domingo, 12 de julio de 2015

Overlord v3 c2 p1

Overlord v3 c2 p1
Traductor: Erb
____________________

Capítulo 2
Vampiro Real
Parte 1


Se podían ver dos sombras moverse a toda velocidad por entre el bosque.
Ellas eran las sirvientes de Shalltear y sus concubinas, las Novias Vampiro.


Avanzaban a través de un estrecho camino infestado de filosas ramas. Aun así, en sus vestidos no se veía ni un solo rasguño o mancha. Incluso aunque llevaban zapatos de tacón alto, las dos vampiros se movían con una velocidad sobrenatural.

La que iba al frente cargaba con cuidado a Shalltear, mientras la que iba detrás llevaba algo que parecía un leño seco.

Su posición actual no estaba lejos del lugar donde se habían separado de Sebas Tian. Aunque no tenían forma de medir la distancia que faltaba para llegar a su destino, sabían que todavía faltaba bastante.
De pronto se oyó un fuerte sonido metálico y la vampiro al frente se detuvo.

Ya que el camino era tan estrecho, la que venía detrás no tuvo otra alternativa que detenerse también.

“Por qué te detuviste te pronto?”

En el momento en que iba a responder a la voz detrás de ella, la fría mirada de su ama, a la que llevaba en sus brazos, provocó que su cuerpo temblara de miedo.
La sensación de peligro que sentía recorriendo su espalda se debía a que ella sabía que su ama no era ni bondadosa ni indulgente.

Su ama, Shalltear, que estaba ahora en sus brazos como una princesa, movió los pies con molestia.
Entendiendo lo que significaba, la vampiro bajó los brazos.

Shalltear saltó como un pájaro volando fuera de su jaula. Luego de una pequeña pausa en el aire, el delicado par de piernas en tacones altos aterrizó en el suelo. Su vestido la siguió y fluyó gentilmente sobre sus piernas, cubriéndolas.
Shalltear acarició su largo cabello plateado con irritación, e inclinó la cabeza a un lado.
Bajo su fría mirada, la vampiro no pudo evitar tragar saliva.

“Cuál es el problema?”

La razón por la que Shalltear no corría ella misma era porque era molesto, y porque no quería ensuciar sus zapatos. También había otra razón, pero ninguno de los presentes siquiera pensaría en ello, y mucho menos lo diría en voz alta. Incluso en Nazarick, habían solo unos cuantos que se atreverían a hablar de ello en su presencia.

Como su sirvienta, la vampiro actuaba como sus pies, y tenía prohibido detenerse a menos que la misma Shalltear se lo ordenara. Los pies que no obedecían a su dueño eran inútiles.

Dependiendo en la razón que le diera, ella podría recibir un castigo severo.
No, sería un alivio si sólo fuera eso. La vampiro podía sentir las ganas de matar en la pregunta de su ama.

Sin contar a los que habían sido creados directamente por los Seres Supremos de la Gran Tumba Subterránea de Nazarick, el poder de decidir sobre la vida y la muerte de los otros sirvientes estaba en manos de los Guardianes de Piso y de los Guardianes de Área. Aumentar la molestia de Shalltear pasado este punto significaría su muerte segura.

Dándose cuenta de que sus siguientes palabras podrían ser las ultimas, la vampiro lentamente abrió la boca para rogar perdón:
“Por favor perdóneme. Pisé una trampa de osos.”

Shalltear movió su mirada hacia el pie de la vampiro y vio que en verdad su tobillo estaba atrapado en una trampa reforzada de acero.

En lugar de ser contra humanos, la trampa estaba hecha para animales salvajes como osos. Si un humano fuera a quedar atrapado en ella, incluso si llevara armadura, la trampa hubiera fracturado sus huesos. Sin embargo, un vampiro era completamente diferente a un humano normal en cualquier aspecto.
Aunque la trampa estaba firmemente anclada en su tobillo, en lugar de una fractura, la vampiro parecía no sentir ni siquiera dolor. En realidad, ni siquiera parecía considerarlo una herida.

Las defensas naturales de los vampiros les permitían ignorar la mayoría de los ataques físicos convencionales. Para superar esto, uno debía usar un arma mágica forjada con plata o metales similares. De más estaba decirlo, una trampa ordinaria para osos no sería capaz de infringirle ningún daño a un vampiro, mucho menos dejar alguna herida. Ni bien la trampa fuera retirada, los agujeros en la piel dejados por los dientes de la trampa se curarían inmediatamente.

Sin embargo, aun cuando la trampa no podía hacerle ningún daño, demostraba su efectividad como herramienta para detener a sus víctimas. En primer lugar, la falta de veneno hacía obvio que la trampa no tenía la intensión de ser fatal. En lugar de eso, su propósito era herir a alguien para entorpecer el movimiento del enemigo.

“Apresúrate y libérate.”

“Sí! Entendido!”

Habiendo recibido la orden de Shalltear, la vampiro tomó ambos lados de la trampa con sus finas manos y tiró. Incapaz de resistir una fuerza que superaba a la de un oso, la trampa abrió sus fauces y liberó a su presa.

Una belleza abriendo una trampa para osos con las manos. Para aquellos que no supieran de la fuerza de un vampiro, ésta era una escena surrealista.

“Ya que había una trampa en este lugar, tal vez no estemos tan lejos de nuestro objetivo después de todo. Sólo un poco más, creo.”

“Sí, por favor deme un momento.”
La vampiro en la parte de atrás arrojó lo que estaba cargando al suelo.

El objeto parecía ser el cuerpo momificado de un humano, parecía que toda el agua de su cuerpo se había secado. Pero no se hubieran molestado en cargar un simple cadáver durante todo el camino. Efectivamente, el cuerpo tendido en el suelo mostró signos de vida y empezó a moverse.
En la punta de los dedos de las manos tenía garras afiladas. Luces roja, parecidas a las de un vampiro, brillaban en sus cuencas oculares. Y unos caninos filosos y protuberantes se podían ver en la boca que tenía ligeramente abierta.
Un vampiro menor.
Habiendo perdido toda su sangre, éste era uno de los bandidos que las había atacado anteriormente.

Tengo una pregunta para ti. Estamos cerca de tu escondite?

El vampiro menor se volvió hacia su ama y asintió profundamente. Dejó escapar una voz que no era ni un gemino ni un grito.

“---Dice que sí, Shalltear-sama.”

“Ya veo. Por qué no prepararon mas trampas?”

En lugar de detenerse con una sola trampa, debería ser más ventajoso para ellos haber preparado un sistema de alarma o más trampas. Sin embargo, no podía encontrar más.
Shalltear comenzó a revisar los alrededores. Creyendo que su ama estaba buscando a alguien ocultando su presencia en el área, las dos Novias Vampiro hicieron la mismo. Sólo cuando Shalltear agitó la cabeza se detuvieron.

“…Esta bien. Ustedes no tienen habilidades de búsqueda después de todo…”

Luego de oír estas palabras, la vampiro se dio cuenta de que había sido perdonada.
Incluyendo a su ama, las tres no tenían ninguna habilidad para encontrar trampas, y por eso no se habían dado cuenta de la trampa de oso hasta que se había activado. Esa debía ser la razón por la que había sido perdonada. Su ama no castigaba a otros por fallar en una tarea que era imposible desde el comienzo.

“Tal vez hubiera sido mejor para nosotros traer a la joven.”

La profesión de Solution era experta en asesinatos. Para ella, que también poseía habilidades de la profesión Rogue, hubiera sido fácil detectar trampas.

“Bueno, no tiene sentido lamentarnos por ello ahora. Apresurémonos en llegar al escondite de los bandidos.”

En poco tiempo llegaron a las cercanías del escondite de los mercenarios. Mientras se acercaban a su destino, los grupos de arboles comenzaron a hacerse cada vez más escasos y eventualmente desaparecieron completamente. Lo que los recibió fue una pradera con algunas rocas sobresaliendo en el suelo.

Habían llegado a las planicies de Katche.

En el corazón de una cuenca con forma de flor, se encontraba un gran agujero cavado en la superficie. Una débil luz se podía ver escapando del agujero. Por la luz se podía decir que el interior era probablemente una pendiente suave que continuaba hacia abajo.
Las dos estructuras que se encontraban a cada lado de la entrada de la cueva habían sido obviamente hechas por el hombre.
Eran dos barricadas de madera, cada una tan alta como una persona. Como mucho habían sido construidas de forma mediocre. Eran sólo un grupo de troncos atados con sogas. Dos guardias estaban apostados en la entrada, cada uno detrás de una barricada. Parecía que su plan contra intrusos era usar las barricadas como cobertura contra flechas mientras daban la alarma.

En una batalla normal---si el grupo de Shalltear fuera a avanzar a plena vista, sin duda, no tardarían nada en llegar refuerzos. La alarma temprana brindaría a sus oponentes un amplio tiempo para hacer preparativos. Acercarse más lentamente, escondiéndose, era imposible. Los bandidos habían limpiado el área de cualquier roca lo suficientemente grande como para ocultar su acercamiento.
Adicionalmente, los guardias tenían una gran campaña alrededor de sus hombros. Incluso si un ataque sorpresa contra los guardias tuviera éxito, el ruidoso sonar de las campanas alertaría a los bandidos que se encontraban en el interior.

Habían pensado muy bien sus defensas.
Pero había una forma de sobreponerse a éste aparente contratiempo.

Magia.

Usar [Silencio], luego matarlos, o acercarse usando [Invisibilidad], o atraerlos con [Encantar Persona]. Destruir las campanas directamente también era una opción.

Mientras consideraba cual sería la situación que más disfrutaría, Shalltear se dio cuenta de que le faltaba una pieza de información crucial.

“Hay alguna otra entrada?”

El vampiro menor rígidamente negó con la cabeza como respuesta.

Una sonrisa floreció en el rostro de Shalltear. Si ése era el caso, entonces no había nada más que pensar.
Una posición fuertemente fortificada era fuerte contra ataques sorpresa, esto todavía seguía siendo cierto incluso si se enfrentaran a un número superior de atacantes. Pero era diferente para Shalltear y su grupo.
Para aquellos con un poder abrumador, no era ningún problema enfrentar humanos de frente. Era simplemente un asunto de aplastarlos como los insectos que eran. Su única preocupación sería que hubiera otra salida por donde la presa pudiera escapar.

“Bueno, ya que llegamos hasta aquí, no hay necesidad de seguir escondiéndonos, verdad? No está en mi naturaleza esconderme como una espía.”

“Shalltear-sama siempre brilla intensamente, después de todo.”

“Decir algo obvio no es adulación. Si me quieres adular entonces piénsalo mejor la próxima vez.”

Ignorando las disculpas de su sirvienta, Shalltear extendió la mano y agarró al vampiro menor.

“Te encargo la importante misión de ser la vanguardia. Ahora, ve.”

Con un ligero movimiento de su delgado brazo, Shalltear arrojó al vampiro menor, y un sonido resonó como una explosión en el aire. El delgado cuerpo del vampiro giró en el aire incontables veces, y avanzó rotando hacia uno de los guardias a la distancia.
Al impactar, la cabeza y el pecho del guardia explotaron en una neblina de sangre. Era una escena difícil de creer.
El olor a sangre estaba fresco en el aire. El otro guardia miraba aturdido los crueles restos de su compañero, como si no pudiera procesar lo que acababa de pasar.

Para la que había hecho el tiro, era un espectáculo delicioso.

“En el blanco~”

“Fantástico, Shalltear-sama.”

Las dos vampiros aplaudían emocionadas mientras Shalltear celebraba elevando sus manos en el aire.
De más está decirlo, el cuerpo del vampiro menor también fue destruido junto al guardia, pero nadie realmente se preocupo por eso. Ya que no era ni siquiera un miembro de Nazarick en primer lugar, no había necesidad de mostrar preocupación por la muerte de un juguete.
Tampoco había forma de que Shalltear recordara la promesa que le había hecho al humano.

“Hmm, todavía queda uno más verdad?”

Mientras Shalltear miraba, las dos vampiros rápidamente le presentaron una roca lo suficientemente grande.

“Oomph.”
Mientras la campana sonaba en la distancia, Shalltear tomó la roca en su mano.
Su brazo se movió a una velocidad aterradora. Un momento después, Shalltear anunciaba su logro con felicidad.

“Hmm. Nuevamente…en el blanco.”

Otra ronda de aplausos.

Los guardias dentro de la cueva que habían oído la campana estaban dando la alarma. Eran tan ruidosos que el grupo de Shalltear podía oírlos desde donde estaban.

Shalltear sonrió ligeramente en dirección al ruido que venía desde dentro de la cueva y ordenó.
“Tú, sube a un árbol en el área y vigila por si alguien trata de escapar. Y tú, dirígete a la entrada y lidera el camino. Pero, si un enemigo fuerte aparece, es mío. Asegúrate de informarme.”

“Sí, Shalltear-sama.”

“Por favor tenga un viaje seguro.”

La vampiro a la que se lo había ordenado se movió al frente de Shalltear. Y mientras caminaba lentamente hacia la entrada, la vampiro---

---Desapareció.

El suelo había desaparecido, no, era una trampa.
Shalltear hubiera podido esquivar la caída, pero la agilidad de un vampiro normal no era suficiente para reaccionar cuando el suelo desapareció debajo de sus pies.

“Aw~”

La vampiro era una sirviente de nivel bajo que no tenía ninguna habilidad para detectar trampas. Por eso este resultado era inevitable. Shalltear sabía esto, era por eso que la había perdonado por su error anterior. Sin embargo, no pudo evitar mostrar decepción en su voz.

Una risa escapo de sus labios, una risa que no era ni incomoda ni dulce.

Pensándolo bien, debía ser obvio que habían puesto trampas al frente de la entrada. Su propia estupidez al no haber deducido esto desde antes y el hecho de que su sirvienta en realidad había caído en la trampa, era irritante. Estos pensamientos se arremolinaban dentro de ella y fueron liberados a través de su risa.
Más que nada, el hecho de que una sirvienta de Shalltear Bloodfallen, la Guardián encargada de múltiples niveles en la Gran Tumba Subterránea de Nazarick, haya caído en una trampa tan patética era algo que no podía tolerar.

Una voz cargada de sus ganas de matar salió de los rojos labios de Shalltear.
“Voy a matarte si no sales inmediatamente.”

Con un gran salto, la vampiro apareció en el borde de la trampa. Excepto por su vestido sucio, parecía que no había sufrido ninguna daño.

“No me vuelvas a decepcionar.”

“Perd---”

“Olvídalo. Apresúrate y ve. O quieres que te arroje igual que a esa basura de allá?”

Viendo a Shalltear mover el brazo como si quisiera a agarrarla, la vampiro entendió lo que su ama quería decir y se le escapo un pequeño grito. Shalltear observó mientras su sirvienta se apresuró dentro de la cueva, y lentamente la siguió.

8 comentarios :