sábado, 26 de marzo de 2016

Overlord-BR6-3

http://overlord-es.blogspot.com
Traductor: Erb
____________________


Prólogo
Parte 3


Los miembros del gremio Ainz Ooal Gown —alguna vez conocido como el clan Nine’s Own Goal— se reunieron en las afueras de Helheim, aproximadamente a cien metros del Pantano Venenoso cubierto de niebla tóxica, en un lugar llamado las Planicies de Cristal Perforante.

De manera similar al Pantano Venenoso, las Planicies de Cristal Perforante eran un lugar peligroso, cubierto de vegetación congelada de apariencia similar a cuchillas de cristal. Estas cuchillas producían daño con cada paso dado dentro de las planicies, y podían dañar a jugadores usando armaduras de clase Reliquia. Adicionalmente, monstruos mineralizados rondaban las planicies, y a cualquiera que no usase armas de tipo contusas le resultaría bastante difícil lidiar con ellos.

En cualquier mundo —especialmente en el territorio de las especies heteromórficas en Nilheim, Helheim y Muspelheim— mientras más se alejara uno de su centro, las cosas se hacían más peligrosas. Adicionalmente a los monstruos que rondaban en el lugar, el terreno mismo se convertía en un peligro.

De todas formas, esto no era nada para los miembros de Ainz Ooal Gown. Sin embargo debían tomar ciertas contramedidas, y aunque estas contramedidas no eran permanentes, aun así les era posible moverse a toda velocidad a través de las Planicies de Cristal Perforante. De hecho, se encontraban haciendo preparativos en las planicies.

Por supuesto, esto no quería decir que no se sintieran tensos, o que eran descuidados.

Luego de lanzar varias capas de magia defensiva, usaron ojos creados con magia para explorar sus alrededores. Adicionalmente, usaron magia de ilusión de la más alta gama, el hechizo 「Mundo de Espejo」 (Mirror World), para crear una pantalla semiesférica que encerraba a los miembros del gremio.

Desde dentro de la burbuja uno podía observar el exterior sin ningún problema, pero desde fuera, los habitantes de la barrera eran invisibles, y la gente del exterior sólo vería el fondo. Aparte de hacer difícil la detección de los usuarios, el hechizo también podía desviar cierta porción de los ataques dirigidos a los ocupantes del interior.

Tales extensos preparativos fueron hechos no porque temieran a los monstruos, sino porque estaban en guardia contra jugadores de un poder similar al de ellos. No sólo no había penalidades por hacerles PK a las especies heteromórficas, incluso había beneficios para hacerlo. De hecho, algunas clases poderosas eran desbloqueadas al matar heteromórficos, y aunque cazar heteromórficos no era tan común como lo había sido en el pasado, seguía siendo algo muy real. Sólo un tonto bajaría la guardia, aun en un mundo del territorio heteromórfico.

Momonga jugueteaba con la consola en su mano. Allí, vio una lista de los miembros del gremio junto a sus indicadores de HP y MP. A la cabeza se encontraba Touch Me, seguido por Nishiki Enrai, Wish III, Guerrero Takemikazuchi, Momonga, Ancient One, Flatfoot y Amanomahitotsu, los ocho miembros fundadores que quedaban. Luego se encontraban los diecinueve que se habían unido después: Peroroncino, Bukubukuchagama, Herohero, Blue Planet, Ulbert Alain Odle, Garnet, Bellriver, Variable Talisman, Nearata, Nuubo, Genjiro, Yamaiko, Whitebrim, Punitto Moe, Tabula Smaragdina, Rey Bestia Mekongawa, Tigris Euphrates, Temperance y Slathan.

En total, eran 27 personas — la fuerza completa de Ainz Ooal Gown.

Mientras miraba los nombres, se llenó de una sensación indescriptible y sintió un calor surgiendo en su pecho.

Amanomahitotsu, el herrero, era el líder de los artesanos del gremio. Ellos típicamente preferían aventurarse por su cuenta pero ahora se encontraban aquí para tomar parte en el primer evento grupal del gremio.

Tenía que agradecerles. Estaría mal no hacerlo.

Sin embargo, junto al júbilo que sintió también había una pesada carga.

Su estómago le dolía cuando pensaba en lo que podría pasar si su primera aventura terminaba en fracaso. No habría ninguna garantía de que fueran juntos nuevamente en otra aventura si eso sucedía. Mientras pensaba en como Touch Me había soportado este estrés por tanto tiempo, Momonga no pudo evitar sino agachar la cabeza con respeto.

Fracasar no era una opción.

Momonga respiró profundamente tres veces en silencio, apartó la pantalla, se obligó a tranquilizarse y luego se acercó a uno de los miembros del gremio.

“Nuubo-san, ¿cómo va todo?”

“¿Hm? Ah, todo bien. Por ahora, puedo decir que nadie nos está espiando a través de medio mágicos.”

Esta conclusión vino de Nuubo, que había construido su personaje como un especialista en adivinación. Él también era conocido como ‘Los Ojos de Nine’s Own Goal’. Sus palabras garantizaban que no había vigilancia mágica observándolos. Sería necesario un infiltrador de una habilidad sin precedentes para que se ocultara de sus ojos.

“Y también, no hay nadie espiándonos a través de medios físicos, Momonga-san.”

Este reporte vino de Flatfoot y de Nishiki Enrai, que habían ido a hacer un reconocimiento de los alrededores.

Aunque el dúo del asesino y el ninja no era tan bueno como los personajes puros de tipo explorador, ningún personaje especializado en sigilo había evadido jamás sus ojos.

Luego de tomar en cuenta sus observaciones, él pudo estar seguro de que nadie estaba prestando atención a este lugar.

Momonga miró a su alrededor.

Muchas de las personas aquí tenían apariencias aterradoras. Por la forma en que se sentaban alrededor del lugar, daban la impresión de ser algún tipo de secta oscura llevando a cabo un ritual maligno. Sin embargo, todo lo que Momonga veía eran las figuras de jugadores veteranos.

“¡Entonces, todos! ¿Están listos?”

Como si fueran uno, varios íconos de pulgares arriba florecieron alrededor de ellos.

Ésta era la señal de que sus preparativos estaban completos. Después de todo, eran casi treinta de ellos, así que preguntar individualmente si estaban listos desperdiciaría mucho tiempo. Para evitar eso, ésta era la forma en que habían respondido desde que comenzaron con el clan.

“Entonces vamos. Grupo de avanzada, les dejaremos los detalles a ustedes.”

“De acuerdo~” respondió Nishiki Enrai, el líder del equipo de exploración.

Luego de eso todos cambiaron los equipos que llevaban, ingresando a los Pantanos Venenosos una vez que eran inmunes al veneno.

Las áreas tóxicas en los humedales normales se encontraban esparcidas a través del terreno, así que uno podía simplemente rodear las áreas venenosas y llegar a la mazmorra que era su objetivo. Sin embargo, los rodeos necesarios para eso tomarían un largo tiempo, así que en lugar de eso decidieron tomar el camino más corto y atravesar las regiones tóxicas de frente. La razón para eso se debía a que todos ellos eran personas con trabajo, y por tanto querían evitar perder el tiempo. Incluso había un padre de familia que riéndose dijo que a pesar del día libre de mañana, su familia lo mataría si no se ocupaba de ellos.

Apareció un mensaje del sistema.

「Pantano Grenbera」

Eso fue lo único que vio Momonga, pero algunos de sus camaradas conocían más sobre la región, y alzaron la voz para informar a los otros.

“Ésta es una enorme zona de humedales plagada de pantanos venenosos, controlada por los Tuveg, que son inmunes al veneno.”

Los jugadores recibían diferentes tipos de información al ingresar a una nueva área, dependiendo de las habilidades naturales y aprendidas que poseían. Por ejemplo, los alquimistas y herboristas, con sus habilidades herbológicas, podían obtener información sobre las muchas hierbas que podían recolectar en el área.

“Y entonces… eh, no es nada especial. Los monstruos en el lugar— son casi los mismos que los que Nishiki-san descubrió. No hay información sobre rarezas tampoco… ¿podrían estar ocultas? ¿O tal vez no hay información inusual? ¿Cuál de las dos será?”

“Es imposible que no haya información inusual, debe estar oculta. Probablemente necesitas adentrarte hasta que quedes cubierto de lodo para encontrarla. Siento que lo más probable es que se encuentre en una de las aldeas de los Tuveg. Tratemos de pasar por allá y obtenerla tan pronto como podamos. Si hay algunas hierbas no descubiertas en este lugar, podríamos ser capaces de crear una poción rara. Hombre, los desarrolladores del juego están dementes. Te hacen demasiado difícil el recolectar los ingredientes para tus pociones… Ya he creado más de 200 tipos de poción, pero aún hay muchas que ni siquiera he descubierto todavía.”

“Aparte de las pociones, aún hay muchos minerales sin descubrir también, ¿cierto? La descripción de Apoitakara dice que es un tipo de mineral arcoíris, lo que significa que sólo dos de ellos han sido descubiertos hasta ahora…”

“Bueno, los desarrolladores son una cosa, pero yo creo que la compañía del juego también está demente. Quiero decir, con todo el contenido, puedes jugar por mucho tiempo… pero ellos parecen haberse olvidado de la palabra moderación. Allá en su oficina principal deben de haberse olvidado del término ‘amigable para el usuario’.”

“Efectivamente. Hablando de la oficina principal… el tipo que nos enviaron de la oficina principal de nuestra compañía hace algún tiempo era terrible…”

“Uwah, disculpa, no hablemos de eso. Parece que estoy teniendo una reacción alérgica a la palabra ‘compañía’… ¿Deberíamos hacer una regla del gremio el no hablar del trabajo? Tal vez sólo permitirlo en la media hora antes de desconectarte. Ya sabes, cuando tienes que regresar a la realidad.”

Momonga apartó las palabras de sus oídos.

No sabía quién había hablado al final, pero estaba completamente de acuerdo con él. No quería pensar sobre el trabajo. Aunque lo quisieras o no, el día de mañana llegaría de cualquier forma.

Mientras estos pensamientos oscuros comenzaban a devorar lentamente a Momonga, él decidió usar las conversaciones alrededor suyo para motivarse a sí mismo. Por tanto, mantuvo los oídos listos para cualquier cosa relacionada al juego que los otros pudieran estar diciendo.

“—Habilidades de tipo conocimiento, ¿eh? He estado pensando sobre reorientar mi especialización hacia ellas. Casi he desbloqueado una clase que usa ataques especiales derivados de los mitos sobre monstruos. ¿Crees que mi DPS subiría si parto desde allí?”

DPS era un acrónimo para Daño Por Segundo.

Medía qué tanto daño podía hacer uno en un segundo, y para los atacantes, era lo más importante en el juego. Hablando teóricamente, uno podía crear el arma definitiva al insertar cristales de datos de incremento de daño en un arma grande con una gran capacidad de datos. Sin embargo, ese tipo de armas eran difíciles de manejar, y resultarían en una menor cantidad de ataques debido a la dificultad de usarlas. Como resultado, el DPS total del portador caería. Ningún atacante en sus cabales pensaría siquiera en usar un arma como ésa.

Adicionalmente, mientras los monstruos subían de nivel, obtenían todo tipo de habilidades especiales. A este nivel, podían reducir grandemente cualquier daño recibido. Por tanto era bastante común el requerir armas hechas de materiales especiales o con los elementos apropiados para atravesar estas habilidades.

“Pero eso significaría que no estarías tan enfocado en el poder de ataque como lo estás ahora, ¿cierto?”

“Estoy pensando en compensar eso con un arma elemental.”

“Ah, no es mala idea, pero entonces realmente necesitarás esos ítems de clase divina, ¿no? ¿No sería difícil?”

“¿Es así~? Bueno, no hay remedio~ Quería experimentar un poco pero son demasiadas molestias…”

Si uno pudiese crear un segundo personaje en Yggdrasil, este tipo de queja no existiría. Sin embargo, eso era imposible en juegos como éste. Experimentar con diferentes clases sólo era posible al morir y perder niveles.

Aun cuando en este juego era más fácil ganar niveles que en otros DMMOs, de todas formas seguía siendo un proceso que consumía tiempo. Uno no se daría todo ese trabajo sólo para tontear.

Momonga mismo casi siempre deseaba un segundo personaje. Había oído que las personas se quejaban de que era injusto que uno no pudiera crear otro personaje en este juego, y personalmente estaba de acuerdo con ellos.

Si pudiera, le gustaría ser un guerrero, como Touch Me.

Aunque se decía que las clases guerreras estaban limitadas por los reflejos que uno tuviera en el mundo real, esa restricción sólo jugaba un papel durante los duelos entre guerreros de primera categoría. No era un factor decisivo durante el juego normal.

(Touch-san usa una bufanda, pero yo creo que me gustaría una capa grande y holgada… Mi espada tendría que ser enorme, justo como la de Guerrero Takemikazuchi-san. Podría blandirla elegantemente por todos lados.)

Por otra parte, Momonga había aprendido el hechizo de transformación en guerrero, pero no era muy útil, por lo que no había tenido la oportunidad de usarlo. En un grupo, cada persona se dividía el trabajo entre ellos y hacían su parte para obtener la victoria para el equipo. Para lograr eso, tenían que destacar en la función que se les había asignado.

Momonga era un jugador de fondo, no de primera línea, y cuando iba en una aventura con un grupo, estaba obligado a usar magia que contribuyera de manera significativa al grupo.

Si no podía hacer eso, entonces no tenía sentido jugar en un grupo.

Siendo ése el caso, si él fuese a viajar solo —si estuviera jugando solo— había una gran probabilidad de que pudiera usarlo.

Sin embargo—

Momonga miró a sus compañeros de gremio, avanzando en silencio a través del pantano venenoso. Observó a sus amigos hablando mientras caminaban, saltando de tema a tema.

De pronto estaba perdido en un recuerdo de soledad.

Cuando el gremio todavía seguía siendo un clan —aunque lo había sido hasta hace poco— los únicos miembros habían sido personas con trabajo, curiosamente, y se reunían de noche. Aunque algunos de ellos tenían trabajos inusuales y por tanto tenían horarios extraños en su mayoría —la actriz de voz, Bukubukuchagama era el mejor ejemplo— nadie estaría conectado durante el día.

Momonga regresaba directo a casa luego del trabajo, se conectaba antes que todos, entonces invocaba no-muertos para protegerse y contrataba NPC mercenarios para cazar monstruos. Así que técnicamente hablando, estaba habituado a jugar solo.

Sin embargo, nunca se sentía solo, porque estaba seguro de que alguien más se conectaría. Pero ¿y si ya no estuvieran allí? — si nadie se conectaba más, ¿qué haría?

¿Debería abandonar su gremio y unirse a uno nuevo?

¿O debería reclutar nuevo miembros?

Le molestaban ambas opciones. No es que tuviera miedo de los extraños. Después de todo, normalmente podía llevarse bien con las personas de su compañía — aunque probablemente pensaban que era un antisocial porque no iba a beber con ellos.

De todas formas, le desagradaba tener que tomar esa decisión.

Esta opinión no nacía de la lógica, sino de sus emociones. Por lo tanto, no podía obligarse a aceptar ninguna de las opciones.

“¿Qué sucede, Momonga-san? ¿Estás bajo en nanomáquinas?”

Herohero estaba a su lado.

“Mis nanomáquinas están bien. Las repuse antes de conectarme.”

“¿En serio? Está bien, entonces. Esto podría tomar mucho tiempo —aunque no estoy seguro si ése sea el caso— pero sería una buena idea asegurarte de que tus nanomáquinas estén al tope antes de ingresar a la mazmorra. Sería malo si fueras desconectado a la fuerza en un momento crítico. Tengo un amigo en la vida real que estaba jugando un juego diferente. Fue sacado del juego durante una batalla de clasificación de gremio, y para cuando regresó, su gremio había perdido y le echaron bronca por eso. Y ni siquiera fue su culpa que perdieran.”

“…Eso es bastante aterrador.”

“Sé que nuestro gremio no será así, pero hay gremios como ése allá afuera. Ya sabes, del tipo que se esfuerza demasiado. Odio a esos gremios exigentes. Los juegos están hechos para jugarse después de todo… Oh, ¿qué es esto? Te ves bastante sospechoso, camarada. Del tipo que Touch-san arrestaría.”

“Qué cruel, diciendo que soy sospechoso” Momonga sonrió con amargura. “Sólo soy un líder de gremio preocupado porque pronto vamos a irrumpir en la mazmorra, y eso me hizo sentir un poco melancólico.”

“…Jajaja. Parece que te estás preocupando desde el mismo comienzo… Sin embargo, si logramos encontrar cristales de datos cargados con data rara o artefactos, valdrá la pena. Bueno, si me lo preguntas a mí, ser capaces de completar una mazmorra en el primer intento sería un tesoro mayor que cualquiera de esos.”

“Exacto. Será un recuerdo inolvidable.”

A la mitad de su conversación, un sonido blando y húmedo, como si uno estuviera caminando en un par de botas largas llenas de agua, vino de un lado.

“Oh, la visibilidad es pobre en este momento.”

“¿Eh?”

“Parece ser que acaba de aparecer algo de niebla. Momonga-san, si cambias tu modo de visión podrás verla.”

Momonga había usado el hechizo 「Ampliar Magia - Visión Completa」 (Widen Magic - Complete Vision), que podía atravesar la niebla hasta una distancia de 200 metros al frente de él. Era por esto que para él todo se veía despejado.

Aunque no había razón para que se pusiese él mismo en desventaja, tenía a un amigo al lado, así que no habría problemas si hacía lo que dijo Herohero y deshabilitaba brevemente su visión mágica.

Ingresó el comando para cambiar su modo de visión en la consola.

En ese momento, el mundo se sumió en un mar de nubes blancas.

“¡Uoh!”

La diferencia entre sus expectativas y la realidad extrajo un jadeo de sorpresa de él.

“Jaja, ¿asustado? En realidad, ha estado así ya por un tiempo.”

Un aura de alegría malvada pareció estar viniendo de Herohero, Incluso podría decirse que era satisfacción.

“Vamos, dame un respiro.”

Aunque la sonrisa amarga que estaba mostrando parecía implicar que no pasaba nada, el hecho era que había tocado un nervio. Sintió terror al no ser capaz de ver nada al lado, la conmoción se mezcló con los pensamientos oscuros remanentes en él desde antes, y se sintió como si estuviera solo de nuevo.

Momonga operó su consola, y restauró su visión.

Parecía que todos en su grupo podían ver a través de la niebla. O mejor dicho, eso era de esperarse. Habían completado todo tipo de aventuras para obtener sus niveles actuales, así que todos ya habían hecho los preparativos necesarios para esta tarea.

Justo entonces, Momonga sintió que algo no estaba bien, y preguntó:

“De todas formas, Herohero-san, ¿cómo es que obtuviste visión humana?”

Herohero era un slime. En lugar de la visión ordinaria, los slimes usaban un tipo de sentido de detección de movimiento para reconocer sus alrededores, así que él no debería de haber percibido el mundo como lo hacía un humano.

“Ah, me equipé un ítem mágico que me otorgó esa habilidad. La habilidad de detección de movimiento innata que poseen todos los slimes es muy útil, pero sólo es efectiva dentro un radio limitado. No puedo ver más allá de los 100 metros, lo cual es un poco aterrador si me lo preguntas. Me encontraría en aprietos si alguien me atacara desde fuera de ése rango, así que decidí utilizar algo que me permitiera ver con normalidad.”

“Cualquier ventaja viene con una debilidad. Así es como funciona este juego.”

“Lo bueno le sirve de balance a lo malo. Oh, estoy sintiendo algo con mi sentido de vibración.”

Momonga se volvió hacia donde estaba apuntando el tentáculo negro, y vio el perfil de un gusano gigantesco.

Era un gran gusano púrpura, de casi diez veces el largo de un torso humano, su superficie brillaba húmeda.

Esos gusanos se movían en manadas, así que sería molesto si los detectaban.

El grupo se detuvo de pronto. Los lanzadores de magia apuntaron sus dedos hacia el gusano, mientras que los guerreros prepararon sus armas de largo alcance.

Si los detectaba, estaban listos para destruirlo en un instante, antes de que pudiese llamar a sus amigos.

Momonga tenía un hechizo listo en su consola, y asumió la postura que siempre hacía para hechizos de ataque. Aunque el rol usual de Momonga era el de lanzar buffs y debuffs* a los otros, sería más efectivo atacar directamente dado el gran número que tenían ahora.
(*Buff y debuff - Cualquier efecto de estado que sea beneficioso y cualquier efecto de estado que afecte negativamente al jugador.)

Luego de que pasaran varios segundos, parecía como si su enemigo no se hubiera dado cuenta de ellos, y lentamente se arrastró de vuelta al pantano.

“No soy alguien que guste del sigilo. Quiero abrirme paso a través de ellos,” Ulbert se quejó de algún lugar en la distancia.

“Ulbert-san, por favor no desperdicies tu MP. Deberías usarlo todo en el jefe.”

La construcción del personaje de Ulbert giraba en torno al Desastre Mundial, una clase con un increíble poder de fuego. Encima de eso, había tomado niveles en clases que se especializaban más en habilidades ofensivas. Teniendo en cuenta sólo el poder de fuego, él fácilmente se encontraba entre los cinco primeros del gremio, pero tenía una debilidad. Aunque tenía una amplia reserva de MP, su ritmo de consumo sobrepasaba incluso eso, en otras palabras, agotaba su MP demasiado rápido.

Uno podría decir que la dificultad de la expedición a una mazmorra estaba directamente relacionada con cuánto MP Ulbert sería capaz de guardar para enfrentar al jefe.

“Aww, estaba bromeando. Estoy al tanto de eso. He estado conservándolo todo este tiempo, ¿cierto? Ésta es la primera aventura de Ainz Ooal Gown, ¿no? ¡Me aseguraré de que todo salga bien!”

Ulbert apretó el puño para demostrar su sinceridad. Momonga podía sentir lo motivado que estaba, algo que era poco habitual en él.

“Ah, pero no me importaría si me prestaras algo de tu MP. De esa forma, podríamos atravesarlos y aun así tener suficiente para una gran exhibición con el jefe.”

“¿Hm? ¿Me estás hablando a mí?”

Yamaiko era una lanzadora de magia adepta a magia del tipo espiritual, y había seguido especializándose más en ese campo como sanadora. Esto le otorgaba hechizos curativos. Si se trataba de ella, podía transferir MP a otra persona mediante el hechizo apropiado.

“No es una mala idea, de hecho. ¿Te importa si lo hago cuando llegue el momento? De todas formas puedo usar bastones y varitas para la sanación.”

“No confío en varitas ni en bastones para curarnos durante una batalla con un jefe, y además, tus baterías se agotan muy rápido, Yamaiko. Si quieres transferir MP, preferiría que lo obtuvieras de alguien más.”

El rol de Yamaiko en una sola frase era el de una sanadora defensiva. Con su defensa y regeneración innatas, combinadas con una construcción que enfatizaba esas dos cualidades, ella incluso podía servir como un tanque por así decirlo. Aun cuando estaba rodeada por el enemigo, seguía siendo capaz de curar a sus aliados.

Dicho esto, ser capaz de servir de tanque era muy diferente a estar especializado en ser un tanque.

Su arma elegida, un enorme guantelete, no podía hacer mucho daño. A cambio, tenía una habilidad reforzada para derribar hacia atrás a sus oponentes. El hecho de que usase un arma que ponía distancia entre ella y sus enemigos era una prueba fehaciente de que fundamentalmente era una sanadora.

En ese sentido, tenía dos puntos débiles.

El primero era que no tenía demasiado MP. Por supuesto, tenía más que suficiente para curar de manera general, pero era insuficiente cuando uno tenía en cuenta que necesitaría lanzar buffs y otras cosas. La otra debilidad era que su poder de ataque era muy bajo, a cambio de una regeneración mejorada.

Con esto en mente, se podría decir que ella era la línea defensiva final del grupo. Su rol era el de servir de tanque secundario si la línea de batalla comenzaba con derrumbarse, curar las heridas de todos y revivir a los compañeros que estuvieran muriendo.

“De todas formas, ¿por qué estamos hablando tan bajo?”

Ulbert y Yamaiko se miraron el uno al otro, y respondieron confundidos, “No tengo idea”.

Parecía que habían estado bajando la voz inconscientemente ya que estaban tratando de ser sigilosos. Después de todo, los monstruos podían detectarlos con sus sentidos programados — visión, oído, olfato, y magia. Debido a eso, no estaba mal el agacharse y hablar en voz baja.

Sin embargo — esas consideraciones sólo eran aplicables en niveles bajos. Una vez que los jugadores alcanzaban cierto nivel, podían usar una variedad de hechizos y habilidades para encubrir al grupo entero e infiltrarse juntos. Dadas las habilidades que habían usado hasta ahora, no había necesidad de ser sigilosos.

Cuando el gusano de hace poco había aparecido, los otros sólo levantaron sus armas porque vieron a alguien más hacerlo y pensaron, “yo también”.

“Tal vez es porque la visibilidad es mejor en este lugar.”

“Ah. Sí, es cierto. Es lo mismo que sentirías, al salir de tu casa en ropa interior.”

Aunque el significado de las palabras de Ulbert era algo sutil, Momonga logró entenderlo, más o menos.

“Mm, suena algo mal, pero supongo que es así.”

“No lo entiendo.” respondió Yamaiko.

Manteniéndose en silencio por razones que no entendían muy bien, el grupo siguió a la vanguardia al pantano.

Encontraron muchos Tuvegs en el camino, pero fueron con cuidado alrededor de los radios de detección de los monstruos bípedos parecidos a sapos. Sus actitudes eran diferentes a las de hace un momento porque algunos monstruos tenían la habilidad de ver a través de la magia de ocultamiento, y los Tuveg eran de ese tipo de monstruos.

Por supuesto, usaban magia para mejorar su movilidad, pero el viaje de todas formas tomó un largo tiempo, dado que habían tenido que rodear a los Tuveg. Sin embargo, finalmente podían ver algo al otro lado del pantano.

Éste era su destino, la mazmorra. Parte de ella se veía como una isla pequeña.

“Entonces es ésa…”

Luego de superponer el mapa dibujado por Nishiki Enrai sobre el mini-mapa del área actual, fue fácil cerciorarse de que habían llegado a su objetivo.

Si se relajaban en este punto, había la posibilidad de que monstruos guardianes pudieran emboscarlos. No era extraño que los monstruos usasen el viejo truco de esconderse bajo tierra.

Dada la naturaleza maliciosa de los desarrolladores de Yggdrasil, ésta podría ser la señal para que un jefe Tuveg surgiera y los involucrara a todos en una batalla a gran escala. O mejor dicho, Momonga había visto cosas así en videos del juego, en los que el resultado era la muerte de todo un grupo de jugadores.

Era por eso que el trabajo de los exploradores era tan importante.

En primer lugar, Momonga se aseguró de que no hubiera nada que se activara por la presencia de los no-muertos en las cercanías.

Luego, accedió a las teclas de acceso rápido en su consola, seleccionando el número 8 de entre los números 1 al 10. Este 8 representaba los hechizos de nivel 8.

Un complejo menú compuesto de capas de páginas con forma de anillo apareció frente a él. Había 12 hechizos en cada uno de los cuatro anillos, haciendo un total de 48 hechizos.

De esta forma, podía acceder rápidamente a 480 hechizos.

Normalmente, un lanzador de magia de nivel 100 podría aprender alrededor de 300 hechizos durante el transcurso del juego. Incluso los ítems de pago sólo podían incrementar ese número en otros 100. Sin embargo, había unos pocos jugadores que mirando los tres espacios vacíos en el menú de acceso rápido, lo tomaron como un desafío de parte de los desarrolladores.

La habilidad de navegar hábilmente a través de estos menús —entendiendo por completo y memorizando los efectos y la correcta aplicación de cada hechizo— era uno de los factores más importantes en la habilidad de uno como lanzador de magia.

Del mismo modo que los guerreros se veían afectados por los reflejos que poseían en la vida real, las clases que usaban magia dependían fuertemente de su memoria.

Momonga navegó los menús con fluidez.

Aunque en combate no podía navegar tan tranquilamente entre los hechizos, por ahora podía darse el lujo de tomarse su tiempo. Mientras se encontraba pasando rutinariamente las páginas de hechizos, recordó el orden en que los hechizos estaban ordenados, un orden que se había obligado a memorizar.

Presionó el cuarto anillo, el más externo.

De entre los 12 hechizos del anillo que se había vuelto más grande que los otros, presionó en uno de ellos.

“「Visión Remota」 (Remote Viewing).”

No hubo necesidad de presionar ninguna tecla de acceso rápido, dado que no planeaba aplicar ningún mejoramiento meta-mágico al hechizo.

Cuando lo usó, un ojo arcano —un sensor mágico— apareció. Hubo otros miembros del gremio que ya habían liberado órganos sensores similares, así que no había necesidad de que Momonga lo hiciera. Pero, Momonga era el mejor detector de no-muertos en el gremio, así que sólo por si acaso, manipuló hábilmente al sensor arcano y lo envió hacia la pequeña isla.

Su mano derecha sostenía la palanca de mando de movimientos del sensor, mientras que usaba su mano izquierda para dirigir el campo de visión del sensor. Era aterrador que le faltara una gran parte de su propio campo de visión, por decir lo menos, pero ahora no había problemas, porque tenía a aliados confiables a su lado.

El muro que separaba la isla del pantano estaba cubierto de musgo y destruido en varios lugares, ya no podía servir a su propósito como barrera. Uno podía ver el interior a través de las grietas.

Había ruinas en ese lugar — las ruinas de una tumba.

La destrucción era completa, incluso las lápidas habían sido destrozadas. Parecía que había algo como un mausoleo en el medio, pero estaba comenzando a colapsar. También había una altar de algún tipo, pero era un poco más que una ruina. Ni siquiera los monstruos podrían esconderse dentro. A simple vista, no había nada sospechoso.

De todas formas, luego de ver esta escena, Momonga parecía incluso más tenso que antes.

En los juego, era casi seguro que las tumbas estarían habitadas por criaturas no-muertas. Yggdrasil no era la excepción, era justo por eso que Momonga había usado este hechizo.

Si había algún no-muerto en el lugar, él definitivamente lo encontraría.

Con esa determinación reforzando sus acciones, hizo girar la palanca de mando, enviando al ojo arcano en una órbita completa alrededor de la pequeña isla. Sin embargo, no sintió a ningún no-muertos.

“No hay señales de monstruos. Tampoco hay ninguna señal de seres incorpóreos.”

“Lo mismo aquí. No hay señales de objetos en movimiento por encima o por debajo del suelo.”

“Tampoco hay reacciones de no-muertos.”

“¿Crees que un jefe vaya a aparecer?”

“¿O una trampa? Sería difícil lidiar con múltiples trampas de invocación al mismo tiempo.”

“En cualquier caso, ya he usado mi carta del triunfo una vez de las cuatro veces que puedo usarla al día. Como mínimo, no hay trampas mágicas en el lugar.”

Los otros miembros del gremio ya habían usado sus propios medios para examinar la isla, y los reportes llegaron lentamente. Hicieron una pausa para mirarse los unos a los otros, y luego comenzaron la marcha hacia la pequeña isla. El equipo de retaguardia se encontraba en alerta, manteniendo una distancia apropiada del equipo explorador en caso algo sucediera.

“… ¿Entonces ésta es de ese tipo de mazmorra en la que la verdadera batalla comienza luego de que ingresemos en esa vieja estructura derruida?”

“No, debería de suceder una vez que atravesemos el mausoleo e ingresemos bajo tierra, ¿cierto? Después de todo, seguimos bastante cerca del pantano.”

“Bueno, eso es bastante meta*… En cualquier caso, mantengan sus sensores lejos de la estructura para que no activen nada. Será un asunto diferente luego de que pongamos los pies en la isla. Entonces, Momonga-san, por favor has los honores.”
(*Meta - En términos simples, es el uso de información o recursos fuera del juego para afectar las decisiones que uno va a tomar dentro del juego. )

“Bueno entonces…”

En el momento en que puso un pie en el suelo del pantano, un mensaje apareció en su campo de visión, justo como cuando habían ingresado al pantano. Sin embargo, esta vez, al lado de las palabras ‘Gran Tumba de Nazarick’ se encontraba un ícono que indicaba una mazmorra no explorada.

“Nazarick, eh… ¿me pregunto de qué mitología procede?”

“No, nunca antes he oído sobre esto.”

La rápida respuesta vino de Tabula Smaragdina, parte de la retaguardia. Estaban acercándose a ritmo constante al equipo de avanzada, y estableciendo una formación contra un posible ataque enemigo.

“No es Latín ni tampoco Griego. Oh bueno, de todas formas no todos los nombres en Yggdrasil son mitológicos. Ésta es probablemente una de esas excepciones. Y tampoco hay ninguna información especial sobre este lugar.”

Justo en ese momento, Nuubo dio un paso al frente y lanzó un hechizo. Probablemente sería capaz de examinar el área sin problemas.

Varios segundos después, informó al grupo de sus hallazgos.

“—No hay nada, Momonga-san. Envié mis ojos arcanos al mausoleo central, pero no hubo contactos en el sonar de enemigos.”

“En otras palabras, este lugar es un área segura, ¿entonces?”

“Aun así, este lugar fue construido por esos desarrolladores de mierda, podría haber algún tipo de efecto cronometrado esperando por nosotros...”

“Equipo de exploración, ¿todo está bien? Si lo está, entonces creo que la mazmorra se encuentra en el sótano de esa construcción. Así que, ¿no deberíamos cambiar las formaciones de nuestro equipo para explorar la mazmorra?”

“Construiré un refugio para nosotros, entonces.”

El druida, Blue Planet, elevó su pala en respuesta a la sugerencia de Punitto Moe, el estratega.

Entonces, usó el hechizo divino de 10mo nivel, 「Refugio de la Naturaleza」 (Nature’s Shelter), y todos ingresaron al bunker que había surgido de la tierra.

Las enormes puertas se abrieron con facilidad.

El techo de la enorme cámara a la que ingresaron era justo como el exterior, el cielo se extendía sin fin sobre ellos.

“Estuve pensando sobre esto desde hace tiempo. Parece que cualquiera podría ver todo el interior desde arriba, y eso como que me inquieta.”

“Es verdad, quiero decir, aunque dicen que es para que puedas saber si el enemigo está sobre ti o algo, sigo sintiéndome incómodo con ello. De cualquier forma, he oído que esta cosa puede permanecer de pie luego de recibir un ataque de magia de súper-nivel—”

“Ah, eso no es verdad. Antes vi un video, donde fue atravesada por una 「Espada de Damocles」(Sword of Damocles).”

“Ésa es un arma orbital, ¿correcto? ¿Pero no es ésa una excepción a la regla? Después de todo, es magia de súper-nivel diseñada para atacar estructuras. Es un poco injusto usarla como comparación, ¿no? ¿No deberías compararla contra otros hechizos de súper-nivel?”

“Muy bien. Todos, su atención por favor~”

La charla se terminó ante la voz de Punitto Moe.

“Comenzaremos a asignar los grupos para la expedición a la mazmorra…”

En respuesta a esto, Tabula Smaragdina levantó sus manos oponiéndose.

“¡Un momento! ¿No creen que es un poco temprano para eso? Creo que deberíamos permanecer en nuestros equipos actuales y descender hasta donde podamos antes de cambiar los equipos. Si nos desintegramos ahora, tendremos que disipar todos nuestros hechizos de grupo. Adicionalmente, deberíamos ser capaces de atravesar la mazmorra como estamos, con solo unos pocos problemas con los jefes intermedios, ¿cierto?”

“Eso es ciertamente posible, pero ¿no deberíamos ser más cuidadosos? Además, hay una gran probabilidad de que esos desarrolladores de mierda nos echarán a un jefe de incursión* encima.”
(*Raid Boss - Un jefe diseñado especialmente para luchar contra un gran número de jugadores, típicamente de una dificultad superior a la un jefe normal.)

Los otros miembros del gremio comenzaron a discutir el asunto entre ellos, como si Punitto Moe y Tabula Smaragdina les hubiesen dado la señal para comenzar a hablar. Sin embargo, Momonga, que se había detenido a meditarlo desde el comienzo, sintió que podía combinar ambas ideas, a pesar de la diferencia en los detalles.

Y entonces, Punitto Moe, que sabía que esto no llegaría ningún lado, se volvió para mirar de frente a Momonga.

“¿Qué piensas, Momonga-san? ¿Deberíamos cambiar la composición de los equipos antes de ingresar a la mazmorra, o deberíamos ir y tomar las cosas un paso a la vez?”

Ésta era una pregunta tremendamente difícil. Ninguna de las partes tenía la razón por completo, y había pros y contras para ambos cursos de acción. Con toda certeza, todos estarían de acuerdo con cualquier opción que eligiera.

Sin embargo, incluso pensar en elegir el curso de acción correcto le hacía sentirse lo suficientemente incómodo. La idea misma de escoger equivocadamente hacía que su estómago comenzara a dolerle y la carga sobre sus hombros se sentía incluso más pesada.

Ésta era la carga que un líder de gremio debía soportar, y personalmente, Momonga hubiera preferido no decidir por ellos. Sin embargo, eso no sería posible.

Momonga le dio vueltas al asunto en su cabeza.

En este punto, Touch Me, el líder del clan, hubiese guiado con entusiasmo a todos hacia adelante. Entonces, Momonga, el líder del gremio, ¿debería imitarlo?

Sin embargo, Momonga sentía un dolor en el pecho.

La última vez que esto había pasado, hubo una discusión que terminó con una persona marchándose.

Aunque Momonga respetaba profundamente el liderazgo de Touch Me, ese recuerdo lo molestaba. O no, por todo lo que sabía ese incidente también pesaba fuertemente sobre Touch Me. Incluso ésa podría haber sido la razón por la que abandonó su puesto como líder y recomendó a un sucesor con una personalidad diferente a la suya.

 Si ése era el caso, entonces Momonga no debería hacer lo que Touch Me hubiera hecho.

“—Entonces, lo dejaremos a la mayoría. Escuchen todos, aquellos que estén a favor de cambiar los grupos, por favor colóquense a mi derecha, y aquellos a favor de continuar sin cambios por favor procedan a mi izquierda.”

Luego de una silenciosa discusión, todos se movieron a sus lados respectivos.

Momonga contó sus números, y llegó a la conclusión.

“Parece ser que hay más personas que desean seguir avanzando. Entonces vamos. Y también, todos, deseo usar el voto mayoritario como procedimiento regular para resolver problemas como éste, que conciernan a todo el gremio. Si se da un empate, haremos que los que sugirieron las ideas jueguen piedra-papel-o tijeras… aunque eso podría ser difícil para algunos de los presentes, así que tal vez alguna otra forma de romper el empate sería mejor. De cualquier forma, me gustaría resolver las disputas de esta forma. ¿Hay alguien que tenga alguna objeción, o una idea mejor?”

Nadie habló.

¿Se debía esto a que no había objeciones? ¿O era porque se sentían incómodos de dar voz a lo que pensaban?

En el trabajo también pasaban cosas como ésta. Ante la pregunta “Qué piensas”, muy pocas personas responderían. Algunas veces, la razón de su silencio no se debía a que no tuvieran nada que decir, sino a que tenían miedo de que dar a conocer sus opiniones los llevaría a ser puestos a cargo de cualquier curso de acción iniciado por aquellas palabras, o porque tenían miedo de que sus ideas fuesen rechazadas, y cosas así.

Luego de esas reuniones, Momonga tenía que hablar con las personas en privado, así que tomó nota de esto en su mente.

“Entonces, todos, pongámonos en marcha.”

Luego de indicar que estaban de acuerdo, todos se dirigieron al exterior.

Aunque el lado perdedor podría estar insatisfecho, nadie tendría una rabieta infantil ante la decisión de la mayoría. Uno podría decir que algo así era de esperarse en los adultos… no, eso no era del todo correcto.

También había muchos tipos de adultos. Momonga sabía de adultos que en realidad nunca habían madurado, que eran como niños. El hecho de que ninguno de ellos se encontrase aquí se debía al buen juicio de Touch Me al escoger amigos.

En este momento, Momonga se encontraba una vez más, plenamente consciente de la importancia de la posición del líder de gremio.

Y entonces, Momonga oyó una conversación que disipó sus inquietudes.

“¡Aw hombre! ¡Pensé que eras uno de los nuestros, Flatfoot-san!”

“Nah, me gustan planas, pero no necesariamente lolis.”

“Mira quién habla, luego de llamar a tu arma Tsururinpettan*… ¿O se refiere a otra cosa? ¿Podría ser que te gusta el pecho de los hombres, Flatfoot-san?”
(*Suave y Brillante Pecho Plano)

“¿P-Pecho de hombres?”

“¿Estoy equivocado? ¿No te gustan planos? Si ése es el caso, entonces el pecho de un hombre sería… ¿eres gay?”

(¡Peroroncino!)

Momonga suprimió sus deseos de gritarle. La introspección de hace un momento había desaparecido. De todas formas, Momonga entendía la personalidad de su amigo… o mejor dicho, sus fetiches. Con él alrededor, no sería una sorpresa si se mencionaban ese tipo de cosas.

¿Debería tranquilizarse, y darle una mano al estupefacto Flatfoot?

Justo cuando Momonga dudaba sobre esta decisión, oyó otra voz.

“…La gente podría reírse de ello en una fiesta, ¿pero realmente crees que puedes gritar ese tipo de cosas sólo porque te encuentras entre amigos?”

Era Bukubukuchagama. Una premonición pavorosa se apoderó de Momonga cuando se dio cuenta que el tono de su voz era un poco bajo. Sin embargo, por alguna razón, su hermano menor, Peroroncino, pareció no darse cuenta de eso todavía.

La verdad era que, Flatfoot ya se había alejado de Peroroncino.

“Bueno hermana mayor, es debido a que tú misma eres plana que los hombres no—”

“—Oye.”

Esa fría voz llevaba en ella el rastro de una tragedia inminente, como la cuchilla de una guillotina al caer.

“Oye, mocoso. ¿Quieres que les diga a todos sobre lo que hiciste cuando tenías doce?”

“… E, estoy muy arrepentido por lo que dije.”

“… Oye, ¿te di permiso de callarte? ¿Lo que dije te pareció una broma? ¿Ahh? Será mejor que—”

Sintiendo que algo terrible estaba por suceder, Momonga se interpuso apresuradamente entre ambos, apartándolos a la fuerza con su cuerpo.

“Chagama-san, Chagama-san. Cálmate un poco, por favor.”

“Ah— Momonga-san.”

La voz de Bukubukuchagama pareció haber vuelto a la normalidad, pero las llamas de su ira aún no se habían extinguido por completo. Probablemente éste era un pequeño respiro como mucho, así que Momonga continuó apresuradamente:

“Bueno, ah. Pronto nos dirigiremos a la mazmorra. Creo que sería mejor si te calmaras, ¿cierto?”

Luego de ver a Momonga rogando con ambas palmas juntas, Bukubukuchagama —presumiblemente— relajó sus hombros.

“Es verdad, es verdad. No es que no pueda entender cómo te sientes, Bukubukuchagama-san, pero probablemente esto es lo mejor. Gracias.”

Con eso, Flatfoot vino al lado de Momonga y también juntó sus manos. Ahora que ambos habían hablado, a Bukubukuchagama le costó mucho enfadarse. Por tanto, suspiró de forma exagerada.

“No hay necesidad de que los dos se disculpen ya que no hicieron nada malo. Ahhh, soy yo la que debería disculparse. No puedo creer que dejé que ese tonto me irritara. Perdón por eso.”

Con eso, volvió el rostro —presumiblemente— hacia Peroroncino.

“Oye, tonto hermano mío. Recuerda bien esto — cuida tus modales, incluso si te llevas bien con las personas. Especialmente cuando cuentas tus sucios chistes. No me avergüences sólo porque te emocionaste con tus amigos. ¿Lo entiendes?”

“…Sí.”

“¿No deberías darle las gracias a Momonga-san y a Flatfoot-san?”

“Mm. Gracias, muchachos. Perdón por eso. Creo que me dejé llevar un poco.”

No había energía en las palabras de Peroroncino. La forma sumisa y obediente con la que hablaba lo hacía sonar como un perro que había sido golpeado con un bastón eléctrico.

Luego de oír la disculpa de su hermano, Bukubukuchagama dejó el bunker.

De las tres personas que la observaban mientras se marchaba, Flatfoot fue el primero en romper el silencio.

“…Ahhh, tu hermana mayor es aterradora. Súper aterradora. Más aterradora que mi jefe de departamento. Ella realmente sabe como cambiar su voz.”

“No es una mala persona. Y no sé si es debido a que es una actriz de voz, pero tiene una voz realmente poderosa. Su impacto es aún mayor en Yggdrasil, ya que nuestros rostros no se mueven en el juego… ”

“En serio eres fuerte, Momonga-san.”

Flatfoot colocó una mano sobre su corazón. No había un latido que pudiera sentir, pero lo había afectado en ese lugar.

Momonga entendió completamente lo que quería decir con eso.

Todos los juegos como Yggdrasil —DDMMORPGs— eran muy realistas. Como resultado, no era del todo inusual sentir que ésta era la realidad.

Por supuesto, el hecho de que las expresiones no cambiaran, o debido a que no existía el sentido del gusto y cosas así eran indicadores prácticos de que éste seguía siendo el mundo del juego.

“No soy tan fuerte. De todas formas, me sentí como si estuviera parado frente a un jefe aterrador.”

Ambos se rieron en voz baja.

Momonga sonrió —aunque su cara no se movió— y luego instó a ambos hacia adelante.

“¡Muy bien, movámonos! Somos los únicos que quedan.”




12 comentarios :

  1. uf ya estaba preguntándome que iba a ver para desvelarme un rato gracias

    ResponderEliminar
  2. Solo este capitulo salio o queda alguno mas por salir ?
    gracias por el cap !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay 3 más pero es demasiado para traducirlo en 1 solo día. Los iré sacando en los siguientes días. Mañana el siguiente.

      Eliminar
    2. Eric mañana como a que hora subirás la siguiente parte. Es para estar atento y no perdérmelo.

      Eliminar
    3. Debe ser antes de las 10am según el reloj de éste blog.

      Eliminar
  3. Gracias por seguir traduciendo esta parte. Me intriga saber como empezó la época dorada del gremio de Ainz Ooal Gown y como eran sus miembros.

    ResponderEliminar
  4. Gracias!!!
    lo leere en unas horas, ya me desvele mirando a Gloria Alvarez y el populismo :'(
    Wao postearas en los proximos dias lo demas :o
    Eres lo maximo!

    ResponderEliminar
  5. Saves quien mas lee el prologo..... .. .... MI MAMI LoL me emociona leer a peroronga. Chan xd

    ResponderEliminar
  6. PERORONCINOOOOO jajajaja... Gracias por la traducción...

    ResponderEliminar
  7. Ahora ya se de quien era el puño gigante que uso ainz contra shaltear, de yamaiko sama, gracias erb-sama eres un grosso.

    ResponderEliminar
  8. Al menos todavía me queda overlord mientras sale el volumen 10
    Gracias..

    ResponderEliminar