domingo, 1 de noviembre de 2015

Overlord v6 c10

http://overlord-es.blogspot.com
Traductor: Erb
____________________

Volumen 6 - Capítulo 10
La Máxima Carta del Triunfo


Parte 1

Mes de Fuego Bajo (Mes 9), Día 4, 22:31

Arriba en lo alto de la capital real, un grupo de personas volaban como estrellas fugases cruzando el cielo nocturno. Dos de ellos eran lanzadores de magia sustentando un hechizo de vuelo, y los otros dos eran sus pasajeros.

Uno de estos últimos, era un hombre en una armadura completa de negro azabache que llevaba dos espadas enormes en la espalda, mientras que la otra era una belleza con cola de caballo. De más estaba decir que se trataba de Ainz y Narberal.

Esa mañana, ambos habían aceptado una misión del Gremio de Aventureros por una cantidad sin precedentes de dinero. El cliente era el Marqués Raeven. A simple vista, parecía que el Marqués deseaba contratar aventureros para incrementar la seguridad en sus dominios a raíz de los recientes disturbios, cuyas causas eran desconocidas.

Ainz sabía que ésa no era toda la historia, y que averiguaría más conforme progresara la misión.

Eso se debía a que querían erradicar al grupo conocido como los Ocho Dedos, y a que esperaban que Momon luchara a su lado, contra los miembros más poderosos del enemigo, los Seis Brazos.

Ainz no pudo encontrar ninguna razón para negarse a esta misión.

Normalmente, los aventureros tenían una estricta política de mantenerse al margen de las cuestiones nacionales. Para no ahuyentar a Ainz —o mejor dicho, al Guerrero Oscuro Momon— se habían tomado la molestia de preparar una misión adecuada que les sirviera de fachada, y pretendían atraerlo con una recompensa realmente suntuosa.

Luego de pensarlo un poco, Ainz aceptó la misión pretendiendo estar reacio, para no quedar como un burdo negociante. El detalle era que tenía que llegar a la capital con la mayor de las prisas.

En Yggdrasil, había portales que se podían usar para teletransportarse de ciudad a cuidad, pero en este nuevo mundo, no existían tales cosas. La teletransportación era un hechizo del 5to nivel, que ni Momon ni Nabe deberían de ser capaces de usar, y viajar por tierra a lomo de caballo les tomaría todo un día.

¿Qué deberían hacer, entonces? La respuesta fue provista por los lanzadores de magia del Marqués Raeven.

Ellos usaron hechizos de vuelo acelerado combinándolos con el hechizo "Tabla Flotante", y juntos llevaron a Ainz y a Narberal hacia la capital a grandes velocidades. ¿Cómo lograron esto? La respuesta era simple. Ainz y Narberal se habían sentado en la tabla flotante, que reducía su peso, así que cargarlos a ambos no reduciría su velocidad de forma apreciable. De esta manera, se habían dirigido directamente hacia la capital durante todo el día hasta este momento. Sin embargo, incluso con este truco, el tiempo era muy limitado, y ya se habían retrasado. Debido a esto, Ainz estaba ligeramente preocupado. Si llegaba y le decían que ya no lo necesitaban, ¿qué recompensa, si la hubiera, podría recolectar?

Aunque Ainz había sido atraído por la recompensa sin precedentes, era dudoso que el solicitante estuviera dispuesto a pagarle a alguien que no había hecho nada.

Ainz suspiró suavemente. Sonaba como si estuviera rezando, como un empleado con una mala evaluación de desempeño que se aferraba a las esperanzas de recibir algún tipo de bonificación.

Sin importar qué, él tenía que obtener esta recompensa. Ya había decidido cómo iba a gastarla.

Mientras todos estos pensamientos pasaban por su mente, Ainz vio la capital por primera vez desde el cielo nocturno. Lamentó no poder tomarse el tiempo para disfrutar la vista. La capital era oscura, y no parecía de ningún modo una bulliciosa cuidad. Aun así, era una experiencia fascinante para Ainz, cuyos ojos podían ver con claridad en la oscuridad.

Observando en silencio desde arriba, los ojos de Ainz divisaron algo interesante; una luz en la distancia.

Aunque al principio no parecía mucho, cuando vio las llamas negras elevándose, se dio cuenta de que era una situación de emergencia.

"¡Esperen! ¡Miren! ¡Hay un resplandor de un lanzamiento mágico, por allá!"

"Efectivamente... parece... algún tipo de magia..."

El lanzador de magia que siguió el dedo de Ainz no parecía pensar mucho sobre ello. Entre la oscuridad y la distancia, una persona normal tendría dificultades para distinguir el resplandor, mucho menos sería capaz de analizarlo.

"¿Qué sucede? ¿Este tipo de cosas son comunes en la capital? ¿O son fuegos artificiales para darme la bienvenida?"

El lanzador de magia no encontró divertido el chiste; la expresión en su cara era muy seria.

"Ése es uno de los ocho lugares que se suponía que atacaríamos..."

"Ya veo. Aunque pensé que habíamos llegado muy tarde, parece que trabajaremos un poco después de todo. "

"Entendido, nos dirigiremos hacia el lugar."

"Detente. Parece que en el lugar está presente un lanzador de magia de un nivel bastante alto. Si te ves envuelto en esto, ¿no crees que podrías perder la vida?"

¿Qué se supone que debo hacer entonces? Ainz apartó la mirada de la expresión contrariada del lanzador de magia y se dirigió a Narberal.

"Nabe, usa Volar y llévame cerca al lugar. A mi señal, me arrojarás sobre ellos."

"Entendido."

♦ ♦ ♦

Mes de Fuego Bajo (Mes 9), Día 4, 22:33

Para Evileye, que se encontraba al borde de la vida y la muerte, la pregunta del guerrero oscuro parecía completamente ridícula. Sin embargo, inmediatamente cambió de parecer. Si pensaba sobre ello, ambos, ella y el demonio, debían parecer muy sospechosos. Después de todo, era una confrontación entre dos figuras enmascaradas y no era impensable que pudieran ser vistos como conspiradores luchando entre ellos.

Entonces, esperando que hubiera deducido correctamente la identidad del guerrero oscuro, Evileye gritó.

"¡Héroe Oscuro! ¡Soy Evileye de Rosa Azul, y te suplico como aventurero de rango adamantita! ¡Por favor, ayúdame!"

En el momento en que hizo su súplica, Evileye se percató de que había cometido un error.

Se trataba de la diferencia en fuerza de combate entre ella y el enemigo. Incluso con la ayuda del Guerrero Oscuro Momon, otro aventurero de rango adamantita, ¿qué podrían lograr? El demonio frente a Evileye era uno al que no tenía esperanzas de derrotar, incluso con su ayuda. Sería como pasar de un pedazo de papel a dos; de cualquier manera, ambos serían arrastrados por la enfurecida tormenta frente a ellos.

Si él aceptaba la petición de Evileye, ella sería directamente responsable de su muerte. Lo que debería de haber hecho es decirle que huyera, y que si fuera posible, que se lleve los cuerpos de sus camaradas con él.

Pero...

"... Entendido."

El hombre se paró frente al demonio, ocultado a Evileye detrás de su espalda.

Evileye contuvo el aliento.

En el instante en que él estuvo frente a ella, Evileye lo confundió con un muro gigantesco y resistente, del tipo que defendería una ciudad. Una sensación de seguridad y alivio la inundó hasta las profundidades de su corazón.

Y el demonio que les hacía frente realmente agachó la cabeza, como si se tratara de un plebeyo ofreciéndole el debido respeto a un noble. Era imposible que fuera respeto, debía de estar burlándose de él. ¿Es que el demonio sólo estaba jugando?

"Vaya, vaya, qué honor nos haces esta noche. ¿Podría preguntar tu nombre? A mí se me conoce como Yaldabaoth."

"¿Yaldabaoth?" Evileye oyó la sorpresa en la voz del hombre bajo el yelmo negro azabache, seguido de los murmullos "qué nombre tan extraño".

A ella no le parecía que fuera extraño. En realidad, Evileye no sabía qué pensar de él. Conocía mucho sobre las leyendas de demonios y otros seres infernales, pero casi nada sobre ese nombre.

"Yaldabaoth, ¿no? Entendido. Mi nombre es Momon, y como ella dijo, soy un aventurero de rango adamantita."

Aunque se encontraba bañado por la presencia desmoralizante de Yaldabaoth, el guerrero oscuro Momon, continuaba como si no se hubiera percatado en absoluto.

"Así que eso es lo que está haciendo", pensó Evileye con satisfacción. Con el objetivo de hacer hablar a su oponente, Momon estaba haciendo uso de su férrea disciplina para evitaba revelar sus emociones. Estaba claro por qué era que el hombre llamado Momon era reconocido como un aventurero de primer nivel.

Evileye, avergonzada por la facilidad con que sus emociones se habían apoderado de ella, se movió hacia la sombra de la capa carmesí de Momon, para no distraer a los dos en su intercambio de palabras.

Aunque Momon parecía lo suficientemente dispuesto a darle una mano, Evileye tenía el presentimiento de que ella sólo le estorbaría.

Momon y Yaldabaoth no se molestaron con reconocer la presencia de Evileye. En el momento en que ella se movió, ambos comenzaron una batalla de intelectos, cada uno buscando los secretos del otro.

"Ah, ya veo. Entonces, ¿podría preguntar la razón por la que nos honras con tu presencia esta noche?"

"Es debido a una misión. Cierto noble nos contrató para defender sus propiedades... pero al pasar y ver esta batalla, pensé que se trataba de una emergencia y, naturalmente, intervine."

Dicho noble era el Marqués Raeven, que había solicitado la presencia de aventureros de rango adamantita en la capital, haciendo caso omiso de los riesgos que implicaba el ir en contra de la norma tácita de los aventureros de no involucrarse en la política. Se podría decir que necesitaba desesperadamente de hombres para encargarse de los Ocho Dedos.

"¿Y cuál es tu objetivo?"

"Un poderoso objeto capaz de invocarnos a este plano, ha encontrado su camino hacia esta ciudad. Estamos aquí para recuperarlo, por supuesto."

"¿Y si te lo entregara? ¿Eso no resolvería el problema?"

"Desafortunadamente, eso sería imposible. Lo único que puede haber entre nosotros es hostilidad."

"¿Qué tipo de conclusión es ésa? Dem- Yaldabaoth, ¿es necesario que seamos enemigos?"

"Precisamente."

Evileye inclinó la cabeza a un lado ante la escena irreal frente a ella. En lugar de una batalla de ingenios, simplemente intercambiaban información. ¿Cómo podía tener sentido algo como eso?

"Bueno, lo entiendo, en su mayor parte. En ese caso... serás derrotado en este lugar, ¿tienes alguna objeción?"

Momon extendió ambas manos a los lados, y los mandobles, que eran como una extensión de sus brazos, parecieron brillar.

"Eso... sería inconveniente. Espero me permitas oponer algo de resistencia."

"Entonces, aquí voy."

Avanzó... no, eso no lo describiría. Momon, que estaba frente a ella, había desaparecido. Estaba enfrascado en una intensa batalla cuerpo a cuerpo con Yaldabaoth.

Se había convertido en una lucha que Evileye no podía describir con palabras.

Las imágenes fantasmas de incontables espadas, detenidas y contestadas por las garras extendidas de Yaldabaoth.

"Increíble..."

Había muchas formas de elogiarlo, pero en este momento, Evileye, hipnotizada por la deslumbrante técnica frente a ella, sólo podía ofrecerle esa única palabra. Sobrepasaba los golpes de todos los espadachines de sus recuerdos. Parecía como si fuera a cortar la noche y la maldad de un solo golpe.

Ella se sentía como la princesa en las canciones de los bardos. Y el guerrero oscuro ante ella parecía un caballero venido a su rescate.

Una corriente eléctrica le subió por espalda de entre las piernas, y el menudo cuerpo de Evileye se estremeció.

Su corazón, que había estado detenido por más de 150 años, pareció latir rápidamente una vez más.

Colocando las manos en su pecho, se dio cuenta de que, por supuesto, nada se movía allí. Incluso así, se sintió bastante real para ella.

"...Por favor gana, Momon-sama."

Evileye apretó las manos juntas en una ferviente oración, deseando que su caballero triunfara sobre el aterrador demonio frente a ella.

¡Woosh! Yaldabaoth fue arrojado a una buena distancia, con un sonido que no parecía que pudiera haber venido de un cuerpo de carne y hueso. Aunque permanecía de pie, seguía derrapando sobre el suelo empedrado a un ritmo que desgastaría las suelas de sus zapatos. Luego de varias decenas de metros, finalmente se detuvo, y se sacudió el polvo.

"Realmente espectacular. Intercambiar golpes con un genio guerrero como tú podría haber sido un error de mi parte."

Con un gran golpazo, Momon enterró una espada profundamente entre las rocas bajo sus pies, y usó su mano libre para retirar un trozo de piedra de su cabeza, antes de responder sin rodeos.

"Basta de cortesías. Tú también estás ocultando tu poder, ¿no?"

Al oírlo, los ojos de Evileye se abrieron.

Parecía casi imposible de creer que ninguna de las dos partes lo estuviera dando todo a pesar de la magnitud de la batalla.

"¿Podría ser un Divino?"

Los descendientes de los seres conocidos como "Jugadores" eran personas que podrían despertar un poder increíble de su interior. En la Teocracia estas personas eran conocidas como semidioses. O, para ser más precisos, eran los que llevaban la sangre de los Seis Dioses en sus venas. Si tuvieran la sangre de otros, serían llamados de otra forma.

Parecía muy probable que Momon fuera del linaje de un "Jugador". O más bien, sería mejor decir que ningún humano podría poseer tal poder.

"Vaya, vaya, parece que no puedo ocultártelo después de todo. Dijiste Momon-sa... n, ¿no?"

"Así es, Yaldabaoth. Mi nombre es Momon."

"Muy bien, entonces. Aquí voy. 「Múltiples Aspectos de Demonio: Alas de Tentáculos」."

De la espalda de Yaldabaoth brotaron alas, pero las plumas que las cubrían eran anormalmente largas, evocando la apariencia de tentáculos. Yaldabaoth le habló tranquilo a Momon, que permanecía en guardia.

"Eres fuerte. No hay duda de que tu poder sobrepasa al mío. Aunque no me agrada, permíteme usar este método. Aunque tu defensa es formidable, ¿se podría decir lo mismo del insecto detrás de ti? ¿Qué harás entonces? Tal vez deberías concentrarte en defenderla, ¿no?"

Al terminar, lanzó una lluvia de plumas. Plumas cuyas puntas eran filosas como navajas y capaces de cortar fácilmente a través de músculo y hueso.

Evileye estaba indefensa frente a esta arremetida. No le quedaba más mana para lanzar su "Muro de Cristal". Todo lo que podía hacer era esperar un milagro.

Pero resultó que Evileye había estado subestimando al guerrero oscuro.

Cuando se oyó resonar el metal, Evileye miró hacia arriba, y vio a un fornido escudo de pie frente a ella.

Los restos destrozados de las plumas eran dispersados por todos lados. Aunque eran capaces de hacer pedazos a un ser humano, era una escena hermosa.

"Es bueno que estés bien."

Era la voz serena de ese hombre. Su brazo, blandiendo su espada a velocidades increíbles. Su respiración era controlada y su tono era tranquilo, incluso mientras desviaba furiosamente las plumas que venían hacia ellos.

"Ah... ah... ¡Ah! ¡Su hombro! ¿Está bien?"

La hombrera de Momon tenía una pluma clavada en ella. Pero ya que había sido cortada a la mitad en pleno vuelo, había perdido su fuerza de penetración. Parecía una decoración de su armadura.

"No es nada. Los ataques de este nivel ni siquiera son dignos de tener en cuenta. Por el contrario, estoy contento de que estés bien."

Rió.

Evileye sintió su corazón sacudiéndose con un badum. Su cara estaba caliente bajo su máscara, que se sentía como si fuera a quemarla.

"¡Maravilloso! Por defenderla sin dejar que sufra ni siquiera un rasguño, yo, Yaldabaoth, te ofrezco mis más sinceras felicitaciones. Realmente, fue una demostración magnífica."

"Como dije, ya basta de cortesías. Dime, Yaldabaoth, ¿por qué te estás alejando?"

Con eso, Momon recogió a Evileye con un brazo y la trajo a su lado.

"!"

Ella sintió que su corazón inmóvil iba a escapársele por la boca. En su cabeza, las estúpidas historias de los estúpidos bardos continuaban atravesándole la mente, una y otra vez. Especialmente las historias en las que el caballero cargaba a la princesa mientras luchaba. Cualquier persona sensata se daría cuenta de que llevar una carga mientras se luchaba contra un enemigo poderoso no era más que una insensatez.

Pero...

(¡Bardos del mundo, perdónenme! Es verdad que un verdadero caballero lleva en sus brazos a la frágil doncella, luchando al mismo tiempo que la protege. ¡Uwah, qué estoy pensando! ¡Qué vergonzoso!)

"Pero esto es..."

La estaba cargando bajo su brazo como a un saco de patatas. Aunque, ésa realmente era la mejor manera de hacerlo. A comparación de una mujer adulta, Evileye era pequeña y ligera. Con el fin de mantener su centro de gravedad, era perfectamente lógico que Momon la cargara de esa manera.

Ella sabía que no tenía motivos para protestar, y su corazón seguía ardiendo de rabia al ver morir a sus compañeras. Sabía muy bien que no era el momento para tales tonterías. Pero aun así, no había forma de sofocar por completo el descontento al interior de su corazón.

Tal vez si ella misma lo hubiera abrazado, podría haberle hecho las cosas más fáciles a él. Pero ella no estaba segura de poder aferrarse por su cuenta si él decidía luchar a esas vertiginosas velocidades una vez más, así que se quedó callada.

Evileye observó una vez más cómo se desenvolvía la batalla entre Momon y Yaldabaoth. La distancia entre los dos se había incrementado más que antes, pero tanto para el guerrero de primera clase como para el demonio de clase superior, no parecía más que un paso extra.

"Entonces, ¿continuamos?"

"No, creo que eso será todo por ahora. Como dije antes, mi objetivo no es derrotarte. Ahora, rodearé parte de la ciudad con llamas. Si se presenta una intrusión, ten por seguro que usaré las llamas del purgatorio para enviarte al otro mundo."

Al terminar, Yaldabaoth se dio la vuelta y se alejó. Sus movimientos no parecían tener prisa, pero en instantes la distancia que los separaba se incrementó, y desapareció en la noche.

"No. No, esto no es bueno, Momon-sama, si no lo perseguimos..."

Evileye empezaba a entrar en pánico mientras Yaldabaoth desaparecía de su vista, pero Momon agitó la cabeza.

"No puedo hacer eso. Se está retirando para llevar a cabo su plan. Si lo persiguiera, él lucharía con todo su poder. Y si hiciera eso..."

Momon no necesitaba terminar la frase para que Evileye lo entendiera.

(Si él lucha en serio, terminarás atrapada en sus ataques y morirás.) O algo así. Incluso si ella se quedaba, ese detestable demonio seguramente usaría ataques que golpearían a Evileye de todas maneras.

El hecho de que Momon la estaba defendido probaba que Evileye tenía valor como rehén.

Ella se odió a sí misma por no poder serle de ayuda a Momon, que estaba protegiéndola, y por el hecho de que no era más que una carga para él. Y pensar que le había dicho esas cosas tan pretensiosas a Climb.

"Bueno, Nabe. ¿Qué crees que deberíamos hacer?"

En respuesta, una mujer descendió lentamente del cielo. El equipo del Héroe Oscuro Momon incluía a una lanzadora de magia conocida como la Princesa Hermosa. En aquel entonces, Evileye se había burlado de la vanidad de ese sobrenombre, pero ahora, con la persona real frente a ella, se encontró a si misma conteniendo el aliento. 

Era demasiado hermosa. Una extranjera... con esa apariencia, debía haber venido del sur. Evileye continuó mirándola, incapaz de apartar la vista.

"Momon-sa- san. ¿Por qué no nos dirigimos a la residencia del noble que nos contrató, como planeamos originalmente?"

"¿Deberíamos ignorar a Yaldabaoth? ¿No es ésa la única razón por la que estoy aquí?"

"Tal vez, pero de todas maneras deberíamos obtener el permiso del cliente. Eso parece ser lo más importante."

"... Es verdad."

"En vista de eso, sugiero que arroje a un lado a ese mosquito superdesarrollado. "

"¿Hm? Ah, perdóname, estaba preocupado de que pudieras ser golpeada por un ataque hace unos momentos."

Momon bajó lentamente a Evileye hasta el suelo.

"No... por favor, no se preocupe por mí. Entendí sus intenciones a la perfección."

Evileye hizo una profunda reverencia hacia Momon.

"Muchísimas gracias por toda su ayuda. Permítame presentarme. Soy Evileye, del grupo de aventureras de adamantita, Rosa Azul."

"No es necesario ser tan formales, soy Momon, un aventurero de rango adamantita como tú. La lanzadora de magia es mi compañera, Nabe. Así que, ¿qué harás después de esto? ¿Esas dos con tus compañeras? Si necesitas que alguien las cargue por ti, no debería ser un problema."

Apuntó hacia Gagaran y Tia.

"Estoy profundamente agradecida por tu oferta, pero no será necesario. Nuestras colegas deberían llegar pronto. Tal vez puedan lanzar el hechizo de resurrección aquí."

"Hechizo de resurrección... ¿pueden usarlo?"

"Ah... ah, sí. Nuestra líder de equipo, Lakyus, puede traer a los muertos de vuelta a la vida."

"Ya veo. Entonces... si pudiera preguntar, ¿desde qué tan lejos es posible lanzar un hechizo de resurrección?"

"¿A qué te refieres?"

"Es decir, digamos que quieren resucitar a estas dos. Asumiendo que lanzaran el hechizo en el Imperio, ¿en dónde resucitarían? ¿En el Imperio, o en el lugar en el que descansan sus cuerpos?"

¿Por qué? ¿Por qué estaba tan interesado en la magia de resurrección? Curiosidad, tal vez. Las personas capaces de usar magia divina del 5to nivel eran muy raras, así que no era inusual mostrar interés en el tema. O tal vez había muerto alguien importante para él. En ese caso, la respuesta de Evileye podría ser cruel. Ella sólo podía rezar para que ése no fuera el caso.

"No estoy muy segura sobre los detalles, pero oí que Lakyus necesita estar muy cerca para lanzar un hechizo de resurrección. Así que, en lo que se refiere a tu pregunta, Momon-sama, sería imposible lanzar un hechizo de resurrección desde el Imperio."

"Mmm. Entonces, otra pregunta; después de la resurrección, ¿ellas dos serán capaces de luchar de inmediato?"

"Eso sería imposible," respondió Evileye.

El hechizo que Lakyus usaba era magia del 5to nivel, "Levantar Muerto". La resurrección drenaría cantidades tremendas de fuerza vital. Sin excepción, los aventureros de rango hierro y menores serían reducidos a cenizas si era usado en ellos. No había ningún problema para revivir a los aventureros de rango adamantita, pero la resurrección les drenaría tanta energía vital que no serían capaces de moverse, y les tomaría un largo tiempo poder recuperarla.

Si lo que Yaldabaoth decía era cierto, ellos no sólo seguían estando en peligro, sino que habían perdido una gran cantidad de poder de pelea.

(... No, bajo estas condiciones, no hay nadie que pueda luchar contra Yaldabaoth además de este gran hombre frente a mí. Resucitarlas a las dos no serviría de nada para cambiar las circunstancias.  Lo más prudente sería dejar que se concentren en recuperarse después de su resurrección. )

"Ya veo... Creo que ahora empiezo a entenderlo. Si fuera posible, creo que me gustaría conocer a Lady Lakyus. ¿Sería posible que la pueda esperar aquí contigo?"

"¡Qué! ¡¿P-p-p-por qué deseas ver a Lakyus?!"

Antes de poder recobrar la compostura, las palabras de Evileye ya habían dejado su boca. Ella misma no entendía la razón. En el instante en que oyó a Momon diciendo que quería ver a Lakyus, su corazón se llenó de resentimiento. Incluso ella se sorprendió, y su exabrupto lo alarmó a él también.

Debajo de su máscara, su rostro comenzó a enrojecerse por la vergüenza, y estaba agradecida de que el manto cubriera las puntas de sus orejas que también comenzaban a tornarse rojas.

"Yo... yo esperaba preguntarle sobre la magia de resurrección, y también quería conocer a la líder de Rosa Azul, que son colegas aventureras del mismo rango que el mío, y que además tienen más experiencia. Eso, y Yaldabaoth podría haberse ido, pero no hay garantía de que no regresará. ¿Eso es tan desagradable?"

"N-no, nada de eso... ah, lo siento, te grité."

El resentimiento en su pecho se esfumó en el momento en que oyó el nombre de Yaldabaoth; ella sabía que no debían bajar la guardia ante él.

(Pensando con calma sobre lo que se ha dicho ya... debería haber visto venir esto. En cuanto a estar pendiente del regreso de Yaldabaoth... ¿Implica eso que quiere protegerme? Fufu...)

"Entonces, mientras esperamos, ¿te importaría si pregunto sobre lo que sucedió aquí?"

"Antes de eso, necesito encargarme de los cuerpos de mis camaradas. No puedo simplemente dejarlas allí. No es ningún problema moverlas, ¿cierto?"

Por supuesto que no había ningún problema. Con eso, Evileye fue hacia los cuerpos.

Ella pensaba que estarían quemadas hasta ser irreconocibles, pero parecía que las llamas del demonio sólo habían quemado sus almas en lugar de su carne. Los cadáveres estaban inmaculados. Luego de cerrarles los ojos y de cruzar sus manos sobre sus pechos, Evileye sacó una "Mortaja de Dormir" de su bolsa, y comenzó a envolver a Tia con ella.

"¿Qué es eso?"

"Es un objeto mágico que detiene la descomposición y el rigor mortis de un cuerpo al ser envuelto alrededor del mismo. Es muy útil para aquellos que usan hechizos de resurrección."

Mientras esto sucedía, Momon se dio cuenta de que durante la respuesta de Evileye, ella estaba teniendo problemas para envolver el voluminoso cuerpo de Gagaran, así que decidió darle una mano levantando su cuerpo con la increíble fuerza de sus brazos. Cuando los cuerpos estuvieron envueltos, Evileye juntó solemnemente las palmas de sus manos, orando por las almas de los muertos y por que Lakyus las reviva.

"Gracias por tu ayuda."

"No fue nada. Como estaba preguntando antes, ¿podrías decirme qué fue exactamente lo que sucedió?"

Evileye asintió con la cabeza, y comenzó a relatar los eventos que habían acontecido. Lo que sabía, lo que planeaban hacer, y la historia de su encuentro con la sirvienta insecto y la batalla en la que Yaldabaoth hizo su entrada.

Mientras hablaba de cómo estuvo a punto de acabar con la sirvienta insecto, un cambio se produjo en Momon y en Nabe, que hasta ahora habían estado escuchando su historia en silencio.

"Entonces, ¿la mataste?"

Sus palabras eran neutrales, pero la furia detrás de ellas era evidente.

Evileye se inquietó. ¿Por qué se molestaría sobre el asunto de intentar matar a la sirvienta de Yaldabaoth? Pero decidió terminar de contar la historia.

"No, no la matamos. Yaldabaoth apareció antes de que pudiéramos hacerlo."

"... ¿Es así? Ya veo, ya veo."

La furia desapareció, y Evileye se preguntó si es que había estado molesto en primer lugar. Sin embargo, aunque los duros ojos de la silenciosa Nabe seguían llenos de rabia hirviente, era difícil saber si ella despreciaba a todos de esa manera.

Momon tosió, y preguntó, "Entonces... si no hubieran intentado matar a la sirvienta insecto, ¿crees que Yaldabaoth las habría atacado?"

Evileye se percató de inmediato del porqué de la ira de Momon. La sirvienta insecto había sido una parte neutral, y por lo que ella sabía, el que las otras dos la atacaran podría haber desencadenado los eventos actuales.

Era natural que los aventureros evitaran las batallas innecesarias. Si un grupo de aventureros de primer nivel no sabía esto, sería una vergüenza para los aventureros de rango adamantita, e incluso para Momon mismo. Ésa debía ser la razón por la que estaba molesto. Aun así, Evileye no podía estar del todo de acuerdo con ese razonamiento.

"Yaldabaoth dijo que convertiría la capital en un infierno. Es imposible que una sirvienta que sigue a alguien así pueda ser una persona normal. Creo que la decisión de luchar que tomaron mis colegas fue la forma correcta de actuar."

Eso era algo sobre lo que no podía ceder. La sirvienta había sido más fuerte que Gagaran y Tia. Sabiendo esto, ellas habían luchado de todos modos; debía haber una razón para eso. Ella tenía que creer que sus camaradas habían tenido una buena razón para hacer lo que hicieron.

La defensiva Evileye y el silencioso Momon se miraron el uno al otro, como viendo a través de la máscara y el yelmo. Aunque ninguno podía ver el rostro del otro, Evileye estaba segura de estar mirando a Momon a los ojos.

Al final, fue Momon el primero en ceder.

"Mm. Ah. Ya veo. Tienes razón. Me disculpo."

Agachó la cabeza ante ella. Esto conmocionó a Evileye. Aunque la confianza que sentía en sus camaradas era firme, no podía hacer que su salvador se humillara de esa manera.

"¡Ah! ¡Por favor, levanta la cabeza! Una persona tan maravillosa como tú debería... ¿Ueeeeee?"

Luego de darse cuenta de lo que acababa de decir, Evileye dejó escapar un grito patético.

Aunque era verdad que Momon era un individuo sobresaliente, cuando si pensaba en ello, usar la palabra "maravilloso" para describirlo era...

Evileye gritó en su corazón.

(¡Aaaaah! ¡No puedo evitarlo, él es demasiado genial! ¿Está mal que vuelva a sentirme como una niña por primera vez en cientos de años? Después de todo, él es un guerrero poderoso y más fuerte que yo...)

Por la forma en que Evileye miraba a Momon, como una colegiala enamorada, si él se sentía avergonzado y se lo decía, eso significaba que ella seguía teniendo una oportunidad. Si no, sus oportunidades serían minúsculas.

El cuerpo de Evileye había dejado de desarrollarse a la edad de doce años. Como tal, ella no contaba con ninguno de los atributos que los hombres desearían ver. Ya sea para inducir el fuego del deseo en los demás, o para satisfacer dicho deseo, para ella habría sido muy difícil. Por supuesto, cierto grupo de hombres se habrían sentido muy atraídos hacía ella, pero eran una minoría. Con una belleza como Nabe cerca, sus oportunidades parecían incluso más escasas.

Cuando Evileye reunió el coraje para mirarlo, se dio cuenta de que por el contrario, tanto Momon como Nabe estaban viendo el cielo nocturno.

Al principio no sabía qué era lo que miraban, pero cuando recordó la manera en la que se había lamentado hace un momento, lo entendió. Los dos habían tomado su grito como una advertencia.

(¡No, no es eso!)

Sin nada qué decir, sus sentimientos la llevaron al borde de las lágrimas.

"... ¿Tal vez te equivocaste? No hay nada allí," dijo Momon mientras examinaba el cielo alrededor.

"U-un error, fue un error. En verdad lo siento."

"Ah, no te preocupes. Es mejor estar equivocado que ser emboscado. "

Nabe envainó su espada en su espalda, mientras Momon le respondía a Evileye con una espada en la mano.

Su gentileza dejó sin palabras a Evileye. En ese instante, algo se encendió en una esquina de su visión. El color no era el blanco puro de la magia, sino un rojo malévolo, el color de una hoguera ardiente.

"Momon-san, miré allá."

Cuando Nabe dijo esto, los dos se voltearon para mirar el resplandor carmesí. Los ojos de Evileye se abrieron bajo su máscara, ya que ella sabía quién había provocado el fuego.

"¿Qué? Eso es..."

Las llamas carmesí escupían lenguas de fuego hacia lo alto, como si su objetivo fuese hacer arder los cielos. Fácilmente superaba los treinta metros de altura, y ella encontraba difícil de imaginar que tan largo era; varios cientos de metros, tal vez más.

El muro de llamas se mecía como un velo, y parecía que envolvía la ciudad como un cinturón.

Evileye, que había quedado completamente conmocionada por la escena, oyó una débil voz masculina en su oído.

"... ¿Llamas de Gehena?"

Como si su cuello tuviera un resorte, Evileye giró la cabeza a un lado para mirar a Momon.

"E, eso, qué, ¿qué es eso? Momon-sama, ¿sabes qué es esa enorme muralla de fuego?"

Los hombros de Momon temblaron ligeramente mientras respondía, con una inusitada falta de confianza.

"¿Eh? Ah... no, no, no estoy muy seguro de eso. ¿Podría decírtelo luego de confirmar los detalles?"

"Está... Está bien..."

"Necesito discutir algo con Nabe, por favor discúlpanos."

"Eh, ¿no puedo estar presente también?"

"Ah, no, es algo personal. Por favor, discúlpanos."

Era algo tan básico que Evileye se sintió avergonzada por haberlo preguntado siquiera. Sus ojos errantes se detuvieron en la mujer conocida como la Princesa Hermosa.

Había una sonrisa triunfante en su rostro.

Evileye podría estar equivocada, pero por otra parte, podría no estarlo. Era natural que una mujer se sintiera superior a todas las demás cuando era objeto de la atención especial de un gran hombre.

Evileye fue incapaz de contener la extraña sensación hirviendo en su interior. Era una rabia que ella misma encontraba desagradable; las llamas de los celos.

(No sólo es fuerte, también sabe cosas que ni siquiera yo conozco... Nunca volveré a encontrar a un hombre como él.)

Las mujeres humanas se sentían naturalmente atraídas por los fuertes. Verse amenazadas por una poderosa fuerza externa, activaba su instinto natural de unirse a un hombre fuerte y de traer a sus hijos al mundo, recibiendo protección para ella y su descendencia. Por supuesto, no todas las mujeres escogerían a un hombre de esta manera. La personalidad, su apariencia, y muchos otros factores podían conducir al amor. Aun así, había una inclinación muy grande para buscar la fuerza en la pareja.

Evileye despreciaba a ese tipo de mujeres.

(Es tonto querer ser protegida debido a que eres débil. En lugar de eso, todo lo que necesitas es volverte fuerte, y ya no requerirás de nadie que te proteja. Así debería ser.)

Pero si dejaba ir a un hombre como éste, ¿llegaría a conocer algún día a alguien que pudiera satisfacerla tan plenamente como él podía?

Evileye no envejecería, pero Momon seguramente se haría viejo y moriría antes que ella. Y sin importar cuánto lo intentara, Evileye nunca sería capaz de concebir hijos para él. Décadas más tarde, estaría sola de nuevo. Sin embargo, ella pensó que podría ser bueno vivir como mujer por una vez en su vida.

(Otra mujer puede dar a luz al niño. Lo más importante es el amor. Desde luego que no le reprocharé una amante o dos.)

"Entonces, por favor espera aquí por un momento. Me disculpo por... ¿Evileye-san?"

"¿Hm? Ahh, lo siento. Yo misma estaba pensando en algo, cosas a discutir con mi equipo. Esperaré aquí, entonces."

A decir verdad, ella no quería alejarse de él. Pero tampoco quería estar cerca de la hermosa mujer ante la que había admitido sinceramente su derrota.

Por supuesto, no podía decir tal cosa.

Nadie quería a una mujer que fuera demasiado pegajosa. Los hombres eran criaturas que anhelaban la libertad mientras más intentaras retenerlos.

Evileye recordó las historias que había oído en la taberna. En ese entonces se había burlado de ello porque pensaba que no tenía nada que ver con ella.

(Qué desperdicio. Incluso esas trivialidades tenían sus usos. Debí de haber prestado mayor atención... ¿pero ahora será muy tarde para comenzar? ¿Tendré tiempo para aprender a cómo ser una mujer?)

Mientras observaba alejarse a las figuras de los dos aventureros, la cabeza de Evileye comenzó a llenarse de pensamientos descabellados.

Ella sabía que no era el momento para fantasías, pero también sabía muy poco sobre lo que estaba sucediendo, ni qué decir sobre cómo debía proceder, por lo que no haría nada. Incluso así, Evileye participaría en una batalla en la que podría perder la vida. En ese caso, bien podría suspirar y examinar otro asunto con seriedad para evitar terminar desalentándose.

(... ¿Debería arriesgarme por un hecho consumado?)

No estaba claro cuán lejos podría llegar con eso, ya que su cuerpo no podía concebir niños, pero seguía siendo una opción digna de consideración.

"... Ahh. Derrotar a Yaldabaoth y labrar un futuro..."

Las llamas rugieron en el corazón de Evileye, como declarándole la guerra a Yaldabaoth al interior de la muralla de fuego.

(El único que puede derrotarte es Momon-sama. Entonces, yo me desharé de la basura alrededor tuyo. Esta vez mataré a esa sirvienta si se presenta. ¡Alguna vez fui el ser maldito conocido como Landfall*! ¡No me menosprecies, Yaldabaoth!)
(*Landfall básicamente significa Caída de Naciones. En la versión de Yen Press lo tradujeron más literalmente como Destructora de Naciones, es decir, Nation Destroyer.)

♦ ♦ ♦

"No creo que pueda oírnos aquí."

"Sería ser muy difícil que pudiera espiarnos desde tan lejos."

"Incluso así, deberíamos estar preparados."

Ainz activó un objeto de pago. Tenía el poder de prevenir que los oyeran a escondidas, pero sintió que era un desperdicio ya que era un objeto de un solo uso. Sin embargo, no tenía otra alternativa.

"Entonces, Nabe, creo que he logrado vislumbrar el plan de Demiurgo en su mayor parte. Sin embargo, mientras más compleja es una maquinaria, mayor es la facilidad con la que se descompone. Lo mismo es aplicable a las intrigas. Debemos evitar actuar como si hubiéramos ganado y confirmar los hechos incluso aunque parezcamos tener la ventaja. ¿Lo entiendes?"

"Ya veo... no esperaría nada menos de nuestro amo y señor; un ser incomparable."

Los elogios de Narberal le venían de lo profundo de su corazón, y Ainz lo reconoció con un majestuoso movimiento de cabeza. Era como si le estuviera diciendo que todo estaba yendo de acuerdo al plan.

Eso no era así.

Él sentía como si fuera a ahogarse en un lago que estaba siendo formado por su inexistente sudor frío.

Ni siquiera podía comprender el significado detrás del plan de Demiurgo. Ainz únicamente había entrado en batalla con la tonta noción de demostrar sus habilidades de lucha en una elegante exhibición en la capital.

La sorpresa al enterarse de que su oponente era Demiurgo casi había acabado por completo con su compostura. Lo único que lo había mantenido calmado era la anulación emocional que todos los no-muertos poseían.

Después de escuchar las órdenes pensó que lucharía contra los Ocho dedos, pero luego se enteró que combatiría junto a aventureros de rango adamantita. Debido a que ya no tenía la más mínima idea de lo que estaba sucediendo, Ainz casi había desistido de pensar las cosas.

Hablar sin pensar bajo estas condiciones sonaría completamente extraño. Ainz sabía que era extremadamente peligroso pretender entender algo cuando en realidad no se sabía. Tal vez habría sido más prudente revelar su falta de conocimiento, pero bajo las circunstancias actuales, era poco aconsejable. Un Ser Supremo digno de lealtad tendría que demostrar una cantidad adecuada de conocimientos previos.

Si un superior, especialmente del nivel de un Director Ejecutivo, demostraba ser demasiado incompetente, sus subordinados perderían la confianza en él.

Por lo tanto, había tenido que devanarse frenéticamente los sesos inexistentes para elaborar esa frase doctrinal que acababa de soltarle a Narberal.

Tal vez ella era demasiado honesta, o las palabras que le había dicho habían sido inesperadamente significativas, pero sus ojos estaban llenos de respeto. Como tal, Ainz le hizo un pedido bajo el pretexto de darle una orden:

"Mmm. Entonces, para asegurar el éxito de la operación de Demiurgo, ponte en contacto con él. No lo haré yo personalmente porque esa mujer podría seguir vigilándonos y en este momento no puedo usar magia. Ahh... esa Evileye no ha bajado la guardia ni por un instante. No tengo pruebas, pero estoy seguro de que ya sospecha de mí."

"¿Cómo puede ser? No he notado nada así. Tal vez haya otra razón para que lo esté mirando tan de cerca."

Ainz miró de reojo a Narberal.

"Ésa tiene que ser la razón. Entiendo más o menos cómo piensa esa mujer. Creo que fue un error fatal haber revelado mi ira cuando hablábamos de Entoma. ¿Tal vez simplemente debí haberla matado en ese momento?"

No hubo respuesta.

La ira de Ainz había estallado cuando oyó que casi habían matado a Entoma. Aunque había sido suprimida en un instante como todas sus emociones intensas, en aquel momento en el que se había llenado de rabia asesina, había sido un milagro que no hubiera usado su espada para cortarle la cabeza a Evileye de inmediato.

Había logrado contener su sed de sangre y no había actuado llevado por la cólera porque antes de eso, había concluido que matar a Evileye habría sido contraproducente. Finalmente había encontrado un contacto hacia alguien que podía usar magia de resurrección. La posición en la que estaban era beneficiosa. Arruinar esto sería una pérdida muy grande.

(Tal vez he madurado un poco y aprendí a controlarme.)

Si no hubiera sido por el lavado de cerebro de Shalltear, es posible que hubiera ignorado los beneficios potenciales para Nazarick y hubiera matado a Evileye. La Gran Tumba Subterránea de Nazarick y los NPCs creados por sus antiguos amigos eran tesoros que Ainz deseaba proteger. No perdonaría a nadie que intentara hacerles daño, pero también tenía que tomar en cuenta qué era lo más importante y qué decisiones debía tomar para lograrlo. Eso se llamaba madurez.

Ainz reflexionó que sus habilidades se habían incrementado por toda la experiencia que había acumulado, incluso se aseguraba de llevar su cara ilusoria debajo de su yelmo, que sonrió para sí mismo.

A este ritmo, no había duda de que lograría convertirse en un verdadero gobernante para la Gran Tumba Subterránea de Nazarick. O mejor dicho, esperaba poder alcanzar ese nivel.

(Antes de eso, tengo que evitar decepcionarlos o sufrir grandes tropiezos... será muy duro para mí...)

"¿Entonces es así? Como era de esperar de Ainz-sama, ha logrado averiguar las verdaderas intenciones de esa mujer. Tal visión sólo podría pertenecerle a alguien destinado al trono."

"Basta de cumplidos, Narberal. Más exactamente, fue mi error lo que dio origen a sus sospechas."

Ainz le quitó importancia a Narberal con un gesto de la mano que ocultaba su vergüenza. Luego, con voz férrea, le dio una orden.

"Ve, Narberal. Descubre todos los detalles del plan y luego infórmamelo. Además, reporta que si esto continúa, tendremos que participar en la resolución de los eventos provocados por Yaldabaoth."

Narberal hizo una reverencia y usó un hechizo.

Ainz se regocijó en su corazón. No había tenido que mentirle a Narberal. Su estado actual de Guerrero Perfecto significaba que no podía usar magia. Por lo tanto, era lógico que usara a Narberal para intercambiar mensajes con Demiurgo. Sin embargo, había otra razón, una que no podía decir en voz alta.

Con el objetivo de pretender mejor que había descifrado el plan de Demiurgo, y no dejarle sospechar nada, tenía que reducir al mínimo el contacto con él.

Si asignaba a Narberal para que lo haga en su lugar, sería como jugar al juego del teléfono, y parte de la información podría terminar distorsionada. Sin embargo, él prefería hacer esa apuesta antes que arriesgarse a dañar su imagen como el gobernante supremo de la Gran Tumba Subterránea de Nazarick.

Ainz regresó lentamente de vuelta hacia Evileye.

Ya que Narberal estaba hablando con Demiurgo, era él quien se encargaría de llamar su atención.

"Ahhh... estaría bien si pudiéramos acabar con esto de alguna manera. Hablando de ello, es una niña con semejante poder... me pregunto cómo se ve su rostro bajo la máscara..."


Parte 2

Mes de Fuego Bajo (Mes 9), Día 5, 00:47

Aunque era media noche, una esquina de la capital real estaba iluminada por antorchas como si fuera pleno día. Un cuarto poco espacioso estaba repleto de hombres y mujeres. Todos vestían sus equipos de batalla; todos dispares entre sí.

Se trataba de los aventureros de la capital que habían respondido a los precipitados llamados del palacio. Aparte de aventureros de rango orichalcum y mithril, para esto incluso estaban presentes aventureros de rango hierro y cobre.

Los aventureros de mayor experiencia ya se habían dado cuenta que la razón por la que desconocidos como ellos habían recibido permiso para ingresar al palacio era para resolver los problemas que plagaban la capital. Algunos de estos aventureros ya habían comenzado a entrever quién los había convocado al ver al joven de armadura blanca parado en posición de firmes en una esquina. Un número incluso menor de estos aventureros sabía algo sobre la verdadera identidad del hombre con una katana al lado del joven.

La gran puerta a la cámara se abrió de pronto, y lo que apareció causando revuelo, fue un grupo de mujeres.

No había ningún aventurero en el Reino que no conociera a estas personas.

A la cabeza se encontraba la líder del equipo de aventureras de rango adamantita Roza Azul, Lakyus Alvein Dale Aindra. Detrás de ella estaba la Princesa Dorada Renner, junto a la Líder del Gremio de Aventureros de la capital. Luego estaban Evileye de Rosa Azul y una de las gemelas. Y caminando detrás de ellas se encontraba el guerrero más fuerte del Reino, Gazef Stronoff.

Con el grupo de pie ante los aventureros reunidos, el joven en armadura blanca desenrolló un pergamino en sus manos, y lo pegó en la pared detrás de él.

Era un mapa detallado de la capital real.

La primera en hablar fue una mujer de alrededor de cuarenta años, una antigua miembro de un equipo de aventureros de rango mithril cuyos ojos seguían llenos de vitalidad.

"Damas y caballeros, para comenzar, me gustaría darles las gracias por haberse presentado a esta reunión de emergencia."

Luego de que el cuarto se hubiera calmado, la mujer continuó dirigiéndose a los aventureros con una expresión de seriedad en el rostro.

"Normalmente, el Gremio de Aventureros nunca interferiría con los asuntos nacionales." Todos los ojos se dirigieron hacia las integrantes de Rosa Azul, pero guardaron silencio. Después de todo, los ojos no podían pronunciar palabras como lo hacía la boca. "Sin embargo, éste es un caso excepcional. El Gremio de Aventureros ha decidido prestar su total cooperación al Reino, con el objetivo de resolver con prontitud el problema que enfrentamos. La Princesa nos relatará los detalles, así que les ruego que guarden silencio y escuchen."

La princesa avanzó lentamente, acompañada a ambos lados por las integrantes de Rosa Azul y por Gazef Stronoff.

"Soy Renner Theiere Chardelon Ryle Vaiself, y estoy profundamente agradecida porque todos aquí pudieron responder a los llamados extraordinarios emitidos esta noche."

Hizo una modesta reverencia hacia ellos, y varios suspiros de afecto surgieron de entre los aventureros al ver la delicada escena.

"Normalmente, les ofrecería los debidos elogios que todos ustedes se merecen, pero como el tiempo apremia, vayamos directo al grano. Esta noche, una porción de la capital..."

Aquí la princesa levantó un dedo para apuntar hacia un lugar en el mapa, la esquina noreste, y dibujó un círculo alrededor de ella.

"... Una porción de la capital fue rodeada por una muralla de fuego. Las llamas tienen más de treinta metros de alto, y estoy segura de que todos ustedes las han visto."

La mayoría de los aventureros asintió con la cabeza, aunque algunos se dirigieron a las ventanas del palacio para mirar al exterior. Las altas paredes que rodeaban al palacio significaban que no podrían ver directamente la muralla de fuego, pero la luz reflejada de las llamas teñía el cielo de rojo, y eso sí lo podían ver.

"Estas llamas deben de ser algún tipo de ilusión, ya que tocarlas no causa daño. De acuerdo a aquellos que han entrado en contacto con ellas, el fuego no genera calor, ni impide el movimiento. Atravesar la muralla tampoco debería presentar problemas."

Ante esto, los aventureros de rango más bajo suspiraron aliviados.

"Al causante de este incidente se le conoce como Yaldabaoth, un poderoso demonio. Rosa Azul ya ha confirmado que hay demonios de bajo rango al otro lado del muro de fuego. Estos demonios parecen estar actuando por completo bajo las órdenes de sus superiores."

Lakyus asintió hacia Renner mientras ella decía esto.

"... Golpea la cabeza y el cuerpo morirá... ¿Eso significa que todo lo que tenemos que hacer es derrotar a Yaldabaoth?"

Renner se dio la vuelta para reconocer a la persona que había hablado, un aventurero con una placa de mithril colgando de su cuello.

"Ésa podría ser una simplificación excesiva de las cosas, pero fundamentalmente, es verdad. Sin embargo, lo que deseo pedirles a todos ustedes es que desbaraten el plan de este demonio. Tenemos información que sugiere que él está aquí para recuperar cierto objeto mágico que fue traído a la capital."

La noticia causó revuelo entre los aventureros. Finalmente se habían percatado de que la región rodeada por la muralla de fuego incluía los almacenes y las tiendas que componían el núcleo económico de la capital.

"... ¿Cómo obtuvo esa información?"

"Fue revelada por el mismo Yaldabaoth."

"¿Entonces no le parece que hay una gran probabilidad de que dicha información pueda ser falsa?"

"En efecto, eso no lo podemos descartar. Sin embargo, creo que es correcta. El enemigo no ha realizado ningún otro movimiento desde que desplegaron la muralla de fuego. Más importante aún, si lo que Yaldabaoth dijo es cierto, la inacción de nuestra parte significará que lo único que podremos hacer es observar cómo se desarrolla el peor de los escenarios ante nuestros ojos. Por lo tanto, debemos tomar la iniciativa."

"¿Qué tan fuerte es ese Yaldabaoth que menciona? No recuerdo haber oído o leído sobre él. Podría ser de ayuda si pudiera decirnos su nivel de dificultad."

Lakyus dio un paso al frente con una expresión severa en el rostro.

"Mi colega Evileye es la que está más familiarizada con la fuerza de Yaldabaoth, pero aún no sabemos los detalles. Luego les informaremos."

El nivel de dificultad era la forma en la que los aventureros evaluaban a los monstruos que encontraban. Mientras más grande el número, más fuerte el oponente. Sin embargo, era una regla tácita que no se debía confiar demasiado en los niveles de dificultad, porque podía dar lugar a sorpresas desagradables. La fuerza de los monstruos variaba incluso dentro de la misma especie y como mucho, el nivel de dificultad era una suposición educada. Por lo tanto, no era algo usado frecuentemente. Sin embargo, era una forma simple de explicarle las cosas a un grupo como éste.

"En lugar de eso les diré lo que sé como representante de mi grupo. Mis camaradas encontraron a una sirvienta insecto —que creemos era una de las seguidoras de Yaldabaoth— y la derrotaron, sólo para que Yaldabaoth apareciera y las enfrentara en batalla... Creo que ya se han percatado de la ausencia de la guerrera Gagaran y de la ladrona Tia..."  Lakyus miró alrededor a los aventureros reunidos en el cuarto. "... Ellas fueron asesinadas por Yaldabaoth."

"De un solo golpe."

Se desató el caos ante la declaración de Evileye. Los aventureros de rango adamantita eran el pináculo de la humanidad, leyendas vivientes. Era inimaginable que los pudieran matar, menos aún de un solo golpe.

"¡No teman!"

Evileye gritó como para dispersar el miedo en el aire con su voz.

"Efectivamente, Yaldabaoth es poderoso, puedo dar fe de esto al haberlo enfrentado y no tener otra cosa que mostrar más que mi derrota. Es un monstruo al que ningún ser humano ordinario podría vencer. Incluso si todas las personas reunidas aquí lo enfrentaran, simplemente seríamos derrotados en grupo. Pero no hay necesidad de preocuparnos. ¡Hay un hombre que puede luchar de igual a igual contra Yaldabaoth!"

En medio de la conmoción, algunos de los aventureros más listos miraron hacia cierto lugar... a cierto aventurero.

"Damas y caballeros, creo que ya conocen a este hombre. Del tercer equipo de rango adamantita del Reino que fue recientemente fundado en E-Rantel; en efecto, es él..."

Evileye señaló con el dedo hacia un par de aventureros, y los ojos de todo el cuarto la siguieron.

"¡El líder de Oscuridad, el Héroe Oscuro, Momon-dono!"

Uno estaba cubierto de una armadura negra como la noche y usando un yelmo que se negaba a quitarse incluso bajo techo, mientras que la otra era una belleza de clase mundial. De inmediato los dos se volvieron el centro de la atención de todos. Exclamaciones de admiración y asombro inundaron el cuarto cuando se dieron cuenta de las celebridades que tenían entre ellos.

Momon movió la placa de adamantita de entre los pliegues de su capa carmesí a un lugar en el que todos pudieran verla.

"Rápido, Momon-dono, por favor ven al frente del cuarto."

Contrastando con la emocionada Evileye, Momon simplemente levantó una mano como respuesta, y le susurró unas cuantas palabras a Narberal.

"Momon-san dice que no hay necesidad de una extensa presentación. Debemos comenzar la sesión informativa con rapidez."

"Bueno, es una pena. Entonces, apresurémonos como sugiere Momon-sama. Evileye, ¿podría continuar con la sesión?"

"Bueno, sí... Me disculpo, Princesa Renner, por favor, adelante."

Aunque la máscara ocultaba su rostro, la decepción en su tono de voz revelaba lo que Evileye sentía.

"Como dijo Evileye, tenemos a un guerrero capaz de hacerle frente a Yaldabaoth. Todos, por favor tengan por seguro que no estamos empezando una pelea que no podemos ganar. Entonces, ahora les explicaré los detalles de la operación."

Renner dibujó una línea en el mapa.

"Para comenzar, me gustaría que actúen como nuestro arco."

"¿Un arco?" se oyó una voz vacilante, "¿No un escudo?"

"Un escudo no nos será de ayuda para ganar. En primer lugar, deseo que los aventureros formen una línea de batalla, seguidos de cerca por una línea de guardias. Detrás de ellos estará la línea de apoyo de los templos y el Gremio de Magia. De esta manera, avanzaremos hacia el bastión enemigo. En este punto, si el enemigo no nos ha atacado, los aventureros avanzarán gradualmente hacia los cuarteles enemigos, al centro de la muralla de fuego. Si somos atacados, primero determinaremos si podemos repeler el ataque. Si eso es posible, seguiremos. Si no lo es, entonces debo pedirles a los aventureros que se retiren atrayendo al enemigo. Entretanto, todos los guardias en la retaguardia estarán construyendo barricadas luego de avanzar lo más que puedan. En el caso de que los aventureros tengan que retirarse, por favor vayan aquí."

Renner apuntó hacia la línea de apoyo de los lanzadores de magia.

"En este lugar se recuperarán, y allí veremos si debemos montar otro ataque."

"¡Espere! Eso significa que... ¿los guardias lucharan en nuestro lugar?"

Los guardias tenían una capacidad de batalla muy limitada. Era imposible que pudieran sustituir a un aventurero en combate, ni siguiera en grupos.

Justo cuando Renner iba a responder, otro aventuro intervino.

"Otra cosa, hay un error fatal en este plan. Cuando nos retiremos, nuestras posiciones de batalla se extenderán y nuestro poder defensivo se debilitará como resultado. ¿Qué sucederá si mientras eso sucede los demonios atacan la capital por entre las grietas de la defensa? Incluso un demonio de bajo rango es mucho más poderoso que un humano promedio. ¿No sufriremos muchos sacrificios innecesarios? En lugar de eso, ¿por qué no usamos 'Volar' para penetrar las formaciones enemigas con un solo movimiento?"

"También he tomado en cuenta ese método, pero, ¿no es cierto que muchos de los demonios pueden volar?"

Los aventureros reunidos recordaron las historias sobre demonios voladores y asintieron ante Renner. Incluso los demonios de bajo rango tenían alas, y muchos podían volar.

"El uso habitual de 'Volar' sólo servirá para atraer la mirada de los demonios hacia nosotros. Consideré comenzar a gran altitud, y luego descender en picada hacia el suelo usando los edificios de la ciudad para bloquear la visión del enemigo mientras los atacamos a grandes velocidades mientras permanecemos cubiertos... pero hay otro asunto que discutir antes que éste. Hace poco mencionaron que al retirarse las líneas de batalla se extenderían, y que la defensa se debilitaría. Lo mismo se aplica a nuestro enemigo. Así que para esta batalla, no usaremos un escudo, sino un arco."

Gritos de aprobación vinieron de los aventureros.

"Damas y caballeros, ustedes serán el arco de nuestro Reino; preparado y disparado, para atravesar a nuestro enemigo directo al corazón. Del mismo modo que los aventureros se separarán, también lo hará el enemigo al seguirlos. Esto también significa que las defensas del enemigo se debilitarán. Entre una formación rejalada y una cerrada, estoy segura que es más fácil atravesar la primera. El propósito de formarlos en una línea como ésta es atraer al enemigo para que se debilite así mismo. Y finalmente, actuando como la flecha estará Momon-sama. Cuando él vea abrirse las líneas enemigas, llevará a cabo un asalto desde el cielo a baja altitud para atravesarlas."

"... ¿Qué hay de Gota Roja? Incluso si se trata de un equipo de aventureros de rango adamantita, no veo cómo dos personas serán capaces de atravesar solas las defensas. Para estar seguros, ¿no necesitaríamos a alguien que los cubra para que lleguen hasta Yaldabaoth? "

Ante la pregunta de uno de los aventureros, los que estaban al frente se miraron entre ellos y fue la Líder del Gremio de Aventureros quien respondió.

"Por el momento, ellos están llevando a cabo una misión al interior de la República. Ya hemos usado un Mensaje para informarles de la situación, sin embargo regresar les tomará medio día. Para entonces, ya sería demasiado tarde. Así que esta vez no estaremos contando con su fuerza para nuestros planes."

"¿Entonces qué hay de Rosa Azul? ¿Ellas irán con Momon-san?"

"... Nuestra fuerza de batalla se ha reducido considerablemente luego de la pérdida de dos de nuestras integrantes. Tina y yo nos uniremos a la línea de batalla y lucharemos. Evileye estará haciendo otra cosa..."

"... Yo acompañaré a Momon-sa... Momon-dono, mientras hace su entrada, así que por ahora me enfocaré en recuperar mi mana."

"Entonces, déjenme hacer otra pregunta. Me gustaría preguntarle algo al Capitán Guerrero. ¿Qué hay de las tropas y guerreros de los nobles? Rosa Azul ya ha perdido a dos integrantes. Ustedes deberían tomar su lugar en la batalla. ¿No podría liderar a las tropas en batalla, y dejar que Rosa Azul se encargue de la tarea de abrirle paso a Momon-san?"

"¡Respóndanos!"

Gazef dio un paso al frente.

"Las tropas de los nobles son responsables de la protección de los dominios de sus amos, los soldados están a cargo de la defensa del castillo real, y la tarea de los guerreros directamente bajo mi mando es proteger a la familia real."

Hubo una conmoción y el mismo aventurero continuó haciendo más preguntas.

"¿Así que lo que dice es que el gran Gazef Stronoff no se atreverá a poner un pie en el campo de batalla?"

"Así es. Mi tarea es permanecer en la capital y proteger a los miembros de la familia real."

El ambiente había cambiado. Ahora estaba lleno de hostilidad y frustración. Las palabras de Gazef eran correctas, pero incluso si ellos las entendían desde un punto de vista lógico, seguía siendo imposible de aceptar desde el plano emocional. Los que se ganaban las monedas con sangre eran los aventureros, y en la batalla por venir, ya estaban preparados para hacerle pagar un altísimo precio por sus vidas al enemigo. Debería ser lo mismo para los nobles y la realeza. Habiendo tomado el dinero de las masas, ellos deberían estar saliendo a su rescate en lugar de esconderse en sus castillos. En particular ya que estaban tomando al hombre más fuerte del Reino como su guardaespaldas.

Gazef dio un paso atrás mientras la hostilidad contra los nobles y la realeza inundaba el aire. Él entendía que en este punto, cualquier cosa que dijera sólo sonaría como una excusa. Por lo tanto, fue Lakyus la que habló por él.

"Todos, entiendo que no estén contentos con este arreglo. Pero antes de eso, les aconsejaría que tuvieran algo presente. El dinero para reunirlos a todos ustedes aquí no vino de la familia real, sino de los bienes personales de la Princesa Renner. Y el que trajo aquí a Momon-dono fue el Marqués Raeven. Él no se encuentra aquí esta noche porque está en guardia contra cualquier demonio que pudiera haber ingresado a la capital. Ciertamente, yo estoy igual de enfadada que ustedes con los nobles y la realeza, pero me gustaría que tomaran en cuenta que, no todos ellos están cortados con el mismo patrón."

El cuarto se calmó un poco cuando Lakyus terminó su intervención. Todos estaban tratando de controlar la ira que no querían mostrarle a Renner.

"... Es verdad, hay algo más que olvidé. Antes de lanzar la flecha, me gustaría llevar a cabo una tarea más. ¡Climb!"

"¡Sí, Princesa!"

La enérgica voz atrajo la atención de todos hacia el chico en armadura blanca.

"Aunque es una tarea muy peligrosa, debo encargártela a ti. Cuando ingresemos al bastión enemigo, podría haber sobrevivientes. Por favor rescátalos."

Susurros y murmullos se elevaron entre los aventureros. "Imposible", "Es demasiado", ese tipo de cosas. Ingresar al corazón de la formación enemiga y buscar sobrevivientes, más que peligroso era abiertamente suicida. Y escoltar de vuelta a civiles indefensos a través de una zona de guerra era prácticamente imposible.

Sin embargo, Climb respondió de inmediato.

"¡Sí, Su Majestad! ¡Me jugaré la vida para completar la tarea que ha encomendado!"

Todo el mundo miró a Climb como si se hubiera vuelto loco.

"... Princesa, Climb es un solo hombre, y podría haber algunos riesgos. ¿Me permitiría acompañarlo?"

"¿Estás seguro, Brain Unglaus-sama?"

Ese nombre produjo otra conmoción entre los aventureros. El nombre de Brain Unglaus era uno que las personas que valoraban la fuerza jamás olvidarían.

"Ah, no es ningún problema para mí."

"Entonces estaré contando contigo. Ahora, ¿podría pedirles a los líderes de los equipos que se acerquen?"

♦ ♦ ♦

Mientras miraba a los aventureros al frente del cuarto, Ainz estaba ocupado con un trabajo propio.

Es decir, estaba haciendo presentaciones.

Los aventureros que parecían ser los segundos al mando de sus equipos estaban acercándose a Ainz en grupos de dos y tres para hablar con él. Sus diálogos seguían un patrón similar, comenzando con anunciar el nombre de sus equipos, admirar sus armas y armadura, esperar reunirse nuevamente con él y compartir historias de sus aventuras. Era parecido a la forma en la que se intercambiaría tarjetas de negocio en el trabajo, sin embargo, mientras que las tarjetas de negocio tenían formas físicas, las introducciones verbales sólo permanecerían como recuerdos.

Era posible que una buena memoria fuera una habilidad importante para un líder. Ainz dejó que su mente divagara mientras memorizaba a todas las personas que había conocido.

Lo importante era recordar el nombre del equipo y su rango. Y por supuesto, sólo les prestaría atención a los aventureros de alto rango. Los aventureros de rango cobre y hierro también venían a saludarlo, pero ellos vivían en mundos diferentes, por lo que olvidarlos no sería un problema. Era igual a la manera en la que un Jefe de Departamento no se molestaría con recordar al asalariado de alguna compañía pequeña que había visitado.

Aun así, Momon no hacía obvio que los estaba tomando a la ligera. Les daba la mano a todos los que venían, les daba palmaditas de aliento en el hombro, se reía de sus estúpidos chistes, y les regresaba los elogios que recibía.

Algunos incluso se habían quitado los guantes para darle la mano, y él con guanteletes y todo. Debía ser una cuestión de rango, pensó Momon mientras miraba la espalda de la persona que acababa de saludarlo.

(Qué locura de color...)

El pelo del hombre estaba teñido de un rosado llamativo.

Era común que los aventureros pintaran su equipo con colores llamativos, pero ésta era la primera vez que había visto a alguien que se había teñido el pelo de un color tan chocante.

Los aventureros de la capital realmente eran totalmente diferentes. Sólo porque la cantidad de gente en la capital era tan elevada, no significaba que se tuviera que ir tan lejos para sobresalir.

(Bueno, no parece que haya ningún tabú o estigma asociado a teñirse el pelo...)

Durante la vida de Ainz como trabajador de oficina, el pelo rosado habría sido considerado extraño, pero en este mundo, incluso los niños podían teñirse el pelo.

Ainz se forzó a apartar de su mente el tema del cabello, y en su lugar observó la fila de aventureros frente a él. Le recordaron al instinto de hacer filas de los Japoneses. Luego, volvió su atención hacia Narberal, que se encontraba detrás de él.

Ainz no le había puesto un nombre, pero el equipo que había llegado a ser conocido como Oscuridad, tenía otro miembro: la mujer absurdamente hermosa que ahora se encontraba detrás de él. Los aventureros reunidos no se atrevían a hablarle a ella porque la hostilidad total que irradiaba les producía picor en la piel. Eso, y porque habían venido a saludar a Ainz, lo que les sería más beneficioso.

(Al final, la sociedad de los aventureros es justo como la del mundo laboral...)

Después de todo, se trataban de construcciones sociales de la humanidad. Lo natural era que hubiera similitudes entre ambas.

Alrededor del momento en el que Ainz hubiera sentido la mano adolorida por estar saludando, si es que fuera humano, el flujo de aventureros que se le acercaban comenzó a agotarse. Sintiendo una oportunidad, Evileye se le acercó, metiéndose en frente de la persona a la que Ainz estaba por saludar. Ellos, sin embargo, no se podían quejar. Los aventureros se habían presentado por orden de rango, desde el más alto hasta el más bajo. Encontrándose al final de la fila, los que quedaban eran novatos, y ciertamente no le podían decir nada a Evileye, una aventurera de rango adamantita.

"Las presentaciones prácticamente han terminado, ¿podrías venir aquí por un momento?"

Ainz la observó a través de la rendija de su yelmo cerrado, y luego espió a Gazef por el rabillo del ojo. Si él seguía allí, eso significaba que sólo podía hacer una cosa.

"Nabe, ve a reunirte con ellos en mi lugar. Yo iré después de terminar aquí."

Los ojos de los que lo oyeron se desorbitaron.

"Lo siento mucho, pero los que estaban en la fila son primero."

Ainz apartó la mirada de Evileye y continuó hablando con los temerosos aventureros que habían venido a verlo.

Si Ainz hubiera estado hablando con el jefe de una compañía pequeña y hubiera sido llamado por el jefe de una corporación internacional, naturalmente que habría ido con este último. No se trataba de favoritismo o discriminación, más bien, era sentido común. Si se hubiera mantenido firme y hubiera ignorado la llamada, habría sido visto como un líder egoísta que no podía ver el cuadro completo. Como trabajador de oficina, algunas veces se tenía que dejar de lado los pensamientos propios y actuar en aras de obtener el máximo beneficio para la compañía. Eso era lo que significaba ser un engranaje en una maquinaria.

Sin embargo, esta vez era diferente.

(No debería hablar con Gazef. Aun si es sólo por un momento, y aun si han pasado dos meses y no debería recordar mi voz... si lo hace, estaré atrapado. Pero no hay forma de evitarlo. Aunque me siento intranquilo, probablemente debería dejar que Nabe se encargue primero, y luego bajaré la voz un poco antes de hablarle. ...He estado hablando por bastante tiempo, así que si no me ha escuchado hasta ahora, probablemente nunca lo haga. De cualquier manera, es mejor que sea cuidadoso.)

"Rápido, Nabe. Ve allá."

"Entendido."

Apartando los ojos de Nabe, que se dirigía hacia la princesa, Ainz se quitó el yelmo.

Sintió que los ojos de todos en el cuarto se centraban en él. Torció e hizo sonar su cuello, y luego se puso de vuelta el yelmo. Originalmente, había planeado hacer más interesante el acto al limpiarse el sudor de la frente, pero el "rostro" de Ainz era una ilusión, y si no lo hacía bien, en lugar de eso su mano podría terminar atravesándolo. Así que, decidió darlo por terminado con sólo torcer el cuello.

Ése era su plan para satisfacer la curiosidad de Gazef de ver el rostro de Momon.

(Con algo de suerte, luego de que Narberal vaya allá, se olvidarán de venir acá a hablarme...)

Ainz rogó esto en su corazón al mismo tiempo que se concentraba en los aventureros que lo buscaban.

"Qué sorpresa, ¿ya estás acostumbrado a esto?"

Era la voz de Evileye. Ella seguía dando vueltas alrededor. ¿Por qué no había sido una niña buena y se había marchado con Narberal? Por supuesto, él no reveló su irritación. De hecho, para evitar toda sospecha, le respondió en tono amable.

"Oh, no es nada especial."

Esto no era nada para alguien que antes había trabajado en ventas.

"Yo no creo eso. Creo que es la mejor actitud que se puede tener para liderar un equipo."

(Qué molesta. Deja de interrumpir cuando estoy saludando a alguien.) Eran las palabras que ardían en el corazón de Ainz, pero tuvo que tragárselas. Si arremetía contra ella ahora, el esfuerzo que había hecho para no matarla habría sido en vano. Ainz dividió su atención como si estuviera realizando una tarea sencilla, y emitió los sonidos apropiados hacia alguien que había venido a verlo. La otra parte también sabía que a Momon lo estaban llamando, así que concluyeron las cosas en dos o tres frases.

Luego de que la fila de aventureros se hubiera dispersado, una rápida mirada le reveló que Gazef ya no estaba. Ainz reprimió las ganas de ponerse a bailar, y en su lugar habló tranquilamente con Evileye.

"Oh cielos... Parece que el legendario Capitán Guerrero se ha marchado. Creo que demoré demasiado tiempo con los otros. Lo siento."

"¿Mmm? Qué te parece, se ha marchado. Es una persona ocupada, es lógico que no pudiera quedarse. Aunque, parece bastante irrespetuoso que no haya dicho ni siquiera una palabra de agradecimiento hacia nuestro as que protegerá la capital, Momon-sama. Qué descortés. Deja que lo llame para ti."

"¡Espera. Espera!" Ainz se sorprendió por haber levantado la voz accidentalmente, y continuó en un tono más calmado. "No, no será un problema. En verdad, no te preocupes por eso. De todas maneras, sólo estoy aquí porque el Marqués Raeven me contrató. Proteger la capital son sólo negocios. No es nada por lo que el Capitán Guerrero debiera darme las gracias."

"¿Es así?... Lo que he sentido hasta ahora es que Momon-sama es un hombre generoso."

Ainz pensó que se estaba burlando de él, y miró de cerca a Evileye. Sin embargo, no pudo interpretar su expresión porque estaba cubierta por su máscara.

(No puedo confiar en nadie que use una máscara, después de todo... qué fastidio. Sin embargo, ¿por qué usa la máscara? Debe de ser algún tipo de objeto mágico...)

Fue en ese momento que Ainz se dio cuenta de su error, y se apresuró a examinar los alrededores. El ambiente del cuarto no había cambiado, y nadie había reaccionado con miedo u hostilidad hacia el aventurero de rango adamantita, Momon.

(Las ilusiones en Yggdrasil eran sólo una manera trivial de cambiar la apariencia de un objeto, pero en este mundo, la magia de ilusión es real. En ese caso, no sería inusual que existieran objetos capaces de ver a través de ellas... En E-Rantel nadie se dio cuenta, y después de oír al líder del Gremio de Magos, que dijo que se requería experiencia para ver a través de las ilusiones, supongo que me descuidé... encima aquí hay una gran cantidad de aventureros de rango orichalcum, qué metedura de pata...)

Ainz examinó nuevamente el cuarto.

(Nadie está en guardia así que supongo que mi secreto está a salvo... de ahora en adelante, no me quitaré el yelmo en la capital a menos que sea absolutamente necesario. Especialmente porque alguien podría tener un Talento para ver a través de las ilusiones.)

"...Evileye-san."

"Por favor, llámame Evileye, Momon-sama eres mi salvador, no es necesario ser tan formal conmigo."

Ainz sólo estaba siendo educado. Pero si ella lo quería así, no tenía ninguna razón para negarse.

"Entonces, Evileye, ¿vamos allá?"

"¡Por supuesto!"

Su respuesta fue extremadamente alegre. Sin saber qué había hecho para complacerla, Ainz se dejó arrastrar por Evileye hacia donde estaba la princesa.

♦ ♦ ♦

Los aventureros comenzaron a hablar de nuevo cuando vieron que el grupo se dirigía al otro cuarto: Renner y sus subordinados, junto a los otros aventureros de rango adamantita.

Naturalmente, el tema central fue Momon, el aventurero de más alto rango.

"Había oído los rumores de E-Rantel, pero la realidad superó mis expectativas."

"No sólo es él, ¿no? También he visto a Gota Roja, y sentí lo mismo de ellos. Él parece ser perfecto en todas las formas posibles. Supongo que ser un aventurero de rango adamantita no se trata sólo de tener fuerza."

El que se dirigía a los dos aventureros de mithril era uno con una placa de platino.

"Ya veo. Sin embargo, él fue llamado por la Princesa y aun así se tomó su tiempo para saludar a los aventureros novatos. Es imposible que exista alguien así, ¿no?"

"Ciertamente me sorprendió."

Se oyeron murmullos de aprobación de los aventureros alrededor de ellos.

Durante una misión como ésta en la que los equipos iban a trabajar juntos, lo razonable era presentarse, con el fin de asegurar la ayuda y el apoyo entre ellos. Con toda seguridad era preferible brindarle ayuda a alguien al que se conocía en lugar de a un extraño. Sin embargo, los únicos que podrían prestarle siquiera un poco de ayuda a un aventurero de rango adamantita eran todos de rango mithril o superiores. Así pues, saludar a un aventurero novato se podría decir que era una pérdida de tiempo. Lo que significaba que Momon no estaba pensando sólo en beneficios personales, sino que quería profundizar su amistad con los demás.

"Normalmente, esperarías que fuera a ver a la Princesa mientras que su compañera atendía a los novatos, ¿cierto?"

"Ah, sí, eso es lo que la mayoría de personas harían. Es lo que yo haría. Ustedes también, ¿verdad?"

"Igual aquí... Esto podría sonar un poco mal, pero tal vez no entiende este tipo de cosas. ¿Es que no tiene sus prioridades en orden?"

Estas palabras efectivamente se podrían ver como un insulto, pero el hombre que las había pronunciado no tenía un solo ápice de malicia en el rostro.

"Tal vez si las tenga. Tal vez es sólo que sus prioridades son diferentes."

Como si hubiera estado esperando por esto, el hombre que había hablado antes respondió con rapidez.

"Entonces no hay nadie mejor que él. Quiero decir, mírenlo, es de rango adamantita y sin embargo trata a los medallas de cobre más novatos como si fueran camaradas de batalla. Miren sus caras."

"Ahora lo adoran por completo."

Era verdad, la expresión en el rostro de los aventureros novatos era como la de un niño que acababa de conocer a su ídolo.

"Jeje, sí, si me tratará así, sería suyo. Incluso le entregaría mi trasero."

"Piérdete, ¿quién demonios querría tu sucio trasero? Tiene a una belleza en su equipo."

"Así es. ¿Creen que ya lo hayan hecho?"

"Por supuesto que lo han hecho, si no entonces ¿por qué habrían formado un equipo?"

"He oído que las cosas no son así..."

El cuarto hombre que interrumpió tenía una medalla de orichalcum en el cuello.

"Pareces estar muy bien informado sobre los rumores de E-Rantel. La fuerza de esos dos es irreal. ¿Tal vez se debe a que nadie más está a su altura?"

"... ¿Has estado espiándonos todo este tiempo?"

"¡Jajaja! No digas eso, a ustedes no les importaba quién los estuviera oyendo, ¿cierto?"

"Je, bueno, supongo que no," dijo el primer aventurero.

La Líder del Gremio de Aventureros dio una palmada para llamar la atención de todos.

"La operación comenzará en una hora, así que nos movilizaremos pronto. Ya que no queda mucho tiempo, por favor transmitan el mensaje a cualquiera de los miembros de sus equipos que no estén presentes. En cualquier caso, una vez que dejemos el palacio, sólo manténganse cerca a mí."

♦ ♦ ♦

Mes de Fuego Bajo (Mes 9), Día 5, 01:12

Se habían reunido en el otro cuarto para realizar los preparativos finales de la operación. Estaban estudiando cuándo iniciar el ataque, qué hacer cuando el enemigo apareciera con fuerza, y cómo encargarse de las complicaciones que podrían ocurrir. Sin embargo al final, simplemente tenían muy poca información para elaborar un plan concreto y la conclusión final a la que llegaron fue que tenían que adaptarse a lo que sucediera.

El joven en armadura blanca que había estado escuchando callado hasta ahora, de pronto rompió su silencio.

"Perdóneme, Princesa."

"¿Qué sucede?"

"Conozco a otra persona que podría convertirse en una flecha para esta operación. Se trata de un hombre con un poder de pelea sobrecogedor. ¿Estaría bien pedirle su ayuda? Es bueno tener una flecha, pero dos sería mejor, y si se ayudan el uno al otro, estoy seguro de que podrán derrotar a cualquier demonio que aparezca, sin importar lo poderoso que sea."

"¿Qué es esto, Climb? ¿Estás diciendo que Momon-sama no es suficiente, aun siendo recomendado por mí?"

Las palabras de Evileye tenían un tono afilado. Los ojos de Climb temblaron de miedo.

"No, no, por supuesto que no. Esa nunca fue mi intención..."

"Momon-sama es el guerrero más fuerte que existe. Me atrevería a decir que en lugar de ayudarlo, ese hombre que recomiendas no sería más que un estorbo."

El guerrero que portaba una katana, Brain, intervino para apoyar a Climb.

"Eso podría no ser así. Yo también he visto a la persona de la que habla Climb. Su fuerza es extraordinaria. Derrotó a Zero, el más fuerte de los Seis Brazos, de un solo golpe."

"¿Tú eres Brain Unglaus? ¿El que sirve a Su Alteza bajo la recomendación de Gazef Stronoff y Climb?"

"Sirvo a Gazef, pero antes de prestar juramento, estoy al lado de la Princesa."

"Sé que eres mucho más fuerte que Climb, pero incluso eso no garantiza la fuerza de ese hombre. Además, ¿no te venció la vieja bruja?"

"... ¿Oh?, ¿no te venció a ti también? Discúlpenos, Unglaus-san."

"Ugh..." Evileye gimió ante el ataque de Lakyus. "N-no fue sólo contra ella, ustedes también estaban allí."

"Después de tu derrota, dijiste que perdiste contra Rigrit, no contra el resto de nosotras."

"¿Todavía recuerdas eso, Tina?"

Entre las risas de Tina y los lamentos de Evileye, la atmósfera en el cuarto se había animado considerablemente.

En este punto, Ainz hizo una pregunta.

"Ese hombre parece alguien interesante. ¿Qué tipo de persona es?"

Climb pronunció con orgullo el nombre del hombre.

"Se llama Sebas."

"... ¿Hm? ¿Sebath?" El nombre le parecía familiar a Ainz. ¿Se trataba sólo de una coincidencia? "... ¿De qué tipo de persona se trata?"

Después de oír la explicación de Climb, Ainz asintió con la cabeza.

(¡¿No es ése el mismo Sebas?!)

¿Cómo era que había entrado en contacto con Climb? ¿Qué tipo de relación tenían? ¿Climb era uno de sus contactos? Ainz sólo le había echado una ojeada al reporte que Sebas había entregado, y no se había molestado con memorizar a ninguna de las personas que había mencionado.

(No hubo remedio, estuve muy ocupado...)

La ansiedad de Ainz sólo creció cuando hizo esa pobre excusa para sí mismo.

De cualquier manera, este chico era un contacto valioso de Sebas. Si se deshacía de él prematuramente, echaría a perder el arduo trabajo de Sebas. Y deshacerse descuidadamente del trabajo de sus subordinados era algo que un superior debía evitar a toda costa.

Lo mejor sería darle una mano a este joven, y elogiar a Sebas indirectamente.

"No he luchado con este Sebas en el pasado, así que no podría decir cuál de los dos es más fuerte."

"¡Por supuesto que Momon-san es más fuerte que él!" Narberal declaró con un tono de voz rebosante de confianza. Evileye asintió en silencio estando de acuerdo.

Ainz no pudo evitar dale una palmadita en la cabeza a Narberal.

"Bueno, si lo dice mi compañera, entonces debe haber algo de verdad en las observaciones de ambas partes. Creo que él debería estar al mismo nivel que yo."

"Esa respuesta fue sorprendentemente madura. A diferencia de mi compañera... no sólo le falta estatura sino que también carece de adaptabilidad."

"¡Eso pasó hace mucho!"

"Muy bien, muy bien, no nos avergoncemos en público, Tina. Es una orden de la líder del equipo. Si no queda nada más que discutir, ¿por qué no vamos a visitar a Gagaran y a Tia?"

"Parece un buen plan."

Ellas dos habían muerto y luego habían sido revividas. Aunque él no había presenciado la resurrección, había oído todo sobre el asunto de las demás.

"Hablando de ello, ¿sería posible usar la energía de la oscuridad para atacar a los demonios y cosas así?"

"... ¿La energía de la oscuridad?"

La pregunta incierta de Evileye hizo que Lakyus reaccionara con sorpresa. Ella parecía encontrar el concepto inconcebible.

"Ah, lo escuché de Gagaran. Si se liberara todo el poder de la Espada Demoniaca Kilineyram, ¿no podría ser lo suficiente poderoso como para destruir todo un país?"

Los ojos de Lakyus se abrieron de par en par.

"¡E-eso puede esperar para después! Tenemos otra cosa que discutir, ¿cierto?"

(¿Una espada demoniaca? Un momento, creo haber oído de esa arma antes... no fue en Yggdrasil, sino en este mundo... ¡lo tengo! ¡Me lo dijo Ninya! La Espada Demoniaca Kilineyram, se dice que es capaz de irradiar el poder de la oscuridad. Aunque... ¿destruir todo un país? Suena a exageración, pero podría tener un poder que se acerque lo suficiente.)

Ainz concluyó que la cara roja de Lakyus se debía a la ira y el pánico porque de pronto habían revelado su carta del triunfo.

Justo cuando la atención de todos se concentraba en Lakyus, hubo un golpe en la puerta, y dos hombres ingresaron poco después sin esperar por una respuesta.

"Hermano, Marqués Raeven."

Ante las palabras de Renner, todos agacharon la cabeza con respeto.

Ésta era la segunda vez que Ainz se reunía con estos dos hombres. La primera fue hace poco tiempo, cuando había ingresado a la capital. Ellos habían cambiado los términos de la misión para la que había sido contratado. En lugar de los Ocho Dedos, Ainz lucharía contra Yaldabaoth, y trabajaría junto a los aventureros reunidos en la capital.

Luego de un simple saludo, Ainz y los demás se prepararon para salir ya que la princesa quería atender a los dos nobles. Casi todos los detalles del plan de batalla ya habían sido decididos. La búsqueda de Sebas había sido abandonada debido a la falta de tiempo y de hombres. Todo lo que quedaba era esperar las órdenes sobre el terreno.

"Entonces, todos, imploro a los dioses para que permitan que todos aquí regresen con vida y victoriosos... nuestras esperanzas descansan sobre todos ustedes, o mejor dicho, sobre Momon-san. Que la fortuna los favorezca."

Después de escuchar la oración que Renner hizo con la cabeza baja, Ainz y los otros dejaron el cuarto en silencio.



Los únicos que se quedaron fueron Raeven y el segundo príncipe —Zanac Varleon Igana Ryle Vaiself— y Renner.

En el momento en que Climb dejó el cuarto, la expresión de Renner cambió. Sus ojos verdes se congelaron como un lago en invierno. Sintiendo un escalofrío al ver el cambio en ella, Zanac habló:

"Oímos los detalles en el cuarto secreto..." Ese cuarto había sido diseñado para escuchar a escondidas, y ambos habían estado oyendo desde allí.  "Hay una pregunta que no respondiste. ¿Por qué tienes que hacer que los guardias formen una línea de batalla? ¿Son sacrificios?"

Los guardias eran débiles. Incluso el más débil de los aventureros los superaría. Si ellos eran atacados, el resultado lógico era que serían masacrados.

"Carnada."

Esa palabra era la que esperaban.

"Los aventureros lo dijeron también; no debemos permitir que el ejercito de Yaldabaoth corra libremente en la capital. Entonces, si se atiborran con los guardias dejados como carnada para ellos, con seguridad eventualmente mataran los suficientes como para saciar su sed de masacre, ¿no?" Renner sonrió.

En este mundo era imposible resolver las cosas con palabras bonitas e ideales pretensiosos. Todo lo que uno hacía tenía un precio. Nadie lo entendía mejor que aquellos que se encontraban en el poder, cuya responsabilidad era limitar los sacrificios necesarios tanto como fuera posible. Desde este punto de vista, Renner era la burócrata ideal.

Sin embargo, los seres humanos eran criaturas emocionales, y la emoción que sentirían al oír este plan era repugnancia.

"Seguramente debe haber una forma mejor de hacerlo. ¿Una forma que no implique sacrificar a todos los guardias?"

"Hermano mayor, si la hubiera, seguramente ya la habrías mencionado a estas alturas, ¿cierto?"

Zanac guardó silencio.

Era verdad, él no tenía un plan que fuera mejor al de Renner. Tenía ideas, efectivamente, pero o no eran prácticas o eran imposibles con los recursos disponibles. Por el momento, todo lo que podía hacer era reconocer que el plan de Renner era el mejor entre muchos otros malos.

Raeven apartó la mirada del príncipe en el momento en que éste se quedó callado, y luego dio voz a sus propias objeciones.

"Entonces, permítame solicitar una aclaración. ¿Por qué darle una tarea tan peligrosa a Climb?"

"Por la misma razón que mi hermano y sus hombres están patrullando la ciudad."

Zanac había estado haciendo rondas en la capital, actuando el papel de un príncipe que se preocupaba por su gente. Después de eso, también había empezado a difundir rumores de que el príncipe de la corona había estado escondiéndose en la seguridad del castillo real. Esto haría que él mismo se viera bien y disminuiría la reputación de su hermano, que era su rival.

¿Eso significaba que Renner estaba haciendo la mismo; mandando a su subordinado en una misión piadosa con el objetivo de dar una buena impresión? Pero entonces, cuando se tenía en cuenta la forma en la que Renner había revelado la obsesión que sentía hacia Climb, definitivamente había algo extraño aquí.

Sintiendo esta duda, Renner continuó.

"Por supuesto, es posible que Climb muera. En ese caso, Lakyus usará un hechizo de resurrección en él. No será barato, en efecto, pero un gasto como ése no será un problema. Y después de que haya sido resucitado, Climb estará débil por la pérdida de energía vital. Durante ese tiempo, yo cuidaré de él. Estoy segura de que nadie se opondrá a que cuide de una persona que murió y fue resucitada por seguir mis órdenes."

"Ya veo. Ciertamente es razonable. Planeas incrementar su afecto hacia ti."

"... ¿No existe la posibilidad de que Lakyus muera también?"

"Una preocupación válida," le respondió Renner al Marqués Raeven, que tenía la cabeza agachada. "Pero ya fue prevista. Durante el periodo peligroso del ataque, habrá gente adicional en el lugar para protegerla. La Líder del Gremio desea evitar la muerte de una persona capaz resucitar a los muertos, así que accedió sin la menor vacilación."

"Parece ser que todo está dentro de tus cálculos, hermana menor."

Sí, rió su radiante hermana. Zanac tembló en sus botas.

A su lado, Raeven también se esforzó por suprimir el escalofrío que recorrió su espalda.



10 comentarios :

  1. O.o, valla sorpresa, Evileye es el vampiro mejor conocido como Landfall

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhhhhhh claro! De algo me sonaba el nombre, por dios deberían colocar al lado de ese párrafo un "Chan Chan chaaaaan"

      Eliminar
    2. Por favor iluminadme..... en que parte de la historia de menciono a landfall... en la aprte donde rememoraban a los 13 grandes heroes, o lo señores dragon? realmente no me suena.

      Eliminar
    3. Yo recuerdo que es cuando los lideres del gremio de aventureros discuten con Momon la identidad del vampiro de cabello plateado. Alli mencionan que podria ser Landfall.

      Eliminar
    4. probablemente hay otros lugares, el autor deja caer pedazitos de informacion que luego resultan ser mas que eso

      Eliminar
    5. "El incendio en el corazón de Evileye rugió, como si estuviera desafiando a Jaldabaoth dentro de la pared de fuego.

      El único que puede vencerte es Momon-sama. Luego, voy a encargarme de la basura que te rodea. Esta vez, si la sirvienta se muestra por sí misma, voy a matarla. Una vez fui el ser maldito conocido como Landfall! No me subestimes, Jaldabaoth!"
      Lo pone antes de los ultimos puntos para separar de la 1ra parte

      Eliminar
  2. Jajajaja... Entonces Momon es como Hermione, no sabe ordenar sus prioridades xD
    T en serioo?? Ese tipo dijo que le daría su culo? jajajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajjaja.. se dijo tal cosa como darselo xDD

      Eliminar
    2. A mi me da más risa lo que puso el traductor después:(._.)

      Eliminar