viernes, 30 de junio de 2017

Overlord WN Capítulo 49 - Guerra Parte 9

Overlord WN 1-57 Ing: https://frostfire10.wordpress.com/chapters/
Overlord WN 1-33 Esp: http://www.novelasligeras.com/search/label/OVERLORD
PDF: http://www30.zippyshare.com/v/W4SNrhpb/file.html
Traductor ing-esp: Asbeltrion



 Las habilidades de percepción del peligro existían.

 Era una habilidad que permitía a los aventureros de la clase ladrón sentir el peligro como si de leer un libro se tratase, y era extremadamente importante.






 Esta habilidad tenía dos tipos. Uno se basaba en el instinto (no en la deducción o en la investigación, sino en la detección cuando ocurría algo) y el otro en la deducción y en los estudios de las experiencias. Si el primero notaba el latido de su corazón cuando un insecto se acercaba, este último estaría viendo a través de cualquier pequeño cambio en el ambiente, pequeños cambios en el olor o el sonido, para localizar al enemigo.



 En el caso de este último, si uno iba a los campos de batalla o en los viajes, incluso si uno no entrenaba esta capacidad, se afilaría por sí misma. No hace falta decir que nació de las experiencias de caminar la línea entre la vida y la muerte. Incluso si uno pensaba que era un lugar seguro o fracasaba en la evaluación de la situación, mientras se estaba bailando con la muerte, esta habilidad era entrenada con fuerza.



 Además, criaturas como los hombres-lagarto eran mucho más competentes en esto que los humanos. Esta era una habilidad de los seres vivos, basada en la agudeza de los órganos sensoriales de la criatura, y de un ambiente de vida duro. Los humanos probablemente dormirían en un lugar seguro, lejos de los monstruos. Sin embargo, los hombres-lagarto vivían junto a tales monstruos.

 Con tal ambiente, es comprensible que su percepción del peligro era mucho mejor que la de los seres humanos.



 Esos hombres-lagarto.

 Especialmente Zaryusu, no se le escaparía el cambio en la atmósfera fuera de sus casas.



 Sintiendo la tensión llenando el aire, abrió los ojos.

 Ante él había una habitación familiar, aunque sólo había permanecido aquí varios días. Los seres humanos, aunque lo intentaran, no podían distinguir detalles en esta habitación que no tenía fuente de luz, pero no era tan difícil para los hombres-lagarto.



 No había nada fuera de lo común en la habitación.



 Zaryusu miró a su alrededor, y después de confirmar que no había objetos extraños, soltó un suspiro de alivio mientras se movía para sentarse en posición vertical.

 Era un guerrero destacado, por lo que incluso si estaba durmiendo momentos atrás, estaba tan despierto como de costumbre. No había un problema de somnolencia, ya que era lo suficientemente enérgico como para entrar inmediatamente en la batalla.

 Esto era natural para los guerreros entrenados a un cierto nivel. Esto también se relacionó con el hecho de que los lagartos eran habitualmente durmientes ligeros.



 Sin embargo, Crusch que estaba durmiendo junto a Zaryusu no mostró señales de despertar.

 Habiendo perdido el calor corporal de Zaryusu, Crusch simplemente soñolienta soltó un murmullo suave insatisfecho.



 Era un sueño verdaderamente profundo.

 Si fuera bajo circunstancias normales, Crusch también sentiría el cambio en el aire y despertaría, sin embargo esta vez parecía como si ella no hubiera notado en absoluto.



 Zaryusu sintió cierto pesar, sin importar si había permitido o no llevar demasiada carga a Crusch.

 Recordó lo que pasó anoche y llegó a la conclusión de que la carga sobre Crusch era tal vez mayor que la suya. Durante la operación de derrotar al oponente poderoso, el Lich, la hembra Crusch parecía haber sufrido una carga mayor que el varón Zaryusu.

 Él mismo deseaba poder permitirle que continuara durmiendo, pero después de escuchar con atención, pudo oír los movimientos frenéticos de muchos hombres-lagarto que estaban más allá de las puertas de la casa. En estos momentos en que varias emergencias ya habían ocurrido, no despertarla podría ser más peligroso.



   "Crusch, Crusch."



 Zaryusu usó un poco de fuerza para sacudir Crusch varias veces.



   "Mmm... Mmmm..."



 Crusch se encogió la cola, y enseguida reveló sus ojos rojos.



   "¿Mmm...?"

 Parece que algo ha sucedido.



 Esta frase hizo que el sedoso Crusch al instante ensanchara los ojos. Zaryusu agarró el dolor de escarcha que estaba a su lado y de inmediato se puso de pie, y no mucho después, Crusch también estaba fuera de la cama.

 Para los seres humanos, tendrían que usar ropa y hacer otras cosas, pero los hombres-lagarto no tenían necesidad de hacerlo.





 Al salir fuera, Zaryusu comprendió inmediatamente la razón de la ruckus, y lo hizo Crusch.



 La razón era, el cielo.

 Vieron una gran nube oscura y espesa que cubría el aire sobre el pueblo.

 Mirando hacia la distancia, pudieron decir dentro de un momento que la nube oscura era completamente diferente a las nubes oscuras ordinarias. Esto era porque era un claro cielo sin nubes a kilómetros de distancia.



 Eso también significaba que esto era...



    "¿Está de vuelta?"



 Sí.

 Significaba que la mano de la existencia conocida como el Supremo había vuelto.



   "Así parece."



 Crusch estuvo de acuerdo con este punto de vista. Todos los hombres-lagarto de las cinco tribus que se habían agrupado para luchar podían ver la nube oscura en el medio del cielo, y estaban hablando de ello. Sin embargo nadie tenía una mirada de miedo en sus rostros.

 Eso fue porque fueron victoriosos bajo circunstancias desfavorables en la batalla anterior, haciendo que todos se volvieran más confiados.



   "Vamonos."

   "Eh."



 Zaryusu y Crusch corrieron hacia la puerta principal del pueblo.

 Los dos corrieron hacia el pueblo, emitiendo un ruido salpicado de agua mientras corrían. Pasaron por varios hombres de lagarto que estaban comenzando sus preparativos de batalla, y no perdieron tiempo en llegar a la entrada principal.

 Varios hombres-lagarto clase guerreros estaban mirando afuera. Uno de ellos era un lagarto deformado. Uno tenía un enorme brazo, era Zenberu.

 En respuesta a los sonidos ásperos de los dos que se acercaban, Zenberu levantó su mano en saludo, y se centró inmediatamente afuera.



 Zaryusu y Crusch corrieron a su lado y miraron hacia fuera.



 En la orilla a 250 metros. Donde los humedales encontraron el bosque.

 Allí, los esqueletos se habían formado en filas. Era bastante el número. Al igual que la batalla anterior, no tal vez un poco menos. Superaban en número a los hombres-lagarto.



   "Así que han vuelto."

   "Huh..."



 Zaryusu respondió a Zenberu, luego hizo chasqueó su lengua.



 Ellos esperaban esto. Habían sabido que no era el final.

 Sin embargo, era demasiado rápido. Era inesperado que no tuvieran tiempo para recuperar completamente sus heridas, enterrar a sus muertos o fortalecer sus defensas.

 Zaryusu esbozó una sonrisa irónica. Había subestimado a sus oponentes.

 El enemigo tenía la capacidad de enviar de nuevo a esas tropas a pesar de que habían destruido un gran número de esqueletos y zombis.



   "...Sin embargo, estos esqueletos deben ser más débiles que los convocados por el Lich."



 Estas palabras tenían un significado oculto. Lo que Zenberu quería decir era que él creía que el actual ejército esqueleto era de hecho más fuerte que el que invadió antes.

 Zaryusu también observó atentamente los esqueletos dispuestos en la orilla del otro lado. Esto era para medir la fuerza del oponente, para luego llevar a cabo las acciones defensivas adecuadas.



 Su aspecto era ciertamente el de un esqueleto.

 Un cuerpo de hueso que tenía completa resistencia a los ataques cortantes. Eso era peligroso, pero lo más peligroso era que, como no había músculos visibles, uno no podía decir lo fuertes que eran. Para las apariencias, la diferencia más grande era su equipo. Los esqueletos de antes sólo estaban equipados con espadas oxidadas. Sin embargo, los esqueletos de esta vez tenían fuertes corazas, llevaban escudos cometas en una mano y varios tipos de armas en la otra. Sus espaldas tenían ballestas compuestas unidas a ellos.

 Estaban listos para cualquier tipo de batalla.

 Había una gran brecha entre ellos y los esqueletos anteriores. Además, se podía sentir su cuerpo eran más resistentes.

 Zaryusu observó esto y descubrió un hecho particular. No podía dejar de dudar si había visto incorrectamente, y se frotó los ojos varias veces. Sin embargo, eso seguía siendo una realidad.



   "Eh... eso no puede ser..."

   "¿Co... Cómo es eso posible...?"



 Al mismo tiempo que la exclamación de Crusch, Zaryusu que había descubierto el mismo hecho involuntariamente habló en voz baja y dolorida. Esta vez, respondió Zenberu.



   "...Oh, tú también lo comprendiste."



 La voz de Zenberu hizo sonar como si quisiera escupir sangre. Esto pasó cuando vio algo increíble.



   "Mmm..." Zaryusu terminó de hablar y permaneció en silencio. No deseaba hablar, porque una vez que salieran las palabras, estaría aterrorizado. Sin embargo, era imposible permanecer en silencio. "...Sus armas parecían ser un equipo mágico".



 Crusch a su lado asintió solemnemente.



 Sí.

 Los esqueletos sostenían varias armas. Todos estaban llenos de magia. Algunos esqueletos tenían una espada con fuego, otros tenían martillos de rayos azules. Las luces verdes emanaban de las puntas de algunos, mientras que el resto tenía líquidos púrpura que goteaban de sus guadañas.



 Las siguientes palabras de Zenberu profundizaron el shock de Zaryusu.



   "Parece que no es eso. Ustedes dos también deben mirar de cerca las armaduras y los escudos. Esos... también son equipos defensivos mágicos".



 Zaryusu dudó de sus ojos cuando oyó las palabras de Zenberu.

 Luego, inconscientemente, gimió. Se dio cuenta de que los escudos y la armadura no brillaban sólo por la luz del sol, sino también ellos mismos emitían luz.



 Realmente, ¿qué tipo de existencia podría equipar ese número de esqueletos con equipo mágico? Si bien se trataba de un simple mejoramiento temporal del arma, sería posible para un país grande. Sin embargo, si impregnaban el equipo mágico con varios atributos, la situación cambiaba.

 Zaryusu aprendió mucho de los enanos que conoció en las montañas durante sus viajes.

 Los enanos eran una raza montañosa que sobresalía en la metalurgia. Durante las fiestas, esos enanos solían hablar sobre la leyenda de un héroe en particular: el Rey que estableció el gran Reino de los Enanos, el héroe que llevaba armadura de mithril brillante y que en solitario derrotó a un dragón, convirtiéndose en uno de los trece héroes. Incluso dentro de las leyendas contadas por los enanos, no había historias que contaran de este tipo de magnitud de la preparación del equipo mágico.



 Entonces, ¿cuál fue la escena ante Zaryusu?



   "...¿Es un ejército mítico?"



 Si esto no era una historia de la humanidad, entonces debe ser un escenario de una historia mítica.

 El cuerpo entero de Zaryusu temblaba. Porque se dio cuenta de que esto superaba sus predicciones, y se enfrentaban a un enemigo que absolutamente no debía ser provocado.



 Sin embargo.

 ¿No era algo que habían comprendido? El oponente era probablemente muy fuerte. Habían venido preparados para ser aniquilados. Como el que propuso este plan, ¿por qué estaba temblando? El enemigo estaba mucho más allá de su imaginación. Él entendió eso. Así que si ese era el problema, ¿qué debería hacer?

 ¿Acaso la victoria debilitaba su corazón?

 Si recordaba sus palabras, los hombres-lagarto habían demostrado su capacidad para repeler su primera ola. Entonces, por lo menos tendrían algún tipo de negociaciones. Si mostraba miedo, su evaluación de él caería.

 Decidiendo así, su corazón se sentía más vigoroso, y Zaryusu miró fijamente a los esqueletos.

 Mientras trataba de ver cuál era el comandante enemigo... Un viento frío sopló. Barrió todo el cuerpo de Zaryusu.



   "El viento..."



 Crusch también está fría. Mientras abrazaba su cuerpo, comprobó la situación del cielo.

 Debido a las nubes gruesas que colgaban en el cielo, bloquearon el sol y causó bastante sensación de frío. Esa era la expectativa normal, y normalmente sería totalmente correcta.

 Pero no era eso.



 El viento volvió a soplar, y un penetrante frío atacó a Crusch. Su cuerpo tembló de nuevo. Zaryusu con Frost Pain tenía cierta resistencia al frío y por lo tanto no lo sentiría a menos que estuviera por encima de cierto nivel. Así que Zaryusu abrazó a Crusch.



   "¿Estás bien?"

   "Eh... Está caliente."



 Yo también tengo frío. Zenberu habló en su corazón, pero no entró en la visión de Crusch o Zaryusu que le estaba dando su calor corporal. Parecían dos buenos amigos abrazándose si se veían desde un lado. Zaryusu preguntó a Crusch.



   "Crusch. ¿Has oído hablar de semejantes vientos fríos que soplen en esta época del año?"

   "No. Sin embargo, si activaban la magia para controlar el clima, este viento frío no sería extraño".



 Crusch otra vez, habló en voz baja para que nadie más que Zaryusu pudiera oír. Zaryusu frunció el ceño ante su respuesta.



   "Esto es malo..."

   "!¿Eh? ¿Qué es?!"

   "Oi oi, este es un mal ambiente."



 Justo como Zenberu dijo, debido a este viento frío extraño, todos los hombres-lagarto tenían expresiones de incertidumbre. No quedaba mucho de la confianza que una vez los llenaba. Se sentían como niños asustados.



 Zaryusu también lo sentía.

 Un viento frío que era imposible para esta temporada, básicamente un cambio imposible en la naturaleza. Esto hizo caer la moral de los hombres-lagarto.

 Los hombres-lagarto no sabían magia, y tenían la creencia de que la naturaleza era algo que nadie podía cambiar. Básicamente, habían asociado a los capaces de cambiar la naturaleza con alguien que era mucho más poderoso que ellos.

 Sí. ¿Qué tan poderoso era el enemigo al que estaban a punto de enfrentarse? Este soplo de viento frío les dijo elocuentemente la respuesta.



   "Un buen movimiento."



 Al chasquear su lengua, Zaryusu aceptó los efectos de esta magia. No podía decir nada más que este era un buen movimiento para bajar instantáneamente la moral del enemigo. Si intentaban reducir la moral, para asegurarse de esto...



   "Cheh, el oponente ha comenzado a moverse."



 Sí. Los esqueletos empezaron a moverse.

 Zaryusu apretó los dientes. Forzó su poco dispuesta cola a no hacer grandes movimientos. Así que estaban apuntando a este momento para moverse.



 Los guerreros que le rodeaban empezaron a temblar. Algunos incluso gritaron, advirtiendo que venían a atacar. Entre ellos, Zaryusu sabía que era diferente.

 Eso no era movimiento para atacar. Sin embargo, los hombres-lagarto panicados pensaron solamente que estaban atacando.

 Justo cuando Zaryusu y Zenberu estaban a punto de pedir en voz alta para que los hombres-lagarto en pánico se calmaran...



   "¡Cálmese!"



 Un gran sonido penetrante sacudió el aire. Esa voz no era demasiado fuerte. Sin embargo, estaba lleno de confianza y dignidad que nadie podía oponerse.

 Todos los hombres de lagarto estaban fascinados por la voz, se detuvieron y miraron la dirección de donde provenía.



 Era Shasuryu.



   "Lo digo de nuevo, cálmense."



 En este espacio silencioso, sólo esta voz llena de auto-confianza y autoridad reverberaba.



   "Además, no tengáis miedo, guerreros. Por encima de todo, no debéis defraudar a los numerosos espíritus ancestrales detrás de vosotros."



 Con la calma volviendo, caminó entre la multitud de hombres-lagarto silenciosos al lado de Zaryusu.



   "Hermano menor, ¿qué acción ha tomado el oponente?"

   "Hmm, hermano mayor, a pesar de que han comenzado a moverse... no parecen estar preparándose para la batalla."

   "Mmmm."



 Los quinientos esqueletos que habían comenzado a moverse se formaron en diez filas.



   "¿Qué planean hacer?"



 El susurro de Zenberu reflejaba los pensamientos de todos. No eran sólo filas reformadoras. Entonces, como si esperaran esa pregunta, los esqueletos volvieron a moverse.



 Bajo ordenes perfectas y precisas, la legión se separó a cada lado del centro. Lo que aparecío de la brecha de aproximadamente veinte esqueletos de ancho era... una figura.

 Esa figura no era muy grande. Incluso si era de unos dos metros y medio de altura, era posible ver que la figura era más corta que Zaryusu. Esa persona llevaba una túnica negra, y en su mano había un objeto negro semejante a un bastón.

 Era una apariencia similar a la del Lich de ayer. Probablemente era un lanzador mágico también.



 Al ver esa figura, Zaryusu sintió que le hacía temblar la espalda.

 Él sentía que era mucho más poderoso que el Lich ayer.



   [...Oh, oh!]
(NT: Sabias palabras.)



 Los hombres-lagarto que miraban nerviosamente a este lanzador de magia dejaron escapar un sonido de pánico. En este momento, una enorme matriz hemisférica de aproximadamente diez metros de diámetro se expandió hacia afuera con el lanzador mágico en el centro.

 Un resplandor azul y blanco flotó en la superficie del conjunto mágico, con marcas semi-translúcidas que parecían palabras o símbolos. Esas marcas semi-translúcidas estaban cambiando rápidamente, y en un momento dado ninguna de las palabras era la misma.



 Como la luz del sol estaba bloqueada, los hombres-lagarto podían ver claramente esa escena.

 Si una existencia no hostil estaba haciendo esto, los hombres-lagarto sentían que esto podría ser una ilusión. La luz azul clara cambió su figura, e iluminó el entorno.

 Sin embargo, bajo estas condiciones no podían ser atraídos por ella.



 Al ser incapaz de entender qué era exactamente, Zaryusu se sintió confundido.

 Cuando un hechicero usaba magia, no harían una matriz mágica en el aire de este modo. Lo que el otro bando estaba haciendo era algo fuera del conocimiento de Zaryusu. Entonces, le preguntó a la mujer más versada en magia en este lugar.



   -¿Qué es exactamente eso?

   -No... no lo sé. No puedo entender qué es eso...



 La respuesta de Crusch fue un poco aterrorizada. Parecía que estaba aún más asustada porque poseía conocimientos sobre magia pero era incapaz de entender ese comportamiento.

 Justo en el momento en que Zaryusu planeaba consolarla...

 Sin saber si la magia se había activado con éxito, la matriz mágica se rompió, convirtiéndose en numerosas partículas de luz volando hacia el cielo. En el instante siguiente -como si hubiese habido una explosión en el cielo, las partículas se extendieron.











 Los hombres-lagarto no sabían.

 Y el mundo tampoco sabía.



 Esta fue la primera vez que se usó tal magia en este mundo.

 Esto estaba a la par con la magia más alta de 500 y 200 años antes.





 Una de las magias por encima de los rangos - Una magia que podría...





 Inmediatamente.











 Y el lago...







 Completamente congelado.







 No había nadie allí que entendiera lo que acababa de suceder. Sí, todos los hombres-lagarto allí.

 Shasuryu que era un líder de la tribu con calificaciones excepcionales; Crusch que tenía extraordinarios poderes druidas; Incluso Zaryusu el viajero que había visto mucho y tenía una amplia gama de conocimiento. Incluso estos individuos, que dentro de la historia de los lagartos pueden considerarse poseedores de habilidades milagrosas, no pudieron comprender inmediatamente la situación actual.



 No había forma de entender por qué sus propios pies estaban dentro del hielo.



 Antes de que hubiera transcurrido el tiempo suficiente para que el cerebro aceptara la situación ante sus ojos, un grito sonó.



 De hecho, todos los hombres-lagarto, todos soltaban un grito de lamento.

 Incluso Zaryusu lohizo. Crusch y Shasuryu, e incluso el más valiente Zenberu, no fueron una excepción. Como si el terror saliera de las profundidades de sus almas, todo el mundo no podía dejar de gritar.



 Era una verdad aterradora. El lago nunca se congelará. Era una verdad desde que nacieron.

 Pero, fue destruido cuando el lago se congeló.

 El hielo era algo dentro de su conocimiento. Todos los hombres-lagarto pensaron eso.



 Ese miedo era el equivalente de los seres humanos que ven el sol que se levanta del oeste.



 Los hombres-lagarto levantaron frenéticamente sus pies. Afortunadamente, la capa de hielo no era gruesa, y se rompió de inmediato, pero las áreas rotas inmediatamente se congelaron de nuevo. Un frío vapor helado salía de debajo, haciéndose dolorosamente obvio que esta vista no era una ilusión.

 Después de que Zaryusu subió agitadamente el muro de barro, examinó de inmediato el entorno, luego quedó aturdido en silencio por lo que vio desde su amplio punto de vista.



 Todo el lago dentro de su visión estaba congelado. Esa fue la escena que vieron.

 El lago estaba a unos 20 kilómetros en las cuatro direcciones. Todo lo que podían ver estaba congelado.



   "Eso no puede ser..."



 Crusch, que también había subido, miró a su alrededor y se perdió por palabras como Zaryusu. De su boquiabierta boca, soltó una voz desesperada.

 Como Zaryusu, ella no deseaba creer que la escena que vio ante ella era real.



 El lago que nunca se congelaría. No había nada que pudiera hacer que se congelara. Sí. No podían creer la escena que estaban viendo.



 ¿Cuánto poder tenía que tener para hacer tal cosa posible?



   "¡Sube aquí, rápido!"



 El rugido de Shasuryu resonó en el aire. Sorprendido, Zaryusu y Crusch miraron al fondo de la pared.

 Varios hombres de lagarto cayeron impotentes. No había muchos, pero salpicaban los alrededores. Los que todavía estaban bien, sobre todo los guerreros, trabajaron juntos para tirar de los lagartos caídos del suelo helado.

 Los hombres-lagarto que habían sido detenidos habían perdido el color en sus rostros. Sus cuerpos temblaban.

 De lo que Zaryusu podía decir, esto era un resultado de sus temperaturas de cuerpo que caían. Las temperaturas heladas estaban filtrando su fuerza vital.



   "¡Hermano mayor, voy a comprobar a los otros!"



 Zaryusu que manejaba a Frost Pain no podía ser afectado por este grado de influencia del aire frío.



   "¡No, no vayas!"

   -¿Por qué, hermano mayor?

   "El enemigo probablemente comenzará a moverse en un corto momento. No se le permite salir! Agarre la situación general, no deje que ninguna información se deslice! Esto es algo que sólo se puede confiar a ustedes que han vagado por el mundo y han adquirido varios tipos de conocimiento".

   "Pero debemos preservar nuestro poder mágico..."

   "¡Tonto! ¡No estropee nuestras prioridades! "



 Moviendo su mirada de Zaryusu, Shasuryu habló con los hombres-lagarto de la clase guerrera circundante.



   "En este momento voy a lanzar una magia de resistencia al hielo sobre todos ustedes, [Protección de Energía de Hielo]. Vayan rápidamente e informen a cada persona en el pueblo, y eviten entrar en contacto con el hielo".

   "También ayudaré a lanzar la magia."

   "¡Por favor, hazlo!"

   "Entonces, Crusch, vamos a actuar por separado. Si se descubre que una persona se encuentra en una situación de emergencia, inmediatamente echa magia curativa!"



 Crusch y Zaryusu lanzaron a seis hombres-lagarto su magia de protección.

 Zaryusu se quedó en la pared y miró fijamente su formación. Lo que debería estar haciendo era como Shasuryu dijo. Envió al enemigo una mirada aguda, sin dejar ningún movimiento por él.



 La ansiedad pasó por el cerebro de Zaryusu. ¿Estaba bien enfrentar a este lanzador de magia que podía congelar el lago sin esfuerzo aparente? ¿O los rompería tratando de hacerlo?

 Sin embargo, estaba bien decir que estaba demasiado asustado, y no podía ver los movimientos del enemigo. ¿Podría él hacer tal excusa? Era imperativo llevar a cabo la tarea que le había dado su hermano con perfección.



   "Hey."



 Zenberu, que había subido al lado de Zaryusu, contemplaba tranquilamente la posición del enemigo.



   "Tienes que relajarte un poco. Tu hermano mayor está esperando tu sabiduría, ¿bien? Incluso si te pierdes algo, él no te culpará. Lo más importante es no estar demasiado enganchado en él, y acabar estrechando tu visión".



 Zenberu, con su voz despreocupada, le había dado a Zaryusu una aguda advertencia.

 Era justo como él decía. Zaryusu no estaba solo. Luchaba con sus compañeros. Todos hacían lo que él o ella podía hacer.

 Zaryusu cambió su mirada.

 Todos los guerreros aparte de Zenberu subieron a la pared de barro y miraron al enemigo.

 Sí, no estaba peleando solo. Parece que él, que había presenciado ese poder abrumador,la magia, había sido sacudido.

 Zaryusu exhaló una respiración gigante, como para deshacerse de sus preocupaciones internas de una sola vez.



   "Lo siento."

   -No hay nada que lamentar.

   "...Eso es correcto, porque tú, Zenberu, también estás aquí."

   -No me mires a mi si es por asuntos que involucran el tener que pensar.



 Los dos rieron uno al otro, luego siguieron observando el movimiento del enemigo.



   "Sin embargo, eso realmente es un verdadero monstruo."

   "¡Sí! Es básicamente en un nivel completamente diferente..."



 El hechicero tenía la postura insufriblemente arrogante de un rey y miraba pomposamente hacia Zaryusu y su aldea. Ese cuerpo supuesta-mente muy pequeño parecía expandirse diez veces más.



   "...Él debe ser el que se conoce como el Supremo."

   "Eso debería ser muy bueno. Además, realmente espero que no haya otros lo suficientemente poderosos como para lanzar magia que congela todo el lago".

   -Eso es, y yo también lo espero. A los ojos de ese monstruo que incluso puede congelar el lago, nosotros los lagartos no somos más que hormigas. ¡Ah, qué vergüenza! No somos diferentes de los pequeños insectos.

   "..."



 Zaryusu no tenía palabras. Porque Zaryusu estaba pensando lo mismo.



   "La palabra 'resistir' parece estúpida ahora."

   "...Si no nos permiten rendirnos, ¿qué debemos hacer?"



 Zenberu miró a Zaryusu con sorpresa. Luego sonrió.



   "Entonces nos suicidaremos en nombre de un 'ataque'. Bueno, esta será una buena experiencia. Ser el oponente de una existencia que puede volver al mundo al revés".

   "...No has vacilado."

   "¿...Estás... elogiandome?

   "¿Yo... quizás?"

   "Por cierto... Se están moviendo."

   "Ah, sí."



 El hechicero que congeló el lago levantó la mano que no sostenía un bastón y dio una ola en dirección al pueblo.

 Como si respondiera, una tropa de guerreros completamente armados y caballeros salió del bosque. No había muchos de ellos. Habían unos cuarenta.



 Tenían unos 2,3 metros de altura.

 Sus manos izquierdas sostenían un gran escudo de torre que cubría ¾ de su cuerpo, y llevaban una armadura negra llena. Los patrones carmesíes de venas corrían alrededor de su cuerpo. Diferente de los elementos prácticos, los picos brotaron sobre su armadura y expresaron violencia.

 En sus manos había una lanza de seis metros de largo. Sobre la lanza que se adaptaba al calvario alzado, se extendió un paño.

 Eran banderas.

 Estaban vestidos con un manto de color negro oscuro, entraron sin piedad en los humedales. Con el hielo rompiéndose a sus pies, silenciosamente marcharon hacia adelante.



 Con movimientos perfectos, hicieron espacio entre ellos y cruzaron las banderas con el caballero de enfrente.

 A medida que las banderas se superponían, y los 40 patrones diferentes de tela bajaron, se hizo un camino.



   "...¿Es un camino para el rey?"



 Zenberu tenía razón.

 El lanzador mágico caminó lentamente sobre el lago congelado.

 Varias sombras le siguieron.



 En el frente, estaba el hechicero que congeló el lago, y el que tenía un poder sin fondo. Un poco más y le haría a uno preguntarse cómo debería llamarlo. Era más corto que el lagarto medio, pero escondido en su interior había un poder desesperante, un monstruo.

 En su cuerpo llevaba un chang pao negro oscuro, tan oscuro que parecía haber sido cortado de una pieza de la noche, y en su mano sostenía un bastón que irradiaba un aura negra. Ese aura radiante parecía formar expresiones humanas agonizantes, que se derrumbaron y desaparecieron.

 Incluso debajo de la capucha había un cráneo, con las cuencas vacías y una luz roja brillante en cada uno de ellas.

 El oponente llevaba innumerables accesorios mágicos que estaban absolutamente más allá de la comprensión de Zaryusu, y caminó adelante a un ritmo proporcional con la autoridad de un rey.



 Justo detrás del hechicero a su izquierda y derecha había una niña elfa oscura y una chica de pelo plateado.



 La niña elfa oscura tenía el pelo de seda dorado cortado en el hombro. Sus ojos heterocromáticos eran de oro y púrpura.

 Sus orejas eran largas y afiladas, y su piel era de un marrón claro. Era el color de la piel de los parientes cercanos de los elfos, los elfos oscuros.

 Encima de su armadura apretada, ella usaba las escamas rojas y negras de un dragón pegadas en ella, y encima de ella, llevaba un chaleco blanco con el revestimiento de oro. Sobre el pecho tenía un símbolo.

 Su cintura tenía un látigo unido, y su espalda tenía un arco grande, el mango, el borde y el agarre tenían decoraciones grabadas en ellos.



 La niña de pelo plateado estaba vestida con un vestido de color negro de tono suave.

 La porción de la falda estaba inflada y tenía un gran volumen. La longitud de la falda era bastante larga, y completamente escondía sus piernas. Su cárdigan de bolero tenía adornos y cintas adheridas y le cubría los hombros y el pecho. Debido a que llevaba guantes sin dedos, la mayor parte de su cuerpo estaba oculto.

 Lo que quedó expuesto fue una hermosa cara, hasta el punto de que incluso una obra de arte de primera clase se sentiría avergonzada de estar delante de ella. Tenía la piel blanca, una palidez que de ninguna manera podía ser saludable. Su larga cabellera plateada estaba unida a un lado, y fluía hacia abajo.



 Aunque los hombres-lagarto no tenían un sentido de belleza bien establecido, las dos eran magníficas.

 Y el último era...



   "¿No puede ser... un demonio?"



 Zenberu hizo una pregunta en respuesta al susurro de Zaryusu.





 Demonio.

 Los demonios eran los que usaban la violencia para provocar la destrucción, y los diablos eran los que utilizaban su inteligencia para provocar la depravación. Estos tipos de existencias de otro mundo agrupadas se denominaban demonios. Se dice que son monstruos atroces que existieron únicamente para el exterminio de todos los seres vivientes sensibles y buenos. También eran sinónimos de la palabra "mal".

 Mientras que en la sociedad humana, esto era algo bien sabido, la sociedad de los lagartos era diferente. En este caso, Zenberu no sabía nada era la norma. Para los hombres-lagarto que vivían juntos con la naturaleza, la existencia de los demonios era algo situado lejos de ellos mismos. Esto se debió a una simple diferencia en la cultura, y porque estaban aislados.



 Zaryusu había escuchado una vez sobre los demonios durante sus viajes.

 Había oído lo aterrorizantes que eran los demonios. Se decía que hace doscientos años, un ser conocido como el rey de los demonios, el Dios Demonio, había llevado a los demonios bajo su bandera, y casi había exterminado al mundo entero.

 El Dios Demonio había encontrado su fin a manos de los trece héroes que lo habían vencido, y en un cierto lugar todavía era posible ver rastros de esa batalla.



 Si los no-muertos pudieran describirse como criaturas que detestaban a los vivos, entonces los demonios eran criaturas que atormentaban a los vivos.





 Ese demonio tenía dos metros de alto, y su piel era de un rojo brillante. Su cabello negro de tono limpio tenía un brillo reluciente.

 Sus ojos rojos relucían de inteligencia, y frente a los cuernos parecidos a cabras brotaban de sus sienes, y las alas gigantes negras crecían desde su espalda.

 Sus manos agudas agarraron un cetro, y una hermosa bata roja le adornó, y tenía la dignidad de un rey.



 Caminaron en silencio, bajo las cuarenta banderas. La distancia recorrida era de 160 metros. Estaba a 90 metros del pueblo. Luego, se detuvieron.



 ¿Qué estaban haciendo?

 Varios hombres-lagarto se miraron el uno al otro en inquietud. Entonces le preguntaron a los hombres-lagarto más inteligentes aquí.



   "...Por favor, díganos, ¿qué debemos hacer, Zaryusu-san? ¿Debemos prepararnos para la batalla?

   -No, eso no será necesario. Piense en el Lich anterior. Nuestro oponente es un lanzador mágico que es mucho más superior a ese Lich, y hacer un ataque a esta distancia debe ser un juego de niños para él. Lo más espantoso es... qué tipo de palabras tiene para nosotros.



 Los hombres-lagarto revelaron una expresión de acuerdo.

 Sin dejar que su mirada se moviera, Zaryusu continuó observando.

 A esta distancia, podía hacer observaciones muy detalladas. Sí, era la distancia donde podían mirarse a los ojos.

 El lanzador mágico que estaba de pie en la parte delantera estaba mirando hacia allí también. Bajo estas condiciones, el elfo oscuro sorprendente-mente no tenía ninguna hostilidad en su mirada. La chica de pelo plateado tenía una sonrisa burlona. El demonio tenía algo de bondad, pero era aterrador.

 Algún tiempo se miraron el uno al otro, y el lanzador mágico de pie en frente una vez más levantó su mano vacía. Respondiendo a eso, varios hombres-lagarto agitaron sus colas en inquietud.



   "-No tengáis miedo. No pongáis una apariencia embarazosa delante de nuestro oponente."



 La reprimenda afilada de Zaryusu hizo que todos los hombres-lagarto en escena levantaran la cabeza inmediatamente y enderezaran sus espaldas.



 Y una neblina negra apareció delante del lanzador mágico sin ninguna relación con Zaryusu y el resto.

 Habían doce.

Mientras crecía en espiral y se hacía más grande, la niebla negra llegó a ser aproximadamente 150 centímetros. Había innumerables caras que se formaron dentro de la niebla.



   "Es decir..."



 Recordó Zaryusu. El monstruo que vino como un mensajero. Y ese monstruo no-muerto que conoció en sus viajes.

 Puesto que podía usar ataques mentales, era un monstruo etéreo con el que Zaryusu tenía dificultades para luchar. Ya que era etéreo, a menos que uno atacase con armas mágicas, ciertos metales o artes marciales, era difícil dañarlo.

  Incluso con el poder combinado de los hombres-lagarto, su cantidad de armas mágicas era pequeña. Por lo tanto, derrotar a uno era extremadamente difícil.



 12 de tales monstruos. Y fueron tan fáciles de crear,



    "Imposible..."



 Una verdad que no quería admitir era la verdad. Zaryusu miró a los hombres-lagarto circundantes. No entendían el nivel de lo que hacía el hechicero, y sólo mostraban cierta sorpresa. Con un pequeño suspiro de alivio, Zaryusu miró al lanzador mágico.



    "Monstruo..."



 Él entendió. Pero podía entender por qué un Lich tan poderoso prometió su lealtad a tal existencia.

 Zaryusu lo pensó mientras desesperaba.



 El hechicero susurró algo, y agitó su mano, diciéndoles que se fueran. Entonces, los no-muertos volaron alrededor de la aldea.



 Hablaban al unísono.



   [El Supremo os transmite su mensaje como tal.]

   [El Supremo pide un diálogo. ¿Quiere el representante dar un paso adelante?]

   [Si pierdes nuestro tiempo, sólo servirá para agravar al Supremo.]



 Sin embargo, lo que era aún más difícil de creer era cuando la chica de pelo plateado, que estaba esperando en la parte de atrás, utilizó con fuerza ambas manos para dar un aplauso una vez que recibió las instrucciones del hechicero.

 En el momento de la palmada, los muertos vivientes fueron exterminados.



   "¿¡Haaa!?"



 Zaryusu, que había sufrido un gran golpe, gritó involuntariamente.

 Desde ese movimiento no era para devolver a los monstruos convocados, sino para exterminarlos.

 Exterminio de los no-muertos. Esta era una acción que los sacerdotes podían hacer. Normalmente repelerlos tomaría mucho, pero cuando había una brecha en sus fortalezas, era posible no sólo repeler sino exterminar. Sin embargo, al exterminar un gran número de muertos vivientes, tal nivel de poder necesario.



 Básicamente, la chica de pelo plateado tenía ese poder.

 Y para transmitir un mensaje, usó muertos vivientes de tal fuerza.



   "Ku ku."



 Zaryusu empezó a reírse inconscientemente. Los hombres-lagarto que rodeaban a Zenberu, lo miraron con mirada sospechosa. Ignorándolos, la risa de Zaryusu se hizo más fuerte.



   -¿Qué pasa, Zaryusu?

   "N, no pasa nada. Ku Ku".



 La risa de Zaryusu no se detuvo.

 Era natural. ¿Qué podía hacer si no reía? Cuando se muestra una brecha de potencia de esta magnitud.



   "¡Hermano!"

   -¡Ah, hermano mayor!



 Al reaccionar con la voz desde el fondo de la pared, vio las figuras de Shasuryu y Crusch. Los dos treparon a la pared de barro, y miraron al hechicero y a su séquito. Crusch forzó su camino entre Zenberu y Zaryusu. Esto hizo que Zenberu casi se caiga, pero bueno, fue perdonado.



   -¿Es el líder del enemigo? La atmósfera a su alrededor es tan fuerte que simplemente mirarle hará que los huesos de la gente se enfríen. Aunque la apariencia es similar a la Lich que derrotó... pero la fuerza de ambos individuos simplemente no se puede comparar..."

   "Yo se, verdad. Es tan pequeño, pero es 100% un monstruo".

   "Es justo como dijo Zenberu. Hermano mayor. La gente detrás de él también está en otra liga."

   "¡¿Eh?! ¿Es eso un demonio? ¿Controla a un demonio? ¿Ese hechicero mágico?

   -Así parece, Crusch. No es una existencia que pueda ser controlada por un demonio".

   "No puedo creerlo. ¿Qué está haciendo el elfo oscuro a su lado? Parece humana..."

   "Ella no es un simple humano. Los caballeros que sostienen las banderas detrás son probablemente enemigos muy fuertes también."

   "¿Si atacamos cómo podemos derrotarlos?"



 No había nadie que pudiera responder a la pregunta de Zenberu. Podían hacer algunas predicciones, pero si se expresaban, la moral de los lagartos circundantes se desplomaría.



   "...Por cierto, ¿mi hermano ha terminado?"

   -Sí, sobre todo. Oyó las palabras del mensajero.

   -Ya veo, eso es verdad.



 El grado de prioridad de lo que dijo el mensajero fue mucho mayor.


 
   "...Sí. Tenemos que hacer eso primero. Lo que el mensajero dijo... Zaryusu, ¿puedes venir conmigo?

   "..."



 Zaryusu miró silenciosamente a Shasuryu durante un rato, luego asintió gravemente. Shasuryu mostró momentáneamente una mirada angustiada, pero de inmediato volvió a la normalidad, tan rápido que nadie había notado su expresión.



   "Lo siento."

   -No te preocupes, hermano mayor.



 Shasuryu sólo se había disculpado antes de saltar de la pared de barro, pisar la fina capa de hielo que cubría los humedales y soltar sonidos salpicados.



   -Entonces me voy.

   "Ten cuidado."



 Humedales



 Zaryusu y Shasuryu caminaron a través del hielo fino sobre el lago, avanzando adelante juntos. Después de atravesar la entrada principal, Zaryusu sintió que el grupo del hechicero miraba fijamente a los dos, como si sus miradas tuvieran una fuerza real de presión. Él desesperadamente contenía sus fuertes emociones diciéndole que no se escapara.

 En este momento, Shasuryu habló.



   "...Lo siento."

   "¿...Por qué lo sientes, hermano mayor?"

   "...Si las negociaciones se desmoronan, el oponente quizás nos matará a nosotros dos y luego..."

   "Ah..."



 La respuesta de Zaryusu fue corta. Por eso abrazó a Crusch.



   "Tienes una esposa."

   "...Considerando los números del oponente, no puedo permitir que el hermano mayor avance solo. Si estuviera solo, el oponente probablemente también formaría la opinión de que no les estamos pagando suficiente respeto".



 Entre los hombres-lagarto, Zaryusu era de hecho ampliamente conocido, y extremadamente conveniente participar en negociaciones. Sin embargo, su identidad era la de un viajero, por lo tanto, incluso si fue sacrificado, no afectaría a la estructura del grupo de los hombres-lagarto. Desde esta perspectiva, su pérdida no se lamentaría.

 Incluso si el héroe fuera asesinado, mientras hubiera otros jefes de tribu restantes, la batalla podría continuar.



 Los dos continuaron silenciosamente hacia adelante.



 La distancia se cerró, y pudieron ver claramente a sus oponentes. Era comprensible, pero la comitiva del hechicero estaba tranquilamente de pie sobre el hielo fino. No era un problema que fueran ligeros, pero estaban usando algún tipo de magia.



 La distancia se acercó a cero, y se convirtió en uno que era adecuado para las discusiones.

 Los corazones de Zaryusu y Shasuryu palpitaron bruscamente. Fue con una fuerza que casi parecía hacerlos saltar fuera de sus pechos.

 La razón era su preocupación.

 ¿Cómo deben discutir en frente de estas perusasivamente fuertes personas? Como no estaba claro, estaban bajo una inmensa presión.



 Originalmente, podría haber sido mejor para depreciarse. Sin embargo, esto podría hacer que la otra parte pierda interés y decida matarlos a todos. Sin embargo, ¿qué pasaría si eso fuera considerado irrespetuoso.

 Qué es lo que era lo correcto, no entendían por completo.

 Era como andar descalzo en la oscuridad con armas cortantes esparcidas por el suelo.



 "¡Nuestra delegación ha llegado! ¡Soy el representante de los hombres-lagarto, Shasuryu Shasha, el héroe más fuerte entre los hombres-lagarto!"

   "¡Soy Zaryusu Shasha!"



 No hubo respuesta. El séquito del hechicero sólo los contemplaba desde arriba, y no mostraban signos de moverse.

 Incluso ignorando el hecho de que querían una negociación, era una actitud extraña. ¿Qué está mal? Zaryusu y Shasuryu se miraron. ¿Cometieron un error?

 El que respondió fue el demonio.



   "Nuestro maestro no considera que hayáis entrado en una postura de escucha que demuestre respeto."

   "...¿Qué?"

   "[Postraros]."



 De repente, Zaryusu y Shasuryu se arrodillaron, con sus cabezas enterradas en los humedales. Sus acciones hicieron que pareciera que estas dos personas pensaban que era natural hacerlo.

 El barro frío manchó los cuerpos de las dos personas, y los bloques de hielo destrozados inmediatamente se congelaron de nuevo.

 Era imposible ponerse de pie. Incluso si utilizaban la fuerza de todo su cuerpo, sus cuerpos no se movían. Como si hubiera una mano gigante invisible que les presionaba desde arriba, sus cuerpos habían perdido por completo la libertad de movimiento.



   "[No os resistáis]."



 En el momento en que se pronunciaron esas palabras, los cuerpos de Zaryusu y Shasuryu ignoraron su voluntad y se aflojaron.

 Los dos desagradablemente se postraron en el barro. Como si estuviera satisfecho en la escena, el demonio se separó un poco, habló con su amo. Zaryusu no pudo verlo, pero escuchó.



   "Ainz-sama, sus posturas respetuosas están preparadas para escuchar."

   -Gracias por tu arduo trabajo, levanten las cabezas.

   "[Permitido Levantar Sus Cabezas]".



 Moviendo la cabeza, que era la única parte que podían moverse, Zaryusu y Shasuryu miraron hacia el lanzador mágico frente a ellos.



   "Soy... el maestro de la Gran Tumba de Nazarick, Ainz Ooal Gown. En primer lugar, le doy mi agradecimiento por ayudarme a completar mi experimento."



 Escuchando las palabras sin ningún sentido de gratitud, una furiosa ira brotó en el corazón de Zaryusu por un instante. Un torbellino de emociones surgió después de sentirse disgustado de que las vidas de los lagartos fueron robadas debido a un experimento.

 Sin embargo, inmediatamente lo suprimió y lo escondió por completo.

 Era natural. La existencia delante de él tenía un poder más allá de su imaginación. Ni siquiera podía imaginar qué pasaría si desagradase al monstruo que pudiera congelar el lago.

 La muerte era una bendición. No sería extraño pensar que les esperarían un infierno inimaginable.



 Pero no tenían ganas de halagarle demasiado.



   "Los que están detrás de mí son mis subordinados, y puesto que no tienen ninguna relación particular con esto, no los presentaré. Ahora, el punto principal... Someteos a mi."



 Ainz el hechicero levantó su mano suavemente, deteniendo a Shasuryu que deseaba hablar.

 Sabiendo que insistir en hablar no sería sabio, Shasuryu sólo podía obedientemente permanecer en silencio.



   "Sin embargo, vosotros nos habéis derrotado antes, lo que debería significar que no estáis dispuestos a aceptar mi autoridad. Es por eso que vamos a atacar de nuevo cuatro horas más tarde. Si vosotros todavía sois capaces de ganar, prometo no tomar ninguna otra acción en su contra, e incluso garantizaré una compensación razonable para vosotros."

   "...¿Puedo hacer una pregunta?"

   -Puedes, pregunta.

   "El que va a atacar... será Gown-dono?"



 La chica de pelo plateado de espaldas alzó levemente la ceja y el demonio sonrió más profundamente, posiblemente porque estaban insatisfechos con el título de dono. Sin embargo, no hicieron ninguna acción particular, tal vez porque el maestro no dijo nada al respecto.

 Ainz ignoró a esas dos personas y continuó hablando.



   -¿Cómo puede ser posible? No voy a tomar medidas yo mismo. En lugar de eso, el que va a atacar será mi auxiliar de confianza... además sólo enviaré a una persona. Se llama Cocytus.



 Al oír estas palabras, Zaryusu sintió una profunda desesperación como si el mundo hubiera terminado.

 Si fuera un gran ejército el que atacara, tal vez los hombres-lagartos tendrían una oportunidad de victoria. Esto significaba que, al principio, él había creído que esta vez también podría ser una continuación de la batalla desafortunada de ayer que se llamó un experimento. Si fuera así, entonces todavía habría una posibilidad minúscula de victoria.



 Sin embargo, no iba a ser así.



 El atacante sólo sería una persona.

 El ejército previamente derrotado había vuelto a hacer una declaración tan grande, pero sólo enviaría a una persona esta vez. A menos que fuera un castigo, o hubiera algún significado oculto detrás de sus palabras, él debe tener fe completa en esa persona.

 Una ayuda cercana que tenía la confianza de la existencia con tal poder.

 Esa ayuda también tendría tal poder desesperante... Hasta el punto que los hombres-lagarto no tendrían ninguna posibilidad de ganar.



   "Elegimos ren..."

   "Perder sin pelear es simplemente demasiado aburrido. Presenten un poco de pelea, también nos gustaría tener saborear la victoria."



 Ainz interrumpió a Shasuryu, no permitiéndole continuar.



 Tan descaradamente, él haría un ejemplo de nosotros, este bastardo.

 Zaryusu escupió esas palabras en su cabeza. Sin embargo, comprendió que hacer una máscara era correcta.



 Ainz no sentía la menor furia por tener las tropas destruidas en el experimento. Sin embargo, había una posibilidad de que su reinado sobre los homres-lagarto no iría bien ya que había sido derrotado. Especialmente cuando los hombres-lagarto ponían énfasis en la fuerza.

 Por eso tenía que mostrar una fuerza de supresión.



 Lo que eso significaba era que en un momento el oponente estaría llevando a cabo un sacrificio.

 Sería una actuación, erradicando a los rebeldes hombres-lagarto.



   "Eso es todo lo que quiero decir. Luego, cuatro horas después, haz lo que puedas para disfrutarlo."

   "Por favor, espere un minuto, ¿se derretirá este hielo?"



 Independientemente de quién ganaba o perdía, con el lago congelado, los hombres-lagarto les resultaría muy difícil sobrevivir. El hielo no era grueso, pero el frío que lo acompañaba era feroz. Tocarlo invitaba a la muerte por el frío.



   "...Ah, casi lo olvido."



 Él se olvido. Él respondió de una manera tan despreocupada. No, en realidad, Zaryusu entendía que desde el punto de vista de Ainz no era importante. Era natural. Desde la perspectiva de una existencia tan fuerte, un frío de este nivel no era mucho.



   "Sólo deseaba no ensuciarme con el lodo de los humedales mientras caminaba, por lo que, después de regresar a la costa, el efecto mágico será disipado".

   "¡¿Qué?!"



 Zaryusu y Shasuryu tragaron con sorpresa.



 ¿Qué dijo este monstruo,

 ¿No quería ser ensuciado por el barro, así que congeló el lago?



 Esto ya no estaba en el nivel de ser difícil de creer.

 La fuerza del oponente era simplemente demasiado abrumadora, incluso capaz de cambiar fácilmente la fuerza de la naturaleza, y además por una razón tan tonta.

 Así que resultó que se oponían a un ser tan poderoso, Zaryusu y Shasuryu, ambos sentían el mismo miedo que un niño que estaría solo.



   -Hasta la próxima, hombres-lagarto...



 Después de que Ainz decidió que había dicho todo lo que quería decir, él ligeramente agitó su mano y dio la vuelta. No tenía más interés. Eso era lo que decía su actitud.



   -Adiós, señores hombres-lagarto.

   -Adiós, hombres-lagartos.



 Las dos muchachas silenciosas detrás de él, dijeron, y siguieron detrás de Ainz.



   "[Libertad concedida]. Entonces, trate de disfrutarlo lo mejor que pueda, hombres-lagarto."



 El demonio que quedó detrás habló amablemente, y también dio la espalda y caminó.

 Zaryusu y Shasuryu que quedaron atrás se quedaron en el lodo, ya no tenían energía para estar de pie. El frío extremo ya no causaba ningún dolor. El choque que recibieron en sus corazones fue demasiado fuerte.

 Sin embargo, vieron cómo el grupo de monstruos se iban en silencio.



   "Maldición..."



 Shasuryu maldijo en voz baja, muy diferente a su personalidad, y contenida en ella era una mezcla de muchas emociones.







 Los dos fueron recibidos de nuevo por los varios jefes de tribu que habían subido sobre la pared de barro para evitar el gas frío. Zenberu, Crusch, los jefes de Colmillo Pequeño y Cola Cuchilla.

 No había otros hombres-lagarto en los alrededores.

 Posiblemente, esto fue arreglado porque ya habían considerado temprano que había algunos asuntos que necesitaban ser discutidos en confidencialidad. Shasuryu pensó que este era el caso, y que no había necesidad de ocultarlo más. A continuación, informó directamente a todo el mundo de lo que había reunido sobre el progreso de esa reunión que difícilmente podría llamarse una negociación adecuada.

 Nadie tuvo demasiada reacción, excepto por estar ligeramente alarmados, hacia la explicación de Shasuryu que se dijo en un tono pesado. Lo más probable es que así fuera porque probablemente habían predicho la conclusión de la negociación desde hace mucho tiempo atrás.



   "Entendido... entonces el hielo se derretirá, ¿verdad? Si no se derrite, entonces no seremos capaces de luchar, incluso si queremos."

   "No es un problema. El oponente dijo que la magia se disiparía.

   -¿Era un intercambio provocado por la negociación?



 Hacia la pregunta planteada por el jefe de la tribu Colmillo Pequeño, Shasuryu no respondió, pero simplemente sonrió un poco. Al ver esa reacción, y comprendiendo lo que significaba, el jefe de la tribu de la tribu de Colmillos Pequeños sacudió la cabeza con desaliento.



   -Cuando ibas a las negociaciones, realizamos una investigación... y descubrimos las sombras de enemigos dentro del lago que parecen soldados esqueletos. Tememos que estén en una formación que nos rodea y que esperan órdenes".

   "No creo que... nuestro oponente... planea dejarnos ir".

   "El oponente era bastante serio, así que esto significa..."

 Eso es sólo especulación.



 Los cuatro que no habían participado en las negociaciones dieron un largo suspiro. La conclusión a la que habían llegado también debía ser la creencia de que lo que seguiría sería un ritual de sacrificio.



   -Entonces, ¿qué haremos?

   "...Movilizar a todos los hombres-lagarto de la clase guerrera, y también... los de aquí..."

   "Hermano mayor... ¿puedes permitir que sólo participen cinco personas?"



 Por el rabillo del ojo, Zaryusu vio la expresión desconcertada en la cara de Crusch. Él continuó, apelando hacia todos los hombres de lagartos masculinos incluyendo a su hermano mayor.



   "Si el objetivo del oponente es demostrar su propia fuerza poderosa, entonces los hombres-lagarto no deben ser exterminados por completo. Por lo tanto, necesitamos un individuo que sea capaz de dirigir, una figura central para reunir a todos los supervivientes. Si todas las personas aquí perdieran sus vidas, sería una pérdida enorme para el futuro de los hombres de lagarto".

   "...Ese es un punto valido. ¿No es cierto, Shasuryu?

   "Hmm, Zaryusu... tiene razón."



 Los dos jefes de tribu, alternativamente, miraron a Zaryusu y a Crusch, luego ambos expresaron su acuerdo.



   "No hay nada inaceptable con eso. Yo también estoy de acuerdo."



 Después de la aprobación del último jefe de tribu, Zenberu, Shasuryu no pudo encontrar ninguna razón para rechazar la petición de su hermano menor.



   "Nuestra decisión está resuelta entonces. También he pensado en ello, que es necesario que alguien sobreviva para dirigir y reunir a las tribus. Crusch debe ser muy adecuada para llevar a cabo esta responsabilidad. Su albinismo puede ser un obstáculo, pero sus habilidades como druida son indispensables".

   "Espera un momento. ¡También quiero luchar junto a vosotros!"



 Crusch comprendió el contenido de las palabras y gritó. ¿Por qué la dejaban atrás ahora?

 Ella vino aquí, decidió luchar contra tal existencia, y se había preparado para perder la vida. ¿Entonces por qué?

 Esos pensamientos la hicieron gritar.



   "Además, si tuviéramos que dejar una persona atrás, no sería mejor dejar atrás a Shasuryu? ¡Él es el líder de tribu más confiable entre nosotros!"

 Y por eso no podemos dejarlo atrás. El objetivo del oponente es demostrar una fuerza abrumadora, probablemente con la esperanza de que nos desesperemos, para que nos sometamos a su autoridad más fácil. Sin embargo, ¿qué pasaría si hubiera alguien entre los supervivientes en que pudieran fijar sus esperanzas, hmm?"

   "Y... entre los jefes de tribu presentes, el que tiene la menor popularidad es Crusch".



 Crusch estaba sin palabras. Era un hecho indiscutible que ella como albina tenía la menor popularidad.

 Sabiendo que nada de lo que ella decía les convenciera, Crusch se fijó en Zaryusu.



   "También quiero ir. Cuando me llamaste aquí, ya habías decidido dejarme tomar mi propia decisión, así que ¿por qué sigues diciendo esas palabras?"

   "...Porque en ese momento, todos muy probablemente, serían asesinados, pero ahora tenemos una oportunidad relativamente grande para permitir que una persona sobreviva".

   -¡No bromees conmigo!



 El aire temblaba como si estuviera haciendo eco a la ira de Crusch. Debido a sus emociones agitadas, el sonido de la pared de barro que se agitaba en numerosas ocasiones podía ser escuchado mientras la cola de Crusch entraba en un frenesí incontrolable.



   -Zaryusu, tú la convences. Nos vemos de nuevo en cuatro horas.



 Shasuryu lanzó estas palabras antes de salir rápidamente con grandes zancadas, seguido por el sonido de hielo que se rompía y el agua salpicando. Tres jefes de tribu saltaron por la pared de barro y siguieron a Shasuryu. Zenberu también tenía la espalda hacia los dos mientras agitaba suavemente la mano para darle saludos.

 Después de verlos, Zaryusu se volvió hacia Crusch.



   "Crusch, por favor entiende."

   -¿Cómo puedo entenderlo? Y no es un dado que perderán! Si tuvieras el apoyo de mis poderes druidas, ¡tal vez puedas ganar!"



 Esta frase era tan vacía que hasta Crusch no creía en ella.



   -No deseo que maten a mi amada mujer. Por favor, cumple el deseo de este hombre estúpido.



 Crusch mostró una expresión dolorida y abrazó a Zaryusu.



   -¡Eres demasiado egoísta!

   "Lo siento..."

   -Podrías morir.
 
   "UH Huh..."



 De hecho, la posibilidad de sobrevivir era increíblemente baja. No, más bien se podría decir con certeza que no había posibilidad de sobrevivir.



   "En tan sólo una semana, ya has capturado mi corazón, pero aún así me dices que mire impotente mientras te matan?"

   "Um..."

   "Conocerte fue mi golpe de suerte, pero también mi desgracia."



 Crusch, que estaba abrazando el torso de Zaryusu, apretó su agarre, como si no tuviera intenciones de dejarlo ir.

 Zaryusu no hizo ruido.

 ¿Qué debería decir? ¿Qué podía decir? Sus pensamientos a lo largo del tiempo habían estado atascados en el mismo problema.



 Después de un período de tiempo, Crusch levantó la cabeza, con su expresión llena de determinación.

 Zaryusu se sintió incómodo en su corazón cuando percibió que Crusch sería inflexible en cuanto a lo que estaba por venir. En este momento, Crusch habló unas palabras concisas a Zaryusu.



   -Déjame embarazada.

   -¿Hah?

   "¡Ven rápido!"



 Zaryusu empezó a caminar, siendo tirado por Crusch.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario