caso, no había necesidad de que Ainz subiera él mismo al escenario y corriera el riesgo de avergonzarse frente a todos.

Sin embargo, esa forma de pensar era errónea.

Como su amo, como el Ainz Ooal Gown que los NPCs creían que era, él necesitaba de este tipo de escenarios para demostrar que en realidad era un Ser Supremo; un sabio erudito al que nadie se atrevería siquiera a anticipar.

—Ustedes dos, hablen en voz alta para que todos puedan oírlos. Todos en este cuarto son la élite seleccionada por sus Guardianes de Piso. Es necesario que ellos entiendan los planes que hemos preparado para el futuro. Para los que están abajo, escuchen bien.

Así era. Ésta era la medida desesperada que Ainz había escogido tomar. La versión a escala más grande del plan: "pretender que lo entiendo, pero en el caso de que los otros no lo hayan hecho, Demiurgo lo explicará nuevamente". Justo como antes, lo único que Ainz tenía que hacer era pretender estar al tanto de todo y esperar una explicación.

—Demiurgo, para los que lo desconocen, explícales la situación actual. Asegúrate de hacer que sea fácil de entender. En primer lugar comienza con la explicación de las acciones que tomamos contra el Reino.

—Entendido —respondió Demiurgo mientras se daba la vuelta hacia la concurrencia para comenzar su explicación.

Eso era lo que Ainz deseaba oír. Para alguien tan inteligente como Demiurgo, debía haber un propósito para que los eventos ocurriesen de la manera particular en la que habían ocurrido. Sin embargo, luego de pensarlo mucho, la sensación que Ainz tenía era que, de alguna manera, habían terminado haciendo cosas innecesarias.

—Primero, en el Reino, fui capaz de reducir exitosamente la autoridad de aquellos en el poder con la ayuda de Mare, Neuronist, y Kyouhukou. Ahora podemos comenzar a infiltrar lentamente sus filas hasta que el Reino quede por completo bajo nuestro control.

—... ¿Eh?

Un pequeño sonido escapó de la boca de Ainz. ¿Por qué necesitamos tomar el control del Reino? Parecía como si la explicación fuera diferente a lo que Ainz había oído la última vez. ¿No era para asegurar un ingreso estable o para mejorar los medios de adquisición de inteligencia?

Mientras Ainz estaba sumido en sus pensamientos, Demiurgo dejó de hablar y volvió la cabeza hacia él. Para variar, Ainz agradeció que su cuerpo no-muerto no pudiera sudar, y se volvió hacia Demiurgo.

—¿Hay algún problema, Demiurgo?

—No, es sólo que tuve el presentimiento de que usted deseaba decir algo, Ainz-sama.

—Ah, ¿fue así? Debes haberte equivocado. Continúa. Informa a todos de la razón detrás de tomar el control de Reino.

—Sí. Ahora entonces, todos, espero que nadie aquí sea tan tonto como para no saber que al tomar el control del Reino, seremos capaces de acercarnos al verdadero deseo de Ainz-sama, que es la dominación mundial.

Ainz estudió rápidamente los rostros de todos los presentes en el cuarto. Por el aspecto de las cosas, parecía que todos sabían sobre esto.

Excepto el propio Ainz.

—... ¿Dominación mundial?

«¡¿Qué es esto?! ¿Cuando sucedió?» Por supuesto Ainz no podía decir estos pensamientos en voz alta.

Nuevamente, Ainz intentó hacer uso de tanto poder mental como le fuera posible para darle sentido a las cosas. Era increíblemente difícil de aceptar. ¿Cómo era que las cosas estaban así? Originalmente se suponía que tomarían acciones silenciosas tras bastidores, evitarían hacer muchos enemigos, incrementarían la fama de Ainz Ooal Gown y luego se reunirían con sus antiguos camaradas. Todo se suponía que era para llevar a cabo estos pequeños deseos lindos.

Sin embargo, ahora terminaba siendo...

«¿Por qué dominación mundial? ¿Cómo demonios sucedió esto?»

Aunque Ainz realmente quería rechazar esa declaración, le faltaba el coraje para hacerlo.

Tanto los NPCs como los sirvientes, todos mostraban una expresión que decía, "no es necesario preguntar". Era como si todos ya hubieran aceptado que éste era el objetivo final de Ainz. De pronto, pareció como si un viento solitario hubiera soplado sobre el trono en el que Ainz estaba sentado.

Ainz Ooal Gown era el gobernante absoluto de la Gran Tumba de Nazarick, una existencia incomparable. Luego de esforzarse tanto para crear este tipo de imagen, si era destruida por el mismo Ainz, quién sabe lo que podría pasar. ¿Terminaría siendo tan patético como una ídolo sin un solo paparazzi, alguien que había perdido a todos sus admiradores, y que no podía vender sus discos? El destino de Ainz probablemente sería incluso peor que ése. Ainz ya había logrado imaginarse todo esto en su cabeza.

«Estamos demasiado comprometidos en este plan como para detenernos ahora...»

Sin embargo, luego de pensar las cosas con cuidado, la dominación mundial no sonaba tan mal como parecía.

No sería tan fácil como en los juegos, y para una persona promedio como Ainz, el camino hacia la dominación mundial parecía ser imposible de recorrer. Sin embargo, podría obtener fama —infamia con mayor seguridad— y éste parecía el método perfecto para hacerlo.

El problema sería que, si los antiguos camaradas de Ainz fueran a enterarse, ¿cuál sería su reacción? «Si llega ese momento, simplemente tendré que admitir honestamente que no pude manejar con éxito a Nazarick y disculparme», pensó Ainz.

«Y también está el enemigo desconocido que le lavó el cerebro a Shalltear. Siempre puedo inventar alguna excusa... Seré perdonado... ¿Cierto?»

Luego de encontrar su determinación, Ainz se volvió hacia Demiurgo y dijo:

—Oh, así que lo recordaste.

—Por supuesto. Si se trata de palabras dichas por Ainz-sama, Demiurgo nunca las olvidará.

—Ya veo... Fue la conversación de aquella vez, ¿cierto?

—Es correcto.

—... ¿En aquel momento?

—Es correcto.

—Ah, aquel momento... Estoy complacido, Demiurgo.

—Muchísimas gracias.

—Sin embargo, la dominación mundial será difícil de lograr.

—Es como dice.

—En ese caso... ¿Cómo crees que debemos proceder?

Ainz sintió que debía elogiarse a sí mismo por haber logrado mantener la voz firme durante todo eso.

—Lo que hemos logrado actualmente será el punto de inicio para nuestros planes futuros. Tengo una propuesta. Creo que ha llegado el momento de que Nazarick se revele públicamente ante el escenario mundial. Si mantenemos las cosas como están, actuar nos será cada vez más y más difícil, en el caso de que las entidades que le lavaron el cerebro a Shalltear continúen estando ocultas en la oscuridad.

—... Es como dices.

«Eso no puede ser correcto, ¿cierto?» Ainz había pensado que sería más seguro si permanecían ocultos. ¿Cómo era que Demiurgo había llegado a esa conclusión?

—Yo también estoy de acuerdo, Ainz-sama. Al convertirnos en una organización conocida, habrá más opciones a nuestra disposición, por ejemplo a través de correspondencias o negociaciones. No será como lo que hemos estamos haciendo por ahora, buscando pistas en la oscuridad. Esto es lo que creo.

Luego de escuchar la opinión de Albedo, Ainz finalmente pudo aceptarlo en su corazón, y respondió con un "Ya veo".

Comparado con las cosas en este momento, efectivamente era mucho más atractivo ser capaz de tomar parte de operaciones más grandes y de escala pública.

—Al controlar al Reino desde las sombras, podemos evitar que Nazarick llame la atención. Sin embargo, no me gusta la idea de que seamos parte de otro país.

Demiurgo sacudió la cabeza ante la pregunta de Albedo.

—Por supuesto que no, Albedo. Yo tampoco deseo eso. Además, de los reportes que hemos reunido, el Reino no tiene ningún encanto, aparte de una sola persona. Es lo mismo en otros países. Creo que sería tonto situar nuestra organización como parte de otro país.

—¿Y a qué se debe eso?

—Si pertenecemos a un país, nuestras acciones se verán restringidas. Si los seres que atacaron a Shalltear son parte de una organización, lo más seguro es que perderemos la iniciativa. Como tal... Ainz-sama...

Demiurgo miró hacia Ainz mientras hacía su propuesta.

—...Propongo que formemos una nación independiente llamada la Gran Tumba de Nazarick.



8 comentarios :

  1. Y todo por que en un momento de jubilo Ainz dijo lo de tener las estrellas en sus manos jajaja

    ResponderEliminar
  2. jaja que bien estuvo este prologo, gracias!

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJ dios demaciao comico,,,,
    si de milagro llegan a sacar segunda temporada de overlord como que no creo y se me hace imposible casi nivel INDEX3

    me mataria de risa que la segunda temporada se acabara con dimiurgo diciendo que conquistaran el mundo, y momonga se quede de "osea kheee?"

    ResponderEliminar
  4. hail fuhrer,
    heil das fuhrer.
    heil ze fuhrer.
    heil mein fuhrer,
    heil mein ainz
    all hail ainz,
    all hail ainz,

    Heil Ainz Ooal Gown
    Heil Ainz Ooal Gown
    Heil Ainz Ooal Gown

    ResponderEliminar